1. Historiografía de la investigación (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 4º curso
Asignatura Cultura Ibérica
Año del apunte 2015
Páginas 11
Fecha de subida 14/03/2015
Descargas 21
Subido por

Vista previa del texto

1) HISTORIOGRAFÍA DE LA INVESTIGACIÓN 1. CONCEPTO DE HISTORIA DE ESPAÑA EN LOS SIGLOS XVIII-XIX La base en las fuentes escritas A partir tercer cuarto del XIX tenemos informaciones arqueológicas del mundo ibérico. Pero la base de la investigación de finales XIX hasta los 60 será el análisis de las fuentes escritas greco-romanas. La problemática arqueológica tendrá solo importancia para definir las problemáticas dadas por el análisis de las fuentes escritas, es decir, para contrastar la información clásica.
Primeras síntesis: Historia de España del padre Mariana (1592); Historia General de España (1601). Pero todo será una perspectiva acrítica  no se intentará razonar lo que aportan las fuentes escritas. Es una historia mitificada.
La arqueología, la popularización de la historia íbera y el nacionalismo Las primeras intervenciones arqueológicas son de finales del XIX en Aledinilla y Cerro de los Santos. Dan unas tipologías materiales difícilmente interpretables, pero que fueron definiendo una iconografía.
La estructura de conocimiento del mundo ibérico sobrepasó el ámbito de las historias generales de España para popularizarse (vía política y novela histórica)  se explica a la sociedad cual es su pasado pre-romano, proto-histórico. Así, a principios XX, el mundo ibérico será una temática popular, expresado en literatura, música, teatro, escultura… Ej.: obras de teatro como Indíbil i Mandoni; piezas musicales… = conocimiento popular del mundo ibérico que ayudará a la consolidación de la arqueología ibérica.
También por entonces, descubrimiento de la Dama de Elche a finales XIX  descubrimiento equiparable al arte clásico.
Otro elemento importante: a finales del XIX se da la crisis del 98 (pérdida de Cuba) + inicio de las aclamaciones políticas nacionalistas de Cataluña (reinterpretación de un elemento 1 identitario que utilizará la historia) = se buscan las comunidades prerromanas como ámbito identitario de referencia y el mundo íbero y celtibérico se utilizan en política  se recupera y magnifica Numancia a principios del XX. Todo esto motivara el desarrollo arqueológico para reafirmar empíricamente lo que la ideología política expone. Y pasara en ámbito español y catalán (con Prat de la Riba) respecto a los íberos.
Así, dos vías: la política y la difusión popular de los conceptos del mundo ibero a partir de la literatura, la música, la escultura y el teatro.
2. EL INICIO DEL CONOCIMIENTO DE LA CULTURA IBÉRICA Lo esencial fueron las fuentes escritas: permitió ver la topografía, pero se mezclaron los conceptos del mundo ibérico y celta. Uno de los primeros elementos de referencia son los estudios lingüísticos.
A finales XIX se hallaron las primeras piezas escultóricas de la cultura ibérica, destacando la Dama de Elche en 1897, la pieza clave hasta hoy de la cultura ibérica.
El novecentismo y la identidad catalana. Prat de la Riba vinculó el mundo ibérico con el mundo griego para diferenciarse del mundo español, donde la colonización griega no llegó y donde había mundo celta. La Mediterránea era puente de cultura entre el mundo clásico y catalán, como señalan las cuatro columnas de la Exposición Universal.
Pierre Paris (1903) y otros autores comienzan a trabajar la problemática arqueológica peninsular. Comienzan a excavar y publicar. La estructura de la arqueología española estaba en el XIX desestructurada (no ley del patrimonio histórico hasta 1911). La intervención, posesión y comercialización del patrimonio era libre. Así, se necesitaba una legislación protectora del patrimonio que llegó en 1911, cuando se hará necesario el permiso de intervención, estructurando las intervenciones.
Pierre Paris, en su primera síntesis, define la cultura ibérica a partir de un esquema clásico de la Historia del Arte. Sólo le interesa organizar la presentación de la cultura material ibérica según el planteamiento clásico de la división de la historia del arte.
