12. Colonialismo e Imperialismo PARTE I (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 14
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

12-­‐COLONIALISMO  E  IMPERIALISMO   CONCEPTO     El  término  imperialismo  hace  referencia  a  la  actitud,  doctrina  o  acción  que  conduce  al  dominio   de   un   estado   sobre   otro   u   otros   mediante   el   empleo   de   la   fuerza   militar,   económica   o   política.   Durante   el   último   tercio   del   siglo   XIX  (entre   1870   y   1914   aproximadamente),   las   potencias   europeas   y   algunas   extraeuropeas  (USA   y   más   tarde   Japón)  desarrollaron   una   política   de   expansión  colonial  acelerada  que  ya  venía  gestándose  desde  comienzos  de  siglo.  Esta  nueva   fase  del  colonialismo,  que  recibe  la  denominación  de  imperialismo,  tendía  a  la  formación  de   grandes   imperios   y   constituyó   una   constante   fuente   de   conflictos   que   desembocaron   en   la  1ª   Guerra  Mundial.       Colonialismo  e  imperialismo   Para  algunos  autores  ambos  términos  son  sinónimos,  otros  aprecian  diferencias  entre  ellos:     El  colonialismo   Suele  aludir  a  las  primeras  fases  de  la  expansión  europea,  durante  los  siglos  XVI,  XVII  y  XVIII.   Las   metrópolis   controlaron   una   serie   de   territorios,   explotados   económicamente,   que   alentaron   relaciones   de   subordinación   con   los   pueblos   autóctonos   de   la   zona,   a   los   que   impusieron   sus   estructuras   y   formas   de   vida.   Se   impulsó   el   control   de   rutas,   lugares   estratégicos  y  la  creación  de  zonas  de  influencia,   pero  no  quedó  claramente  establecida  una   conducta  de  conquista  continua  y  sistematizada.       El  imperialismo   A   diferencia   del   anterior,   tiene  fuertes   connotaciones   nacionalistas:   los   estados   que   lo   practicaron   pretendían   la  conquista   sistemática  de   la   mayor   cantidad   posible   de   territorios   con   el   objetivo   de   alcanzar   el   rango   de   potencias   mundiales.   No   buscaban   tanto   la   transformación   cultural   de   estas   zonas   como   su   control   político,   económico   y   militar.   Este   proceso  adquirió  nitidez  en  el  último  tercio  del  siglo  XIX.     1     El  tránsito  del  colonialismo  tradicional  al  imperialismo   Se   produjo   en   la   1ª   mitad   del   siglo   XIX   y   estuvo   marcado   por   la  crisis   del   antiguo   colonialismo  expresada  en  la  pérdida  de  las  colonias  americanas  de  Gran  Bretaña  y  España,  la   desaparición   de   las   doctrinas   económicas   mercantilistas  y   la   lucha   por   la   abolición   de   la   esclavitud.   La  expansión  continuó  durante  la  2ª  mitad  del  siglo,  fruto  de  la  pretensión  de  ganar  nuevas   áreas   de   influencia,   alentada   por   la   industrialización   europea   -­‐ávida   de  nuevos   mercados-­‐   y   el  desarrollo   técnico  y  militar.   Otros   factores   que   contribuyeron   a   dicha   expansión   fueron   las  exploraciones   geográficas  y   misioneras  en   busca   de   la   extensión   de   la   ciencia   y   el   cristianismo  respectivamente.     En   1885,   en   la  Conferencia   de   Berlín,   las   potencias   acordaron   el   reparto   sistemático   del   continente  africano.     CAUSAS   Fenómeno  de  gran  complejidad,  son  múltiples  las  causas  o  factores  que  lo  propiciaron     à  demográficas,  económicas,  políticas,  científicas  e  ideológicas     Causas  demográficas   En   el   período   comprendido   entre   1850   y   1900  la   población   europea   pasó   de   300   a   450   millones   de   almas.   Las   penosas  condiciones  de   vida   de   la   clase   trabajadora  en   los   países   industrializados  animó  a  muchos  a  buscar  mejores  perspectivas  de  vida  en  los  territorios  que   iban  ocupándose.   LA  POBLACIÓN  EUROPEA  (CRECIMIENTO)   Año   Habitantes   Crecimiento  %   1850   266.000.000   26,2   1870   310.000.000   25,6   1900   400.000.000   26   2     Este  incremento  demográfico  también  afectó  a  potencias  asiáticas  como  Japón  y  continuó  en   ascenso   hasta   1914.   