T.14.- Contratación mercantil (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Rovira y Virgili (URV)
Grado Relaciones Laborales y Ocupación - 2º curso
Asignatura Derecho Mercantil
Año del apunte 2014
Páginas 14
Fecha de subida 23/05/2014
Descargas 5

Vista previa del texto

T.14. Contratación Mercantil 1. Concepto de contrato (1254 cc) El contrato se da cuando dos partes se obligan a dar a hacer alguna cosa o a prestar algún servicio. El contrato es una fuente de derechos y obligaciones por las partes que intervienen en ese contrato.
Artículo 1254 CC El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio.
2. Requisitos contrato (1261 cc) En todo contrato se debe dar, estos tres requisitos.
- Consentimiento La voluntad de las partes de obligarse a algo.
- Objeto cierto Ha de tratar sobre alguna cosa concreta.
- Causa de la obligación Todos los contratos tienen una causa.
Artículo 1261 No hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes: 1.º Consentimiento de los contratantes. 2.º Objeto cierto que sea materia del contrato. 3.º Causa de la obligación que se establezca.
3. Clases de contratos - Civiles (ej. yo particular me compro una casa) Regulado por el CC.
- Mercantiles. (Ej. Yo empresario compro una flota de coches para revenderlos [compraventa mercantil]) Regulación por el CCo y leyes especiales.
4. Contratos mercantiles: a. Definición Son mercantiles los contratos que regulan las relaciones jurídicas derivadas de la actividad profesional del empresario con los consumidores o con otros empresarios.
Desde un punto subjetivo, encontramos que los contratos mercantiles regulan las relaciones mercantiles entre un empresario y otro empresario, o entre un empresario y un consumidor. Por lo tanto en un contrato mercantil tendrá que intervenir como mínimo un empresario, esto es la particularidad que hace que un contrato sea mercantil.
b. Fuentes (art.50 Cco) Fuentes de la contratación: 1º. Leyes mercantiles 2º. Leyes civiles 3º. Usos mercantiles Artículo 50.
Los contratos mercantiles, en todo lo relativo a sus requisitos, modificaciones, excepciones, interpretación y extinción y a la capacidad de los contratantes, se regirán en todo lo que no se halle expresamente establecido en este Código o en Leyes especiales por las reglas generales del Derecho común.
c. La autonomía de la voluntad (1255 cc) Es un principio que impera en toda la contratación ya sea civil o mercantil.
Las partes pactan en un contrato lo que creen conveniente, eso quiere decir que un contrato es una ley entre las partes y es de obligado cumplimiento.
Artículo 1255 Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público.
d. Forma (art. 51 CCo) Principio de libertad de forma: no hay ninguna formalidad que se exija alguna forma.
La mayoría de contratos mercantiles constan en (...) Artículo 51.
Serán válidos y producirán obligación y acción en juicio los contratos mercantiles, cualesquiera que sean la forma y el idioma en que se celebren, la clase a que correspondan y la cantidad que tengan por objeto, con tal que conste su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos (1). Sin embargo, la declaración de testigos no será por sí sola bastante para probar la existencia de un contrato cuya cuantía exceda de 1.500 pesetas, a no concurrir con alguna otra prueba (2).
La correspondencia telegráfica sólo producirá obligación entre los contratantes que hayan admitido este medio previamente y en contrato escrito, y siempre que los telegramas reúnan las condiciones o signos convencionales que previamente hayan establecido los contratantes, si así lo hubiesen pactado.
e. Interpretación (57 CCo) Principio de buena fe objetiva: se deben interpretar las cláusulas de los contratos según los usos mercantiles que haya en ese lugar, lugar donde se aplique el contrato.
Artículo 57.
Los contratos de comercio se ejecutarán y cumplirán de buena fe, según los términos en que fueren hechos y redactados, sin tergiversar con interpretaciones arbitrarias el sentido recto, propio y usual de las palabras dichas o escritas, ni restringir los efectos que naturalmente se deriven del modo con que los contratantes hubieren explicado su voluntad y contraído sus obligaciones.
f. Prueba El contrato en sí mismo es una prueba que tiene el empresario del contenido de ese contrato.
Se admite también la prueba de la contabilidad del empresario y también la facturación.
g. Contratos celebrados fuera del establecimiento mercantil Esos contratos son aquellos que se celebran fuera de la sede del empresario. Particularidad de los contratos mercantiles, se pueden celebrar de esa forma.
Se establece que el consumidor tiene un plazo de desistimiento de la mercancía de 7 días desde la recepción de la mercancía.
h. Contratos a distancia Por ejemplo los contratos por e-mail, por videoconferencia, etc… muy utilizado en el derecho mercantil.
i.
Contratos sometidos a condiciones generales de la contratación (ley 7/1998 de 13 de abril) Estos contratos por su importancia tienen una ley especial (7/1998), esta ley pretende proteger a los consumidores, por ejemplo esta ley declara nulas las cláusulas abusivas.
También se llama contratación en masa. Las clausulas generales de la contratación son cláusulas que se integran en el contrato i son impuestas por una de las partes llamándose también contratos de adhesión. (Ej. Contrato de seguro) 5. Contratos mercantiles_ típicos: i. Contrato de comisión (244 Cco) Normalmente es más común que se dé entre empresario y consumidor.
Dos partes, una el comitente y la otra el comisionista.
El comitente es una persona que encara a otra, el comisionista, un acto de comercio. En este caso pueden ser empresario los dos o uno solo. En este caso el comisionista se obliga a prestar algún servicio o a hacer alguna cosa por cuenta del comitente.
(Ej. Una inmobiliaria cobra una comisión por vender un piso) Artículo 244.
Se reputará comisión mercantil el mandato, cuando tenga por objeto un acto u operación de comercio y sea comerciante o agente mediador del comercio el comitente o el comisionista.
ii. Contrato de concesión o distribución (atípico) (Concesionarios de coches) Normalmente es más común que se dé entre empresario y empresario.
Dos personas o dos empresas, un concesionario y un concedente. El concedente (ej. Un fabricante) encarga a otro (ej. concesionario) la distribución de sus productos o servicios, se está vendiendo marcas de prestigio.
iii. Contrato de franquicia (atípico) Franquicia: derecho de explotación de la comercialización de un producto o de un servicio.
Encontramos a dos empresas, una empresa franquiciadora (empresa madre) y otra que es la franquiciada (a quien se les cede el uso de ese producto). (Ej. McDonald’s) iv. Contrato de agencia. Ley 12/1992 de 27 de mayo En este caso el agente, frente a otra (un 3º), se obliga de una manera continuada o estable a cambio de una remuneración a promover actos u operaciones de comercio como intermediario independiente sin asumir el riesgo de esas operaciones. (Ej. Agencia de seguros) v. Contrato de mediación o corretaje (atípico) Es aquel por el cual una persona se obliga a pagar a otra una remuneración si le facilita la celebración de un determinado contrato.
(Ej. Yo voy a un corredor de seguros y le digo (oye mira) quiero un seguro para mi casa, hace un estudio y me aconseja el mejor seguro) vi. Contrato de Factoring (atípico) Contra de colaboración por el que una empresa especializada, llamada factor o factoring, facilita a un tercero determinados servicios consistentes por ejemple uno de la información de la clientela, facturación gestión del cobro de facturas o la cobertura en el caso de riesgo de insolvencia.
vii. La compraventa mercantil (325-345 CCo) y convenio de Viena sobre compraventa nacional de mercancías de 1980 Sera mercantil la compraventa de cosas muebles para revenderlas a un tercero con ánimo de lucrarse en la reventa.
Artículo 325.
Será mercantil la compraventa de cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma que se compraron o bien en otra diferente, con ánimo de lucrarse en la reventa.
Artículo 326.
No se reputarán mercantiles: 1º Las compras de efectos destinados al consumo del comprador o de la persona por cuyo encargo se adquieren.
2º Las ventas que hicieren los propietarios y los labradores o ganaderos de los frutos o productos de sus cosechas o ganado, o de las especies en que se les paguen las rentas.
