Tema 10 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valencia (UV)
Grado Biotecnología - 2º curso
Asignatura Biologia animal
Año del apunte 2016
Páginas 6
Fecha de subida 18/06/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Profesora: Maria Dolores Garcera Zamorano
1º Cuatrimestre

Vista previa del texto

Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal TEMA 10 Flujo sanguíneo y presión arterial 1. Vasos sanguíneos 1.1. Estructura de los vasos sanguíneos 1.2. Tipos de vasos sanguíneos y sus funciones 2. Presión, volumen, flujo y resistencia 2.1. Presión arterial 2.2. Presión sistólica y diastólica 2.3. Presión arterial media 3. Regulación de la presión arterial 3.1. Volumen sanguíneo y presión arterial 3.2. Reflejo barorreceptor. Componentes 3.3. Otros estímulos y centros que modulan la presión arterial.
4. Intercambio capilar 4.1. Tipos de capilares 4.2. Características importantes para que se produzca el intercambio capilar 5. Sistema linfático 1. Vasos sanguíneos Podemos distinguir tres tipos de vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares sanguíneos.
¿Qué diferencia hay entre una vena y una arteria? Una arteria lleva sangre del corazón hacia fuera, y una vena es el conducto de entrada de la sangre al corazón.
• Arteria: vaso de salida del corazón.
• Vena: vaso de entrada del corazón.
Otra diferencia entre venas y arterias es la estructura de los vasos.
En el lado derecho tenemos cortes transversales de vasos sanguíneos arteriales y, en el izquierdo, de tipo vena.
En la imagen superior (la primera de las 3) los de mayor diámetro son los que están más próximos al corazón.
La arteria aorta es el vaso de mayor diámetro que tenemos en el cuerpo.
Conforme se va formando la ramificación de vasos que se adentra en todos los tejidos del cuerpo, a medida que se aleja del corazón, los vasos van disminuyendo de diámetro.
Distinguimos desde fuera hacia dentro unas capas (túnicas): túnica adventicia (tejido conjuntivo), túnica media (músculo liso, gobernada por el sistema nervioso autónomo) y túnica íntima (tejido endotelial).
Conforme estos vasos arteriales van disminuyendo de diámetro, la capa muscular (intermedia) va reduciendo el grosor. Estos vasos, los arteriales, son muy elásticos, lo que les permite que cuando la sangre es bombeada por el corazón, se adapten al flujo sanguíneo discontinuo.
Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial 1 Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal Llega un punto en que los vasos se hacen muy finos y se denominan arteriolas.
En las arteriolas ya no consideramos una capa muscular propiamente dicha, consideramos esta capa tejido endotelial interno. Puede haber en arteriolas más grandes células musculares aisladas, pero no una capa muscular lisa. Son vasos muy finitos que son los que dan paso a los capilares sanguíneos: zona donde se establece el intercambio con los tejidos (de agua, iones, glucosa, sustancias nutritivas, etc.
Además del oxígeno). No solamente es el punto de salida hacia los tejidos, sino que también es el punto de absorción de sustancias de desecho de las células, así como el CO2 producido por las células, el cual se introduce en la circulación sanguínea venosa.
Hay otro tipo de vaso sanguíneo: metarteriola. Son vasos sanguíneos muy finitos que pueden comunicar una arteriola con una vénula directamente, sin pasar por los capilares.
Desde los capilares sanguíneos, la circulación continua a partir de unos vasos que se llaman vénulas, que son vasos sanguíneos de tipo vena (entre ellos, son los de diámetro más pequeño). Las vénulas prácticamente están formadas por la túnica externa (tejido conectivo) y la capa interna de células endoteliales (muy finitos y frágiles).
A partir de las vénulas, continuamos en sentido ascendente hacia el corazón con vasos que van aumentando de diámetro y ya llamados venas. Tienen las tres capas nombradas anteriormente, sin embargo, hay algo que llama la atención: carecen de la túnica media (muscular). Tienen una capa intermedia poco consistente.
Además, presentan unas válvulas por la parte interna que no tienen las arterias: válvulas en nido de golondrina, que se encuentran de tramo en tramo de las venas y sirven para que la sangre no retroceda.
Conforme la sangre pasa, se cierran detrás de ella que pasa impidiendo el retroceso.
