La forma deportiva y la dinámica de carga (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Ciencias de la Actividad Física y del Deporte - 4º curso
Asignatura Teoria del entrenamiento deportivo III
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 26/02/2015
Descargas 15
Subido por

Vista previa del texto

LA FORMA DEPORTIVA Y LA DINÁMICA DE CARGA La dinámica de cargas que aplicamos en los entrenamientos es la principal responsable de que se generen o no determinadas adaptaciones biológicas que comportarán al deportista la adquisición de los diferentes estados de forma. Sabemos que, para conseguir: - - La adquisición de la forma general: El volumen debe predominar sobre la intensidad, y los ejercicios deben ser de carácter general.
La adquisición de la forma específica: aunque el volumen se mantiene en porcentajes altos –moderados, tiene una clara tendencia a la baja, mientras que la intensidad adquiere mayor protagonismo y manifiesta una marcada tendencia a la alza.
Predomina el uso de ejercicios específicos.
El mantenimiento de la forma: La intensidad va aumentando hasta llegar a valores máximos mientras que el volumen disminuye a pequeños porcentajes.
La perdida de forma: Disminuye de forma significativa la intensidad y el volumen, se colocará al final del último macrociclo de la temporada.
Existe un amplio abanico de posibilidades a la hora de organizar la dinámica del volumen, la intensidad, o de la propia carga, que se plantea en función del deportista. De este modo tenemos: - - Distribuciones crecientes: Dentro de las cuales, podemos ser más agresivos, con grandes aumentos del volumen (50%-60%-70%-80%), para deportistas entrenados, o menos agresivos, con aumentos más progresivos del volumen (50%-50%-60%-60%70%-70%) para deportistas principiantes. Estas formas de distribución son, en general, menos agresivas y por lo tanto se recomiendan para jóvenes deportistas y deportes donde exista un predominio de la resistencia. (cargas regulares y acentuadas) Distribuciones decrecientes: 80%-70%-60%-50-90-80-70%. Estas distribuciones son más agresivas y su aplicación se recomienda en deportistas experimentados y en disciplinas donde la intensidad es elevada.
- Distribuciones de predominio uniforme: Característicos de los deportes de situación con un periodo competitivo muy largo.
Cuando contamos con muy poco tiempo para entrenar (3-4 h/semana), utilizaremos una distribución de cargas regulares, y utilizaremos todo o casi todo el tiempo posible (90%-90%95%-95%-100%-100%) A la hora de establecer la dinámica del volumen e intensidad (entendiendo por la misma el aspecto cualitativo del entrenamiento, el grado en el que el entrenamiento se asemeja a la competición), debemos seguir las siguientes normas generales: - - - - - Las curvas de intensidad y volumen no deben coincidir en el tiempo. El momento en el que el volumen es máximo, y la intensidad también es muy alta es complicado, ya que el deportista está trabajando a niveles muy altos de carga, y es fácil que se produzcan lesiones.
Las curvas de volumen se adelantan regularmente a las de intensidad.
El pico máximo de la intensidad debe coincidir con niveles bajos de volumen y viceversa.
El 100% de volumen suele ubicarse a finales de la fase de adquisición de la forma general (si tengo poca experiencia y muchos objetivos generales) o mediados de la fase específica (si tengo más experiencia y objetivos específicos).
Poner el 100% de volumen en la segunda semana, si no se está en muy buena forma, sería un nivel de estrés muy elevado cuando el cuerpo aun no está adaptado. Dentro de un modelo de cargas concentradas podría ser correcto, pero no en uno de cargas regulares o acentuadas. En la 5 o 6 semana estaría bien, ya que el cuerpo tiene más tiempo para adaptarse.
Si lo pones en la 1º semana de la fase específica, donde hay un cambio de entrenamiento hacia otro más especifico, puede que también provoque un estrés demasiado elevado Sin embargo, el 100% de la intensidad siempre debe situarse en la fase de mantenimiento de la forma.
Es necesario plantearse de qué forma llegaremos al 100%, estableciendo el % de inicio y final de cada componente de la carga. Por lo general, el % de inicio de volumen suele ser moderado, 40%-60% del máximo. El % inicial de la intensidad siempre deberá ser inferior al del volumen.
Según nos vamos acercando a las últimas semanas de la fase específica, el volumen debe ir disminuyendo, mientras que la intensidad se incrementará.
Para la adquisición de la forma deportiva, se requiere un predominio del volumen sobre la intensidad. Para el mantenimiento de la forma, la intensidad debe ser la que predomine Es interesante realizar una competición tipo C al final de la fase de adquisición de forma general La semana que vamos a realizar una competición B, como queremos conseguir una determinada marca, debemos modificar la dinámica de carga preestablecida, bajando el volumen (no tanto como en el mantenimiento de la forma) y subiendo la intensidad - (no tanto como en el MF). Al finalizar la semana, reanudaremos la dinámica de carga estipulada.
Es interesante determinar el % medio de la intensidad y del volumen. En pruebas de resistencia aeróbica, el % de volumen debe ser superior que él % de intensidad.
Dinamica de la carga 120 100 80 Vol. % Int. % 60 40 20 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 microciclos semana 1 Fase 2 3 4 5 6 7 8 9 Entrenamiento 10 Competición Forma Específica F. Entr.
Forma General Vol. % 60 70 80 80 90 100 60 70 50 30 %vol. Medio = 70 Int. % 30 40 50 60 70 85 85 95 100 %int. Media = 68,5 Comp.
C 70 B Mant. Forma A ...