11. Trabajo de Epigrafía - Análisis Epigráficos Romanos y Modernos PARTE II (2013)

Trabajo Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Epigrafía y numismática
Año del apunte 2013
Páginas 19
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

          2012-­‐13     Análisis  epigráficos  romanos  y   modernos                                             Silvia  López  Chillarón   16180415   2012-­‐13   PLACA  CONMEMORATIVA  DE  JUAN  ANTONIO  DESVALLS  Y  DE  ARDENA                 Localización   Parc  del  laberint  d'Horta,  Pg.  Castanyers  1,  Barcelona,  Cataluña,  España       Datación   1802       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Placa  de  mármol       Dimensiones   100  x  150  cm       Descripción   Placa   de   mármol   pulido   y   bien   tratado,  de   forma   rectangular   y   horizontal,   con   un     delicado   enmarque   y   un   fondo   a   imitación   arquitectónica,   compuesto   por   un     pequeño   frontón   en   la   parte   superior,   con   relieves   de   motivos   florales   como   decoración,   una   especie   de   rizos   que   aparentan   sostenerlo   desde   abajo,   y   un   pedestal   de   piedra   en   la   parte   inferior   de   la   enmarcación   que   permite   elevar   la   altura  de  ésta.  La  inscripción  está  adosada  al  muro  de  la  casa  del  recinto.     2     Conservación     Anotaciones   El  campo  epigráfico,  como  hemos  dicho,  es  presentado  dentro  de  un  enmarque  y   muestra  una  lograda  justificación,  así  como  una  separación  de  los  espacios  regular   y   con   algunos   signos   de   puntuación.   Los   márgenes   son   muy   reducidos,   ya   que   la   inscripción  se  come  todo  el  campo  epigráfico  hasta  llegar  al  marco.     Las   letras   están   en   mayúscula,   son   muy   regulares   y   están   trazadas   con   gran   perfección   y   delicadeza.   Ninguna   sobresale   en   referencia   al   resto   y   la   única   peculiaridad   que   encontramos   es   que   el   cero   de   la   fecha   inicial   es   más   pequeño   que  el  resto  de  números.       La   inscripción   se   conserva   en   perfecto   estado,   y   preserva   toda   la   belleza   del   mármol  bien  tratado,  su  brillo  y  delicadeza,  en  relación  a  la  que  debiera  tener  en  un   principio.   El   cuidado   que   se   ha   dado   a   esta   inscripción   no   pasa   desapercibido   y   nos   permite  poder  estudiarla  sin  problemas.       Como   esta   inscripción   es   de   principios   del   siglo   XIX,   encontramos   algunos   rasgos   del  idioma  castellano  que  no  corresponden  a  nuestra  escritura  actual,  caso  de  las   íes   griegas   en   las   iniciales   de   algunos   nombres,   como   ynfante   (infante)   o   Ysabel   (Isabel).       COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Conmemorativa     EN  EL  DÍA  18  DE  OCTUBRE  DEL  AÑO  1802.   Transcripción   D(on)  JUAN  ANTONIO  DESVALLS  Y  DE  ARDENA  MARQUES  DE  LUPIA  Y  DE  ALFARRAS,   DUEÑO  DE  ESTA  CASA  DE  CAMPO  Y  JARDINES  TUVO  LA  SATISFACCIÓN  DE  QUE,   CON  EL  FIN  DE  VER  ESTE  SITIO  DE  RECREO,  LE  HONRASEN  CON  SU  PRESENCIA     LAS  REALES  PERSONAS  DE  SUS  SOBERANOS  LOS  S(eño)RES  DON  CARLOS  IV  Y  DOÑA   MARÍA  LUISA  DE  BORBON;  LOS  SER(ENÍSI)MOS  S(eño)RES  PRÍNCIPES  DE  ASTURIAS  DON   FERNANDO  Y  DOÑA  MARÍA  ANTONIA  DE  NÁPOLES;  LOS  SER(enísi)MOS  S(eño)RES  YNFANTES   DE  ESPAÑA  DON  CARLOS  Y  DON  FRANCISCO  DE  PAULA;  EL  S(eño)R  DON  LUÍS  I   REY  DE  ETRURIA;  Y  EL  SER(enísi)MO  S(eño)R  YNFANTE  DE  ESPAÑA  DON  ANTONIO  PASCUAL:   HALLÁNDOSE  A  LA  SAZÓN  LA  CORTE  EN  BARCELONA  CON  EL  PLAUSIBLE  MOTIVO   DE  LA  CELEBRACIÓN  DE  LOS  AUGUSTOS  CASAMIENTOS  DE  LOS  SER(enísimos)  S(eño)RES   PRÍNCIPES  DE  ASTURIAS,  Y  DEL  S(eño)R  PRÍNCIPE  HEREDERO  DE  NÁPOLES  DON     FRANCISCO  GENARO  CON  LA  S(eño)RA    YNFANTA  DE  ESPAÑA  DOÑA  MARÍA  YSABEL   Y  PARA  PERPETUAR  LA  MEMORIA  DE  UN  DÍA  TAN  FELIZ   PUSO  ESTE  MONUMENTO   Contexto                         Los   jardines   donde   se   encuentra   la   inscripción   formaron   parte   de   la   finca   del   hombre  cuyo  nombre  aparece  en  primer  lugar  en  el  texto,  el  marqués  de  Llupià  y   de  Alfarràs,  Juan  Antonio  Desvalls  de  Ardena,  cuya  propuesta  llevó  en  1791  a  iniciar   las   obras   de   este   recinto,   y   cuya   familia   mantuvo   la   propiedad   de   la   finca   hasta   1970,  cuando  pasó  a  manos  del  Ayuntamiento,  lo  que  la  convertiría  finalmente  en   parque  público.       La  inscripción  data  del  18  de  octubre  de  1802,  año  en  que  contrajeron  matrimonio     Francisco   I   de   Borbón,   futuro   rey   de   las   Dos   Sicilias,   y     la   infanta   María   Isabel   de   España,  a  la  par  que  lo  hacían  también  la  hermana  del  primero,  María  Antonia  de   Nápoles,   con   Fernando,   príncipe   de   Asturias.   En   la   inscripción   se   introducen   los   3           Comentario   nombres  de  todas  estas  personalidades  y  otras,  la  presencia  de  los  cuales  hacían  a   Desvalls  enorgullecerse.       En   la   inscripción   se   indica,   en   primer   lugar,   la   fecha   que   se   conmemora   (18   de   octubre   de   1802)   seguido   del   nombre   del   personaje   analizado   y   su   condición   de   marqués  y  propietario  de  los  terrenos  y  finca  comentados.     A   continuación   se   apunta   que   este   personaje   tuvo   la   “satisfacción”   de   recibir   la   visita  dentro  de  sus  terrenos  (a  fin  de  visitarlos),  de  los  reyes  Carlos  IV  y  María  Luisa   de   Borbón,   así   como   de   los   príncipes   de   Asturias,   Fernando   y   María   Antonia   de   Nápoles,   los   infantes   Carlos   y   Francisco   de   Paula,   Luís   I   de   Etruria   y   el   infante   Antonio  Pascual.  Todos  los  nombres  son  precedidos  con  alguna  cualidad,  sea  ya  la   de  “serenísimo”,  la  de  “señor”,  o  ambas  combinadas,  además  de  ir  todos  siempre   acompañados   del   vocablo   “Don/Doña”,   por   el   carácter   de   respetabilidad   y   distinción  social  de  estos  individuos.         Seguidamente  se  indica  el  motivo  de   que  tales  personalidades  estén  por  Barcelona   con  su  corte,  y  este  es  el  hecho  de  que  se  había  celebrado  por  entonces  la  doble   boda   de   los   Príncipes   de   Asturias   y   de   Francisco   Genaro   y   la   Infanta   María   Isabel,   una   boda   que   se   califica   de   “augusta”   en   la   inscripción,   es   decir,   se   hace   referencia   a  su  condición  honorable  y  majestuosa.     Lo   último   que   se   indica   es   la   razón   por   la   cual   se   alzó   el   monumento:   Desvalls   lo   hizo   en   memoria   de   ese   día   que   califica   de   “feliz”,   para   perpetuar   el   acontecimiento   en   el   recuerdo,   por   lo   que   queda   claro   que   la   inscripción   es   conmemorativa.         Bibliografía     BALLESTER,  R.,  Historia  gráfica  de  España,  Aymá,  Barcelona,  1957     MARIN,  M.,  Historia  Universal  Marín,  siglo  XIX,  Ed.  Marín,  Barcelona,  1976     http://w110.bcn.cat/portal/site/MediAmbient/menuitem.0d4d06202ea41e13e9c5e9c5a2ef8a0c/?vgnextoid=2598b925 5ea6a210VgnVCM10000074fea8c0RCRD&vgnextchannel=6de179583ad1a210VgnVCM10000074fea8c0RCRD&lang=es_E S                   4     INSCRIPCIÓN  INFORMATIVA  DE  BAETULO               Localización   Estación  Badalona-­‐Pompeu  Fabra  (L2),  Badalona,  Barcelona,  Cataluña,  España       Datación   2010  (cuando  se  inauguró  la  estación)       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Placa  de  aluminio       Dimensiones   70x70  cm       Descripción   Placa   de   aluminio   blanco   adosada   a   la   pared   de   la   estación   Badalona-­‐Pompeu   Fabra,   bastante   llamativa   y   bien   elaborada,   aunque   muy   simple.   No   presenta   adornos  o  particularidades  que  no  formen  parte  de  la  misma  parte  inscrita,  la  cual   está  pintada  en  negro.       Respecto  al  campo  epigráfico,  vemos  un  texto  perfectamente  justificado,  en  el  caso   de  las  seis  primeras  líneas,  al  centro,  en  lo  que  queda,  hacia  ambos  márgenes,  los   cuales  se  respetan  con  gran  meticulosidad.  Son  también  amplios  y,  en  su  conjunto,   dotan  de  un  elevado  aire  de  elegancia  a  la  placa.     5       Conservación       Respecto  a  la  disposición  de  las  frases  y  palabras,  queda  claro  que,  a  nivel  de  estilo,   hay   tres   partes   diferenciadas,   que   se   distinguen,   además   de   por   el   tamaño   y   el   grosor  de  sus  letras,  por  espacios  más  grandes  entre  cada  uno  de  ellas,  de  modo   que  entre  la  tercera  y  la  cuarta  línea,  y  entre  la  sexta  y  la  séptima,  hay  un  espacio   mayor  de  separación.  Además,  el  texto  que  ocupa  desde  la  séptima  línea  hasta  el   final,   también   se   subdivide   en   dos   párrafos,   asimismo   marcados   por   un   espacio   ligeramente  mayor,  aunque  sin  diferencias  de  estilo.  Por  lo  que  al  resto  de  espacios   interlineales   se   refiere,   en   los   que   hay   dentro   de   cada   uno   de   estos   bloques   estilísticos  y  temáticos,  son  perfectamente  regulares  y  lo  suficientemente  grandes   para  que  las  líneas  no  se  mezclen  a  ojos  del  lector.     Se  utilizan  todos  los  signos  de  puntuación  propios  de  la  escritura  (comas,  puntos,   paréntesis...),   además   de   acentos   y   espacios.   Esto   se   debe   principalmente   a   que   parece  que  nos  encontramos  ante  un  texto  elaborado,  con  el  que  se  quiere  dar  a   entender  algo,  por  lo  que  tiene  que  haber  una  redacción  lo  más  clara  posible.     Por  lo  que  a  las  letras  se  refiere,  éstas  son  variables,  como  hemos  dicho,  según  de   la   parte   del   texto   de   la   que   se   trate.   En   las   seis   primeras   líneas,   tenemos   mayúsculas.  Pero  este  apartado,  que  corresponde  al  titular,  se  divide  en  dos  a  su   vez,  de  modo  que  las  letras  de  las  tres  primeras  líneas  son  de  un  tamaño  mayor  y   están  resaltadas  en  negrita,  mientras  que  las  tres  siguientes  disminuyen  de  tamaño   y   ya   no   contienen   negrita.   Por   otra   parte,   hay   que   decir   que   de   la   primera   subdivisión  a  la  segunda,  hay  un  cambio  de  lengua:  del  latín  se  pasa  al  catalán  (que   ya  continua  durante  toda  la  inscripción).  Además,  en  la  inscripción  latina,  hay  letras   que   se   unen   a   otras,   como   elemento   decorativo,   para   marcar   estilo,   a   imitación   de   lo   que   hacían   muchos   romanos   en   sus   inscripciones.   Así,   se   unen   todas   las   aes   y   es   que   vienen   seguidas.   Además,   resulta   peculiar   la   forma   en   que   se   ha   pintado   la   cu,   alargando  el  palo  que  la  cruza  con  una  curva  de  estilo.       La  otra  parte  del  texto  está  escrita  en  minúsculas  y  corresponde  a  las  diez  últimas   líneas.  El  tamaño  de  éstas  es,  a  su  vez,  mucho  menor  al  de  las  anteriores.     Pero   en   general,   todas   las   letras   presentan   una   regularidad   perfecta,   fruto   de   la   digitalización,  y  su  trazo  y  regularidad  son  impolutos.       Lógicamente,  el  estado  de  conservación  de  esta  inscripción  es  perfecto,  dado  que   es  nueva  y  recibe  cuidados  constantemente,  ya  que  es  un  elemento  a  exponer  a  los   transeúntes  que  visitan  la  estación  o  acuden  a  ella  por  el  motivo  que  sea.       COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Informativa       Transcripción   BA ͜ TU LEO NIS  AM PH OR A͜E   DA ͜ N O M EI V Q  E TE     SA NC T I   A NA STASI I   FAB ULA͜E     LES  ÀMFORES  DE  BADALONA  I   6       Contexto                                                         Comentario   LES  LLEGENDES  DEL  DIMONI   I  SANT  ANASTASI     Segons  la  tradició,  Sant  Anastasi  va  ser  un  centurió  romà,  nascut  a  llerda     (Lleida)  i  que  va  servir  a  Baetulo  (Badalona),  on  va  morir  en  la  persecució   contra  els  cristians  de  Deci,  pretor  de  la  Tarraconense,  a  principis  del   segle  IV,  en  temps  de  l'emperador  Dioclesià.  Baetulo  era  una  ciutat   pròspera,  marinera  i  productora  i  exportadora  de  vi,  com  ho  mostren  les   nombroses  àmfores  trobades.     Sant  Anastasi  és  el  patró  de  Badalona.  La  seva  vida  i  miracles  i  la  seva   festivitat  estan  envoltats  de  llegendes  i  rituals,  dels  quals  destaca  la     cremada  d'un  gran  dimoni  a  la  platja,  el  10  de  maig  a  la  nit,  vigília  de     la  festa.     La  Badalona  Romana  vivió  una  época  de  gran  esplendor,  en  gran  medida  gracias  a   que   de   sus   costas   partían   barcos   cargados   de   vino   hacia   diversos   rincones   del   Imperio.     Hacía   los   años   cincuenta,   se   descubrieron   los   restos   arqueológicos   del   centro   de   la   ciudad,  y  los  hallazgos  fueron  progresando  hasta  la  actualidad.  En  el  año  2008,  se   encontraron,   a   partir   de   las   obras   de   excavación   del   metro   de   la   línea   2,   nuevos   restos.     Durante   las   prospecciones,   fueron   encontrados   en   la   zona   restos   de   un   asentamiento   romano,   de   un   centro   productor   de   ánforas   y   de   una   necrópolis,   todo  del  siglo  I  d.C.       Sin  embargo,  el  conflicto  de  intereses  impidió  que  los  hallazgos  se  conservaran  en   el  lugar,  de  modo  que  se  procedió  a  trasladar  los  restos  importantes  y,  para  paliar   el   vacío,   se   llevó   a   cabo   una   intervención   artística   en   la   estación,   en   la   cual   participo  Jordi  Pablo,  y  que  se  basó  en  el  uso  del  mito  del  cielo  y  el  infierno,  en  una   clase  de  fusión  entre  la  tradición  y  la  modernidad.     Es  por  ello  que  ahora  encontramos  en  la  estación  de  Badalona-­‐Pompeu  Fabra  una   serie  de  plafones  distribuidos  en  los  dos  vestíbulos  que  la  forman,  y  que  indican  el   tipo  de  vestigios  que  se  encontraron  en  ella  y  tratan  de  recrearlo.  En  este  intento,   destaca   por   ejemplo   la   señalización   en   toda   la   estación   de   los   puntos   donde   se   encontraron   las   ánforas.   Nuestra   placa   forma   parte   de   este   tipo   de   elementos   informativos   que   se   crearon   y   es   la   primera   a   la   que   se   debe   hacer   referencia,   porque  es  la  presentación  de  todo  lo  demás,  conjugado,  a  su  vez,  con  la  tradición   de  la  Quema  del  Diablo.     La   placa   es   informativa,   ya   que   pretende   darnos   una   serie   de   conocimientos   y   datos   sobre   el   lugar   en   el   que   el   lector   se   encuentra,   de   modo   que   a   su   vez,   también  cumple  una  función  didáctica.       Lo  primero  que  vemos  es  el  titular,  dividido  en  dos  partes,  que  tan  sólo  dicen    lo   mismo  en  dos  lenguas  distintas.  Primero  está  escrito  en  latín,  para  recrear  lo  que   significó   Badalona   y   esa   zona   ya   hace   tantos   y   tantos   siglos,   base   de   toda   la   7     exposición.   Y   es   por   ese   mismo   motivo   que   ésta   es   la   parte   de   la   inscripción   que   más  se  ha  buscado  destacar,  mediante  el  uso  de  técnicas  como  la  negrita,  una  letra   más   estilizada,   de   tamaño   mayor   y   con   resonantes   del   estilo   romano   (unión   de   letras).   No   es   sólo   el   hecho   de   ser   el   título   lo   que   magnifica   esta   parte   del   texto,   sino  que  es  el  recuerdo  simbólico  del  pasado  que  se  busca  recrear  con  el  plafón  y   toda  la  exposición  de  la  estación.       El   título   aparece,   como   hemos   dicho,   traducido   a   continuación,   con   letras   de   un   tamaño   inferior,   aunque   todavía   mayúsculas,   puesto   que   no   deja   de   ser   el   encabezamiento  y  la  parte  que  el  lector,  al  fin  y  al  cabo,  entenderá.       Esta  primera  parte  de  la  inscripción  da  al  visitante  una  idea  clara  de  que  es  lo  que   va  a  ver  explicado  en  la  placa  y  en  toda  la  exposición:  "Las  ánforas  de  Badalona  y   las   leyendas   del   Demonio   y   de   San   Anastasio".   No   olvidemos   la   idea   explicada   anteriormente   de   intento   de   recrear   también   el   mito   del   cielo   y   el   infierno,   fusionando  la  tradición  y  la  modernidad.     Lo   siguiente   que   vemos   es   ya   el   cuerpo   del   texto,   el   cual   nos   explica   detalladamente   lo   que   introduce   el   mismo   título.   Esta   parte   ya   no   está   pensada   para   llamar   la   atención,   como   lo   era   el   título,   y   debe   además   distinguirse   de   éste   y   servir   para   dar   una   explicación   elaborada,   de   modo   que   las   letras   pasan   a   ser   minúsculas,  de  un  tamaño  menor  y  estándares.       El   texto   se   subdivide   también   en   dos   partes,   separadas   a   partir   de   ser   distintos   párrafos.   En   el   primero,   se   habla   de   que   la   tradición   dice   que   San   Anastasio   fue   un   centurión   de   época   romana   (uno   de   los   oficiales   que   comandaban   una   centuria),   nacido   en   Lérida,   o   Llerda,   del   modo   en   que   la   denominaban   los   romanos.   Se   afirma  que  murió  en  Badalona,  la  antigua  Baetulo,  donde  servía  al  ejército,  durante   la  persecución  que  Decio  (pretor  de  la  Tarraconense,  una  de  las  provincias  romanas   de   Hispania)   llevó   a   cabo   contra   los   cristianos,   en   la   época   del   emperador   Diocleciano,  es  decir,  a  comienzos  del  siglo  IV,  en  plena  crisis  del  Imperio,  también   preocupado   por   el   avance   de   la   religión   cristiana.   Se   da   además   un   último   dato,   donde   se   afirma   que   la   antigua   Badalona   era   "próspera,  marinera   y   productora   y   exportadora  de  vino".  Ya  hemos  comentado  anteriormente  la  fuerza  comercial  que   tenía   esta   ciudad,   de   rango   municipal   desde   los   tiempos   de   Augusto.   Y   esta   realidad   se   reafirma   con   la   justificación,   que   aparece   en   el   mismo   texto,   de   la  gran   cantidad  de  ánforas  encontradas  en  la  zona.       En  el  siguiente  párrafo  se  concluye  el  texto.  Se  especifica  que  San  Anastasio  es  el   patrón  de  los  badaloneses  y  que  su  vida,  milagros  y  festividad  se  envuelven  por  la   leyenda   y   el   ritual,   como   la   actual   celebración   de   la   quemada   del   demonio   en   la   playa  cada  10  de  mayo,  en  la  noche  de  la  vigilia  de  la  fiesta.  Reiteremos  aquí,  pues,   nuevamente  esa  idea  de  búsqueda  de  unión  entre  el  pasado  y  el  presente,  entre  lo   que   fue   un   militar   romano,   las   ánforas   encontradas,   la   idea   del   demonio,   su   leyenda,  y  la  celebración  que  todavía  se  festeja  en  la  actualidad.     Respecto  a  la  tradición  comentada  de  la  Quemada  del  Demonio,  hay  un  plafón  al   lado  del  nuestro  donde  se  especifica  lo  que  es  y  sus  orígenes,  de  modo  que  los  dos,   junto  a  otros  que  hay  en  las  paredes  de  la  estación,  se  complementan.       Esta   celebración   se   originó   en   el   1940,   cuando   se   quiso   revitalizar   la   vida   festiva   de   8     la  ciudad,  tras  la  guerra  civil  (1936-­‐1939),  y  se  llevó  a  cabo  a  partir  de  la  inspiración   suscitada   por   una   de   las   crónicas   del   Baró   de   Maldà   en   una   de   sus   estancias   en   Badalona   (mayo   de   1785),   donde   describió   la   quemada   de   un   figurón   que   se   convirtió   después   en   la   Quemada   del   Diablo,   una   figura   que   cobra   tanta   importancia  para  los  badaloneses  como  la  de  su  patrón  San  Anastasio.     Entendiendo   esto,   vemos   como   en   la   inscripción   se   conjuran   dos   realidades,   más   bien  tres  (dos  momentos  del  pasado  más  la  actualidad),  para  recrear  una  historia  y   sus   efectos.   Es   esa   idea   que   hemos   dicho   que   se   buscó   al   crear   este   espacio,   de   conjugar   presente   y   pasado   como   una   realidad   que   continua   de   forma   simbólica.   En   el   mismo   título,   tenemos   la   conjugación   de   estos   dos   mundos   (el   romano   y   el   del  demonio),  y  en  el  desarrollo  de  la  explicación,  tenemos  las  dos  partes  del  tema:   en   un   primer   párrafo,   se   explicas   brevemente   los   orígenes   de   Badalona   y   de   su   patrón,   así   como   los   hallazgos   de   ánforas   que   ayudan   a   explicar   ese   pasado,   mientras   que   en   el   siguiente,   se   conjuga   todo   esto   con   la   actual   Quemada   del   Diablo  y  su  leyenda.       Bibliografía     http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/20100711/red-­‐metro-­‐llega-­‐los-­‐100-­‐kilometros-­‐con-­‐extension-­‐l-­‐ 2/380930.shtml     http://www.lavanguardia.com/ciudadanos/noticias/20100711/53962451944/inaugurada-­‐la-­‐estacion-­‐de-­‐metro-­‐ badalona-­‐pompeu-­‐fabra-­‐de-­‐la-­‐l2.html     http://www.museudebadalona.cat/el-­‐museu-­‐de-­‐badalona-­‐arquiologia.php                             9     MONUMENTO  DE  BIENVENIDA  AL  TIBIDABO             Localización   Parc  d'atraccions  Tibidabo,  Barcelona,  Barcelona,  Catalunya,  España       Datación   s.  XXI       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Bloque  monumental       Dimensiones   210x260  cm       Descripción   Bloque   de   piedra   caliza   blanca,   en   forma   de   pared   y   de   grandes   dimensiones,   situado   en   la   entrada   de   Tibidabo.   Las   letras   están   hechas   en   relieve,   y   son   del   mismo   color   que   la   piedra,   a   excepción   de   la   palabra   TIBIDABO   en   el   margen   superior   izquierdo,   de   color   rojo   y   con   un   relieve   más   bajo.   Viene   acompañada,   además,   del   dibujo   de   un   avión,   también   en   rojo,   que   desprende   una   especie   de   confeti.   En   su   conjunto,   imagen   y   palabra   consisten   en   el   logotipo   del   parque   de   10       Conservación           atracciones.     La   inscripción   presenta   un   aspecto   alegre,   enérgico   y   vital,   a   pesar   de   no   ser   colorida.       Respecto   a   los   elementos   inscritos,   con   estos   relieves   que   destacan   por   su   estilo,   sus   formas   y   su   variedad,   podemos   hablar   de   cierta   justificación,   puesto   que   se   respetan  todos  los  márgenes,  aunque  la  ordenación  de  los  elementos  es  tan  dispar   (hecho   a   propósito   para   transmitir   esas   sensaciones   comentadas),   que   hablar   de   un   tipo   concreto   de   justificación   es   imposible.   Muchas   de   las   palabras   tienden   a   justificarse  a  alguno  de  los  márgenes,  mientras  que  otras  se  centran  más,  etc.       Como  hemos  dicho,  la  disposición  de  palabras  no  podría  resultar  más  irregular.  Se   ha   buscado   que   en   el   monumento,   las   frases   se   diferencien   y   se   presenten   con   gracia   a   ojos   del   visitante.   Es   por   ello   que   nunca   siguen   una   línea,   y   todas   se   encuentran   a   una   altura   distinta   al   resto.   Por   ende,   los   espacios   entre   nombre   y   nombre   también   son   muy   variables.   Así,   no   hay   orden   en   lo   escrito,   pero   eso   es   parte  de  la  gracia  de  la  inscripción.     No   encontramos   signos   de   puntuación   y   hay   palabras   en   mayúscula   y   en   minúscula,  aunque  en  éstas  últimas  se  respeta  la  mayúscula  inicial.  Las  formas  de   las  letras  son  muy  distintas  entre  sí  y  en  ninguna  se  repite  el  estilo,  dando  idea  de   diversidad,   representada   también   por   las   distintas   lenguas   de   esta   pared,   puesto   que  todas  las  palabras  están  escritas  en  un  idioma  distinto.     Así  pues,  el  estilo,  aunque  siempre  bonito  y  alegre,  es  variable  y  nunca  se  repite  un   mismo   patrón.   Además,   las   palabras   también   varían   en   su   tamaño,   para   reforzar   esa  sensación  de  diversión  y  diversidad.  Idiomas,  formas,  estilo  y  tamaño  distintos   son  la  base  de  los  elementos  que  encontramos  aquí  inscritos.     La  inscripción,  a  la  vista  de  todo  visitante  del  Parque  de  Atracciones  Tibidabo,  debe   mantenerse   en   perfecto   estado,   de   modo   que   es   con   esto   con   lo   que   nos   encontramos.  El  material  es  bueno  y  la  piedra  debe  presentar  cuidados  constantes,   así   que   no   puede   contener   elementos   perdidos   o   antiestéticos   por   degradación.   La   inscripción  se  mantiene,  pues,  en  óptimas  condiciones.           COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Monumental       Transcripción   TIBIDABO   добро  пожаловать     Willkommen     ONGIETORRI     Bemvido     ようこそ     Benvinguts   Welcome   ‫ ﺕتﺭرﺡحﻱيﺏب‬    Bienvenidos   11       Comentario   ‫ ברוכים‬ ‫ הבאים‬    Welkom     歡迎     Bem-­‐vindo     Benvenuto   Bienvenue     Nos   encontramos   ante   una   inscripción   que   no   podemos   más   que   tildar   de   monumental,   y   que   sirve   para   dar   la   bienvenida   a   los   clientes   del   Parque   de   Atracciones   Tibidabo.   Como   hemos   visto,   los   elementos   que   componen   las   palabras   están   hechos   de   modo   que   resalten,   llamen   la   atención,   desprendan   alegría,  energía  y  sensación  de  diversión.  Pero  además  de  esto,  se  busca  reflejar  de   forma   simbólica   como   el   parque   acoge   gente   de   todas   las   culturas,   de   todos   los   países.       El  bloque  está  repleto  de  palabras,  y  todas  ellas  significan  lo  mismo,  pero  lo  hacen   de   un   modo   distinto.   Se   representa   un   "Bienvenidos"   en   todas   las   lenguas,   de   modo  que  esta  pared  cumple  una  doble  función,  la  de  dar  la  bienvenida  a  todos  los   visitantes  del  parque  y  la  de  mostrar  la  aceptación  de  la  diversidad,  de  la  variedad   social,  de  la  realidad  del  mundo.       Ya  hemos  visto  como,  a  nivel  formal,  esta  realidad  cosmopolita  se  refleja  mediante   la   variedad   en   las   formas,   tamaños   y   colocación   de   las   palabras.   Pero   lo   más   importante   es   lo   que   hay   a   nivel   interno,   puesto   que   cada   persona   que   entra   al   parque   puede   sentirse   acogida   con   gusto,   puesto   que   encuentra   que   es   saludada   en  su  idioma,  a  pesar  de  que  sea  extranjero,  sintiéndose,  de  algún  modo,  en  casa,   en   un   lugar   de   aceptación.   Eso   es   lo   que   hace   que   la   misma   palabra   se   repita   en   todos   los   idiomas,   esa   búsqueda   de   reflejar,   de   forma   sencilla,   que   Tibidabo   es   para  todos,  que  no  lleva  a  cabo  discriminaciones  raciales.       Todas   las   palabras   significan   "Bienvenidos":   добро   пожаловать   es   ruso;     Willkommen,   alemán;   Ongietorri,   vasco;   Bemvido,   gallego;   ようこそ,   japonés;   Benvinguts,   catalán;   Welcome,   inglés;   ‫ﺕتﺭرﺡحﻱيﺏب‬,   árabe;   Bienvenidos,   castellano;   ‫ ברוכים‬  ‫ הבאים‬  ,   hebreo;   Welkom,   holandés;   歡迎,   chino;   Bem-­‐vindo,   portugués;   Benvenuto,   italiano;   Bienvenue,   francés.   Así   pues,   vemos   como   muchos   países,   muchas  culturas,  se  ven  representadas  y  bienvenidas  en  el  lugar.       Sin   embargo,   un   aspecto   a   destacar   es   también   que   los   idiomas   son   representados   en   mayor   tamaño   según   la   importancia   que   tengan   en   Barcelona,   puesto   que   "Benvinguts"   (catalán),   es   el   de   superior   tamaño,   seguido   de   "Bienvenidos"   (castellano)   y   "Welcome"   (inglés).   Los   siguientes   son   todos   significativamente   inferiores.       Además   de   lo   dicho,   en   el   margen   superior   izquierdo,   se   encuentra   el   logo   de   Tibidabo,   formado   por   su   nombre   y   un   avión.   Esto   permite   identificar,   entre   muchos  otros  factores,  el  parque  en  su  misma  entrada,  y  asociarlo  a  la  salutación   que  en  la  inscripción  se  realiza.       La  palabra  "Tibidabo"  viene  del  latín,  de  "Tibi  dabo",  que  significa  "te  daré".  En  la   época   medieval,   la   montaña   había   sido   conocida   como   Puig   d'Àliga   (Cerro   del   12     Águila).   En   el   siglo   XVI,   los   monjes   del   monasterio   de   San   Jerónimo   le   darían   el   nombre  actual,  extraído  del  evangelio,  de  uno  de  sus  los  versículos,  donde  el  diablo   habla   a   Jesús   desde   una   gran   altura,   mostrándole   los   reinos   de   la   Tierra.   El   versículo   dice:   "   haec   tibi   omnia   dabo   si   cadens   adoreveris   me",   es   decir,   "   todo   esto   te   daré   si   te   postras   y   me   adoras"   (Marteo   4:9).   Parece   ser   que   el   nombre   Tibidabo  proviene  de  esta  frase  que  el  diablo  dijo  a  Jesús,  desde  una  gran  altura,   como  lo  es  el  parque.       Pero   recapitulando   todo   lo   anterior,   lo   más   relevante   de   esta   inscripción   es   su   simbolismo.   Porque   en   realidad,   como   hemos   dicho,   esta   señal   es   muestra   de   aceptación,   de   aceptación   por   parte   del   parque   y   sus   miembros   de   todas   las   culturas,  para  que  todos  y  todos  se  enteren  de  que  allí  uno  es  bien  recibido.  Poca   gente   no   sabe   como   se   dice   "Bienvenido"   en   castellano   o   inglés,   de   modo   que   el   acto   es   más   bien   de   reconocimiento   de   todas   las   culturas   y   lenguas,   más   que   de   permitir  que  se  entienda  lo  que  pone.  El  significando  es  que  Tibidabo  es  un  lugar   para   todas   las   lenguas,   para   todas   las   culturas,   y   esto   es   reflejado   mediante   el   lenguaje  y  su  representación.  Y  todo  esto  sin  olvidar,  lógicamente,  que  queda  muy   bonito  y  resulta  agradable,  además  de  curioso,  a  ojos  de  todos.       Bibliografía       http://www.tibidabo.cat/es/historia/origens           13                                   14     INSCRIPCIÓN  HONORÍFICA  A  ANTONINO  PÍO             Lugar  del  hallazgo     Badalona  (antigua  Baetulo),  Barcelona,  Cataluña,  España       Lugar  de     conservación   Museu  de  Badalona       Datación   140-­‐145  d.C       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Bloque  de  piedra  calcárea         Dimensiones   90x60  cm       Descripción   Bloque  de  piedra  calcárea  de  grandes  dimensiones,  buena  calidad  y  bien  trabajado.   No   presenta   ningún   tipo   de   adornos,   al   menos   en   lo   que   se   ha   conservado   del   bloque.   Tan   sólo   podemos   confirmar   que   el   campo   epigráfico   estaba   enmarcado,   porque  ha  perdurado  buena  parte  del  marco.       15       Conservación           Respecto   a   la   inscripción,   podemos   hablar   de   que   presenta   una   buena   justificación   del   texto   y   que   deja   unos   márgenes   reducidos   en   la   mayor   parte   del   campo   epigráfico,   a   excepción   de   las   dos   últimas   líneas,   la   primera   centrada   y   la   última   más   bien   justificada   a   la   derecha,   aunque   con   una   tendencia   igualmente   hacia   el   centro.     Se  utilizan  varios  signos  de  interpunción,  poco  visibles  en  la  imagen,  que  consisten   sencillamente  en  un  pequeño  punto.  También  se  utilizan  los  espacios  para  separar   las  palabras,  y  algunas  se  presentan  unidas  directamente.     Respecto   a   las   letras,   éstas   son   mayúsculas,   están   muy   bien   trazadas,   son   muy   legibles   y,   a   pesar   de   que   presentan   una   constante   regularidad,   hay   algunas   de   tamaño   superior,   y   otras   que   se   estrechan   o   ensanchan   según   el   espacio   que   pueden  abarcar  en  el  campo  epigráfico.       Nos   falta   una   parte   de   piedra   en   el   margen   superior   derecho,   lo   cual   nos   impide   ver  el  principio  de  la  inscripción,  y  en  el  techo  del  bloque,  así  como  un  buen  trozo   del  perfil  izquierdo.  Tampoco  ninguna  zona  del  contorno  se  ha  mantenido  inmune   al  paso  del  tiempo,  y  por  ello  está  muy  desgastado.  A  pesar  de  estas  pérdidas,  la   inscripción  ha  aguantado  bastante  bien  el  paso  del  tiempo  y  no  nos  encontramos   con  muchas  dificultades  a  la  hora  de  interpretarla.       COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Honorífica       Transcripción   [IMP(eratori)]  CAESARI     DIVI  HADRIANI  FI[L(io)]     DIVI  TRAIANI  PAR   THICI  NEPOTI  DIVI     NERVAE  PRONEP(oti)     T(ito)  AELIO  HADRIANO     ANTONINO  AUG(usto)  PIO     PONT(ifici)  MAX(imo)  TRIB(unicia)  POT(estate)     CO(n)S(uli)  III     D(ecreto)  D(ecurionum)       Contexto   Esta   inscripción   es   de   la   época   del   emperador   al   que   está   dedicada,   Titus   Aelius     Hadrianus   Antoninus   Pius,   conocido   como   Antonino   Pío,   que   gobernó     desde   el   10-­‐   7-­‐138  hasta  el  7-­‐3-­‐161.  Concretamente  es  posterior  a  su  tercer  consulado,  el  cual     data   del   año   140,   y   anterior   al   cuarto   (145).   Fue   el   cuarto   de   los   Cinco   Buenos     Emperadores.  En  el  comentario  analizaremos  más  cosas  sobre  él.       Comentario   Nos  encontramos  ante  una  inscripción  honorífica  dedicada  al  emperador  Antonino   Pío,  cuyo  nombre  se  indica  a  lo  largo  de  la  inscripción,  con  sus  títulos  y  junto  a  los   nombres   de   sus   más   cercanos   antepasados,   todos   ellos   grandes   emperadores   también,   ensalzando   así   la   importancia   de   su   linaje,   como   era   propio   de   hacer   entre  los  gobernantes  del  imperio.   16       En   primer   lugar   y   en   un   tamaño   mayor   con   el   fin   de   resaltarlo,   se   indica   que   la   inscripción  está  dedicada  al  Emperador  y  César,  el  nombre  del  cual  se  indica  más   adelante,   tras   informar   sobre   quienes   son   su   antepasados   mediante   una   larga   filiación:   se   indica   que   es   hijo   del   “divino”   Adriano,   nieto   del   también   “divino”   Trajano,  detentor  del  título  de  “pártico”  (sobrenomen  que  se  le  atribuyó  al  llevar  a   cabo  y  salir  victorioso  de  importantes  campañas  contra  los  partos  por  el  control  del   Medio  Oriente),  y  el  biznieto  del  “divino”  Nerva.  Los  tres  nombres  corresponden  a   los  tres  emperadores  que  antecedieron  a  Antonino  Pío,  y  son  tildados  de  “divinos”,   puesto   que   habían   recibido   la   apoteosis,   como   todos   los   emperadores   al   morir,   que  eran  convertidos  en  Dios,  pasando  a  tener  consideración  divina.     Tras  esta  extensa  filiación,  que  va  más  allá  de  indicar  el  nombre  del  padre,  como   era  propio  en  las  inscripciones  dedicadas  a  emperadores,  continua  el  nombre  del   emperador   al   que   se   dedica   la   inscripción:   Titus   Aelius   Hadrianus   Antoninus   Pius,   nombre   que   adoptó   tras   su   adopción   (era   hijo   biológico   de   Tito   Aurelio   Fulvo   y   fue   adoptado   por   el   emperador   Adriano).   Así,   se   indica   su   praenomen   (Titus),   su   nomen   (Aelius)   y   su   cognomen   (Antoninus),   indicando   este   último   que   pertenece   a   la  Dinastía  Antonina.  Y  se  hace  referencia  a  su  sobrenomen  de  Pío,  el  cual  obtuvo   por  concesión  del  Senado  cuando  accedió  al  trono,  al  conmoverlo  con  un  discurso   en  defensa  de  su  padre  adoptivo,  Adriano,  para  que  se  le  deificara.       Después  se  indican  los  otros  títulos  propios  de  todo  emperador,  que  muestran  su   condición   de   Augusto,   Pontífice   Máximo   y   la   posesión   de   la   potestad   tribunicia.   Éstos   tres   títulos   (Augustus,   Pontifex   Maximus   y   Tribunicia   Potestas),   junto   al   de   Imperator   y   Caesar   del   principio   de   la   inscripción,   son   los   títulos   que   todo   emperador   recibía   y   mostraba   en   las   inscripciones,   ya   que   eran   detentores   de   todos  esos  poderes.       Por   último   se   indica   que   el   emperador,   en   ese   momento,   había   sido   cónsul   por   tercera   vez   (y   como   sabemos,   lo   sería   una   vez   más   en   unos   años,   en   el   145)   y,   finalmente,   se   mencionan   las   condiciones   por   las   que   se   alzó   el   monumento:   fue   por   decreto   de   los   decuriones,   de   los   miembros   del   senado   local,   porque   éstos   decretaron  que  se  erigiera  en  nombre  de  la  ciudad.     