La sangre llega a la zona de capilares de la parte baja de las piernas para el intercambio de gases con los tejidos. De ahí, la sangre tiene que volver desde los capilares hacia el corazón, pero este movimiento es en contra de la gravedad y no disponemos de un segundo corazón que impulse la sangre hacia arriba (hay invertebrados que sí). La presión que lleva la sangre en este punto ya no es la misma con la que salió, se ha perdido con el rozamiento y la distancia; para esto están las válvulas en nido de golondrina, impidiendo el reflujo.
Para que la sangre de las venas fluya lo mejor posible en dirección hacia el corazón en contra de la gravedad es muy importante que la musculatura esquelética de los miembros inferiores se mueva.
Cada vez que movemos las piernas, esta musculatura esquelética comprime las venas y favorece la pulsión hacia arriba. Son fundamentales para favorecer el retorno venoso hasta el corazón: por esto es bueno caminar, moverse y no permanecer sentados durante demasiadas horas sin mover estos músculos.
Las venas de retorno del cerebro al corazón no tienen estas válvulas, ya que no hay ningún problema para que la sangre fluya.
Angiogénesis: proceso de creación de vasos sanguíneos nuevos.
En los niños pequeños es un proceso relativamente normal según el niño se va desarrollando y aumenta de peso corporal y tamaño. Una vez somos adultos, se forman vasos sanguíneos cuando nos hacemos una herida y en los procesos de menstruación de las mujeres.
2 Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal 2. Presión arterial La presión arterial la medimos como la fuerza con la que la sangre sale del corazón y empuja a su paso las paredes de los vasos sanguíneos. Podemos dividir la presión arterial en presión sistólica y presión diastólica.
• La presión arterial máxima o presión sistólica (Pmáx=Psistólica) se refiere a la presión que se genera cuando el corazón en sístole impulsa la sangre.
Generalmente la presión sistólica suele ser 120 mm Hg (decimos que tenemos la presión en 12). Es un valor general de referencial. En nuestros valores de presión arterial influyen muchos valores y varia a lo largo del día.
• La presión mínima o diastólica (Pmín=Pdiastólica) coincide con la presión que tiene la sangre en el momento de la diástole. En el momento en que sale la sangre del corazón, el rozamiento con la pared de los vasos sanguíneos, además de la distancia que recorre, hace que la presión vaya disminuyendo.
Suele ser de 70-80 mm Hg.
La hipotensión se da cuando los valores de presión arterial están por debajo de los generales. Los síntomas generales suelen ser de mareo, ya que hay un problema de llegada de flujo sanguíneo a centros superiores.
Por el contrario, en la hipertensión los valores de la presión están muy por encima de los normales. En este caso, si la presión es tan fuerte, los vasos sanguíneos pequeñitos pueden romperse: hemorragia cerebral, edemas. Es una de las causas del ictus (infarto cerebral).
Presión arterial media Presión arterial media = Presión diastólica + • Ejemplo: Pmedia = 80 + ! " ! " (Presión sistólica – Presión diastólica) (120-80) = 93 mm Hg.
La presión arterial media está más próxima a la presión diastólica que a la sistólica, porque la diástole dura el doble de tiempo que la sístole La presión arterial se estima en la arteria radial con un esfigmomanómetro, un dispositivo que consiste en un manguito inflable y un instrumento para medir la presión. El manguito rodea la parte superior del brazo y se infla hasta que ejerce una presión mayor que la presión sistólica que mueve la sangre arterial y el flujo de sangre en la parte inferior del brazo se detiene.
Luego, la presión del manguito se libera gradualmente. Cuando cae por debajo de la presión arterial sistólica, vuelve a fluir. A medida que la sangre pasa a través de la arteria aún comprimida, se escucha un ruido sordo, que desaparece una vez que la presión del manguito deja de comprimir la arteria.
La presión que se observa cuando se escucha el primer ruido representa la presión sistólica. Cuando desaparece el ruido, es la presión diastólica.
Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial 3 Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal 3. Regulación de la presión arterial Barorreceptores Nuestro organismo tiene los mecanismos adecuados para responder a alteraciones que tengamos de la presión arterial. Tenemos mecanismos para detectar subidas o bajadas de la presión arterial y poner remedio a ello para restaurar los valores.
Los barorreceptores son receptores sensoriales que detectan cambios en la presión arterial. Responden a la distensión que provocan los cambios de presión sobre las paredes de los vasos sanguíneos.
Se sitúan principalmente en las paredes del arco aórtico y en los senos carotideos (bifurcaciones que forman las arterias carótidas).
Una vez estimulados mandan las señales hasta el bulbo raquídeo, donde está el centro del control cardiovascular.
El centro cardiovascular tiene dos subdivisones: la división simpática y la parasimpática.
Cuando se registra una subida de la presión arterial, y estas señales llegan al bulbo raquídeo, el sistema intentará contrarrestar esta subida de presión, y se pondrá en marcha el sistema parasimpático.
El sistema parasimpático liberará acetilcolina, lo que provocará que la frecuencia cardíaca disminuya, favoreciendo así que baje la presión. Además, el sistema parasimpático produce vasodilatación de los vasos sanguíneos.
Si hubiese una bajada de presión arteríal, sería el sistema simpático el que respondería liberando noradrenalina sobre el corazón para aumentar la frecuencia cardíaca y, de este modo, la presión arterial.
Produciría vasoconstricción de los vasos sanguíneos.
Otros estímulos y centros que modulan la presión arterial Otro factor que interviene en la regulación de la presión arterial es la hormona antidiurética (ADH), la cual tiene que ver con la reabsorción de agua en los riñones y, por tanto, de una eliminación menor de orina.
Cuando se descubrió se la llamó vasopresina porque la primera función que se descubrió de esta hormona fue su papel como vasoconstrictor en los vasos sanguíneos.
Actúa sobre la musculatura lisa y produce una vasoconstricción potente. Después se descubrió que en las concentraciones que se encuentra normalmente su efecto vasoconstrictor no es muy importante, pero sí lo es su efecto sobre la función renal.
Por eso el término vasopresina se utiliza muy poco y se la llama hormona antidiurética.
La producción y liberación de la hormona antidiurética está asociada a los niveles de osmolaridad en sangre. Cuando los niveles de osmolaridad en sangre aumentan (por deshidratación, dieta excesiva en sal…) los osmorreceptores hipotalámicos estimulan la producción de la ADH, la cual, aunque se produce en el hipotálamo, se conduce hasta la neurohipófisis y se libera a la sangre. De aquí, va hasta los riñones y sobre la nefrona produce una mayor reabsorción de agua (la devolvemos a la sangre en lugar de expulsarla con la orina). Si hay un aumento de ADH, se hace menos cantidad de orina.
Al orinar menos, disminuirá la osmolaridad y aumentará la presión arterial, ya que diluimos más la sangre (aumentará el volumen sanguíneo).
4 Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal 4. Intercambio capilar El cambio que se produce en los capilares sanguíneos: el intercambio de sustancias entre los capilares y los tejidos de sustancias nutritivas y productos de desecho, gases, etc. Para ello tenemos que hablar de vectores de fuerza: Tipos de capilares La zona capilar se puede dividir en una zona capilar arterial y una zona capilar venosa.
Entre las células endoteliales de los capilares existen poros o hendiduras a través de las cuales se da el intercambio con el tejido de agua, sustancias negativas, iones, glucosa, etc. Los poros son pequeños, por tanto, los grandes componentes de la circulación sanguínea no pasan a través de ellos (células sanguíneas, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, proteínas de elevado peso molecular). Existen también sustancias liposolubles que no necesitan la ayuda de poros para atravesar la membrana.
Podemos distinguir tres tipos de capilares sanguíneos dependiendo de lo grandes que sean sus poros: • Capilares continuos: las células endoteliales están muy apretadas entre sí, creando poros pequeños o Tejido nervioso, músculo.
• Capilares fenestrados: con poros más grandes, de tipo intermedio.
o En los riñones, intestinos • Capilares sinusoides: los poros son mucho más grandes, de tal forma que el paso de sustancias está mucho más facilitado.
o En el hígado Características para que se produzca el intercambio capilar Entre el capilar sanguíneo y las células está el espacio intersticial.
Cuando pasa la sangre en la zona arterial capilar se producen una serie de fuerzas tales que el resultado será la filtración. En la zona venosa capilar ocurre lo contrario, de manera que la fuerza resultante será un vector contrario a la filtración, la absorción hacia el capilar de agua y sustancias de desecho.
Fuerzas que intervienen: • Presión hidrostática (PH): es la fuerza que genera el empuje de la sangre por la presión sanguínea en el vaso sanguíneo.
o En la zona arterial, P$ A ≃ 35 mm Hg • Presión oncótica o coloidosmótica (PO): Hace referencia a la osmolaridad que tiene la sangre; lo que más influye es la cantidad de proteínas que circulan por la sangre. Las proteínas de elevado peso molecular no pasan a través del poro por lo que, si están en gran concentración en la circulación, generan una presión alta. Este vector se opone a que se salga el agua, la alta concentración de proteínas hace que se retenga agua. P- ≃ 28 mm Hg o De cuando en cuando, algunas proteínas consiguen escaparse por los poros y se quedan en la zona intersticial. En ese caso, tendríamos que pintar otro vector, también de presión oncótica, esta vez generada por las proteínas que están fuera de los capilares. P- S ≃ 6 mm Hg Las proteínas pululan por ahí.
Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial 5 Noelia Joya, 2º Biotecnología Biología animal Zona capilar arterial Zona capilar venosa F= PH + PO (S) – PO (P) F = 35 + 6 – 28 = 13 mm Hg A= PH + PO (S) – PO (P) A = 15 + 6 – 28 = -7 mm Hg En la zona capilar arterial se suceden una serie de mecanismos tales que se genera la filtración.
La fuerza resultante es un vector que favorece la absorción.
La absorción tiene una magnitud menor que la filtración. Esto es debido a que parte del agua es tomada por las células, y parte se recoge por otros capilares, los capilares linfáticos. Allí donde hay un capilar sanguíneo, hay un capilar linfático, el cual tiene los poros mucho más grandes. Es un sistema de evacuación.
¿Qué pasaría si la presión hidrostática de una persona aumentase mucho? Por ejemplo, en personas con dieta rica en sal (sube la tensión), la filtración aumentaría (aunque la absorción seguiría siendo más o menos la misma) y el exceso de agua provocaría un encharcamiento haciendo que el tejido se hinche, es lo que se llama edema.
En una persona con un trabajo sedentario el retorno venoso se ve perjudicado, se modifica la presión hidrostática en la zona venosa provocando una menor absorción y se forma un edema.
En el caso de la desnutrición lo que se ve alterada es la presión oncótica. El hígado no sintetiza tantas proteínas de elevado peso molecular y se ve afectada sobre todo la zona abdominal ya que los capilares de la zona hepática son los más grandes, los de tipo sinusoide. Lo mismo ocurre con el alcohol, la cirrosis.
5. Sistema linfático Los vasos linfáticos transportan linfa. La linfa es de color blanco amarillento y está formada por agua, proteínas, grasas, linfocitos y monocitos (que se corresponden con glóbulos blancos encargados en la defensa del organismo). Circula por el interior de los vasos linfáticos, los cuales tienen distintos diámetros.
Sus paredes están formadas por músculo liso, que les da cierta elasticidad, y por el interior también existen válvulas que favorecen la circulación de un sentido y no en el contrario.
Los movimientos de la linfa en el interior del cuerpo se basan fundamentalmente en nuestros movimientos corporales. El hecho de contraer los músculos del cuerpo y el movimiento de los órganos internos contribuye a comprimir los vasos linfáticos y favorecer el avance de la linfa. En algunos vertebrados inferiores existen corazones linfáticos que ayudan a propulsar la linfa, pero no es el caso de los humanos.
Los ganglios linfáticos son acúmulos de tejido linfático concentrado en ciertos puntos del cuerpo, es aquí donde se producen los linfocitos.
• Hay lugares del cuerpo donde hay mayor concentración de ganglios linfáticos: las axilas, el cuello, ingles y en el centro del tórax (centro del cuerpo).
Existen también los capilares linfáticos, que están formados por vasos muy finos con grandes poros.
Siempre que hay un capilar sanguíneo hay un capilar linfático próximo. Su función es recuperar el exceso líquido, proteínas de alto peso molecular que se cuelan por el capilar sanguíneo y moléculas de grasa más grandes de lo normal que también se hayan colado. Todo esto va a parar de nuevo a la circulación sanguínea.
El conducto torácico es un vaso linfático de mayor tamaño. Todos los vasos linfáticos de la parte inferior del cuerpo desembocan en él, mientras que la linfa de la parte superior del cuerpo va a parar a dos conductos linfáticos (derecho e izquierdo).
Tanto estos conductos como el torácico principal llevan la linfa al torrente sanguíneo en el punto donde se juntan la vena yugular con la vena subcava, (todo va a la sangre, incluidos los linfocitos que necesitamos para que nuestras defensas funcionen correctamente).
Si sufriéramos un accidente que provocara la ruptura de un vaso linfático relativamente grande, estamos muertos, ya que la linfa no tiene plaquetas ni factores de coagulación.
6 Tema 10: Flujo sanguíneo y presión arterial ...

Tags: