1. CARACTERÍSTICAS DE LA EVALUACIÓN DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Avaluació i Diagnòstic Infantojuvenil II
Año del apunte 2016
Páginas 5
Fecha de subida 19/04/2016
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

BLOQUE I. CARACTERÍSTICAS DE LA EVALUACIÓN DE LOS ADOLESCENTES Grado de acuerdo o desacuerdo que hay entre diferentes informantes o según el mismo clínica que ha evaluado a lo largo del tiempo respecto a un paciente en concreto, o la comparación de una misma escala o similares, entre diferentes evaluadores.
0-0’2 → Una valoración que tenga una valoración de 0 a 0’2 es deficiente 0’2-0’4 → Pobre 0’6-0’8 → Buena 0’4-0’6 → Aceptable 0’8-1 → Excelente Kappa puede ir de -1 a 1, los valores por debajo del 0 son deficientes.
El coeficiente cambiará dependiendo del tipo de valoración que se haga. Si es dicotómica se pueden encontrar K más potentes que si la valoración se hace sobre 4 o más valoraciones.
El artículo no aplica K para evaluar concordancia, sino que utiliza coeficientes como el de Pearson o Spearman, coeficiente de correlación interclase: concordancia con puntuaciones dimensionadas.
Se ha de valorar más allá de lo cuantitativo y atender a lo cualitativo, hay que saber valorar los autoinformes y hacer un screening si es necesario.
En cuanto al artículo, hay resultados que no concuerdan con la literatura, como que los adolescentes (14-16 adolescencia mediana) más disruptivos que sus padres, pero hay que tener en cuenta el grado de desarrollo evolutivo. Dentro de este período se da una etapa disruptiva en contra del orden.
1. LOS INFORMANTES Y LOS INSTRUMENTOS Todos los trastornos psicológicos (niños, adolescentes, adultos) se mueven en un contínuo de la normalidad hacia la patología. En cada uno de nosotros esto puede ir variando a lo largo del tiempo, ya que la psicopatología no es estable a lo largo del tiempo (en duración e intensidad). Se debe tratar a la persona como persona, y no como paciente.
¿Es bueno o no aplicar etiquetas diagnósticas? La aplicación de etiquetas es útil para la aplicación de la correcta intervención, pero hay que tener en cuenta la dimensionalidad en la psicopatología de una persona.
Cuando hablamos del punto de vista de la valoración dimensional, hay que encontrar aquellos factores que se desvían de la normalidad. La comorbilidad pueden explicar la acentuación de los problemas. Cabe delimitar si es sólo un trastorno, si son más, si se potencian, etc.
La mayoría de la población el 70% se encuentra dentro de los límites de la normalidad.
Cuando nos enfrentamos a un problema hay una gran diversidad de recursos aplicables para resolverlo. A medida que éstos se van atenuando, nos hacemos más rígidos a la hora de afrontar la situación. Esas conductas prototípicas constituyen los trastornos típicos.
Cuando presentamos un grado x de tristeza, hay formas de afrontarlo, cuando hablamos de depresión solo se ve un camino que conlleva a la disminución de recursos y se llega a la psicopatología.
2. CONCORDANCIA ENTRE INFORMANTES.
En relación a los adultos, la mayor parte será de la observación de los mismos en consulta, así como de los autoinformes. En menor medida se dará la incorporación de terceros (familiares, pareja, etc.). Regularmente, el contacto es únicamente con el individuo.
Cuando la evaluación es sobre niños y adolescentes, vendrán remitidos por los padres, escuela o sistema legal. La información se extraerá de los informes de los padres y profesores, así como de la observación de la conducta.
La intervención clínica en el contexto de consulta pueden no activarse las características específicas por las que la persona solicita una intervención psicológica, es decir, puede no reflejar la problemática real. La aplicación de autoinformes hay que modularla con la entrevista clínica.
Respecto a la concordancia entre informes, se encontrará mayor grado de acuerdo entre padres, profesores, trabajo, observadores, etc. que si éstos se interrelacionan. Se encontrara diferencias entre personas en diferentes contextos o que no comportan por la edad.
● Informantes que ven al evaluado en el mismo contexto tendrán mayor grado de acuerdo.
● Informantes que ven al evaluado en diferentes contextos tendrán menor grado de acuerdo.
● El mayor grado de acuerdo entre informantes se dará cuando: - participantes 6-11 años y problemas de externalización. conductas observables ● El menor grado de acuerdo entre informantes se dará cuando: - adolescentes y problemas de internalización. A medida que uno crece hay mayor conciencia sobre el mismo, por tanto, la versión a tener en cuenta será la del propio adolescente.
Acuerdo entre niños y padres en Externalización (TDAH, TND, CD) o Internalización (Ansiedad, Depresión, Distimia).
● Valores medios: К = 0,19.
Bajo acuerdo no se explica por el nivel cognitivo o desarrollo emocional del niño.
● Ligero efecto de la edad: (a medida que se evoluciona cognitivamente, sabe tanto identificar como expresar mejor aquello que le sucede) ○ Mayores (11-17años) >~ Menores (9-11 años).
○ Acuerdo bajo.
Según Wolraich et al. (2004). TDAH: Es relevante para la intervención mantener a los padres vinculados e implicados Acuerdo padres-profesores: 6 o más síntomas de TDAH y deterioro: ● Inatento: К = 0,27; ● Hiperactivo-impulsivo: К = 0,22; ● Combinado: К = 0,07.
Correlaciones nº de síntomas presentes: ● Desatención: r = 0,34; ● Hiperactividad-impulsividad: r = 0,27; ● Combinado: r = 0,31 Resultó un escaso acuerdo entre inforamtes en la valoración de los síntomas de TDAH.
Incluso la información proporcionada puede ser contradictoria.
El grado de acuerdo varía según la muestra, clínica o comunitaria, y el tipo de instrumento utilizado, escalas de valoración o entrevista.
Cuando obtenemos información se puede optar por la aplicación de diferentes estrategias: 1. Conjunta. ir añadiendo información de diferentes fuentes o metodologías de evaluación.
2. Disjunta. delimitar qué intervención/versión es más útil 3. Compensatoria. podemos añadir información previa que complementa la información actual. Como puede ser el uso de los registros clínicos o antecedentes.
Para combinar la información obtenida, hay diversas estrategias posibles: - LEAD estándar (Spitzer, 1983). recoge información Longitudinal, obtenida por un clínico Experto, que tiene acceso a todas (All) las fuentes de datos disponibles (Data).
- SMARTER (Jensen, 2003). medidas estandarizadas (Standardized Measures), evaluando (Assessing) todos los aspectos relevantes en diferentes contextos, por diversos informantes (Raters), utilizando clínicos entrenadores (Trained) y expertos (Expert) para mayor fiabilidad (Reliability) Diagnóstico y el recurso a múltiples informantes: Las valoraciones pueden ser un reflejo de la conducta habitual del niño que puede ser consistente o cambiar, dependiendo de las demandas del contexto. O la percepción de los adultos, que pueden variar según el tipo de interacción.
Se pueden dar errores en la apreciación, diferente percepción de los problemas: métrica distinta, diverso concepto del tipo de conducta que evalúan. Profesores más familiarizados con las conductas apropiadas a la edad; disponen de más elementos de comparación o son más tolerantes.
Para considerar la existencia de “informante natural” depende del contexto y tipo de problema, es decir, si el problema es estrictamente académico, los profesores obtendrán ese rol; si el problema es entre hermanos, lo podrían ser los padres.
Los adolescentes son informantes fiables de sus estados de ánimo, mientras que haya suficiente madurez cognitiva, grado de insight, así como confianza con el terapeuta.
Los adolescentes con trastornos de externalización (agresividad, disrupción…), generalmente, no son informantes fiables de sus problemas de comportamiento, pero muchas veces por la no conciencia del problema, por el grado de deseabilidad social, grado de madurez cognitiva -neurodesinhibición conductual-. Con estas características, regularmente, no son buenos informantes de entrada. Cuando el grado de alteración del entorno social es elevado, empiezan a ser fiables.
Conclusiones: - Una gran discrepancia entre los instrumentos de auto-informe en la identificación del TP con relación a la entrevista clínica - ¿Preguntas y cuestiones sobre su uso? - La necesidad de utilizar diferentes técnicas psicológicas e instrumentos para verificar discrepancias.
- El uso de entrevista permite refinar los parámetros de estudio - El screening es útil pero implica a posteriori un ejercicio de precisión.
- Una evaluación a profundidad es necesaria para confirmar un TP en la adolescencia.
...