Introducción a la biomedicina temas 7 y 8 (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura INTRODUCCIÓN A LA BIOMEDICINA
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 14/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Introducción a la biomedicina Tema 7: bases neurobiológicas de la conducta agresiva, s. neuronales y de neurotransmisión La conducta agresiva es una característica de la especie animal, cuya función es la de adaptación, supervivencia, y también está relacionada con la reproducción (defensa crías), y hay varias variables: conducta de ataque, de amenaza o de sumisión. Sin embargo, la agresividad no es violencia. La agresividad es un ataque físico o verbal hacia otra persona o sus propiedades con el objetivo de enfrentarse a un estímulo o situación que se percibe como amenazante. Mientras que la violencia es una forma física de agresión dirigida hacia un objetivo o persona equivocada, en el lugar inadecuado, momento inoportuno y con una intensidad desmedida (interacción agresión y cultura). Así es como la conducta adaptativa de agresión evoluciona en una respuesta no adaptativa de violencia.
Agresión: reactiva-afectiva-defensiva: la amenaza y/o la frustración desencadenan la conducta agresiva, sin planificación de objetivos a priori, por refuerzo negativo, impulsivamente; o bien instrumental-predatoria-proactiva. Violencia: conducta agresiva premeditada y dirigida a objetivos concretos: dominancia, coerción y persecución, refuerzo positivo. Algunas conductas violentas son aceptadas y reforzadas socialmente: combate militar, deportes, auto-defensa contra agresiones.
Mecanismos neurales de la conducta agresiva: amígdala – hipotálamo – sustancia gris periaqüeductal. La amígdala se activa durante la respuesta emocional agresiva (estudios: amigdalectomías bilaterales: - 60-70% agresividad; foco epiléptico de la amígdala: + 60/70% de agresividad). El cortex pre-frontal en cambio es un mecanismo subyacente a la inhibición de las emociones negativas. La corteza orbito-frontal es la interfase entre mecanismos cerebrales involucrados en respuestas emocionales automáticas y mecanismos implicados en el control de conductas complejas. El hipotálamo también se activa durante la conducta agresiva, la lesión en la mitad posterior del hipotálamo impide la manifestación de conductas agresivas.
Bases neurobiológicas: los psicópatas cometen actos violentos de forma desproporcionada y repetida, sin remordimientos o culpa, esto es porque tienen una alteración funcional o estructural en una o más regiones; defectos en las interconexiones entre regiones, la función serotoninérgica alterada u otros neurotransmisores, neuromoduladores y hormonas (dopamina, noradrenalina, testosterona…) alterados.
En ellos disminuye la actividad de la corteza pre-frontal durante el procesamiento de palabras emotivas (hipofunción pre-frontal) y los actos de agresividad también parecen estar relacionados con una disminución de ésta actividad. Hay dos tipos de psicópatas: afectivos y predatorios.
Afectivos: hipofunción pre-frontal, hiperfunción subcortical del hemisferio derecho. Reaccionan por amenaza y/o frustración, intención hostil, sin planificación u objetivos a priori, por refuerzo negativo e impulsivamente.
Predatorios: misma actividad pre-frontal, hiperfunción subcortical del h. derecho. Conducta agresiva premeditada y dirigida a objetivos concretos, dominancia, coerción, persecución, refuerzo positivo: fríos, calculadores, planificadores.
La agresión reactiva descrita en pacientes con sociopatía adquirida está relacionada con lesiones en la corteza orbito-frontal, disminuye la actividad de esta región en sujetos con personalidad anti-social, psicopática y con conductas violentas.
Bases neuroquímicas: serotonina, la serotonina regula el estado de ánimo, la ingesta de alimentos y la conducta agresiva. La monoamina oxidasa (MAO) degrada la serotonina y el 1 metabolito resultante es el 5HIAA. Ver diapo 17 tema 7. Una disminución en la actividad de las neuronas serotoninérgicas se asocia con una conducta agresiva, esto se ve en pacientes psiquiátricos agresivos, personas muy impulsivas, violentas, víctimas de suicidios violentos, alcohólicos y personas que han sufrido abusos infantiles. Un aumento de la concentración de 5HIAA favorece la supervivencia de los animales. Fármacos que aumentan los niveles de 5HT permiten reducir la agresividad en modelos animales.
La administración de agonistas serotonérgicos reducen la respuesta agresiva y los antagonistas la aumentan, así se puede tratar la agresividad con fluoxetina, agonista serotoninérgico.
Personas con antecedentes de conducta agresiva y anti-social tienen concentraciones bajas de serotonina cerebral.
Estudio en ratas muestran que se produce un aumento del nivel de la dopamina cuando se anticipan interacciones agresivas, en humanos, alteraciones en el sistema dopaminérgico podrían influir en la conducta agresiva instrumental. Circuitos cerebrales similares se activan durante la conducta agresiva y la conducta sexual.
Bases genéticas: estudios en ratas muestran que una alteración en el gen MAO que degrada la 5HT aumetna la conducta agresiva, pero en humanos, una alteración en este gen solo muestra niveles más altos de agresividad en hombres que han sufrido abusos infantiles (interacción con el entorno social). El cromosoma XYY también afecta, es un síndrome que provoca, al tener tres cromosomas donde debería haber un par, una conducta violenta, una personalidad anti-social, acné, retraso mental y talla elevada.
Hormonas y conducta agresiva: los andrógenos tienen un efecto organizador (periodo pre-natal) del tejido nervioso y activan la conducta agresiva (testosterona). Estos periodos críticos: prenatal y pubertad condicionan el comportamiento agresivo.
En animales, la agresión entre machos viene para determinar el status, es andrógenodependiente y depende de la historia previa de agresiones. En hembras, a veces se da agresión post-parto (no depende de andrógenos), o hacia hembras intrusas, inducible administrando andrógenos, inhibible administrando estrógenos y progesterona. Si les inyectas testosterona, sean h o m, serán más violentos. Las niñas mellizas que han compartido útero con un niño son más agresivas que si lo han compartido con una niña.
Las niñas que tienen hiperplasia adrenal congénita, que han quedado expuestas a muchos niveles de andrógenos durante el desarrollo pre-natal tienen niveles muy altos de agresión.
Castración química en convictos acusados de delitos sexuales: preparados hormonales sintéticos que inhiben la producción testicular de andrógenos reduciendo así el impulso sexual.
Tema 8: Alteraciones psicopatológicas y alteraciones en el comportamiento.
Trastornos de pensamiento, psicosis y esquizofrenia, trastornos afectivos.
Esquizofrenia ‘mente escindida’, es un trastorno del pensamiento, especialmente humano, definido como una ruptura con la realidad por la desorganización de funciones mentales.
Prevalencia: 1-2% de la población. Según el DSM 5 es un trastorno psiquiátrico caracterizado por la existencia de un pensamiento disociado, referido a una ruptura de la realidad, causada por la desorganización de las diferentes funciones de la mente, de manera que sentimientos y pensamientos aparecen descordinados.
Clínica, síntomas positivos: exceso de actividad en los circuitos DA: alteraciones del pensamiento, alucinaciones, delirios, excitación psicomotora. Síntomas negativos: presente en otros trastornos neurológicos, alteraciones del desarrollo del SNC: renuncia emocional y social, sentimientos embotados, torpeza y empobrecimiento del habla, anhedonia, falta de iniciativa y persistencia, alteraciones cognitivas (atención, aprendizaje verval, memoria de trabajo) 2 Tratamiento: antipsicóticos para los síntomas positivos: clorpromacina (D2) y clozapina (D4).
Aunque tiene un importante componente hereditario, el inicio del cuadro está significativamente afectado por factores ambientales, sociales y psicológicos. Modelo biopsicosocial: factores sociales + genéticos + ambientales + psicológicos.
Origen genético: estudios en familias, gemelos (monozigóticos, concordancia del 485, en dizigóticos, del 17%), en adoptados. Múltiples genes desempeñan un papel en la aparición de la esquizofrenia, COMT, neuroregulina 1, DISC 1… mutaciones en espermatocitos de los padres de + de 50 años. Biomarcadores: factores de transmisión, mecanismos epigenéticos, función sináptica. Factores pre-natales: infecciones por virus, desnutrición materna, asfixia perinatal, haber nacido en invierno o en primavera (en el hemisferio norte), migración neuronal anormal durante el neurodesarrollo.
Sexo: igual prevalencia en H y en M, mejor pronóstico género femenino. Edad de inicio: chicos (20-28), chicas (26-32), socioculturales: nivel socio-económico bajo, pobreza, exclusión social, medio urbano, disfunción familiar, abusos durante la infancia, drogodependencias.
Fisiopatología: anomalías estructurales (ventriculares, sistema límbico, regionales y celulares, cambios neuroquímicos, cambios detectados en los mapas funcionales (TEP, fRMN…), alteraciones en la función de oligodendrocitos y en la mielinización a nivel del cortex prefrontal. Anomalías ventriculares: relacionado con la gravedad de los síntomas negativos, predice la respuesta del paciente a los antipsicóticos. Ventrículos hinchados que presionan el cerebro circundante.
Anomalías en el sistema límbico: hipotálamo, amígdala, r. parahipocampal (c. piramidales mal orientadas, falta de polaridad: relacionado con la gravedad), origen en el desarrollo celular temprano. Perdida de sustancia gris en la adolescencia: proceso de neurodegeneración del SNC.
Anomalías en los ganglios de la base (aumento de D2R en caudado-putamen; aumento de receptores D4, alteración transmisión dopaminérgica), reducción del volumen del vermis del cerebelo, engrosamiento del cuerpo calloso, corteza pre-frontal: alteración de la transmisión del glutamato, disminución neuronas GABAérgicas.
Mapas funcionales: activación metabólica del lóbulo frontal disminuida: relacionada con los síntomas negativos. Hipótesis de hipofrontalidad en esquizofrénicos. Cambios neuroquímicos: hipótesis dopaminérgica: niveles anormalmente elevados de receptores para dopamina, exceso de actividad de dopamina en el sistema mesolímico (VTA, n. acc y amígdala), aumento de la liberación de dopamina: psicosis anfetamínica, los antipsicóticos bloquean los receptores de dopamina (halooperidol, clorpromacina, tioridacina…), parkinson.
Importancia de la hipofrontalidad, hiper e hipofuncionamiento de la dopamina, los cambios en la liberación de DA son secundarios a una perdida de estimulación glutamatércica, implicación de otros neuro-transmisores como la acetil colina: disminución de la función de los receptores nicotínicos. Importante en la hipofrontalidad.
Hipótesis de los psicotógenos: sustancias como la anfetamina, actúa sobre R: NMDA, (PCP, Ketamina), sigma opioides (CB1, THC), recaptación de NA/DA75HT (éxtasis o MDMA), receptores nicotínicos: subunidad alfa7. Cannabis y esquizofrenia, los que tienen Val/Val en lugar de Met/Met o Met/Val en el codón 158 del cromosoma 22 y consumen cannabis -> psicopatía (¿) Modelo psicobiológico integrado: influye el estrés ambiental, junto con las anomalías cerebrales, en la esquizofrenia; rasgos físicos: dos o + remolinos en el pelo, carúncula lagrimal plegada, posición baja de las orejas, orejas asimétricas, paladar muy abovedado, lengua con estrías, dedo meñique curvado, pliegue transversal único en la palma, unión parcial de los dedos corazón y anular.
3 Trastornos del estado de ánimo, afectivos. Depresión mayor.
Clínica de la depresión: humor depresivo durante todo el día, todos los días señalados por el sujeto u observado por otros. Marcada disminución del interés o del placer en todas o casi todas las actividades. Pérdida o ganancia significativa del peso corporal en ausencia de un régimen o aumento o disminución del apetito todos los días. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
Agitación o enlentecimiento psicomotor casi todos los días (constatado por otros), fatiga o perdida de energía, sentimientos de indignidad y culpabilidad excesiva o inapropiada (incluso delirante), disminución de la capacidad de pensar, concentrarse o indecisión.
Es una enfermedad crónica y recurrente que produce un potencial peligro para la vida del individuo. Es una de las 10 causas que producen con más frecuencia morbilidad y mortalidad en el mundo según la OMS y la primera si solo consideramos trastornos neuropsiquiátricos. Mayor prevalencia en mujeres (2/1), gran parte de los casos no se diagnostican.
En psiquiatría, entre el 50-60% de pacientes la padecen, OMS ha diagnosticado que lo padece un 2-5% de la población total (1-2% trastornos bipolares), aparece entre los 30-60 años. Casos leves son llamados distímias. Síndrome heterogéneo que comprende numerosas enfermedades con distinta causa y fisiopatología. Existe una gran co-morbilidad con otros trastornos psiquiátricos y orgánicos.
Etiopatogenia: causas orgánicas de depresión (drogas, alteraciones, metabólicas, infecciones, degenerativas, neoplásicas) genéticas (70% de concordancia entre gemelos MZ, 40-50% origen genético), ambientales (adquiridos). La depresión resulta, pues, de la interacción entre factores ambientales (vulnerabilidad) y la predisposición genética.
Clínica: anhedonia, anorexia o aumento del apetito, trastornos del sueño, pérdida de energía, fatiga y cansancio, ralentización de la palabra, el movimiento, el pensamiento, dificultad para concentrarse y pensar, disminución del interés por lo placentero (incluido sexo), desinterés por el trabajo y la cotidianidad, sentimientos de culpa, perdida, incapacidad, desamparo, baja autoestima, angustia, pensamientos de muerte inminente y planes o intentos de suicidio, molestias físicas como cefalea, dispepsias, sequedad de boca, estreñimiento, vértigos… Anomalías hormonales: hipersecreción de cortisol, no supresión del test de la dexametasona, TRH, la GH no se estimula por la hipoglucemia, anomalías en el ritmo de secreción de la prolactina. Alteraciones del sueño: acortamiento del periodo de latencia del sueño REM y alteraciones en la distribución del REM.
Teoría monoaminérgica de la depresión: hipofunción monoaminérgica: vías serotoninérgicas y vías noradrenérgicas. El tratamiento de la depresión produce un aumento en la disponibilidad de monoaminas: bloqueo de la recaptación de monoaminas, terapia electroconvulsiva que aumenta la liberación de MAO o bien actuando sobre los mensajeros intracelulares. Ver diapo 30.
Otros mecanismos fisiopatológicos: alteración de la función del hipocampo y del eje hipotálamohipofisiario (el estrés crónico altera la regulación del eje, se pierde el retrocontrol negativo o feedback, el estrés crónico daña las neuronas hipocampales y su capacidad para inhibir la actividad del eje; durante el estrés crónico, la actividad de las amígdalas está incrementada, alteraciones del test de la dexametasona); alteración de los mecanismos neurotróficos (los factores neurotróficos están implicados: regulación del crecimiento y diferenciación neural durante el desarrollo, plasticidad, supervivencia de glía y neuronas. Deficiencias en el soporte neurotrófico puede contribuir a alteraciones en el hipocampo, lo que favorece el desarrollo de una depresión; el estrés disminuye los niveles de BrainDerivedNeurotrophicFactor en el hipocampo. Los antidepresivos aumentan los niveles de BDNF reparando los daños que producen los estados depresivos, ver diapo 34), alteración en los circuitos cerebrales de 4 recompensa (N. accumbens: la tasa de actividad de las neuronas de dopamina se activa la expectativa de refuerzo, anhedonia; amígdala: implicación en las reacciones de miedo, memorias emocionales aversivas; hipotálamo: entre las funciones controladas por el hipotálamo están el apetito, sueño, ritmos circadianos, interés por el sexo).
Tratamiento: producen la mejoría de la sintomatología en un 80% de los casos; farmacoterapia: antidepresivos tricíclicos e IMAOs, terapia electroconvulsiva, fototerapia. Imputabilidad penal: inteligencia y voluntad son las bases de dicha imputabilidad: capacidad de comprender el carácter penal de un hecho, capacidad para dirigir la actuación conforme a dicho entendiminto: psicosis en general, esquizofrenia, trastornos bipolares, maybe trastornos depresivos graves.
5 ...

Comprar Previsualizar