5. La invención del amor cortés (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 25/10/2014
Descargas 11
Subido por

Descripción

Primer trimestre

Vista previa del texto

V. LA INVENCIÓN DEL AMOR CORTÉS 1) La vida cortés En la vida cortes hay juego, son juegos de amor. El amor es una de las expresiones de la alegría que sostiene toda cultura cortes: debates y batallas (¿?).
El amor cortes es algo nuevo, es una invención del siglo XII (en la corte del noreste de Francia) dentro de la cultura cortes. El amor cortés forma parte de la cultura cortés y trae consigo una nueva idea del amor y una concepción nueva tanto del hombre como de la mujer. Por tanto, se inventa lo que nosotros llamamos amor, es un artificio.
Las expresiones de amor son esencialmente a través de la poesía cortes: por un lado encontramos la lírica cortes de los trovadores, y por otro la épica cortes (romans) entre los que encontramos Guillaume de Lorris (es uno de los básicos). Aún esta expresión poética también hay excepciones como los tratados que explican este amor cortés. El más conocido es el de Andrés el Capellán, De amore (s. XII). Andrés el Capellan es un clericus, clérigo vinculado a la corte. Es un tratado escrito en latín, es decir, no se esta dirigiendo al mismo público que la poesía amorosa, sino que esta escrito para los escolares, los letrados. Es un tratado que se inspira directamente del poeta romano Ovidio con su tratado sobre el amor, Ars armandi.
2) La vida para el amor En la lírica y en la épica no encontramos una definición precisa, clara y breve del amor cortés. Además, en la Edad Media encontramos muchas definiciones del amor: amor malo, bueno, puro, impuro, etc. Aun así, hay algunos elementos que el amor cortés requiere para ser nombrado así: debe ser delit (placer), tiene que ser para una dama o un caballero, y tiene que ser servicio y belleza.
 El amor es placer (delit). El amor cortes casi nunca es sólo un amor espiritual, sino que también carnal, es decir, el objetivo último es el acto sexual, aunque se exprese de forma muy refinada y fina en la literatura (‘dulces abrazos’).
 El amor cortés se dirige a una dama y es siempre heterosexual. La dama es siempre una dama ideal, con una belleza ideal y una moral ideal. La descripción de la dama no parece real.
 El amor es siempre servicio. El amante venera la dama, se sitúa por debajo de ella. El termino ‘servir’ en la Edad Media significa subordinarse, situarse por debajo, someterse a la voluntad de la dama.
 El amor cortés siempre es laico, es decir, esta dentro de la cultura cortés, de la cortesía. El caballero debe comportarse de forma cortés con la dama, demostrar que ha asimilado el comportamiento bello que se le exige. Debe mostrar su amor a la dama bellamente, con formas y virtudes corteses en relación al amor: honestidad, castidad (mi relación será solo con la dama, es decir, fidelidad), paciencia, lealdad… Por último, el amor cortés no se confunde con el matrimonio. Una cosa es el amor y otra el matrimonio. El amor cortés puede o no ser adultero, depende del texto y del autor, o incluso varía dependiendo del autor. Andrés el Capellanus (1180) define el amor como ‘‘una pasión innata que nace de la visión de la belleza del otro sexo que incita a darse abrazos con el otro’’. El amor según la definición de Andrés entra por la mirada, porlo cual los ciegos no son capaces de enamorarse. La heterosexualidad por definición es siempre parte del amor cortés. El amor nos descoloca, nos desordena y enloquece (‘desmedida obsesión’).
La Duquesa de Champaña se encarga de explicar si en el matrimonio es posible el amor.
Los amantes del amor cortés tienen libertad, es decir no están obligados a amarse. En cambio, según la tradición cristiana, en el matrimonio es obligación de ambos esposos satisfacer sexualmente al otro (‘el debito conyugal’). En este caso, no es un amor libre, sino obligado. Tampoco es posible enamorarse de dos personas, por lo cual dentro del matrimonio no encontramos amor, sino este se da con el amante. Además, la Duquesa expresa que los esposos no sienten verdaderos celos que se requieren en el verdadero amor (para enamorarse se necesita ser celoso). No hay una connotación negativa del celoso, sino es una característica esencial del amor. El autentico celoso se preocupa de que no este a la altura, de no abastecer lo que la dama quiere, de no ser amado como ama el, y el dolor que se vaya con otro, aunque eso sea imposible. Los celos del marido no son puros, no son bueno porque sospechan del otro. El amor, por tanto, esta fuera del matrimonio, son conceptos que se desvinculan totalmente.
Por otro lado, en los cuentos de María de Francia el amor es adultero (corresponde a nuestra concepción del adultero). Uno de sus cuentos explica la historia de una dama mal casada con un marido viejo y mal celoso. Otro cuento, explica como el rey Equitan se enamora de la mujer de un oficial, y en este caso la relación amorosa acaba mal porque los dos protagonistas acaban muriendo. El rey al enamorarse es consciente de que hace algo malo, y tiene sentimientos de culpa por ser la mujer de un servicial suyo. Resuelve ese sentimiento de culpa con la idea de que si tienes solicitaciones de la dama amante, para ser cortes es necesario hacer el adulterio. Otro cuento explica como un caballero se enamora de una princesa estando casado, y la historia acaba bien. La esposa acepta la existencia de la amante y renuncia al matrimonio abriéndole las puertas a su marido para que se una a su amada.
Después encontramos cuentos en que el amor es entre solteros. Por ejemplo, el relato de una reina que se enamora de un caballero que esta enamorado de una dama de la corte por lo que renuencia a las pretensiones de la reina. Por venganza, la reina lo ataca de sodomía pero finalmente el cuento acaba bien. Otro cuento explica como dos solteros mueren demostrando que el amor entre solteros también puede ser catastrófico. El último cuento va sobre dos solteros que se unen y se quedan embarazados pero viven separados hasta que el hijo dedica su vida a unirlos y los consigue. Toda esta variedad de historias amorosas en una misma autora que finalmente no se postura por cual es el amor bueno.
La Leyenda de Tristan y Isolda reúne estos tres temas: amor, matrimonio y adulterio.
Tenemos a Tristan caballero soletero, vasallo leal y servidor del marido de Isolda. El rei era muy viejo, tema del mal casado, y ella no se enamora de él. Hoy muchas versiones de esta obra, y según un autor u otro, la relación acaba mal o bien, y el adulterio se plantea de distintas formas.
3) La dama amada El cambio de actitud del guerrero, del violento e irrespetuoso se pasa a un hombre servidor, respetuoso y pacifico. Fue una ruptura radical respecto a la actitud hacia la mujer, que se convierte en un objeto de respeto y devoción. La mujer por su parte, asume un papel muy importante en la cultura cortés. Aparece en la literatura, asiste a las fiestas, a los juegos, etc. No sólo es objeto de la literatura sino también es el sujeto, por lo que hay mujeres trovadoras poetas. La mujer es la protagonista de la historia amorosa, canta el amor.
Todo esto se sostienen en la nueva consideración de la mujer que ahora es una dama bella, venerada por el hombre y necesaria en esta cultura cortés. Es necesaria tanto para la creación de la alegría propia del mundo cortés como en el amor, que requieren la presencia de la mujer. Por tanto, la cultura cortés sin la mujer no existe, ya que ésta tiene un lugar central en esta cultura. Estas mujeres son ideales en su totalidad.
Normalmente no aparece la descripción completa del cuerpo femenino, sino que es un cuerpo oculto o vestido (la vestimenta si que se describe) y se describe hasta el busto normalmente.
La mujer ocupa un lugar esencian en parte porque de entrada goza de una posición de superioridad respecto al hombre, en esta cultura cortés. La superioridad femenina se basa en una serie de ventajas en esa cultura cortes. Por ejemplo, goza de toda libertad para dedicarse a la vida cortes, así como goza de los recursos y el tiempo necesario. El hombre en cambio, aún tener esas ventajas, están limitadas por sus funciones guerreras, ya que debe atender a su oficio. Eso le da a la mujer una superioridad en la cultura cortes porque puede vivirla completamente y esta mejor adaptada a esta cultura.
...