Redacción Periodística Apuntes (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
Grado Periodismo Semipresencial - 1º curso
Asignatura Redacción Periodística
Año del apunte 2012
Páginas 31
Fecha de subida 16/03/2016
Descargas 6
Subido por

Descripción

Todos los apuntes de la asignatura

Vista previa del texto

Redacción Periodística Tema 1: La redacción periodística en los distintos medios Redactar es poner por escrito algo sucedido, acordado o pensado con anterioridad. La redacción periodística es la destreza y el trabajo necesario para informar profesionalmente a través de los medio de comunicación.
Por eso, se han dividido las rutinas profesionales en etapas diferenciadas que conforman lo que se ha venido llamando “la trayectoria de la noticia” o camino desde que un hecho sucede hasta que se publica su información.
Escribir para los medios. Influencias del medio sobre el mensaje El medio de comunicación es el que difundimos el mensaje va a condicionar la forma en la que haremos frente a la noticia. No es lo mismo escribir para un medio impreso que para uno sonoro. En la televisión, el texto queda supeditado a la imagen, en la radio escribimos para el oído y en la prensa el icono lingüístico es el código rector.
Un medio de comunicación es un universo diferenciado tanto en el tratamiento de temas como en la construcción lingüística del relato, se elabora en función de sus propias particularidades. Mientras que en los medios audiovisuales prima la inmediatez, el periodismo impreso oferta una información más amplia y contextualizada.
Cada medio utiliza un lenguaje propio y unos recursos específicos en busca de una mayor eficacia comunicativa. La prensa escrita es la madre de todos los medios.
Tema 2: El valor de la noticia Nuestro conocimiento depende de los medios de comunicación que, si no fuera por su labor, gran parte de él se desconocería. El conocimiento de la realidad es la suma de las experiencias personales y las referencias mediáticas. Además fijan el marco referencial en el que los ciudadanos conocen los acontecimientos públicos determinado y construyendo de este modo la actualidad.
El contenido de los medios es el objeto sobre el que giran las conversaciones o debates públicos. Los medios informativos constituyen un espacio de representación y construcción de la opinión pública.
“La información es sagrada y la opinión libre” es lo que se solía plantear aunque la modernidad ha desconfiado del mito de la objetividad. El conocimiento no es único y objetivo, depende del sujeto y de las coordenadas históricas y sociales en las que se produce ese conocimiento.
1 Por tanto, es imposible la imparcialidad en la elaboración de noticias. Por ejemplo, teniendo en cuenta la metáfora de la ventana de la socióloga Gaye Tuchman, la noticia es una ventana al mundo que se abre a los ciudadanos para informarles de lo que sucede y que no está a su alcance cognoscitivo.
Los medios informan de lo que sucede en el mundo, dan a conocer la realidad, pero la realidad que ofrecen es la que ellos elaboran en un proceso de reconstrucción. Los periodistas no son espejos que reflejen lo que pasa en el mundo sino que utilizan métodos y prácticas derivadas de su experiencia y del trabajo en los medios que les permite reconstruir la realidad para contarla. El medio no es un espejo porque el espejo no toma decisiones sino que simplemente refleja lo que tiene ante sí, mientras que los medios toman decisiones.
Los medios interpretan la realidad, para después expresarlas. Los diferentes medios construyen su particular visión de la actualidad, seleccionando distintos temas y cuando coinciden hechos, contándolos de forma diferente. El medio media hace referencia a que los medios están “en medio” entre la realidad y la representación que ofrecen de esa realidad.
Esto lleva a rutinas o formas estandarizadas de hacer información que constituyen las formas elementales de mediación. El periodista no copia la realidad sino que la procesa siguiendo un procedimiento para producir información para contar la actualidad.
La mediación se sitúa en tres fases principales, una primera actividad o rutina que hace referencia a la selección de los temas noticiables, una segunda rutina que se refiere a la jerarquización que se establece entre ellos y finalmente un tercer proceso productivo, proceso mediático por tanto, que hace referencia a la construcción del relato.
La selección de noticias Hace referencia al proceso que determina que el medio decide publicar un asunto noticioso o no publicarlo. Siempre existe un proceso de criba.
¿Qué son los gatekeepers y qué representan? Los gatekeepers son los selectores de noticias, representan cuanto de relevantes pueden ser los medios de comunicación en la sociedad. Deciden dejar noticias fuera, y ordenan y jerarquizan la realidad confiriendo a las noticias que se publican una importancia intrínseca y relativa. Aunque algunas noticias, están aseguradas por la firma de su autor.
El valor informativo o la valoración de la noticia Los valores-noticia son cualidades que exigen a un acontecimiento para ser considerado relevante. “La relevancia opera en el conjunto de periodistas de un medio, en el medio como empresa y en la sociedad”.
2 En la selección de noticias intervienen aspectos periodísticos y extra-periodísticos. Dentro de los periodísticos entran la actualidad, la novedad, la originalidad, la evolución futura de los acontecimientos… Explica brevemente en qué consiste los criterios periodísticos Los criterios periodísticos son las cualidades significativas de un acontecimiento, que construyen su relevancia. De ellos destaca la novedad (su ruptura con la normalidad informativa), la originalidad que apela a la curiosidad que pueda despertar y a la inquietud, así como la evolución futura de los acontecimientos, su gravedad, la proximidad geográfica (cuánto más cerca, más noticiable resulta) , la magnitud por la cantidad de personas, la jerarquía de los personajes implicados (ya sean públicos o desconocidos como ancianos o niños que despierta la empatía del público) o la inclusión de desplazamiento (como las procesiones religiosas, las manifestaciones o el viaje de un personaje público).
Dentro de los extra-periodísticos, aparecen cuando en la selección, en ocasiones responde a criterios más arbitrarios, como si en el caso de sobrar espacio se impone el “rellenar” o a criterios ideológicos o empresariales.
Los medios tienen un doble objetivo: informar a los ciudadanos y obtener con ellos un beneficio económico. El periodista busca, en principio, informar sobre aquellos hechos que “periodísticamente” son noticia pero a veces seleccionan hechos que no tienen valoresnoticia simplemente porque ofrecer esa información puede resultar económica o políticamente rentable.
Otros factores que condicionan la selección no son en sí valores noticia, sino “factores materiales” si no lo son, sí que para el “gatekeeper” funciona como si lo fueran como también manifiesta este autor al considerarlos “importantes en la formación y la confirmación de valores”.
Esto sucede cuando se seleccionan los contenidos en función de los públicos, contenidos que se estiman comerciales y se convierten en temas importantes y noticiosos hechos que no lo son, meros asuntos anecdóticos y singulares. Se crean acontecimientos aun cuando no existen como tales, contribuyendo a esa labor de creadores de actualidad.
Hay noticias que tienen “derecho” a serlo, las llamadas “noticias duras” y otras “noticias blandas” a esos acontecimientos que aparecen seleccionados sin que confluyan en él, al menos aparentemente, los principales valores-noticia. Y es que entre algunos periódicos se desarrolla hoy en día una gran rivalidad que les lleva a buscar la primicia con la que pisar a su adversario. Una exclusiva tiene un gran interés para el medio porque es una información que desconoce la competencia. La primicia tendrá más posibilidades que otro hecho para convertirse en noticia.
3 La competencia provoca que unos hechos sean noticia porque lo hayan publicado también o porque se cree que los va a publicar la competencia. La competencia, según Wolf, lleva a establecer modelos de referencia. Si se duda en publicar o no una notica se plantea si el medio de referencia lo seleccionará.
Los medios tienen una determinada ideología e incluso filiación política. En la selección también entran otros factores como los recursos económicos o el presupuesto de la empresa. El tener corresponsales en el extranjero o contratar los servicios de agencias determina que el medio tenga más posibilidades de acceder a determinados acontecimientos susceptibles de convertirse en noticia.
Por tanto la accesibilidad de la información, el precio del relato o el coste de la cobertura son factura a tener en cuenta a la hora de decidir si se cubre o no un acontecimiento.
También hay que tener en cuanta el tipo de cobertura que se tenga del acontecimiento si se tiene pocos o muchos datos, si se tiene imágenes, ya que condicionan la selección del propio hecho noticioso y su posibilidad de convertirse en noticia.
Otro a tener en cuenta es la publicidad, una de las fuentes de financiación más importante que tienen los medios de comunicación, puede llegar a determinar que un hecho no alcance la categoría de noticia. Se sabe que los grandes anunciantes pretenden influir en los periodistas para que ofrezcan informaciones que favorezcan los intereses de sus empresas, o bien para que no informen sobre asuntos que puedan perjudicar su entidad.
Las presiones procedentes del elemento comercial del periodístico para que publiquen reportajes sobre determinados temas parece ser frecuente porque se sabe o se prevé que eso generará publicidad.
Esto lleva a hablar de sinergias y la cooperación entre empresas de un mismo grupo, que puede conllevar un trato preferente no sólo de selección sino también de tratamiento de un hecho que protagonice un ente vinculado al medio. Puede consistir también en el silencio, en no informar o en eliminar informativamente de aquello que resulta molesto.
Jerarquizando las noticias La redacción del medio tiene que establecer un orden entre todos estos acontecimientos, es decir, organizar el material informativo. Cómo y en qué orden se van a presentar las noticias, determinar su espacio y su lugar de aparición. No son inocuas, pues a través de estas decisiones se interpreta ala información, diciéndole al público qué es lo importante y lo que no.
Decirle o indicarle al público qué es lo importante o lo banal, lo imprescindible o lo prescindible. Jerarquizar es dar determinado valor a la información.
4 De nuevo los valores noticia determinan su importancia, un acontecimiento más actual es más importante que otro menos actual, uno que protagonice un personaje público es más importante que el que protagonice un desconocido. En la jerarquización pueden funcionar criterio con intereses ideológicos, empresariales o comerciales.
Después de decidir la agenda se tiene que decidir qué noticias son las más importantes, y en función de esa decisión, concederlas un especial protagonismo. A través del diseño, la maqueta y planillo del periódico, porque es a través de su disposición formal como los relatos indican la importancia del hecho que relatan.
Es el orden de aparición, lo que aparece primero es lo importante. El procedimiento estrella para dar protagonismo a una noticia es la portada. Las noticias que consideran más importantes se seleccionan para abrir un informativo y, en prensa, ocupen la primera página del periódico.
En las páginas interiores, ocupan la primera página de la sección, escaparates del segundo orden dentro del periódico. Una noticia puede darse con toda su extensión, y sin embargo, editarla de modo diferente, minimizándola o sobrevalorándola. El género utilizado, la perspectiva o el enfoque y los datos que se utilicen también inciden, y mucho, en el valor que el medio otorga a los diferentes hechos que se narran.
Sobre todo influyen en la representación e imagen que el medio quiere proponer, por ello, requieren un análisis más exhaustivo que aborde con toda su complejidad cómo los medios nos cuentan lo que nos tienen que contar.
Tipología de los acontecimientos periodísticos El acontecimiento es “una ruptura en ámbito, tanto público como privado, que se destaca sobre un fondo uniforme y constituyen una diferencia y se define por los efectos del tiempo y en el espacio en los que ocurre”. El acontecimiento forma parte de la triangulación que incluye al público y a las fuentes (que producen y/o permiten el acceso al acontecimiento).
Un acontecimiento es un hecho o un suceso que reviste cierta importancia. Un suceso o hecho se convierte en acontecimiento en función de aspectos socioculturales, económicos, o políticos.
Los previsibles son los que sabemos se van a producir. Ejemplo de ello son los encuentros deportivos, debates parlamentarios.
Los imprevisibles son los que no sabemos si se van a producir. Ejemplo de ellos son los atentados terroristas o los desastres naturales.
“Los medios son los encargados de comunicar el hecho acontecido a la sociedad. Cuando esto se produce los medios crean el acontecimiento periodístico, o mensaje, para difundirlo 5 y cumplir con el papel que les corresponde, ese suceso o hecho previsto o imprevisto se convierte en noticia”.
Tema 3: Las fuentes de información El concepto de fuente de periodismo Los datos de los que dispone un periodista para relatar la noticia sólo se pueden obtenerse por dos vías: bien el periodista está presente en el lugar de los hechos o bien tiene acceso a una narración de lo sucedido. El lector tendrá derecho a conocer a cuál de las dos vías se ha recurrido.
Los periodistas deben de acudir a las fuentes que han estado presentes para obtener información. Las fuentes son las confidencias, declaraciones o documentos que sirven de base para la elaboración de una noticia o reportaje periodístico y, en una segunda acepción, contempla a las fuentes como las personas que emiten esas declaraciones.
Son un elemento imprescindible en el periodismo pues impregnan todo el proceso productivo de las noticia. Tener fuentes de información fiables y de calidad da prestigio a cualquier medio.
Tipos de fuente Fuente de “primer ojo” Cuando el redactor ha de tomar testimonios de personas que vieron lo ocurrido, dispondrá de una fuente de primera, al margen del peso político, técnico o social de la persona que cuenta lo que vio. Se tratará de una fuente de “primer ojo” que podrá explicar con más o menos detalles las causas de lo sucedido y de cómo aconteció.
Hay una gran proporción de hechos acontecidos que suelen durar muy poco, en el caso de los sucesos de corte instantáneo: una explosión, un choque… Antes de encontrarse con la fuente de “primer ojo”, el reportero presente podrá tener más o menos claras las respuestas al dónde, quién, qué y cuándo y esa fuente que le da su testimonio le servirá para redondear esas cuestiones, pero le faltan respuesta al cómo y al por qué. La primera fuente le va a ser necesaria para encuadrar el cómo, pues, al haber sido testigo podrá relatar a su modo cómo accedió al hecho que ya es histórico porque ya pasó y no se puede repetir, algo de lo que nadie podrá decir algo si no lo vio porque no fue testigo.
Esa primera fuente puede tener varias modalidades: - Quien ha sido testigo solo visual desde fuera del escenario (desde una casa, un lugar).
La persona que ha sido testigo protagonista o afectada por los hechos (el accidentado, quien iba en uno de los autos).
6 - Además existe la posibilidad de que alguien del primer grupo intervenga en los hechos y pase a formar parte del segundo.
Fuentes técnicas personales Esta primera fuente (dará respuesta al qué) por eso el protagonista tiene que localizar a las fuentes técnicas personales (bomberos, policías…) que no habrán estado allí desde el primer momento o están para servir de puente ente los servicios de emergencia o la investigación judicial con los medios acreditados allí.
Es una fuente buena para dar respuesta al por qué. Existe también “la fuente técnica corporativa o institucional”. Con las primeras cuatro respuestas (qué, dónde, cuando y quién) con la fuente de “primer ojo” que le permitirá al cómo y las palabras de las fuentes técnicas personales que le responderá al “por qué el periodista podrá cerrar la información con sus respuestas a las seis preguntas (qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué).
Al principio de su texto hay que indicar la data, la autoría y el lugar. El desfase entre lugar del acontecimiento y lugar de la data es un primer aviso de divorcio entre texto informativo y verdad, casi como la data anónima.
Es posible que la fuente protagonista pueda explicar el porqué de un acontecimiento. El contratiempo inesperado hace su aparición sin testigos, los porqués del hecho quedan sin narrar. Por esa razón, casi siempre este tipo de eventualidades llevan la coletilla “se ha abierto una investigación para conocer la causa de lo sucedido”.
Todo periodista usa más de una fuente, para contrastar mejor los hechos. Esta labor de contraste es imprescindible y el periodista se ve en la obligación de conectar con al menos una segunda fuente para evitar que la narración quede polarizada. Y es necesario hacer “un estudio pormenorizado de las fuente localizadas para establecer sobre ellas criterios firmes de valencia, o lo que es lo mismo, de fiabilidad”. Valencia y fiabilidad de la fuente son dos puntos a tener en cuanta en periodismo, ninguno de los cuales se cumple cuando se trabaja con una “fuente muda”.
Fuente técnica corporativa o institucional Si hablamos de “fuente técnica personal” es porque existe otra técnica, que es institucional o corporativa. La fuente técnica institucional o corporativa va a servir a los medios para explicar actuaciones o facilitar impresiones sobre fenómenos políticos o económicos, más en la senda de informes preparados con detenimiento, sin que esto deje de lado la posibilidad de que sea tendenciosos o favorable a sus intereses. La segunda fuente es fundamental para sopesar los datos o comentarios que el periodista lleve a sus textos periodísticos.
7 Hay que tener cuidado al utilizar diversas fuentes corporativas ya que presentar una fuente técnica corporativa supuestamente fiable para los lectores y poner a su lado otras desconocida, da lugar a la manipulación.
De las fuentes hay que tener en cuenta esta posibilidad manipuladora, siempre presente, sobre toda en las fuentes institucionales o corporativas. Detrás de cada una de las fuentes hay una serie de intereses.
Para Hund manipular equivale a usar la noticia como una mercancía con el propósito de obtener el máximo beneficio, y para ello ampliar el público y las ventas, aún a costa de servir mercancías-noticias deterioradas, insuficientes en poder informativo o excesivas y siempre al gusto del consumidor.
Igual sucede con la actualidad de los informes que se pueden utilizar en textos periodísticos obtenidos no por un contacto directo con la fuente sino por el empleo de bancos de datos telemáticos “las relaciones con las fuentes son esenciales para los media informativos”.
Esta falta de cuidado sólo puede obedecer a dos razones: a la desidia del periodista o el dese de emplear el texto conseguido, porque es el mejor se aviene a los deseos del medio, con la idea de decir lo que desea publicar con palabras de otros.
La relación con las fuentes Fuentes de información y periodistas se requieren con frecuencia. Para ello es necesario que haya corrección (el trato educado y correcto debe regir su relación), también complicidad para que se produzca la relevación de lo que la fuente conoce y el periodista busca, es necesario respeto porque el periodista debe respetar a su fuente de información y entender que no siempre puede revelar los datos que se solicitan el periodista.
También se necesita habilidad para obtener la información, así como independencia, una relación distante pero que se mantenga el contacto y que exista una confianza mutua.
Algunos pactos se refieren a la fecha de publicación, es la llamada “regla de embargo”, la fuente adelanta una información que normalmente es un documento o un discursivo para que el periodista vaya trabajando sobre esos datos pero no podrá publicar nada de ello hasta el momento convenido.
La atribución de las fuentes (Garantías e identidad) La atribución de las fuentes se refiere al modo en el que los periodistas revelan la identidad de las personas que les proporcionan datos.
