Fuentes del Derecho romano. Negocio jurídico. Sujetos del Derecho. Familia y sucesiones. (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Romano
Año del apunte 2014
Páginas 20
Fecha de subida 26/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 3: Fuentes del Derecho romano. Negocio jurídico. Sujetos del Derecho. Familia y sucesiones.
Fuentes del Derecho.
Fuentes del derecho en la etapa republicana.
 XII Tablas.
Se trata de una ley de la que conocemos su contenido 100%. Supone la primera vez que el derecho se publica a la cives romanas, los ciudadanos saben a qué atenerse.
Conforme a la tradición, el Tribuno de la Plebe propuso, sin éxito, al patriciado que se pusieran por escrito las competencias de los cónsules (primera reivindicación de certeza y seguridad jurídica). Un año más tarde, propusieron al Senado crear una comisión mixta de patricios y plebeyos para la confección por escrito de leyes útiles para ambas partes y adecuadas para garantizar la libertad e igualdad. Finalmente, el Tribuno de la Plebe acepto que fuera compuesta solo por patricios y a cambio el Senado respeto las leges sacratae de las asambleas de la plebe.
Se suspendieron las magistraturas ordinarias y se formó una extraordinaria durante un año formada por un cónsul y diez miembros a los que se les encarga la tarea de confeccionar por escrito la legislación. Esto se concretó en doce tablas un conjunto de disposiciones jurídicas que fueron aprobadas por los comicios centuriados en el 451 a.C. La legislación se vio inspirada por la legislación de Solón que estableció seis disposiciones fundamentales: 1. Prohibió que se ofreciera a la propia persona del deudor como garantía real del cumplimiento de sus obligaciones.
2. Canceló las deudas públicas y privadas, y anulo las garantías reales que afectaban a su cumplimiento.
3. Estableció el sorteo para la provisión de magistraturas 4. Dispuso la publicidad de las actuaciones judiciales y la posibilidad de apelar las resoluciones de los magistrados.
5. Dispuso la obligación de los ciudadanos de intervenir en asuntos públicos.
6. Endureció la represión de la tiranía mediante la privación de todos los derechos para el tirano y su estirpe.
Las tablas eran el instrumento o materia (bronce o madera) en el que se insertaban las normas para su conocimiento por el pueblo, y se hicieron públicas en el centro de la ciudad, el Foro.
Estas tablas contenían influencia griega que puede verse en los siguientes aspectos: 1. La novedad de que el derecho se escriba y se publique.
2. Nuevo concepto de legalidad democrática: la ley surge como producto de un acto legislativo aprobado por la asamblea popular.
3. Isonomía: igualdad ante la ley, principio griego.
Estas Doce Tablas se destruyeron en el Incendio Gálico (galos formaron parte de Roma), pero se sabe que cada una de ellas contenía lo siguiente: A) 1, 2 y 3: Derecho procesal civil. Reconocimiento de una participación activa de las partes intervinientes en el desarrollo del proceso. Las sentencias son realizadas ya no por el magistrado, sino por un particular designado por las partes que actuara como B) C) D) E) F) juez. Se regulan dos procesos según se reclame un derecho sobre cosas o una potestad sobre personas, o se reclame un derecho de crédito, una deuda de dinero.
4-5: Derecho de familia, tutela y sucesiones. Las dos disposiciones más importantes son la emancipación de un hijo tras la tercera vez que se transfiera temporalmente un hijo a cambio de dinero, y la del divorcio de la mujer cuando esta se ausente tres noches consecutivas del domicilio conyugal. Las mujeres estaban sometidas a tutela cuando no estaban sometidas a patria potestad ni a habían contraído matrimonio. Por primera vez se instituye la herencia del legado y se establece un orden sucesorio sin testamento (parientes agnados y gentiles).
6-7: Derecho de la propiedad y derechos reales. Negocio jurídico de la época, limitaciones al derecho de la propiedad y relaciones de vecindad. Se regulan las principales figuras para adquirir o transmitir cosas, dinero o potestades sobre personas.
La tabla VII recoge todo lo relativo a caminos y los fundos o terrenos.
8-9: Derecho penal y proceso penal. Se caracterizan porque aún se reconoce en parte la venganza privada, hay elementos de naturaleza religiosa, solo se considera culpable a 0aquel sobre el que ha recaído una sentencia condenatoria por un magistrado o tribunal, se impide reconocer la idea de que no existe delito ni pena sin ley y se reconoce la distinción entre delitos públicos y privados.
10: Derecho sagrado, concretamente a medidas funerarias.
11-12: carácter de prohibición de lujos, diversas materias como prohibición de matrimonio entre patricios y plebeyos, derogabilidad de una ley anterior por una posterior… Las normas contenidas en estas XII Tablas se corresponden con los mores maiorum que serían costumbres o reglas de conducta tradicionalmente observadas desde antiguo de la comunidad, pero cuyo conocimiento exacto e interpretación correspondía a los pontífices. Las XII Tablas son el derecho vigente compuesto por una serie de disposiciones abstractas, generales, escritas de forma concisa y sencilla. El contenido no abarca en su totalidad el derecho vigente, pero si una mayor parte, en especial las normas que regulan las relaciones entre los ciudadanos, lo que supone objetividad, certeza y seguridad jurídica. Suponen, además, un primer intento de sistematización y orden expositivo del derecho, y el inicio de un cambio en el concepto de creación, interpretación y aplicación del derecho.
 Leyes y plebiscitos.
En época republicana hay dos tipos de fuentes: leyes y plebiscitos. Las leyes pueden ser públicas o privadas. Por las primeras se entiendes aquellas propuestas por un magistrado (magistrado rogante, rogatia propuesta de ley) que la llevaba ante los comicios para que se aprobase o no. Por privada entendemos los pactos entre particulares. Este último sentido de ley se entendería como de acuerdo, mientras que las leyes públicas tendrían un sentido de imposición ya que eran votadas por el pueblo y de obligado cumplimiento para el pueblo que la había votado. Además, las leyes podían ser: 1. Leyes dictae: consistían en normas privadas. Designan los acuerdos o cláusulas acordadas por las partes en la formalización de los contratos en los que intervienen.
Hacen hincapié en que obedecen a un acuerdo y que deben ser cumplidas por los intervinientes.
2. Leyes datae: dadas por los magistrados para organizar un territorio o regular una cuestión de carácter administrativo. No son votadas por las asambleas.
3. Leyes rogadas o rogatae: propuestas por magistrados a los comicios, solicita al pueblo su aprobación.
Las leyes de la Republica de las que tenemos noticias son en su mayoría de lo que llamamos ius publicum, solo una treintena de leyes son del ámbito del Derecho privado. Otra clasificación de las leyes de esta época contenidas en un libro postclásico atribuido a Ulpiano es el de leyes perfectas, que declaraban la nulidad de lo realizado contra sus disposiciones; leyes menos que perfectas, cuando no declaraban la nulidad, pero si una sanción a quienes actuasen contra lo establecido en ellas; y leyes imperfectas, que prohíben los actos contrarios, pero no invalidan ni sancionan a quienes actuasen contra lo establecido.
La ley va configurando el derecho, pero este no se compone solo de leyes. Aquí surge el problema de qué son los plebiscitos. Estos son normas dictadas por la plebe reunida y convocada por el tribuno de la plebe. En un primer momento solo obligaba a los plebeyos, más tarde no, obliga los plebiscitos a todo el pueblo con la aprobación de la lex Hortensia en el 286 a.C. Hay una diferencia con las leyes pues estas llevan dos nombres (cónsules o magistrados) y los plebiscitos solo uno como por ejemplo Cincia.
 Senatus consulta.
Son respuestas que da el Senado a las consultas que se le formulan por los magistrados. No tienen carácter obligatorio, por lo que no son fuente del derecho. Sin embargo, los magistrados solían seguir sus indicaciones debido al prestigio de sus miembros y en atención a su auctoritas o reconocimiento social.
 Edictos de los magistrados.
