Narración (2017)

Apunte Español
Universidad Blanquerna (URL)
Grado Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing - 1º curso
Asignatura Tipologías textuales
Año del apunte 2017
Páginas 14
Fecha de subida 12/09/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

La narración Esther Torrecilla LA NARRACIÓN Tema 1: ¿Qué necesito para escribir sobre algo? Para escribir sobre algo debo pensar si tengo algo que decir. Una vez hay algo que escribir, debo pensar si: - ¿Sé de qué va el tema? - ¿Debería documentarme? La clave es que para escribir hay que saber; saber de qué estoy hablando. Debo tener las ideas claras: debemos aclararnos sobre qué queremos decir, pero esto no implica que nuestras ideas claras sean correctas.
Las ideas se expresan a través de palabras, del pensamiento. No podemos usar el lenguaje sin pensamiento y, a la vez, el lenguaje abarca todo nuestro pensamiento. Por lo tanto, si ampliamos el lenguaje, ampliamos el mundo que queremos llegar a conocer.
También debo pensar si tengo ganas de decirlo, ya que para escribir tiene que haber actitud.
No se puede escribir algo si no hay ganas de escribirlo.
Luego debo pensar qué pretendo conseguir con lo que digo. Debo tener una intención, como la de informar (dar noticia de que ha ocurrido algo, describir), la de persuadir (comentar o decir algo a alguien para que ese alguien haga algo), que está implícita en el texto, o la de entretener (no aburrir, generar interés por cosas intrascendentes). Es fundamental que haya intención ya que sino el texto será muy malo.
Finalmente debo pensar si puedo hacerlo, si tengo las palabras, herramientas y expresiones para decirlo. Se deben tener en cuenta una serie de factores: - Aptitudes: No tiene que ver con el talento sino con las cualidades necesarias para escribir. A escribir se aprende leyendo y escribiendo.
- Esfuerzo: Debo pelearme con el texto.
- Revisión: Debo reescribir; nunca el primer texto será el válido.
Gracias a estos factores puedo conseguir un texto claro, con claridad. Una vez terminado debo ver si el texto se corresponde con las ideas previas y si es un texto presentable, es decir que se pueda entregar. Solo si esto se cumple será un texto claro.
La narración Esther Torrecilla Tema 2: La coherencia La coherencia es la propiedad que afecta a las relaciones entre los elementos que intervienen en un texto.
¿Por qué los textos se pueden entender? Entender es otorgar un significado, el cual es una idea, una representación mental de algo. El significado de un texto es subjetivo y, dependiendo de quien lea o busque el significado, tendrá un significado u otro.
Además, la escritura es un mensaje secuencial. No se dice todo de golpe, sino que se sigue un orden. El autor coloca las palabras, las frases y las ideas en un orden determinado. Así, el lector debe descodificar el significado a partir del orden secuencial que se le propone.
La escritura se plantea como un código que debe ser conocido tanto por el autor como por el lector. El código se divide en: lengua (gramática, ortografía, semántica, sintaxis y pragmática) y estructura (coherencia, cohesión, códigos narrativos y códigos argumentativos). Debemos conocer el código, ya que sino la comprensión es imposible; además, la estructura debe ser clara para que el texto se entienda y guste.
Michel Charolles establece unas reglas o condiciones para un buen texto: - Regla de repetición: Las proposiciones se encadenan repitiendo elementos que han aparecido antes.
- Regla de progresión: Pese a repetir elementos anteriores, siempre se debe ir introduciendo información nueva.
- Regla de no contradicción: No se debe introducir ningún elemento que contradiga lo dicho anteriormente.
- Regla de relación: Los hechos a los que alude el texto deben estar relacionados con el mundo real o con el mundo imaginario creado por el propio texto.
La narración Esther Torrecilla Tema 3: La cohesión La cohesión son las “pistas” que el autor va colocando en el texto para que el lector pueda interpretar lo que se dice. Son llamadas que hace el autor para que el lector busque en el texto la información que le permita entenderlo.
Características de la cohesión: a) La referencia (es el mecanismo básico de la cohesión) Cuando aparece un elemento lingüístico A (por ejemplo, un pronombre), solo puede entenderse a partir de un elemento lingüístico B con el que está relacionado.
“Me gusta esta camisa. Voy a comprarla” En el ejemplo anterior, el pronombre “la” solo se puede entender si previamente ha aparecido el sustantivo “camisa”, al que sustituye.
Anáfora: Repetición (hay que buscar hacia atrás).
“Quiero que hagas esto: trabajar y portarte bien” En el ejemplo anterior, la palabra “esto” anticipa lo que viene a continuación. Es decir: “esto” anticipa “trabajar y portarte bien”.
Catáfora: Repetición (hay que buscar hacia delante).
El sustantivo debe estar relativamente cerca ya que sino el texto no se entiende y el lector abandonaría el texto. Por lo tanto, el texto debe ser fácil de entender.
b) La conexión La conexión es la relación entre dos unidades lingüísticas a partir de la presencia de un tercer elemento (cuarta regla de Charoles), el conector. Ese conector es el que explicita el tipo de relación que se establece.
Se supone que los conectores ayudan al lector diciéndole como debe relacionar los elementos. Los conectores más habituales según el significado son: conjunción (unión), disyunción (elección), condición y contraste. Algunos ejemplos son: porque, al mismo tiempo, después, además…) • La conexión debe ser lógica, en función del significado de lo que se dice.
“Esta noche no cenaré porque tengo los ojos azules” El conector “porque” indica una relación de causa, pero no se entiende ningún tipo de relación entre no poder cenar y tener los ojos azules. Por lo tanto, no hay una relación lógica entre la causa y la consecuencia, por lo que el lector no entenderá el texto.
La narración • Esther Torrecilla Aunque no pongamos conectores, el lector tenderá a asociar dos oraciones seguidas.
“Mi equipo de futbol ha perdido. Esta noche no cenaré” Aunque en el ejemplo no hay conector, el lector puede intuir lo que el autor quiere decir, es decir, puede deducir que el autor no cenará por la derrota de su equipo.
c) La progresión temática La progresión temática es la relación con la que dosificamos la información de un texto para que el lector pueda seguirla con facilidad y no se pierda.
TEMA REMA El tema es lo que tanto el La información nueva que emisor como el receptor introduce el emisor conocen Regla de repetición Regla de progresión Si no, es incomprensible Si no, es irrelevante Hay diferentes tipos de progresión temática: − Progresión lineal (descripción): El rema de una frase es el tema de la siguiente. Frase 1: T1 a R1. Frase 2: R1 a T2. Frase 3: T2 a R2… El desierto del Sahara es inmenso. Esa inmensidad desorienta al viajero, que vaga sin saber a dónde ir.
− Progresión de tema constante (narración): El mismo tema aparece en todas las oraciones.
Pepe abre la nevera y elige una botella. Luego cierra la puerta y se la bebe.
− Progresión de tema derivado (argumentación): los temas surgen de un hipertema presente en el texto o interferido por el lector.
Hay alternativas a las multas: unas alternativas sirven para esto, otras para lo otro, y el resto para lo demás.
La expresión de la subjetividad Cualquier enunciado viene a ser un diálogo: hay alguien que habla (un yo) y alguien que escucha (un tú); y quizás se alude a alguien ausente (un él).
La narración Esther Torrecilla También hay un tiempo implícito: el tiempo en que se habla; el resto de tiempos se ordenan a partir de ese tiempo de la enunciación. También hay un lugar; todo discurso transcurre en algún sitio.
El autor de un texto puede desdoblarse en distintas voces: − Estilo directo: Las comillas marcan una voz distinta que la de la primera oración.
Pedro me ha dicho: “estoy bien”.
− Frases adversativas: Lo que quiere decir el autor es lo segundo, pero antes afirma algo contradictorio. No comes mucho, pero estás muy gordo.
− La ironía: El autor se desdobla de tal forma que afirma lo contrario de lo que se dice.
Si i analizamos el significado literal de la frase, parece una mentira, o algo absurdo.
Ya se ve que no te gusta beber [después de que el aludido se beba una botella de vino].
− La negación: Es cuando se niega lo que antes se había afirmado; parece que el autor está discutiendo consigo mismo. Hay que tener paciencia. No estoy de acuerdo con eso.
− El uso de cuantificadores: El cuantificador contradice la frase principal (ej. casi, apenas…). Mi equipo casi gana el partido.
La “modalización” del texto (Charles Bally) En el texto hay dos componentes distintos: - El dictum: Es el contenido de lo que se dice, el enunciado (¿qué?).
- El modus: Es la relación que el autor tiene con lo que dice, la enunciación (¿cómo?).
La modalización determina el grado de subjetividad de un texto: − Texto subjetivo: El autor aparece explícitamente y se identifica con lo que dice.
− Texto objetivo: El autor se esconde detrás de una serie de recursos estilísticos para borrar su presencia en el texto.
− Textos de ficción: Se usa la polifonia, el desdoblamiento de voces a) Emisor: El autor del texto b) Locutor: Quien pronuncia un texto, aunque no lo haya escrito.
c) Enunciador: El punto de vista que adopta el locutor.
Las tres voces pueden coincidir o pueden desdoblarse La narración Esther Torrecilla Tema 4: La descripción La misión de la descripción es convertir en texto una observación de la realidad. Por lo general, una descripción tiene dos reglas básicas: − Unidad: Todo lo que explico tiene que ir en una misma dirección.
− Simplicidad: Cuanto mejor es un texto, más corto es. La simplicidad no significa que el texto sea tonto; escribir bien no significa poner palabras rebuscadas.
a) El proceso de la descripción Se debe observar y, de todo lo que vemos, seleccionar con algún criterio aquello que nos interesa y de lo que queremos escribir. Una vez se ha escogido con criterio, se pasa a la elaboración del texto.
Realidad: Observación Selección de lo significativo de entre lo observado Texto Lector: Impresión, imagen mental a partir de lo descrito El texto debe generar impresión en el lector y crearle una imagen mental a partir de lo descrito. Para llegar a este objetivo se puede recurrir a: - Adjetivos: Estos se usan para dar mayor precisión semántica. Tienen una carga significativa y a veces se duda de su significado, por lo tanto se les puede dar un mal uso.
- Metáforas: Se usa para aclarar o extender el significado a partir de la semejanza.
- Metonimia: Sirve para extender el significado a partir de contigüedad. Se sustituye la palabra principal por otra que este estrechamente vinculada a ella.
- Sinestesia: Se utiliza para asociar y vincular sensaciones de ámbitos distintos.
b) Tipos de descripción clásicas - Topografía: Es una descripción de ambiente, normalmente de un paisaje, donde el descriptor se desplaza y el ambiente descrito se encuentra fijo.
- Prosopografía: Es la descripción externa, física, de un personaje.
- Etopeya: Es la descripción de la personalidad, la conducta o los hábitos de una persona. Para ello a veces se basa en su aspecto físico y en sus acciones. Este tipo de descripción puede usarse tanto en monólogos como en diálogos.
La narración Esther Torrecilla c) El diálogo como forma de descripción Su función es conocer a los personajes (los que hablan) y describir una situación. Por lo tanto, son muy importantes el texto y el extra texto (acotaciones, elementos extra textuales…).
Los personajes se explican con lo que dicen, a Todo diálogo presupone una situación y partir de sensaciones, estados de ánimo, un contexto que pueden ser explícitos o formas de se y pensar… no.
Se debe evitar utilizar los diálogos para Debe ubicar una escena de transmitir información esencial para el lector.
rápida y natura y de la forma menos El diálogo debe resultar verosímil, que no explícita.
significa ser naturalista.
Hay que dosificar la información que se utiliza en los diálogos. Diciendo menos se dice más.
Todo diálogo presenta, de una u otra manera, un conflicto, una tensión.
manera La narración Esther Torrecilla Tema 5: ¿Qué es narrar? Narrar es el arte (técnica y creatividad) de explicar historias (describir hechos encadenados que tengan algún sentido perceptible por la audiencia).
• El audiovisual es narración: ficción • El periodismo es narración: informar • La publicidad, las relaciones públicas y el marketing son narración: persuadir Todos ellos tienen algo en común, su objetivo es entretener, por lo tanto, el placer. En conclusión, la narración tiene un componente lúdico.
La técnica de narrar incluye diferentes elementos: − La unidad: La trama gira en torno a una sola acción; nada es gratuito, innecesario.
− El orden: Deben aparecer los tres movimientos de la acción; la tensión, el interés y el placer.
− La coherencia: Debe haber una conexión entre todos los elementos del texto; por lo tanto, deben existir relaciones causales lógicas. El texto tiene que ser verosímil y las relaciones causales deben reflejar la idea del relato.
− La claridad: El público debe poder seguir el relato. El texto debe sugerir mejor que explicitar.
− La mesura: El autor controla el texto mediante el ritmo, la belleza, el tono general… A través de esto debe transmitir placer al lector.
La narración Esther Torrecilla Tema 6: Elementos de la narración La tesis sobre el cuento de Ricardo Piglia Tesis 1: Todo cuento siempre cuenta dos historias.
- Una historia evidente que se coloca en primer plano - Una historia “secreta” presentada de forma elíptica y fragmentaria Lo que parece superfluo en una historia es la clave para la otra. Las acciones cruzadas de ambas historias son la base de la estructura del cuento. Al final la historia “secreta” pasa a primer plano.
Tesis 2: La historia secreta es la clave de la forma del cuento.
Lo más importante nunca se cuenta: lo no dicho, la alusión, el sobreentendido.
El cuento busca bajo la superficie opaca de la vida una verdad secreta Tema Por ejemplo, Kafka invierte el orden; narra con claridad la historia oculta, y de forma enigmática la evidente.
Un ejemplo de Piglia “Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa y se suicida”.
Se plantea una paradoja, un punto de tensión.
Ganar no puede ser la causa del suicidio, este debe tener otra causa; ¿cuál?.
Si gana, ¿porque se suicida?. Lo normal hubiese sido: “un hombre va al casino, pierdo y se suicida”.
En esta historia habría una relación causa-efecto (pierde – se suicida), algo Hay dos historias comprensible.
Primera historia: Un hombre gana un millón en el casino Segunda historia: El hombre se suicida. El porqué se debería ir descubriendo con el relato, las causas del suicidio. Este segundo relato tendría que ir apareciendo en “huecos” del primer relato.
Elementos clave de un relato La narración − Esther Torrecilla Idea: La idea no es el resumen de el texto, sino de que habla el texto, de que trata. La idea es la unidad de sentido (Kyser), es lo que cohesiona todo lo que se explica. El relato plantea un tema concreto, un conflicto que le da sentido; esto no es algo explícito, sino que hay que descubrirlo.
− Historia: La historia son todos los hechos ordenados cronológicamente.
− Trama: La trama es la forma en que el lector conoce los hechos de la historia. Por lo tanto, trama y historia no siempre coinciden.
La narración Esther Torrecilla Tema 7: Modelos de tramas narrativas Son los “moldes” que se utilizan para elaborar cualquier trama narrativa, ya sea de forma aislada o bien combinando varios “moldes”.
• Las historias se pueden contar, no nacen de la nada.
• La clave es conocer las tradiciones narrativas.
• Cada autor adopta o recrea esa tradición a su manera.
Un ejemplo de tipología (F. Toutain): − De búsqueda: Alguien busca algo (material o mental). Es una trama circular.
− De misterio: Es la solución de un enigma. Hay tensión entre lo aparente y lo real.
− De transformación: Hay una evolución moral de los personajes, un cambio.
− De obsesión enfermiza: Es la percepción distorsionada de la realidad.
− De ascenso y caída: Los personajes se encuentran ante dilemas morales que hacen inevitable su caída.
Además, Toutain diferencia dos tipos de tramas, las de acción (los personajes hacen cosas pero no cambian, no evolucionan) y las mentales (hay un cambio del protagonista).
La narración Esther Torrecilla Tema 8: El punto de vista en la narración Hay que distinguir entre “la voz” (¿quién narra? tono, expresión, léxico…) y “el modo” (¿quién ve? que hechos se narran) de una narración.
Hay tres tipos de focalización: − Focalización cero: el narrador dice más de lo que saben los personajes (narrador omnisciente).
− Focalización mixta: el narrador sólo dice lo que sabe determinado personaje (la historia puede ser narrada por distintos personajes).
− Focalización externa: el narrador dice menos de lo que dicen los personajes (“show, don’t tell”).
La selección de un modo u otro de focalización determinará la elección de la voz narrativa, que debe ser coherente y verosímil con lo que se quiere representar.
La narración Esther Torrecilla Tema 9: Los personajes Los personajes son el elemento clave de cualquier relato, lo que hacen los personajes es el motor de la narración.
• Un relato puede funcionar con un solo personaje • Lo normal es que haya como mínimo dos, para plantear un juego protagonista / antagonista (es la oposición básica de los relatos).
• Cuantos más personajes haya, más posibilidades de interacción habrá, aún así, un número excesivo es difícil de manejar.
Los personajes pueden ser “planos” (no cambian) o “complejos” (evolucionan en función de lo que les pasa), en función del tipo de narración.
Hay diferentes maneras de presentar a los personajes: − Modelo antiguo: Mediante descripciones físicas y morales/psicológicas − “Show, don’t tell” / Descubrimiento: Progresivamente, que se definan por lo que hacen y por lo que dicen − Uso de las figuras de la descripción: El uso de atributos que definan al personaje; apariencia física, vestimenta, detalles de todo tipo que ayudan a caracterizarlo.
La creación de los personajes a) A partir de la verosimilitud (en toda ficción debe haber verdad) El relato debe dar pistas para poder entender por qué hace lo que hace. Hablamos sobre personas reales, de manera que hay que investigar a las personas. El personaje puede ser ficticio pero no podemos inventar características humanas. Por lo tanto, debemos conocer (y si no, investigar) dichas características humanas.
b) A partir de la coherencia (toda ficción gira en torno a una idea) Un personaje es un sentido; y lo que hace debe ser coherente en ese sentido. Para construir esa coherencia, nada debe ser gratuito o innecesario, desde sus acciones, hasta su nombre.
c) A partir de la acción (se parte de lo “anormal” para llegar a lo cotidiano) Un personaje se define, sobre todo, por lo que dice y por lo que hace. Lo “anormal” es la vía más fácil para construir el sentido del personaje.
La narración Esther Torrecilla ...

Comprar Previsualizar