Plantea una perspectiva difusionista: los íberos para él y los eruditos de finales XIX - inicios XX son una comunidad mencionada en las fuentes clásicas y de las cuales siguen los datos suministrados por Polibio, Tito Livio, etc. Así, cualquier elemento artístico que sobrepase los parámetros de lo que ha de ser una sociedad bárbara es el resultado de un proceso difusionista. Analizaran la cultura ibérica como arte provincial, territorial, “derivado de”. No valor de producción autóctona. Proceso de difusión y aculturación contrario al autoctonismo y al indigenismo  el avance cultural es resultado de una aportación foránea.
2 Significativo como se intentarán buscar dentro de estos difusionismos el material ibérico que se va conociendo. Gente como Reinarch vincularan el desarrollo ibérico con el ámbito del mundo micénico.
Pottier, Siret y Philippon irán haciendo cambios en la conceptualización en la primera década del XX:    Pottier descartará el concepto micénico Siret: desarrollo de las tesis de la cerámica pseudo-micénica Philippon: conjunción de elementos interpretativos Pero siempre son explicaciones difusionistas y en manos de eruditos extranjeros.
3. LOS INICIOS DE LA ARQUEOLOGÍA CIENTÍFICA Esto cambiará con la aparición de la Junta de Ampliación de Estudios (1907), de la cual se creara el Centro de Estudios Históricos y la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades.
Se incorporaran elementos autóctonos en la investigación (Mélida) El cambio esencial en la arqueología se da con Pere Bosch Gimpera  en Alemania conocerá la investigación arqueológica científica y en función de ello aplicará el método científico en la elaboración de las primeras síntesis sobre el ámbito territorial y material de la cultura ibérica (1913), definiendo unas bases interpretativas que serán vigentes hasta la década de 1950.
  Idea de definir ámbitos geográficos en el territorio en base a las tipologías materiales (el ABC de hoy en día en arqueología).
E introduce otro elemento base: datación por cronología relativa del material ibérico.
Hasta el momento se comparaba con cerámica micénica para datar. Ahora Gimpera define las asociaciones en base a la estratigrafía = permite montar la primera cronología relativa de los materiales ibéricos peninsulares.
Las tesis de Bosch Gimpera 1913 – define, con una importancia añadida, su tesis doctoral en alemán (demuestra aval ciencia alemana). Define 4 grandes regiones para el estudio de la alfarería ibérica:     sudeste (Alicante, Murcia, Albacete), Región aragonesa (cuenca baja del Ebro).
grupo meridional (cuenca del Jalón y principal foco en provincias de Soria, Zaragoza hasta Guadalajara -error porque son celtiberos-) grupo septentrional (cuenca del Duero, donde también se confundió -son celtíberos-).
3 A partir de aquí, sus tesis definieron claramente algunos elementos muy significativos:    definió el concepto del autoctonismo como una evolución local de las comunidades prerromanas.
Territorialidad (definición de áreas geográficas unidas solo por algunos elementos de cultura material pero diferenciados respecto a la mayoría de tipologías)  actualmente es el elemento que seguimos. La cultura ibérica no es elemento unitario.
Solo hay unas tipologías materiales comunes presentes en diferentes grados. Cada región tiene un carácter propio.
Todas las regiones constituyen un problema oscuro imposible de aclarar con el material conseguido entonces.
El concepto españolista de la cultura ibérica. Las tesis de Juan Cabré Introduce cuestiones importantes hacía los años 20’, continuando tras la guerra civil.
Introduce:       Análisis estratigráfica de las necrópolis (década de 1920) = diferenciar las fases evolutivas de la ocupación de una necrópolis para ver cuestiones como evolución tipologías de tumbas y de ajuares.
Introduce el concepto de “horizonte cultural” = identificación de los elementos materiales definitorios de un área geográfica concreta (concretamente en la Bastetania).