Los edictos del pretor son normas que emanaba del pretor cuando estaba al cargo. Está escrita en una madera blanca (albo-alburi). El contenido en negro. En materia de Derecho tuvieron importancia los edictos que en virtud del ejercicio del ius edicendi promulgaban los pretores urbanos, los pretores peregrinos, los ediles curules y los gobernadores de las provincias. Se conoce como Derecho honorario.
Conjunto de normas con las que el pretor decía a qué normas se iba a someter a sí mismo (autovinculación). El pretor al llegar al cargo (cada año 1) no hacía tabla rasa, mantenían edictos anteriores (algunos aspectos). Esto es el edicto traslaticio. Lo nuevo se le llama edicto nobin, durante el cargo del pretor había una situación nueva.
Los pretores eran cargos políticos elegidos por la asamblea popular. Durante el año de su gobierno podían proponer los proyectos de ley que considerasen oportunos para su aprobación, pero no podían por su propia protestad modificar ni crear nuevas normas de Derecho civil contrarias a las existentes. Pero en el ejercicio de su labor como magistrados jurisdiccionales se produce una progresiva ampliación de sus competencias. El pretor con su edicto fue creando un derecho más flexible que el civil. A esto se le llama derecho pretorio (emana del pretor). El pretor no podía derogar el derecho civil. Si podía en cambio, en una situación en la que se daba el derecho civil y había una injusticia, dejar de lado el derecho civil y utilizar el derecho pretorio para llegar a una situación más equitativa. En este ejercicio, los pretores eran asesorados por los juristas.
La figura del pretor peregrino se crea en el 242 a.C. para regular los conflictos de los extranjeros residentes en Roma entre sí y de los extranjeros y los ciudadanos romanos. Las normas recogidas en el edicto de este pretor se conocen como ius gentium. Son en parte romanas y en parte aceptadas por el conjunto de comunidades políticas conocidas en la época, por lo que viene a ser un Derecho internacional.
El pretor era un magistrado que intervenía en la primera etapa de los pleitos. Estos tenían dos fases: 1. Fase iure: todas las actuaciones ante el pretor, pero no actuaba Nombraban varios jueces y estos si actuaban/dictaban.
2. Fase afua iudicem: se terminaba el pleito.
 La jurisprudencia clásica en época republicana.
Se le daba poca importancia porque se pensaba que su actuación no era vinculante. Con el paso del tiempo si porque fue creando conceptos: obligación, herencia, acción (sentido de pleito).
La época clásica empieza con el Principado de Augusto. Hay una justicia dividida en escuelas, de tal manera que hay. ¿Jurisprudencia: fuentes del derecho o no? En Roma los jueces no la creaban, los juristas eran los que elaboraban la ciencia del Derecho, opiniones, y en ese sentido hubo una serie de periodos y juristas (época clásica) y las obras de estos juristas: jurisprudencia clásica.
Definición de jurisprudencia: conocimientos de las cosas humanas y divinas. Ciencia de lo justo-injusto se entronca el derecho con las normas religiosas en Roma.
Etapas de la jurisprudencia clásica: 1. Existe de dos escuelas con criterios diferentes (no tanto): a. Proculeyanos (labaeon): aunque tomo su nombre de Oráculo.
b. Sabinianos (capitán) sabino.
Destaco Salbio Juliano: el emperador Adriano (siglo II d.C.) le encargo la codificación del edicto del pretor pues había confusión entre edictos para facilitar. A partir de la codificación, el edicto percibió fuerza como fuete del Derecho.
2. Dinas de los Antoninos: Gayo, Pompones y Escébola.
3. Dinastía seberos: Papiliano, Paulo… El emperador Augusto o Tiberio otorgo el derecho de emitir respuestas, que pueden ser citadas ante tribunales, y como tienen este derecho lo que dicen hay que tenerlo en cuenta.
En esta época se da el problema de los senadoconsultos (normas del Senado obligatorias aunque no fueran leyes). En épocas del Principado se sirvió del Senado para dictar normas que se referían a aspectos de derecho civil, derecho privado.
Silioniano: (II d.C., año 10) obligación del heredero de investigar la muerte violenta del causante.
Macedoniano: prohibición de hacer préstamos a los hijos de la familia (para protegerle).
Normas tuitivas.
La materia de los senadoconsultos es los derechos sucesorios de la madre en la herencia del hijo.
Augusto, en un principio, pero luego los demás, era reacio a legislar él mismo. El senador más antiguo hacia la oratio principis lex posición/ relato (de la norma que se quería aprobar). El Senado le daba hecha la norma. Augusto respetaba esta institución así que no se negaba y no las dictaba él mismo. El emperador, en definitiva, trataba de ir poco a poco de asumir la potestad normativa (facultad de dictar normas constituciones imperiales, las cuales era de 4 tipos: edictos, rescriptos, decretos o mandatos).
Se entendía que el emperador tenía ius edicendi. Hacia contestaciones a casos dudosos.
Tenía una oficina a los servicios del emperador que eran juristas. Luego, tan solo lo firmaba él. Aquí se entiende la burocratización.
 Derecho en el Principado: constituciones imperiales.
Hay que esperar al siglo II para reconocer la actividad legislativa del Príncipe, pero hasta entonces interviene en atención a su progresivo protagonismo político en actos de carácter normativo llamados constituciones imperiales. Estas tienen las siguientes formas: 1. Edictos: titular de competencias y cargos que, procedentes de la época republicana, llevan el ius edicendi en los que se regulan cuestiones de Derecho público y privado.
Era público y entraba inmediatamente en vigor.
2. Mandatos: instrucciones dirigidas a funcionarios o gobernadores provinciales. Acabaron construyendo reglamentos de las distintas profesiones, se acabó reconociendo carácter y obligatoriedad general.
3. Decretos: eran sentencias dictadas por el Príncipe o por el tribunal presidido por él, en primera instancia o en apelación. Se trata de asuntos complejos o supuestos de lagunas legales. Los Príncipes especialmente ilustrados que se asesoraban por grandes juristas destacaron por el rigor y la equidad.
4. Epístolas y rescriptos: respuestas por escrito, a las que se otorgaba validez jurídica, a las preguntas que el Príncipe le formulaban Instituciones o personalidades en supuestos dudosos. La potestas y la auctoritas del Príncipe hacían que estas tuvieran validez jurídica.
En todas estas el Príncipe se asesoraba por juristas independientes. En la práctica eran redactadas por los jurisconsultos.
Fuentes del derecho en la época post-clásica. Siglos IV-V d.C.
Se caracteriza porque desde el punto de vista del Derecho: 1. Se acentúa la burocratización de los juristas. El emperador (dominus) se establece en torno a él la estructura rígida. Este estatismo está presente en la vida de los ciudadanos que no pueden cambiar en la organización social.
2. Tendencia: cristianismo (religión oficial del Estado, después de haber sido perseguido y tras el edicto de Milán proclamado por Constantino que lo hacía tolerable).
3. Cambio del liber (rollo) al codex. Hay que copiar las obras y se producen alteraciones tanto erróneas como intencionadamente.
4. Hay una influencia oriental (orientanismo) pues en el 476 cae Roma (Occidente) y la parte Oriental tiene una gran incidencia.
5. Fuente del derecho: iura y leges. La primera son los principios escritos de los juristas.
La segunda (ahora) son las constituciones imperiales, normas que emanaban de los emperadores.
 Iura y leges.
Al hablar de escritos, nos encontramos con que había muchas obras (confusión) y esto hizo redactar una Ley de Citas (476 d.C.). La impulsaron Valentiniano III en Occidente y Teodosio II en Oriente. Se redactó en Oriente, pero se llevó a Occidente también. Estableció que había cinco autores (Papiniano, Ulpiano, Gayo, Paulo y Modestino) que eran citables ante los tribunales frente al resto de la jurisprudencia clásica. Predominaría la opinión de la mayoría de ellos si hubiera una duda en sus opiniones. Si hubiera empate, predominaría la opinión de Papiniano (era muy respetable). Si este no hubiese opinado sobre el asunto, el juez o tribunal tendría libertad para tomar la decisión que considerase más ajustada al derecho. Hay que tener presente que ya no eran citables las leges ni los edictos, solo las opiniones de estos hombres. Es decir, era frecuente la cita ante los tribunales de las opiniones de los juristas clásicos en la defensa de las causas. No solo los hechos, sino que también el derecho podía ser objeto de prueba.
Las obras de la jurisprudencia clásica o doctrina reciben el nombre de ius o iura. Existe una tendencia a resumir o procurar simplificar los escritos de los juristas clásicos.
Las leges son las disposiciones emanadas del emperador y que constituyen la principal fuente del Derecho. En esta época hay leyes germánicas: el Código Eurico (295) y la Lex Romana Visigothorum (506 d.C.). Las recopilaciones que facilitaban el trabajo de los jueces.
Hay obras postclásicas: Fragmenta Baticana (descubiertas en el siglo XIX en el Vaticano). Son pensamientos de juristas clásicos y de constituciones imperiales.
“Consultatio”: recopilación que hizo algún abogado postclásico anónimamente, recopilando fragmentos y pensamientos de juristas clásicos.
“Collatio legum mosaicarum”: colección de leyes mosaicas (judías) y romanas.
Otras obras: Sentencias de Paulo.
 Código Teodosiano (438 d.C.) Una característica de esta época postclásica es el afán compilatorio o recopilador que ha hecho posible que una parte de la jurisprudencia anterior y de la legislación clásica y la promulgada en aquellos siglos haya llegado hasta nosotros. La compilación se entiende como recopilaciones privadas, hechas particularmente, de constituciones imperiales. Cabe destacar las escuelas del Derecho en las que existía un plan de estudios fijo conforme al cual estudiaba la literatura jurídica clásica y las constituciones imperiales.
De las compilaciones de constituciones cabe destacar dos: Código Hermogeniano y el Código Gregoriano del 291 y 295 d.C. respectivamente. Esto facilitara el Código Teodosiano.
Se confecciono en la parte Oriental, luego se mandó a la parte Occidental como Derecho vigente tras la aprobación formal del Senado a propuesta del 0emperador. Teodosio tuvo que desistir de un ambicioso plan de compilación de recopilación de iuras y leges ante la magnitud de la tarea.
Por tanto, decidió hacer una compilación de constituciones imperiales desde Constantino hasta el año 313. Es solamente recopilaciones de constituciones imperiales. Se distribuyó en 16 libros clasificados por materias y títulos. Se trata del primer código del Imperio desde la Ley de las Doce Tablas (tras 10-12 siglos). Tiene influencia cristiana porque solo recoge constituciones desde Constantino (que promulgo el Edicto de Tolerancia de cultos en Roma).
 La compilación de Justiniano.
Justiniano llego al poder por ser sobrino de Justino. Justiniano admiraba el mundo clásico y la intención de restaurar el Imperio desde el punto de vista militar. Conquisto territorios, pero no los mantuvo.
Creó su obra de recopilaciones del Derecho (Compilación) dividida en tres partes: Digesto (que recopila el iura de juristas clásicos), Instituciones (destinada a la enseñanza, profesores y alumnos del Derecho) y Código (recopilación de constituciones imperiales). Más tarde se realizó una cuarta parte que se recopila tras la muerte del emperador. Las Novelas recogen las nuevas constituciones promulgadas por Justiniano. Se publican después de haber publicado la Compilación. Las cuatro partes reunidas recibieron a partir del siglo XVI la denominación de Corpus Iuris Civilis.
Está obra tiene como base los Códigos Gregoriano, Hermogeniano y Teodosiano eliminando las contradicciones y repeticiones. La Compilación Justinianea fue mandada redactar en el 527, año de la subida al poder del emperador.
De toda la obra de Justiniano lo más importante es el Digesto: libros, digesta, de Derecho civil.
Es el libro más influyente en la cultura occidental después de la Biblia. La jurisprudencia clásica, recogida en el Digesto, tiene un valor permanente y ejemplar, en cuanto que se caracteriza por el fino análisis intelectual de las cuestiones planteadas y su resolución de la forma más justa posible conforme a la legalidad vigente, en consecuencia con una interpretación creadora y adaptada al cambio de las necesidades sociales.
En relación con el Digesto la obra plantea el escaso tiempo que se tardó en crear el Digesto pues hubo que manejar muchas obras. Creado por juristas prácticos (doble visión) o profesores (teóricos). Se contó la teoría del autor Blime por la cual el corto tiempo se debió a que se repartían el trabajo. Esta especialización se debe a los diferentes grupos o masas de juristas clásicos que realizaron el digesto: la masa sabinianea de Paulo y Ulpiano, por los comentarios al Edicto de los juristas (masa edictaus o masa edictal), libro de respuestas y cuestiones de Papiniano, Paulo y Ulpiano (masa papinianea) y obras de los juristas clásicos (masa del apéndice). Hubo autores que se pensaban que había trabajos anteriores que se utilizaban como antecedentes (Predigesto): - Problema de las repoblaciones. Estudio critico de las fuentes.
Clasicismo del emperador.
Otro problema que plantea el Digesto es el de las interpolaciones. La Comisión codificadora introdujo numerosas alteraciones en los textos de los autores clásicos para adaptarlos a las necesidades de la época y a la finalidad de la codificación. Las interpolaciones no solo las introdujeron los compiladores justinianeos, sino también los postclásicos. Estas interpolaciones se las denominan prejustinianeas o glosemas.
Las Instituciones se tratan de un libro de texto para el primer curso de la carrera de Derecho.
Está inspirado en las Instituciones de Gayo, y manuales de Instituciones de otros autores como Paulo o Ulpiano. No se hace referencia a las fuentes. En estas se recoge: la temática de las personas, las cosas, la propiedad, los derechos reales, los testamentos, las sucesiones, los contratos, las obligaciones y los procesos.
La tercera parte, el Codex, está formado por las constituciones destinadas a resolver dudas doctrinales o reformar determinadas disposiciones y por otras tantas que van dirigidas a resolver diversas necesidades políticas y administrativas del Imperio. El Código consta de 12 libros, divididos en títulos, en el que se recogen las constituciones ordenadas cronológicamente dentro de cada uno de estos correspondiendo a materias específicas. Mientras que el Digesto contiene doctrina de los juristas en materias de Derecho privado, el Código se dedica a materias de Derecho público y eclesiástico.
Las Novelas regulan cuestiones secundarias o cuestiones o instituciones con carácter profundamente innovador o integrador (matrimonio o sucesión).
Convencido de la perfección de su obra, Justiniano prohibió que su obra fuera objeto de comentarios, tan solo se pudieron realizar traducciones al pie de la letra, resúmenes o colecciones de pasajes paralelos. Esto no se respetó y fueron frecuentes las glosas y las recopilaciones por diversos autores. En el siglo XIX, León el Filósofo recoge en una gran obra en griego lo que subsiste desde Justiniano hasta la época. A esta se le conoce como Basílicos o Basílicas que significa disposiciones imperiales. A partir del siglo X, estas se fueron enriqueciendo con amplios comentarios conocidos como escolios. Esta sigue vigente en una versión más corta realizada en el siglo XIV.
Negocio jurídico.
Conceptos y clases.
Con el gran efecto de divulgar una terminología común y conceptos generalmente aceptados que duren hasta el presente nacen conceptos como el de negocio jurídico. Quien se encargo de realizar esto fue la Teoría General del Derecho y concretamente Savigny, precursor de la Pandectística alemana.
Negocio: acto + voluntad + intención (lo que quieren las partes). El hecho jurídico es un acontecimiento de orden natural que es tenido en cuenta por el ordenamiento jurídico, en orden a la atribución de determinados efectos jurídicos. Cuando en la producción de un hecho jurídico interviene la voluntad humana estamos ante un acto jurídico. Estos pueden ser lícitos si no contradicen la norma jurídica vigente, e ilícitos si la contravienen. El negocio jurídico es un acto lícito mediante el cual, uno o varios particulares, en el ejercicio de su voluntad, regulan sus intereses en relación con los intereses de otras personas de conformidad con las exigencias establecidas por la ley que reconoce los efectos perseguidos por los intervinientes. En Roma, la manifestación de voluntad entre los intervinientes en un negocio era una ley para estos.
Hay varias clases de negocios jurídicos: 1. Por las voluntades que intervienen: 1.1. Negocios unilaterales: es un negocio en el cual hay una sola declaración de voluntad que lo figura. Ej: en un testamento el testador solo manifiesta su voluntad.
1.2. Negocios bilaterales: hay dos voluntades. Ej: arrendamiento.
1.3. Negocios plurilaterales: intervienen más de dos personas. Ej: compra-venta.
2. Según la existencia o no de contraprestación entre las partes: 2.1. Negocios onerosos: aquellos en los cuales una persona obtiene algo a cambio de una contraprestación, es decir, no obtiene nada gratis, si obtiene algo debe dar otra cosa. Cada una de las partes obtiene un provecho patrimonial que resulta equivalente a la contraprestación realizada a favor de la otra parte.
2.2. Negocios gratuitos o lucrativos: aquellos en los cuales una persona se enriquece gratis, es decir, no tiene por qué dar otra prestación a cambio de lo que obtiene.
3. Según el momento en que se producen los efectos: 3.1. Negocios inter vivos: producen efecto en vida de las partes que intervienen en ese negocio. A este tipo pertenecen la mayor parte de los negocios.
3.2. Negocio mortis causa: Aquellos en los que los efectos se producen después del que interviene o de los que intervienen en el negocio hayan fallecido. Ej: testamento.
4. Otra clasificación: 4.1. Negocio solemne: hay exigencia de forma. La manifestación de voluntad debe expresarse necesariamente conforma a lo establecido en las normas jurídicas. Aquí, la forma es un requisito ad solemnitatem pues es un elemento esencial del negocio cuya sin cuya existencia este no es válido. Ej: la donación de bienes inmuebles, el testamento.
4.2. Negocio no solemne: no hay exigencia de forma. La ley no exige a las partes del negocio que exterioricen su voluntad de una forma determinada, sino que puede ser expresada de cualquier modo. Son los más frecuentes a medida que avanza la historia de la comunidad. En Roma, los primeros negocios no formales con relevancia especial fueron los denominados contratos consensuales que surgieron en el ámbito de derecho de gentes. Ej: compra-venta.
5. Otra clasificación: 5.1. Negocio causal: no solo tiene causa, sino que la manifiesta expresamente o puede deducirse de la estructura del negocio. Por ejemplo, en un compraventa la causa es la reciproca intención de intercambiar una cosa por un precio.
5.2. Negocio abstracto: no es el que no tiene causa, es decir, la tiene pero no hace falta que la exprese. Lo relevante es la forma en la que se manifiesta la voluntad que se exige con carácter obligatorio para que le negocio exista.
En Derecho Romano se produce una evolución desde una época primitiva, en la que los más importantes son los negocios de carácter abstracto, hasta una etapa posterior en la que la mayoría de los negocios tienen naturaleza casual.
6. Según la naturaleza de los efectos producidos: 6.1. Producen efectos reales: cuando se destinan a transferir la propiedad o a construir o extinguir otros. Por ejemplo, la entrega de una cosa en garantía.
6.2. Producen efectos obligacionales: cuando se destinan a producir obligaciones que recaen sobre una o varias personas. Por ejemplo, el préstamo.
Elementos: esenciales, naturales y accidentales.
1. Elementos esenciales: aquellos que configuran la esencia del negocio jurídico, sin ellos no se hace el negocio jurídico. Por ejemplo, el precio en la compraventa. Elementos esenciales comunes: son requisitos comunes a cualquier negocio jurídico, y son esenciales porque si no se dan no existe el negocio. Son:   La capacidad del sujeto; capacidad de obrar. Los sujetos intervinientes deben tener capacidad negocial específica para intervenir en el concreto negocio jurídico que se trate. Carecen de capacidad de obrar el niño, que no tiene uso de razón, y el loco.
Además, en Derecho Romanos e debía tener también la capacidad jurídica, la cual no era reconocida a quien se encontraba en situación de esclavitud.
La voluntad interna. Esta voluntad no tiene que estar viciada, es decir, no pueden tener el error (falso conocimiento de algo, se distingue de la ignorancia porque es el desconocimiento completo de algo), el dolo (engaño de una de las partes que intervienen en el negocio de la otra), la violencia física (vis, no se puede obligar a alguien con un arma a firmar…), la violencia psicológica (modus, amenaza que se le hace a una persona que forma parte del negocio con un mal inminente hacia él o sus cercanos) o la intimidación (temor a sufrir un daño injusto, inmediato o grave).
Desde los primeros tiempos, el Derecho Romano consideraba como nulo un negocio jurídico realizado por la violencia, pero esto no ocurría con el dolo o la intimidación que solo fueron reconocidos como vicios por la jurisdicción pretoria.
La voluntad debe estar declarada o exteriorizada, el silencio no supone una declaración de voluntad.
Debe haber concordancia entre la voluntad interna y la declarada, si no hay concordancia no existe verdadera voluntad. En los supuestos en que exista una divergencia entre ambas voluntades, esta puede ser querida o consciente, o no querida. En el caso de los negocios hechos con reserva mental de una de las partes, es decir, cuando se piensa una cosa y se declara otra, son validos, en atención a la eficacia de la declaración. También hay casos en los que se habla de simulación: acudir a un negocio (simulado) para encubrir un negocio que es el que realmente se quiere llevar a cabo (negocio disimulado). En esto ambas partes intervinientes en el    negocio quieren algo diferente de lo que declaran. Previamente las partes se han puesto de acuerdo con la divergencia entre lo querido y lo declarado y se produce un acuerdo de simulación. La determinación de la validez o invalidez de los negocios simulados no se ajusta a un principio único, sino que se atiene a soluciones específicas según los casos concretos.
El objeto de negocio: art. 1271-1273 CC. El objeto de contrato debe ser comerciable (que este en el comercio de los hombres), posible, presente o futuro (que exista actualmente, ej: hay un tipo de compra-venta que consiste en la compra de una cosa futura) Forma: es similar a la causa. Se recoge en los art. 1278-1280 CC. Hay negocios o contratos como los consensuales (se perfeccionan por el solo consentimiento, ej; compra-venta) que no necesitan forma. Hay veces que esos contratos se recogen por escrito o ante testigos para facilitar la prueba.
Causa: es similar a la forma. Se recoge en los art. 1274-1277 CC .Se presume que hay causa y se presume que es lícita (existencia y licitud).
2. Elementos naturales: son aquellos de los cuales no se dice nada en el negocio, estos intervienen pero las partes pueden suprimirlos mediante pacto. Es inherente (inseparable) al negocio, salvo que las partes pacten lo contrario. Se produce la evicción: el comprador paga pero no tiene la cosa porque se la han quitad. La evicción solo existía si se pactaba, pero con el tiempo el pacto fue tan frecuente que se utilizaba siempre por el vendedor para responder al que compraba y le habían quitado la cosa, para devolución.
3. Elementos accidentales: solo existe si se pacta, se debe su existencia al acuerdo de las partes. Son:  La condición o condicio: es la cláusula consistente en un acontecimiento futuro e incierto del cual se hace depender la producción de efectos de un negocio jurídico.
En un primer momento, hay una primera condición que no es verdadera condición, que es la de condición de derecho (condicio iuris). Es un requisito que pone el derecho para que ciertos negocios puedan surtir efecto. Luego existen las condiciones de hecho, se habla de condiciones suspensivas, aquellas cuyo acontecimiento futuro u objetivamente incierto de la cual se hace depender la eficacia del negocio jurídico, es decir, los efectos de aquel no se producen hasta el cumplimiento de la condición. Por ejemplo: Te vendo la cosecha de cereal si la nave llegue. Otro tipo de condición las condiciones resolutorias: el negocio se considera perfecto con todas sus consecuencias y sus efectos pues la condición acarrea la extinción o resolución de los efectos propios del negocio. En Roma no existía la resolutoria como tal pero se le añadía una condición suspensiva y se conseguían los negocios por una vía indirecta.
Por otro lado, otra posible clasificación de las condiciones, las condiciones potestativas, casuales y mixtas. Potestativas o voluntarias: el cumplimiento de la condición depende de la potestad, de la voluntad de unas partes intervinientes o afectadas por el negocio. La condición potestativa negativa impone una acción negativa u omisión, las positivas imponen un hacer. Este negocio en términos negativos no podría realizarse hasta el fallecimiento de la persona de la que depende la no actuación, por tanto, se ideo la formula de que si se incumplía el contrato había una garantía de que se restituyese el beneficio que se había obtenido. EJ. Te regalo la casa si no subes al monte capitolio, estas condiciones tenían un problema, durante la vida al cual se le imponía la condición no se sabía si iba a cumplir la condición, entonces para que el negocio tuviese eficacia a esa persona a la cual se le había impuesto la condicio se le pedía que prestara una garantía, a esa garantía se le llamo caución o cautio Muciana porque la hizo Quintus Mucius Scaevola. Las casuales: dependen de un hecho, positivo o negativo, ajeno a la voluntad del sujeto interviniente en el negocio. Ej: Si la nave llegara de Asia, no depende de la voluntad del sujeto. Las mixtas: dependen en parte de su voluntad y en parte de la de otra persona. Ej: te regalo la casa si te casas con Ticio.
Otro tipo de condición a parte de las positivas y negativas, otra clasificación es la que puede hacerse de condiciones posibles y no posibles, dependen de que se pueda o no llevar a cabo la condición. Condiciones licitas e ilícitas. Condiciones imposibles y las ilícitas en ciertos negocios mortis causa, (testamento, si se pone una condición imposible e ilícita, esta condición se entendía como no puesta, porque lo que se trataba era de mantener la vigencia del testamento y no anularlo), en los negocios inter vivos, las condiciones imposibles e ilícitas anulan el negocio, anulan la obligación Ej: te vendo la cosecha si cruzas nadando el océano atlántico.
Si el negocio jurídico se sometía a una condición suspensiva, los efectos del negocio no se producían hasta la verificación de la condición prevista, lo que da lugar a tres posibles situaciones: 1. Condicio péndete: mientras la condición no se produce, el negocio está pendiente. Los sujetos intervinientes en el negocio no podrán realizar actuación alguna que impida el cumplimiento de la condición y si lo hicieran tendrá por cumplida la condición.
2. Condicio exticit o existente: existe, se ha producido ya la condición. EL negocio jurídico se hace perfecto y produce todos sus efectos 3. Condicio deficiente: cuando ya se sabe que la condición no se puede cumplir.
Por ello, el negocio se da por no realizado No se consideran condiciones las clausulas contrarias a la ley o a la moral ni las que contengan actividades o acontecimientos imposibles.
  El término o dies: es una cláusula que las partes pueden adicionar a un negocio jurídico en virtud de la cual se señala una fecha o acontecimiento futuro y cierto a partir del cual se iniciaran o cesaran los efectos de ese negocio, es decir, un plazo.
Ej: tener una casa el próximo 13 de Mayo. Entonces se habla de término inicial, a partir de cuya fecha comienza a surtir efectos el negocio (dies a quo), termino final (dies adt quem).
El modo o modus: es una clausula cuya incorporación a los negocios a título gratuito (como donaciones o legados) comporta una carga que se le impone al beneficiario de un negocio jurídico. Ej: una persona que regala un terreno a un municipio pero con la carga de que se le haga una estatua en su memoria. Hay que diferenciar entre el legado condicional (“se recibirá el legado si se construye una sepultura”) del legado modal (“se recibirá el legado para realizar una sepultura”).
Cuando no se pueda cumplir el legado modal en los mismos términos que ordeno el testador, deberá hacerse de la forma que suponga un mayor respeto a su voluntad.
Ineficacia del negocio jurídico.
En Derecho Romano hablar de validez es complejo puesto que es distinta según hablemos de Derecho civil o pretorio, no hay una terminología unitaria y que las respuestas que se dan son diferentes según la época a la que nos refiramos.
Se distinguen 2 momentos en la celebración de un negocio jurídico:   Momento de la validez: contempla el momento en el cual se contrae el negocio jurídico.
Lo normal es que validez e iniciación de los efectos el negocio coincida, pero no necesariamente tiene que ser así (negocio de condición suspensiva).
Hablando de validez, hay que distinguir entre negocio existente (no llega a nacer), nulo (nace muerto) inexistente (no llega a producirse) y anulable (nace, pero afectado por un vicio que puede subsanarse (valido) o impugnarse (muere)).
En Roma los conceptos no son tan claros, se hablaba de negocio nulo, la nulidad podía ser originaria o sobrevenida, la causa que la ocasiona se genera con posterioridad a la conclusión del negocio; puede ser total o parcial…Un negocio es nulo o inexistente cuando hay ausencia de un elemento esencial, de un vicio grave en un requisito esencial, cuando incurre en un incumplimiento de un precepto moral o cuando incurre en una prohibición prevista en las leyes. Solo las leyes perfectas contienen la nulidad, las menos que perfectas contienen una sanción y las imperfectas no contienen ni nulidad ni sanción en caso de incumplimiento pues contienen un valor moral o social. No produce efectos jurídicos y no requiere de una declaración de nulidad. El pretor como magistrado debía denegar la acción, paralizar la acción a favor del demandado o reintegrara a los intervinientes en la situación anterior.
En cualquier caso, en Roma podía habrá un negocio que inicialmente fuera valido y luego deviniera en uno nulo (Ej: testamento roto: un testador otorga un testamento y nombra herederos a sus 3 hijos, pero luego resulta que no cambia el testamento muere y la viuda estaba en cinta, por tanto nace el hijo postulo, por tanto se rompe el testamento, se convierte en nulo. Sería un testamento nulo con posterioridad). Los negocios anulables tienen existencia jurídica desde el momento de su perfección, si bien se encuentran lastrados por un vicio o defecto no esencial que los hace susceptibles de ser impugnados por quien está legitimado aducir el vicio o defecto del que el negocio adolece.
En el derecho justinianeo se habla de convalidación de negocio jurídico (sanar el negocio jurídico que es anulable). Las causas de anulación son: el transcurso del tiempo (no impugnación de su validez en el tiempo que marca la ley), confirmación o ratificación de su negocio, cuando en un negocio jurídico se puede impugnar por una parte y no por ser heredero quedaba convalidada. Distinta de la convalidación es la conversión. Esta última es un negocio que no vale por la forma, pero que se permite que valga como otro parecido. Por ejemplo, un testamento nulo porque no tiene institución de heredero, no es válido pero sí que valdrá como codicilo. Recisión y revocación.
La rescisión consiste en anular un negocio jurídico por una parte que se considera perjudicada. La revocación consiste en manifestar en los casos si el derecho permite una voluntad contraria a la anteriormente manifestada.
Momento de la eficacia.
La representación procesal.
Hay representación cuando, en un negocio jurídico, una o ambas partes, actúan por intermediación de otra u otra personas, que concluyen el negocio por ellas. La persona que concluye el negocio es el representante, actúa en nombre de otra, y la persona por cuenta de la cual se actúa es el representado.
Hay distintos tipos de representación: 1. La representación necesaria o legal, es la que sirve para suplir la incapacidad de obrar de determinadas personas, como pueden ser los menores de edad o las personas incapacitadas por trastornos mentales o prodigalidad.
2. La representación voluntaria, se fundamenta en un acto de voluntad del representado, en virtud del cual éste decide actuar en un negocio jurídico por medio de un representante, al que confiere facultad para concluir el negocio de que se trate.
3. La representación directa, se caracteriza por el hecho de que los efectos de la misma, es decir, los derechos y obligaciones que derivan del negocio en el que interviene el representante, recaen de forma directa e inmediata en la esfera jurídica del representado.
4. En la representación indirecta, el representante actúa asimismo, como sucede en la representación directa, por cuenta ajena, pero lo hace en nombre propio, de modo que la contraparte no tiene necesariamente que conocer la existencia de la representación. Los efectos del negocio recaen, en primera instancia, en la esfera jurídica del representante, y solo en una segunda instancia en virtud de una relación interna, se producirá el trasvase, entre representante y representado, de los derechos y obligaciones que deriven del negocio jurídico realizado por representación.
Cognitos y procurator, este segundo llevaba la administración de los bienes de la casa.
En los casos de curatela y tutela el procurador completa la voluntad. No son supuestos de representantes de verdad, al igual que tampoco lo son los negocios fiduciarios.
Sujetos.
La persona física.
La persona jurídica es una idea que se va a elaborar posteriormente a Roma, sobre todo por influencia del Derecho canónico. Los entes o personas jurídicas, sociales, abstractas, incorporales o colectivas en Derecho Romano corresponden con las modernas denominaciones de sociedades, asociaciones y fundaciones.
En el mundo del Derecho actúan una serie de sujetos que son capaces para ser titulares de relaciones jurídicas (derechos y obligaciones) por un lado o para modificar la titularidad de tales relaciones. Estos sujetos primordialmente son las personas físicas. La persona física es el ser humano. En realidad en Roma existe la palabra persona, pero la idea de sujeto del derecho se contiene en la palabra caput. Cuando se habla de “cabeza” se toma la parte por el todo y se refiere al ser humano. El termino caput aparece en las fuentes del Derecho Romano referido al integrando en un grupo o comunidad.
El status hace referencia a la posición de una persona en relación con la libertad, con la ciudadanía y con la familia. Solo a la persona libre, ciudadana romana y no sometida a potestad familiar se le reconoce una plena capacidad jurídica. En relación con la familia, la persona podía estar sometida a potestad de otra persona (alieni iuris) o no estar sometida a potestad ajena (sui iuris), aunque estas últimas podían tener limitada la capacidad de obrar. En relación a la libertad podía ser libre o esclava y en relación a la ciudadanía podía ser ciudadana, latina o extranjera. El capitis deminutio hace referencia al cambio de status o posición jurídica.
La persona física o ser humano en Roma cobra existencia con el nacimiento y tenía que tener unos requisitos. Estos eran: 1. Que el feto estuviese totalmente desprendido del seno materno: por parto natural o cesárea. En los periodos antiguo y preclásico el aborto no se sancionaba, pero en las etapas clásica y postclásica la influencia del cristianismo hizo que esta práctica fuese sancionada penalmente para proteger al nacisturus.
2. Que naciera vivo: 3. Que el feto fuera viable: que tenga posibilidades de vivir.
4. Que haya un tiempo mínimo de gestación: para que el feto fuera viable.
5. Tenía que tener forma humana.
En Roma existía una protección al que va a nacer, al naciturus. Esta consistía en concederle en la herencia del padre si moría, no se repartía la herencia hasta que naciese el niño, hay una protección de los derechos sucesorios. En cuanto al tema del aborto, el padre tenía la posibilidad de denunciar a la mujer que abortara. Esto se consideraba una protección l feto o naciturus. En Roma, en un principio no había registro de los nacimientos, solamente a partir de una cierta época, unas leyes de año 9 a.C., crearon una especie de registro.
La persona física plantea el problema de cuando cesa: con la muerte. Derivado del concepto de caput como individuo integrado en un grupo o comunidad, aparece el de capitis deminutio. Pero en Roma no era tan solo con esta, había la capitis deminutio que es la disminución de capacidad.
Había tres tipos: 1. Capitis deminutio máxima: por la cual se perdía la libertad y la ciudadanía.
2. Capitis deiminutio media: se perdía la ciudadanía, pero no la libertad. Esto se daba cuando se exiliaba de Roma.
3. Capitis deminutio mínima: cuando se produce un cambio en la situación familiar de una persona, lo que necesariamente no supone un empeoramiento de su condición jurídica.
Estos cambios ocurren cuando una persona pasa de sui iuris a alieni iuris, a la inversa o cuando un alieni iuris pasa de estar integrado en una familia a otra.
Tampoco había un registro de defunciones. Por tanto, ¿Cómo se probaba la defunción? Por testigos, por peritos, es decir, por medios de prueba habituales.
Libertad y ciudadanía.
Había una figura en Roma muy curiosa llamada postliminio. Se pensaba que era deshonroso que un ciudadano romano cayera preso del enemigo, por lo que se establecía una ficción, la ficción de la ley Cornelio, que consideraba a un ciudadano romano capturado por el enemigo como muerto en el momento inmediatamente anterior a la captura. Esto era para mantener la vigencia del testamento de ese ciudadano. Después, si el ciudadano se escapaba o se pagaba el rescate, volvía a ser libre (se le daba el postliminio) y al volver a Roma recuperaba la situación que tenía allí anteriormente. Se habían repartido sus bienes, pero al volver se le devolvía todo excepto en dos casos: 1. Matrimonio: la mujer podía haber contraído matrimonio con otro hombre.
2. Posesorias: la posesión.
Existía en Roma los casos de conmoriencia o premoriencia cuando mueren varios parientes o varios familiares a la vez. Cuando muere un padre y unos hijos hay que establecer una presunción de quien muere antes (si no se sabe), para ello los hijos púberes (que han alcanzado la pubertad, los 14 años en varones y los 12 años en la mujer) sobrevivían a su padre; y si fueran impúberes el padre sobreviviría a los hijos. Esto se establece para determinar el destino de los bienes dentro de esa familia (la herencia). Cuando varias personas mueren en una catástrofe común se entiende que sobrevivieron, entre las persona que no han cumplido los diez y ocho años, la de mayor edad.
Respecto al ausente, en las fuentes romanas, se piensa que es aquella persona de la cual se ignora si vive y donde se encuentra. No hay una regulación general, sino que se plantean y se dan soluciones a determinadas situaciones específicas. Si alguien quiere ver o copiar el testamento de un ausente, el pretor, con conocimiento de causa, debe prohibir que se examine el testamento en el caso de que se aclare que vive. Si un hombre cae en cautiverio y no se sabe ni de qué vive ni de su muerte, la mujer de este podrá contraer matrimonio una vez pasen 5 años de la fecha del cautiverio y quedara como disuelto el anterior.
En la persona física hay una serie de edades. La edad es el tiempo que transcurre en la vida de una persona desde su nacimiento hasta su muerte. En Roma hay una serie de edades importantes: 1. La infancia o impúberes: la edad importante, equivalente hasta los 7 años. Son los que no tienen uso de razón: “no pueden hablar”. Impúberes mayores que los infantes son: infati proximi, de edad más próxima a los infantes, y puberati proximi, de edad más próxima a los púberes. El infante estaba sometido a patria potestad (alieni iuris) o a tutela hasta la pubertad (sui iuris). Una vez extinguida la patria potestad por el fallecimiento del paterfamilias, los infantes o impúberes han de ser sometidos a tutela para suplir la capacidad del menor en los primeros y para complementar la capacidad en los segundos. La tutela se encargaría a los hermanos púberes, a los tíos paternos o a los gentiles. La tutela en el ámbito de administración del patrimonio del pupilo fue limitándose. En un primer momento se prohibió la donación de los bienes sin una autorización en el testamento del paterfamilias o del magistrado competente.
Finalmente, en la etapa justinianea se permitió al tutor tan solo la venta de cosas inútiles o de escaso valor del patrimonio del pupilo, debiendo requerir en todos los demás casos, la autorización judicial. Si el tutor no realizaba bien su trabajo el pupilo podía emprender la actio tutelae mediante la cual se restituían los bienes del pupilo y los beneficios obtenidos.
2. La pubertad o púberes: 14 en el varón y 12 en la mujer. Es importante porque si muere su padre, y el niño tiene 10 años, hay que nombrar al niño tutor. En el caso de la mujer está sujeta a tutela por una gran temporada. Llegados a un determinado momento se ponen unos medios que hacen que se libere de la tutela.
3. La menor de edad: cuando un hijo de familia vive sometido a la potestad del padre, esa sumisión vive hasta que muere el padre o se emancipa del padre independientemente de la edad del hijo. Si ha muerto el padre, hasta los 14 años está sometido a tutela. De los 14 a los 25 está sometido a una figura llamado la curatela. Esta responde al nombramiento de una persona de oficio por el magistrado o a instancia del menor de su familia o de su círculo de amistades, a las que se le encarga la misión de aconsejarle en asuntos puntuales. Esta no implicaba un poder depurador sobre el chico en cuestión, sino que hay una especie de actuación del curador cuando el menor va a realizar un negocio jurídico, este debería estar asesorado por el curador para que no sufriese dolo ni fraude. El curador tenía que dar su aprobación para todas las acciones que supusieran una obligación para el menor o implique un gravamen o enajenación de un bien de su patrimonio. Además, debía de rendir cuentas ante el menor de la gestión de su patrimonio. A partir de Constantino, se establece que los hombres de 20 años y las mujeres de 18 pudiesen pedir el beneficio o la dispensa de edad por la cual, al acreditar costumbres, honorabilidad y aptitud para administrar su patrimonio, puedan solicitar un anticipo de la mayoría de edad.
También había curatela para los enfermos mentales. El curado en estos casos era los miembros de su familia agnaticia o de la gens a la que perteneciese la persona enferma. En caso de no poder nombrar a ninguna de estas personas, el magistrado determinaría el curador. El furiosus no tenía una declaración de incapacitación, por ello, era necesario realizar una constatación previa de la existencia real de la enfermedad mental. La curatela afecta al ámbito personal y patrimonial, el enajenado no puede contraer matrimonio ni otorgar testamento. En caso de enajenación sobrevenida el matrimonio no se disolvería ni el testamento ya otorgado. Solo tendría capacidad de obrar en las épocas de lucidez. Esto se refiere a discapacidades psíquicas, las físicas no necesitaban de curatela.
El prodigo, persona que dilapida sus bienes sin medida poniendo a su familia y a sí mismo en riesgo de subsistencia, necesitaba de curatela. El curado se encarga de la gestión y administración de los bienes del incapacitado, al que se le permite realizar actos de comercio que mejoren su condición, pero no actos jurídicos que impliquen enajenaciones, gravámenes ni contraer obligaciones. En sus orígenes esto solo afectaba a los bienes heredados, pero más tarde se amplió a toda clase de bienes.
Los ciudadanos, en un principio, solo eran los patricios. Los plebeyos fueron ganando terreno hasta conseguir ser ciudadanos.
En los primeros siglos del Derecho Romano solo tenían plenitud de derechos aquellas personas en las que concurriesen, al propio tiempo, las condiciones de varón, libre, ciudadano y cabeza de familia. Por tanto, persona equivalía a sujeto de derecho. En la época clásica esto comenzó a cuestionarse y se le fueron dotando de derechos a personas que no reuniesen estos requisitos, pero no será hasta la época justinianea cuando llegue a sus últimas consecuencias.
Con el término capax se alude en el lenguaje jurídico romano a la idoneidad de una persona para ser titular de derechos y obligaciones en relaciones concretas: 1. Capax doli o culpae: hace referencia a la aptitud del sujeto para ser considerado responsable de actos propios realizados con culpa o dolo.
2. Iniuriae capax: se analiza la capacidad de loco, el impúber o del infante para responder por el daño causado.
3. Consilii capax: se plantea la idoneidad del impúber para discernir acerca de la conveniencia o no de aceptar una herencia, etc.
El estado de familia, la persona que es independiente desde el punto de vista familiar es sui iuris. Esto se establece en la obra de Gayo conocida como Instituciones. En ella, primero realiza un división de derechos de persona en cuanto si son esclavos o libres, y en segundo lugar, menciona otra división en relación con el derecho de la persona si son independientes (sui iuris) o están sometidas a patria potestad, es decir, son dependientes (alieni iuris).
La plenitud del derecho que tienen los ciudadanos libres es sui iuris. Como personas libres: ciudadanos y extranjeros (peregrini). Los latinos eran miembros de la antigua liga latina, tenían una situación de privilegio.
Los ciudadanos tenían una serie de derechos ya fueran públicos o de índole privada como era por ejemplo, desde el punto de vista privado, el derecho de hacer testamento o ser nombrado en uno, el derecho de contraer matrimonio con un ciudadano, el derecho a realizar negocios jurídicos como el comercio, derecho a realizar un pleito. En relación con lo público, el derecho a desarrollar cargos públicos o ius legionus, derecho a formar parte de legiones, el derecho al voto, derecho a apelar al pueblo (cuando se sentencia por un magistrado a una pena grave).
Los peregrinos a veces tenían la posibilidad de comercio con los ciudadanos romanos y de contraer matrimonio. Los latinos eran de varios tipos: 1. Antiguos: miembros de la antigua liga latina que tienen derechos de comercio y de cornurio.
2. Colonias: tienen derecho de comercio, pero no el de conurio.
3. Junianos: esclavos liberados. En un estado intermedio, no les concedían la ciudadanía.
Luchaban porque se les concediese. Fue un emperador en el 212 d.C. quien extendió la ciudadanía a todos los habitantes del imperio.
En Roma también existían esclavos. La esclavitud era una institución no exclusiva de Roma, había modos de conceder la libertad a los esclavos. Vario mucho la situación de los esclavos a lo largo de la historia, pero a partir del siglo I a.C. a finales de la republica hubo grandes liberaciones de esclavos por motivos económicos (costoso mantenimiento). Además, se abre en Roma la idea del favor libertatis, es decir, la tendencia a la libertad de los esclavos. Se trata de favorecer la liberación de los esclavos por la influencia de la filosofía estoica y del cristianismo.
Esta tendencia se va a mantener hasta Justiniano.
Capacidad jurídica y capacidad de obrar.
Capacidad jurídica: aptitud que tiene un sujeto para ser titular de relaciones jurídicas. Equivale al poder de titularidad ya que es la capacidad inherente a toda persona para ser sujeto de derechos y obligaciones.
Capacidad de obrar: aptitud de un sujeto del derecho para modificar la titularidad de tales relaciones. Es el poder de ejercicio ya que es la aptitud o capacidad para realizar actos jurídicos válidos y asumir derechos u obligaciones específicas.
En Roma el estatus familia de sui iuris, es decir, de persona con autonomía familiar, no implicaba siempre capacidad de obrar. Por ejemplo, si un niño con 10 años muere su padre tiene sui iuris, pero no capacidad de obrar. Por lo demás, existen una serie de circunstancias que modifican la capacidad de obrar, por ejemplo, la edad (triunfo el criterio de los proculeyanos de dar una edad fija: 14 para los hombres y 12 para las mujeres). Luego desde la pubertad de un sui iuris hasta los 25 años estaba bajo (mirar antes). Otra circunstancia es el sexo, las mujeres sui iuris estaban sometidas a tutela salvo que recurriesen a un mecanismo para evitarla. Había leyes, como lex vocoma 169 a.C., que limitaban la capacidad de obrar de las mujeres. Otras circunstancias son la enfermedad física y la enfermedad mental, la sordomudez puede suponer que la persona no puede intervenir en un acto oral o un enajenado mental no podía hacer testamento salvo en periodo de lucidez. El capturado por la mente, la persona que tiene alguna discapacidad intelectual no puede realizar testamento. La prodigalidad es la persona que lapida su patrimonio por casos como la ludopatía, se podía solicitar a un magistrado que se le prohibiese realizar negocios sobre sus bienes y se les sometía a curatela del prodigo.
Limitaciones a la capacidad de obrar.
Con la limitación en la capacidad jurídica nos referimos a que ciertas personas por tener un determinado carácter tenían una restricción en la titularidad de determinados derechos. Las limitaciones a la capacidad de obrar no suponen una limitación de los derechos de la persona en el marco de su capacidad jurídica, pero si en el ejercicio de sus actuación que toda persona, por el hecho de serlo, puede realizar en el ámbito de su autonomía. Mientras que las limitaciones en la capacidad jurídica son basadas en razones políticas, sociales o culturales, y han ido desapareciendo a lo largo de la historia, las limitaciones en la capacidad de obrar tienen un fundamento en realidades físicas o psíquicas que condicionan a la persona afectada.
Las limitaciones son una serie de situaciones como los libertos (antiguos esclavos que habían sido liberados y que quedaban en una vinculación con su anterior dueño). Estos tenían la limitación para contraer un justo matrimonio con una persona que no era liberta, sino ingenua (persona que es libre en origen, el que no se ha arrodillado).
Otra circunstancia era la infamia, circunstancia que se daba cuando el censor hacia una anotación al margen del censo que se denominaba nota censoria hacendo referencia a la privación del buen nombre. Esta era un juicio moral sobre la persona, por ejemplo, si abusaba del divorcio, si maltrataba a los miembros de su familia. Era importante porque podía llegar a determinar la expulsión del senador o podía ser inhabilitado para cargos públicos. Había ciertas acciones penales en Roma como la de hurto que llevaba consigo la nota infamia. Con el tiempo ciertos trabajos que se consideraron deshonestos como el henocidio, la prostitución, el proxenetismo, el adulterio fragante…llevaban a la infamia. La persona infame no tenía la posibilidad de ser testigo en un juicio, se les prohibía postular, el actuar en un juicio en nombre de otro. Además, se le prohibía hacer negocios solemnes que necesitasen de un testigo e incluso se podía declarar nulo el testamento que hubiese otorgado.
Otra situación era los colonos o coloni. Estas eran personas dedicadas al cultivo de la tierra de los grandes latifundios imperiales y más tarde de la iglesia. Aunque en teoría eran libres, lo cierto es que en la práctica su situación era muy penosa pues estaban ligadas a la tierra. Se trata de una situación de libertad formal. En ella, una persona se encuentra vinculada o sometida a otra que, aunque conserva formalmente la libertad, se aproxima en posición jurídica a la propia de la persona sometida a esclavitud tanto en el ámbito de autonomía persona como en la esfera de lo patrimonial. También quedaban en esta situación los nexum, es decir, personas al poder de otra en garantía personal de devolución de la cantidad adecuada.
Los miembros de ciertas corporaciones profesionales estaban limitados en el sentido del ejercicio de su profesión, era difícil cambiar de profesión, y en el lugar de residencia. Había limitaciones de derecho privado, en época antigua prohibían el conurio a los plebeyos. La lex Canuleia, tras la XII Tablas, cambia esta situación. Prohibía a los senadores contraer nupcias con personas de origen liberto. También tenían limitación de derecho penal, se distinguía entre los honestiore y los mildes. Esto provoco distinto trato discriminatorio. Por razones religiosas, en Roma los senadores controlaban los nuevos cultos (aunque la intervención fue escasa).
Las mujeres han tenido limitada la capacidad jurídica a lo largo de la historia de la sociedad romana como una concepción cultura y social retrógrada. No se la reconocen derechos, solo se le otorga un importante papel en la familia. En las primeras épocas las mujeres estaban sometidas a la potestad de su padre, a la potestad de su marido o en caso de haber contraído un matrimonio libre, a la tutela. En la época de la Republica desaparece esto pues se otorga el ius liberorum mediante el cual las mujeres que habían tenido 3 hijos no tenían que estar sometidas a la tutela. En las épocas postclásica y justinianea, desparecida la tutela, se reconoce a la mujer una amplia capacidad negocial y un reforzamiento de su capacidad de obrar.
Otra causa de limitación de la capacidad de obrar es la edad. Una persona no tenía capacidad plena hasta que alcanzaba la mayoría de la edad en la pubertad, cuando se tiene capacidad fisiológica para procrear. Tutela y curatela más arriba.
Problema de la persona jurídica.
En Roma el derecho se aplica en primer lugar a los hombres, es decir el hombre es la razón de ser de la normas; porque las normas tratan de regular la convivencia de los hombres, que sea pacífica. A veces los intereses trascienden a los seres humanos. A veces el derecho reconoce la cualidad de sujeto a ciertos grupos de personas o agrupaciones de bienes de tal manera que se va a ir elaborando la llamada persona jurídica.
Persona jurídica es la agrupación de personas o bienes que el derecho les reconoce ser sujetos del derecho, en relación con la persona jurídica hay que decir que ha personas jurídicas que se llaman asociaciones (agrupaciones de personas), esto en roma tiene antecedentes como: La sociedades de publicanos, mientras que en roma si moría uno de los socios se extinguía la sociedad, en cambio en las sociedades republicanas podían heredarlo sus herederos.
La familia no es una persona jurídica en Roma porque solo había en realidad un titular de los bienes que era el pater familia.
Otros casos son los llamados collegia, que son asociaciones que para poderse formar necesitaban una autorización inicial que la daba el senado. Luego tenía una norma que se llamaba lex collegi y que tenían diferentes finalidades, finalidades culturales, de culto religioso, funerarias.
La idea de rex publica o los municipios y las colonias.
La idea de las llamadas fundaciones, es un concepto que se crea posterior al derecho romano, pero era un conjunto de bines para la consecución de una determinada…. Y les reconoce la determinada personalidad jurídica.
Antecedentes en roma de fundación: · Fundaciones alimentarias a favor de los niños pobres · Causas pias, son causas benéficas. Por influencia del cristianismo a veces se recorría a una persona, y se le permitía que donase ciertos bienes, una donación modal (se hace para cumplir cierta finalidad).
No existe el concepto jurídico, pero si unos precedentes.
La familia y el matrimonio romano. Sucesión intestada.
Sucesión y familia no entra en el examen, solo mirar el esquema.
Familia conjunto de personas sometidas a la protestad de la cabeza de familia, en un primer lugar es un parentesco agansticio, que se sigue la línea masculina. Lo normal es que las personas estén ligadas por el parentesco. Es decir no se fijaban en la biología sino en transmisión de los cultos religiosos.
Se es miembro de una familia: 1. Por nacimiento.
2. Incorporación posterior, matrimonio o adopción. Esta incorporación por matrimonio comprendía 3 supuestos: a. Comparatio:Justas nupcias, matrimonio ritual. Que hay costumbres que perviven b. La condia, es una compra fingida de la mujer.
c. El usus, era la convivencia nefasto entre los cónyuges de tal manera que se pasaba un 1 año sin interrumpir el uso pasaba a formar parte del poder del marido al no ser que la mujer la interrumpiera ausentándose 3 noches a la casa de su familia.
En la adopción, en Roma con el tiempo se pasa de la familia agnaticia a la familia cognaticia, que es el parentesco ya entendido biológico. Esto supone un cambio a fines de la república. En época antigua en parentesco agnaticio autores como Bofante, dice que la familia die que es algo como el estado, el orden hacia el interior y la fuerza hacia el exterior El matrimonio podía ser cum manu o sine manuo, el matrimonio sine manu que se consideraría como el matrimonio con separación de bienes. El matrimonio en roma, las justan nupcias determinaba la legitimidad de la prole, es decir que los hijos fuern legitimos.
Otra figura es la estirpe que es un conjunto de familias que dependen de un antepasado común que tienen en nomen. Si una persona no hace testamento se llama primero a los herederos luego a los parientes cercanos –agnados- luego gentiles.
...

Tags: