CONTINUACIÓN DE LA CONTINUACIÓN DE LA LECCIÓN 4 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura bases de la responsabilidad penal
Año del apunte 2016
Páginas 4
Fecha de subida 12/04/2016
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

CONTINUACIÓN CLASE ANTERIOR - Dolo eventual: cuando el resultado ni es el fin directamente perseguido por el autor, ni va unido de forma casi necesaria a su acción, pero el autor, siendo consciente de la posibilidad de producción del resultado, lo acepta (cuenta con él). Cuando el resultado previsto en el DP no es el resultado perseguido por el autor. Tampoco es un dolo de segundo grado. El autor es consciente de la probabilidad de que se ocasione el resultado, y a pesar de ser consciente de esto, no desiste de su acción.
Una persona realiza una conducta de la cual se deriva un resultado. Él no perseguía ese resultado ni pretendía esa conducta, pero era perfectamente consciente de que se podía producir dicho resultado. El dolo eventual es tan dolo como el dolo directo o de segundo grado. La pena es la misma que los otros dolos. Hay diversas teorías que pugnan en la jurisprudencia para explicar cuando hay existencia de dolo eventual: o Teoría del consentimiento: trata de acercar el dolo eventual al dolo de primer grado, buscando el aspecto volitivo en el dolo eventual. Confronta el autor con el resultado. Para esta teoría habrá dolo eventual si el autor acepta, se conforma o cuenta con el resultado. Habrá imprudencia cuando el autor confíe en que el resultado no se produzca.
o Teoría de la probabilidad: elemento cognitivo del dolo. No confronta al autor con el resultado, sino que confronta al autor con la probabilidad del resultado. Tenemos que examinar el grado de probabilidad que el autor asignaba a su acción. Habrá dolo eventual cuando una persona sabe que existe una probabilidad alta de causar el resultado.
o Teoría del sentimiento: habrá dolo eventual cuando el autor con su acción demuestre desprecio o indiferencia hacia el bien jurídico puesto en peligro con la acción.
La posición de nuestros tribunales: la jurisprudencia más reciente parece tratar de compatibilizar las teorías del consentimiento y la probabilidad.
- Ejemplo: “…el dolo eventual exige la doble condición de que el sujeto conozca o se represente la existencia en su acción de un peligro serio e inmediato de que se produzca el resultado y que, además, se conforme con tal producción y decida ejecutar la acción asumiendo la eventualidad de que aquel resultado se produzca. Pero, en todo caso, y como se dijo, es exigible la consciencia o conocimiento por el autor del riesgo elevado de producción del resultado que su acción contiene” STS 20 febrero 1993 (RJ 1993\1383).
“…la primacía que se otorga en los precedentes jurisprudenciales al elemento intelectivo obedece a un enfoque procesal del problema. De modo que, habiéndose acreditado que un sujeto ha ejecutado una acción que genera un peligro concreto elevado para el bien jurídico con conocimiento de que es probable que se produzca un resultado lesivo, se acude a máximas elementales de la experiencia para colegir que está asumiendo, aceptando o conformándose con ese resultado, o que cuando menos le resulta indiferente el resultado que probablemente va a generar con su conducta (…) Y es que tras constatarse que el autor actuó con el conocimiento del peligro concreto que entrañaba su acción, no parece fácil admitir probatoriamente que el acusado no asume el resultado lesivo. Las máximas de la experiencia revelan que quien realiza conscientemente un acto que comporta un grave riesgo está asumiendo el probable resultado.
Sólo en circunstancias extraordinarias podrían aportarse datos individualizados que permitieran escindir probatoriamente ambos elementos. Las alegaciones que en la práctica se hacen en el sentido de que se confiaba en que no se llegara a producir un resultado lesivo precisan de la acreditación de circunstancias excepcionales que justifiquen esa confianza, pues esta no puede convertirse en una causa de exculpación dependiente del subjetivismo esgrimido por el imputado. Y es que, en principio, el sujeto que ex ante conoce que su conducta genera un grave riesgo para el bien jurídico está obligado a no ejecutarla y a no someter por tanto los bienes jurídicos ajenos a niveles de riesgo que, en el caso concreto, se muestran como no controlables (SSTS 69/2010, de 30-I; y 1180/2010, de 22-12)" (STS 31-3-2011).
Vid. un caso concreto de “cuando menos” dolo eventual en STS 16-4-2011.
LA ESTRUCTURA DEL DELITO IMPRUDENTE Son delito las acciones u omisiones dolosas e imprudentes penadas por la ley. El concepto de imprudencia: hablamos de imprudencia cuando el autor no quiere realizar la acción prohibida, pero el resultado se produce por la inobservancia del cuidado, es decir por negligencia o ausencia de las medidas de cuidado a la hora de realizar la conducta. El núcleo del dolo es la intención de conseguir el resultado. Mientras que el núcleo de la imprudencia es realizar una conducta sin tener cuidado de sus consecuencias. 2 cuestiones previas: 1. Porqué se castiga la imprudencia? Tiene que ver con las fuentes de riesgo ya que actualmente estamos más amenazados por las acciones imprudentes de otros ciudadanos que por la intención de matar.
2. Porqué se castiga menos que la realización dolosa del tipo? En nuestro sistema penal no se castigan todos los delitos en su forma de comisión imprudente. En nuestro sistema existe una condición (art 12 CP) dónde dice que las acciones u omisiones imprudentes se castigarán expresamente cuando lo disponga la ley. Significa que cuando el CP en la parte especial, no establezca nada, estamos ante un delito doloso. Para estar ante un delito imprudente lo tiene que decir expresamente la ley.
Allí donde nos encontremos ante un resultado imprudente, deberemos buscar en el CP si ese resultado imprudente está castigado. Sólo una minoría de delitos están castigados en su forma imprudente.
Cuando hay imprudencia? Para que exista un delito imprudente deben cumplirse 3 requisitos: ! Previsibilidad del daño jurídico: o Se emplea un juicio objetivo ex - ante. El juez se colocará en el momento anterior de la acción de la persona para saber si esta era una acción previsible que podía derivar a un daño.
Ej: dar un susto con una careta a un amigo y que a este le de un infarto y muera. El autor no tenía conocimientos de que tenía problemas cardiacos. El juez se coloca en el momento antes de la acción. Si dice que si que se podía prever la acción, se cumple el primer requisito. Si no era previsible, es un caso fortuito.
o Si el juicio objetivo sale negativo, estamos delante un delito fortuito.
o Existe imprudencia consciente cuando la persona que realiza la acción es consciente de la probabilidad del resultado.
Imprudencia inconsciente es cuando la persona que realiza la acción no es consciente de la probabilidad del resultado. La diferencia entre ambos tipos de imprudencia no tiene relevancia penal, pero debe recordarse que la imprudencia consciente se encuentra muy cercana al dolo eventual.
! Infracción de la norma de cuidado: omisión o no empleo de las medidas de cuidado pertinentes. Hay diferencia entre riego permitido y riesgo no permitido.
o Riesgo permitido: se acepta siempre y cuando la persona cumpla unas medidas de cuidado.
Riesgo no permitido: cuando la persona no cumple unas medidas de cuidado.
- Pautas para determinar las medidas de cuidado: o Normas jurídicas que regulan un sector de actividad social.
o El modelo de referencia: el juez se tiene que preguntar cómo se habría comportado, en la situación concreta, una persona cuidadosa perteneciente al sector de la actividad del sujeto.
o Deberes de información y omisión (si vas a hacer algo peligroso debes informarte / si no encuentras información no debes hacerlo). o Medidas de cuidado y bien jurídico amenazado por la conducta imprudente: cuanto mayor valor tenga el bien jurídico amenazado menor será el nivel de riesgo permitido y mayores las exigencias del deber de cuidado.
En función de las medidas de cuidado se diferencia entre imprudencia grave (141.1 CP) y menos grave (142.2 CP). Si no se ha empleado ninguna o se han omitido las más elementales se considera grave. Si la persona ha empleado alguna, pero no todas, será imprudencia menos grave. Antes era una falta, ahora es un delito leve.
! Producción del resultado: para castigarse un delito de imprudencia debe haberse producido el resultado. No se castiga la tentativa de un delito imprudente, a diferencia del delito doloso. Para castigar un delito imprudente necesitamos algo real. Sí se puede castigar cuando hay un delito de peligro, ya sea concreto o abstracto.
...