Tema 3. Sujetos del derecho mercantil y régimen jurídico del comerciante (2009)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Derecho de Empresa
Año del apunte 2009
Páginas 3
Fecha de subida 19/05/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

TEMA   3:   SUJETOS   DEL   DERECHO   MERCANTIL   Y   RÉGIMEN   JURÍDICO   DEL   COMERCIANTE.   (ASIGNATURA   DERECHO   DE   EMPRESA)     El  empresario     -­‐  El  Derecho  Mercantil  está  dirigido  al  empresario  y  regulado  por  el  código  de  comercio.   -­‐  Concepto:  es  el  que  en  nombre  propio  y  profesionalmente  realiza  la  actividad  mercantil  a   través  de  una  empresa.   -­‐  Son  comerciantes  los  que  teniendo  capacidad  legal  se  dedican  a  ello  habitualmente.   -­‐   Hay   ejercicio   habitual   desde   que   la   persona   pone   de   manifiesto   que   es   titular   de   una   empresa.   -­‐  Consecuencias:   -­‐  Está  obligado  a  llevar  contabilidad  material  y  formal  (Seguridad  Jurídica,  todos   tenemos  que  llevar  la  contabilidad  de  la  misma  forma).   -­‐  Existe  la  posibilidad  de  inscribirse  en  el  Registro  Mercantil  (para  sociedades   mercantiles  es  obligatorio).   -­‐  Tiene  la  posibilidad  de  acogerse  a  la  suspensión  de  pagos  (permite  que  el   empresario  se  proteja  mediante  un  juez).     -­‐  En  caso  de  insolvencia  queda  sujeto  a  quiebra.   -­‐  Al  realizar  ciertos  contratos  los  convierte  en  mercantiles,  por  ser  empresarios.     -­‐  Sujetos  a  leyes  de  competencia  o  de  consumo.     Empresario  individual     Persona  física  con  capacidad  que  ejerce  el  comercio  profesionalmente.  Él  es  la  empresa,  es   un   todo,   ejerce   directamente   y   con   total   libertad.   No   obstante,   como   no   existe   diferencia   entre  la  empresa  y  el  empresario,  se  crea  confusión  de  patrimonio,  y  tiene  el  riesgo  de  que   si  va  mal,  se  lo  embargan  todo,  tanto  lo  destinado  a  la  empresa  como  lo  personal,  ya  que  no   hay  un  límite  claro.       Persona  física:  todo  el  que  ha  vivido  fuera  del  seno  materno  24h.       Capacidad:   -­‐  Jurídica:  aptitud  para  tener  derechos  y  obligaciones.  Sin  límites,  sólo  por   ser  persona.   -­‐   De   obrar:   aptitud   para   realizar   actos   jurídicos.   Requiere   ser   mayores   de   edad   (los   menores   de   18   con   un   tutor)   y   tener   libre   disposición   de   los   bienes   (por   lo   que   debes   tener   libre   disposición   de   nuestras   capacidades   intelectuales  para  no  ser  objeto  de  estafa,  abuso,…).       Causas  de  incapacidad:   -­‐  algunas  enfermedades  declaradas  judicialmente.   -­‐  prodigalidad  (actos  de  liberalidad  socialmente  reprobables).   -­‐  interdicción  civil  (pena  accesoria  a  la  reclusión  mayor).   -­‐  quiebra  (procedimiento  de  regulación  de  la  insolvencia).   -­‐  concurso  (similar  a  la  quiebra  para  el  no  comerciante).     Todas   menos   la   primera,   son   actos   fraudulentos   por   los   que   el   juez   le   quita   la   capacidad   de   obrar,   prohibiendo   actuar   como   empresario   individual,   porque  representa  un  peligro  para  el  resto  del  mercado.       Sociedades  mercantiles     La   sociedad   nace   por   un   contrato   (hay   que   redactar   la   construcción   de   la   empresa,   documentación  que  lo  soporte)  que  da  nacimiento  a  una  nueva  persona  jurídica  que  tiene   la  categoría  de  comerciante  (ya  no  es  el  físicamente  empresa  y  empresario).     La  persona  es  el  centro  de  derechos  y  obligaciones.     La   personalidad   jurídica   puede   no   ser   reconocida,   si   se   utiliza   para   fines   distintos   de   aquellos  para  los  que  ha  sido  creada  (en  el  contrato  hay  que  definir  lo  que  va  ha  hacer  la   sociedad,   y   si   se   dedica   a   cosas   distintas   no   se   reconoce,   aunque   puede   modificarse   siempre  que  se  quiera).     El   contrato   de   sociedad   es   un   acuerdo   (entre   dos   o   más   personas,   en   algún   caso   unipersonal)  de  voluntades  que  tiende  a  la  puesta  en  común  de  unos  determinados  bienes   para  explotar  un  negocio  y  obtener  un  beneficio.     Características:     -­‐      voluntades  de  las  partes  coincidentes  (sobre  cómo  va  a  funcionar  todo).   -­‐   contrato   de   organización   (como   nos   organizaremos):   constituir   la   sociedad   y   regular   su   comportamiento   (relaciones   de   los   socios   entre   sí   y   relaciones   de   los   socios  y  la  sociedad).     Objeto  del  contrato:  negocio  ilícito  y  posible  (no  podemos  inventarnos  sociedades   imposibles  y  deben  ser  legales).     Forma  del  contrato:     -­‐  en  Escritura  Pública:  el  notario  da  fe  de  que  todos  los  socios  están  de  acuerdo  con   lo  definido  en  el  contrato.   -­‐  registrada  en  el  Registro  Mercantil.     Estos  constituyen  los  dos  requisitos  por  los  que  la  empresa  va  a  tener  personalidad   jurídica.     El   incumplimiento   por   parte   de   un   socio   no   da   lugar   a   la   rescisión   del   contrato.   Puede  optarse  por  la  separación  del  socio  o  el  exigir  el  cumplimiento.     Los  socios  deben  tener  capacidad  general  para  contratar.     La  personalidad  jurídica     Requisitos:     -­‐  que  la  sociedad  esté  constituida.   -­‐   que   se   haya   otorgado   Escritura   Pública   y   esté   inscrita   en   el   Registro   Mercantil.   Sin   inscripción,  la  sociedad  es  válida  frente  a  los  socios  pero  frente  a  terceros  responden  los   socios,  la  sociedad  y  los  gestores.     Efectos:     -­‐    atribución  de  nacionalidad  (sino  no  puede  operar,  no  sabe  respecto  a  que  leyes  actuar).   -­‐    atribución  de  domicilio,  sede  (para  que  todo  el  mundo  sepa  dónde  dirigirse).   -­‐  capacidad  para  adquirir  derechos  y  obligaciones.  Dos  tipos  de  autonomía  patrimonial  (de   quién  es  el  patrimonio):     -­‐  absoluta:  sociedad  anónima  (S.A.)  y  sociedad  de  responsabilidad  limitada  (S.R.L.).     -­‐  relativa:  sociedades  colectivas  y  sociedades  comanditas  (frente  socios  colectivos).     El  Registro  Mercantil     Archivo   público   que   tiene   por   objeto   la   inscripción   de   los   comerciantes   o   empresarios   mercantiles   individuales   o   sociedades   y   de   los   actos   o   contratos   inscribibles   que   estos   realicen.     -­‐  debes  inscribirte  en  el  registro  que  esté  vigente  en  el  domicilio  de  tu  sede.     -­‐   da   seguridad   jurídica,   ya   que   todos   pueden   verlo   todo   de   las   demás   empresas,   que   situación   empresarial   tiene,   como   se   distribuye   su   poder,   estatutos   sociales,   cuentas   anuales,…       -­‐  todo  lo  que  está  inscrito  en  el  registro  mercantil  se  considera  jurídicamente  correcto.     -­‐   otras   de   sus   funciones   son:   legalización   de   los   libros   de   los   empresarios,   el   nombramiento   de   auditores   y   otros   expertos   independientes   y   el   depósito   y   publicidad   de   las  cuentas  anuales.     Principios  Registrales     Principio  de  publicidad  formal:  toda  persona  tiene  acceso  al  Registro  pudiendo  consultarlo   directamente  o  mediante  la  lectura  del  Boletín  Oficial  del  Registro  Mercantil  (BORME),  es   decir,  es  público.     Principio  de  publicidad  material  o  de  oponibilidad:  el  acto  inscrito  se  supone  conocido  de   todos,   mientras   que   el   no   inscrito   se   considera   inexistente.   Es   decir,   el   acto   inscrito   perjudicará   a   un   tercero   desde   el   momento   de   su   inscripción,   de   manera   que   no   podrá   alegar   su   desconocimiento.   Quiere   decir:   vale   siempre   lo   que   consta   en   el   registro   mercantil  aunque  no  sea  cierto  y  lo  que  no  conste  no  vale  aunque  sea  cierto.     Principio  de  fe  pública:  la  declaración  de  inexactitud  o  nulidad  de  los  asientos  del  Registro   no   perjudicará   los   derechos   de   terceras   personas   adquiridos   de   buena   fe   amparándose   en   lo  que  constaba  inscrito  en  el  Registro  y  que  se  creía  correcto.  Quiere  decir:  si  incluso  el   registro   se   hubiera   equivocado   y   hubiera   algo   que   se   tuviera   que   modificar,   los   que   hayan   hecho  operaciones  en  base  a  eso,  ésas  operaciones  van  a  valer.     Esto  es  debido  a  que  para  que  la  sociedad  funcione,  hay  que  dar  seguridad  jurídica,  saber   que  lo  que  hay  escrito  allí  siempre  va  a  valer  y  puedes  estar  seguro  de  tus  decisiones.     ...