Así   pues,   tenemos   una   inscripción   honorífica   con   algunos   de   sus   elementos   característicos:  el  nombre  de  la  persona  a  la  que  se  la  dedica  (en  dativo),  en  este   caso   un   emperador,   indicándose   además   de   la   filiación   típica   el   nombre   de   su   abuelo   y   bisabuelo,   así   como   los   títulos   característicos   de   los   emperadores,   y   la   indicación   de   quienes   lo   mandaron   alzar:   fue   decidió   por   parte   de   la   ciudad,   representada  por  los  decuriones.           Bibliografía       IGLESIAS  GIL,  J.  M.,  Vademecum  para  la  epigrafía  y  numismática  latinas,  Santander,  200   ROLDÁN  HERVÁS,  J.  M.,  Historia  de  Roma,  Ediciones  Universidad  Salamanca,  Salamanca,  1995       17       Comparación  (con  la  inscripción  honorífica  de  Francesc  de  Castellví  i  Obando)     Tanto   la   inscripción   dedicada   en   época   romana   a   Antonino   Pío,   como   la   dedicada   en   época   contemporánea  a  Francesc  de  Castellví  i  Obando,  son  honoríficas,  y  tienen  algunos  rasgos  en  común.   La  inscripción  antigua  es  un  enorme  bloque  de  piedra  mientras  que  la  más  moderna  consiste  en  una   simple  placa  de  mármol.  Pero  independientemente  de  esto  y  de  quienes  eran  los  protagonistas,  en  el   primer  caso  un  emperador,  en  el  segundo  un  personaje  que  dejó  huella  en  la  historia  por  sus  méritos   en   un   conflicto   de   relevancia   de   primer   orden,   así   pues,   ambas   personas   con   cierto   peso   en   su   momento   y   en   su   futuro,   podemos   ver,   respecto   a   los   elementos   que   componen   la   inscripción,   ciertos  componentes  acordes,  junto  a  otros  que  diferencian  lo  que  fue  una  época  y  otra.       Externamente,   vemos   que   la   técnica   utilizada   era   buena,   aunque   obviamente,   en   la   que   es   más   moderna  se  ve  una  mayor  perfección,  tanto  en  la  justificación  como  en  las  letras,  a  pesar  de  que  en  el   fondo,   la   diferencia   no   resulta   demasiado   notable.   La   técnica   romana   era   ya   muy   buena   entonces,   sobre  todo  la  desarrollada  en  inscripciones  importantes.       Un   destacable   rasgo   diferenciador   entre   inscripciones   romanas   y   actuales,   como   se   muestra   aquí   también,   es   que   en   las   antiguas   se   podía   usar   el   espacio   para   separar   palabras,   pero   también   la   interpunción,   y   a   veces   se   juntaban   las   palabras.   En   cambio,   en   las   actuales,   suele   separarse   todo   mediante   espacios.   Sin   embargo,   suelen   usarse   mayúsculas   comúnmente   en   ambas   épocas,   como   muestran  también  estos  dos  ejemplos,  y  las  letras  son  elegantes  y  regulares  en  las  dos  muestras,  a  la   vez  que  siempre  se  busca  destacar  ciertos  elementos.         Respecto   a   la   parte   interna,   como   ambas   son   inscripciones   honoríficas,   evidentemente   hay   un   elemento   esencial,   que   es   el   nombre   del   homenajeado   (el   emperador   Antonino   Pío   y   el   honorable   guerrero   Francesc   de   Castellví),   ambos   destacados   en   letras   más   grandes   respecto   al   resto.   Y   además,  los  dos  nombres  vienen  acompañados  de  sus  atributos  o  méritos,  aunque  significando  cosas   muy   distintas   en   cada   caso.   La   inscripción   romana   se   compone   por   el   nombre   del   emperador   (junto   al   de   sus   antecesores,   que   destacan   por   su   renombre)   y   todos   los   títulos   que   se   asociaban   siempre   a   éste,   mientras   que   en   el   caso   de   Montblanc,   lo   que   vemos   es   un   mérito   que   el   pueblo   atribuye   al   personaje,  el  de  "héroe  de  las  libertades  de  Cataluña",  junto  con  el  apodo  que  se  le  dio  en  su  día  de   "hijo  predilecto".  Vemos  como  son  dos  elementos  distintos,  pero  que  a  su  vez  comparten  una  misma   esencia,  la  de  destacar  su  importancia,  en  el  primer  caso,  sobre  todo  por  su  poder  y  magnificencia;   en  el  segundo,  por  su  valor  y  honra.       El  último  elemento  común  entre  ambas  inscripciones  es  la  existencia  de  la  figura  de  un  dedicante.  Al   ser  inscripciones  honoríficas,  es  algo  normal.  La  romana  fue  realizada  por  decreto  de  los  decuriones,   mientras  que  la  contemporánea  se  alzó  en  motivo  de  que  el  pueblo,  el  pueblo  de   Montblanc,  lo  pidió,   por  lo  que  para  él  representaba  la  figura  de  Francesc  de  Castellví.       En  lo  referente  a  la  fecha,  en  la  romana  no  está  indicada,  aunque  sin  embargo,  podemos  deducirla  en   gran   medida   por   datos   como   el   del   consulado   del   emperador.   En   la   actual   se   especifica   directamente,  tanto  la  de  levantamiento  del  monumento,  como  la  de  los  hechos  que  se  conmemoran   y  las  fechas  de  vida  y  muerte  del  homenajeado.       Así   pues,   tenemos   dos   inscripciones   de   la   misma   categoría,   que   a   pesar   de   ser   de   épocas   muy   distintas   y   remotas   la   una   a   la   otra,   comparten   gran   parte   de   los   elementos   que   las   componen,   aunque   aun   así,   aparezcan   entre   ellas   ciertas   diferencias,   en   especial   de   sentido,   puesto   que   la   sociedad  y  sus  sistemas  de  valores  cambian  siempre  de  forma  continua.         18       19     ...

Tags: