Resumen de primera lectura "Complejidad y competencia comunicativa" (2015)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Maestro en Educación Primaria - 1º curso
Asignatura INICIACIÓ A LA DIDÀCTICA
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 02/03/2015 (Actualizado: 19/03/2015)
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

Complejidad y competencia comunicativa El concepto de competencia comunicativa entendido como el conjunto de conocimientos, saberes y recursos que permiten al aprendiz de una lengua comunicarse con otros hablantes.
El modelo de Canale y Swain (1980) da cuenta de la mayoría de los procesos diferenciados que intervienen en la formulación del discurso, agrupándolos por categorías, y que podríamos formular así: - los saberes lingüísticos (no sólo gramaticales, sino también fonológicos y léxicos), - la capacidad de elaborar y comprender discursos, - los saberes sociales y culturales (incluyendo los significados simples y complejos de palabras y enunciados, el modelo del mundo del hablante, así como la gestión del discurso en el contexto de la acción comunicativa), y - los recursos estratégicos que permiten al hablante integrar todos los saberes y capacidades que ha ido adquiriendo, así como afrontar nuevas situaciones comunicativas, nuevos contextos, nuevos interlocutores, también nuevos códigos.
Prácticamente cualquier intercambio comunicativo es, de hecho, un intercambio “multilingüe”, en el sentido de que: A) todos los hablantes manejan varios códigos simultáneamente (códigos verbales y no verbales, variantes del mismo lenguaje, diversos lenguajes, diversas variedades de diversos idiomas, etc.) y B) los códigos que maneja cada hablante no han sido impuestos “desde fuera y de una pieza”, sino que han sido elaborados a lo largo de su vida en sus intercambios comunicativos, por lo que difícilmente coincidirán exactamente los códigos elaborados por dos hablantes distintos.
Según el modelo de actividades y estrategias comunicativas del MRE, por tanto, tenemos cuatro actividades: producción, percepción, interacción, mediación; cada una de las cuales funciona de un modo diferente en el lenguaje oral y en el lenguaje escrito.
TRIANGULO IVERTIDO. COMPETENCIAS COMUNICATIVAS Competencia lingüística: la capacidad de conocer y relacionar las unidades del código.
Competencia discursiva: la capacidad de relacionar las unidades del código en situaciones comunicativas efectivas, de enunciación, para producir y reconocer discursos cohesionados y coherentes con el contexto y el interlocutor.
Competencia cultural: la capacidad de manejar los saberes implicados en la comunicación, desde los significados de las palabras y sus connotaciones hasta las intenciones reflejadas en el discurso.
Competencia estratégica: la capacidad de relacionar todas las demás competencias para gestionar las diversas situaciones comunicativas a que se enfrenta el hablante, mediante los recursos que ha ido generando y elaborando a lo largo de su vida.
La competencia estratégica, como motor de la competencia comunicativa, es la que determina la zona de desarrollo próximo del hablante: su capacidad de adaptarse a nuevos contextos e interlocutores, así como su capacidad de aprender/adquirir nuevos códigos.
Actividades postuladas en el MRE: - Competencia productiva: la capacidad de producir discursos.
- Competencia perceptiva: la capacidad de comprender discursos.
- Competencia mediadora: la capacidad de comprender y hacer comprender el contenido lingüístico, discursivo y/o cultural del discurso propio y de discursos ajenos, bien empleando el mismo código del discurso, bien otros códigos.
- Competencia interactiva: la capacidad de gestionar la comunicación con uno o más interlocutores.
Un único triángulo múltiple El hablante no tiene una única competencia mediadora, sino diversas: - una competencia mediadora relacionada con su competencia lingüística: que entraría en juego, por ejemplo, en la identificación de equivalencias lingüísticas durante la traducción; - una competencia mediadora relacionada con su competencia discursiva: que le permitirá reconocer y recrear el discurso, manteniendo su sentido, durante un proceso de interpretación (simultánea o consecutiva); - una competencia mediadora relacionada con su competencia cultural: que le permitirá hacerse cargo de los significados y de los referentes culturales comprometidos en un discurso ajeno, con el fin, por ejemplo, de hacérselo comprensible a un tercero; - una competencia mediadora relacionada con su competencia estratégica: que le permitirá, en todo caso, afrontar una situación comunicativa que se desarrolle en un código parcial o totalmente desconocido por el individuo.
En el lenguaje oral actúan diversos códigos simultáneos (en ocasiones, alternativos), todos ellos códigos orales que requieren un mínimo nivel de competencia: Códigos verbales • Prelingüísticos (la integración del discurso, acento, ritmo y entonación…) • Lingüísticos (variedades dialectales, diastráticas, de registro…) • Paralingüísticos (entonación y pronunciación expresivas, códigos no verbales…) Códigos no verbales • Kinésicos (cuyos signos son los gestos) • Proxémicos (la proximidad y la gestión del espacio entre los interlocutores) • Cronémicos (el “tempo” y la gestión del tiempo) En el lenguaje escrito, también actúan no sólo los códigos verbales lingüísticos, sino también diversos códigos no verbales, como la tipografía, la disposición del texto, el interlineado, los márgenes de página, etc.
COMPETENCIA ESTRATÉGICA, EJE DE LA ESTRELLA COMUNICATIVA El objetivo de la didáctica de la lengua es, justamente, la creación y el desarrollo de esta competencia estratégica en los alumnos, más allá de cualquier otra dimensión instructiva, independientemente de los aprendizajes lingüísticos que también puedan realizar e incluso independientemente del grado de adquisición de las demás competencias que el alumno haya alcanzado en un momento determinado: una competencia estratégica rica y diversa, generadora de recursos, capaz de crecer y hacer crecer al resto de las competencias y de multiplicar la estrella comunicativa es todo lo que el alumno necesita para gestionar su comunicación. Otra de las competencias de tipo general que también suele ser común sino a todos sí a la mayoría de los códigos del hablante (de las hojas de su estrella comunicativa) es la competencia cultural.
...