3º Las ventas que de los objetos construidos o fabricados por los artesanos hicieren éstos en sus talleres.
4º La reventa que haga cualquier persona no comerciante del resto de los acopios que hizo para su consumo.
Artículo 327.
Si la venta se hiciere sobre muestras o determinando calidad conocida en el comercio, el comprador no podrá rehusar el recibo de los géneros contratados si fueren conformes a las muestras o a la calidad prefijada en el contrato.
En el caso de que el comprador se negare a recibirlos, se nombrarán peritos por ambas partes, que decidirán si los géneros son o no de recibo.
Si los peritos declarasen ser de recibo, se estimará consumada la venta, y en el caso contrario, se rescindirá el contrato sin perjuicio de la indemnización a que tenga derecho el comprador.
Artículo 328.
En las compras de géneros que no se tengan a la vista ni puedan clasificarse por una calidad determinada y conocida en el comercio, se entenderá que el comprador se reserva la facultad de examinarlos y de rescindir libremente el contrato si los géneros no le convinieren.
También tendrá el comprador el derecho de rescisión si por pacto expreso se hubiere reservado ensayar el género contratado.
Artículo 329.
Si el vendedor no entregare en el plazo estipulado los efectos vendidos, podrá el comprador pedir el cumplimiento o la rescisión del contrato, con indemnización, en uno y otro caso, de los perjuicios que se le hayan irrogado por la tardanza.
Artículo 330.
En los contratos en que se pacte la entrega de una cantidad determinada de mercaderías en un plazo fijo, no estará obligado el comprador a recibir una parte ni aun bajo promesa de entregar el resto; pero si aceptare la entrega parcial, quedará consumada la venta en cuanto a los géneros recibidos, salvo el derecho del comprador a pedir por el resto el cumplimiento del contrato o su rescisión, con arreglo al artículo anterior.
Artículo 331.
La pérdida o deterioro de los efectos antes de su entrega, por accidente imprevisto o sin culpa del vendedor, dará derecho al comprador para rescindir el contrato, a no ser que el vendedor se hubiere constituido en depositario de las mercaderías con arreglo al artículo 339, en cuyo caso se limitará su obligación a la que nazca del depósito.
Artículo 332.
Si el comprador rehusare sin justa causa el recibo de los efectos comprados, podrá el vendedor pedir el cumplimiento o rescisión del contrato, depositando judicialmente en el primer caso las mercaderías.
El mismo depósito judicial podrá constituir el vendedor siempre que el comprador demore hacerse cargo de las mercaderías.
Los gastos que origine el depósito serán de cuenta de quien hubiere dado motivo para constituirlo.
Artículo 333.
Los daños y menoscabos que sobrevinieren a las mercaderías, perfecto el contrato y teniendo el vendedor los efectos a disposición del comprador en el lugar y tiempo convenidos, serán de cuenta del comprador, excepto en los casos de dolo o negligencia del vendedor.
Artículo 334.
Los daños y menoscabos que sufran las mercaderías, aun por caso fortuito, serán de cuenta del vendedor en los casos siguientes: 1º Si la venta se hubiere hecho por número, peso o medida, o la cosa vendida no fuere cierta y determinada con marcas y señales que la identifiquen.
2º Si por pacto expreso o por uso del comercio, atendida la naturaleza de la cosa vendida, tuviera el comprador la facultad de reconocerla y examinarla previamente.
3º Si el contrato tuviere la condición de no hacer la entrega hasta que la cosa vendida adquiera las condiciones estipuladas.
Artículo 335.
Si los efectos vendidos perecieren o se deterioraren a cargo del vendedor, devolverá al comprador la parte del precio que hubiere recibido.
Artículo 336.
El comprador que al tiempo de recibir las mercaderías las examinare a su contento, no tendrá acción de repetir contra el vendedor alegando vicio o defecto de cantidad o calidad en las mercaderías.
El comprador tendrá el derecho de repetir contra el vendedor por defecto en la cantidad o calidad de las mercaderías recibidas enfardadas o embaladas, siempre que ejercite su acción dentro de los cuatro días siguientes al de su recibo y no proceda la avería de caso fortuito, vicio propio de la cosa o fraude.
En estos casos, podrá el comprador optar por la rescisión del contrato o por su cumplimiento con arreglo a lo convenido, pero siempre con la indemnización de los perjuicios que se le hubieren causado por los defectos o faltas.
El vendedor podrá evitar esta reclamación exigiendo en el acto de la entrega que se haga el reconocimiento, en cuanto a cantidad y calidad, a contento del comprador.
Artículo 337.
Si no se hubiere estipulado el plazo para la entrega de las mercaderías vendidas, el vendedor deberá tenerlas a disposición del comprador dentro de las veinticuatro horas siguientes al contrato.
Artículo 338.
Los gastos de la entrega de los géneros en las ventas mercantiles serán de cargo del vendedor hasta ponerlos, pesados o medidos, a disposición del comprador, a no mediar pacto expreso en contrario.
Los de su recibo y extracción fuera del lugar de la entrega, serán de cuenta del comprador.
Artículo 339.
Puestas las mercaderías vendidas a disposición del comprador, y dándose éste por satisfecho, o depositándose aquéllas judicialmente en el caso previsto en el artículo 332, empezará para el comprador la obligación de pagar el precio al contado o en los plazos convenidos con el vendedor.
Este se constituirá depositario de los efectos vendidos, y quedará obligado a su custodia y conservación según las leyes del depósito.
Artículo 340.
En tanto que los géneros vendidos estén en poder del vendedor, aunque sea en calidad de depósito, tendrá éste preferencia sobre ellos a cualquier otro acreedor, para obtener el pago del precio con los intereses ocasionados por la demora.
Artículo 341.
La demora en el pago del precio de la cosa comprada constituirá al comprador en la obligación de pagar el interés legal de la cantidad que adeude al vendedor.
Artículo 342.
El comprador que no haya hecho reclamación alguna fundada en los vicios internos de la cosa vendida, dentro de los treinta días siguientes a su entrega, perderá toda acción y derecho a repetir por esta causa contra el vendedor.
Artículo 343.
Las cantidades que, por vía de señal, se entreguen en las ventas mercantiles se reputarán siempre dadas a cuenta del precio y en prueba de la ratificación del contrato, salvo pacto en contrario.
Artículo 344.
No se rescindirán las ventas mercantiles por causa de lesión; pero indemnizará daños y perjuicios el contratante que hubiere procedido con malicia o fraude en el contrato o en su cumplimiento, sin perjuicio de la acción criminal.
Artículo 345.
En toda venta mercantil el vendedor quedará obligado a la evicción y saneamiento en favor del comprador, salvo pacto en contrario.
viii. Contrato de suministro (atípico) Es aquel por el cual una de las partes se compromete a subministrar a otra, productos o servicios. (Ej.
Gasolinera) ix. Contrato de depósito (303-310 CCo) Es cuando una persona (depositante) entrega a otra (depositario) una cosa para que la custodie y se la entregue cuando se la reclame.
Artículo 303.
Para que el depósito sea mercantil se requiere: 1º Que el depositario, al menos, sea comerciante.
2º Que las cosas depositadas sean objeto de comercio.
3º Que el depósito constituya por sí una operación mercantil, o se haga como causa o a consecuencia de operaciones mercantiles.
Artículo 304.
El depositario tendrá derecho a exigir retribución por el depósito, a no mediar pacto expreso en contrario.
Si las partes contratantes no hubieren fijado la cuota de la retribución, se regulará según los usos de la plaza en que el depósito se hubiere constituido.
Artículo 305.
El depósito quedará constituido mediante la entrega al depositario de la cosa que constituya su objeto.
Artículo 306.
El depositario está obligado a conservar la cosa objeto del depósito según la reciba, y a devolverla con sus aumentos, si los tuviere, cuando el depositante se la pida.
En la conservación del depósito responderá el depositario de los menoscabos, daños y perjuicios que las cosas depositadas sufrieren por su malicia o negligencia, y también de los que provengan de la naturaleza o vicio de las cosas, si en estos casos no hizo por su parte lo necesario para evitarlos o remediarlos, dando aviso de ellos además al depositante, inmediatamente que se manifestaren.
Artículo 307.
Cuando los depósitos sean de numerario, con especificación de las monedas que los constituyan, o cuando se entreguen sellados o cerrados, los aumentos o bajas que su valor experimente serán de cuenta del depositante.
Los riesgos de dichos depósitos correrán a cargo del depositario, siendo de cuenta del mismo los daños que sufrieren, a no probar que ocurrieron por fuerza mayor o caso fortuito insuperable.
Cuando los depósitos de numerario se constituyeren sin especificación de monedas o sin cerrar o sellar, el depositario responderá de su conservación y riesgos en los términos establecidos por el párrafo segundo del artículo 306.
Artículo 308.
Los depositarios de títulos, valores, efectos o documentos que devenguen intereses quedan obligados a realizar el cobro de éstos en las épocas de sus vencimientos, así como también a practicar cuantos actos sean necesarios para que los efectos depositados conserven el valor y los derechos que les correspondan con arreglo a las disposiciones legales.
Artículo 309.
Siempre que, con asentimiento del depositante, dispusiere el depositario de las cosas que fueren objeto de depósito, ya para sí o sus negocios, ya para operaciones que aquél le encomendare, cesarán los derechos y obligaciones propios del depositante y depositario, y se observarán las reglas y disposiciones aplicables al préstamo mercantil, a la comisión o al contrato que en sustitución del depósito hubieren celebrado.
Artículo 310.
No obstante lo dispuesto en los artículos anteriores, los depósitos verificados en los bancos, en los almacenes generales, en las sociedades de crédito o en otras cualesquiera compañías, se regirán en primer lugar por los estatutos de las mismas; en segundo, por las prescripciones de este Código, y, últimamente, por las reglas del Derecho común, que son aplicables a todos los depósitos.
x. Contrato de préstamo (art. 311 CCo) Es cuando una de las partes (prestamista) entrega a otra (prestatario) algo (ej. dinero) y este lo tiene que devolver con intereses.
Artículo 311.
Se reputará mercantil circunstancias siguientes: el préstamo, concurriendo las 1ª Si alguno de los contratantes fuere comerciante.
2ª Si las cosas prestadas se destinaren a actos de comercio.
xi. Contrato de cuenta corriente bancaria (atípico) Un banco se compromete a realizar a cuenta del cliente todas las operaciones inherentes al servicio de caja. (Ej. Cobrar, pagar, domiciliar recibos, hacer transferencias, etc.) xii. Arrendamiento financiero o leasing (atípico) Distinguir de otro que se llama renting, los dos son atípicos.
Leasing: una empresa que es la de arrendamiento financiero y por otro lado tenemos a un usuario o consumidor. La sociedad de leasing lo que hace es anticipar en metálico (dinero) el precio total del bien al usuario y el usuario le devuelvo el importe a plazos.
Al final el usuario si quiere tiene la opción de compra de ese bien.
Renting: también se anticipa y el usuario devuelve el dinero a plazos (es el mismo sistema) pero en este caso no hay una opción de compra.
xiii. Contrato de engineering (atípico) Es un contrato “de ingeniería”, es cuando una persona se compromete frente a otra a realizar un proyecto de ingeniería a cambio de una remuneración.
xiv. Contrato de transporte (349 CCo) Es un contrato por el cual una parte que se llama porteador, a cambio de un precio se obliga a trasladar de un lugar a otro a cosas o a personas. Este articulo ha sido derogado por la ley 15/2009 de 11 de noviembre sobre transporte terrestre de mercancías.
xv. Contrato de seguro: Ley 8-10-1980 En este caso el asegurador o compaña de seguros, se compromete frente a un asegurado el cobro de una prima y para el caso de que se produzca un evento, cuyo riesgo es objeto de la cobertura a indemnizar el daño producido al asegurado.
(Ej. Accidente de coche) ...