Apunts microeconomia (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Rovira y Virgili (URV)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Microeconomía
Profesor A.O.
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 30/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 2: EL MONOPOLIO Y LA DISCRIMINACIÓN DE PRECIOS    1. El equilibrio del monopolio. Las curvas de demanda y oferta del monopolista.
Una empresa monopolista se enfrenta a la verdadera curva de demanda del mercado y, por tanto, no cabe distinguir entre la demanda de la industria y la curva de demanda percibida por una empresa. Esta verdadera curva de demanda tiene normalmente pendiente negativa y de ahí se desprende tanto el poder del monopolista, como los límites que tiene.
El poder que tiene el monopolista aparece por distintas causas: 1º) Un monopolista no esta obligado a aceptar un precio determinado, es decir, no es precioaceptante. El monopolista, por tanto, puede buscar el precio mas adecuado.
2º) El monopolista puede adoptar decisiones sobre el nivel de producción y el precio.
3º) El precio y la cantidad no son variables absolutamente independientes. Todo lo contrario, el monopolista está limitado por la disposición a comprar de los consumidores, es decir, esta limitado por la demanda. En una economía de intercambio voluntario, los demandantes no pueden ser obligados a situarse por encima de sus curvas de demanda y, por tanto, la elección de un precio conlleva la respuesta de los consumidores a ese precio y, por consiguiente, sus ventas de igual forma. Si el monopolista elige vender una determinada cantidad, tiene que reconocer que no puede elevar el precio por encima del correspondiente a ese nivel de producción sobre la curva de demanda.
4º) El monopolista se enfrenta a una curva de demanda del mercado con pendiente negativa y eso implica que para vender más, tiene que aceptar una reducción del precio o para un precio mayor, tiene que reducir sus ventas.
Estos cuatro motivos implican que ahora, para el monopolista, el precio ya no iguala al ingreso marginal, y al incrementarse las ventas en una unidad, los ingresos totales experimentan dos efectos contrapuestos: a) Los ingresos totales aumentan pos la unidad adicional producida.
b) Se reducen (al mismo tiempo) porque las unidades vendidas, lo son a un precio inferior.
Como consecuencia de un aumento en la cantidad Producida, se produce una disminución en el precio.
El ingreso margina (I´) es la suma de los dos efectos anteriores, y, por tanto, es menos que el precio: I´< p Si la demanda viene dada por la función: p = p (q) y el ingreso total ( IT) lo definimos: IT = p.q . Entonces el ingreso marginal: I´= dIT / dq = p + q dp/dq < p En resumen, el I´ es menor que el precio en todos los niveles de producción mayores que cero y, por tanto, la curva de I´ siempre se encuentra por debajo de la curva de demanda o también llamada ingreso medio.
El I´ también lo podemos expresar: I´ = p + p/p . q . dp/ dq = p. ( 1 - 1/ (E)) E: elasticidad precio de la demanda El I´ es positivo si la elasticidad de la DD es menor que -1.
El I´ es negativo si la elasticidad de la DD es mayor que -1.
El I´ es cero si la elasticidad de la DD es igual a -1.
Suponemos que el objetivo del monopolista es la maximización del Bº, por tanto, si su función de costes tiene la expresión: C = C (q ), el monopolista tiene la capacidad de elegir el nivel de producción para conseguir este fin.
Para elegir el nivel de producción “q” que maximice el Bº: p(q ) .q - C (q ) ´ Para maximizar: 1º) dB/ dq = p + q . dp /dq - dC /dq = 0 Condición de máximo Bº en monopolio.
2º) d B/ d q = d I/ dq d C/ dq < 0 Puesto que el C´ es positivo, el monopolista, para maximizar su Bº, nunca operará en el tramo de que la DD es inelástica, es decir, donde E > - 1 ( I´< 0, y no se puede igualar a un C´ positivo).
En el caso límite donde C´ = 0, el óptimo del monopolista se encuentra donde la elasticidad precio sea igual a - 1.
Por tanto, en general, el monopolista operará en la región en que la demanda sea elástica para que el I´ se también positivo ( I´ = C´).
Representación de los IT y CT donde el óptimo se obtiene en los puntos donde mayor sea la distancia vertical entre las dos curvas y en los puntos que tengan las misma pendiente las dos funciones: Ahora vamos a considerar las curvas de C´ e I´ . Nos encontramos con tres situaciones distintas: 1ª) BENEFICIOS: Bº = ( p1 - C*) . q1 2ª) BENEFICIOS NULOS: 3ª) PÉRDIDAS: (en todos los casos) * Curva de oferta monopolista: Una curva de oferta se define como el conjunto de puntos que nos muestra el precio mínimo al cual se venderá cada cantidad; pero en el caso del monopolio, no existe una relación única entre el precio y las cantidades ofrecidas por un monopolista.
El precio “p” es el mismo para las cantidades q1 y q2 producidas, asociadas a las curvas de DD distintas, es decir, que cualquier precio de monopolio puede dar lugar a una amplia variedad de niveles de producción, dependiendo de la elasticidad- precio de la demanda y de la posición de la curva de DD y, por tanto, para un monopolista no hay una relación única entre precio y cantidad, lo que significa que no hay curva de oferta.
2. Causas del monopolio. El monopolio natural.
1) Patentes sobre nuevas invenciones: Las patentes conceden el derecho en exclusiva a la utilización o producción de una innovación. Las patentes se conceden debido a que protegen e incentivan la investigación.
Si las empresas no tuvieran la perspectiva de obtener una patente, no estarían motivadas para invertir en la investigación. Si cuando de realiza un descubrimiento importante, al propietario de la patente se le concede el monopolio sobre el nuevo producto, esto supone un claro estímulo para la investigación. Pero, al cabo del tiempo, aparecerán nuevos productos que son un sustituto al que se ha patentado inicialmente y esto, romperá la situación de monopolio.
2) Control sobre determinadas materias primas: Alguna empresa tiene el control casi en exclusiva de determinadas materias primas necesarias para la producción de un bien; esto les confiere una situación de privilegio en la explotación del recurso o en la utilización del mismo para la producción.
3) Franquicias de mercado: La Administración Pública, tanto a nivel central como local, suele conceder a ciertas empresas el derecho en exclusiva de vender algún bien o prestar determinados servicios.
Por ejemplo, los Ayuntamientos suelen otorgar a una única empresa, mediante una concesión administrativa, a prestar los servicios de transporte urbano.
El sistema de franquicia no solo lo emplea la Adm. Pública, sino también las empresas privadas. Así, por ejemplo, determinadas empresas que lanzan al mercado ciertos productos diferenciados mediante una marca y que suelen ceder el derecho exclusivo para vender productos de una determinada marca ( Mc Donals).
4) El coste de establecer una planta eficiente ( monopolio natural): En ciertos casos, son razones puramente económicas las que aconsejan el establecimiento de un monopolio, porque incluso contando con una única empresa, su producción se lleva a cabo en el tramo descendiente de su curva de costes.
En este caso estaríamos ante lo que llamamos monopolio natural. Éste se presenta cuando hay rendimientos crecientes a escala o lo que llamamos: “economías de escala”.
Los rendimientos crecientes suelen aparecer ligados a la presencia de factores indivisibles como la maquinaria y ciertos equipos especializados.
Por ejemplo, es posible producir un automóvil artesanalmente, pero la tecnología empleada para su producción en cadena, es muy distinta a su producción artesanal y resultaría muy difícil adaptar esa maquinaria a niveles distintos de producción, por lo que la mayor eficiencia de la maquinaria diseñada para la producción en cadena, se daría a altos niveles de producción. Eso ocasiona la indivisibilidad de la producción en cadena ( los C* van disminuyendo al aumentar la producción hasta lo que tiene previsto producir: “mínimo de la curva de C*).
La existencia de estas economías de escala suponen una barrera natural a la entrada de competidores, porque una empresa que opera con estas condiciones puede desbancar a cualquier competidor de tamaño reducido, apoyándose en el hecho de que sus costes por unidad se reducen a medida que se eleva la producción.
Los monopolios naturales se suelen dar en servicios públicos tales como la generación de energía eléctrica, la red de conducción de gas natural, teléfonos, etc… Por lo general, las empresas que prestan estos servicios, suelen estar reguladas ( suelen ser empresas públicas). El decir que están reguladas significa que el estado fija el precio y la producción de la empresa.
3. La discriminación de precios.
En un mercado perfectamente competitivo, a cada comprador se le cobra el mismo precio por cada unidad de bien. Como el producto es homogéneo y suponemos que existe una perfecta información por parte de los compradores, no pueden existir diferencias en el precio y cualquier vendedor que tratara de vender a un precio mayor que el precio corriente se encontraría con que nadie le compraría el producto.
En el caso del monopolio, hemos supuesto hasta ahora que los monopolistas cobrarán el mismo precio a todos los consumidores por todas las unidades. Sin embargo, un monopolista tiene la capacidad de cobrarle a diferentes personas diferentes precios y/o cobrar diferentes precios unitarios por unidades sucesivas adquiridas por un comprador determinado. A cada una de estas posibilidades o a la combinación de ellas se le llama “Discriminación de Precios”.
La razón por la cual una empresa le interesa comprometerse en un proceso de discriminación de precios se debe al hecho de que donde sea posible esa práctica, le conducirá a una situación de mayores ingresos y mayores ganancias a partir del mismo nivel de producción y ventas unitarias.
Pero existen tres condiciones para que se pueda llevar a cabo la discriminación de precios: 1ª) La empresa debe tener algún poder en el mercado.
2ª) La empresa debe ser capaz de separar los mercados, tanto en términos de identificar las personas y unidades de producción con sus respectivos segmentos de mercado, como en términos de evitar la reventa entre los distintos mercados.
3ª) Los compradores en los diferentes mercados deben tener diferentes elasticidades - precio de la demanda.
Distintas necesidades del bien: Cantidades pequeñas: precios altos DISTINTOS MERCADOS Cantidades grandes: precios bajos.
Además, es necesario que el monopolista pueda identificar y evitar la reventa del producto por parte de los compradores que pagan un precio bajo hacia aquellos a quienes se les cobraría un precio más alto.
     El propósito fundamental de las políticas discriminatorias de precio es absorber una mayor parte del excedente de los consumidores, cargando precios o tarifas distintas según los consumidores y aprovechando su heterogeneidad y su diversa disposición a pagar según lo que vayan a adquirir.
* Excedente del consumidor.
Es la renta con la que habría que compensar al consumidor para que redujera su consumo del bien “q” a una cantidad o manteniéndose en la misma curva de indiferencia (para que la satisfacción o utilidad no varíe).
Gráficamente, el excedente del consumidor es el área que se encuentra por debajo de la curva de demanda.
SITUACIÓN DE DISCRIMINACIÓN DEL CONSUMIDOR DE 1º GRADO Precio de la última unidad = C´ (Precio que pagaría cualquier consumidor) EXCEDENTE = renta de la que se apropia el monopolista.
Podemos clasificar distintos tipos de discriminación de precios: a) Discriminación de primer grado o perfecta: El monopolista cobra a cada consumidor y por cada unidad “q” que adquiere a un precio igual a la disposición marginal a pagar de ese consumidor, por la correspondiente unidad de bien.
La consecuencia de este proceso de discriminación es que el monopolista se apropia de la totalidad del excedente del consumidor que genera el mercado cuando todas las unidades se venden al mismo precio. Y en este, la maximización del Bº por parte del monopolista supone alcanzar aquel nivel de producción para el cual el C´ y los beneficios totales para el monopolista serán mayores tanto para el mayor nivel de productividad como por la apropiación del excedente del consumidor.
Este tipo de discriminación de precios requiere una serie de condiciones que hacen que sea difícil la utilización de este procedimiento en la práctica. Motivos: Problemas de información porque el monopolista debe de ser capaz de identificar a cada uno de los consumidores, ya que debe realizar una segmentación del mercado individuo por individuo.
Problemas de “relación” de las preferencias de los consumidores y eso provoca que sean necesarias distintas tarifas.
Problemas de heterogeneidad de los consumidores y eso provoca que sean necesarias distintas tarifas.
Problemas de reventa o transferencia entre consumidores.
Problemas legales o compromisos de igual precio o trato.
b) Discriminación de precios de 2º grado: Consiste en cobrar el mismo precio a todos los consumidores aunque este precio varíe según cuál sea la cantidad comprada. Ejemplo: realización de un descuento en función de la cantidad que compre el consumidor.
c) Discriminación de precios de tercer grado: Consiste en cobrar un precio distinto a cada consumidor, aunque ese precio es el mismo para todas las unidades adquiridas. También se le llama “ Segmentación del mercado”.
4. Monopolio y competencia perfecta. La ineficiencia del monopolio.
El comportamiento de una empresa en competencia perfecta supone que se determina el nivel de producción de forma que C´= p (p: precio de mercado) Max. Bº C´= p se fija la producción Para el monopolio la situación es distinta, en el caso de competencia perfecta a L/P el precio que iguala la oferta y la demanda deberá coincidir con el C´ del nivel de producción correspondiente.
Vamos a representar gráficamente las situaciones de equilibrio del monopolio y la competencia perfecta, que resultan de aplicar sus respectivos criterios de maximización del Bº .
SITUACIÓN DE MÁXIMO Bº PARA COMP.PERFECTA Y PARA EL MONOPOLIO.
La curva de C´del monopolista es la que equivaldría a la del conjunto de las empresas que componen el mercado en competencia perfecta, y la posición de equilibrio para este mercado de competencia perfecta viene dada por la producción qc para el cual C´= pc . Con respecto al monopolio, el criterio de igualación de I´= C´ lleva a determinar, comparando con la competencia perfecta, un menor nivel de producción qm y un precio más elevado.
Por tanto, la consecuencia es que comparando el monopolio y la competencia perfecta, esta claro que es más deseable esta última porque alcanza un nivel de producción más elevado pero a un menor precio, y en concreto, serán los individuos quienes sufrirán las consecuencias de la existencia de un monopolio, en términos de la reducción que experimenta el excedente del consumidor para todo el mercado.
Gráficamente esta reducción del excedente del consumidor lo vamos a representar por las áreas A y B.
A: área por debajo de la curva de demanda que resulta del incremento de precio que debe satisfacerse por las unidades qm.
( porque se ha elevado el precio de pc a pm) B: pérdida del excedente ocasionada por el descenso del nivel de producción.
Desde el lado de la oferta podemos comprobar, que parte de la reducción en el excedente del consumidor que se produce en el monopolio, es absorbida como un aumento en el excedente del productor.
Sin embargo, también la variación del excedente del productor vendrá dada por el área C, situada por encima de la curva de C´; esta área C representa la pérdida del excedente del productor debido a que el nivel de producción del monopolista se sitúa en el qm en lugar de en qc.
* Excedente del productor: Al igual que el excedente del consumidor, el excedente del productor se puede considerar como la cantidad que obtiene el productor por encima de la que estaría dispuesto a recibir con tal de no dejar escapar las ventas. Para una producción determinada, el excedente del productor vendrá dado por la suma de los excedentes obtenidos en las distintas unidades que componen dicho nivel de producción.
Gráficamente: CONSECUENCIA: el monopolio supone frente a la competencia perfecta, una pérdida de bienestar para la sociedad, representada por las áreas B, C de la figura.
Esta es la razón por la que se afirma que el monopolio es ineficiente en comparación con la competencia perfecta. Y el origen de esa ineficiencia el es hecho de que el precio que paga el consumidor por la última unidad producida es mayor que el coste de producirla.
En competencia perfecta: se benefician consumidores y se perjudican los productores.
En monopolio: se benefician productores y se perjudican los consumidores.
5. La regulación del monopolio. Regulación de precios establecidos de impuestos sobre los monopolistas.
Debido a la pérdida de eficiencia que supone el monopolio en relación con la competencia perfecta, no resulta extraño que se hayan sugerido diversas propuestas para tratar de regular el funcionamiento del monopolio con el objetivo de reducir las ineficiencias con él asociadas. Se han sugerido varias políticas para regular los monopolios con el objetivo de reducir la pérdida de bienestar. Se agrupan en cuatro categorías las formas de agrupar el monopolio: 1. Regulación de precios.
Suponemos que los monopolistas no pueden cobrar un precio más alto que un precio tope ( p ); ¿ cómo seleccionarían los monopolistas la producción que maximice las ganancias? Para contestar esta pregunta es necesario determinar la curva de I´ con un precio tope y después determinar la producción que maximice las ganancias mediante la intersección de la curva de I´y la curva de C´.
Gráficamente representamos la curva de I´ con un precio tope “ p “.
Así pretende el gobierno que no haya ineficiencia con el monopolio.
El precio p siempre coincide con el corte del C´, ya que al estado le interesa que coincida ( como si fuese el caso de competencia perfecta).
Se pueden considerar tres situaciones dependiendo de si el precio tope es inferior, igual o más alto que el precio que se obtiene de la intersección de la curva de DD y del C´.
En el caso en que el precio regulado “ p “ este al nivel donde la curva de C´ intersecta la curva de DD la solución del monopolio coincide con la competitiva y no hay pérdida de bienestar.
Pero a su vez, tendríamos dos posibilidades más: a) p está situado por debajo del nivel competitivo.
En este caso, el precio regulado que cobra el monopolista es inferior al de la competencia perfecta.
A: punto de equilibrio competitivo.
B: punto de equilibrio del monopolista ABE : pérdida del bienestar para un monopolio regulado.
ACD: pérdida del bienestar para un monopolio no regulado.
Así, al imponer un precio tope se reduce el conste de bienestar del monopolio.
b) p esta situado por encima del nivel competitivo.
Cuando no tiene regulación, la cantidad producida por el monopolista es qm y el precio cobrado es pm. Pero con la regularización de precios, la cantidad producida es “ q “ y el precio cobrado es “ p “. Por lo tanto, la cantidad es más alta y el precio inferior, pero “ p “ es mayor que el precio competitivo y “ q “ es inferior a qc.
ACD: coste del bienestar del monopolio no regulado.
ABE: coste del bienestar del monopolio con el precio tope “ p “.
El resultado es similar al caso anterior excepto en que ahora el precio es más alto que el C´ y, por tanto, el monopolista tiene mayores ganancias. La diferencia básica entre los dos casos se encuentra en las ganancias que obtiene el monopolista.
Hay otros sistemas para fijar los precios regulados: * Criterio de fijación de los precios por el costo promedio: Suponemos que las autoridades desean eliminar todos los Bº que obtiene el monopolista.
Para ello, le obligan a establecer un precio igual al C*, es decir, al nivel en que la curva de C* corta a la de demanda. Se puede observar en el gráfico q el precio sería inferior al competitivo, siendo la producción superior.
* Criterio de fijación de precios por el C´: Suponemos que el criterio de fijación de precios que el gobierno impone al monopolista es el del C´, de forma que el precio se establece al nivel correspondiente a la intersección de la curva de DD y la de C´ . Además, al monopolista se le exige que produzca toda la cantidad que se demanda a ese precio, de tal forma que la cantidad lanzada al mercado sea socialmente óptima.
En el caso en que el monopolio surja como consecuencia de la existencia de rendimientos crecientes ( caso de los monopolistas naturales), los C* decrecen a lo largo de toda la curva de demanda, de tal forma que una sola empresa puede hacerse cargo de toda la producción a un menos coste que un grupo de empresas. En este caso, si se opta por el criterio, aparecen graves problemas con la curva de C´a L/P, que se encontrará siempre por debajo de la de C* a L/P.
Al fijar un precio igual al C´ a L/P, la empresa incurre en una pérdida que es igual a    qc . ( C*L/P (qc ) - pc ) donde C*L/P (qc ) = coste medio correspondiente al nivel de output qc.
La cuantía de la pérdida está representada por el área rayada. Si la empresa no cubre sus C´L/P abandonará la actividad, por este motivo, cuando se lleva a cabo una política de regulación que consiste en igualar p = C* , si se desea que la empresa siga produciendo, tendrá que recibir una subvención igual a esta pérdida representada.
2. Impuestos de suma fija.
Este tipo de impuestos es como un coste fijo. La curva de C´ no cambia para el monopolista, por tanto, la producción y el precio permanecen sin cambios. La única diferencia es que ahora disminuyen las ganancias del monopolista; por tanto, no existen cambios en el coste de bienestar.
3. Impuestos por unidad.
Este caso es diferente. Este impuesto ocasiona un desplazamiento ascendente en la curva de C´ por una cantidad que será igual al impuesto. El efecto que tiene es que disminuye la cantidad producida y aumenta el precio aunque inferiormente al importe del impuesto por unidad.
Gráficamente, para más sencillez, hemos supuesto que el C´ es constante y, por tanto, la curva de C´es horizontal.
C´1 : curva de C´inicial.
q1 : producción inicial q1 : precio inicial Al establecer un impuesto por unidad, la curva de C´ se desplaza de forma ascendente hasta C´2 , por tanto, q2 es la nueva cantidad y p2 el nuevo precio. La subida de precios es menor que el impuesto por unidad que se ha establecido.
4. Leyes de antimonopolio.
Existe la convicción de que el monopolio provoca pérdidas de bienestar, no solo por la ineficiencia, sino también porque la distribución del ingreso del monopolio va en detrimento del ideal de igualdad; por tanto, se ha producido un fuerte movimiento hacia la aprobación de leyes contra los monopolios, para tratar de limitarlos y estimular la competencia.
El propósito de las leyes de monopolio será: En primer lugar, la asignación óptima de los recursos de la sociedad entre los mercados y la minimización de los costes para cada mercado ( o sea, que la producción sea eficiente y cada recurso se utilice de la mejor forma posible).
En segundo lugar, la maximización de la eficiencia dinámica mediante una alta tasa de progreso tecnológico y que las empresas realicen innovaciones ( que no haya recursos ociosos utilizando la mejor tecnología e invirtiendo en I+ D) Por último, el fomento de la equidad mediante la eliminación de la desigualdad en el ingreso por las ganancias del monopolio y las restricciones que limitan la oportunidad económica ( que todos puedan producir todos los bienes y que las ganancias del monopolio se pudieran repartir entre todas las empresas que quieran intervenir en el mercado).
6. El monopsodio y el monopolio bilateral.
El poder del mercado puede aparecer en ambos lados; si existe un único comprador que se enfrenta a la verdadera curva de oferta del mercado, entonces decimos que hay un “monopsodio” y puede referirse tanto a un producto, como a un factor de producto.
Situación contraria al monopolio: un comprador que se enfrenta sólo a una curva de oferta del mercado, y muchos productores.
El tratamiento que le damos es simétrico al monopolio. En este caso, el monopsodista, si quiere comprar más unidades ha de aceptar un mayor precio tanto para las unidades adicionales, como para las que adquirirá anteriormente.
Por tanto, el C´ para el monopsodista aparece por encima de la curva de oferta de forma análoga a como la curva de I´ del monopolista venia por debajo de la curva de demanda.
Para que el Bº sea máximo: 1º) dB/ dq = h . dy/ dq - q . dp/ dq - p = 0 El problema para el monopolista se puede plantear como la elección de “q” para maximizar sus beneficios.
Los dos últimos términos de la expresión, recogen el C´del input ( factor de producción, recurso).
C´ = p + q . dp/ dq ; mayor que el precio del input “p” si dp/ dq > 0 con una curva de SS con pendiente positiva.
Resumiendo, la maximización de los beneficios del monopolista implica la igualación del I´ generado por la producción de “q” con su C´.
Max. Bº : I´= C´ h . dy/ dq = p + q . dp/ dq * Monopolio bilateral.
Cuando en un mercado existe un único comprador y un único vendedor se dice que hay un monopolio bilateral.
Esta situación es relativamente frecuente en la economía, produciéndose siempre en los intercambios de bienes y servicios muy específicos. En general, las relaciones entre ambas empresas dan lugar a un entramado de relaciones contractuales complejas, adoptando en ciertos momentos la forma de monopolio bilateral como, por ejemplo, el caso de contratos suministrativos o de distribución en exclusiva.
Cualquier relación de monopolio bilateral tiene una serie de características: 1ª) Las partes implicadas desean un acuerdo, porque les beneficia.
2ª) La existencia de un conflicto de intereses respecto a la distribución de beneficios logrados por la cooperación. Por este motivo, los proceso de negociación entre ambas partes juegan un papel crucial y la incidencia en el resultado final de la capacidad o la habilidad negociadora es innegable. Como ambas partes pueden influir en la relación de intercambio, el precio esta indeterminado, beneficiando unos precios elevados al vendedor y unos precios bajos al comprador, pero ambas tienen interés por conseguir una situación más favorable ( precios más elevados para vendedores, y precios más bajos para compradores).
...

Comprar Previsualizar