Resumen silvertone Sang i sistema inmunitari (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Enfermería - 1º curso
Asignatura Fisiologia
Año del apunte 2014
Páginas 12
Fecha de subida 11/11/2014
Descargas 63
Subido por

Vista previa del texto

Capítulo 16: Fisiología de la sangre La sangre es el líquido que circula por el sistema circulatorio.
La sangre constituye la cuarta parte del líquido extracelular, el medio interno que baña las células y actúa como amortiguador entre elles y el medio externo. La sangre circula por el organismo y es responsable del transporte de sustancias desde una parte del cuerpo a otra.
El plasma Es la porción liquida de la sangre, en la que están suspendidos los elementos celulares. La composición del plasma es igual a la del líquido intersticial, excepto por su contenido en proteínas plasmáticas. Las albuminas son las proteínas más comunes en el plasma, así como las globulinas, fibrinógeno i transferrina.
La presencia de proteínas en el plasma determina que la presión osmótica de la sangre sea más elevada que la del líquido intersticial.
Las proteínas plasmáticas participan en muchas funciones como en la coagulación de la sangre y la defensa contra elementos extraños. Además actúan como transportadores de hormonas o funcionar como estas o como enzimas extracelulares.
Componentes En la sangre se pueden hallas, glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) y plaquetas (trombocitos).
Los glóbulos rojos cumplen la funcion fundamental de transportar oxigeno desde los pulmones hacia los tejidos y de dióxido de carbono desde los tejidos a los pulmones. Las plaquetas se encargan de la coagulación, el proceso por medio del cual los coágulos impiden la pérdida de sangre de los vasos lesionados. Los glóbulos blancos son importante en las respuestas inmunitarias corporales, defendiendo al organismo de invasores extraños.
La sangre contiene cinco tipos de glóbulos blancos maduros: 1.
2.
3.
4.
5.
Neutrófilos Linfocitos Monocitos Eosinofilos Basófilos (mastocitos) Estos glóbulos blancos se consideran macrófagos, en concreto los monocitos.
Producción de las células de la sangre Todas las células de la sangre provienen de una unica célula madre, la célula pluripotencial hematopoyética. Este tipo de célula se encuentra en la medula ósea, el tejido blanco que ocupa el centro hueco de los huesos. Estas células, pasan a ser células progenitoras, i se diferencian en glóbulos rojos, linfocitos, otros glóbulos blancos y megacariocitos, que son un tipo de células que originan las plaquetas.
La hematopoyesis, que es la síntesis de células sanguíneas, comienza en un momento temprano del desarrollo embrionario y continuo durante toda la vida.
A medida que el embrión se desarrolla, la producción de células de la sangre se extiende del saco vitelino al hígado, bazo y medula ósea. En el momento del nacimiento, el hígado y el bazo ya no son capaces de producir células de la sangre. La hematopoyesis continúa en la medula ósea de todos los huesos del esqueleto hasta los cinco años. A medida que se crece, las regiones medulares se reducen, por lo que en los adultos solo la pelvis, la columna, las costillas, el cráneo y los extremos de los huesos largos, producen células de la sangre.
La medula ósea activa es roja debido a la hemoglobina, que es la proteína fijadora de oxígeno en los glóbulos rojos. La medula ósea inactiva es amarilla debido a las células adiposas que contiene.
Control de la hematopoyesis Las citosinas son proteínas que afectan el crecimiento o la actividad de otras células. Algunas de ellas más conocidas son las células estimadoras de colonias. Otras son las interleucinas.
Otra célula importante también es la eritropoyetina, que controla la síntesis de glóbulos rojos.
Factores estimuladores de colonias Estos se encargan de proliferar las colonias de leucocitos. Estas citosinas sintetizadas por las células endoteliales, los fibroblastos y los glóbulos blancos regulan la producción y el desarrollo de leucocitos (leucopoyesis) Trombopoyetina Es una glucoproteína que regula el crecimiento y la maduración de los megacariocitos, las células que originan las plaquetas. La TPO se produce sobretodo en el hígado, pero también se puede encontrar en los riñones.
Eritropoyetina La producción de los glóbulos rojos, depende del control de la eritropoyetina (EPO) asistida por varias citocinas. El estímulo para la síntesis de EPO es la hipoxia, ósea, la disminución del oxígeno en los tejidos.
Glóbulos rojos Son las células más abundantes de la sangre. La funcion principal de los glóbulos rojos es facilitar el transporte de oxigeno desde los pulmones hacia las células y del dióxido de carbono desde las células a los pulmones.
La relación entre glóbulos rojos y el plasma se estudia a través del hematocrito.
Los glóbulos rojos de los mamíferos son discos que tienen una forma semejante a una rosquilla. Estas células son simples bolsas membranosas que tienen enzimas y hemoglobina.
Los glóbulos rojos no tienen mitocondrias, por lo tanto no llevan a cabo el metabolismo aeróbico. La glucolisis es su síntesis principal de ATP. Al no tener núcleo ni retículos endoplasma ticos que sinteticen proteínas, son incapaces de crear enzimas nuevas y de reemplazar los componentes de las membranas.
Síntesis de hemoglobina La hemoglobina es un tetrámero compuesto por cuatro cadenas de proteínas globulares, cada una con un centro formado por hierro. El hierro que se obtiene de los alimentos, se absorbe en el intestino delgado por transporte activo y circula por la sangre unido a una proteína transportadora llamada transferrina.
Plaquetas y coagulación La sangre fluye con libertad por el sistema circulatorio. Sin embargo, si se produce una ruptura en este sistema, se pierde sangre, salvo que aparezcan las plaquetas, que se encargan de tapar las roturas en los vasos lesionados, manteniendo el flujo sanguíneo que circula por los vasos.
Las plaquetas son fragmentos de células que se producen en la medula ósea a partir de células muy grandes llamada megacariocitos. Las plaquetas son incoloras, son más pequeñas que los glóbulos rojos y no tienen núcleo.
En este caso, las plaquetas sí que tienen retículo endoplasmatico y mitocondrias. Estas plaquetas siempre están en el interior de nuestro organismo, pero solo se manifiestan cuando hay una lesión en las paredes del sistema circulatorio.
La hemostasia La hemostasia es un proceso el cual permite mantener la sangre dentro de un vaso sanguíneo lesionado. Consta de tres pasos principales: 1. Vasoconstricción 2. Tapón plaquetario 3. Coagulación Vasoconstricción El primer paso, como se dice arriba, es la vasoconstricción. Consiste en la constricción inmediata de los vasos lesionados. Esta lo que hace es reducir el flujo sanguíneo y la presión dentro del vaso, temporalmente.
Tapón plaquetario La vasoconstricción es seguida por la formación del tapón plaquetario. El tapón se forma cuando las plaquetas se adhieren al colágeno expuesto y se activan liberando citocinas en el area alrededor de la lesión. Los factores plaquetarios aumentan la vasoconstricción y activan aún más plaquetas, formando el tapón plaquetario.
Simultáneamente, el colágeno y el factor tisular (mezcla de proteínas y fosfolípidos) desencadenan una serie de reacciones conocida como la cascada de la coagulación. La cascada corresponde a una serie de reacciones enzimáticas que acaban formando una malla de fibras proteicas (fibrina), que estabilizan el tapón plaquetario. El tapón plaquetario reforzado se llama coagulo. Por último, cuando el crecimiento y la división de células reparan el vaso lesionado, el coagulo lo retrae y la enzima plasmina lo disuelve con lentitud.
El cuerpo ha de mantener un equilibrio adecuado durante la hemostasia. Una hemostasia escasa permitirá un sangrado excesivo, cuando este proceso se exagere se creara un trombo, o sea un coagulo de sangre que se adhiere a la pared no lesionada de un vaso. De esta manera, si hay un trombo grande, lo que puede hacer es bloquear la luz del vaso y detener el flujo sanguíneo de este.
Cuando la pared de un vaso se lesiona, la exposición del colágeno y compuestos químicos procedentes de las células endoteliales activan las plaquetas. Las plaquetas se adhieren al colágeno con ayuda de integrinas, que son proteínas receptoras de membrana unidas al citoesqueleto. Esta fijación, activa a las plaquetas para que secreten serotonina, ADP y el factor activador plaquetario (PAF). El PAF es un ciclo de retroalimentación negativa que produce la activación de más plaquetas y además inicia otra vía que convierte los fosfolípidos de la membrana en tromboxano A2. La serotonina y el tromboxano son vasoconstrictores y por lo tanto, ayudan a la agregación plaquetaria.
Pero un aspecto a tener en cuenta también, es la prostacilina. Esta sustancia tiene como funcion la inhibición de la adhesión y la agregación plaquetaria.
Coagulación La coagulación se divide en dos vías: Vía intrínseca Comienza con la exposición de colágeno e involucra proteínas procedentes del plasma. El colágeno activa la primera enzima, el factor XII, para que inicie la cascada.
Vía extrínseca Se pone en funcionamiento cuando los tejidos lesionados exponen el factor tisular. EL factor tisular activa el factor VII para que inicie la vía intrínseca.
Las dos vías desembocan en la vía común, que origina trombina, que es la enzima que convierte el fibrinógeno en fibrina. Estas fibrinas forman parte del coagulo.
El resultado final de la coagulación es la conversión del fibrinógeno en fibrina, y esta reacción es catalizada por la trombina. Las fibras de fibrina se unen al tapón plaquetario y atrapan glóbulos rojos dentro de su malla. El factor XII activo convierte la fibrina en un polímero que estabiliza el coagulo.
A medida que el coagulo se forma, incorpora moleculas de plasmina, que serán las semillas de su propia destrucción.
Capítulo 24: Fisiología del sistema inmunitario Las características clave son la especificidad y la memoria. El sistema inmunitario cumple tres funciones principales: 1. Protege al cuerpo de invasores que producen enfermedad, conocidos como patógenos.
2. Elimina las células muertas o dañadas 3. Intenta reconocer y eliminar células anormales creadas cuando el crecimiento y desarrollo de las células funcionan mal A veces incluso, el sistema inmunitario del cuerpo no cumple sus funciones normales. Por lo general, las enfermedades del sistema inmunitario pertenecen a una de las tres categorías: 1. Respuestas incorrectas: Enfermedad autoimmunitaria. La diabetes mellitus tipo 1, en la cual las proteínas fabricadas por las células inmunitarias destruyan las células beta del páncreas.
2. Respuestas hiperactivas: Correspondería a las alergias, las cuales se producen cuando hay una respuesta desproporcionada del sistema inmunitario con respecto a la amenaza real.
3. Falta de respuesta: Las enfermedades por inmunodeficiencias. Se tratan de trastornos genéticos hereditarios o no.
La respuesta inmunitaria El cuerpo tiene barreras físicas y químicas, como la piel, el moco, el líquido gástrico… Toda respuesta inmunitaria tiene unos pasos básicos. La detección e identificación de la sustancia extraña, comunicación con otras células inmunitarias, reclutamiento de asistencia y coordinación de la respuesta entre todos y destrucción o supresión del invasor.
Todo este proceso depende de moleculas señal como anticuerpos y citocinas.
Los anticuerpos son proteínas que se unen a los antígenos y los vuelven más visibles para el sistema inmunitario. Las citocinas son mensajeros proteicos liberados por una célula que afectan el crecimiento o la actividad de otra célula.
La respuesta inmunitaria se divide básicamente en dos categorías, la inmunidad innata o la inmunidad adquirida.
La inmunidad innata está presente desde el nacimiento, y es la respuesta inmunitaria inespecífica del cuerpo delante de una invasión. La inflamación, es una reacción característica de la inmunidad innata.
La inmunidad adquirida, es la que está dirigida a invasores específicos, por lo tanto es respuesta inmunitaria específica. Una característica de esta inmunidad, es que la respuesta a la primera exposición a un patógeno, puede durar días. Pero con las exposiciones repetidas, tiene una serie de memoria, que recuerda la exposición previa al patógeno y reacciona más rápidamente ante él. Esta inmunidad se puede dividir en inmunidad mediada por células, o inmunidad humoral.
Leucocitos Las células principales del sistema inmunitario son los glóbulos blancos o leucocitos.
Eosinofilos Los eosinofilos luchan contra los parásitos y contribuyen a las reacciones alérgicas. Los eosinofilos, son fácilmente reconocidos por gránulos rosa que tienen en su citoplasma. Estos se asocian con respuestas alérgicas o infecciones parasitarias.
La mayoría de estos leucocitos se encuentran en el aparato digestivo, los pulmones, el aparato genitourinario y el tejido conectivo de la piel. Estas localizaciones reflejan su papel en la defensa contra invasores parasitarios. Estos también se encargan de las reacciones alérgicas, donde contribuyen con la inflamación, el factor tisular y una proteína llamada neurotoxina.
Basófilos Son los encargados de liberar histamina y otras sustancias químicas. Los basófilos son raros en la circulación, pero se reconocen rápidamente porque contiene gránulos azul oscuro y grandes en su citoplasma. Los mastocitos, están concentrados en tejidos conectivos de la piel, pulmones, tubo digestivo… En estas localizaciones, los mastocitos tienen una ubicación ideal para localizar patógenos que son inhalados o ingeridos o que entran a través de la piel.
Neutrófilos Se encargan de la fagocitosis de bacterias y son las encargadas de liberar citocinas.
Estos neutrófilos se forman en la medula ósea. Son células fagociticas que ingieren y matan bacterias. La mayoría de neutrófilos circulan por la sangre, pero en procesos de infección, pueden dejar la circulación. A parte de esto, también se encargan de generar citocina, que incluyen pirógenos que producen fiebre y mediadores químicos de la respuesta inflamatoria.
Monocitos Son células precursoras de macrófagos tisulares. Los monocitos no son muy comunes en sangre.
Los monocitos crecen, una vez fuera de la sangre, y se diferencian en macrófagos. Como estos son células presentadoras de antígenos, los macrófagos desempeñan un papel importante en el desarrollo de la inmunidad adquirida.
Linfocitos Los linfocitos y sus derivados son células que median en la respuesta inmunitaria adquirida. La mayoría de los linfocitos se encuentran en los tejidos linfoides, donde es probable que se encuentren los invasores Células dendríticas Estas células tienen como funcion la activación de los linfocitos. Son presentadoras de antígenos formadas por prolongaciones largas y delgadas. Estas se encuentran en la piel y en distintos órganos.
Cuando las células dendríticas reconocen y capturan antígenos, migran hacia los tejidos secundarios linfoides secundarios, donde presentan los antígenos a los linfocitos. Se produce una unión con el antígeno que activara a los linfocitos.
Inmunidad innata: respuestas inespecíficas La primera línea de defensa del cuerpo está diseñada para excluir los patógenos, y son las barreras físicas y químicas. La inmunidad innata elimina la infección o la contiene hasta que se activa la respuesta inmunitaria adquirida.
Las barreras físicas y químicas constituyen la primera línea de defensa del cuerpo. Estas incluyen la piel, los revestimientos mucosos protectores del tubo digestivo y el tracto genitourinario.
Los fagocitos reconocen e ingieren cuerpos extraños Después, los patógenos que atraviesan las barreras físicas de la piel y mucosas, enfrentan las células inmunitarias y la respuesta inmunitaria. Las células principales fagociticas principales del sistema inmunitario son macrófagos tisulares y neutrófilos.
Las membranas fagociticas contienen receptores que reconocen muchos tipos diferentes de partículas extrañas, tanto orgánicas como inorgánicas. Pero los fagocitos no pueden reconocer inmediatamente todas las células extrañas.
Los anticuerpos que marcan a las bacterias encapsuladas, que son más difíciles de detectar, se conocen en conjunto como opsoninas. Estas funcionan como puentes entre los patógenos y los fagocitos al unirse a los receptores de los fagocitos.
Una vez que el patógeno ha sigo ingerido por un fagocito, la partícula ingerida termina en una vesícula llamada fagosoma. Estos fagosomas se fusionan con lisosomas, que contienen sustancias químicas que destruirán los patógenos ingeridos.
Los linfocitos natural killer eliminan células infectadas y células tumorales Las células natural killer, son unos participantes en la respuesta innata contra las infecciones virales, o los procesos tumorales. Las células NK inducen a las células infectadas por virus a suicidarse (apoptosis) antes de que el virus se pueda replicar.
Las células NK y otros linfocitos secretan varias citocinas virales, entre ellas, los interferones.
Mediadores químicos-respuesta inflamatoria La inflamación es una reacción característica de la inmunidad innata que tiene tres papeles importantes para luchar contra la inserción en el tejido dañado: 1. Atraer a las células inmunitarias y mediadores químicos hacia el sitio 2. Producir una barrera física para retardar la propagación de la infección 3. Promover la reparación tisular una vez la infección este controlada.
La respuesta inflamatoria se inicia cuando los macrófagos tisulares activados liberan citocinas.
Estas sustancias químicas, atraen a otras células inmunitarias, aumentan la permeabilidad y producen fiebre.
Al comienzo de una lesión o la invasión por un patógeno, el cuerpo responde aumentando la concentración de varias proteínas. Estas se llaman proteínas de fase aguda. Incluyen moleculas que actúan como opsoninas, moleculas anti proteasas que ayudan a evitar el daño tisular, y la proteína C.
La histamina inicia la inflamación. La histamina se encuentra fundamentalmente en gránulos de mastocitos y basófilos, y es la molecula activa que ayuda a iniciar la respuesta inflamatoria cuando los mastocitos sufren desgranulacion. Las acciones de la histamina atraen moleculas hacia el sitio de la lesión para eliminar bacterias y restos celulares.
La histamina abre los poros capilares, lo que permite que las proteínas plasmáticas escapen al espacio intersticial. Además, la histamina dilata los vasos, aumentando el flujo sanguíneo.
La liberación de esta sustancia, hace que su resultado sea una area tumefacta, roja y caliente alrededor de una herida o el sitio de una infección.
Las interleucinas tienen efectos sistémicos difusos. Las interleucinas son citocinas que son secretadas por macrófagos activados y otras células inmunitarias. Su papel principal es mediar en la respuesta inflamatoria, pero también tiene efectos sobre la funcion inmunitaria y el metabolismo. La interleucina I modula la respuesta inmunitaria al: 1. Modificar el endotelio de los vasos sanguíneos para facilitar el pasaje de glóbulos blancos y proteínas durante la respuesta inflamatoria.
2. Estimular la producción de proteínas de fase aguda 3. Inducir fiebre. IL1 se considera pirógeno.
4. Estimular la secreción de citocinas y endocrina por otras células La bradicina estimula receptores del dolor. La bradicina tiene efectos vasodilatadores como la histamina. Esta también estimula los receptores del dolor, creando la sensibilidad a la palpación asociada con la inflamación.
Las proteínas del complemento son opsoninas y quimiotaxinas.
Inmunidad adquirida: respuestas especificas a los antígenos La inmunidad adquirida es mediada fundamentalmente por linfocitos.
Existen tres tipos de linfocitos:    Linfocitos B Linfocitos T Células NK Los linfB activados se transforman en células plasmáticas, que secretaran anticuerpos. Los linfT se transforman en células que atacan y destruyen células infectadas por virus o celular que regulan a otras células inmunitarias. Las células NK atacan y destruyen células afectadas por un virus o células tumorales.
La inmunidad adquirida puede diferenciarse en inmunidad activa e inmunidad pasiva. La inmunidad activa ocurre cuando el cuerpo es expuesto a un patógeno, y la misma crea sus propios anticuerpos. Se puede realizar de modo natural, cuando un patógeno invade el cuerpo, o en forma artificial, de vacunas, que contienen patógenos muertos o atenuados. En cambio la inmunidad pasiva ocurre cuando adquirimos anticuerpos de otro animal.
Linfocitos B Los linfocitos B se desarrollan en la medula ósea. Los linfocitos B son los encargados de liberar anticuerpos y secretarlos. Los anticuerpos también se llaman inmunoglobulinas.
Los linfocitos B maduros insertan moleculas de anticuerpos en sus membranas celulares de modo que los anticuerpos se conviertan en receptores de superficie que marcan los miembros de cada clon. Cuando un clon de células B se activa en respuesta a la exposición al antígeno, algunas de las cellas se diferencian en células plasmáticas. Estas células, tienen como funcion, secretar anticuerpos a grandes velocidades. Estos anticuerpos forman la inmunidad humoral.
Una vez se ha rechazado con éxito un invasor, también pueden haber un tipo de células que se queden como células de memoria, esperando para responder a la siguiente exposición al mismo antígeno.
Pueden producirse una respuesta primaria seguida de una secundaria. En la primaria, es más lenta y de menos magnitud porque el cuerpo no se ha encontrado previamente con el antígeno. En cambio, la secundaria, tiene lugar después de la segunda exposición y es más rápida y mayor porque está apoyada por linfocitos con memoria molecular. A Anticuerpos Los anticuerpos o inmunoglobulinas se dividen en 5 clases generales: IgG IgM IgA IgE IgD.
Los anticuerpos se denominan en conjunto, gammaglobulinas.
Los anticuerpos IgG constituyen el 75% de los anticuerpos plasmáticos porque son producidos en las respuestas inflamatorias secundarias.
Los anticuerpos IgA se encuentran en secreciones externas, donde se pueden inactivar patógenos.
Las igE se asocian con respuestas alérgicas.
Las igM se asocian con respuestas inmunitarias primarias y con los anticuerpos que reaccionan con los antígenos de los grupos sanguíneos.
Las IgD aparecen sobre la superficie de linfocitos B juntamente con IgM.
Los anticuerpos tienen múltiples funciones: Linfocitos T El papel de los linfocitos T es llevar a cabo la inmunidad mediada por células. En este proceso, las células T se unen a células que muestran fragmentos de antígenos extraños como parte del complejo mayor de histocompatibilidad en su superficie.
Los linfocitos T se desarrollan en el timo a partir de células precursoras inmaduras que migran allí desde la medula ósea. Las células T se unen al MHC gracias a los receptores de células T en las membranas de las células. Estos receptores no son anticuerpos. Además, las células T no pueden unirse a antígenos libres como hacen las B, solo pueden unirse a MHC sobre la superficie de la célula diana.
Existen dos tipos de moleculas de MHC. Las moleculas MHC I se encuentran sobre todas las células con núcleo. Cuando virus o bacterias invaden a la célula, son digeridos en fragmentos peptídicos y cargados en plataformas MHC I. Si una célula Tcitotoxica encuentra una célula diana con un fragmento de antígeno extraño sobre su MHC I, la célula reconoce el sitio diana como una célula infectada y la destruye.
Las moleculas MHC II se encuentran fundamentalmente en macrófagos, linfocitos B y células dendríticas. Cuando la célula inmunitaria capta y digiere un antígeno, los fragmentos retornan a la membrana de la célula inmunitaria combinados con proteínas de MHC II. Si una célula Thelper encuentra una célula diana con un fragmento de antígeno extraño con MHC II la célula Th responder secretando citocinas que aumentan la respuesta inmunitaria.
Células tcitotoxicas Las células tcitotoxicas atacan y destruyen a las células que muestran complejos MHC clase 1.
Las formas de destruir sus sitios diana seria secretando una molecula citotóxica llamada perforina junto con granzimas. Cuando las granzimas entran en la célula diana a través de canales de perforina, activan una cascada de enzimas que induce a la célula a autodestruirse.
Otra forma de destrucción puede ser mediante Fas una proteína “receptora de la muerte”.
Células thelper Estas células no atacan directamente a los patógenos y células infectadas, pero desempeñan un papel esencial en la respuesta inmunitaria ya que secretan citocinas. Las citocinas que expulsa son interferón gamma, que activa a los macrófagos, factores estimulantes de colonias, que aumentan la producción de leucocitos, interleucinas, que mantienen las acciones de los mastocitos y eosinofilos… Vías de la respuesta inmunitaria Invasión bacteriana Si las barreras pasivas de la piel fracasan, las bacterias llegan al líquido extracelular. Entonces se produce una respuesta inflamatoria.
La inflamación se caracteriza por un area caliente, edematizada y roja dolorosa al tacto o espontáneamente.
La entrada de la bacteria establece varias reacciones interrelacionadas: 1. Actividad del sistema de complemento: Los componentes de la pared celular activan el sistema de complemento. Algunas proteínas de complemento son quimiotaxinas que atraen a los leucocitos para ayudar a actuar en contra de la infección.
2. Actividad de los fagocitos: Si las bacterias no son encapsuladas, los macrófagos pueden empezar a digerir. Pero en el momento en el que lo son, los anticuerpos cubrirán la capsula antes de que las bacterias sean ingeridas.
3. Papel de la respuesta inmunitaria adquirida: Algunos elementos de la respuesta inmunitaria adquirida son llamados a participar en infecciones bacterianas. Las células B atraídas hacia al sitio de la infección, se activaran si encuentran un antígeno que reconozcan. Si la infección es nueva, alguna de las bacterias activaran células B nativas y células presentadoras de antígenos presentaran fragmentos bacterianos a las células Thelper para activarlas.
4. Iniciación de la reparación: Si la herida inicial dañó vasos sanguíneos subyacentes, también se reclutan plaquetas y proteínas de la cascada de coagulación para minimizar el daño. Una vez las bacterias son eliminadas por la respuesta inmunitaria, el sitio lesionado es reparado bajo el control de factores de crecimiento y citocinas.
Infecciones virales Una vez que los virus entran en las células del huésped, la inmunidad humoral en forma de anticuerpos ya no será eficaz. Los linfocitos T citotóxicos y las células NK son las que constituirán la defensa principal contra los virus intracelulares.
Los anticuerpos pueden desempeñar un papel defensivo importante en las etapas extracelulares tempranas de una infección viral.
1. Los anticuerpos actúan como opsoninas, revistiendo las partículas virales para convertirlas en mejores objetivos para los macrófagos.
2. Los virus ligados a anticuerpos no pueden encontrar sus células diana. Pero una vez el virus está dentro de la célula, los anticuerpos ya no son eficaces.
3. Los macrófagos que ingieren virus insertan fragmentos de antígeno viral en las moleculas MHC II sobre sus membranas 4. Las células Thelper se unen al antígeno viral en las moleculas MHC II de los macrófagos.
5. Las células Tcitotoxicas utilizan los complejos MHC I para reconocer a las células huésped infectadas.
...