Unirá el concepto de las tipologías materiales de Bosch Gimpera con la documentación de las fuentes clásicas. Dará el paso a la unión entre el concepto de la historia ibérica en base a las fuentes clásicas y el basado en la arqueología. Cabré es importante porque liga ambos elementos.
También en los 20 hará la prospección sistemática del territorio: analizar e intentar identificar todos los yacimientos que corresponden al mismo horizonte cultural.
Y define unas primeras síntesis sobre el ámbito de la cultura ibérica. Pero si Bosch caracterizará el autoctonismo y el regionalismo, Cabré defenderá la cultura unitaria = una única cultura ibérica.
Y definirá un origen norafricano para los íberos. No evolucionaran a partir sistemas territoriales locales, sino que procederán de grupos de mas allá del Estrecho.
Los estudios epigráficos. Manuel Gómez Moreno.
En los 20’ también. Son fundamentales los plomos y bronces escritos. El primer Corpus de epigrafía ibérica lo hizo Moreno en los 20’. Vigencia de sus tesis hasta 1969. La base de los 4 silabarios ibéricos vienen de él: podemos transcribir la lengua ibérica con los diferentes tipos de grafía territoriales, es decir, podemos leer pero no traducir.
Pero introduce en el mundo ibérico un elemento clave: concepto de paniberismo, de expansión territorial ibérica más allá del territorio geográfico que definen las tipologías materiales ibéricas y de la construcción de una realidad nacional en el VI a.C. Causas: años 20 y 30 hay reclamación autonomista (a finales Alfonso XIII y etapa republicana) = los movimientos políticos y los investigadores usaran la problemática prerromana como elemento de reafirmación identitara, como hizo Prat de la Riba. Pero el poder central contraatacará con material histórico para imponer la existencia de una unidad territorial en España antes de la presencia romana. Moreno está en esta línea.
4. LA ARQUEOLOGÍA FRANQUISTA Durante el franquismo hay un cambio en la estructura de la investigación (exilio de Gimpera y de Obermaier). La nueva estructura pone la arqueología al servicio del régimen. Tendrá una consecuencia importante en la forma de plantear el mundo ibérico: se intentará definir una base ideológica que sustente la estructura política del régimen, en base a intentar demostrar empíricamente los planteamientos del régimen (unidad nacional, política, religiosa y territorial). Así, hay elementos arqueológicos, e ibéricos en concreto, son usados para defender los planteamientos ideológicos franquistas.
Arqueología será dirigida por Marínez Santa-Olalla, un falangista. Organiza también la organización del estudio ibérico peninsular y lo primero será cargar contra las tesis autonomistas de Bosch. Intenta explicar las pluralidades, y Santa-Olalla en “Esquema Paleontológico de la Península Ibérica”, defiende la unidad de España desde el periodo de la edad del bronce. Dirá que el vaso campaniforme será el primer imperio español en Europa.
Necesidad de ideologizar una sociedad. Esta explicación aparecerá también en los textos escolares. Habrá una regresión de la interpretación de la influencia del mundo ibérico y ampliación de la influencia del mundo céltico: los íberos dejaran de ser iberos para pasar a ser celtas. Se admitirá la tendencia iberizante como consecuencia de mayor impacto de elementos mediterráneos, pero se elimina el mundo ibérico en la interpretación histórica, lo cual se mantuvo hasta los años 50’. Así, se dirán cosas como: “los íberos no existen ni como raza ni cultura”, “iberos como celtas romanizados”, negativa a la presencia africana de los íberos, celtización de la investigación y muerte académica de los íberos… Arqueología al servicio del régimen.
En el caso catalán, tenemos el caso de Martín Almargo Basch. También defiende los planteamientos que hacen que el ámbito cultural del interior peninsular se interprete como ámbito más desarrollado que el Mediterráneo. Por ejemplo: ataca al territorialismo frente al unitarismo.
5 Tenemos otros personajes en los 50-60’: hay arqueólogos del régimen ya no tan ideologizados. Buscan perspectiva más racional, caso de Antonio García y Bellido. Desarrolla algunos elementos significativos respecto a la datación y las influencias sobre la cultura ibérica.
Cierto aperturismo en el régimen. Renace el ámbito interpretativo del mundo ibérico, en lo cual juega un papel importante el fin II GM. No se podrán recuperar las ideas autonomistas, pero si la importancia del mundo ibérico.
  Bellido definió estructura tripartita del mundo ibérico: o s. VI-III (desarrollo tipológico por influencia griega) o III-I a.C. (presencia romana) o completa romanización con Augusto.
Errará con la cronología de la Dama de Elche que es del V y data en el I.
Nuevo elemento de diferenciación tipológica: tipologías materiales procedentes de la p. itálica.
Antonio Tovar es importante en poner este tipo de bases ideológicas franquistas vistas en relación a la España proto-histórica y del mundo ibérico.
Los otros apologistas Esta forma de interpretar la arqueología ibérica no es solo resultado de 4 historiadores falangistas. Tenemos también a Julián San Valero que crítica la Etnología de Bosch y del Hombre Fósil de Obermaier. Introduce el funcionalismo… Otro elemento importante es Vicens Vives, que define la problemática del iberismo en función de la substitución del africanismo y el iberismo por el germanismo.
Y Cabré relaciona el arte ibérico con el mundo franquista (ej.: la mano alzada).
La época de las topologías (37-68) Como ideológicamente no se podía avanzar, se hacía de otra manera: a partir de la definición tipológica de las culturas materiales.
Precedente: Bosch i Gimpera (1937). Pero no solo se estudian las tipologías griegas, sino los distintos materiales proto-historicos y su evolución y datación. Tipologías materiales y cronosecuencias = se estudia la arqueología ibérica sin ideología. Sin interpretación, la cual se deja a gusto del consumidor.
6 La época de las secuencias estratigráficas (58-80) Concepto de difusionismo cultural: tesis de Childe se usan como elemento interpretativo en la década de 1980.
  dicotomía de las influencias griega y púnica sobre el mundo ibérico.
Substitución del difusionismo racial por el difusionismo cultural. Abandono de las tesis migratorias de Kossina y adopción tardía de las tesis de Gordon Childe.
5. LAS PRIMERAS DEFENSAS DEL AUTOCTONISMO Se volverá a defender en los 80 y 90.
“Creo que lo procedente es ir desechando esa antigua hipótesos de invasión y conquista ibera en nuestro suelo y suponer que la rama étnica ibérica, con los caracteres antropológicos que se le señalan, se formó en España en los tiempos históricos, como tipo medio resultante de los múltiples cruzamientos que motivaran greigos y romanos entre las tribus de tan distinto origen y tipo como venidas unas del centro europeo, otras del norte africano y algunas quizás del cercano Oriente. Y que, este tipo antropológico se hizo destacar por sus hazañas guerreras y su arte característico. Con todo esto el arte ibérico contribuyó a generalizar el nombre de Iberia a todas la tribus que lo practicaban”. Lafuente Vidal, J. (1950): “Unas notas históricas sobre iberia y el arte ibérico”. VI CASE. Alcoy.
6. ACULTURACIÓN E INFLUENCIAS MEDITERRÁNEAS Otro concepto que entra en los 70-90  importancia de los contactos mediterráneos dentro del proceso de la aculturación. Caso de Maluquer de Motes o de Miquel Tarradell: establecen áreas de influencia a partir presencia colonial fenicia, púnica y griega.
 “imaginar un foco primario del iberismo, una zona que podemos considerar como la cuna de la civilización, y ver, desde tal foco primario, un proceso de expansión hacia las restantes zonas que después formarán el conjunto ibérico (...) no cabe duda que debe haber un centro originario; éste hay que buscarlo hacia el sur, más concretamente en Andalucía, porque el nacimiento del iberismo no puede desligarse del problema de Tartessos”.
 Los focos opuestos. Occidentalización del iberismo en Cataluña, y orientalización del iberismo en el Levante y sur de la península.
7  El avance de las tesis indigenistas. Proceso formativo del mundo ibérico como resultado de la suma de estímulos exteriores al substrato indígena.
 Maluquer (1970): La tesis del factor helénico. Iberos estrictos en el Levnate y norte. El factor griego no estimula políticamente las comunidades: no ocasiona concentraciones de poder, y no se organizan monarquías como sí sucede en el sur.
7. EL RETORNO DE LOS ÍBEROS Domingo Fletcher: “En defensa del Iberismo “ (1949).
Maluquer de Motes (1954): “(...) Al concepto tradicional de una población ibera de abolengo racial afromedietrráneo, que constituiría la gran masa de la población peninsular, sobre la que se habrían ejercido las invasiones indoeuropeas, la mayor precisión en el conocimiento de estas, de su expansión y cronología, ha ido recortando el concepto de Iberia hasta haberse formulado hipótesis extremas, de negación de lo ibérico, a nuestro entender apenas justificado. Por fortuna una sabia reacción se ha impuesto con el análisis más objetivo de la cuestión y sobre todo ante la realidad de la existencia de una cultura ibérica sumamente característica cuya exacta valoración, apenas iniciada, habrá de alcanzar cimas insospechadas (...)”.
7. PERDURACIÓN DE LAS TESIS TRADICIONALES (50-85): Algunas ideas vistas a principio de siglo para defender unitarismo español aun se usan actualmente. Han sido integradas en la estructura social y en el discurso expositivo.
Pericot (1974). Cultura original enraizada en elementos orientales: “creemos en un poblamiento básico desde Andalucía al sur de Francia, con rica cultura nacida por fecundación de lo indígena por elementos exóticos principalmente griegos”. Cultura portadora de los valores del alma española : “asombra la fidelidad al tipo español mantenida en los dos milenios transcurridos desde entonces”.
“(...) Llegamos al estudio del pueblo antiguo más importante de España. Y lo decimos así aun conscientes del gran papel que los celtas y en general las aportaciones indoeuropeas han tenido en nuestra patria. Hablamos una lengua indoeuropea y nuestra Historia es el resultado de una afortunada mezcla de razas y de gentes diversas y en esa mezcla los celtas sin duda han de haber influido mucho y no sería difícil sacar consecuencias de tipo político-histórico al hecho de su mayor predominio en regiones diversas (...) objetivamente el solo hecho de que el término de ibérico se haya aplicado a la Península, a la raza, a tantas cosas de nuestra manera de ser, como preferencia incluso al de hispánico, ya indica la amplitud y el valor que ha dicho vocablo se ha asignado, que responde a una idea popular generalizada, y no por ello 8 forzosamente errónea, de que los iberos son nuestros antepasados más directos e inmediatos (...)”.
8. VISIÓN DE LOS ÍBEROS EN LOS 70’ “Se pueden explicar las andanzas de los griegos entre esta gente bárbara, por estar divididos en pequeñas partes y reinos que aún no tenían unión entre sí por su terquedad, de manera que resultaron débiles contra los extranjeros que les atacaron. Esta terquedad en los iberos resultó aún mayor. Añadiéndose su naturaleza pérfida y complicada. Porque en su vida eran guerreros y bandoleros y se atrevieron sólo a empresas pequeñas, evitando grandes hazañas, por no tener grandes fuerzas y alianzas. Si hubiesen querido ayudarse unos a otros, no les habría sido posible a los cartagineses el conquistar la mayor parte del país (…) sin embargo, hasta los romanos, que atacaron a los iberos por partes, un estado después de otro, necesitaron mucho tiempo –casi doscientos años más- hasta lograr someterlos a todos (…) las pinturas sobre cerámica, particularmente las procedentes de la ciudad valenciana de Liria, son buena muestra de la belicosidad de estos iberos. A veces presentan escenas de caza que hacen pensar en aquellos hombres guerreros y cazadores figurados en el arte rupestre levantino; no estaban mentalmente muy lejos de estos descendientes suyos, a pesar de que habían transcurrido más de seis milenios entre unos y otros. La caza, la pesca, la guerra, la música y la danza, seguían siendo actividades importantes entre los iberos levantinos, y la gracia y expresividad con que se representaban también parecen una constante enraizada en tiempos lejanos”.