Información con atribución directa (on the record) Las fuentes de atribución directa son aquellas que se pueden identificar con nombres y apellidos, tienen la autorización del periodista para identificarlas. La información puede ser 8 obtenida por dos vías: su presencia en el lugar de los hechos o la narración por una tercera persona. Es necesario citar la fuente cuando el periodista no ha estado presente en la acción que transmite, lo que no le exime de la responsabilidad de haber escrito la noticia. Además la palabra “fuente” ha de emplearse cuando se aporta una información personal en el texto y aquellas que reflejen opiniones ya que éstas sin un aval, no tienen importancia. Se debe de nombrar la fuente siempre que se utilice ilustraciones, revistas o cualquier material, al igual que los comunicados transmitidos sin texto (vía telefónica) deben de ser avalados por una voz conocida del redactor.
Información con atribución reservada En el caso de las fuentes con atribución reservada, la identidad de la fuente no desea ser identificada pero sí se pueden retransmitir su declaración o palabras. Esto sucede muy frecuentemente y sobre todo en asuntos delicados donde es mejor escoger otras dos fuentes, independientes entre sí, para contrastar la información. Hay fuentes que resultan ilocalizables pero es necesario nombrar en el texto, o informaciones que son contradictorias y tampoco puede ser escogida una de las dos fuentes que dan relatos distintos sobre una misma noticia. Está prohibido firmar una noticia en un lugar en el que no se encuentra el autor incluso si ha estado hace poco tiempo, se debe por tanto firmar sin acompañamiento del lugar visitado. También es necesaria una entradilla explicativa en el caso de que se tenga imprescindiblemente que omitir o cambiar el nombre de la fuente por las circunstancias.
Las agencias de noticias Definición Las agencias de información son organizaciones que recogen hechos, noticias, de sus corresponsales en distintos lugares de su área de actividad y las transmiten inmediatamente a la central, donde, después de tratar la información, la envían, lo más rápido posible, a sus clientes, conocidos en el argot periodístico como abonados. Son empresas que venden información a sus abonados, llamados así porque pagan en función de los servicios recibidos que pagan, habitualmente, de forma mensual.
Estas agencias permiten la cobertura, los medios humanos y técnicos para estar presente en todos aquellos focos mundiales que producen información incluso en momentos en que otros periódicos o radios no puedan estar presentes.
Papel que desempeñan en el proceso productivo de la noticia Las agencias de noticias internacionales son empresas que trabajan continuamente durante todo el año. Esto es posible gracias a los tres turnos diarios: mañana, tarde y noche. Para cubrir estas informaciones correctamente se divide el trabajo y cada sección (división de las tareas informativas) que abarca una materia determinada.
9 La jornada laboral comienza con la reunión de los directores de nacional, internacional, deportes, gráfica, televisión y banco de datos con el director de información. En esta reunión se comentan incidencias nuevas y hechos que continúan vigentes además de analizar éxitos y errores para que no se vuelvan a producir. Después los directores de cada área se reúnen con los redactores jefe y los jefes de sección, que son los encargados de decir al resto de los periodistas qué informaciones tienen importancia para ser cubiertas.
La información llega a las agencias, igual que al resto de los medios de comunicación, a través de distintas vías: convocatorias por parte de la fuente informante que se llaman conferencias o ruedas de prensa, comunicados de gabinetes de prensa… Los periodistas una vez que se han repartido el trabajo se desplazan a los distintos puntos a realizarlo y cuando lo finalizan, regresan a la redacción para escribirlo y mandarlo.
Una vez que la información está redactada, el periodista la transmite al ordenador central que, a su vez, lo hace llegar a los ordenadores de los editores, que son los encargados de comprobar si la información es correcta en cuanto a contenido, fuentes y redacción. Si es así, la información es transmitida inmediatamente a los abonados y si contiene algún error o alguna duda se cotejan los datos antes de que salga.
Orígenes: primeras agencias en el mundo (Havas, New York Associated Press, Reuters, y Wolf) y en España (Fabra) Havas: En 1832, un negociante casi arruinado, Charles-Louis Havas, francés de origen húngaro, instaló en París una oficina de traducciones de periódicos extranjeros, a los que llamó Corresponsalia Havas. Estas traducciones eran enviadas como servicio fijo –abono- a la prensa, al poder y a particulares –igual que acontece hoy en día, si sustituimos la palabra prensa por medios de comunicación. Havas tuvo éxito y en 1835, tres años después, cambia el nombre de corresponsalía por el de agencia señalando así su creciente importancia.
Havas se dio cuenta de que la rapidez era fundamental y por eso instaló su agencia cerca de una oficina de correos, lo que le daba una ventaja oficial, sobre sus competidores. Esa rapidez se mostró también en la utilización de medios técnicos, telégrafo óptico y eléctrico posteriormente, para la reproducción de sus despachos. Ese éxito permitió a Havas absorber progresivamente a sus competidores y en 1840 consiguió una posición casi de monopolio.
Reuters y Wolf: En 1848, como consecuencia de los movimientos revolucionarios en Alemania, dos jóvenes refugiados políticos, Paul Julius Reuter y Bernhard Wolf llegan a París y gracias a sus idiomas comienzan a trabajar en Havas. Aprenden lo que es una agencia de prensa y Wolf regresa a Berlín con la idea y Reuter dos años más tarde, la pone en práctica en Londres.
Nunca compitieron contra Havas y se repartieron el territorio, mientras que Havas se dedicaba a Europa occidental y meridional, los territorios franceses de ultramar e 10 Iberoamérica, Wolf tenían el norte, el centro y el este de Europa y Reuter, los territorios dominados entonces por Gran Bretaña.
New York Associated Press: Simultáneamente, al otro lado del Atlántico, seis diarios de Nueva York se reunían para constituir una cooperativa de informaciones, ante el elevado costo que suponía cubrir la guerra entre Estados Unidos y México. Esta cooperativa se llamó New York Associated Press y después de cambios y ampliaciones, a finales del siglo XIX se llamó Associated Press (AP).
Fabra: En 1867, la fórmula llega a España de manos de un periodista y empresario catalán: Nilo María Fabra y Deas. Fabra es un hombre de política y tiene ideas avanzadas para su época. Fue diputado en 1876 y senador en 1890. En 1865 pone en funcionamiento en Madrid un servicio de información que denomina “Centro de Corresponsales”. Él mismo recolecta las noticias, las redacta y las distribuye a sus abonados.
En 1866, le mandan a la guerra franco-prusiana donde conoce, en Viena, a corresponsales de las grandes agencias. Al finalizar la guerra, se queda en Parías donde conoce a Auguste Havas, hijo del fundador y a su regreso a España en 1867, convierte su “Centro de Corresponsales” en la Agencia Fabra. Teniendo en cuenta que el éxito se basa en la rapidez, instala en 1872 en Punta Tarifa (Cádiz) un telégrafo óptico para transmitir la información de los buques que atraviesan el estrecho de Gibraltar antes que éstos lleguen a puerto. Fabra en 1874, se vale de palomas mensajeras, y establece palomares en Valencia, Barcelona y Palma de Mallorca.
Fabra, desde su sede en Vallecas, utiliza mensajeros para hacer llegar a sus clientes la información, que se reparte tres veces al día. Para recibir la información francesa, envía un corresponsal de Irún a Hendaya, donde recoge la información y al regresar a España, la transmite por las líneas nacionales.
Fabra, a comienzos del siglo XX, tenía como abonados a cuarenta y cinco diarios. Pero decayó por su dependencia internacional de la agencia Havas, cuyas noticias eran contrarias a los intereses de España lo que llevó a los periódicos españoles a la creación de otras agencias en España.
La información en las noticias ¿Cómo se ofrece la información? Las agencias de noticias sirven a sus abonados la información en forma de noticias, es decir, la narración estricta de hechos y no hay sitio para la opinión. Estas informaciones se sirven ateniéndose a los géneros informativos y especialmente en forma de noticia, que consta de un “lead” o entradilla y del cuerpo de la noticia. La entradilla tiene que ser redactada en estilo directo, es decir, sujeto, verbo y predicado.
Todas las informaciones tienen que estar tituladas y el titular recoge la síntesis de la información. Su función es denotar la importancia, el interés y la novedad de ésta y animar 11 a su lectura. En cuanto a la extensión, algunos manuales de agencia recomiendan que éstas no pasen de las doscientas o trescientas palabras.
También hay que citar la fuente, primero por el cargo y luego por el nombre ya que todas las informaciones deben de atribuirse a la fuente de donde procedan, identificada con la mayor claridad posible. Las fuentes no siempre quieren ser reveladas o puede declarar informaciones contrarias que deben de ser contrastadas, aunque en ambos casos es necesario especificarlo mediante fórmulas dentro de la noticia.
La rapidez es esencial y llegar antes a una notica es un orgullo periodístico que reporta la satisfacción de haber ganado la batalla, y compensa ampliamente el esfuerzo realizado, pero además es un éxito económico. Además aquella agencia que transmita antes la información será citada como fuente informativa y esto supone prestigio, nuevos abonados y la confirmación de buena imagen.
Las agencias de prensa, en función de la rapidez, han ideado un sistema de claves de transmisión que tiene como finalidad alertar de la importancia de la información a sus abonados.
El flash es la información más breve y urgente que lanza la agencia, consta de una sola línea de texto y va precedida de ocho campanillazos. Un avance lleva titular y generalmente se compone de dos párrafos de información que serán ampliados lo antes posible. El avance aparece en los ordenadores de las redacciones en rojo, para resaltar la información y mostrar así su relieve. Los periodistas obtienen la información, comprueban si es verdadera o de si se trata de una falsa alarma, y la hacen llegar a los abonados.
Ampliación es la información que sigue el avance. Como su nombre indica, que ésta se da todos los datos que en un primer momento no se pudieron recabar debido a la urgencia del avance. Finalmente, un resumen se trata de la información que reúne ordenadamente todos los datos que se han ido produciendo sobre una información de relieve a lo largo del día.
Tipos de agencias A las agencias nacionales y extranjeras de carácter nacional se suman muchas otras. En España, además de la agencia EFE abarcan el territorio nacional y destacan por su implantación, la agencia Europa Press, que comenzó su andadura como una editorial de libros y al año siguiente se convirtió en agencia de prensa con capital privado, a diferencia de EFE que es estatal. La agencia Colpisa nació de la necesidad de un grupo de periódicos de provincias, de fundar una agencia con las características propias del grupo y que abaratara costes.
Tanto Europa Press como Colpisa han sabido adaptarse a los tiempos y, además del servicio de nacional, ofrecen otros productos informativos: información económica, del 12 motor…Colpisa, además, tiene un plantel de colaboradores especializados en artículos de opinión, que distribuyen entre sus periódicos.
Con la llegada de la democracia y el desarrollo del Estado de las Autonomías nacieron agencias especializadas en información regional, tal es el caso de la vasca Vasco Press con sede en Bilbao y Vitoria, la catalana Intracatalonia (INTA-ACN) con sede en Gerona y que redacta el servicio para sus abonados en catalán, la gallega Galicia Press o AGN que escribe sus contenidos en gallego o ACN-Press que cubre el territorio de las islas canarias.
En cuanto al contenido de la información, hay agencias especializadas en economía e información de empresas en temas automovilísticos pero las más numerosas, y las que más rendimiento económico han sacado a sus informaciones, son las agencias especializadas en sociedad, conocidas en la jerga periodística como agencias del corazón.
Tema 4. El concepto de género en periodismo Los géneros periodísticos pueden ser definidos como “las diversas modalidades de creación lingüística que se caracterizan por acomodar la estructura a la difusión de noticias y opiniones a través de los medios de comunicación.” Son resultado de un proceso histórico ligado a la propia evolución de la actividad periodística. Desde finales del siglo XIX se ha ido perfilando los distintos géneros.
El periodismo ideológico, que desde el siglo XX y hasta la Primera Guerra Mundial es los periódicos se encontraba sobre todo opinión, aportaba muchos comentarios. Es una etapa en la que se consolidaba el género periodístico que los anglosajones denominaban “comment” o artículos.
El periodismo informativo, a partir de la Primera Guerra Mundial se generaliza la objetividad como doctrina o norma de conducta de los periodistas y esto se generaliza hasta la Primera Guerra Mundial, el periodismo informativo tiene su momento cumbre entre 1820-1950 y en el predomina el pensamiento “profesionalista” puesto que el periodista es un profesional que se compromete a contar a verdad a la sociedad sin que su opinión interfiera en ello. Es un periodismo de narración de los hechos (stories o noticias tal como decían los anglosajones).
El periodismo de explicación, se da en los 40 y tiene la función de explicar e interpretar con profundidad unos hechos que ya eran conocidos por los ciudadanos gracias a los nuevos medios de comunicación. Este periodismo entronca con nuevas pautas y estilos periodísticos como el de servicio, investigación de precisión.
El origen de la teoría de los géneros periodísticos fue concebido como una herramienta de trabajo. Los géneros son estructuras comunicativas que definen la actitud del periodista ante la realidad que debe transmitir al lector.
13 Los géneros periodísticos se pueden dividir en tres grandes bloques: información, interpretación y opinión.
Géneros de información En los géneros de información se tiene como rasgo general el hecho de transmitir la forma objetiva de datos y hechos concretos de interés para el público al que se dirigen, en la información no se incluyen opiniones. En él se encuentran las noticias, la entrevista objetiva, el reportaje informativo y la documentación. Dentro de la noticia, decir que es el principal género periodístico y podemos decir que es el ingrediente básico de cualquier otro género.
El periodista informa con eficacia en cuanto a tiempo y espacio de un hecho nuevo. Para ello emplea un lenguaje con un estilo claro, conciso y que facilita la lectura. La noticia debe responder a las denominadas 6 W. Al qué (los acontecimientos), quiénes (son los personajes que aparecen en la noticia), cuándo (se sitúa la acción en un tiempo), dónde (delimita donde se han desarrollado los hechos), porqué (explica las razones de que se den los hechos) y cómo (describen las circunstancias).
Hay según algunos periodistas, noticias duras basadas en acontecimientos de impacto y blandas basadas en ideas, tendencias y que suelen ser programadas y planificadas. Héctor Borrat clasifica las noticas en súbita, previsible, en desarrollo (cuando la naturaleza de un hecho noticiable genera nuevas informaciones que profundizan en él), noticias de seguimiento (la naturaleza del hecho se inscribe en un proceso de cobertura informativa continuada.) Desde el prisma de su irrupción pueden ser fortuitas, previsibles, programadas. En referencia a su contenido, noticias de interés humano (causan emoción) y de interés público (tratan de temas de objetivo interés público para la sociedad). Según la fuente pueden ser oficiales, oficiosas (la fuente no quiere ser identificada), extraoficiales. Según la proximidad de la fuente utilizada (de primer nivel o de segundo y sucesivos), o también pueden ser simpes, múltiples, directa, de creación (entretiene, tiene sentido), de situación (anticipan el conocimiento de los problemas de la sociedad, ofrecen su servicio), complementarias, de contexto, de sumario, cronológica, de citas, espaciales o de continuidad.
La entrevista objetiva es un texto que reproduce una conversación bajo un esquema de pregunta respuesta. El reportaje informativo es un género informativo en el que se refieren hechos que no tienen por qué ser estrictamente actuales, con un estilo informativo que permite más libertad que la noticia y sin continuidad en el temario del medio. Pretende tanto entretener como informar, no tiene vinculación directa con la actualidad, es la más extensa, se elabora más, tiene una mayor libertad tanto en los modelos como en la estructura textual.
14 Se pueden clasificar los reportajes en cinco tipos: los de interés humano (centrado en una persona o colectividad), de interés noticioso (sobre un hecho reciente), de interés didáctico o de opinión.
En cuanto a la documentación como género es un texto similar a la notica pero que aporta datos ya conocidos tiempo atrás porque en su día fueron hechos noticiosos. Pueden ser parte de un artículo o constituir un artículo independiente.
Géneros de interpretación En los géneros interpretativos se mezcla la información con la interpretación. Se caracterizan por informar y profundizar en el acontecer “explicando los hechos y sus causas, motivaciones, consecuencias, etc.” La crónica es un estilo situado a medio camino entre la noticia, la opinión y el reportaje. Se mezclan los elementos noticiosos con el análisis y por tanto, con la interpretación. El cronista la relatar algo nos da su versión del suceso y debe quedar supeditada a los hechos.
Debe explicar las interpretaciones que expresa y construir su texto de modo que la información prime sobre la interpretación. Debe tener un estilo ameno, a ser posible con anécdotas y curiosidades. En una crónica, prima la información sobre la interpretación, es necesaria la presencia del informador en el lugar de los hechos, es propio de los especialistas, corresponsales y enviados especiales y debe firmarse.
La entrevista perfil admite una mayor libertad formal que la entrevista objetiva, al no ser necesaria la fórmula pregunta respuesta. En este tipo de entrevista, se pueden incluir comentarios y descripciones, así como intercalar datos biográficos del personaje abordado.
En los reportajes interpretativos, el autor profundiza en los antecedentes, causas, circunstancias y repercusiones de lo acontecido. El periodista puede incluir determinados juicios de valor. Suelen tener una gran creatividad: la libertad lingüística es total y la estructura del relato es libre. Suelen ser textos extensos por lo que quedan relegados a revistas y a dominicales.
Géneros de opinión En la prensa además de informar e interpretar también se opina acerca de la actualidad. Son textos en los que se juzga y se analiza la actualidad periodística.
La editorial no va firmada y recoge la opinión institucional y colectiva del periódico. Se confía a personas perfectamente identificadas con la línea ideológica de la dirección o los propietarios de la empresa. Debe conocer con profundidad el tema sobre el que se va a opinar con el fin de que la opinión nunca sea contradictoria, incoherente o con escasa argumentación ya que esto dañaría la credibilidad general de la publicación. Los rasgos 15 característicos del editorial quedan reflejados en los siguientes rasgos: claridad, seriedad lingüística, solemnidad, brevedad, concisión, libertad expresiva y estilo directo.
La estructura no permite párrafos introductorios y se afronta desde la primera fase el tema sobre el que se pretende opinar. Se suele comenzar con los hechos que dan pie al escrito para después realizar un análisis de los hechos y finalmente una conclusión de lo expuesto.
Artículo de opinión: la columna Las columnas son espacios reservados por los periódicos y revistas a escritores de notable prestigio con una periocidad regular. La libertad expresiva en estos casos es total con dos únicas limitaciones: el número de palabras establecido por el periódico y la claridad debido a los lectores.
