Delito de Omisión del deber de socorro (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Zaragoza
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho penal II: Parte especial
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 14/06/2017
Descargas 0

Descripción

La Omisión del deber de socorro en el Codigo Penal y sus tipos agravados y subsidiarios

Vista previa del texto

DERECHO PENAL – DELITO DE OMISIÓN DEL DEBER DE SOCORRO 1. Introducción.
Título IX ''De la omisión del deber de socorro'' Artículos 195 y 196.
2. Omisión del deber de socorro Bien jurídico protegido. Hay diferentes posturas doctrinales sobre cual es el bien protegido.
Cuando el TS se pronuncia por primera vez sobre él, se decanta porque es un bien jurídico colectivo, la solidaridad humana, la doctrina mayoritaria apoya esta posición, No obstante, otras sostienen que se protegen determinados bienes personales como la vida o salud.
Unicamente son punibles los ataques mas graves a la solidaridad humana, es decir aquella falta de actuación cuando lo que está en peligro es un bien personal (Vida, salud, libertad, integridad corporal).
Tipo básico (Art 195.1 CP). Se castiga a quien no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros.
Es un delito puro de omisión, ya que no se exige como consecuencia del no actuar la producción de ningún resultado lesivo. Es diferente a los delitos de comisión por omisión, en los que hay un sujeto que tiene la posición de garante respecto del bien jurídico lesionado y ese sujeto responde de la lesión de ese bien si con su omisión ha provocado esa lesión.
Ejemplo: Padre o madre que no alimente a su hijo y consecuencia de lo cual muere. Esta situación encajaria en homicidio o asesinato por comisión por omisión, pero también realiza el tipo básico del 195.1 CP por no socorrer a alguien desamparado en peligro manifiesto y grave, ese concurso de leyes que se resuelve por la especialidad de la comisión por omisión.
Tipo objetivo • Sujeto activo: Puede ser cualquiera, se trata de un delito común, que obliga a todo aquel con capacidad concreta para cumplir el mandato de auxilio ante la situación de peligro típica.
• Sujeto pasivo: Es una persona desamparada, es decir aquella que no puede prestarse el socorro adecuado por si misma, ni hay un tercero que lo esté prestando.
Debe darse una situación de peligro grave y manifiesto previa a la conducta típica de la omisión. Peligro es una situación de riesgo inminente o actual sobre bienes personales, en la que no sea absolutamente improbable que se produzca la lesión de aquellos o una lesión de mayor gravedad de la ya existente. El peligro debe determinarse a través de un juicio de peligrosidad objetivo inicial (ex ante). De concurrir un resultado de muerte lesiones... estos no formarían parte del tipo de lo injusto, ni el sujeto respondería por ellos.
Con respecto a los bienes personales afectados por la situación de peligro, existe cierta controversia, para algunos lo son unicamente los personales por excelencia (vida integridad corporal y salud), otra opinión más amplia añade la libertad y la libertad sexual como bienes personales que pueden verse afectados por la situación de peligro.
El peligro debe ser grave, la gravedad se determina atendiendo a las circunstancias del caso concreto: entidad, inminencia y reversibilidad del mal que amenaza. El peligro debe ser manifiesto, en el sentido de perceptible de forma objetiva por los sentidos, siendo suficiente con que lo sea para el sujeto activo y no para terceros.
Con respecto al origen de la fuente de peligro puede tener su origen en cualquier causa a) Ajeno a cualquier actuar humano (p. ej una riada, terremoto).
b) Consecuencia de un actuar humano. Ya sea del sujeto pasivo por comportamiento doloso como imprudente, de un tercero sobre el sujeto pasivo doloso como imprudente o del sujeto activo por imprudencia pero no en caso dolosa, como seria atropellar a alguien por imprudencia y darse a la fuga.
• La acción típica consiste en no prestar la ayuda necesaria siempre que se sepa lo que hay que hacer y se pueda hacer.
Tipo subjetivo: Requiere el dolo, debe conocer la situación de peligro y desamparo y debe conocer la manera de prestar la ayuda. No se castiga la omisión imprudente.
Tipo subsidiario (Art 195.2 CP). Consiste en no demandar con urgencia auxilio a terceros, dada una situación de peligro manifiesto y grave para una persona desamparada, y siempre que el sujeto no pueda prestarlo directamente.
Cuando el sujeto no pueda cumplir el mandato de ayudar por carecer de la capacidad de acción en la situación concreta (P. ej no saber nadar o hallarse lejos del bañista en peligro), vendrá obligado a satisfacer el deber de auxilio subsidiario, la petición de auxilio a terceros de manera urgente.
La petición de socorro a terceros debe hacerse de forma urgente e inmediata una vez se haya percibido el peligro y la imposibilidad de poner ayudar de modo directo.
Capacidad de acción. La omisión de auxilio sólo será típica si el sujeto activo cuenta con la capacidad para cumplir el mandato (capacidad concreta de acción). Se trata de comprobar si dadas las circunstancias del caso concreto el sujeto estaba en disposición de cumplir con el mandato principal de socorro o en su caso con el subsidiario de pedir auxilio a terceros.
Para que concurra este elemento típico bastará con que: I. El sujeto pueda conocer la situación típica, de peligro grave y manifiesto para la vida, integridad o libertad ambulatoria de un tercero en desamparo.
II. Que pueda conocer la forma en la que debe prestar el auxilio adecuado a aquella.
III.Que se halle en disposición física de llevarla a cabo.
Si el sujeto no cuenta con la capacidad de prestar socorro personalmente (p. ej discapacidad física o hallarse a gran distancia física de la víctima) no concurrirá la omisión de socorro personal (Art 195.1) pero subsidiariamente se verá obligado a cumplir el mandato de solicitar auxilio a terceros (Art 195.2) 3. Tipos agravados. (Art 195.3 CP) Contiene dos tipos agravados alternativos. Su origen está en la Ley de circulación de vehiculos de motor, pero a partir de que se incorpora al CP este tipo no se aplica unicamente a cuando se da un accidente de tráfico. La agravación tiene su fundamento en que es el sujeto activo quien interviene bien de forma fortuita o por imprudencia en la creación de la fuente de peligro, esa cercanía con la fuente de peligro le hace merecedor de una mayor sanción.
Se diferencia la pena si ha sido causada el peligro por imprudencia o de manera fortuita. (p. ej un suicida se tira a un coche que esta conduciendo de manera prudente y se da a la fuga sin auxiliarle habrá unicamente omisión de deber de socorro agravado, no de lesiones porque es caso fortuito, si por el contrario conduce imprudentemente habrá concurso real de delito de lesiones por imprudencia con omisión de socorro agravado por imprudencia) La inexigibilidad por riesgo propio o de terceros también excluirá la reprochabilidad del sujeto en los tipos agravados, siempre que la conozca el autor.
4. Grados de ejecución.
La omisión del deber de socorro es un delito de consumación instantánea. Esta tendrá lugar desde que el sujeto omita el auxilio o realiza cualquier conducta incompatible con el cumplimiento del deber de socorro. Así, la omisión de socorro de quien se aleja del lugar del accidente deberá castigarse de forma consumada, aun cuando más tarde regrese al lugar del siniestro y auxilie a la víctima desamparada, en cuyo caso se apreciará atenuante de reparación de daños, aunque en este caso podría apreciarse desistimiento. Mayoritariamente no se admite la tentativa para este delito.
5. Denegación de asistencia sanitaria o abandono de los servicios sanitarios. (Art 196 CP) Se trata de un delito de omisión intermedia, especial, puesto que no cualquiera puede ser sujeto activo de este delito, unicamente los profesionales de la sanidad, que presten servicios tanto en el sector público como privado. Requiere que concurra en el profesional de la sanidad una obligación específica que le obliga a actuar derivada de un contrato u otra norma jurídica, si no se da esta circunstancia se conducirá su conducta por el tipo del 195.
Ejemplos: Responderian por la omisión del 196 el personal sanitario de urgencias, de guardia o en general de servicio en un hospital que omite la asistencia sanitaria requerida incumpliendo sus obligaciones. En cambio responderían por el 195 el médico que se niega a atender a una persona en consulta privada si no hay vinculo con el centro (seguro sanitario), puesto que no tiene la obligación de asistirle. Otro caso en que respondería por el 195 es el personal sanitario fuera de servicio.
Habría concurso de leyes entre el 195 y 196 a resolver por la regla de la especialidad.
Al ser un tipo autónomo del delito de omisión de socorro, el bien jurídico no puede ser la solidaridad en relación con situaciones de peligro para la vida o salud. Los bienes jurídicos protegidos son la vida y la integridad personal.
La situación típica exige una demanda de asistencia sanitaria actual, expresa o tácita, directa o indirecta. Ejemplos: La solicitud la realizan los familiares de un menor de edad, discapacitado o persona inconsciente; la persona demanda asistencia sanitaria al personal del centro. También quedarían cubiertos los supuestos de denegación sanitaria domiciliaria o fuera del centro, siempre que el profesional estuviese obligado a ello La acción típica consiste en que el profesional niega la asistencia sanitaria o abandona los servicios y como consecuencia de alguna de estas acciones se pone en grave peligro la salud de las personas. Es decir, debe producirse un peligro derivado de la omisión, puesto que se trata de un delito de resultado, de peligro concreto.
La omisión solo será típica si el profesional obligado cuenta con la capacidad concreta de acción para prestar la asistencia demandada. Pero también cuando, no pudiendo cumplir con el deber personalmente, exista posibilidad real para demandar auxilio a otro profesional obligado.
Si además se produce un resultado material de lesiones o muerte de la persona, al tener una posición de garante derivado de las obligaciones de actuar de la norma jurídica o el contrato estará cometiendo una comisión por omisión si concurren los presupuestos de la misma , ya sea por imprudencia o dolosa (concurso de delitos).
El dolo debe abarcar todos los elementos objetivos del tipo: demanda de asistencia sanitaria, obligación de satisfacerla, denegación o abandono de servicio, capacidad para cumplir el mandato en la situación concreta y resultado de peligro. El error de tipo sobre cualquiera de los elementos objetivos supondrá atipicidad, por no castigarse en su forma imprudente.
El delito se consuma cuando de la omisión típica se deriva el resultado de peligro para la vida o integridad personal del demandante de la asistencia.
Son apreciables las causas de justificación genéricas: obrar en cumplimiento de un deber (atender a un paciente o un caso urgente) ejercicio de un derecho legítimo (derecho a la huelga) ...

Tags:
Comprar Previsualizar