Pericot. L. (1976)- Historia de España, 1. Prehistoria. Ed. Carroggio. Barcelona.
9. HACÍA UNA NUEVA VISIÓN DE LOS ÍBEROS (68-85)  Fijación de las secuencias cronológicas del poblamiento ibérico.
 Dama de Baza. Cronología alta de la escultura ibérica.
 Análisis de las secuencias orientalizantes en el Segura. Los Saladares.
 Primeros estudios de economía del mundo ibérico (1968).
 Primeros estudios de estratigrafía comparada (1971).
 Primeras síntesis regionales. E. Llobregat : “La Contestania Ibérica” (1972).
 Primeros estudios de las relaciones sociales en el ámbito ibérico. Vigil (1973).
 Primera síntesis de la cultura Ibérica. A.Arribas: “Los Iberos” (1968).
9 10. VISIÓN POLÍTICA DE LA CULTURA IBÉRICA EN LOS 80’ “Los iberos constituyen el primer ejemplo de grupo cultural relativamente homogéneo sobre la península Ibérica del que se tiene suficiente información como para reconstruir sus formas de vida y manifestaciones más significativas. El pueblo ibero es, por tanto, la más vieja muestra desde donde arranca toda una tradición histórica, algunas de cuyas características han perdurado y perviven aún, en el carácter hispánico. Antes que Roma conquistara sus tierras, los iberos desarrollaron una importante cultura, hermana de otras mediterráneas, que fue fruto por un lado de tradiciones indígenas propias y, por otro, de influencias orientales que en aquellos mismos tiempos afectaban por igual a griegos e itálicos (…) el espectacular pasado de unas gentes que vivieron en las mismas tierras en que ahora lo hacen muchos de los españoles del siglo XX nos sirva, dos mil años más tarde, de legítimo orgullo, goce estético y permanente lección”.
Solana, J. (1983). Los Iberos. Madrid.
11. UN NUEVO PARADIGMA DE ANÁLISIS (90-2013)  Superación de las tesis difusionistas.
 Introducción del marco conceptual de la New Archaeology.
 Definición de modelos antropológicos relacionados con el entorno.
 Definición de las culturas como sistemas abiertos que interactuan con el entorno.
 Desarrollo de la Arqueología Espacial y la Arqueología del Territorio.
 Desarrollo de modelos teóricos como base del estudio de la estructura social de las comunidades ibéricas: economía; sistema de clases; organización política; modelos jerarquizados, pre-estatales y estatales.
 La reacción del Positivismo clásico: enunciación de yacimientos (revisión de escavaciones y síntesis territoriales) y creación de corpus documentales (armas, cerámica) Concepción de la cultura ibérica a mediados 90’ “No pocos rasgos de la personalidad hispánica reconocen una raíz ibérica (…) En sociedades primitivas como la ibérica, hablar de clases en sentido horizontal no tiene ningún sentido. En primer lugar, por el hecho de que la conciencia de clase es producto de un proceso de 10 evolución histórica mucho más complejas, y tenemos que suponer que entre los iberos la organización gentilícia debía de conservar mucha fuerza. Las fuentes escritas nos dan datos aislados sobre una clase superior de los régulos y sus clientes y amigos. Prácticamente eso es todo. La familia y el matrimonio eran instituciones básicas de la vida ibérica. La monogamia y la virginidad antes del materimonio eran, al menos idealmente, habituales (…) la institución de relaciones sociales para los iberos era la clientela, por la que una persona dotada de poder e influencia captaba la adhesión de otras personas, a veces en gran número, con lo que el poderoso aumentaba su influjo y el débil se sentía protegido en un ambiente tan insolidario como el que se desarrollaba en la Cultura Ibérica”.
AA.VV. (1994). Historia de España,1. Prehistoria. Ed. Planeta. Barcelona.
11 ...