Constituyen un género híbrido entre la literatura y el periodismo. El columnista debe reunir dos cualidades: un dominio virtuoso del lenguaje, que materializa en un estilo propio, y una capacidad para ofrecer una perspectiva única y diferente sobre hechos conocidos que pertenecen a la actualidad. El grado de complicidad que el columnista adquiere con sus lectores es muy elevado.
La crónica La crítica periodística cumple una labor de interpretación de diversos acontecimientos culturales. La crítica periodística cumple tres funcionales simultáneas: informa, orienta y educa a los lectores. Encontramos todos los géneros periodísticos: noticias (un ejemplo son las reseñas culturales), reportajes, entrevistas, crónicas y también críticas.
La crítica adquiere cada vez una mayor importancia, precisamente porque su principal tarea es la de orientar al público y filtrar, en cierto modo, aquellas obras que reúnen unas mínimas cualidades artísticas.
La tarea del crítico es siempre controvertida y no debes olvidar que se mueve en el territorio de la opinión personal, de la valoración subjetiva. Resulta imprescindible, una gran especialización en aquella temática que trata.
Tiene características propias: debe ser breve pero no superficial, ágil y rápida pero al mismo tiempo reflexiva, profunda y argumentada. Y sobre todo tiene que ser comprendida.
Tampoco puede dejarse influir por sus propios intereses o debilidades personales a la hora de realizar su interpretación y juicio sobre la obra artística. Su actitud debe partir de la ecuanimidad y el respeto, debe ser positivo resaltando las cualidades de lo que juzga en primer lugar y después referirse a las carencias y las valoraciones negativas.
Existen distintos tipos de críticas: literarias, cinematográficas, teatral, musical, de arte (pintura, escultura y arquitectura) y de radio y televisión.
16 Tema 5. La titulación La estructura de la noticia está dividida en tres partes: el titular que es el elemento principal de la información y el más relevante. Sirve para entender la noticia sin leer el texto, la segunda parte a un párrafo que puede aparecer llamado entradilla que contiene lo principal del texto informativo, los datos más importantes. Esta entradilla capta la esencia del acontecimiento y de una idea más o menos completa del hecho noticioso. En cuanto a la tercera parte, se trata del cuerpo que desarrolla el texto informativo y reúne los datos adicionales a los expuestos en otros elementos, y en él destaca la función del primer párrafo.
Según el libro de estilo de El País, los titulares responden fielmente a la información. En noticias, el título se desprende normalmente del primer párrafo, y jamás establece conclusiones que no figuren en el texto. Los titulares y la entrada deben satisfacer la curiosidad primera del lector, que ha de quedar enterado sin necesidad de acudir al resto de la información.
El titular debe de dar a conocer con pocas palabras, lo importante, la esencia de la noticia y debe ser atractivo para que el lector siga leyendo, sus funciones son de informar y atraer al lector. Es una especie de escaparate, el titular anticipa la información sin agotar el contenido de la misma, no todo puede entrar en una frase y por lo tanto puede faltar algún elemento o dato.
Debe recoger y resumir los elementos esenciales del primer párrafo de la noticia. El libro de estilo de El mundo dice que si no existe coincidencia entre título y primer párrafo del texto, la conclusión sólo puede ser una: o el título o el primer párrafo están equivocados, al no reflejar el aspecto más relevante de la información.
El titular tiene una serie de características como la concisión, es decir, tiene que recoger de la forma más breve posible la idea central que aparece en el primer párrafo de la información, además de la precisión, que debe ser inequívoco y no conducir a la confusión tiene que tener veracidad, ya que, debe ajustarse al contenido de lo que el lector va encontrando en esa información y por último, garra, es decir, tiene que resultar atractivo y llamar la atención, debe invitar a seguir leyendo.
Según el libro del estilo de El País, los titulares debe ser inequívoco, concreto, asequible a todo tipo de lectores y ajenos a cualquier clase de sensacionalismo, también tiene que ser escuetos ya que nunca se sacrificará la claridad ni las normas elementales de la sintaxis castellana.
Dentro de los elementos de la titulación, hay que decir que el único elemento que es imprescindible es el título al que le pueden complementar otros elementos que se 17 distinguen por su tamaño y orden. Cada uno consta de una oración y no podrán tener entre sí una relación sintáctica.
Así el título cuenta la noticia y el antetítulo y el subtítulo la explican o la desarrollan. El antetítulo es una oración informativa que complementa al título principal y que se sitúa en una línea superior a este con caracteres menores. Informa al lector del contexto y los antecedentes para que pueda comprender la noticia.
El subtítulo es una oración informativa ubicada por debajo del título principal. Los ladillos pueden ser frases muy breves e incluso una palabra que puede servir para dividir una información extensa. Va entre los párrafo y en una letra mayor o en negrita o subrayado.
Pueden ser titulares ya que encabezan una información complementaria dentro de un bloque informativo (anuncian otros contenidos informativos de esa noticia) o tener un valor meramente tipográfico o de diseño para dividir una información extensa.
Los sumarios resaltan partes del texto y son recursos del diseño. En cuanto al cintillo es un elemento de la titulación esporádico que sólo aparece cuando a un tema se le dedica al menos una página completa. Se sitúa en la parte superior para abarcar todas las informaciones recogidas con un mismo hecho. Es un epígrafe temático que sirve para toda la página y puede ser una frase breve de no más de cuatro palabras con tratamiento tipográfico diferente y en negrita.
Normas básicas de titulación Los distintos elementos de los que se compone un titular no tienen que tener dependencia sintáctica entre sí. Deben poder leerse por separado de modo que si se elimina algunos de los elementos eso no afecte a la comprensión del texto. Deben ser independientes desde el punto de vista gramatical. Subtítulo y antetítulo complementan al título y muchas veces es inevitable cierta dependencia sintáctica para evitar la repetición de datos. Nunca será admisible la continuación de la frase de un título en un antetítulo.
No repetir palabras en el conjunto de los titulares de una información. El titular de una información siempre debe informar, debe resumir el hecho noticioso de modo que atraiga al lector. Nunca se parten las palabras en un titular, y se deben de huir de las siglas, acrónimos o cifras numéricas poco retenibles en los titulares. Eso si, si son conocidas por la generalidad de los lectores, puedan utilizarse.
No hay que emplear el punto y seguido, ni el punto final. Hay que evitar palabras u oraciones ambiguas así como que no debe establecerse conclusiones que no figuren en el texto.
El titular de una noticia debe cumplir el principio de economía del titular que consiste en dar el máximo de información posible con el menor número de recursos lingüísticos, así como el principio de título con respecto a la importancia de la noticia.
18 La afirmación es mejor que la negación o la pregunta y ante usar o no usar verbo se pueden hacer ambas cosas aunque el periodismo popular se asocia a titulares sin verbo y el periodismo más riguroso a titulares con verbo.
También es conveniente utilizar el presente para hablar de un hecho que tendrá lugar en el futuro, ya que el presente concede cercanía en el tiempo. En cuanto a los signos de puntuación, los mejores titulares son los que no requieren signos de puntuación. El punto en un titular no está permitido.
Un truco para encontrar un buen titular es redactar primero el título antes de escribir la información para luego después de escribir la noticia revisar ese titular y volver a redactarlo si hiciese falta. Ten en cuenta que al escribir la noticia, siempre debes de tener presente la idea que plasmaras en el titular porque será la idea más importante del texto y deberá figurar en el primer párrafo de la noticia.
Títulos expresivos: no aportan información sobre el acontecimiento porque se presume que ya es conocido por el lector. Tratan exclusivamente de llamar la atención del lector utilizando palabras sueltas, generalmente acompañadas con signos ortográficos de admiración o de interrogación. Se utilizan mucho en la prensa deportiva. (¡Y van nueve!) Títulos apelativos: pretenden sorprender al lector nacen referencia a los más llamativo o sorprendente de la noticia. Se utiliza mucho en la prensa sensacionalista como las revistas del corazón o de sucesos (“El duque cornudo”).
Títulos temáticos o simplificadores: simplemente enuncian el tema de la información pero no aportan ninguna información. Se suele utilizar o para pequeñas noticias sin demasiada importancia o para titular otros géneros periodísticos no informativos como los editoriales, artículo, etc. (“La educación secundaria”).
Títulos informativos: Son ahora los que más nos interesan. Cumplen las tres funciones que hemos mencionado, explican el sujeto de la acción, la acción y sus circunstancias. Siempre se utilizan el tiempo verbal presente para dar una sensación de mayor inmediatez de la noticia. Además son aquellos que permiten identificar una acción de forma singularizadas aunque gramaticalmente no constituyen siempre expresamente oraciones de sujeto y predicado. Son titulares fundamentalmente temáticos, ya que enuncian el tema de la información sin juicios ni evaluaciones.
Se orientan a especificar siempre la acción y su protagonista, responde a las preguntas de ¿quién? ¿Qué? ¿Quién es el protagonista de nuestra historia? y ¿qué se ha dicho o hecho ese protagonista? Titulares de acto de habla: cuando nos referimos a actos de habla nos referimos tanto a declaraciones orales (actos de habla escrito). Los actos de habla orales no están fuera del contexto, y son complementados con gestos, pausas, etc. Este tipo de acto de habla como 19 un acto en el que se combinan las declaraciones efectuadas por una persona y las circunstancias que rodean a esas declaraciones. En consecuencia, escribir o informar sobre un acto de habla no es solamente reproducir la frase que pronuncia una persona sino también aplicar una regla de interpretación acerca de la posible intención que leva a alguien a pronunciar una declaración.
En el caso de los actos de habla podemos hacer la siguiente clasificación de los titulares: títulos en forma de cita textual que consiste en reproducir literalmente una cita textual por un orador. (Aznar: “No habrá ley de punto final confluyan los intereses que confluyan”), títulos en forma de cita indirecta, en el que el periodista no recoge de forma literal las declaraciones del orador, sino que incorpora de forma global aquel aspecto que considera más importante del discurso (Aznar insiste en que no defenderá una ley de punto final). Y los titulares mixtos de cita directa e indirecta, que se trata de un tipo de titular en el que el periodista no selecciona la cita completa del orador sino que recoge literalmente alguna frase o palabra, que a su juicio es importante destacarla, respetando la literalidad. Ejemplo: Aznar recalca que no habrá ley de punto final “confluyan los intereses que confluyan”.
El periodista recoge una interpretación que puede utilizar algunos verbos de un alto componente interpretativo. Las informaciones son actos del habla que recogen declaraciones de personas, por lo que frecuentemente hay que acudir al verbo decir. Hay verbos para relatar ya que se utilizan en el estilo indirecto cuando se pretende respetar el máximo de las declaraciones del orador como “dijo”, “comunicó”, etc.
Los verbos interpretativos débiles que expresan intenciones suaves acerca de las declaraciones efectuadas por el interlocutor. Como “admitió”, “acusó”, “suplicó”. También están los verbos interpretativos fuertes que expresan intenciones fuertes acerca de las declaraciones efectuadas por el interlocutor “acusó”, “amenazó”. Y por último, los verbos prelocutivos que son los verbos más interpretativos porque se refieren a los efectos que presumiblemente causan las palabras del que habla sobre un tercero “persuadió”, “sorprendió”, y “desconcertó”.
Titulo III: Elementos de la titulación Sección 1: Los titulares Los titulares constituyen el principal elemento de una información. Sirven para centrar la atención del lector e imponerle de su contenido. Han de ser inequívocos, concretos, asequibles y escuetos.
Los titulares responden fielmente a la información. En los casos de noticias, se desprenden normalmente de la entrada y jamás establecen conclusiones que no figuren en el texto. Los titulares y la entrada deben satisfacer la curiosidad primera del lector, que ha de quedar enterado de lo que ocurre sin necesidad de acudir al resto de la información.
20 Los elementos del titular, son el cintillo, antetítulo, título, subtítulo y sumario (uno o más) o solamente de uno o dos de estos elementos (entre los que figurará siempre el título). Cada uno de ellos constará preferentemente de una sola oración y no podrán tener entre sí una relación sintáctica.
El título no debe exceder de 13 palabras. Debe contener lo más importante de la noticia. En cuanto al antetítulo y al subtítulo, el antetítulo y el subtítulo o sumario son elementos que complementan el título y tienen casi siempre más palabras que la cabeza (o título), solamente se pueden emplear más de dos sumarios.
La cabeza cuenta la noticia, el antetítulo o el subtítulo, la explican o desarrollan los sumarios o destacados resaltan partes del texto. Estos elementos han de redactarse de tal manera que puedan leerse por separado unos de otros.
El antetítulo puede consistir en ocasiones en un epígrafe, esto es, titulares no noticiosos, sino de encuadre temático o geográfico. El epígrafe tendrá un tratamiento tipográfico específico, escrito siempre en mayúsculas y sin sobrepasar una línea de composición. El epígrafe centra la materia de la que se trata.
El encabezamiento de los artículos de opinión y los nombres de las colaboraciones o columnas fijas serán tratados tipográficamente como epígrafes. El cintillo es el elemento del titular utilizado para abarcar dos o más informaciones relacionadas entre sí, no constará de más de cuatro palabras, tiene un tratamiento tipográfico distinto al del antetítulo propiamente dicho y se sitúa por encima de aquél. Se utilizará cuando abarque al menos todos los textos de una página. Ello no implica que hayan de suprimirse otros antetítulos de informaciones insertadas en ellas.
Salvo en entrevistas y reportajes, sección de Cultura y Espectáculos y en los suplementos, las informaciones no llevarán más de una cabeza y antetítulo y sólo excepcionalmente podrán utilizarse todos los elementos del titular.
A modo de resumen, puede decirse que el antetítulo enmarca las noticias, el epígrafe las clasifica y el cintillo las agrupa. Estilo del título, los verbos de los titulares se deben escribir preferentemente en el tiempo presente. Se prefiere la afirmación a la negación.
Se prohíbe terminantemente el uso de expresiones en el titular –también restringidas en los textos- como “podría”, “no se descarta”, “al parecer”, “posible”, “probable”, y otras similares. La calidad del titular da la medida de la calidad de la noticia, tiene un título corto.
En un titular no debe hacerse mención al carácter exclusivo de una noticia por lo que no se utilizará expresiones como “declaraciones a El País” u otras similares. En los reportajes, un buen título no supera las seis palabras, debe mostrar ingenio y a la vez transmitir información, y a veces humor.
21 Todos los reportajes tendrán en su titular un título y un subtítulo que debe conectar con la idea del título, para explicarla o enmarcarla.
Sección 2: Una evasión por la cara Un recurso fácil y reprobable es titular con otros títulos, es decir, aplicar a un reportaje un título de película, de obra literaria o de una canción. Esta práctica demuestra escasa imaginación y abundante pereza mental. Tampoco sirve retocar el título original modificando algunas palabras.
En las cuñas conviene tener en cuenta que las dos o tres primeras palabras, que se compondrán en negra, hacen las veces de titular. Por tanto, hay que escribirlas con esa intención. Los títulos de fotonoticias no deben tener necesariamente carácter informativo, el título debe acompañar simplemente a la imagen.
El mejor titular es aquel que no necesita de signos de puntuación como la coma o el punto y coma. Jamás se emplearán admiraciones (salvo citas textuales) y debe limitarse el uso de los interrogantes. Los dos puntos se utilizarán sólo cuando después de un nombre propio siga una frase entrecomillada, una frase pronunciada por esa persona.
Nunca se utilizarán paréntesis en un titular, salvo en estos dos casos: para dar resultado de una competición deportiva (5-1), para localizar una población pero sólo cuando se trate de un lugar completamente desconocido: Anqing (China).
Las palabras de un titulan que han de escribirse en cursiva irán entre comillas simples, las comillas se reservan, en este caso, para las citas textuales. En cambio, los títulos engatillados se emplearán según corresponda la negra o la negra cursiva pero no las comillas simples.
Nunca se parten las palabras en un titular. Y, por lo que respecta a la división en líneas, se procurará que ésta entorpezca lo menos posible la comprensión de la frase. No deben emplearse siglas en los titulares, salvo que las conozca sobradamente la generalidad de los lectores.
Hay que procurar que no figure más de una sigla en un mismo título, antetítulo o subtítulo.
En los titulares está permitido comenzar con números, así como expresar cantidades en moneda extranjera. Los porcentajes han de escribirse con su correspondiente signo (%) unido a la cifra.
Hay que procurar que en los titulares de una misma página no se repitan palabras o la misma raíz de palabras distintas. Jamás un titular puede sustituir a la primera frase de un texto, a modo de premisa de la que se sigue un largo discurso. Tampoco un titular, puede prolongarse en los ladillos.
22 Un dato recogido en un titular no exime al redacto o al editor de incluirlo también en el texto. En cambio, la idea recogida en alguno de los elementos del titular no debe repetirse en un ladillo, ni siquiera con distintas palabras.
Los artículos de opinión, reportajes o comentarios serializados llevarán un antetítulo igual para todos los capítulos, que se numerarán y una cabeza distinta para cada entrega. Los números irán separados del texto por una barra, precedida por un cuarto de cuadratín. El número del último capítulo llevará delante una y.
Las informaciones generales emplearán normalmente titulación a una, dos, tres y cuatro columnas, según su importancia. En casos excepcionales se titulará a cinco columnas. Los reportajes, entrevistas e informaciones deportivas no se someten necesariamente a esta norma.
El ancho en columnas de los titulares vendrá dado por la importancia de la información y, en cierta medida, por la longitud del texto. El ancho condiciona igualmente el número de líneas posibles en cada titular, a cinco columnas no más de una línea, a cuatro, dos, a tres, dos, a dos, tres y a una, cuatro. En la primera página pueden emplearse cinco líneas para un título a una columna.
Sección 3: Los ladillos Las normas generales para su uso son las siguientes: nunca se puede situar un ladillo entre la pregunta y la respuesta de una entrevista. Un ladillo no puede repetir el mismo concepto del titular, aunque sea con distintas palabras.
Un titular, incluso siendo una oración completa, no puede prolongarse en los ladillos, hasta llegar a expresar una idea más amplia, enlazada por puntos suspensivos entre cada uno de estos elementos. La información y los ladillos deben redactarse de manera que estos últimos puedan ser eliminados sin afectar a la lectura del texto.
Las palabras que han de escribirse en cursiva, en los ladillos irán entre comillas simples; las comillas se reservan, en este caso, para las citas textuales.
En los ladillos, no se parten palabras ni se emplean signos ortográficos como los de interrogación o exclamación, los paréntesis o los puntos suspensivos. No llevan punto final.
Las informaciones con menos de 600 palabras o 60 líneas de máquina no deben llevar ladillos, a no ser que encabecen una información complementaria. Su inclusión obligatoria, determina la altura de la columna en la que figure un ladillo (como mínimo, 40 líneas de composición) y no la extensión total del texto.
23 Los ladillos no pueden ir al principio ni a final de columna. Tres líneas es lo mínimo que debe de haber, tanto en la cabeza como en el pie, para que se incluya un ladillo. El párrafo que sigue a un ladillo no se sangra.
Sección 3: Noticias Pirámide En un texto informativo, el uso de la técnica de la pirámide invertida (de mayor a menor interés) es conveniente, pero no obligatorio. Siempre se ha de comenzar por el hecho más importante, que estará recogido, a su vez, en el título. El párrafo siguiente puede constituirlo una frase que explique la entradilla o contenga los antecedentes necesarios para comprender el resto del artículo, rompiendo así la relación de hechos. Lo mismo puede ocurrir con párrafos sucesivos.
Entradilla La entrada es el primer párrafo de la noticia, contendrá lo principal del cuerpo informativo pero no es un resumen o sumario. Tiene que ser completa y autónoma como para que el lector conozca lo fundamental de la noticia sólo con leer el primer párrafo. De él se desprenderá necesariamente el título de la información. Su extensión ideal, unas 60 palabras.
El primer párrafo no debe contener necesariamente las clásicas respuestas a las preguntas qué, quién, cómo, dónde, cuándo y por qué. Estas respuestas pueden estar desgranadas a lo largo de la información –lo cual requerirá dos o quizá tres párrafos- pero siempre según la mayor o menor importancia que cada una de ellas tenga en cada caso.
Algunas entradillas son nefastas ya sea porque una larga cita entrecomillada, obliga al lector a esperar varias líneas para saber quién es el autor de la frase. Sólo esto es válido cuando recoge una frase breve y contundente. Por ejemplo: “Es espantoso, está muerto” sollozó Carmen Serna al acariciar el cuerpo de su marido.
La entradilla de estilo notarial de narración ha de ser sustituida por algo más imaginativo, donde destaquen las consecuencias de los hechos.
Tema 6. El párrafo de entrada El párrafo de entrada, es después de los elementos de titulación, el elemento más importante de la estructura de una información. En una noticia, ante todo, el primer párrafo debe suministrar la información básica del asunto noticioso que abordamos. Así en el titular se expone el elemento esencial de la noticia y en el primer párrafo se amplían o se detallan los datos expuestos en el titular.
24 El titular y el cuerpo de la noticia deben tener una coherencia semántica. Nunca el titular puede destacar una parte de la noticia a la que el cuerpo no le de importancia.
No hay coherencia lineal por lo que no debe haber una continuidad narrativa entre titular y cuerpo.
Debe cumplir con dos requisitos básicos: situar al lector ante los elementos fundamentales de una noticia y captar y mantener su atención. Este primer párrafo juega un papel diferente en función del género periodístico en el que encaje el texto que estemos elaborando. En una noticia, aunque conviene que llame la atención lo fundamental, será que suministre la información básica. En el reportaje, la entrevista o la crónica buscaremos ante todo atraer la atención del lector, por lo que podrían incluirse no estrictamente informativos.
Párrafo de entrada o entradilla. Las 6 w’s origen y funcionalidad Con mucha frecuencia se confunde la entradilla con el lead o el párrafo de arranque aunque son dos elementos distintos de una información.
La entradilla es un recurso estético con una presentación singular, letra negrita y/o columnas falsas que persiguen atraer la atención del lector y facilitar la lectura. La entradilla se distingue tipográficamente del cuerpo de la información y nos descubre de forma escueta y objetiva un hecho. Es un texto puramente informativo y al leerlo obtenemos una idea clara sobre el hecho noticioso.
No todas las informaciones tienen entradilla, todas las noticias es un primer párrafo (lead) que forma parte del cuerpo de la información. Las diferencias entre entradilla y lead (primer párrafo) son que la entradilla no forma parte del cuerpo de la noticia y se destaca tipográficamente mientras que el párrafo de arranque es el primer párrafo del cuerpo de la noticia.
El primer párrafo recoge los elementos esenciales de una noticia mientras que la entradilla es una síntesis de la información contenida en la noticia. La entradilla recoge los aspectos más destacados de la noticia y el lead solo algún o algunos de ellos. Todas las informaciones tienen lead pero no todas tienen entradilla.
La extensión ideal son de unas 60 palabras. El lead es el paso por el cual el lector decidirá o no continuar al interior de la noticia por eso presenta dos exigencias: captar la esencia del acontecimiento y conseguir que el lector se adentre en el escrito.
El origen del párrafo de entrada se remonta a la Guerra de Secesión norteamericana. Los corresponsales tenían que resumir en el primer párrafo lo más importante por si la comunicación se cortaba y no llegaba el mensaje completo, de ahí que ese primer párrafo tradicionalmente respondiese a las 5 w’s dando a conocer primero los datos más importantes para luego dar los datos secundarios de la noticia.
25 Esa estructura redaccional es la que denominamos pirámide invertida, es decir, los detalles circunstanciales del acontecimiento van surgiendo en párrafos individualizados y por orden decreciente de importancia en función de los elementos que dan significado y relevancia a la noticia. Esto permitía una posterior manipulación de los textos en los talleres más segura y sí, por exigencias del espacio, hubiese que quitar líneas se empezaba por las del final con la certeza que eran las menos importantes.
En la actualidad, la edición electrónica permite a los periodistas saber con exactitud el espacio del que dispone y poder estructurar su texto en función del mismo. Además ahora se pueden modificar líneas, párrafos, etc de tal manera que la pirámide invertida ha dejado de ser una estructura casi obligada para ser una alternativa más. Y es que el periodista no tiene necesariamente que dar respuesta en ese párrafo a todas las preguntas básicas de las noticias y su sentido periodístico le indicará si alguno de esos datos puede reservarse para otros párrafos.
Normas básicas de redacción del primer párrafo Debe enunciar de forma muy clara aquello de lo que va a tratar la noticia, que debe ser muy similar a lo descrito en el titular por lo que los titulares deben salir de ese primer párrafo.
Debe situar al lector en el escenario de los hechos y enunciarle, de manera muy breve el alcance de los mismos. Debe despertar el interés en el lector para que siga leyendo y hay que evitar la entrada del mensaje principal, así como no empezar las noticas con adverbios o locuciones adverbiales.
La entrada no se escribe como si fuese la continuación del titular. Por lo general, es conveniente evitar una cita en el comienzo del primer párrafo y no es aconsejable incluir largas citas en el párrafo de arranque pues suele implicar no incluir otros datos importantes de la noticia.
Tema 7. El estilo informativo La capacidad de comunicar. El libro de estilo la principal cualidad que debe tener un periodista es la capacidad de comunicar y la principal herramienta con la que cuenta para trasladar los mensajes a sus lectores es el lenguaje. Este debiera servir al periodista para expresar los hechos noticiosos de manera que los lectores entendieran lo que ha sucedido de forma sencilla y rápida.
Claridad, precisión y sencillez son los rasgos que deben caracterizar el lenguaje periodístico. Debe ofrecer muestras de originalidad y de creatividad.
Los libros de estilo son manuales que establecen las normas internas que se deben seguir para elaborar las noticias: el cómo debe escribirse para ese medio.
26 Tratan también cuestiones de fondo relativas a los planteamientos generales de la constitución de los textos, a los procedimientos y recursos que deben seguirse en ella y a principios y criterios de comportamiento profesional. Tratan de asegurar un correcto uso del lenguaje y unificar sistemas y formas expresivas con el fin de dar personalidad al propio medio y facilitar la tarea al lector.
El estilo periodístico El estilo periodístico es la manera en la que debe escribir el periodista. Debe ser un lenguaje: claro, sencillo y conciso. El estilo periodístico para escribir informaciones tiene como fin último la claridad, aun a costa de la concisión que debe construir otro objetivo, junto con la corrección en el lenguaje, dando lugar a cada palabra su auténtico sentido (sea o no sea figurado). Por lo tanto, hay que tener en cuenta la regla de las tres ces: claro, correcto y conciso.
La claridad implica que el texto debe entenderse sin lugar a dudas. Hay que evitar palabras ampulosas (complicadas), entre dos o más términos correctos eligen siempre el más sencillo. No conviene la repetición constante de palabras y siempre hay que procurar buscar sinónimos.
Los periodistas tienen la obligación de comunicar y hacer accesible al público en general la información técnica o especializada. La presencia de palabras eruditas no explicadas refleja la incapacidad del redactor para comprender y transmitir una realidad compleja.
Los periodistas deben cuidar de llamar a las cosas por su nombre, sin caer en los eufemismos. Los términos empleados deben ser comunes pero no vulgares. Cuando haya que incluir vocablos poco frecuentes es preciso explicar al lector su significado.
El texto periodístico no debe llamar la atención sobre sí mismos, sino sobre la historia que nos cuenta. Debemos buscar un estilo conciso, evitando lo superfluo, evitando alargar las frases de forma innecesaria pues lo único que conseguimos con ello es hacer más complicada la lectura de la noticia. Hay que intentar decir todo lo que se deba decir con el mínimo número de palabras.
Importa muchísimo escribir corto y ceñido. Es importante que se cumplan las normas de la gramática, la sintaxis y la puntuación. Nuestros textos serán más claros si se sigue el orden lógico de la oración: sujeto-verbo-complementos (complemento directo-complemento indirecto-complementos circunstanciales).
Las frases deben ser cortas, con una extensión máxima aconsejable de 20 palabras. Sujeto, verbo y predicado es regla de oro. No obstante, conviene variar la longitud y estructura de las frases y párrafos. Es una forma de mantener el interés. Cambiar la forma, el orden y los elementos de las frases resulta más importante incluso que cambiar su longitud. Es preferible utilizar los verbos en activa y en tiempo presente. Esto acerca la acción al lector.
27 El periodista debe ser exacto y riguroso. Debe escoger los términos más específicos y precisos, los que mejor se ajustan a los hechos que narra. La información debe ser exacta.
Hay que evitar expresiones como “varios”, “un grupo”, “algunos”, “numerosos” para sustituirlas por datos concretos.
Introducción a los estilos (continuación) Básicamente las informaciones que vemos en los periódicos se pueden catalogar en uno de estos dos estilos periodísticos. Como el estilo directo (propio de las noticias) y el indirecto (más frecuente en los reportajes).
La diferencia es que el estilo directo da a conocer los datos recopilados por orden descendente de importancia, mientras que el estilo indirecto también llamado el estilo de color, eleva algún detalle por encima de donde debiera ir para hacer más amena la redacción. En la redacción de noticias no debe aparecer la figura del redactor en el texto.
Por lo tanto no está permitida la presencia de la primera persona del singular y del plural.
Ni siquiera expresiones como “en nuestro país” puesto que el periódico se ve también fuera de España, o en España por personas extranjeras.
El yo del periodista puede existir en algunas modalidades de reportaje y crónica. El estilo del periodista es tanto más eficaz, en la medida que se presenta con mayor apariencia de cosa objetiva e indiscutible.
Uso correcto de la palabra La propia urgencia con que se redactan los textos periodísticos fomenta la creación de un lenguaje con cierta tendencia al uso de las frases hechas, metáforas manidas y tópicos.
Debe evitarse las tentaciones que, a veces, acechan al periodista.
Algunas de ellas son: literaturizar su estilo, se hace mucho en las crónicas deportivas y las taurinas. El artículo periodístico no es una novela que opta a premios literarios: por eso ha de plegarse a normas de estilo. Tampoco se debe emplear un lenguaje administrativo, el que emplean los políticos para no referirse con sinceridad a las cosas “los periodistas han de escribir con el estilo de los periodistas, no el de los políticos. Los economistas o los abogados”.
Tampoco se deben usar vulgarismos, creyendo que así se acercan más fácilmente al lector.
“Los términos deben ser comunes, no vulgares. Cuando haya que incluirlos es preciso explicar al lector su significado”.
Otras cosas que no se pueden hacer es difundir extranjerismos innecesarios “el uso del castellano significa que no se deben emplear en textos informativos palabras ni frases en otros idiomas”. Solamente en circunstancias excepcionales se podrán incluir palabras o 28 frases en otros idiomas si resultan imprescindibles para comunicar información fundamental o transmitir el ambiente reinante es un acontecimiento”.
La abundancia de eufemismos tampoco es recomendable: los eufemismos son palabras o expresiones que sustituyen a otras palabras porque estas últimas resultan violentas por aludir a realidades o ideas que también resultan ingratas. Por ejemplo: en vez de “país subdesarrollado” “país pobre” o evitar enumeraciones del tipo “los factores políticos, económicos, sociales y cultural indican…” Es mejor decir “todos los indicadores apuntan…” nunca termine una enumeración con la palabra etcétera, escriba “y otros factores”.
También no se deben usar los circunloquios (palabras propias del lenguaje específico de una ciencia, técnica o profesión) o frases hechas (conjunto de palabras que posee un significado unitario que no equivale a la suma de los significados individuales de cada uno de los términos) el periodista debe procurar que no sean un simple y vulgar cliché, sin originalidad.
Las citas Los periodistas basan gran parte de sus noticias en las informaciones que les proporcionan las fuentes. Las citas –la transcripción de lo que alguien ha dicho- contribuyen a dar credibilidad al texto y se pueden presentar de diversas formas.
Cita indirecta: el periodista parafrasea o resume lo que ha dicho la fuente y sigue la siguiente estructura: verbo del haba + conjunción subordinante + transposición (afirmó+ que+ el problema es…) “El responsable del Movimiento Contra la Intolerancia, afirmó que el problema es que el sector es irregular”.
Cita directa: las palabras de la fuente se incluyen en el texto de un modo literal y entre comillas. El periodista informa antes o después en su interior quién es la fuente.
Precede a la cita: Se introduce con decir y dos puntos (Esteban Ibarra, responsable del Movimiento Contra la Intolerancia, afirma “El problema es que este sector es irregular”.) Sigue la cita: Se engarza directamente la cita con una frase del periodista (“El problema es que este sector es irregular”, expone Esteban Ibarra, responsable del Movimiento Contra la Intolerancia).
En medio de la cita, mejor en una pausa natural (“Creí haberlo visto todo, declaró el testigo, pero esto fue demasiado para mí”). Una conjunción subordinante no puede ir seguida de comillas (cita literal) por muy bien que pueda sonarnos el resultado. Por ejemplo: “Obama reconoció que “las relaciones entre EEUU y las comunidades musulmanas han estado corroídas durante muchos años”. Cuyas correcciones son “Obama reconoció que las “relaciones entre…” o “Obama reconoció: “Las relaciones entre…” 29 En el libro del Estilo de El País se dice que es un error utilizar el estilo directo y el indirecto con una conexión semántica incorrecta. Para exponer esa idea correctamente es posible decir “su esposa comentó anoche que su marido no estaba” o “su esposa comentó anoche”: “Mi marido no está”. Pero nunca la mezcla de ambas. Otro ejemplo sería: “la doncella aseguró que no podía contestar “porque estoy sola con las niñas. Llame una hora más tarde”.
Aquí se produce un error de concordancia en los verbos “la doncella no podía porque estoy sola” ¿A quién corresponde estoy, al periodista o a la doncella? El hecho de que se escriban comillas no indica que a partir de ese signo comience una frase que no ha de estar relacionada sintácticamente con la que le da concordancia.
Se debe procurar que las citas contengan una información adicional a los datos expuestos.
Lo normal es que el periodista presente el tema y utilice las citas para explicar lo expuesto u ofrecer detalles de los hechos que se están narrando. En ningún caso, la cita debe repetir lo expuesto por el periodista.
Incorrecto: Entre las soluciones barajadas, el conferenciante destacó la muerte de Castro como fin seguro de su régimen personalista. La revolución terminará “sólo con el fin de Castro” afirmó el profesor Amores.
Lo correcto sería: Al referirse a las soluciones, el profesor Amores señaló que “la revolución terminará solo con el fin de Castro”.
Algunas pautas que se debe seguir en la edición de citas son: respetar el sentido de lo que señala la fuente, especificar de dónde proviene la cita, las afirmaciones nunca se pueden separar de los matices y de las excepciones, si es necesario para entender las declaraciones incluir el texto extralingüístico, si hay dos citas muy próximas la atribución de la segunda debe ir al principio, aunque la cita sea muy larga solo se atribuye una vez y no se debe terminar un párrafo con una cita y comenzar el siguiente con otra.
Respecto al nombre y al cargo, la profesión que desempeña el protagonista de la noticia siempre debe quedar reflejada en el texto. Cuando en una información se cite por primera vez a una persona se escribirá siempre el cargo u ocupación que la identifiquen y el nombre propio completo. El segundo apellido solo es necesario cuando la persona sea conocida por los dos o lo prefiera así y en los casos de identificación dudosa o confusa. En las restantes referencias puede omitirse el nombre de pila, y si no se dan las circunstancias que aconsejan su inclusión, también el segundo apellido.
En ocasiones, la persona es más conocida por su segundo apellido y éste es el que ha de emplearse como segunda referencia como “Zapatero”.
En estos casos la coma toma un valor fundamental al tener que recurrir a las aposiciones equivalentes. Las aposiciones equivalentes son aquellas que desde el punto de vista del 30 significado, definen al sujeto o lo complementan. Por ejemplo: “El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró ayer…”.
En esta ocasión, la aposición (,Mariano Rajoy,) equivale a todo el grupo “el presidente del Gobierno” y fijémonos en que de esa equivalencia forma parte también el artículo “él” eso implica que tanto el emisor como el receptor del mensaje saben de qué se trata, ya que, solo una persona reúne todos esos requisitos, Mariano Rajoy. El siguiente ejemplo no casa con la lógica de nuestro lenguaje: “El jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, viajó ayer a Portugal” Esto se trata, de nuevo, de una aposición equivalente: “el jugador del Real Madrid” equivale a “Cristiano Ronaldo” pero estamos hablando de “el jugador” y no de “un jugador” y allí se rompe la lógica del mensaje (frase) tal como estaba expresada. Porque previamente no teníamos establecido de manera tácita que “el jugador del Real Madrid” ha de ser necesariamente Cristiano Ronaldo (al contrario de Mariano Rajoy donde no cabía más opción). Porque Cristiano Ronaldo es “un jugador del Real Madrid” así pues se debió eliminar la aposición (y, por tanto, se debieron suprimir las comas) “El jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo viajó ayer a Portugal”.
31 ...

Comprar Previsualizar