Parte   de   esa   población   fue   absorbida  por   los   territorios   coloniales   a   través  de  una  persistente  inmigración  que  en  ocasiones  llegó  a  alterar  de  manera  sustancial  la   composición  étnica  de  extensas  áreas.     Los   avances   médicos,  como   el   uso   de   la  quinina,   contribuyeron   en   gran   medida   a   estas   migraciones,  ya  que  permitieron  combatir  con  éxito  enfermedades  endémicas  como  el  cólera,   tifus   o   el   paludismo   que   hasta   entonces   habían   hecho   inhabitables   para   el   hombre   blanco   extensos  territorios.   A   menudo   las   causas   demográficas   han   sido   citadas   como   una   causa   del   imperialismo,   pero   realmente,   no   fue   un   factor   tan   crucial.   La   idea   de   que,   dado   el   incremento   poblacional   se   buscó  la  instalación  de  éste  excedente  allí,  es  inexacta.   Muchos   de   los   desplazamientos   fueron   forzados   (protagonizados   por   presos)   y   otros   se   marcharon   a   zona   no   relacionados   con   la   colonización   de   finales   de   siglo,   como   Australia,   América  del  norte  y  del  sur.     Causas  económicas   Fueron   fruto   de   la   expansión   del  capitalismo  industrial  durante   la   segunda   mitad   del   siglo   XIX,   durante  la  segunda  revolución  industrial,  y  se  fundamentaron  en:   • La  búsqueda  de  nuevos  territorios  donde  invertir  el  exceso  de  capitales  acumulados.   Éstos  encontraron  una  productiva  salida  en  forma  de  créditos  otorgados  a  las  minorías   indígenas  colaboradoras  con  la  metrópoli,  pero  fundamentalmente  en  la  financiación   de   infraestructuras   tales   como   ferrocarriles,   puertos   o   grandes   obras   de   ingeniería  (canal  de  Suez,  Canal  de  Panamá,  etc.).     • La   exploración   y   conquista   de   zonas  donde   conseguir  materias   primas  y   energéticas   abundantes   y   baratas.   Las   colonias   eran   territorios   vírgenes   que   lo   podían   ofrecer.   A   las  colonias  se  les  asignó  el  papel  de  abastecer  a  las  industrias  metropolitanas.     • El   control   de   espacios  donde   establecer  mercados  que   asegurasen   en   régimen   de   monopolio  la   colocación   de   los   productos   industriales.   El   desarrollo   industrial   implicó   la   necesidad   de   nuevos   mercados   que   pudieran   absorber   los   productos   que   se   manufacturaban,   para   los   cuales   ya   no   había   un   mercado   en   Europa,   ya   que   el   comercio  allí  estaba  saturado  o  cerrado  por  políticas  proteccionistas.   • La   utilización   de   una   mano   de   obra  no   cualificada  pero   barata  y   dócil  (en   ocasiones   esclava),   que   redujo   los   costes   de   extracción   de   las   materias   primas   y   contribuyó   al   éxito  de  la  agricultura  de  plantación.   3     Causas  políticas   En   el   último   tercio   del   siglo   XIX  el  nacionalismo  que   en   sus   inicios   había   estado   ligado   al  liberalismo  y   el  romanticismo  se   transformó   en   un   movimiento   conservador   y   significado   componente  del  imperialismo.   Las  causas  políticas  se  pueden  relacionar  con  el  objetivo  de  llegar  a  ser  la  “primera  potencia   mundial”,  tras  lo  cual  había  otra  idea:  tener  colonias  era  cuestión  de  prestigio  à  se  relaciona   con   una   política   nacionalista,   ya   que   controlar   ciertos   territorios   estratégicos,   resultaba   la   mejor  garantía  de  soberanía  de  cada  estado.   Los   estados   adoptaron   una   política   de   prestigio  en   un   intento   de   atraerse   a   las   masas   populares,   y   desarrollaron   una   acción   diplomática   dirigida   por   fuertes  personalidades  (Bismarck,  Chamberlain,  Jules  Ferry,  Leopoldo  de  Bélgica,  Cecil  Rhodes,   etc.)  quienes,  apoyadas  en  gran  medida  por  la  prensa  y  otros  medios,  propugnaron  desde  una   postura  chovinista  la  formación  y  consolidación  de  extensos  dominios  coloniales.     Iniciar  la  carrera  colonial,  a  menudo  impulsada  por  los  medios  de  comunicación,  podía  servir   además   para   olvidar   derrotas   recientes   o   recuperar   el   prestigio   perdido   (servía   como   distracción  de  la  población  frente  a  ello).   Además   las   potencias   ambicionaban   alcanzar   la  hegemonía  colonial   mediante   el   control  comercial  y  militar  de  las  rutas  marítimas  y  terrestres,  al  tiempo  que  obstaculizaban   por   todos   los   medios   la   expansión   de   sus   rivales.   En   realidad,   la   base   de   los   motivos   estratégicos   se   basaban,   más   que   en   el   interés   en   sí   de   la   propia   colonia,   en   la   posibilidad   que   daba  para  establecer  pactos  o  presiones  a  otras  potencias.   Esta   política   alimentó   incontables   episodios   de   tensión   y  conflicto  que   constituyeron  el  preludio  de  la  Primera  Guerra  Mundial.     Causas  científicas  y  técnicas   A  lo  largo  del  siglo  XIX  se  irá  completando  el  proceso  de  exploración  del  planeta  iniciado  en  el  siglo   XV.     Muestra  de  ello  fue  el  fomento  de  estudios  geográficos,  geofísicos  y  geológicos.     Desde   mediados   de   siglo   una   serie   de  autores  (Julio   Verne,   Kipling,   Jack   London,     etc.)  alentaron   la  curiosidad  y   la   aventura  a   través   de   obras   que   evocaban   ambientes   envueltos  en  un  halo  de  misterio,  difundidas  a  través  de  publicaciones  periodísticas  o  literarias   repletas  de  atractivas  ilustraciones.   4     Las   sociedades   geográficas  alcanzaron   una   enorme   importancia   y   contribuyeron   a   propagar   esa   afición   mediante   conferencias   y   congresos.   También   organizaron  expediciones  de     carácter   antropológico   y   biológico   que,   en   todo   caso,   sirvieron   para   crear   nuevas  rutas  de   índole  militar  o  económica.       Se   exploraron   los   grandes   ríos   africanos  como   el   Nilo,   Níger,   Congo   o   Zambeze,   llevadas   a   cabo  por  periodistas  (Stanley),  misioneros  (Livingstone)  o  aventureros  (De  Brazza).       Se   penetró  en  Asia  llegando   al   Himalaya,   se   atravesó  Siberia  y   el   desierto   australiano   y,   finalmente   (ya   en   el   siglo   XX),  fueron   alcanzados   el  Polo   Norte  (Peary)  y   el  Polo   Sur   (Amundsen).     Las   tesis  darwinistas,   con   sus   presupuestos   sobre   la   evolución   de   las   especies,   fueron   extrapoladas   al   campo  social  con   el   fin   de  justificar   el   predominio   de   los   más   aptos  (los   blancos)  sobre  los  menos  aptos.     La   superioridad   técnica  se   hizo   abrumadora   en   el   campo  militar  (armas   de   fuego,   transporte   masivo   y   rápido,   esmerada   organización,   etc.),   procurando   una   ventaja   a   los   conquistadores   que  palió  con  creces  su  inferioridad  numérica.     Causas  ideológicas   Desde  posiciones  nacionalistas  y  chovinistas  (lo  propio  del  país  al  que  uno  pertenece  es   lo   mejor   en   cualquier   aspecto)   se   desarrollaron  teorías   racistas  que   justificaban   e   impulsaban   la   expansión   territorial,   con   o   sin   el   consentimiento   de   los   pueblos    autóctonos.       En   sus   formas   más   moderadas  el   racismo   se   disfrazó   en   ocasiones   de   un   paternalismo  que  sostenía  la  necesidad  del  hombre  blanco  de  “rescatar  del  atraso”  a  las   poblaciones  autóctonas  mediante  la  instrucción  y  la  educación.   En  esa  labor  destacó  la  actividad  misionera  de  las  iglesias  cristianas  anglicana,  católica  y   protestante,   que   causó   gran   impacto   en   las   poblaciones   indígenas   que   poseían   una   mentalidad  totalmente  ajena  a  la  occidental.     En   todas   esas   posiciones   subyacía   una   ideología  de   carácter   etnocentrista  que   ensalzaba   la  cultura   europea  y  occidental  y   descalificaba   al   resto,   considerado   bárbaro,   salvaje   y   primitivo.       5     CONQUISTA  Y  ZONAS  DE  EXPANSIÓN     Los  medios  utilizados  para  controlar  los  nuevos  territorios  fueron,  por  lo  general,  la  fuerza.  La   superioridad   tecnológica   occidental   posibilitó   el   rápido   dominio   de   los   territorios.   El   armamento  y  los  medios  de  transporte  facilitaron  la  victoria  occidental.   Los   medios   de   dominio   no   violentos   fueron   menos   frecuentes.   En   esta   categoría   se   encuentran   los   territorios   que   quedaron   bajo   protección   de   alguna   potencia   gracias   a   la   influencia  personal  de  algún  personaje  (como  Gabon  con  el  explorador  francés  Savorgnan  de   Brazza),   y   los   territorios   incorporados   por   intercambio   o   compra-­‐venta   (ejemplo:   Alaska,   1867,  de  Rusia  a  EEUU)   En   un   intento   de   poner   orden   y   unas   bases   comunes   de   expansión   en   África,   y   para   evitar   enfrentamientos,  se  celebró  la  Conferencia  de  Berlín  (1884-­‐85),  donde  se  decidió:   • • • Cualquier   territorio   se   considerará   bajo   influencia   de   una   potencia   cuando   su   ocupación  sea  efectiva  y  sea  comunicada  oficialmente.     En  caso  de  conflicto,  se  celebrarían  conferencias  internacionales  para  solucionarlo.   …   Pero,   a   pesar   de   sus   intenciones,   el   resultado   de   la   Conferencia   fue   más   bien   el   establecimiento  de  una  carrera  imperialista  renovada.     El  repartimiento  de  África   A   principios   de   1870,   los   territorios   africanos   controlados   eran   sólo   pequeñas   factorías   portuarias  o  puntos  estratégicos  para  garantizar  rutas  comerciales  con  India.  Por  ello,  la  zona   costera,   por   razones   comerciales,   a   menudo   relacionadas   con   el   tráfico   de   esclavos,   era   más   o   menos  conocida.   En  cambio,  el  interior  del  continente,  era  prácticamente  desconocido  por  los  occidentales,  y   había  muy  poco  contacto  con  sus  pobladores.   30   años   después   de   la   Conferencia   de   Berlín,   todo   era   ya   muy   diferente.   Hacia   1914,   la   práctica   totalidad   de   África   se   consideraba   bajo   control   europeo,   con   excepción   de   Etiopia   (antigua  Abisinia),  y  Liberia.   ¿Cómo   fue   posible?   Los   europeos   fueron   entrando   al   interior   a   través   de   los   grandes   ríos   africanos   (Nilo,   Congo,   Níger,   Senegal).   Las   innovaciones   técnicas   y   en   la   navegación   permitieron   que   contingentes   de   tropas   y   materiales   bélicos   entraran   también.   Posteriormente,   la   superioridad   tecnológica   y   militar   europea   sería   clave   para   la   rapidez   de   la   conquista.   6     El  objetivo  de  las  potencias  no  era  solo  ocupar  territorios,  sino  que  se  trataba,  en  especial  en   el  caso  británico,  de  crear  un  imperio  continuo:   • • • Los   franceses   trataron   de   unir   sus   territorios   de   la   costa   atlántica   con   los   del   Índico   (creando  un  imperio  de  este  a  oeste)   Los  portugueses  procuraron  conectar  sus  colonias  de  Angola  a  Mozambique   Los  británicos,  los  únicos  en  más  o  menos  acercarse  al  objetivo,  potenciaron  crear  un   eje  continuo  de  norte  a  sur  del  continente,  desde  el  Cairo  hasta  el  Cabo.   Resultado:   aumento   de   la   tensión   entre   las   potencias   europeas   y   estallido   de   conflictos,   destacando  el  de  la  Fashoda  (Kodok,  1898),  entre  franceses  e  ingleses,  o  el  de  Sudáfrica,  entre   británicos  y  bóers  (colonos  holandeses  allí  asentados).     El   resto   del   continente   no   fue   menos   disputado   à   Marruecos,   escenario   de   guerra   entre   alemanes,  franceses  y  españoles;  el  control  del  canal  de  Suez  enfrentó  franceses  y  británicos   por  fines  estratégicos:  acceder  al  Mediterráneo  sin  tener  que  envolver  África.     Expansión  asiática   La  presencia  europea  allí,  también  venía  de  lejos.     Imperio   portugués,   holandés   y   español,   habían   instalando   enclaves   (territorios   administrados   por   potencias   coloniales   situados   dentro   de   otros   estados)   y   aún   tenían   algún   poder,   como   España  en  las  Filipinas.     Pero  continente  adentro,  había  habido  tendencia  a  la  no  intromisión,  debido  a  las  dificultades   de  un  continente  enorme  y  desconocido.   Británicos   y   franceses   no   podían   planearlo   como   en   África,   porque   ya   había   allí   otros   imperios  que  se  habían  avanzado  (ruso,  otomano,  chino  y  japonés).  Así,  se  interesaron  por  las   zonas  “libres”.     Partiendo  de  ello,  el  objetivo  británico  en  el  XVIII  había  sido  India,  incorporada  al  Imperio  a   finales  del  siglo  y  principios  del  XIX.   Desde   entonces   y   a   lo   largo   de   todo   el   XIX,   los   británicos   explotaron   allí   todas   sus   posibilidades   económicas   y   dedicaron   esfuerzos   militares   para   evitar   revueltas   como   las   de   los   sipais.   Y   para   evitar   que   otras   potencias   se   acercaran   y   mantener   las   fronteras,   aplicó   el   argumento   del   hinterland   (considerar   bajo   su   influencia   los   territorios   que   envolvían   sus   colonias),  cosa  que  le  llevó  a  otorgarse  derechos  imperiales  en  Persia,  Afganistán,  Cachemira,   Nepal,  Birmania  e  incluso  Malasia.   Militarmente,  también  se  enfrentó  a  China  por  motivo  de  la  importación  del  opio  chino,  que   los   británicos   pagaban   con   opio   à   guerras   del   opio   à   acabaron   permitiendo   que   las   7     potencias   europeas   accedieran   al   Oriente   más   lejano,   aunque   también   tuvieron   que   hacer   frente  a  revueltas  feroces,  como  la  de  los  bóxers  (1900)   Y  Francia,  paralelamente,  se  extendió  por  Indochina,  no  dominada  por  los  británicos,  a  partir   de  un  enclave  que  tenía  e  interesaba  por  motivos  estratégicos  y  de  explotación  económica.     Oceanía   Solía   ser,   por   su   situación,   un   lugar   de   enclaves   estratégicos   y   de   explotación,   ya   que   no   se   podían  aplicar  los  criterios  de  Imperio  continuo  o  de  hinterland.     Pero  la  dinámica  de  competencia  entre  las  potencias  llevó  a  explorar  el  territorio  y  ocuparlo,   especialmente  en  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX.  Nuevamente,  fueron  franceses  y  británicos   los   mejor   colocados.   Igualmente,   también   participarían   otros   imperios   respecto   a   los   archipiélagos  y  las  islas.     América   Situación   también   compleja   en   el   XIX.   A   diferencia   de   los   territorios   vistos,   vio   más   bien   las   disputas   causadas   por   la   retirada   de   los   viejos   imperios   coloniales   más   que   por   las   nuevas   ofensivas  de  dominio.   También   fue   otro   su   final.   Canadá   se   fue   consolidando   con   una   mezcla   de   tradiciones   de   los   dos  imperios  que  lo  dominaron,  Francia  y  GB,  a  la  vez  que  todavía  se  admitía  la  pertinencia  al   imperio  británico.   En  la  parte  meridional  (entre  México  y  Argentina),  la  descolonización  había  sido  distinta.  Los   nuevos  estados  surgidos  de  la  independencia  respecto  a  España,  nacían  sin  referentes  de  un   modelo   de   estado   moderno.   El   neocolonialismo   comenzó   a   forjarse,   ya   que   estos   jóvenes   estados   abocados   a   la   dependencia   de   los   flujos   económicos   europeos   y   de   los   intereses   estratégicos   de   empresas   británicas   y   francesas,   funciones   que   después   tenderían   a   ser   asumida  por  EEUU.   Y  paradoxalmente,  un  continente  que  se  había  configurado  como  territorio  colonial  acogió  el   nacimiento  de  una  potencia  occidental  de  primer  orden:  EEUU           8     LOS  IMPERIOS  COLONIALES   El  Imperio  británico   Fue  el  más  extenso  de  todos,  comenzó  a  formarse  en  el  siglo  XVIII,  pero  alcanzó  la  madurez   durante   el   largo  reinado   de   Victoria  (1837-­‐1901),   impulsado   por   la   acción   de   sus   ministros  Disraeli  y  Chamberlain.     Hasta   entonces   había   controlado   fundamentalmente  territorios  costeros  o   islas   con   claras   aspiraciones   comerciales   o   estratégicas.   Algunos   de   ellos   habían   pertenecido   a   Francia,     Holanda  o  España:  El  Cabo  en  el  Sur  de  África,  la  isla  de  Ceilán  en  el  Índico,  Malta  y  Corfú  en  el   Mediterráneo,  Gibraltar  y  Santa  Elena  en  el  Atlántico,  etc.  La  derrota  de  Napoleón  reforzó  su   posición  dominante.     Sus  dominios  se  extendían  por  los  cinco  continentes:   Asia   La   constitución   del   imperio   británico   en   Asia   fue  temprana,   en   1885   ya   se   ha   completado.   La  India  fue   sin   duda   el   dominio   más   importante.   Se   trataba   de   una   colonia   de   explotación   administrada  desde  1777  por  la  Compañía  de  las  Indias  Orientales.  Se  convirtió  en  la  principal   suministradora  de  materias  primas  (algodón,  yute,  té,  etc.).  Constituida  en  el  eje  del  imperio,   la   construcción   del  canal   del   Suez  agilizó   de   manera   notable   las   relaciones   con   la   metrópoli.   Para  mantenerla  protegida  de  los  territorios  coloniales  de  otras  potencias  Gran  Bretaña  creó   en   torno   a   ella   una   serie   de  estados   tapón,   como  Beluchistán   (en   el   actual   Pakistán)  o  Afganistán.   A   raíz   de   la  sublevación   de   los   cipayos,   soldados   indios   al   servicio   de   Gran   Bretaña,   la  Corona  tomó   directamente   el   gobierno   de   la   India   que   había   estado   dirigido   por   la   citada   Cía.  de  las  Indias  Orientales.   Otras   áreas   de   dominio   británico   en   Asia   fueron  Malaca  y   Singapur;   ésta   se   convirtió   en   un   punto   estratégico   en   las   rutas   marítimas.  Birmania,   que   había   constituido   un   protectorado   semiindependiente   fue   anexionada   en   1885,   lo   que   supuso   la   creación   de   una   vía   terrestre   hacia  China.   En  China,  que  conservó  nominalmente  la  independencia,  amplió  su  influencia  tras  el  tratado   de   Nankín  (1842)  que   puso   fin   a   la  “Guerra   del   Opio”.   A   partir   de   entonces   China   se   vio   obligada   a   ceder   Hong   Kong   y   a   abrir   cinco   puertos   costeros   al   comercio   exterior.   Ello   dio   paso   a   los   llamados  "Tratados   desiguales"   que   no   sólo   permitieron   las   injerencias   británicas   en  los  asuntos  chinos,  sino  también  las  de  otras  potencias  como  Francia  y  Estados  Unidos.  Más   tarde,   en   1860,   por   el  Tratado   de   Tient-­‐Sin,   el   gran   imperio   asiático   hubo   de   transigir   en   la   apertura  de  otros  once  puertos.       9         Mediterráneo   En   el   controló   una   serie   de   colonias   que   jalonaban   el   camino   hacia   la   India   una   vez   abierto   el  Canal  de  Suez.  Desde  Gibraltar  se  sucedieron  Malta  y  Suez.  Pronto  intervino  en  Egipto  que   aunque  conservó  nominalmente  su  independencia  en  realidad  fue  controlado  por  franceses  y   británicos.   África   En   África   avanzó   desde   el   sur  (El   Cabo)  intentando   enlazar   con   el   Sudán.   Cecil   Rhodes  se   anexionó   los   territorios   que   llevan   su   nombre  (Rodesia),   hoy   repartidos  entre  Zimbabwe  y  Zambia.   En   esta   progresión   hacia   el   norte   chocará   con   los  bóers,   pobladores   de   origen   holandés   establecidos   en  Transvaal  y  Orange  así   como   con   la   población  zulú  a   la   que   venció   en  1879.   Con   esta   conquista   impidió   que   Portugal  pudiera  progresar  de  Oeste  a  Este  y  unir  sus  colonias  de  Angola  y   Mozambique.    Esta   expansión   se   completó   con   la   incorporación   de  Nigeria,   parte   de   Somalia  (1884),  Kenia  y  Uganda.   En   el   control   del  valle   del   Nilo  chocó   contra   la   otra   gran   potencia   imperialista  de  África:  Francia.   Una   vez   alejado   el   peligro   de   una   guerra   entre   ambas   potencias   tras   el  "Incidente  de  Fachoda"  (en  Sudán),  el  Imperio  Británico  se  adueño  de  una   de   las   áreas   más   ricas   de   África:   el  sur,   pródigo   en   oro   y   diamantes;   y   el  valle   del   Nilo  (Egipto   y   Sudán),   con   sus   fértiles   cultivos   de   algodón.   Su   control   le   permitió   además   proteger   las   principales   rutas   que   conducían   a   la   India.       Oceanía   Nueva  Zelanda  fue  convertida  en  colonia  británica  en  1841  quedando  su  población  indígena,   los   maoríes,   bajo   la   soberanía   de   la   metrópoli.   Australia  fue   utilizada   durante   gran   parte   del   siglo  XIX  como  prisión  donde  eran  destinados  determinados  convictos.   Estos  dominios  se  completaron  con  algunos  archipiélagos  del  Pacífico.       La   penetración   europea   se   realizó   siguiendo   las   pautas   de   formación   de  colonias   de   poblamiento  que   sirvieron   de   drenaje   a   los   excedentes   demográficos   británicos   y   del   norte   10     de   Europa,   provocando   en   muchos   casos   la   casi   total   desaparición   de   las   poblaciones   indígenas.   América   Canadá  redondeó   este   imperio   universal.   Fue   convertida   en   dominio  en   1867   siéndole   otorgado  un  amplio  grado  de  autonomía.   Honduras,  Jamaica  o  Guayana  constituyeron  asimismo  posesiones  británicas.   El  Imperio  francés   Constituyó   en   el   siglo   XIX,  tras   el   británico,   el   segundo   gran   imperio   en   importancia   y   extensión.   Su   más   significado   impulsor   fue  Jules   Ferry  quien   intentó   mediante   la   política   imperialista   contrarrestar   la   derrota   infringida   por   los   prusianos   en   1870   y   estimular   la   autoestima  nacionalista  francesa.  A  comienzos  de  la  centuria  las  posesiones  ultramarinas  de   Francia  se  centraban  en  las  Antillas  y  algunas  plazas  de  la  India.     Mediado  el  siglo  los  territorios  bajo  su  dominio  se  incrementaron  y  se  extendían  por  todo  el   orbe:     En  África   En   1847   conquistó  Argelia,   centro   de   los   dominios   del   noroeste   del   continente.   Posteriormente,   en   1881,   conquistó  Túnez  y   en   1905   estableció   un   protectorado   en   Marruecos  con   la   oposición   de   Alemania,   provocando  dos   crisis  que  a  punto  estuvieron  de  desembocar  en  un  conflicto  bélico  de  carácter   internacional.    El   territorio   conocido   como  Congo  francés  (el   otro   sería   el   belga)  fue   declarado  colonia  en  1881.   Sin   embargo  perdió   influencia  en  Egipto  y   territorios  cayeron  bajo  el  dominio  británico.     Sudán,  ambos     En   el   centro   del   continente   poseía  Senegal,  Guinea,  Costa   de   Marfil,  Benín  (Dahomey)  y  Chad.     Algeciras   tuvo   el   *La   conferencia   de   objetivo   de   solucionar   la   Primera   Crisis   Marroquí   (o   de   Tánger),   que   enfrentaba   Francia   y   Alemania,   surgida   en   1904   por   el   acuerdo   suscrito   entre   Francia   y   España,   con   la   aprobación   de   GB,   para   delimitar   las   zonas   de   Marruecos   sobre   las   cuales   ambas   ejercían   su   protectorado,  por  lo  que  la  influencia   francesa  quedaba  reafirmada.   Alemania   estaba   disconforme   con   ello,   también   interesada   en   un   protectorado  propio  en  Marruecos  e   inició   una   ofensiva   diplomática   que   culminó   en   1905   con   la   visita   a   Tánger  del  káiser  Guillermo  II  (de  ahí   el   nombre   de   la   crisis),   donde   anunció   su   soporte   a   la   independencia  marroquí  y  urgió  a  la   convocatoria     de   una   reunión   entre   potencias,  en  Algeciras  finalmente.   Resultado:   Alemania   no   consiguió   demasiado   (la   mayoría   de   potencias   fueron   con   Francia)   y   Francia   siguió   reteniendo   el   control   de   las   áreas   clave.   España   se   quedaría   el   protectorado   del   norte   y   Francia   el   del  sur.   En   1898   consiguió  Madagascar,   pero   tras   el   incidente   de  Fachoda  con   los   británicos   abandonó   el   Aunque   resolvió   temporalmente   la   Primera   Crisis   Marroquí,   la   continua   proyecto  de  unir  los  extremos  Este  y  Oeste  del  continente  que  le  hubiesen  permitido  abrirse  a   insatisfacción   alemana   con   la   los  océanos  Atlántico  e  Índico  a  través  de  Sudán.     situación   de   Marruecos   condujo   a   la     II   Crisis   Marroquí   (1911),   que   se   saldaría   con   que   Alemania   no   discutiría   el   dominio   francés   de   Marruecos,   pero   a   cambio   de   parte   importante   de  11   territorios   franceses,   del   Congo   francés   que   pasó   a   Alemania,  a  Camerún.   Además   de   los   problemas   con   Gran   Bretaña,  la   expansión   francesa   por   África   no   estuvo   exenta   de  tropiezos  con  otras  potencias,  como  es  el  caso  de  Alemania.   En   un   deseo   de   resarcirse   de   la   pérdida   de   Sudán  (tras   Fachoda)  proyectó   controlar   todo   el  Magreb  (en   especial   Marruecos),   pero   entró   en   colisión   con   Alemania,   dando   origen   a   la  crisis   de  1905  que  sería,  solventada  tras  la  Conferencia  de  Algeciras  (1906)*   En  1911  se   desató   entre   ambas   potencias   un  nuevo   conflicto  que   se   saldó   con   la   concesión   de   la   ampliación   del   territorio   de   Camerún   en   beneficio   de   Alemania.   Estas   desavenencias   hay   que     enmarcarlas  en  el  clima  de  tensión  que  vivía  la  política  internacional  en  la  antesala  de  la  Primera   Guerra  Mundial.   En  Asia   Conquistó  Indochina:   Birmania,   Laos,   Tailandia,   Vietnam  (Annam   y   Tonkín),   Camboya   y   Malasia,   formando   con   ellos   la  “Unión   Indochina”.   Intervino   en   China   consiguiendo   trato   de   favor  para  el  comercio  a  través  de  los  denominados  "Tratados  desiguales".   En  Oceanía   Dominó  Nueva  Caledonia  y  otras  islas  del  Pacífico.   En  América   Controló   en   el   océano   Pacífico  Tahití  y   las  Islas   Marquesas  y   el   archipiélago   de  Miquelón  en   Canadá.  En  América  del  sur  controló  la  Guayana.   Otros  imperios  europeos   Rusia   No   se   proyectó   fuera   de   su   propio   ámbito   geográfico   y   buscó   su   expansión   terrestre   por  Asia  siguiendo   la   tradición   iniciada   en   el   siglo   XVI.   La  acción  expansiva  rusa  en  el  siglo  XIX  se  dirigió  en  tres  direcciones:   • incorporación  de  las  tierras  al  sur  del  Cáucaso   • zona  costera  del  Pacífico(Vladivostok)   • Turquestán   • Pamir   En  el  intento  de  dominio  de  Manchuria,  Rusia  será  derrotada  por  Japón  en  1905.   12     Alemania  e  Italia   Ambos  países,  ocupados  en  su  proceso  de  unidad  nacional,  se  incorporaron  tardíamente  a  la   empresa  imperialista.   Alemania  logró  anexionarse  tras  la  Conferencia  de  Berlín  algunas  posesiones  africanas:  Togo,   Camerún  y  Tanganica   En  Oceanía:   Nueva   Guinea   y   los   archipiélagos   de   Bismarck,   Marianas   y   Carolinas  (éstas   últimas  compradas  a  España  por  Guillermo  II  en  1899).   Italia  ocupó  una  serie  de  territorios  africanos:  Eritrea,  la  costa  somalí  del  océano  Índico,  pero   fue  derrotada  en  Adua  (Abisinia).  Más  tarde  arrebató  Trípoli  y  la  Cirenaica  (en  la  actual  Libia)  a   Turquía.   Bélgica   Se   aseguró   el   dominio   de   la  cuenca   del   Congo  que   tras   el  Congreso   de   Berlín  en   1885  fue   incorporado  a  la  soberanía  personal  del  rey  Leopoldo  II.   Portugal  y  España   Portugal  reafirmó  y  aseguró  su  presencia  en  Angola  y  Mozambique,  pero  su  proyecto  de  unir   ambos  territorios  fracasó.   España,  tras   una  guerra   con   USA,   perdió   en   1898   sus   colonias   de   Cuba,   Puerto   Rico,   Guam  (Oeste  del  Océano  Pacífico)  y  Filipinas.  Sin  embargo,  conservó  en  África  Occidental  Ifni,   Rio  Muni  y  Fernando  Poo.     Los  imperios  no  europeos   Estados  Unidos   Tras   la  Guerra   de   Secesión  (1861-­‐1865)  iniciaron   su   expansión   colonial   con   la   compra   de  Alaska  a  Rusia  y  la  guerra  con  España  (1898),  que  le  confirió  el  dominio  del  Caribe  (Puerto   Rico)  y  la  influencia  sobre  Cuba.  En  Asia  arrebató  Filipinas  a  España.   Sin  embargo,  gran  parte  de  la  acción  imperialista  de  USA  se  concentró  en  la  conquista  de  los   enormes   territorios   situados   al  Oeste  de   las   primigenias  13   Colonias.   El   proceso   alcanzó   su   máximo  apogeo  en  el  período  comprendido  entre  1860  y  1890,  concluyendo  con  la  derrota  de   la  resistencia  aborigen.   13     No   obstante   el   imperialismo   norteamericano   se   fundamentó   no   tanto   en   la   ocupación   de   territorios   fuera   su   ámbito   geográfico   como   en   el  control   económico  que   ejerció   sobre   todo   el   continente  americano.       Japón   Tras   la   Revolución   Meiji   y   su   rápida  industrialización  se   anexiona   diversos   territorios   asiáticos:  Formosa  y  Corea  a  costa  de  China.  Más  tarde  lo  hará  con  Manchuria.             14     ...

Tags: