5. Consolidación y Desarrollo de los EEUU hasta la Guerra de Secesión PARTE II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 11
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

La  era  federalista.   Tras   la   ratificación   de   la   Constitución  por   once   de   los   trece     estados   (Carolina   del   Norte   y   Rhode   Island   no   lo   hicieron   hasta     noviembre   de   1789   y   mayo   de   1790   respectivamente)   George   Washington  fue  elegido  por  unanimidad  primer  presidente  de  la  joven  república  el  4  de  marzo   de   1789,   quien   escogió   como   colaboradores   a   Alexander   Hamilton   y   a   Thomas   Jefferson,   que   eran  los  líderes  de  las  dos  principales  tendencias  políticas:  la  federalista  y  la  antifederalista.  El   primero   fue   nombrado   secretario   del   Tesoro   y   el   segundo,   secretario   de   Estado.   Casi   de   inmediato   surgieron   tensiones   en   el   seno   del   Gabinete   sobre   la   interpretación   de   la   Constitución,   a   raíz   de   la   política   económica   a   seguir.   Los   federalistas,   que   querían   reforzar   el   poder   central,   creían   que   el   Gobierno   debía   desempeñar   un   papel   activo   en   los   asuntos   económicos   y,   por   esta   razón,   Hamilton   propuso   una   serie   de   medidas   centralizadoras,   encaminadas   a   convertir   a   los   Estados   Unidos   en   una   nación   rica   y   poderosa,   argumentando   que   la  Constitución  permitía  al  Gobierno  federal  realizar  todo  aquello  que  pudiera  justificarse  como   hecho   en   aras   del   "bienestar   nacional".   Frente   a   esta   postura,   Jefferson   y   los   antifederalistas   argüían   que   el   Gobierno   federal   poseía   exclusivamente   aquellos   poderes   que   le   concedía   explícitamente   la   Constitución     y   que   todos   los   demás,   tal   como   determinaba   la   décima   enmienda,  estaban  reservados  a  los  estados.   George  Washington  apoyó  la  política  de  Hamilton,  quien,  después  de  largas  y  violentos  debates   en  el  Congreso,  pudo  aplicar  su  programa  económico,  consistente  en:     • • • • crear  un  Banco  Nacional  que  controlara  la  emisión  de  papel  moneda   asumir  y  consolidar  la  deuda  interna  y  externa  contraída  por  la  Confederación  y  por  los   diferentes  estados  en  la  etapa  precedente  y  durante  la  guerra   imponer  unos  altos  aranceles  de  importación  para  estimular  y  proteger  la  industria   y   establecer,   con   el   fin   de   proporcionar   recursos   a   la   administración,   una   serie   de   impuestos  indirectos  federales,  que  gravaban  las  bebidas  alcohólicas,  algunos  artículos   suntuarios   y   el   papel   sellado.   En   1798   creó   asimismo   un   impuesto   directo   que   recaía   sobre  los  bienes  inmuebles,  los  bienes  rústicos  y  sobre  la  tenencia  de  esclavos.   El  plan  de  Hamilton  fue  aplaudido  y  celebrado  por  los  financieros,  industriales  y  por  la  burguesía   afincada  fundamentalmente  en  los  estados  septentrionales.     En   cambio,   encontró   la   oposición   de   los   campesinos,   de   los   plantadores   del   Sur   y   de   otros   sectores   de   la   población   que   veían   lesionados   sus   intereses.   Algunas   de   las   medidas   de   Hamilton   provocaron   violentas   reacciones,   como   la   llamada   "rebelión   del   Whisky"   de   1794   en   el   Oeste   de   Pennsylvania,   que   fue   aplastada   por   el   ejército.   Ahora   bien,   la   principal   oposición   provino   por   parte   de   Jefferson   y   los   antifederalistas,   no   tanto   por   motivos   económicos,   sino,   como   se   ha   dicho,   por   principios   políticos.   Ante   la   incompatibilidad   con   Hamilton,   Jefferson   abandonó   su   cargo   de   secretario   de   Estado   a   finales   de   1793   y   se   consagró   a   la   consolidación   del   Partido   Republicano,  creado  en  1792,  que  agrupaba  a  los  anticentralistas  o  antifederalistas.  Partido  que   no  tiene  nada  que  ver  con  el  actual  Partido  Republicano.   1 La   política   exterior   también   fue   motivo   de   enfrentamiento   entre   los   federalistas   y   los   republicanos.  El  estallido  de  la   Revolución  francesa  fue  acogido  con  simpatía  por  la  mayor  parte   de   los   norteamericanos,   pero   el   ajusticiamiento   de   Luis   XVI,   el   comienzo   de   los   excesos   revolucionarios   y   el   desencadenamiento   de  la   guerra   entre   Francia   e   Inglaterra   horrorizaron   a   los   federalistas,   partidarios   del   "orden",   y   trocaron   su   simpatía   inicial   en   hostilidad,   tomando   partido   por   Gran   Bretaña.   En   cambio,   los   republicanos,   mucho   más   afines   a   los   ideales   revolucionarios,  se  mostraron  francófilos.  De  todas  formas,  a  pesar  del  exaltado  debate  público   entre   ambos   partidos,   George   Washington   proclamó   en   1793   la   neutralidad   de   los   Estados   Unidos   en   la   guerra   franco-­‐británica.   Neutralidad   que   no   resultó   fácil,   primero,   por   la   decisión   inglesa  de  apresar  a  los  buques  norteamericanos  que  comerciaban  con  las  Antillas  francesas  y,   más  tarde,  por  la  actitud  de  Francia  de  no  respetar  la  no  beligerancia  del  pabellón  americano,   resentida  por  la  firma  del  tratado  de  Jay  entre  EE.UU.  y  Gran  Bretaña  en  noviembre  de  1794.   El  objetivo  de  este  tratado  de  amistad  (mico),  comercio  y  navegación,  que  tomó  el  nombre  del   negociador  norteamericano  John  Jay,  presidente  de  la  Corte  Suprema,  era  resolver  los  problemas   existentes  entre  los  dos  países  después  de  la  guerra  de  la  Independencia  norteamericana:     • • • la   evacuación   por   parte   de   Inglaterra   de   una   serie   de   puestos   militares   que   aún   conservaba  en  el  territorio  del  Noroeste  a  pesar  de  la  paz  de  Versalles  de  1783   la  reparación  de  los  daños  ocasionados  por  el  apresamiento  de  buques  norteamericanos   en  la  guerra  franco-­‐británica  iniciada  en  1793     y  la  apertura  de  los  puertos  de  las  Indias  Occidentales  al  comercio  de  los  EE.  UU.     Además   del   deterioro   de   las   relaciones   con   París,   este   tratado   provocó   un   profundo   malestar   entre  gran  parte  de  la  opinión  pública  norteamericana,  al  rechazar  Gran  Bretaña  la  petición  de   reciprocidad   en   los   derechos   comerciales.   Los   republicanos   consideraron   el   tratado   como   una   claudicación.   En   cambio,   fue   aceptado   y   festejado   por   todos   el   ya   citado   tratado   de   San   Lorenzo   de   1795,   por   el   cual   España   concedía   generosamente   a   los   norteamericanos   la   libertad   de   navegación  por  el  Mississippi  y  la  utilización  del  puerto  de  Nueva  Orleans.     Las   diferencias   entre   ambos   partidos   se   agudizaron   durante   el   mandato   de   John   Adams,   que   sucedió  en  1797  a  Washington,  tras  su  segundo  período  presidencial.  Adams,  que  representaba  la   corriente  moderada  del  partido  federalista,  tuvo  que  enfrentarse,  no  sólo  con  la  oposición  de  los   republicanos,   sino   también   al   ala   hamiltoniana   de   su   propio   partido,   partidaria   de   declarar   la   guerra   al   Directorio   francés   por   las   agresiones   de   los   corsarios   galos   a   los   mercantes   norteamericanos.   Adams,   aunque   tuvo   que   romper   las   relaciones   diplomáticas,   pudo   evitar   la   guerra   abierta   con   Francia.   En   cambio,   no   pudo   impedir   que   el   Congreso,   dominado   por   su   partido  y  presionado  por  los  hamiltonianos,  promulgara  en  1798  las  "Leyes  de  extranjeros  y  de   sedición"  contra  los  inmigrantes  sospechosos  y  contra  las  ofensas  y  calumnias  al  Gobierno  por   parte   de   la   prensa.   Estas   leyes   fueron   aplicadas   por   los   federalistas   de   una   forma   partidista   contra  sus  adversarios  políticos,  acusados  de  tener  ideas  "jacobinas".  Los  republicanos,  así  como   muchos  otros  norteamericanos,  lo  mismo  que  las  legislaturas  de  Virginia  y  Kentucky  consideraron   a  estas  leyes  inconstitucionales.   2 Los  jeffersonianos  y  la  "era  de  los  buenos  sentimientos"   En  las  elecciones  de  1800  los  republicanos  supieron  sacar  partido  de:   • • la  impopularidad  de  las  medidas  con  los  extranjeros  y  las  leyes  para  el  mantenimiento   del  orden  de  la  administración  de  Adams   de   la   división   del   partido   federalista   y   del   descontento   de   los   pequeños   y   medianos   agricultores  por  la  política  económica  hamiltoniana  que  favorecía  fundamentalmente  a  la   oligarquía  financiera    y  comercial  del  Noreste   Y   así,   Thomas   Jefferson   (1801-­‐1809)  obtuvo   la  presidencia.   La   elección   de   este   político   virginiano   abrió  una  nueva  etapa  en  la  historia  norteamericana.  Durante  veintiocho  años  los  republicanos   monopolizaron   el   poder,   con   las   presidencias   de   Jefferson,   de   James   Madison,   de   James   Monroe,  que  además  fueron  reelegidos  una  vez,  y  la  de   John  Quincy  Adams.  Pudieron  gobernar   prácticamente  sin  oposición  política,  ya  que  el  partido  federalista  se  fue  desintegrando  hasta  su   total  desaparición  tras  la  guerra  anglo-­‐americana  de  1812-­‐1814.     Contra  lo  que  podía  esperarse  la   etapa  republicana  no  significó   ningún  cambio  importante  ni   en   la   política   interior   ni   en   la   exterior.   La   subida   de   Jefferson   al   poder   no   supuso   un   proceso   de   descentralización,  como  había  defendido  su  partido  cuando  estaba  en  la  oposición.  Es  verdad  que   simplificó   la   administración   federal   disminuyendo   el   número   de   funcionarios,   que   redujo   el   presupuesto  militar  para  enjugar  la  deuda  pública  nacional  y  que  suprimió  impuestos  federales,   pero  tanto  él,  como  sus  sucesores  en  el  cargo,  mantuvieron  en  gran  medida  el  sistema  económi-­‐ co  diseñado  por  Hamilton  en  la  etapa  anterior,  continuaron  practicando  una  política  centralista  y   su  actuación  representó  un  afianzamiento  del  poder  central,  yendo,  en  algunas  ocasiones,  mucho   más   lejos   de   lo   que   habían   ido   sus   adversarios   políticos,   como,   cuando   Jefferson   en   1803     compró   la   Luisiana   a   Napoleón,   atribuyendo   al   ejecutivo   una   facultad   que   no   estaba   prevista   en   la   Constitución,   o   cuando   hizo   promulgar   la   ley   de   embargo   de   1807.   Este   proceso   de   reafirmación  del  Gobierno  nacional  sobre  los  estados  se  vio  favorecido  por  el  Tribunal  Supremo,   que   durante   siete   lustros   estuvo   presidido   por   John   Marshall,   un   federalista   convencido   que   había  sido  elegido  por  John  Adams.   La  política  exterior  de  Jefferson,  lo  mismo  que  sus  antecesores  en  el  cargo,  estuvo  basada  en  el   mantenimiento   de   la   neutralidad,   que   tanto   favorecía   a   los   intereses   comerciales   norteamericanos,   durante   las   guerras   napoleónicas.   Pero   su   pretensión   se   vio   seriamente   amenazada   con   el   bloqueo   continental   decretado   por   Napoleón   en   1806   y   por   la   corres-­‐ pondiente  réplica  de  contrabloqueo  de  la  corona  británica.  Como  medida  de  presión  para  que  los   beligerantes  respetaran  la  neutralidad  norteamericana,  hizo  aprobar  por  el  Congreso  una  serie   de  leyes  por  las  que  interrumpía  el  comercio  con  Gran  Bretaña  y  Francia  y  se  embargaban  los   buques   de   estas   dos   nacionalidades   que   estuvieran   surtos   (tranquilos,   en   reposo,   en   silencio)   en   los   puertos   estadounidenses.   Estas   disposiciones   no   consiguieron   su   objetivo.   En   cambio,   provocaron  la  ruina  de  numerosos  comerciantes  americanos,  por  lo  que,  ante  las  amenazas  de   secesión   de   algunos   estados   del   Norte,   Jefferson   levantó   el   embargo   a   principios   de   marzo   de   1809,  pocos  días  antes  de  abandonar  la  Casa  Blanca,  al  concluir  su  segundo  mandato  presidencial.     3 Desde  luego  el  mayor  éxito  diplomático  de  su  administración  fue  la  ya  comentada  adquisición  de   la   Luisiana.   Esta   transferencia,   además   de   incrementar   el   prestigio   del   Gobierno   federal,   la   república  norteamericana  obtenía  vía  libre  para  su  expansión  hacia  el  Oeste  y  cumplir  así,  con  lo   que  a  mediados  de  siglo  se  llamó  "destino  manifiesto".   El   sucesor   de   Jefferson,   el   también   virginiano  James   Madison   (1809-­‐1817),   no   tuvo   mejor   suerte   en   sus   relaciones   con   Gran   Bretaña,   que   continuó   ignorando   la   neutralidad   de   los   buques   norteamericanos,   deteniéndoles,     conduciéndoles   a   los   puertos   ingleses   y   reclutando   por   la   fuerza   a   sus   tripulaciones   con   el   pretexto   de   que   eran   desertores   ingleses.   Esta   fue   la   causa,   aunque  no  la  única,  por  la  que  el  presidente  estadounidense  solicitó  al  Congreso  en  junio  de  1812   que  declarase  la  guerra  al  Gobierno  de  Londres.  También  contó,  y  no  poco,  en  esta  decisión  las   exigencias   de   los   diputados   representantes   de   los   intereses   agrarios   del   Oeste   y   del   Sur,   que,   deseosos  de  nuevas  tierras,  querían  aprovechar  la  coyuntura  de  la  supuesta  debilidad  del  Reino   Unido,  que  se  encontraba  inmerso  en  las  guerras  napoleónicas,   para  apoderarse  de  las  Floridas,   en   manos   de   España,   aliada   en   este   momento   de   Gran   Bretaña,   y   del   Canadá.   A   los   ingleses   canadienses   se   les   acusaba   asimismo   de   incitar   a   los   indios   situados   en   las   tierras   del   Ohio   a   levantarse   contra   el   Gobierno   de   Washington   (Revuelta   de   los   shawnee   en   1811   dirigida   por   el   jefe  Tecumseh).  En  cambio,  la  mayoría  de  los  habitantes  de  Nueva  Inglaterra  era  contraria  a  la   guerra.   Desde  el  punto  de  vista  militar  esta  contienda,  llamada  la  segunda  guerra  de  la  Independencia,   no  fue  demasiado  favorable  para  el  mal  preparado  ejército  americano.  A  pesar  de  que  Inglaterra   sólo   disponía   de   un   reducido   contingente   de   tropas   en   Canadá   y   de   que   se   encontraba   luchando   contra   Napoleón   en   Europa,   los   norteamericanos   fracasaron   en   todas   sus   tentativas   para   conquistar  aquella  colonia  británica  y  su  exigua  armada,  aunque  obtuvo  alguna  victoria  naval,  no   pudo   impedir   que   la   flota   inglesa   impusiera   un   férreo   bloqueo   a   sus   costas   que   paralizó   la   actividad  de  comercio  marítimo.  Además,  en  1814,  una  vez  derrotado  Napoleón,  Gran  Bretaña   pasó   a   la   ofensiva   y   sus   tropas   ocuparon   e   incendiaron   Washington.   La   única   victoria   incuestionable  la  tuvo  el  general  Andrew  Jackson  que  evitó  la  toma  de  Nueva  Orleans  en  enero   de  1815  y  obligó  a  reembarcar  al  cuerpo  expedicionario  inglés  que  era  muy  superior  en  número  y   en  pertrechos  a  las  fuerzas  defensivas.  Aunque  este  éxito  no  tuvo  ninguna  consecuencia  práctica,   pues  la  paz  había  sido  firmada  el  24  de  diciembre  anterior  en  Gante.   La   contienda   finalizó   sin   que   hubiera   un   claro   vencedor.   Los   Estados   Unidos,   desde   luego,   no   consiguieron   ninguna   de   las   aspiraciones   territoriales   por   las   que   habían   ido   a   la   guerra,   si   exceptuamos   la   pequeña   zona   de   la   Florida   Occidental   que   fue   arrebatada   a   España.   Lo   único   positivo   logrado   en   la   ciudad   belga   fue   el   inicio   de   conversaciones   para   llegar   a   un   acuerdo   mercantil  entre  ambos  países  y  para  delimitar  la  frontera  con  el  Canadá,  que  concluyeron  en  el   tratado  comercial  de  1815  (que  si  bien  concedía  a  EE.UU.  la  cláusula  de  "nación  más  favorecida",   seguía  impidiendo  el  comercio  norteamericano  con  las  colonias  inglesas  en  las  Antillas)  y  en  el   acuerdo   Rush-­‐Bagot   de   1817   (que   desmilitarizaba   la   frontera   canadiense)   y   que   fue   completado   por  la  convención  anglo-­‐norteamericana  de  1818,  que  fijó  el  límite  entre  los  dos  países  america-­‐ nos  en  el  paralelo  49.     4 Las  razones  por  las  que  se  firmó  la  paz  de  Gante  sin  haberse  logrado  los  objetivos  previstos  hay   que  buscarlas  en  que  tanto  el  Gobierno  de  Londres,  como  el  de  Washington  deseaban  la  paz.  El   primero,   para   poder   centrarse   en   la   remodelación   de   Europa   que   en   ese   momento   se   estaba   discutiendo   en   el   Congreso   de   Viena;   el   segundo,   para   acallar   la   creciente   oposición   de   los   estados  del  Noroeste  a  una  guerra  que  lesionaba  gravemente  sus  intereses  comerciales.     En   1814   Massachussetts   y   Connecticut   retiraron   sus   milicias   en   señal   de   protesta   y   en   diciembre   de   ese   mismo   año   en   una   convención   celebrada   en   Hartford,   a   la   que   asistieron   delegados   de   todos   los   estados   de   Nueva   Inglaterra,   se   alzaron   algunas  voces   proponiendo   la   separación   de   la   Unión.     De  todas  formas,  esta  guerra  contribuyó  a  exaltar  el  orgullo  nacional,  sobre  todo  en  el  Oeste.  Los   norteamericanos  se  habían  enfrentado,  esta  vez  solos,  a  la  primera  potencia  militar  del  mundo   y,   contra   el   pronóstico   de   muchos,   no   habían   sucumbido   en   el   intento.   Además   la   contienda   expuso  los  puntos  débiles  de  la  organización  política  de  la  nación  y   motivó  un  fortalecimiento  de   las  atribuciones  del  Gobierno  federal.  Esta  guerra  modificó  asimismo  la  configuración  de  la  clase   política.   Hasta   entonces   el   destino   del   país   había   estado   en   manos   de   los   políticos   de   los   13   estados  iniciales;  a  partir  de  este  momento,  irrumpirán  con  fuerza  en  la  capital  federal  los  nuevos   dirigentes  del  Oeste.  Y,  por  último,  otra  consecuencia  de  este  conflicto  bélico  fue  el  cambio  de   rumbo   operado   en   la   política   exterior   de   los   EE.UU.   Se   produce,   lo   que   Fohlen   denomina   el   divorcio  entre  este  país  y  Europa.  El  Gobierno  de  Washington  volverá  la  espalda  a  las  cuestiones   europeas  y  dirigirá  su  atención  fundamentalmente  a  sus  propios  intereses  internos  y  empezará  a   proyectar  su  sombra  sobre  el  resto  del  continente  americano.   Es   precisamente   en   este   contexto   de   exaltación   nacional   y   de   fortalecimiento   de   la   joven   democracia  norteamericana  donde  hay  que  situar  la  "doctrina  Monroe".  En  diciembre  de  1823  en   su  mensaje  anual  al  Congreso  sobre  el  estado  de  la  Unión,  el  presidente  James  Monroe  dejaba   bien   claro   cuáles   iban   a   ser   a   partir   de   entonces   los   principios   básicos   de   la   política   exterior   de   su   país.  Con  su  fórmula  "América  para  los  americanos"  quería  impedir  la  expansión  de  Rusia  por  la   costa  americana  del  Pacífico,  que  había  iniciado  desde  su  enclave  de  Alaska,  y  conjurar  la  posible   amenaza   intervencionista   de   las   monarquías   legitimistas   europeas   de   la   Santa   Alianza   para   restaurar  el  gobierno  español  en  sus  colonias  americanas  que  se  habían  independizado.  Monroe   sostenía  que  cualquier  tentativa  en  este  sentido  sería  considerada  como  peligrosa  para  la  paz  y   para   la   seguridad   de   su   país.   A   cambio,   afirmaba   que   los   Estados   Unidos   no   intervendrían   en   las   colonias   que   los   europeos   aun   conservaban   en   América   y   confirmaba   su   aislacionismo   al   prometer  no  inmiscuirse  en  los  asuntos  del  viejo  continente.  El  presidente  estadounidense  pudo   hacer  esta  declaración  política  sin  correr  ningún  riesgo.  Pues,  aunque  su  país  no  podía  por  aquel   entonces  oponerse  militarmente  a  la  extensión  al  hemisferio  occidental  del  sistema  de  la  Santa   Alianza,   sabía   que   Gran   Bretaña,   que   si   podía   hacerlo,   estaba   dispuesta   a   impedir   tal   intromisión.   La   doctrina   Monroe   señala   el   nacimiento   de   una   diplomacia   propiamente   americana,   aunque   hay   que   señalar   que   la   filosofía   de   esta   declaración   estaba   ya   esbozada   en   el   discurso   que   en   1796   hizo   George   Washington   con   motivo   de   su   despedida   tras   su   segundo   mandato   presidencial.  Las  palabras  de  Monroe  fueron  acogidas  con  entusiasmo  en  los  Estados  Unidos  y   en   los   nuevos   países   latinoamericanos.   En   cambio,   en   Europa   pasaron   prácticamente   5 desapercibidas.   Con   el   tiempo,   la   doctrina   Monroe   se   transformó   en   la   justificación   de   la   expansión   norteamericana.   La   guerra   con   México   de   1846-­‐1848   fue   la   primera   expresión   del   imperialismo  de  los  Estados  Unidos,  consecuencia  de  aquella  declaración.     Después  de  la  guerra  contra  Inglaterra  se  inauguró  en  la  historia  de  los  EE.UU.  una  etapa  que  los   historiadores   americanos   denominan   la   "era   de   los   buenos   sentimientos",   que   abarca   cronológicamente   de   1815   a   1824   y   que   coincide   con   los   últimos   años   del   segundo   período   presidencial  de  Madison  y  con  los  dos  mandatos  de  Monroe.  Durante  ella,  la  descomposición  del   partido   federalista   permitió   a   los   republicanos   gobernar   sin   oposición   política   y   su   gestión   se   centró  fundamentalmente  en  la  expansión  hacia  el  Oeste  y  en  el  desarrollo  económico  del  país.   Tan  pronto  como  se  firmó  la  paz  de  Gante,  el  Congreso  empezó  el  estudio  de  un  programa  que   tenía  tres  objetivos  principales:     • • • en   primer   lugar,   proteger   y   potenciar   la   naciente   industria,   que   se   encontraba   en   una   delicada  situación  al  cesar  el  artificial  estímulo  de  la  guerra  y  del  bloqueo   en  segundo  lugar,  disponer  de  una  moneda  estable  y  de  una  política  crediticia  sólida   y  por  último,  dotar  al  país  de  un  sistema  de  comunicaciones  que  permitiera  la  creación  y   consolidación  del  mercado  nacional.   Este  programa  se  concretó  en  la  aprobación  en  1816  de  una  tarifa  arancelaria  proteccionista,  que   preservó   para   la   industria   nacional   el   mercado   interior,   y   en   la   creación   ese   mismo   año   de   un   nuevo  Banco  Nacional,  ya  que  había  expirado  la  cédula  de  fundación  del  anterior.     La  primera  de  estas  medidas,  aunque  encontró  alguna  resistencia  por  parte  de  los  plantadores  del   Sur,  de  los  granjeros  del  Oeste  y  de  los  comerciantes  de  Nueva  Inglaterra,  pudo  pasar  el  trámite   parlamentario  sin  excesivas  dificultades.     Paradójicamente,   la   aprobación   de   la   creación   del   banco   centralizado,   que   tantas   pasiones   y   reacciones  en  contra  había  suscitado  durante  la  etapa  federalista,  precisamente  por  los  republi-­‐ canos,  se  hizo  sin  ningún  problema,  por  ser  conveniente  al  "interés  nacional".  En  esta  ocasión,  los   más  ardientes  partidarios  de  su  erección  fueron  los  diputados  del  Oeste,  a  los  que  les  interesaba   más  la  utilidad  del  banco  que  su  presunta  inconstitucionalidad.     Asimismo,   fueron   los   representantes   del   Oeste   los   más   ardientes   defensores   de   crear   una   red   viaria   eficiente.   Pero   este   programa   para   mejorar   las   comunicaciones   internas   se   vio   obstaculizado   durante   algunos   años   por   los   políticos   del   Este,   que   eran   más   conservadores,   y   por   el   propio   presidente   Madison,   quienes   creían   que   la   asistencia   federal   para   realizar   vías   de   comunicación  no  estaba  implícita  en  la  Constitución.  No  obstante,  muchos  estados  emprendieron   por  su  cuenta  la  construcción  de  caminos  y  canales.  Al  final,  Monroe  consideró  que  la  cláusula  de   la  Constitución  que  se  refería  al  "bienestar  general"  permitía  al  Gobierno  federal  participar  en  la   financiación  de  las  denominadas  "mejoras  internas".   Con   todo,   este   espíritu   de   consenso   que   caracteriza   esta   época   no   significa   que   se   hubiera   logrado  una  total  integración  nacional  y  que  los  intereses  de  las  tres  grandes  regiones  del  país   coincidieran.  Eran  demasiados  los  factores  sociales,  culturales  y,  sobre  todo,  económicos  que  las   6 separaban,   especialmente   al   Norte   y   al   Sur.   Precisamente   fue   durante   este   período   cuando   surgió  la  primera  grave  crisis  interregional  al  solicitar  en  1819  el  territorio  de  Missouri  su  ingreso   en  la  Unión  como  estado  esclavista  y  los  estados  libres  del  Norte  se  opusieron.  La  confrontación   entre   los   estados   esclavistas   y   no   esclavistas   hizo   peligrar   la   unidad   de   la   República.   Sin   embargo,  debido  a  ese  espíritu  de  "buenos  sentimientos"  al  final  se  impuso  el  sentido  común  y,   aunque   no   se   solucionó   el   problema   de   fondo,   si   se   llegó   a   un  compromiso   en   1820.   Los   estados   del   Norte   accedieron   a   la   demanda   de   Missouri,   pero,   para   compensar   el   desequilibrio   que   su   entrada   produciría   en   el   Senado   a   favor   de   los   estados   esclavistas,   se   hizo   ingresar   al   mismo   tiempo   a   Main   como   estado   libre   y   se   prohibió   para   el   futuro   la   esclavitud   en   la   parte   del   antiguo   territorio   de   Luisiana   situada   al   Norte   del   paralelo   36º   30',   línea   que   correspondía   a   la   frontera  Sur  de  Missouri.   El  antagonismo  interregional  se  puso  de  manifiesto  en  las  elecciones  presidenciales  de  1824.  Los   tres   candidatos   en   la   carrera   final   hacia   la   Casa   Blanca,   que   eran   todos   republicanos,   representaban  los  diferentes  intereses  regionales:     John  Quincy  Adams,  los  del  Norte         William  Crawford,  los  del  Sur     Andrew  Jackson,  los  del  Oeste.     La   elección   tuvo   que   ser   decidida   por   la   Cámara   de   representantes   al   no   obtener   la   mayoría   absoluta   ninguno   de   los   candidatos.   John   Quincy   Adams,   hijo   del   segundo   presidente,   secretario   de   Estado   en   la   administración   anterior   y   representante   de   las   viejas   tradiciones   y   de   la   hegemonía  política  de  Massachussetts,  fue  el  nuevo  presidente.  Su  nombramiento  puso  fin  a  la   era  de  "buenos    sentimientos".  Su  gestión  levantó  violentas  críticas  (en  especial  la  implantación   de  un  nuevo  arancel  en  1828)  y  propició  la  creación  del  Partido  Demócrata.   La  democracia  jacksoniana  (1829-­‐1837)   Fue  precisamente  el  creador  de  este  partido,  el  general  Andrew  Jackson,  quien  obtuvo  el  triunfo   electoral   en   la   campaña   electoral   de   1828.   Su   acceso   a   la  Casa   Blanca,   donde   permanecerá   de   1829   a   1837,   significó   la   llegada   al   poder   de   una   nueva     generación   de   políticos   con   un   talante   y   un   modo   de   hacer   muy   diferente   de   los   que   hasta   entonces   habían   dirigido   los   destinos   de   la   Unión.     Estos   representaban   los   intereses   de   la   aristocracia   sureña   o   de   la   oligarquía   comercial   y   financiera   del   Noreste.   Aquéllos,   en   cambio,   serán   los   portavoces,   no   sólo,   como   se   ha   dicho   repetidamente   por   influencia   de   la   historiografía   whig   del   siglo   XIX,   de   los   pioneros   del   Oeste,   sino   también   de   los   pequeños   propietarios   rurales   y   de   las   clases   populares   de   las   otras   dos   regiones  del  país,  como  lo  prueba  el  que  la  victoria  electoral  de  Jackson  fue  debida  a  los  votos  del   Sur  y  del  Noreste  tanto  como  a  los  del  Oeste.     El   Partido   Demócrata   monopolizó   el   poder   hasta   1860,   salvo   dos   breves   intervalos   en   que   el   partido  whig  consiguió  llevar  a  la  presidencia  a  su  candidato  en  las  elecciones  de  1840  y  1848.   Este   partido,   compuesto   por   los   antiguos   republicanos   no   encuadrados   en   el   partido   de   Jackson   7 y  por  elementos  conservadores  de  la  política  americana,  fue  creado  en  1832  con  el  nombre  de   Partido   Republicano   Nacional,   pero   al   año   siguiente   empezó   a   ser   conocido   con   aquel   otro   nombre.   Estuvo   dirigido   por   Henry   Clay,   John   Quincy   Adams   y   Daniel   Webster   y   recogió   los   viejos  postulados  centralizadores  del  antiguo  partido  federalista.  El  apoyo  electoral  lo  encontró   fundamentalmente  en  los  estados  del  centro  y  del  Noreste.   Durante   la   gestión   de   Jackson   las   instituciones   se   democratizaron   y   se   cambió   los   procedimientos  políticos:   • • En  primer  lugar,  se  sustituyeron  los  "caucus"  (cónclaves  secretos  en  los  que  los  jefes  de   los  diferentes  grupos  de  presión  -­‐lobbystas-­‐  y  los  agentes  electorales  -­‐bosses-­‐  del  partido   elegían  al  candidato  a  la  presidencia)  por  la  convenciones  nacionales  de  delegados  del   pueblo.     También   se   introdujo   el   "spoils   sistem"   (sistema   de   despojos),   consistente   en  confiar   a   los   afiliados   al   partido   vencedor   en   las   elecciones   los   cargos   políticos   y   los   puestos   administrativos   federales   y   no,   como   se   había   hecho   hasta   entonces,   a   personas   supuestamente  cualificadas.  Jackson  consideraba  que  una  administración  de  funcionarios   permanentes  se  prestaba  a  la  petulancia  y  fomentaba  el  anquilosamiento  burocrático.       La  administración  de  Jackson  tuvo  que  enfrentarse  a  dos  importantes  problemas  prácticamente  al   mismo  tiempo:     • • la  controversia  sobre  la  renovación  del  Banco  de  los  Estados  Unidos     y  el  conflicto  con  Carolina  del  Sur  por  la  cuestión  de  la  "doctrina  de  la  nulificación".     El   Banco   Nacional,   que   había   obtenido   su   carta   fundacional   en   1816,   era   una   institución   financiera   que   gozaba   del   privilegio   de   ser   la   depositaria   de   los   fondos   del   Gobierno   federal.   También  acuñaba  moneda  y,  aunque  no  tenía  el  monopolio  de  la  emisión  de  billetes,  debido  a  sus   prerrogativas   y   a   que   podía   actuar   libremente   en   todo   el   territorio   de   la   Unión,   regulaba   la   moneda,  ejercía  una  enorme  influencia  sobre  los  demás  bancos  e  indirectamente  controlaba  el   volumen  de  las  transacciones  comerciales.  Lo  verdaderamente  curioso  es  que  este  banco  era  una   institución  privada  y  prácticamente  independiente  del  Estado  federal.     Por   estrategia   electoral,   con   el   fin   de   restar   votos   a   Jackson   en   los   comicios   presidenciales   de   1832,   sus   dos   principales   adversarios   políticos,   Clay   y   Webster,   convencieron   a   Nicolás   Biddle,   presidente   de   la   entidad   financiera,  para  que  propusiera  al  Congreso  la  prórroga  del  privilegio   del   banco,   a   pesar   de   que   no   caducaba   hasta   1836.   Jackson   vetó   el   proyecto   de   ley   para   la   renovación.   Fue   ésta   una   medida   populista,   que   recogía   el   resentimiento   de   granjeros   y   artesanos,   sobre   todo   del   Oeste,   contra   la   rigurosa   política   crediticia   del   Banco   y   se   basaba   en   su   convicción  de  que  el  poder  anónimo  del  gran  capital  y  de  las  clases  adineradas  era  contrario  a  la   democracia.  Otra  razón  que  argumentó  Jackson  para  oponerse  era  que  muchos  de  los  accionistas   del   Banco   eran   europeos   y   que,   por   consiguiente,   una   parte   considerable   de   los   enormes   beneficios  que  se  obtenían  se  desviaba  a  Europa.  No  hay  que  olvidar,  también,  que  no  fue  ajena  a   8 esta   decisión   la   profunda   animadversión   personal   que   el   presidente   sentía     contra   Biddle.   Además,  Jackson,  sin  esperar  a  que  finalizara  la  cédula  de  fundación  del  Banco,  mandó  retirar  de   él  los  fondos  federales  y  los  depositó  en  distintos  bancos  estatales,  lo  que  significó  la  destrucción   de  aquella  entidad  financiera.  Su  supresión,  sin  crear  ningún  establecimiento  de  crédito  similar,   supuso  la  total  descentralización  de  la  política  monetaria  y  engendró  un  proceso  inflacionario,   que,   unido   a   la   prohibición   decretada   de   comprar   las   tierras   federales   del   Oeste   en   papel   moneda,  provocó  la  grave  crisis  de  1837  que  originó  la  quiebra  de  muchos  bancos  y  empresas  y   una  radicalización  de  los  obreros  en  las  grandes  ciudades  del  Este.     El  segundo  gran  problema  que  Jackson  tuvo  que  arrostrar  fue  el    conflicto  con  Carolina  del  Sur   por  la  cuestión  de  la  "doctrina  de  la  nulificación",  que  implicaba  el  problema  del  secesionismo  y   que   fue   el   presagio   de   la   tormenta   que   estallará   en   1861   con   la   Guerra   de   Secesión.   El   Sur,   cuya   economía  se  encontraba  en  un  estado  de  relativa  decadencia,  sufrió  a  finales  de  los  años  20  una   profunda   crisis   económica,   que   afectó   sobre   todo   a   Carolina   del   Sur.   Las   autoridades   de   este   estado   la   achacaron   al   "arancel   de   las   abominaciones"   aprobado   en   1828   y   a   toda   la   política   proteccionista   del   Gobierno   federal.   Consideraban   que   los   estados   agrícolas   sureños   estaban   costeando   los   gastos   de   la   prosperidad   industrial   de   los   del   Norte.   Por   esta   razón,   cuando   en   1832  el  Congreso  aprobó  un  nuevo  arancel,  Carolina  del  Sur  invocó  el  derecho  de  nulificación,   que  había  formulado  John  C.  Calhoun,  natural  de  este  estado  y  que,  curiosamente,  ocupaba  el   cargo  de  vicepresidente  en  el  Gobierno  Jackson.  Según  él,  los  Estados  Unidos  eran  una  federación   de  estados  soberanos  y  por  tanto,  un  estado  podía  declarar  nula  y  suspender  la  ejecución  de  una   ley  federal  en  su  territorio  si  la  consideraba  contraria  a  la  Constitución.  En  realidad  la  doctrina  no   era  nueva.  Fue  invocada  por  primera  vez  por  Jefferson  y  Madison  en  Kentucky  y  Virginia  en  1798   contra   las   leyes   de   extranjeros   y   de   sedición   y   los   estados   de   Nueva   Inglaterra   habían   hecho   otro   tanto  contra  las  leyes  que  restringían  su  comercio  durante  la  guerra  de  1812.     Ante   las   amenazas   de   secesión   por   parte   de   Carolina   del   Sur,   Jackson   mantuvo   firmemente   la   indisolubilidad   de   la   Unión   y   amenazó   con   medidas   militares.   Sin   embargo,   éstas   no   hicieron   falta   ya   que   se   llegó   a   un   compromiso   con   la   aprobación   de   una   ley   que   preveía   una   notable   aunque  gradual  reducción  de  los  derechos  arancelarios  de  importación.     El   conflicto   se   solucionó,   pero   el   verdadero   problema   de   fondo,   que   era   el   de   definir   la   naturaleza  de  la  soberanía  de  los  estados  de  la  Unión,  no  estaba  resuelto.  A  partir  de  entonces,   el  antagonismo  entre  el  Norte  y  el  Sur  se  convirtió  en  el  principal  elemento  de  la  vida  pública.   Las   razones   de   esta   enconada   rivalidad   eran,   como   hemos   visto,  múltiples   y   la   mayor   parte   de   ellos  se  habían  gestado  ya  en  la  época  colonial.  No  obstante,  la  causa  más  profunda  de  la  división   y  la  que  a  partir  de  1848  irá  emponzoñando  cada  vez  más  las  relaciones  entre  las  dos  regiones   hasta  provocar  la  ruptura  y  la  guerra  fue  el  problema  de  la  esclavitud.     Esta   institución   no   era   nueva   y   aunque   había   ocasionado   algunos   conflictos   interregionales,   como   el   de   Missouri,   se   habían   solucionado   mediante   transacciones   y   compromisos.   Pero   el   problema  se  planteó  con  toda  la  acritud,  cuando  México  se  vio  obligado  a  ceder  a  la  Unión  por  el   tratado  de  Guadalupe  Hidalgo  unos  inmensos  territorios  y  se  planteó  la  posibilidad  de  extender   a   ellos   la   esclavitud.   Los   estados   del   Norte   rechazaron   tal   eventualidad   y   radicalizaron   su   9 campaña   abolicionista.   Los   estados   del   Sur,   viendo   peligrar   su   forma   de   vida   y   su   propia   existencia,  juzgaron  que  la  secesión  era  la  única  salida  posible  y  argumentaron  la  doctrina  de  la   autodeterminación  de  los  pueblos  y  el  principio  de  que  la  soberanía  del  estado  estaba  por  encima   de  la  Unión.     La  victoria  en  1860  de  Abraham  Lincoln,  el  candidato  del  nuevo  Partido  Republicano,  que  entre   sus  principales  puntos  programáticos  estaba  la  abolición  de  la  esclavitud  en  todos  los  territorios   de  la  Unión,  provocaría  la  guerra  civil.                                         10 BIBLIOGRAFIA        APTHEKER,H.:   Historia   de   la   Revolución   norteamericana.   Buenos   Aires,   1965.   Uno   de   los   pocos   libros,  escrito  en  castellano,  sobre  la  independencia  de  las  colonias  británicas  de  Norteamérica.        WRIGHT,   L.   y   otros:   Breve   historia   de   los   Estados   Unidos.   México,   1969.   Obra   de   carácter   general,   en   la   que   se   puede   encontrar   un   tratamiento   interesante   del   hecho   concreto   de   la   independencia   y   de   la   formación   del   nuevo   estado   hasta   la   guerra   de   Secesión.   El   mismo   comen-­‐ tario   se   puede   hacer   de   los   tres   libros   que   a   continuación   se   citan:   SAVELLE,   M.:   Historia   de   la   civilización   norteamericana.   Madrid,   1962;   MORISON,   E.:   Historia   del   pueblo   americano.   Barcelona,   1972;   MORISON,   E.;   COMMAGER,   H.S.;   LEUCHTENBURG,   W.:   Breve   historia   de   los   Estados   Unidos.   México.   FCE.   1995;   ADAMS,   W.P.y   otros:   Los   Estados   Unidos   de   América.   Madrid,  1979;  JONES,  M.A.  Historia  de  los  Estados  Unidos  (1607-­‐1992).  Madrid,  Cátedra,  1996.        Otras  obras  generales  interesantes  sobre  este  país  son  las  de  REMOND,  R.:  Histoire  des  Etats-­‐ Unis.  París,  1971,  que  es  una  excelente  síntesis,  y  de  ARTAUD,  D.  y  KASPI,  A.:  Histoire  des  Etats-­‐ Unis.  París,  1969.  FOHLEN,  C.:  La  América  anglosajona  de  1815  hasta  nuestros  días.  Barcelona,   1967.  Obra  que,  además  de  hacer  una  síntesis  sobre  el  estado  actual  de  la  cuestión,  incluye  una   extensa   bibliografía   y   hace   un   estudio   sobre   los   debates   historiográficos   que   han   surgido   sobre   la   interpretación   de   la   historia   norteamericana.   NORTH,D.C.:   Una   nueva   historia   económica.   Crecimiento  y  bienestar  en  el  pasado  de  los  Estados  Unidos.  Madrid,  1969.  Es  una  obra  clásica   para  el  estudio  del  desarrollo  económico  de  los  Estados  Unidos,  así  como  la  de  ROWSTOW.  W.   W.:  Las  etapas  del  crecimiento  económico.  México,  1961.  HANSEN,  M.  L.:  The  Atlantic  Migration   1607-­‐1860.  Nueva  York,  1940  Aunque  ya  muy  antigua,  es  una  obra  fundamental  para  el  estudio   de  la  inmigración  a  los  Estados  Unidos.          Sobre  la  historia  política  habría  que  destacar  las  obras  de  DANGERFIELD,  G.:  The  Era  of  Good   Feeling.  Nueva  York,  1952;  de  VAN  DEUSEN,  G.:  The  Jacksonian  Era.  Nueva  York,  1959;  y  PERKINS,   D.:  Historia  de  la  Doctrina  Monroe.  Buenos  Aires,  1964.                           11 ...

Tags: