Sangre y Sistema inmunitario. (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Enfermería - 1º curso
Asignatura Fisiologia
Año del apunte 2014
Páginas 12
Fecha de subida 12/12/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

LA SANGRE.
Es el liquido que circula por el sistema circulatorio, es la cuarta parte del liquido extracelular y transporta sustancias desde una parte del cuerpo a otra.
En un hombre de 70kg supone el 7% de su peso.
El plasma es la porción liquida de la sangre, cuyo componente principal es el agua (92%), las proteínas (7%) y moléculas disueltas, oligoelementos, vitamina, iones, O2 y CO2 (1%).
La composición del plasma es idéntica a la del liquido intersticial excepto por las proteínas plasmáticas; las albúminas son el tipo mas abundante (60%). El hígado sintetiza la mayor parte de las proteínas y las secreta hacia la sangre. Alguna globulinas llamadas anticuerpos son sintetizadas por células especializadas.
La presencia de proteína determina que la presión osmótica de la sangre sea mas elevada que la del liquido intersticial.
Participan en muchas funciones como la coagulación de la sangre y defensa contra elementos externos, transportan hormona esteroideas, colesterol, fármacos y iones, algunas funciones como hormonas o enzimas.
Los tres elementos principales de la sangre son los glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) y las plaquetas.
Los glóbulos rojos transportan O2 de los pulmones hacia los tejidos y CO2 de los tejidos a los pulmones, estos pierden sus núcleos cuando entran en la circulación.
Las plaquetas participan en la coagulación y evitan la perdida de sangre, son fragmentos celulares que se desprenden de megacariocito.
Los glóbulos blancos participan en las respuestas inmunitarias, su trabajo se suele llevar a cabo en los tejidos en lugar del aparato circulatorio.
Existen 5 tipos: linfocitos, monocitos, neutrófilos, eosinófilos y basófilos.
Los monocitos que abandonan la circulación se convierten en macrófagos y los basófilos tisulares en mastocitos.
Los neutrófilos, monocitos y macrófagos son fagotitos porque engloban e ingieren partículas extrañas. Los linfocitos se denominan inmunecitos porque son responsables de las respuestas inmunitarias.
Los basófilos, eosinófilos y neutrófilos son granulocitos por sus inclusiones citoplasmáticas.
Producción de células de la sangre.
Descienden de un solo tipo de célula, célula madre pluripotencial hematopoyética. Se encuentran sobretodo en la medula ósea, el tejido blando que ocupa el centro hueco de los huesos. Cuando se especializan sus destinos disminuyen: primero son células indiferenciadas y luego son células progenitoras diferenciadas que desarrollan uno o dos tipos de células. Las células progenitoras se diferencian en eritrocitos, linfocitos y otros leucocitos y megacariocitos.
La hematopoyesis es la síntesis de células sanguíneas, comienza pronto en el desarrollo embrionario y continua durante toda la vida. En la tercera semana algunas células especializadas del saco vitelino se agrupan, algunas de estas agrupaciones formaran la cubierta endotelial de los vasos sanguíneos y otras serán células de la sangre. A medida que se desarrolla el embrión la producción de cel sanguíneas se extiende del saco vitelino al hígado, el bazo y la médula ósea. Cuando se nace el hígado y el bazo ya no producen; la hematopoyesis continua en la medula de todos los huesos hasta los 5 años, en los adultos solo en la pelvis, la columna vertebral, las costillas, el cráneo y los extremos proximales de los huesos largos.
La médula ósea activa es roja debido a la presencia de hemoglobina, proteína fijadora de O2 de los eritrocitos. La médula ósea inactiva es amarilla por la abundancia de adipositos. Las regiones inactivas pueden volver a producir células en caso necesario.
En las regiones medulares el 25% de la producción son eritrocitos mientras que el resto está destinado a ser leucocitos. La expectativa de vida de los glóbulos blancos es de 6h frente a los casi 4 meses de los glóbulos rojos.
Los factores químicos, citocinas, que son péptidos o proteínas secretadas por una célula que afectan el crecimiento o actividad de otra célula. Algunas citocinas mas conocidas son los factores estimulantes de colonias, moléculas sintetizadas por las células endoteliales y glóbulos blancos. Las interlucinas son secretadas por glóbulos blancos para actuar sobre otro leucocito. La eritropoyetina controla la síntesis de glóbulos rojos, se suele considerar hormona pero se ajusta a citosina porque se sintetiza a demanda.
Los factores estimulantes de colonias se identifican por su capacidad de estimular la proliferación de colonias de leucocitos en cultivo. Están sintetizadas por las cel endoteliales, fibroblastos y leucocitos regulan la producción y desarrollo de leucocitos, inducen la mitosis y maduración de las células madre.
La producción de glóbulos blancos depende de los glob blancos existentes.
Cuando el sistema de defensa del cuerpo es llamado a combatir invasores externos se modifica la cantidad de leucocitos y el tipo.
*Las leucemias son enfermedad que tienen que ver con el crecimiento y el desarrollo o exceso de glóbulos blancos, la neutropenia se debe a un numero demasiado bajo de leucocitos y no se pueden combatir invasiones bacterianas o virales.
La trombopoyetina es una glucoproteina que regula el crecimiento y la regulación de los megacariocitos que originan plaquetas, se produce en el hígado pero también en los riñones.
La producción de glóbulos rojos depende de EPO, glucoproteina eritropoyetina, asistida por varias citocinas. Se sintetiza en los riñones de los individuos adultos. El estimulo para la síntesis es la hipoxia que activa el gen de la EPO para aumentar la síntesis de esta proteína, a demanda, no se almacena.
Glóbulos rojos.
Son las células más abundantes. La relación entre glóbulos rojos y plasma se estudia a través del hematocrito, este se obtiene mediante una muestra de sangre en tubo capilar que se centrifuga de modo que los eritrocitos se depositan en el fondo, los leucocitos y plaquetas en el medio y el plasma en la parte superior. Se mide la columna de concentrado como un % del volumen total.
En la medula ósea las células progenitoras comprometidas se diferencian en varios estadios hasta que se convierten en eritroblastos, grandes y nucleados. Cuando los eritroblastos maduran el núcleo se condensa y el diámetro de la célula se reduce, luego el núcleo se comprime y los fagocitos de la medula ósea lo fagocitan. Otros orgánulos se degradan y desaparecen, la forma final de la cel inmadura se denomina reticulocitos y abandona la medula ósea para ingresar en la circulación donde madura y se convierte en eritrocito mas o menos en 24h.
Los glóbulos rojos maduros son discos bicóncavos, son bolsas membranosas que contiene enzimas y hemoglobina. La glucólisis es la fuente principal de ATP, son incapaces de crear enzimas nuevas y reemplazar los componentes de las membranas, así hay una perdida creciente de la flexibilidad por lo que las cel mas viejas son más frágiles y tiene mas tendencia a romperse.
Las membranas se mantienen en su sitio por el citoesqueleto compuesto de filamentos conectados a proteínas de fijación transmembranosas. A pesar de esto son muy flexibles y permite que se modifique la forma cuando atraviesan capilares estrechos.
Su estructura les permite modificar su forma en respuesta a los cambios osmóticos.
Cuando están en medios hipotónicos se hinchan, en medios hipertónicos disminuye su tamaño.
La morfología puede ser clave para detectar una enfermedad, en anemia drepanocítica tienen forma de media luna, en algunos pueden ser anormalmente grandes o pequeños.
La hemoglobina es un tetrámero de 4 cadenas de globina cada una con un centro formado por un grupo hemo con hierro. La síntesis de hemoglobina requiere el aporte de hierro en la dieta (carne roja, alubias, espinacas) el hierro se absorbe en el intestino delgado por transporte activo y circula por la sangre unido a transferrina. Los eritrocitos utilizan el hierro para sintetizar el grupo hemo. El exceso de hierro se almacena en el hígado acumulada en la ferritina.
Los eritrocitos viven alrededor de 120 días, los viejos cada vez son más frágiles y se pueden romper al pasar por capilares estrechos o puedes ser fagocitados por macrófagos residentes cuando pasan por el bazo. Muchos componentes de la hemoglobina se reciclan, los aminoácidos son incorporados a proteínas nuevas, parte del hierro se vuelve a utilizar para sintetizar grupos hemo. Los restos de los grupos hemo son transformados por las cel hepáticas y esplénicas en bilirrubina. La albúmina plasmática transporta el pigmento hacia el hígado donde se metaboliza y se incorpora en la bilis. La bilis se secreta en el tubo digestivo y los metabolitos de la bilirrubina se excretan a través de las heces. Pequeñas cantidades de otros metabolitos de la bilirrubina se filtran en los riñones y contribuyen a producir el color amarillo de la orina.
Cuando aumenta las concentraciones de bilirrubina, ictericia, se modifica el color de la piel y la esclerótica ocular adopta un color amarillo.
La hemoglobina tiene un papel fundamental en el transporte de O2, si le contenido de hemoglobina es muy bajo se sufre de anemía.
Las anemias hemoliticas, los eritrocitos se destruyen mas rapidamente que su producción, suelen ser hereditarias.
Algunas anemias son el resultado de presencia de moléculas anormales de hemoglobina. La anemia drepanocítica se caracteriza por el remplazo de glutamato por valina, el resultado es una hemoglobina que se cristaliza cuando entrega el O2 que transporta, la cristalización hace que se agrupen y cuando atraviesen vasos pequeños los obstruyen esto desencadena lesión tisular y dolor por hipoxia.
Otras anemias se producen por la incapacidad de cantidades adecuadas de hemoglobina, como la anemia ferropénica que la perdida de hierro supera la ingesta y la velocidad de síntesis de hemoglobina disminuye.
Se puede tener una cantidad excesiva de glóbulos rojos, policitemia vera, el aumento de células supone un aumento de la viscosidad y genera mayor resistencia al flujo en el aparato circulatorio.
La policitemia relativa es la perdida de plasma.
Plaquetas y coagulación.
La sangre fluye con libertad por el sistema circulatorio, pero si se produce una ruptura se pierde sangre. El organismo debe mantener el flujo y reparar la pared lesionada al mismo tiempo.
Si el parche es demasiado débil, la presión de la sangre puede desprenderlo. Por ello la presión del vaso debe disminuir el tiempo suficiente para crear un sello mecánico en forma de coagulo de sangre. Cuando el coagulo esta en su sitio y la perdida de sangre se detiene, se ponen en funcionamiento la reparación del organismo. Cuando la herida cicatriza, las enzimas disuelven el coagulo de manera gradual mientras fagocitos ingieren y destruyen los detritos.
Las plaquetas son fragmentos de células que se producen en la medula ósea a partir de megacariocitos, estos adquieren su enorme tamaño a causa de 7 procesos mitóticos sin división nuclear ni citoplasmática. El resultado es una cel poliploidea con núcleo lobulado. Los bordes externos se extienden por el endotelio hacia la luz de los vasos sanguíneos de la medula ósea, donde las extensiones citoplasmáticas se fragmentan y forman plaquetas discoideas.
Las plaquetas son mas pequeñas que lo eritrocitos, incoloras y no tienen núcleo. Su citoplasma contiene mitocondrias, retículo endoplasmico liso y gránulos llenos de proteínas de coagulación y citocinas.
Viven alrededor de 10 días, pero no se activan hasta que existe una lesión en las paredes.
La hemostasia mantiene la sangre dentro de un vaso sanguíneo lesionado. Lo opuesto seria hemorragia. Consta de tres partes, la vasoconstricción inducida por sustancias paracrinas liberadas por el endotelio, reduce el flujo sanguíneo y la presión dentro del vaso.
Después el bloqueo mecánico del vaso por un tapón plaquetario, las plaquetas se adhieren al colágeno y se activan liberando citocinas, los factores plaquetarios aumentan la vasoconstricción y activan más plaquetas y forman un tapó poco compacto.
El colágeno expuesto y el factor tisular desencadenan un cascada de coagulación, concluye con la formación de una malla de fibras proteicas de fibrina que estabilizan el tapón, entonces se denomina coagulo. Algunos factores estimulan la adhesión y agregación de plaquetas.
Por ultimo se repara el vaso, el coagulo se retrae y la enzima plasmita lo disuelve con lentitud.
Una hemostasia muy escasa permitirá un sangrado muy excesivo y si es exagerado un trombo que puede bloquear la luz del vaso y detener el flujo. Por ello existen trombolíticos que disuelven coágulos en casos de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares isquémicos.
Cuando la pared de un vaso se lesiona, la exposición del colágeno y los compuestos químicos activa las plaquetas. Las plaquetas se adhieren al colágeno gracias a integrinas que son proteínas receptoras de membrana unidas a citoesqueleto. Esta fijación activa plaquetas que secreten los contenidos de sus gránulos intracelulares como serotonina, ADP y factor activador plaquetario. Además se inicia una vía que convierte fosfolípidos en tromboxano A2; la serotonina y el tromboxano son vasoconstrictores y contribuyen a la agregación plaquetaria.
Las plaquetas no se adhieren al endotelio normal, las células endoteliales colindantes convierten sus lípidos en prostaciclina que inhibe la adhesión y la agregación plaquetaria.
La vía intrínseca comienza con la exposición del colágeno e involucra proteínas del plasma. El colágeno activa la primera enzima, el factor XII, para que inicie la cascada.
La vía extrínseca funciona cuando los tejidos lesionados exponen el factor tisular, este activa el factor VII, las dos vías desembocan en la vía común que origina trombina que convierte el fibrinógeno en polímeros de fibrina insolubles.
Los factores de las vías extrínsecas e intrínsecas interactúan entre si y determinan que la coagulación sea una red. Varios ciclos de retroalimentación positiva mantienen la cascada hará que las proteínas plasmáticas se consumen completamente.
Las fibras de fibrina se entremezclan con el tapón plaquetario y atrapan glóbulos rojos dentro de su malla. El factor XIII activo convierte la fibrina en un polímero reticulado que estabiliza el coagulo. Cuando el coagulo se forma incorpora moléculas de plasmina que es una enzima creada por la trombina y activador del plasminógeno tisular que degrada la fibrina.
Hay dos mecanismos que limitan la extensión de la coagulación, la inhibición de la adhesión plaquetaria y la inhibición de la cascada de la coagulación y la producción de fibrina.
Las células endoteliales secretan anticoagulantes que actúan como bloqueos de las reacciones en la cascada. El cuerpo produce dos anticoagulantes la heparina y la antitrombina III, funcionan juntas bloqueando los factores activos IX, X, XI y XII. La proteína C inhibe factores V y VIII.
Para que no se coagule la sangre en u tubo de vidrio se utilizan varios anticoagulantes para inhibir el Ca 2+ libre del plasma.
El acido acetilsalicílico previene la formación de tapones plaquetarios y inhiben las enzimas COX que estimulan la síntesis de las plaquetas tromboxano A2.
El trastorno de la coagulación mas común es la hemofilia, donde uno de los factores de la cascada es defectuoso o deficiente.
Aspectos generales de la función del sistema inmunitario.
Las características claves son la especificad y la memoria. Cumple tres funciones: protege al cuerpo de los invasores que producen enfermedades, patógenos, son hongos, virus, bacterias o moléculas exógenas como el polen o sustancias químicas.
También elimina las células muertas o dañadas e intenta reconocer y eliminar las células anormales creadas cuando el crecimiento y desarrollo funcionan mal.
El sistema inmunitario puede sufrir también enfermedades que se pueden distinguir en tres tipos.
1. Respuestas incorrectas: no se distingue correctamente lo propio de lo no propio y puede surgir una respuesta autoinmunitaria.
2. Respuestas hiperactivas: como las alergias, que producen una respuesta desproporcionada a la amenaza.
3. Falta de respuesta: conocido como inmunodeficiencia, cuando algún componente del sistema inmunitario no funciona correctamente. Pueden ser primarias que son trastornos genéticos o adquiridas resultado de una infección, o por efecto colateral al tratamiento farmacológico o radioterapia.
La respuesta inmunitaria.
La primera línea de defensa corresponde a las barreras físicas y químicas como la piel, el moco y el ácido gástrico, que pretenden mantener a los patógenos fuera del medio interno. Si esta barrera falla se pone en marcha la respuesta inmunitaria interna.
Indiferentemente de la naturaleza del patógeno se siguen los mismos pasos; se detecta e identifica la sustancia extraña, existe comunicación con otras células para realizar una respuesta organizada, reclutamiento de asistencia y coordinación de la respuesta, por último destrucción del invasor.
Existen patógenos que no pueden ser destruidos y en estos casos lo mejor que puede hacer el sistema inmunitario es evitar que propague por el organismo.
El sistema inmune utiliza ampliamente las vías de señalización química como citocinas y anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas secretadas por células inmunitarias que se unen a los antígenos y los vuelven visibles al sistema inmunitario. Las citocinas son mensajeros proteicos liberados por una célula que afectan el crecimiento de otra célula.
La inmunidad innata está presente desde el nacimiento y es la respuesta inmunitaria inespecífica, no se dirige a un patógeno particular, la respuesta puede tardar minutos o horas, la inflamación en la piel es una reacción característica. La inmunidad adquirida esta dirigida a invasores específicos, la respuesta a una primera exposición puede tardar días, pero con exposiciones repetidas la respuesta es mas rápida.
Estos dos tipo de inmunidad se superponen y son parte de un único proceso.
Anatomía del sistema inmunitario.
Los tejidos linfáticos primarios son el timo y la médula ósea, donde se forma y maduran las células involucradas en la respuesta inmunitaria. Los tejidos linfoides secundarios es donde las células inmunitarias maduras interactúan con patógenos e inician una respuesta; pueden ser tejidos encapsulados o tejidos linfoides difusos no encapsulados.
Los tejidos linfoides encapsulados son el bazo y los ganglios linfáticos, tienen una pared externa formada por cápsulas colagenosas fibrosas. Las células fagocíticas del bazo atrapan y eliminan a los eritrocitos envejecidos. Los ganglios linfáticos están asociados a la circulación linfática, hay un flujo neto de liquido fuera de los capilares y hacia el espacio intersticial, este liquido filtrado es recogido por los capilares linfáticos y pasa a través de los ganglios linfáticos.
En el interior de los ganglios los agrupamientos de células inmunitarias interceptan patógenos que ha entrado en el liquido intersticial.
Los tejidos linfoides difusos no encapsulados son agregaciones de células inmunitarias en otros órganos del cuerpo. Como las amígdalas, el tejido linfoide intestinal y cúmulos de tejido linfático asociados con la piel y tractos respiratorios, urinario y reproductivo, estos tejidos poseen células inmunitarias que interceptan los patógenos antes de que entren en la circulación.
Las células principales del sistema inmunitario son los glóbulos blancos, son mas grandes que los eritrocitos y menos numerosos. La mayoría circulan por a sangre pero cumplen sus funciones extravascularmente. Algunos pueden vivir varios meses y otros unas pocas horas. Los leucocitos se dividen en 6 tipos básicos: eosinófilos, basófilos en la sangre y mastocitos en los tejidos, neutrófilos, linfocitos y células plasmáticas derivadas, monocitos y sus derivados macrófagos y células dendríticas que no suelen hallarse en la sangre.
Un grupo morfológico son los granulocitos que contienen gránulos prominentes. Los gránulos de los neutrófilos no se tiñen con tinciones estándar. Los basófilos se tiñen de azul oscuro. Los eosinófilos se tiñen de rosa oscuro.
Un grupo funcional serian los fagocitos que engullen e ingieren mediante fagocitosis.
Incluye neutrófilos, macrófagos, monocitos y eosinófilos.
Otro grupo sería células citotóxicas que destruyen las células que atacan e incluyen eosinófilos y algunos linfocitos.
Un tercer grupo esta compuesto por células presentadoras de antígenos que incluye linfocitos, las células dendríticas, macrófagos y monocitos.
Los eosinófilos se asocian con reacciones alérgicas y enfermedades parasitarias, su vida es de 6-12 horas en la sangre. La mayoría se encuentran en el aparato digestivo, los pulmones, epitelios urinario y genital y el tejido conectivo de la piel.
Matan a los patógenos por lo que se consideran citotóxicas. Contribuyen a la inflamación y el daño tisular al liberar enzimas toxicas, sustancias oxidantes y proteínas.
Los basófilos son raros en la circulación. Son similares a los mastocitos, liberan mediadores que contribuyen con la inflamación. Los gránulos contienen histamina, heparina (anticoagulante), citocinas, y otras sustancias que participan en las respuestas alérgicas e inmunitarias.
Los mastocitos están concentrados en el tejido conectivo de la piel, pulmones y tubo digestivo en ellos interceptan patógenos que son inhalados, ingeridos o que entran por brechas en la dermis.
Los neutrófilos son los mas abundantes, son identificados por poseer un núcleo segmentado, formado por 3 o 5 lóbulos. Los neutrófilos inmaduros se encuentran a veces en la circulación y su núcleo tiene forma de herradura.
Se forman en la medula ósea, tienen una expectativa de vida de 1 o 2 días.
Permanecen en la sangre pero pueden dejar la circulación si son atraídos hacia un sitio extravascular de daño o infección. Ingieren bacterias y partículas extrañas, liberan citocinas que incluyen pirogenos que producen fiebre y mediadores químicos de la respuesta inflamatoria.
Los monocitos son precursores de macrófagos tisulares. No son muy comunes en la sangre. Algunos macrófagos patrullan y otros se mantienen fijos en el lugar. Los macrófagos son los principales fagocitos dentro de los tejidos, son mas grandes y eficaces que los neutrófilos, ingieren unas 100 bacterias en su vida. Eliminan partículas grandes como eritrocitos viejos y neutrófilos muertos.
Son células presentadoras de antígenos tienen un papel importante en el desarrollo de la inmunidad adquirida. Después de ingerir y digerir antígenos, los fragmentos del antígeno procesado son insertados en la membrana del macrófago como parte de los complejos de proteínas. Las células dendríticas y los linfocitos B son células presentadoras de antígenos.
La mayoría de linfocitos se encuentran en tejidos linfoides, donde es probable que encuentren invasores.
Las células dendríticas son presentadoras de antígenos, poseen prolongaciones largas y delgadas que se asemejan a las dendritas neuronales. Se encuentran en la piel y en distintos órganos. Reconocen y capturan antígenos, migran hacia los tejidos linfoides secundarios, la unión con el antígeno activa a los linfocitos.
Inmunidad innata: respuestas inespecíficas.
La primera línea de defensa para excluir patógenos son barreras físicas y químicas, el sistema inmunitario innato proporciona la segunda línea de defensa. La respuesta innata esta formada por leucocitos estacionarios y de patrullaje que atacan y destruyen a los invasores, responden de la misma forma a cualquier material extraño, eliminan la infección o la contiene hasta que se activa la respuesta inmunitaria adquirida.
Las barreras físicas incluyen piel, mucosas y el epitelio ciliado de tracto respiratorio.
En las mujeres, el tracto reproductor también es vulnerable pero en menor grado.
En el aparato respiratorio, la partícula inhalada queda atrapada por el moco y es transportada hacia arriba hasta ser expulsado o deglutido. Los deglutidos pueden ser inhabilitados por la acidez del estomago, además las secreciones del aparato respiratorio contienen lisoenzimas.
Los patógenos que atraviesan las barreras físicas enfrentan las células inmunitarias y la respuesta inmunitaria innata. Cuando los fagocitos que patrullan el tejido y los estacionarios detectan al invasor, su respuesta es doble: destruyen a los invasores al ingerirlos y atraen células inmunitarias adicionales secretando citocinas. Las moléculas que atraen células inmunitarias se llama quimiotaxinas.
Las células fagocíticas principales son los macrófagos tisulares y los neutrófilos. Si se encuentra un invasor en un tejido los fagocitos abandonan la circulación por los poros en el endotelio capilar.
En las reacciones mas simples, las moléculas de superficie en el patógeno actúan como ligandos uniéndose directamente a los receptores sobre la membrana del fagocito, el fagocito rodea la partícula extraña auxiliado por filamentos de actina que mueven la membrana alrededor.
Los fagocitos ingieren bacterias no encapsuladas, fragmentos celulares, carbono y partículas de asbesto. Las bacteria encapsuladas no son reconocidas y pueden crecer sin control hasta que finalmente se las reconoce y son marcadas con revestimiento de anticuerpos.
Los anticuerpos junto con proteínas plasmáticas adicionales, se conoce en conjunto como opsoninas. Las opsoninas convierten partículas no reconocibles en “alimento” para fagocitos.
Cuando el patógeno ha sido ingerido, la partícula ingerida termina en una vesícula citoplasmática llamada fagosoma. Los fagosomas se fusionan con lisosomas intracelulares y destruyen los patógenos ingeridos. Si un área de infección atrae una gran cantidad de fagocitos forma pus, que es una colección de neutrófilos y basófilos vivos y muertos.
Una clase de linfocito, las células natural killer (NK), participan en la respuesta innata contra las infecciones virales. Estas células inducen a las infectadas a suicidarse (apoptosis), las células NK también atacan algunas células tumorales.
Estas células secretan citocinas antivirales, entre ellas interferones que interfieren en la replicación viral. El interferón α y el interferón β se dirigen a células infectadas y el interferón γ activa los macrófagos.
La inflamación tiene tres papeles: atraer las células inmunitarias y mediadores químicos; producir una barrera física para retardar la propagación; promover la reparación tisular cuando la infección este controlada.
La respuesta inflamatoria se inicia cuando los macrófagos activados liberan citocinas que atraen a otras células inmunitarias, aumentan la permeabilidad capilar y producen fiebre.
Inmediatamente después de una lesión o invasión el cuerpo aumenta la concentración de proteínas plasmáticas, algunas de estas proteínas sintetizadas mayormente por el hígado reciben el nombre de proteínas de fase aguda. Incluyen opsoninas, moléculas antiproteasas y la proteína C reactiva (CRP).
Normalmente declinan hasta la normalidad a medida que prosigue la respuesta inmunitaria, pero en las enfermedades inflamatorias crónicas pueden persistir.
La histamina se encuentra en los gránulos de mastocitos y basófilos, ayuda a iniciar la respuesta inflamatoria cuando los mastocitos sufren desgranulación. Abre los capilares lo que permite que las proteínas plasmáticas escapen, esto produce edema local e hinchazón, también dilata los vasos.
Las desgranulación de los mastocitos es disparada por distintas citocinas, los mastocitos están concentrados bajo las mucosas que revisten las vías aéreas y el tubo digestivo, la inhalación o ingestión de antigenos puede activar la liberación de histamina.
Las interlucinas 1 son secretadas por macrófagos activados y otras células inmunitarias, median en la respuesta inflamatoria, modifican el endotelio de los vasos sanguíneos para facilitar el paso de glóbulos blancos y proteínas, estimulan la producción de proteínas de fase aguda, inducen fiebre por actuar sobre el termostato hipotalámico, estimulan la secreción de citocinas y endocrina.
Las proteínas de complemento son un grupo de 25 proteínas plasmáticas y proteínas de la membrana celular. Varios intermediarios de la cascada del complemento actúan como opsoninas y agentes que producen desgranulación de los mastocitos. La cascada termina con la formación del complejo de ataque a la membrana, grupo de proteínas liposolubles que se insertan en las membranas celulares de los patógenos y células infectadas y forman poros, lo que permite que entren iones, asilas células se hinchan y lisan.
Inmunidad adquirida: respuestas especificas a los antígenos.
Las respuestas inmunitarias adquiridas son respuestas especificas a los antigenos. El cuerpo reconoce un sustancia extraña y reacciona selectivamente, esta inmunidad es mediada por linfocitos.
Hay 3 tipos principales de linfocitos: linfocitos B, linfocitos T y células natural killer.
Los linfocitos B activados se convierten en células plasmáticas que secretan anticuerpos.
Los linfocitos T activados se transforman en células que atacan y destruyen células infectadas por virus o células que regulan otras células inmunitarias.
Las células NK atacan y destruyen células infectadas por virus y células tumorales.
Los procesos de inmunidad adquirida e innata se superponen, las citocinas liberadas por la respuesta inflamatoria atraen linfocitos, estos linfocitos atraen citocinas adicionales que aumentan la respuesta inflamatoria.
La inmunidad adquirida se puede dividir en activa y pasiva. La activa ocurre cuando el cuerpo es expuesto a un patógeno y crea sus propios anticuerpos. (vacunas incluidas) La inmunidad pasiva ocurre cuando recibimos anticuerpos generados por otros animales, como de la madre al feto, inyecciones con anticuerpos.
Cada linfocito es especifico a un ligando particular, todos los linfocitos que son específicos a un ligando forma un grupo llamado clon.
Cuando se nace cada clon de linfocitos esta representado solo por algunas células, denominadas linfocitos nativos o vírgenes, en la primera exposición el antigeno activa el clon apropiado y lo estimula a dividirse, este proceso se llama expansión clonal.
Los linfocitos recién formados se dividen en células efectoras que llevan a cabo la respuesta inmunitaria y mueren en pocos días y las células de memoria que tienen una vida prolongada y se siguen reproduciendo.
Los linfocitos B se crean en la medula ósea, los activados se diferencian en células especializadas que secretan anticuerpos. Los anticuerpos también se llaman inmunoglobulinas.
Los linfocitos B maduros insertan moléculas de anticuerpos en sus membranas celulares así marcan los miembros de cada con. Cuando las células B se activan frente un antigeno algunas se diferencian en células plasmáticas que son las efectoras, no tiene proteínas de anticuerpos pero sintetizan u secretan moléculas adicionales a velocidades increíbles.
La respuesta inmunitaria primaria luego de la primera exposición es mas lenta y de menor magnitud, la respuesta inmunitaria secundaria luego de la segunda exposición es mas rápida y mayor porque existen linfocitos que tienen la memoria molecular.
Los anticuerpos o inmunoglobulinas Ig se dividen en 5 tipos.
*IgG son el 75% son producidos en las repuestas inmunitarias secundarias, activan el complemento.
*IgA se encuentran en la saliva, lagrimas, moco, leche materna, donde inactivan los patogenos antes de que alcancen el medio interno.
*IgE participan en respuestas alérgicas, cuando los mastocitos se unen al antigeno y IgE se desgranulan y liberan histamina.
*IgM respuestas inmunitarias primarias y anticuerpos que reaccionan con los antigenos de los grupos sanguíneos, activan complemento.
*IgD papel poco claro, aparecen en las superficie de linfocitos B junto IgM.
Los anticuerpos son cuatro cadenas polipeptídicas unidas en forma de Y. Los brazos, regiones Fab son sitios de unión al antígeno que confieren especificidad. El cuerpo es la región Fc que determina la clase de inmunoglobulina a la que pertenece el anticuerpo. Dos clases de inmunoglobulinas IgM e IgA son secretadas como polímeros, IgM tiene 5 moléculas de anticuerpos e IgA de 1 a 4 moléculas.
Los anticuerpos son mas fuertes contra patógenos extracelulares antes de que infecten sus células huésped.
Los anticuerpos actúan como opsoninas así facilitan el reconocimiento de las células inmunitarias. Agrupan antigenos lo que potencia la fagocitosis. Inactivan toxinas bacterianas. A parte activan el complemento y mastocitos.
Una vez que los anticuerpos se han unido a los antigenos se dirigen a las células inmunitarias que poseen un receptor de membrana que atrae la región Fc, entonces se inicia la respuesta inmunitaria.
Las células B están recubiertas de anticuerpos cuyos extremos Fab son libres para unirse a antigenos.
Una vez los antigenos se encuentran dentro de la célula huésped defender al cuerpo de ellos es papel de los linfocitos T que llevan a cabo la inmunidad mediada por células, los linfocitos T se unen a células que muestran fragmentos de antigenos extraños como parte del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC).
Los linfocitos T se desarrollan en el timo a partir de células precursoras que migran hasta allí desde la medula ósea.
Las proteínas MHC se combinan con fragmentos de antigenos que ha sido digeridos dentro de la células. Hay dos tipos de MHC, de clase I se encuentran en todas las células nucleadas. Las de clase II se encuentran principalmente en macrófagos, linfocitos B y células dendríticas.
Las células T citotóxicas (Tc) atacan y destruyen a las células que muestran complejos MHC clase I-antigeno. Aunque puede ser extremo así impide la reproducción de invasores intracelulares como virus, algunos parásitos y algunas bacterias.
Para destruir sus células diana primero secretan moléculas citotóxicas denominadas perforinas que forman poros junto con granzimas , cuando estas ultimas entran en la célula activa una cascada de enzimas que induce a autodestruirse. En segundo lugar pues inducir apoptosis activando Fas una proteína receptora de muerte.
Las células T helper (Th) secretan citocinas que incluyen interferón-gamma que activa macrófagos. Interlucinas que activan la producción de anticuerpos y linfocitos Tc.
Factores estimulantes de colonias. Interlucinas que mantiene las acciones de mastocitos y eosinófilos. También se unen a células B de memoria.
Vías de la respuesta inmunitaria.
Cuando las bacterias llegan al liquido extracelular se suele producir una respuesta inflamatoria. La inflamación se caracteriza por un área caliente, edematizada, roja y dolorosa. Además de la respuesta inflamatoria inespecífica los linfocitos atraídos hacia el producen anticuerpos dirigidos al tipo especifico de bacteria.
Los componentes de la pared celular de la bacteria activan el sistema de complemento, algunas proteínas del complemento atraen a los leucocitos. El complemento produce desgranulación en los mastocitos y basófilos. La cascada de complemento termina con la formación de las moléculas del complejo de ataque a la membrana que se insertan en la pared bacteriana.
Si las bacterias no son encapsuladas los macrófagos empiezan a digerirlas, pero si las bacterias son encapsuladas los anticuerpos deben recubrir la capsula antes de que puedan ser ingeridas.
Algunos elementos de respuesta inmunitaria adquirida son llamados a participar en las infecciones bacterianas.
Si la herida inicial daño los vasos subyacentes de la piel también se reclutaran plaquetas y proteínas de la cascada de coagulación.
Los linfocitos Tc y las células NK constituyen la defensa principal contra los virus intracelulares.
Los anticuerpos actúan como opsoninas , lo virus ligados a anticuerpos no pueden entrar en sus células diana pero una vez dentro de las células los anticuerpos ya no son eficaces. Los macrófagos que ingieren virus insertan fragmentos de antigeno viral en las moléculas MHC II. Las células Th se unen al antigeno viral en las moléculas MHC II de los macrófagos, las células Th constituyen mediadores primarios para la producción adicional de anticuerpos por linfocitos B. Las células Tc utilizan lo complejos antigeno-MHC I para reconocer células huésped infectadas. Cuando las células Tc y NK se unen a la célula huésped y secretan el contenido de sus gránulos inducen a la autodestrucción y apoptosis.
No existe garantía de que los anticuerpos producidos durante una infección sean eficaces contra la siguiente invasión ya que los virus mutan constantemente.
Grupos sanguíneos ...