TEMA 8 Principios generales del derecho (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2011
Páginas 4
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 8: LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO. (PÁG 117) 1.- CONCEPTO, VALOR Y FUNCIONES EN NUESTRO SISTEMA DE FUENTES.
El objetivo último del Derecho es regular todos los aspectos de la vida social, pero es imposible. La realidad social siempre se adelanta, surgiendo lagunas jurídicas. Ante esta situación, el juez está obligado a acudir a los principios generales del Derecho –principios, criterios y valores vigentes en una sociedad en un momento concreto que se inducen de la normativa aplicable–. ¿Cómo reconocemos estos principios? Algunos están positivados (como la prohibición del abuso del Derecho), otros están recogidos en la CE y otros en el Cc.
A ) Conforme al artículo 1.4 CC: “Los principios generales del Derecho se aplicarán en defecto de ley o costumbre, sin perjuicio de su carácter informador del ordenamiento jurídico.” -Son las ideas motrices que han servido de criterios de inspiración a las leyes o normas concretas de ese derecho positivo.
-Y por otra parte son las normas generales que se obtienen mediante decantación de esas leyes.
B ) Forma de manifestarse los pgD -Los pgD pueden aparecer de manera expresa en el texto de las leyes positivas (p. ej. el principio de la autonomía de la voluntad se encuentra positivizado en el art 1. 255 cc, lo mismo sucede con el principio de libertad de forma de los contratos, art 1.278 cc) - lo más habitual es que aparezcan de forma implícita en el ordenamiento jurídico, sin que se encuentren recogidos en ningún artículo en concreto.
(Ej. El principio que condena el enriquecimiento injusto no se encuentra formulado en ningún precepto en concreto del Cc si bien la existencia de este principio planea por todo el código.) C ) Modos de aplicación de los principios generales del derecho.
Los principios generales se aplican de dos formas: a) Indirectamente, a través de la propia ley o costumbre que estamos aplicando, puesto que los pgD tiene un significado informador de la ley o de la costumbre.
b) Directamente, cuando se aplica, como fuente subsidiaria del Derecho, tal como dice el artículo 1.4 cc, es decir a falta de ley o de costumbre aplicable, llenando las lagunas o vacíos legales.
D) Los principios generales del derecho cumplen una doble función: 1. Constituyen la 3ª y última fuente del ordenamiento jurídico español.
Cierran el sistema y lo dotan de complitud, es decir, evitan lagunas en el derecho.
En este sentido los principios suponen, un mandato al juez (que debe de resolver siempre con el artículo 1.7 CC) para que a falta de ley y de costumbre, “invente” la norma que proporcione una solución al caso, si bien no a su propio arbitio, si no buscando una conexión con el resto del ordenamiento positivo, con su contexto ideológico o cultural, o con la tradición histórica o doctrinal a que aquél responde.
Al aplicar un principio general del Derecho a un supuesto no regulado por : - El derecho escrito Costumbre El juez tiene que “Inventar” una norma concreta que se aplica.
Los principios generales por definición no estableces expresamente una consecuencia jurídica para un supuesto de hecho dado, y esto es lo que tiene que hacer el juez (afirmando esa conexión entre el supuesto y la consecuencia en que toda norma consiste en induciéndola del principio o directriz que estima existente en el ordenamiento.
La utilización de los principios general como tercera y última fuente que cierra el sistema. Cuando no se encuentra modo alguno de resolver supuestos que no encontrase ley o costumbre aplicable. Así aparecieron los principios, con una función supletoria.
Por ejemplo: -Código Austriaco 1811 remitió al juez que en estos casos se aplicase los principios jurídicos naturales.
- Código Italiano de 1865 lo llamo principios generales del derecho, donde seguramente el Código español sacó su nombre.
En estos Códigos, la idea que se quiere expresar posiblemente sea parecida a la del proyecto de libro preliminar del Código Francés (conocido como el proyecto del año VIII), aquí el juez afirmaba que a falta de ley, se tiene que buscar algo para solucionar los supuestos de hechos que ellas no reconozcan.
Así que aparecen los principios generales del derecho, donde se cierra el paso a la arbitrariedad del derecho, al comprender en sí misma la necesidad de buscar alguna clase de conexión con el resto del ordenamiento.
Tienen una función de supletoriedad.
-Los principios no son identificables a priori: no hay una lista, más o menos amplia, o cerrada de los principios generales, esta lista siempre sería incompleta: siempre podría surgir un supuesto de la vida real incapaz de ser resuelto por dicha lista restringida.
La doctrina que sostiene el TS ha declarado que para fundamentar el motivo de casación en la infracción de un principio ha de estar reconocido como tal en la ley o en la jurisprudencia, que debe ser citada expresamente como ineludible exigencia para que pueda ser tenido en cuenta.
2.- Además de su función como fuente de último grado, los principios generales del Derecho tiene (según el artículo 1.4) “carácter infamador del ordenamiento jurídico” Esto cualifica a los principio como algo externo y distinto del Derecho positivo que envuelve y empapa a éste, haciéndolo reconocible frente a otros ordenamientos o sistemas jurídicos.
En este principio las ideas motrices del conjunto del ordenamiento, sí constituyen, por hipótesis una lista cerrada.
Es entonces en esta función informadora donde se encuentra pleno sentido a la clasificación de los principios generales, dicha por De Castro, en opinión que se ha hecho hoy común en la doctrina: los principios ideológicos y los principios técnicos. (clasificación /caracteres) Sobre los principios ideológicos: al constituir rasgos identificadores de la concepción política, social y cultural en la que se inserta o a la que pertenece un ordenamiento. Se puede decir que son externos al Derecho positivo y que tienen carácter informador de éste.
Sobre los principios técnicos; son de pura conveniencia o solución técnica coincidente en diversos preceptos.
Más, en todo caso, los principios generales del Derecho a que aluden los artículos 1.1 y 1.4 Cc, no pueden confundirse con las normas escritas enunciadas en forma de principios.
Así, los llamados “principios constitucionales” no son principios generales del Derecho, sino Constitución, y como tal operan en un plano jerárquico superior; y lo mismo sucede con los principios formados expresamente por la ley, que participan de la naturaleza de ésta y ocupan su posición en el sistema de fuentes.
En todos estos casos, los indicados “principios” son normas sobre normas; preceptos constitucionales o legales que por condicionan la interpretación de y aplicación de las demás normas.
Tales principios de explícita formulación constitucional o legal sólo operan en concepto de principios generales del Derecho, como fuente supletoria de último grado, cuando el operador jurídico, a falta de respuesta expresa en las normas escritas o consuetudinarias, acude a los mismos para (inventando la norma) para extraer de ellos la solución aplicable al caso concreto.
Según Federico de Castro, los principios tienen una triple función, actuando: 1º Como fundamentadores del Ordenamiento, siendo en tal caso anteriores a las disposiciones legales, que de ellos recibirían su inspiración y su unidad y coherencia sistemática.
2º Como orientadores en la labor de interpretación de la Ley, aplicándose en tal función simultáneamente a la norma cuyo sentido vendrían a esclarecer.
3º Como supletorios de la Ley, aplicándose en defecto de Ley (o de costumbre) llenando las lagunas que en la misma se producen.
En la práctica el carácter informador de los principios se traduce en la necesidad de optar, entre las diversas interpretaciones de que sea susceptible una norma, por la que resulte conforme con los mismos (O sea, se en este sentido informador, los principios actúan como normas sobre normas, condicionando decisivamente la interpretación y aplicación de las demás) Pero sólo si es posible tal conformidad, porque la preeminencia de la ley y la costumbre sobre los principios en el sistema de fuentes impide, en todo caso, preterir aquéllas para aplicar éstos.
Esto último no sucede, si en lugar de este un principio general del Derecho en los artículos 1.1, 1.4, nos encontramos ante una norma constitucional o legal formulada en forma de principio: entonces es obligada la inaplicación de la norma de rango inferior que lo contradiga.
E) Requisitos para su aplicación: La doctrina del TS viene exigiendo varios requisitos para que los pgD puedan ser aplicados: a) Vigencia, porque haya sido reconocida expresamente su existencia en algunas sentencias del Tribunal Supremo.
b) Aplicabilidad al caso jurídico de que se trate.
c) Que el principio no sea contrario con la Ley.
d) Que el principio pueda considerarse como tal a la luz del Derecho romano o de la tradición jurídica española.
Ej. El principio que establece que lo que es vicioso o nulo desde un principio, no puede ser convalidado por el transcurso del tiempo. Podemos encontrarlo como máxima jurídica en el Digesto ...