PSI-04-Psicopatología de la afectividad (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH)
Grado Medicina - 4º curso
Asignatura Psiquiatría
Año del apunte 2016
Páginas 4
Fecha de subida 14/03/2016
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

D 04 Psiquiatría Psicopatología de la afectividad Afectividad: conjunto de experiencias evaluativas que definen y delimitan la vida emocional del individuo.
Para Ey existe una afectividad de base u holotímica (los afectos) que entran en la experiencia sensible en forma de sentimientos vitales, el humor y las emociones. La concepción de afectividad de base elude los sentimientos complejos que constuyen la capa superior, catatimia o afectividad catatímica.
Emociones Afecto brusco y agudo que se desencadena por una percepción (interna o externa) y tienen abundante correlación somática.
Respuesta efímera. Tienen componente afectivo, somático y cognitivo y están influidos por la cultura y la educación. Hay 6 emociones básicas: alegría, sorpresa, ira, miedo, tristeza y asco.
Fish: la emoción consituye la vertiente somática del sentimiento.
Damasio: El cerebro es capaz de responder a determinados estímulos emocionalmente competentes. El resultado inmediato de esta respuesta es el cambio temporal en el estado del cuerpo y estructuras cerebrales, pero el resultado último es colocar al organismo en circunstancias propicias para la supervivencia y el bienestar. Clasifica las emociones en tres categorías: emociones de fondo, primarias y sociales.
Sentimiento Estados anímicos más difusos, experimentados de forma paulatina o progresiva y que son más duraderos. No se acompañan de síntomas somáticos. Ej: amor, orgullo, celos… Los autores han dado diferentes definiciones: -Jaspers considera sentimiento todo lo que no se puede catalogar de otra forma.
-Schneider entiende el sentimiento como las cualidades o situaciones del Yo vivenciadas de un modo directo (pasivo) con totalidad agradable o desagradable. No son sentimientos: los fenómenos de la conciencia de los objetos (percepción), los estados activos del Yo (impulsos, tendencias) y los estados que no tienen connotación agradable o desagradable (sensaciones musculares y viscerales).
-Fish: reacción positiva o negativa ante alguna vivencia. Experiencia subjetiva de una emoción.
-Sims: reacción positiva o negativa, intensa y transitoria antes una determinada experiencia.
-Castilla del Pino: prefiere hablar de actitudes en vez de sentimientos. Éstas emergen de la conciencia meditadas por otras instancias (Yo y Superyó). Se tiene en cuenta la relación del sujeto con un objeto determinado, pues actitud implica conducta. Si el objeto es el propio sujeto, actitud equivaldría a emoción. Las actitudes tienen tres aspectos fundamentales: -Contactan con los procesos cognoscitivos. Dependen de las percepciones e influyen sobre ellas (Ej, alucinaciones) -Son casi siempre bipolares (amor-odio, alegría-tristeza) -Representan valoraciones personales que hacemos de los diferentes objetos, constituyendo un criterio de clase superior al de los propios objetos evaluados. Las actitudes estarían a un nivel lógico superior respecto de los actos de conducta a través de los cuales se expresa.
Los psicopatólogos clásicos hablan de sentimientos provocados (dependen del objeto-vivencia) y de espontáneos. Sin embargo, Castilla de Pino sólo considera que no puede haber sentimiento sin alusión al objeto. Se debe buscar por tanto el objeto que causa la actitud.
La conducta actitudinal tiende a la escotomización del objeto (puntos ciegos sobre el objeto) y a la ambivalencia (coexistencias de sentimientos opuestos respecto al objeto en el mismo sujeto). Existe la proyección, pues la actitud es a veces una transacción entre la pulsión del Ello y el Yo o el Superyó que impiden que la pulsión se proyecte sobre el objeto, formándose un montaje de frustración que se proyecta sobre el objeto, pues el sujeto responsabiliza al objeto de la relación finalmente establecida.
Jaspers coincide con Castilla de Pino en que considerar el objeto al que se dirige el sentimiento, pudiendo ser este animado o incluso no existir objeto. Freud considera que un sentimiento es una fuente de energía, la expresión de una pulsión.
Psicopatología de la afectividad 1 D 04 Psiquiatría -Marina: los sentimientos son bloques de información con valoraciones del sujeto que proporcionan un balance de la situación y la predisposición para actuar. Son el resultado de la evaluación cognitiva autónoma de la realidad. El balance sentimental viene constituido por cuatro ingredientes: la situación real, los deseos (gradiente deseo-pulsión-motivación), las creencias del individuo (cultura) y la autoimagen o idea que el sujeto tiene de sí mismo. El balance sentimental configura tanto el estado de ánimo como como el temperamento, el carácter y la personalidad. Estos últimos forman los esquemas interpretativos de la realidad. Tales esquemas integran elementos innatos (genética, temperamental) y adquiridos, que constituyen la personalidad individual. La personalidad individual es un sistema complejo integrado por esquemas afectivos, cognitivos y motores, cuyo núcleo duro es el carácter o su equivalente: la memoria personal (memoria afectiva).
El temperamento y el carácter constituyen el Yo recurrente, que se articula con el Yo ejecutivo (personalidad) por el Self.
Para Marina, la memoria es “un aparato orgánico de determinadas propensiones”, es una especie de biografía privada, una “versión manejable de nuestra existencia”. La memoria afectiva impulsa las creencias y las opiniones individuales -Damasio: el sentimiento es la percepción de un determinado estado del cuerpo junto con la percepción de un determinado modo de pensar y de pensamientos con determinados temas Clasificación de los sentimientos -Kurt Schneider: corporales y psíquicos (incluye afectos y humor). Los psíquicos son de estado, autovalorativos o alovalorativos.
-Max Scheler: sensoriales (pueden ser placenteros o displacenteros), vitales (salud y enfermedad. Dentro del Yo corporal), psíquicos (dentro del Yo psíquico. Sentimientos motivados por el exterior) y espirituales (no pertenecen al Yo psíquico.
Son estados absolutos (sentimientos artísticos, religiosos)).
-Jaspers utiliza una clasificación fenomenológica: -Según los objetos a los que se dirigen.
-Según el origen en la sucesión de los estratos de la vida psíquica (sensoriales, vitales, psíquicos y espirituales).
-Según la importancia del sentimiento para la vida y según los objetivos de la vida (placer o disgusto).
-Según sean particulares o totales (estados sentimentales).
-Según la intensidad y duración: setimientos, afectos y estados de ánimo o telmple.
Los sentimientos son estados del Yo mientras que las sensaciones son elementos de la percepción del ambiente y del propio cuerpo. Existe un tipo de sensaciones las sensaciones del sentimiento, que son objetivas pero captan estados del yo y forman parte de los instintos.
-Marina: los fenómenos afectivos tienen una relación peculiar con su duración temporal y los divide en estados sentimentales, emociones y pasiones.
-Estado sentimental: sentimientos duraderos y estables. Son los hábitos sentimentales o afectos (amor, odio) que configuran la personalidad y lo estados de ánimo o humor con contribución menor a la personalidad.
-Emociones: sentimientos breves, con manifestación física evidente (agitación, palpitaciones…).
-Pasiones: sentimientos intensos, tendenciales, con influjo sobre el comportamiento.
Los afectos se pueden irradiar a partir de una vivencia y representación a otras vivencias y representaciones. Puede que el afecto se desligue por completo de su contenido representativo original, mientras que una representación secundaria puede ser vinculada a un afecto que en principio no le correspondía (desplazamiento afectivo).
Según Bleur las transferencias y los desplazamientos afectivos posibilitan el establecimiento de vínculos y de valoraciones sentimentales dentro del mundo civilizado, que en principio tiende a dificultar las vivencias emocionales más originales y espontáneas. Los síntomas neuróticos resultan comprensibles a través de la transferencia y del desplazamiento afectivo.
Afecto Sentimiento subjetivo que acompaña a una idea o representación mental (tristeza, alegría). Perdura en el tiempo. Puede estar determinado por un estresor pero acompaña más a la personalidad del ser humano. Tipos: -Afecto aplanado: ausencia total o parcial de cualquier signo de expresión afectivo. Ej. Depresión endógena.
-Afecto embotado: reducción significativa de la intensidad de la expresión emocional. Emoción atenuada, reducida.
-Afecto lábil: variabilidad anormal en el afecto, con cambios repetitivos y rápidos de la expresión afectiva. En bipolares.
Psicopatología de la afectividad 2 D 04 Psiquiatría -Afecto restringido: reducción de la gama e intensidad de la expresión emocional.
-Afecto inapropiado: discordancia entre expresión afectiva y contenido del habla o ideas del paciente.
Afectividad Vida emocional total del individuo. Emoción generalizada y persistente que influye en la percepción del mundo. Admite tto.
Humor, estado de ánimo o talante Estado afectivo de duración más prolongada y no necesariamente de carácter reactivo, más estable y persistente. Es el estado emocional que persiste durante algún tiempo coloreando la experiencia vital del individuo. Está influído por la personalidad y el carácter individual. El humor patológico genera un sufrimiento vital en el sujeto que lo padece o en aquellos que le rodean, lo cual impide el correcto funcionamiento individual dentro de la colectividad.
Tipos de estado de ánimo       Deprimido: estado de ánimo bajo, como la tristeza. Ejemplo: depresión.
Disfórico: estado de ánimo desagradable con predominio de la sensación de malestar. Síntoma nuclear del trastorno disfórico menstrual.
Elevado: sentimiento exagerado de bienestar, euforia o alegría. Ejemplo: bipolar, episodio maniaco.
Eutímico: ánimo normal. Fluctúa pero nunca sobrepasa límites que se asocian a malestar subjetivo, objetivo o alteraciones en el funcionamiento.
Expansivo: ausencia de control sobre la expresión de los propios sentimientos con tendencia a la desinhibición.
Irritable: fácilmente enojado. Ejemplo: intoxicación, trastorno de la personalidad (antisocial, narcicismo).
Deseo Representan la conciencia de una necesidad, de una carencia o de una atracción. Normalmente, se acompañan de sentimientos que los amplían y dan urgencia, y suponen una parte fundamental del balance sentimental.
Desde un punto de vista psicodinámico la integración del recuerdo afectivo primitivo en estadios precoces del desarrollo, produce las fantasías específicas impregnadas de apetencias concretas (fantasía inconsciente). Estos estados afectivos intensos se asocian a experiencias altamente deseables o indeseables que motivan un deseo de buscar o evitar experiencias afectivas análogas. Los deseos constituyen el repertorio motivacional del Ello.
Los deseos se manifiestan de forma consciente en apetencias, que expresan de forma concreta el deseo y sus pulsiones subyacentes.
Chasseguet-Smirgel cree que existe una asociación indisoluble entre los deseos, la satisfacción pulsional y el desarrollo del ideal del Yo. Las necesidades corporales gobiernan la transición al registro del deseo; convierte el placer en algo más que una simple descarga de tensión pulsional. La satisfacción pulsional reduce la distancia entre el Yo y el ideal del Yo, pero su unión perfecta es inalcanzable, y por eso el deseo queda siempre insatisfecho.
Esta idea solapa con la de J. P. Sartre que considera que el proyecto fundamental del ser humano es ser dios, siendo dios la formulación positiva de la infinitud del deseo (siendo similar al ideal del Yo).
Pasión Sentimiento que monopoliza la vida afectiva de una persona, y la impulsa con gran determinación a actuar de una forma concreta. Varían desde la holotimia o afectividad de base hasta proporciones catatímicas que impregnan buena parte de la actividad psicopatológica global del individuo. Ejemplos de la repercusión catatímica son las ideas sobrevaloradas y las formaciones deliroides.
Conclusión del apartado Si entendemos el universo afectivo de un individuo como una obra teatral, la afectividad (vida afectiva) sería el escenario sobre el cual se desenvuelven actores: sentimientos, afectos, deseos, emociones, pasiones; siguiente las indicaciones de un guión flexible: humor, estado de ánimo o talante, escrito en forma de coproducción entre dos autores: la personalidad individual (hábitos sentimentales) y el medio ambiente o realidad exterior.
Psicopatología de la afectividad 3 D 04 Psiquiatría Neurobiología de la afectividad La amígdala da significado a las emociones. Hay dos sistemas: compartimento dorsal (afectividad de la conciencia) y ventral (le atribuye un significado). Los neurotransmisores involucrados son la serotonina, la dopamina y la noradrenalina.
Alteraciones sintomáticas de la afectividad              Tristeza patológica: desvitalización, desesperación. El paciente no siente nada. Aparece en trastornos endógenos.
Alegría patológica (hipertimia). Demencias frontotemporales.
Anhedonia: ausencia de emociones, incapacidad para sentir. Es diferente de alexitimia (incapacidad para identificar), apatía (cansancio, falta de ganas) y abulia (estado de deterioro, en un estado tontorrón-idiotizado).
Ansiedad / angustia: pueden tener 2 expresiones clínicas: estado (pánico) o rasgo (sensación continua de alerta) Disforia.
Paratimia: emociones no adecuadas al contexto, tanto al sentido como a la intensidad.
Labilidad emocional: fluctuaciones rápidas en distintos polos o cualidades.
Ambivalencia: dos sentimientos o valencias antagónicas. En niños abusados y primeras fases de la esquizofrenia.
Incontinencia afectiva: incapacidad para controlar las manifestaciones afectivas, aunque se intente de forma consciente. Observable en depresión y trastornos de ansiedad.
Neotimia: poner nombres nuevas a emociones ya existentes. Típica en trastornos psicóticos.
Rigidez afectiva: falta de modulación emocional sin respuesta a estímulos afectivos. Se diferencia del embotamiento afectivo en el que no existe una escasez, sino una dificultad para exteriorizar sentimientos.
Indiferencia afectiva: típica de trastornos antisociales de la personalidad: psicópatas. Pueden identificar emociones pero no las empatizan.
Aprosodia: alteración psicopatológica del lenguaje, el cual no tiene modulación. Típica de las demencias.
Semiología afectiva Es compleja por su doble vertiente (subjetiva y objetiva). Se suele trabajar con datos recogidos e inferidos por el examinador (subjetivos). Se realiza una valoración semiológica global del funcionamiento psíquico del individuo, tanto de los efectos (afectividad de base u holotímica) como en la repercusión en otras esferas psicopatológicas (repercusión catatímica).
Se evalúa el aspecto físico del paciente, su comportamiento y su comunicación verbal y no verbal. El evaluador valora la reacción afectiva al mensaje y en parte la reproduce en sí mismo (círculo del proceso comunicativo). Esto último es de vital importancia para valorar la empatía. Kohut la define como la capacidad de penetrar con el pensamiento y el sentimiento en la vida interior de otra persona.
Para la exploración afectiva se ha de recoger la presencia o ausencia evidenciable de un estímulo causal (uno o varios) psicológico u orgánico del estado afectivo. Hay que recoger todas las características de los afectos que vamos a tratar, incluyendo los posibles antecedentes de desórdenes afectivos previos (piscobiografía). Hay que valorar el grado de adecuación a las circunstancias desencadenantes y/o proporcionalidad frente a las mismas.
La entrevista clínica permite delimitar la reactividad emocional, la sintonía afectiva y su irradiación afectiva. Hay que determinar la sintomatología somática que acompaña al estado afectivo (sueño, apetito, sed, libido, variaciones ponderales). Resulta crucial la valoración de los ritmos circadianos (humor, vigilia-sueño, ritmos sociales…). Por último, hay que recoger en la historia los cambios comportamentales que se derivan de un determiando estado afectivo y su correlación con las diferentes manifestacines somáticas y el grado de interferencia con la actividad cotidiana del individuo.
Una vez recogidos estos apuntes semiológicos debemos procesar los síntomas recogidos y agruparlos dentro de los principales síndromes afectivos.
Psicopatología de la afectividad 4 ...