Derecho civil I TEMA 4 APLICACIÓ I INTERPRETACIÓ DE LA NORMA CIVIL (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho + Droit - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2014
Páginas 7
Fecha de subida 20/09/2014 (Actualizado: 16/09/2015)
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Tema 4 Aplicación e interpretación de la norma civil 1. Aplicación de las normas La aplicación es la subsunción de los hechos acaecidos en la realidad social dentro de las hipótesis generales previstas por las normas y, al menos, presupone la existencia de varias operaciones: a) Una primera en la que se procede a la fijación de los hechos concretos.
b) Otra en la que se selecciona la norma posible a aplicar.
c) La siguiente que comporta la labor de fijación del sentido y alcance de la norma aplicable, con relación al supuesto de hecho y a las características del caso.
Cuando tienes un caso, ejecutar la norma que se avenga a él.
El concepto de aplicación se predica de quienes tienen asignado el deber jurídico de ponerla en práctica: los jueces y los tribunales.
La actividad de aplicación está vinculada a la vigencia de la norma y es distinta según la fuente del ordenamiento jurídico que se haya de aplicar. La fuente material en la que se está pensando es la ley. La aplicación de la ley, una vez seleccionada e interpretada es casi automática, entendiendo esta expresión en el sentido de que el principio iura novit curia no exige a los demás, una actividad adicional.
La regla jurídica citada se contempla con la frase nihi factum dabo tibi ius (dame hechos y yo te daré Derecho).
Diferente ocurre cuando de lo que se trata es de la aplicación de la costumbre. Ésta debe ser alegada por las partes y probada en la mayoría de las ocasiones, lo que pone en evidencia que su aplicación se hace de manera distinta de la de la ley.
Finalmente, la aplicación de los principios generales del derecho requiere de una labor adicional del juez. Existe el deber de acudir a los principios generales del derecho cuando no haya otra fuente aplicable, pero estos principios han de formularse en cada caso concreto como resultado del proceso lógico utilizado en su averiguación. (Analogía iuris).
Generalizando: La aplicación es la actividad mediante la que se pone en funcionamiento la vigencia de la norma.
2. La interpretación La interpretación es el conjunto de actividades que han de ser puestas en práctica para la aplicación del derecho, es un presupuesto previo a toda a aplicación, ya que toda norma ha de ser interpretada.
1 La interpretación es la actividad tendente a la averiguación del significado (sentido) de la norma que se ha de aplicar, es decir, del mandato contenido en la misma, que hade concluir con una valoración jurídica (sentido) acerca de ella.
También puede decirse que es el razonamiento jurídico (actividad) previo acerca del contenido de la norma a aplicar en el caso concreto.
Las normas sobre la interpretación que se han de tener en cuenta son, art. 3.1 CC y art.
111-2 CCCat.
2.1 Objeto y finalidad La interpretación es una actividad estrictamente jurídica. Se proyecta sobre la norma que ha de aplicarse.
La interpretación intenta averiguar el contenido de la norma: 1. Determinar el sentido de cada uno de los elementos del supuesto de hecho que aparece en la norma que se interpreta.
2. Atribuir un valor concreto (sentido) a los conceptos indeterminados.
3. Esclarecer las consecuencias jurídicas que se derivan del supuesto de hecho recogido en la norma.
Lo que se interpreta es la norma jurídica, en particular la escrita (la ley) ya que es la única que puede ser interpretada “según el sentido de sus palabras” y el intérprete que se tiene en consideración es el juez (la denominada interpretación judicial). Sin embargo, no cabe descartar de modo absoluto que se interprete la costumbre, (puede estar escrita), y en sentido genérico también otros profesionales jurídicos realizan una labor de interpretación.
Resultado interpretación: Atribución de un significado a la norma.
Criterios que rigen la interpretación.
Art. 3.2 CC, las normas se han de interpretar atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas” y teniendo en cuenta la “realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas”.
 Criterio objetivo: Implica que se ha de averiguar la regla que contiene la norma en sí, no lo que quiso el legislador y teniendo en cuenta el momento de su aplicación.
Los conceptos de espíritu y finalidad de la norma son dos manifestaciones de una misma idea, en el fondo, de la finalidad; una de ellas netamente jurídica (el espíritu reflejado en la norma) y otra social (la finalidad que se persigue). El mandato que contiene hace referencia a la concreta ordenación social de los intereses que la ley persigue.
El espíritu de la norma o finalidad de carácter jurídico es la específica regulación (el mandato) que contiene.
Este criterio junto a la aplicación de la norma conforme a la realidad social del tiempo permite, en consecuencia que, pese a que la norma se mantenga inalterada a lo largo 2 de su vigencia, pueda adaptarse su significado a la realidad actual en la que ha de ser aplicada.
2.2 Clases de interpretación Por su origen la interpretación puede ser: 1. Auténtica. Es la que da el propio legislador mediante una norma jurídica, generalmente del mismo rango de la que es interpretada, mediante la que se completa o aclara el contenido de la anterior. Se fija el sentido (significado) de la norma a partir del momento de su vigencia aunque es esta una clase de normas de las que se predica su posible retroactividad.
2. Judicial o usual. Es la que se lleva a cabo por los jueces y tribunales, aunque éstos no tenga la potestad de crear normas jurídicas.
3. Doctrinal. Es la interpretación efectuada por los autores. En la actualidad solo tiene la autoridad que dimana del prestigio del autor.
Por su resultado 1. Declarativa. En la que el significado que se otorga a la norma coincide con el que se manifiesta literalmente sus palabras.
2. Crítica o correctiva. A la que es preciso acudir cuando se ha de rectificar la letra de la norma para que concuerde con el espíritu del texto. Esta se distingue a su vez de la interpretación extensiva que actúa cuando es preciso ampliar la letra de la norma hasta que se comprendan todos sus supuestos a los que se refiere, y la interpretación restrictiva, en la que es necesario reducir el alcance de la letra del texto.
En general las normas imperativas y prohibitivas son de interpretación restrictiva, frente a las dispositivas en las que el margen es mayor. Criterio de la interpretación: espíritu y finalidad de la norma.
3. Medios de interpretación Los medios de interpretación son los instrumentos de los que se vale el intérprete en su tarea de averiguación del significado de la norma jurídica, labora en la que es libre ya que únicamente está vinculado por la exigencia constitucional de motivación suficiente de la resolución judicial y el principio de tutela judicial efectiva.
El intérprete puede averiguar el espíritu y finalidad de la norma utilizando cualquier medio hábil para ello.
El legislador ha optado por ofrecer estos medios a los que se refiere el art. 3.1 CC cuando indica que Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas.
Instrumentos relacionados con el art. 3.1 CC: 3 1. El sentido propio de las palabras. Es el que se corresponde al denominado elemento gramatical. Parte de que la norma objeto de interpretación es un texto escrito y fijo, es decir que no ha de procederse, previamente, a elegir entre varios de los diferentes textos que existan. Hoy en día aún persiste cuando se han de interpretar costumbres, o como sucede en nuestro ordenamiento civil, se ha de acudir a la tradición jurídica.
Este elemento se incluye como punto de partida el texto escrito, la literalidad, lo que comprende la estricta acepción gramatical de la palabra junto a la semántica, la filológica, la puntuación y la sintaxis utilizada.
2. En relación con el contexto: Es esta obra de las manifestaciones que partiendo del elemento gramatical comprende, el elemento sistemático.
Las palabras una vez hallado su significado, han de seguir conservándolo cuando se ponen en contacto con los demás que integran la frase en que se emplea y a su vez las del resto de la norma que pueda constar de párrafos o apartados distintos.
Se ha de concordar el sentido obtenido que se atribuye a la norma con el conjunto o conjuntos de regulaciones que se efectúan de la misma materia.
Las normas que regulan una institución jurídica deben ser consideradas en su conjunto y no de manera aislada.
Elemento interpretativo lógico. Es decir el sometimiento de a interpretación a las reglas de la inteligencia, del razonamiento para conseguir un resultado lógico.
3. Los antecedentes históricos y legislativos. Acudir a estos en la búsqueda del significado de las normas, lo que es una tarea obligada del hombre social supone tomar en cuenta las normas jurídicas, la doctrina, los textos anteriores a los vigentes y su explicación jurídica, así como los trabajos pre legislativos.
4. La realidad social del tiempo, o elementos sociológicos. Se trata de un criterio que debe ser tenido en cuenta en la búsqueda del espíritu y finalidad de la norma, para acomodarla a la sociedad del momento en que se ha de proceder a su aplicación.
3. La integración Es aquella labor en la que se persigue construir o reconstruir la norma a fin de poder cumplir con el deber inexcusable de resolver los asuntos que se presentan a los jueces 4 y tribunales (art. 1.7 CC) cuando no se encuentra directamente expresado en este.
Presupone, dato que permite distinguirla de la interpretación, que se produce (existe) un vacío normativo, una laguna, que es el que se integra (llena). Desde una perspectiva general se dice que la integración trata de resolver las cuestiones que se plantean cuando existe una laguna de derecho.
Laguna de derecho: La situación que se produce cuando ante un supuesto de hecho que se da en la realidad social, el ordenamiento jurídico no proporciona decisión (norma o regla) alguna. Señalando esto la primera cuestión que suscitan las lagunas del derecho es, en el orden jurídico actual heredero de la codificación si ésta de entrada o no a que se produzca, es decir, si cabe admitir su existencia o no.
Laguna de ley o legal. Si el ordenamiento es completo, no ocurre lo mismo con la ley, el legislador no es omnipotente, no puede prever todas y cada una de las situaciones e intereses que sea necesario regular.
La laguna de ley puede obedecer a diversas causas, ya porque una situación no se ha previsto originariamente, sin que se haya excluido, ya porque el supuesto no existía en el momento en que se redactó la norma y luego deviene, bien porque un principio de política legislativa no ha admitido una determinada regulación, ya porque en el juego de las reglas de técnica jurídica se produce una situación de colisión entre normativas o de antinomia por contradicción, sin que aparezca resuelta.
En la reconstrucción de la norma jurídica la doctrina distingue una técnica de autointegración frente a la de heterointegración dentro de cada uno de los ordenamientos jurídicos, sin perjuicio de que en las relaciones entre el ordenamiento estatal y los civiles autonómicos se utilice otra técnica: la supletoriedad.
La técnica de la autointegración impone que la laguna legal ha de solventarse acudiendo a los recursos internos que se hallan en el propio ordenamiento de que se trate. Frente a ella la heterointegración implica acudir a elementos ajenos al ordenamiento.
4. La analogía Procedimiento mediante el cual las reglas particulares declaradas por el legislador nos elevan al principio que las gobierna para encontrar en éste una regla más amplia que abarque el caso previsto en la misma y el no previsto.
5 Es un mecanismo que permite la autointegración del propio ordenamiento mediante el que se aplica una norma prevista para un supuesto de hecho concreto, a otro semejante con el que guarda una identidad de razón.
  Analogía iuris. Es la que procede en el supuesto en el que para la resolución del supuesto de hecho en concreto, ante un caso en el que existe una regulación específica (pero que no se ha excluido del ordenamiento) se ha de acudir a los principios generales del derecho.
Analogía legis. La aplicación de una norma jurídica a un supuesto de hecho no contemplado expresamente.
El art. 111-2 CCCat. Indica que en la aplicación del derecho civil de Cataluña éste se ha de interpretar conforme a los principios generales que le informan y que habrá que tener en cuenta la tradición jurídica catalana. Es la analogía iuris, se trata de los principios generales del derecho catalán, que autointegran el ordenamiento, actuando como cláusula de cierre del mismo.
La aplicación analógica de las normas, que es la analogía legis, supone extensión de la norma concreta, no el trasvase entre ordenamiento y procede cuando éstas contemplan un supuesto distinto específico, pero regulan otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón. Presupuestos para que pueda procederse a aplicación son:   Que exista semejanza entre los dos supuestos de hecho: el previsto en la norma jurídica y un supuesto específico no regulado.
Que concurra identidad de razón: que el espíritu y finalidad de la norma, elemento que el legislador tomó en consideración para establecer la regulación determinada, fundamente la extensión de aplicación de la norma.
En la analogía iuris es el principio informador, mientras que en la analogía legis es el que se contiene en la norma concreta que se extiende al supuesto de hecho no explicitado en la misma y para que el no existía regulación.
La analogía, como procedimiento de aplicación de las normas no cabe en todas, se excluye en las leyes penales, las excepcionales y las temporales, ya que éstas no se pueden aplicar ni a otros supuestos ni en otro momento diferente del que aparezcan comprendidos expresamente en ellas. ART. 4.2 CC.
Distinta de la analogía es la remisión, técnica mediante la cual el legislador llama a una regulación ajena incluso que pertenece a otro ordenamiento jurídico, generalmente para incorporarla a una institución jurídica, total o parcialmente. Hay dos tipos:  Remisión dinámica. Supone que el llamamiento a la otra norma es lo que ésta disponga en cada momento.
6  Remisión estática. La utilizada con mayor frecuencia en la legislación catalana, es cuando la incorporación solo es de una concreta regulación y tal y como está cuando opera.
6. La equidad Art. 11-9 CCCat: La equidad se ha de tener en cuenta en la aplicación de las normas, pero los tribunales solo pueden fundamentar sus resoluciones exclusivamente cuando la ley lo autorice expresamente.
Equidad. La Criterio no jurídico que permite a quien ha de resolver una cuestión jurídica, formar una regla al margen de la fuente del derecho y a partir de los datos que concurren en el caso.
La equidad se ha de tener en cuenta en la aplicación de las normas, es decir, es uno más de los criterios que se han de considerar a la hora de la interpretación de la norma junto a los demás, y que ayuda a formular una decisión. MODERACIÓN.
7 ...

Tags: