Seminario 3 (2013)

Ejercicio Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Introducción al derecho
Profesor J.L.P.T.
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 28/03/2015
Descargas 24
Subido por

Vista previa del texto

1. ¿Qué argumentos aparecen en las STS de 3 de junio de 1993 para castigar el consumo de drogas realizado por un grupo de individuos en el domicilio de uno de ellos? Ésta actividad puede acabar fomentando el consumo de drogas, ya sea por imitación de estas conductas o por la curiosidad de algunos sujetos.
Además, el hecho de consumir droga por un grupo de individuos en un domicilio o local, requiere una previsión y provisión de las drogas, cosa que está penada por la ley (artículo 368 del CP).
2. ¿Cuál de esos tres modelos penales respecto el consumo de drogas considera justificado? Razone la respuesta.
- Permisivo con el consumo y tráfico de drogas.
- Permisivo con el consumo, pero punitivo con el tráfico de drogas.
- Punitivo con el consumo y el tráfico de drogas.
Permisivo con el consumo, pero punitivo con el tráfico de drogas porque cada individuo tiene derecho a tener una libertad propia, es decir, el Estado solo debe actuar para evitar que un individuo produzca daños a terceros. Con el consumo de drogas por parte de un sujeto éste no hace daño a nadie más que a sí mismo (exceptuando daños emocionales a terceras personas, pero aquí nos referimos a daño físico), en cambio cuando se trafica con drogas el radio del daño es mucho mayor ya que afecta a más gente.
3. ¿A qué se refiere la expresión “ser un delito de mero riesgo y no de resultado” en la STS de 22 de junio de 1971? Hace referencia a que no hace falta que se le vea al sujeto la intención de venderla o de traficar con ella para que sea considerado como delito. Es por eso que es de mero riesgo, porque no se está llevando a cabo el tráfico de la substancia, y de no resultado porque el objetivo del individuo no es venderla.
Si como se dice en la sentencia el consumos de drogas no ocasiona daños, ¿qué tipo de justificación puede utilizar el tribunal para su castigo? Puede que a largo plazo si que ocasione daños en el entorno del drogadicto. No obstante, ésta conducta sí que está castigada por el STS del 2 de noviembre del 1995.
Se considera que si se trata de una pequeña cantidad para consumo propio no es delito, pero desde el momento en que la cantidad es superior y no es sólo para consumo individual, sino que también para otras personas, el tribunal tiene el derecho de penar esta conducta.
4. Uno de los argumentos que se ha esgrimido para castigar el consumo de drogas es el siguiente: “El consumidor de drogas es un enfermo. Pero al inicio de la adicción no lo es. Hay que distinguir entre toxicómanos y viciosos.” ¿Está legitimado el Derecho penal para tomar medidas preventivas o punitivas contra individuos de carácter vicioso? El Derecho Penal sí que está justificado para tomar medidas de carácter tanto preventivo como punitivo respecto a los individuos de carácter vicioso, ya que lo que pretende es que se den con menos frecuencia estas conductas de drogarse porque éstas generan daños para la salud de los individuos, poca integración de los drogadictos en la sociedad, daños morales a éstos… También, parece ser que el consumo de drogas está relacionado con los niveles de delincuencia (ya sea de pequeñas bandas o grandes mafias) y por tanto el Derecho Penal aspira a poner fin a estas conductas para garantizar una mayor seguridad a los individuos de la sociedad.
5. Si el toxicómano es un enfermo, ¿estaría justificada la adopción de medidas paternalistas? Sí, ya que la posición paternalista justifica que el Estado ponga límites a la libertad de las personas cuando éstas se dañan a sí mismas y cuando los individuos no estén bien psíquicamente, como sería el caso de un toxicómano considerando que éste sea un enfermo.
¿Podría reaccionar la sociedad frente al consumo de drogas con otras medidas que no fueran las penales? Siempre hay otros recursos a tomar que las medidas penales, pero parece ser que éste es el más recurrente ya que es el más estricto o disciplinado, pese a esto no siempre es el más eficiente.
Tal vez la sociedad debería estar más equilibrada y no deberían existir tantas diferencias entre clases como las que hay, ya que éstas pueden generar un etiquetamiento de las personas. Esto consiste en poner etiquetas a los diferentes sujetos en función de ciertas características. Por ejemplo, si un individuo pertenece a un barrio donde hay un gran tránsito de inmigrantes puede que llegue a considerarse a este sujeto como delincuente en consecuencia del sitio en el que vive.
Quizás si hubiera más puestos de trabajo, la gente que consume drogas no lo haría o no lo haría con tanta frecuencia, ya que estarían más integrados en la sociedad y se relacionarían con individuos de un entorno más general, más amplio.
En definitiva, la sociedad podría poner muchas más medidas que no fueran las penales en cuanto al consumo de drogas.
6. Según Cobo del Rosal, la razón de la punición del consumo de drogas es la pérdida de libertad del consumidor ¿qué tipo de argumentación es ésta? La argumentación que usa Cobo del Rosal, se puede considerar como liberalista o paternalista.
Liberalista porque esta posición defiende que ningún individuo puede saber mejor que otros cuáles son sus intereses, el Estado no puede intervenir en ese ámbito de acción donde los individuos son libres, sólo intervendrán para evitar daños a terceros de carácter físico. Y paternalista porque justifica que el Estado ponga límites a la libertad de las personas cuando estas se dañan a sí mismas.
Ambas posiciones defienden la libertad de los individuos pero el Estado puede intervenir para evitar posibles daños.
En cierto modo también podría ser una posición de moralismo legal, ya que se castiga porque atenta contra los valores que tiene la sociedad.
¿Qué argumentos en contra se le ocurren? Todos los individuos deberían tener una libertad individual siempre y cuando sus acciones no afecten en cuestiones de salud a los ciudadanos o atenten contra la seguridad de terceras personas.
7. ¿Es un objetivo legítimo del Derecho promover formas de vida más virtuosas moralmente? El Derecho lo que pretende es prevenir los conflictos mediante las normas y procura corregir un comportamiento, por tanto sí que es legítimo que promueva formas de vida más virtuosas moralmente, ya que éstas son más respetuosas con las leyes en general y es más difícil que una forma de vida más virtuosa moralmente atente contra la seguridad o los derechos de otros individuos.
Distinga entre paternalismo y perfeccionismo moral.
El paternalismo presupone que el Estado tenga un papel de padre. Está justificado que el Estado ponga límites a la libertad del individuo cuando éstas se dañan a sí mismas (por ej. la obligación de ponerse en cinturón).
El perfeccionismo moral en cambio, no sólo debe impedir que haya conflictos, sino que debe cumplir con una función motivadora y educadora, debe promover modelos de excelencia y virtud. Desconfía de la capacidad que tienen los individuos para distinguir lo correcto de lo incorrecto, por tanto, permite al Estado actuar aunque vaya en contra de los valores de los sujetos.
8. ¿Está justificado moralmente que el Derecho preserve la salud física y mental de los individuos contraviniendo sus deseos? El Derecho debería preservar siempre la salud física y mental de los individuos, pero en mi opinión solo cuando éstos no sean adultos o no dispongan de buena salud mental.
Como vimos en la última clase con el caso de los judíos que no permitían que su hijo tuviera una transfusión de sangre debido a que va en contra de su religión, los adultos por tener ya la mayoría de edad deberían tener el derecho a la libertad de decisión, puesto que se supone que ya tienen la capacidad para razonar sobre los distintos temas. Pero un niño o una persona en un estado mental deficiente debe dejar que el Estado tome la mejor decisión por ellos, ya que en mi opinión no es justo que un niño muera sólo porque va en contra de la religión realizarle una transfusión. Al fin y al cabo es mucho más importante la vida de un individuo que una posición ideológica o religiosa.
En este caso, el Derecho hubiera permitido al Estado la realización de esa transfusión salvando así la vida del niño. Por tanto, creo que es lícito que el Derecho intente preservar la salud física y mental aunque vaya en contra de los deseos de los individuos.
9. Relacione la expresión “salud pública” como causa de justificación del castigo del consumo de drogas- que aparece en la STS de 2 de noviembre de 1995- con el daño a terceros.
En este caso, la STS del 2 de noviembre del 1995 sólo castigara a aquellos que trafiquen, compren por encargo o busquen clientes a los que vender la droga porque esto supone un delito contra la salud pública y por tanto está penado de acuerdo con la STS de esa fecha y por el código penal.
Distinga entre “salud pública” y “moralidad pública”.
La salud pública procura la protección de la salud a nivel poblacional, intenta mejorar las condiciones de salud de una gran mayoría promoviendo campañas de estilos de vida saludables o mejoras en la educación.
La moral pública se encargar de estudiar las obligaciones del hombre en la sociedad y su convivencia en ésta. Constituye una serie de condiciones de la vida social que hacen posible, tanto a la comunidad como a cada uno de sus miembros, la opción de una convivencia regulada por unas normas y medidas establecidas.
¿Es la protección de la moralidad pública un argumento correcto para penalizar el consumo de drogas? Sí, porque lo que pretende regular la convivencia mediante una serie de normas para hacerla lo más segura posible para todos los ciudadanos, y una de las maneras más adecuadas de garantizar la seguridad es penalizando algunos delitos, como en este caso el consumo de drogas. De ésta manera se previene el futuro consumo de drogas y se castiga a aquellos que incumplen las normas para intentar evitar otro futuro incumplimiento.
...