Trabajo diabetes (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Granada
Grado Odontología - 2º curso
Asignatura Patología médica II
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 15/03/2016
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

Beatriz E. Carrión Ruiz 2º de Odontología Patología Médica EL PAPEL DEL ODONTÓLOGO FRENTE A LA DIABETES MELLITUS La diabetes se manifiesta en la boca. Por lo tanto, además de cuidar de la salud dental de las personas con diabetes, los dentistas también juegan un papel importante a la hora de realizar revisiones que detecten la enfermedad. Existe una fuerte relación entre la salud bucal de una persona y su salud en general. En algunas personas, como sucede con quienes tienen diabetes, los primeros síntomas de una afección médica podrían desarrollarse en la boca. Estas personas pueden ser remitidas a su médico de cabecera para que realicen pruebas que determinen el diagnóstico.
Las complicaciones orales de la diabetes, como sucede con otras complicaciones asociadas con la afección, están relacionadas con la capacidad de una persona de controlar sus niveles de azúcar en sangre (control glucémico) y su salud en general. Las personas con una diabetes bien controlada tienen menos complicaciones o son menos graves que las de quienes tienen un peor control glucémico.
Las manifestaciones clínicas y la sintomatología bucal de la diabetes pueden variar desde un grado mínimo hasta uno más grave y depende: del tipo de alteración hiperglicémica existente, de un control o tratamiento, hasta del tiempo de aparición de la enfermedad. Ahora bien, las manifestaciones bucales de los pacientes diabéticos diagnosticados, incluyen un espectro completo de alteraciones. Los signos y síntomas clínicos pueden estar en relación con cambios salivales y dentales, alteraciones periodontales y de la mucosa, infecciones oportunistas, aliento cetónico o diabético y alteraciones de la curación de heridas.
En el caso de pacientes diabéticos no controlados la presencia de poliuria puede agravar las dificultades de formación salival por falta de agua, que se pierde por vía renal. Esta xerostomía produce irritación de las mucosas por ausencia del efecto lubricante de las mucinas salivales lo que trae como consecuencia directa la aparición de queilitis angular y fisura lingual. También provoca un aumento de la población microbiana bucal y un mayor riesgo de aparición de infecciones, por ello hay un aumento de la actividad de caries sobre todo a nivel cervical. La hiposalivación además dificulta la formación del bolo alimenticio y la captación de los sabores.
La enfermedad periodontal (periodontitis) afecta a las encías y al hueso que sujeta los dientes. Es una enfermedad inflamatoria, desencadenada por las bacterias de la placa dental, que producen la infección de las encías seguida de la destrucción del hueso. Los síntomas de la periodontitis son difíciles de notar al principio; pero con el progreso de la enfermedad, aparecen síntomas obvios tales como el sangrado de las encías, la sensibilidad dental, la recesión de las encías, el mal aliento (halitosis), la inflamación de las encías, picor de las mismas y dientes sueltos. Los estudios científicos han demostrado que algunos casos de periodontitis avanzada van asociados a una diabetes mal controlada.
Un investigador la denominó "la sexta complicación de diabetes". Hay una relación de ida y vuelta entre la diabetes y la periodontitis: la periodontitis puede afectar al control de la diabetes y a la capacidad de seguir la dieta adecuada, mientras que un mal control de la diabetes puede deteriorar los resultados del tratamiento de la enfermedad periodontal. El buen resultado tras un tratamiento depende de una buena salud bucal y de un buen control de la diabetes. Además presentan abscesos gingivales, ensanchamiento del ligamento periodontal, perdida de hueso alveolar, movilidad dentaria y pérdida precoz de los dientes.
La respuesta gingival de los pacientes con diabetes no controlada ante la acumulación de placa dental, suele ser acentuada, produciéndose una encía hiperplásica y eritematosa. Estos cambios gingivo-periodontales en un paciente diabético revelan histológicamente una disminución de la respuesta vascular a la irritación (producida por el acúmulo de la placa dental), dificulta en la respuesta por parte de las células inflamatorias y engrosamiento de los microvasos gingivales, lo que afecta a la permeabilidad de estos vasos disminuyendo así la resistencia a infecciones.
...