11: Sistema Matrimonial y Libertad Religiosa (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Derecho y Factor Religioso
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 29/07/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 11

Vista previa del texto

Tema 11: Sistema Matrimonial y Libertad Religiosa 1. Matrimonio y Ordenamiento Jurídico: Tipología Matrimonial.
El sistema matrimonial se puede definir como los distintos criterios que establecen las legislaciones respecto a la forma que a de revestir la celebración del matrimonio para obtener eficacia jurídica.
En base a esta definición, podemos establecer una clasificación de sistemas matrimoniales: Sistemas monistas, que solo reconocen un tipo de matrimonio.
Dentro de esta clase se dan el sistema monista de matrimonio civil obligatorio, por el que el Estado solo reconoce efectos al matrimonio civil (el matrimonio celebrado en forma religiosa es irrelevante), y el sistema monista de matrimonio religioso obligatorio.
Sistemas dualistas, que admiten, además del matrimonio civil, un matrimonio religioso con efectos civiles. Se distinguen el sistema de matrimonio de libre elección, que eligen los contrayentes, y el sistema de matrimonio civil subsidiario.
Sistemas pluralistas, donde se da libertad de opción a los contrayentes, pudiendo optar por todos los tipos de matrimonio religioso.
2. Matrimonio y Libertad Religiosa.
Nuestro sistema es de un único tipo de matrimonio con pluralidad de formas de celebración. Por tanto el sistema el pluralista, donde tienen cabida tanto el matrimonio civil como los matrimonios de diversas confesiones religiosas.
La base se encuentra en el artículo 32 de la Constitución, que establece que la ley regulará las formas de matrimonio, la edad y capacidad para contraerlo, los derechos y deberes de los cónyuges, las causas de separación, la disolución y sus efectos. Además, y por aplicación del artículo 16 (principio de libertad religiosa), los matrimonios celebrados en forma religiosa y cuyas confesiones tengan acuerdos con el Estado, obtendrán relevancia civil. Se hace necesario por tanto el estudio del matrimonio previsto en las diferentes confesiones con acuerdos con el Estado.
3. Reconocimiento Civil del Matrimonio Religioso.
En cuanto a la Iglesia católica, el artículo 60 del Código Civil dispone que el matrimonio celebrado en forma canónica produce efectos civiles. A tal fin, la inscripción en los registros civiles se lleva a cabo mediante la presentación de la certificación canónica de matrimonio que es expedida por el sacerdote autorizado.
En relación a las iglesias protestantes, en ellas la competencia para legislar el matrimonio pertenece de forma exclusiva a la autoridad civil. La celebración solo tiene el sentido de bendición nupcial.
En cuanto al matrimonio judío, este tuvo durante muchos años la naturaleza jurídica de una compraventa, e incluso hoy los efectos jurídicos y económicos que se derivan de la unión matrimonial son muy complejos.
Respecto al matrimonio islámico, las fuentes legales se encuentran en los libros religiosos. Este aparece en el contexto jurídico de un contrato, con la peculiaridad de estar influenciado por intereses sociales de naturaleza moral y religiosa.
Estos tres últimos acuerdos establecen una serie de requisitos previos a la celebración, que son el expediente matrimonial y el certificado acreditativo de la capacidad matrimonial de los contrayentes. Por tanto, una vez tramitado el expediente y comprobado que no hay impedimentos, el juez expide un certificado de capacidad matrimonial que tiene una validez de seis meses. Si caducara, hay que iniciarlo de nuevo. Una vez se consigue el certificado se celebra el matrimonio en forma religiosa, si bien deben cumplirse los requisitos establecidos en la legislación civil. Una vez se celebra el matrimonio, se produce la inscripción del mismo en el Registro Civil, para lo cual se presenta el acto de celebración que fue firmado por el ministro oficiante del casamiento. A partir de ese momento, la celebración posee el reconocimiento de los efectos civiles del matrimonio.
4. Peculiaridad del Ordenamiento Canónico: Derecho Sustancial y Procesal.
Según dispone el Código de Derecho canónico, la esencia del matrimonio es constituir un consorcio permanente entre hombre y mujer ordenado por su propia índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole.
De esta noción se desprenden dos realidades: primero la existencia de un acto de celebración por el que los cónyuges se aceptan mutuamente (matrimonio in fieri; momento del sí quiero, del consentimiento), y segundo cuando aparecen las consecuencias jurídicas de la sociedad conyugal ya formada (matrimonio in facto esse; se asumen las consecuencias).
Los fines del matrimonio canónico son el bien de los cónyuges y la generación y educación de la prole. Existen dos propiedades esenciales: la unidad y la indisolubilidad.
En cuanto al consentimiento matrimonial, nos dice el canon 1057 del Código de Derecho canónico que el matrimonio lo produce el consentimiento de las partes legítimamente manifestado entre personas jurídicamente hábiles. El consentimiento no puede ser suplido por ningún poder humano. El consentimiento es el acto de voluntad mediante el cual varón y mujer se aceptan mutuamente en una alianza irrevocable. Los requisitos necesarios para la eficacia del consentimiento son: - Tiene que ser verdadero.
- Tiene que ser libre interna y externamente.
- Tiene que ser deliberado, con plena consciencia.
- Tiene que ser intencionado.
- Tiene que ser positivo y de presente.
- Tiene que estar definida la identidad de la persona del otro contrayente.
- Tiene que ser bilateral (mutuo, recíproco).
- Tiene que estar manifestado mediante algún signo inequívoco, y este tiene que ser recibido por un representante de la Iglesia.
Además, existen impedimentos que hacen inhábil a la persona para contraer válidamente matrimonio. Distinguimos: - Impedimentos por razón de la incapacidad o inhabilidad física: la edad y la impotencia.
- Impedimentos por incompatibilidad jurídica: el ligamen y la disparidad de culto, orden y voto.
- Impedimentos por razón de delito: el rapto y el crimen.
- Impedimentos en función del tipo de vida anterior: prohibición del matrimonio de la persona que está unida con otro vínculo anterior.
El ordenamiento canónico exige una forma de celebración, solo son válidos aquellos matrimonios que se celebran ante el ordinario del lugar, el párroco o el sacerdote o diácono que tenga delegación, y ante la presencia de dos testigos mayores de edad. Será necesaria la manifestación del consentimiento por parte de los contrayentes y la recepción del mismo en nombre de la Iglesia.
5. Reconocimiento Civil de Sentencias y Decisiones Canónicas en Materia Matrimonial.
Se produce un problema con las sentencias o resoluciones eclesiásticas que producen la nulidad el matrimonio.
La ley ha establecido que para que las resoluciones y sentencias canónicas sean reconocidas deben declarar que son ajustadas al derecho del Estado. La declaración de ajuste no significa que el juez civil tenga de nuevo que enjuiciar la causa, sino que lo que deberá analizar es que se cumplen los requisitos exigidos para una homologación civil de sentencia extranjera, y especialmente que se cumplan tres requisitos: - Que no haya sido dictada en rebeldía.
- Que sea consecuencia del ejercicio de una acción.
- Que la causa de nulidad se encuentre recogida en el ordenamiento civil.
...

Tags:
Comprar Previsualizar