Tema 3. Percepción y solución de problemas (2009)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Comportamiento Organizacional
Año del apunte 2009
Páginas 3
Fecha de subida 19/05/2014
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

  TEMA 3. COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL PERCEPCIÓN Y TOMA INDIVIDUAL DE DECISIONES:   LA  PERCEPCIÓN:   Es   el   proceso   por   el   cual   los   individuos   organizan   e   interpretan   sus   impresiones   sensoriales  a  fin  de  darle  un  significado  a  su  ambiente.  “Vivimos  nuestra  vida  en  función   de  nuestras  percepciones”.     Factores  que  influyen  en  la  percepción:     SITUACIÓN       PERCEPTO OBJETIVO     R         inZluencias  propias,  afectado  por  sus  experiencias   pasadas   y  por  sus  decisiones  en  la  vida  o  según  a  que  se     dedique.       Una  misma  realidad,  puede  tener  distintas  percepciones.  (ejercicios  percepciones  páginas   22  a  24)     La  percepción  personal:   La  percepción  con  personas  es  distinta  porque  hacemos  inferencias  en  base  a  sus  acciones.   Tratamos  de  explicar  porque  la  gente  hace  lo  que  hace.  Nuestra  percepción  y  juicio  estarán   influidos  por  la  suposición  que  tengamos  de  cuál  es  el  estado  interno  de  la  otra  persona.     Teoría  de  la  atribución:  nosotros,  cuando  observamos  el  comportamiento  de  otra  persona,   intentamos  atribuir  si  es  interno  (foco  interno  del  individuo)  o  externo  (foco  externo  del   entorno).   Además,   vamos   hacia   el   sesgo   de   auto   beneficio:   cuando   el   éxito   es   propio   determinamos  un  foco  interno,  por  el  contrario,  si  el  éxito  es  ajeno  consideramos  un  foco   externo.   Con   el   fracaso,   si   es   propio   hacemos   un   foco   externo   y   si   es   ajeno   un   foco   interno.   Esto  está  claramente  ligado  a  la  percepción.     Atajos   frecuentemente   usados   al   juzgar   a   otros:   pensar   que   si   una   persona   tiene   un   comportamiento   inhabitual   en   ella,   viene   determinado   por   un   foco   externo.   En   cambio,   cuando   tiene   un   comportamiento   habitual   pensamos   que   es   un   foco   interno,   su   propia   personalidad.  Aquellos  comportamientos  que  menos  usamos  son  focos  externos  y  los  que   más,  internos.  Esto  nos  sirve  en  el  90%  de  los  casos,  pero  debemos  saber  que  es  un  atajo  y   no  siempre  funciona.     PERCEPCIÓN  Y  TOMA  DE  DECISIONES   − −   Una  decisión  es  una  opción  escogida  entre  dos  o  más  alternativas.   Generalmente  tomamos  decisiones  cuando  hay  un  problema,  una  discrepancia  entre  el   estado  actual  y  el  estado  deseado.   1   − La  decisión  va  a  estar  influida  por  todos  los  aspectos  de  la  percepción,  por  lo  que  hay   que  ir  con  cuidado.         EL  PROCESO  DE  LA  PERCEPCIÓN   Todos   los   individuos   reciben   estímulos   mediante   las   sensaciones,   es   decir,   flujos   de   información  a  través  de  cada  uno  de  sus  cinco  sentidos,  pero  no  todo  lo  que  se  siente  es   percibido,   sino   que   hay   un   proceso   perceptivo   mediante   el   cual   el   individuo   selecciona,   organiza   e   interpreta   los   estímulos,   con   el   fin   de   adaptarlos   mejor   a   sus   niveles   de   comprensión.  Por  lo  tanto  la  percepción  es  un  proceso  que  se  realiza  en  tres  fases.     Primera  fase:  SELECCIÓN   Cuando  la  percepción  se  recibe  de  acuerdo  a  nuestros  intereses,  se  denomina  percepción   selectiva.   La   percepción   selectiva   se   refiere   al   hecho   de   que   el   sujeto   percibe   aquellos   mensajes   que   coinciden   con   sus   actitudes,   intereses,   escala   de   valores   y   necesidades.   Se   puede   decir   que   el   individuo   participa   directamente   en   lo   que   experimenta   (percibimos   aquello  que  va  con  nuestra  personalidad).   La  cantidad  de  estímulo  que  un  individuo  es  susceptible  de  percibir  es  enorme,  la  atención   selectiva   actúa   entonces   como   una   guillotina   despiadada   a   la   que   pocos   estímulos   se   escapan.   Esto   tiene   una   parte   positiva   y   necesaria,   ya   que   si   lo   percibiéramos   todo   nos   volveríamos  locos.     El  proceso  de  selección  de  los  estímulos  puede  estar  influido  por  dos  tipos  de  fenómenos:     La   naturaleza   del   estímulo:   se   incluyen   aquellos   aspectos   sensoriales   que   hacen   que   un   elemento   se   sienta   de   manera   más   intensa   que   otro.   Esto   nos   lleva   a   diferenciar   entre   diversas  clases  de  estímulo:   − El  tamaño:  cuanto  más  voluminoso  es  el  estímulo,  mayor  posibilidad  hay  de  que  se  le   perciba.  (efecto  de  regalo  pequeño  en  cajas  grandes)   − El   color:   el   color   en   general   se   percibe   más   que   el   blanco   y   el   negro.   No   obstante,   el   valor  y  la  influencia  de  los  colores  se  determina  por  el  entorno  en  el  que  se  encuentra   el  individuo.   − La  luz  y  la  forma:  la  luz  es  la  base  objetiva  de  la  visión  (si  está  iluminado  es  más  visible   y  la  visión  es  más  óptima).  En  cuanto  a  la  forma,  percibimos  antes  las  formas  simples.   − El  movimiento:  un  estímulo  móvil  nos  atrae  más  que  uno  estático.   − La  intensidad:  se  perciben  más  los  estímulos  fuertes,  intensos.   − Los   pequeños   detalles:   nuestra   precepción   si   es   un   detalle   diferenciador   (si   alguien   en   la  clase  lleva  gorro).   − El  contraste:  genera  sorpresa  y  por  lo  tanto  atención  (choque  perceptual).  Ejemplo:  en   una  revista  en  color,  una  página  en  blanco  y  negro  tiene  más  atención.   − El  emplazamiento:  en  las  sociedades  occidentales,  los  estímulos  situados  a  la  derecha   en   la   parte   superior,   se   perciben   antes.   Ejemplo:   en   la   televisión,   los   anuncios   publicitarios  incorporados  al  programa  (lo  dice  el  presentador  de  golpe)  generan  más   atención.   − Lo   insólito:   si   incorporamos   elementos   insólitos   por   cualquier   aspecto   (color,   tamaño,…)   vuelven   a   generar   choque   perceptual   (sorpresa,   atención)   y   aunque   no   quieras  lo  ves.       2   Los   aspectos   internos   del   individuo:   cada   persona   percibe   según   sus   propias   características  físicas  y  de  personalidad.   − Expectativas:   tendemos   a   percibir   los   estímulos   que   están   de   acuerdo   con   esas   expectativas.   Cuando   el   motivo   del   estímulo   es   más   cercano   a   nuestros   intereses,   le   prestamos  más  atención  (técnica  de  venta).   − Motivos:  tendemos  a  percibir  lo  que  necesitamos  o  deseamos.  Cuanta  más  necesidad,   más   vamos   a   ignorar   el   resto   de   estímulos   no   relacionados   (enamoramiento,   por   ejemplo).     Segunda  fase:  ORGANIZACIÓN   Una   vez   seleccionados,   las   personas   han   recogido   una   cantidad   de   estímulos   de   forma   conjunta   que,   en   esencia,   son   sólo   una   simple   colección   de   elementos   sin   sentido.   Las   personas  los  clasifican  de  modo  rápido  asignándoles  un  significado  que  varía  según  como   han   sido   clasificados   (asignamos   significados),   obteniéndose   distintos   resultados.   Por   lo   tanto,  el  paso  siguiente  a  la  selección  es  analizar  agrupadamente  las  características  de  los   diversos  estímulos.       ¿Se   perciben   en   su   globalidad   los   estímulos   o,   por   el   contrario,   se   van   descodificando   en   cada   una   de   sus   partes?   Según   la   personalidad,   hay   gente   que   tiende   a   globalizar   más   y   gente  que  tiende  a  entrar  más  en  detalles,  por  ello  hay  distintas  teorías  que  respondan  a  la   pregunta.     Por  otro  lado,  los  estímulos  que  se  hallan  en  conflicto  con  las  expectativas,  generalmente   reciben   más   atención   que   los   que   no   están   en   conformidad   con   ellas.   Es   decir   las   expectativas   pueden   incrementar   el   valor   real   del   estímulo,   pero   si   dicho   valor   es   inexistente,  no  tendrán  la  fuerza  necesaria  para  cambiarlo  a  menos  que  iguale  de  alguna   forma  la  diferencia  de  lo  prometido  con  lo  encontrado.   Es   decir,   como   la   selección   no   es   matemática,   entran   cosas   que   no   están   acorde   con   nuestras  expectativas.  No  obstante,  si  ya  están  dentro,  a  priori  les  damos  más  importancia,   por  ello  a  veces  cambiamos  de  opinión.   Asimismo,   un   estímulo   nuevo   tiene   siempre   ventaja   de   percibirse   mejor,   pues   rompe   el   esquema  tradicional  de  los  estímulos  existentes,  y  contribuye  a  fijar  la  atención.  También   somos  más  críticos  con  ellos,  como  los  que  están  en  conflicto  con  nosotros.     Tercera  fase:  INTERPRETACIÓN   La   interpretación   es   la   última   fase   del   proceso   perceptual   que   trata   de   dar   contenido   a   los   estímulos   previamente   seleccionados   y   organizados.   La   interpretación   depende   de   la   experiencia  previa  del  individuo,  así  como  de  sus  motivaciones,  intereses  personales  y  su   interacción  con  otras  personas  (Hasta  ésta  fase,  los  otros  pocos  tienen  que  hacer).  Por  ello   la   forma   de   interpretar   los   estímulos   puede   variar,   a   medida   que   se   enriquece   la   experiencia   del   individuo   o   varían   sus   intereses.   Así,   la   formación   de   estereotipos,   corresponde   en   gran   parte   a   la   interpretación   perceptual   que   un   grupo   de   individuos   similares   dan   a   un   mismo   acontecimiento   (un   grupo   de   individuos   perciben   de   forma   similar  y  le  dan  un  nombre).       3   ...