13. Los Movimientos Sociales PARTE I (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

13-­‐  LOS  MOVIMIENTOS  SOCIALES  DEL  SIGLO  XIX  A  1914     La   revolución   industrial   vino   acompañada   de   un   proceso   de   cambio   en   el   entramado   de   las   relaciones  entre  personas.  La  sociedad  se  estructuró  en  función  del  potencial  productivo  de   sus  componentes  y,  también,  de  la  capacidad  de  reacción  de  cada  individuo  dentro  el  nuevo   modelo  competitivo  de  economía.   Antiguos   productores   que   habían   vivido   en   relaciones   de   servidumbre   protagonizaron   el   cambio   hacia   obreros   de   campo   o   de   fábricas   y   se   reintegró   en   los   niveles   más   bajos   de   la   nueva  sociedad  de  clases.  Además,  muchos  de  ellos  vivieron  esa  evolución  frenética  a  la  vez   que   emigraban   del   campo   a   la   ciudad,   dándose   cuenta   de   que   les   tocaba   iniciar   una   nueva   vida  calidad  de  mano  de  obra  dependiente  de  la  también  nueva  “clase  alta”,  la  burguesía.     La  economía  capitalista  e  industrializada  del  siglo   XIX,  organizada  en  torno  a  los  principios   del   liberalismo,  consagraba  la  existencia  de  dos  clases  sociales:  la  trabajadora,  desprovista  de  los   medios  de  producción  y  forzada  a  vender  su  fuerza  de  trabajo,  y  la  burguesa,  dueña  de  esos   medios   e   inclinada   a   incrementar   sus   beneficios   a   costa   de   las   condiciones   salariales   y   laborales   de   la   primera.   Cada   vez   más   se   extendió   la   percepción   de   que   el   capitalismo   consagraba  unas  injustas  desigualdades  que  había  que  eliminar.   Esos   obreros   y   sus   descendientes   no   tardaron   demasiado   en   tomar   consciencia   de   su   situación  y  comenzaron  a  plantear  reivindicaciones  de  mejora.   El  movimiento   obrero  surgió   de   esas   condiciones,   pero   alcanzó   mayor   o   menor   fuerza   en   función  del  grado  de  desarrollo  industrial  de  los  países.     Los   primeros   movimientos   de   masas  de   carácter   moderno   se   originaron   en   Inglaterra.   Cristalizaron   en   episodios   como   la  destrucción   de   máquinas   (Ludismo)  y   la   creación   de   las  Trade  Unions,  primeras  asociaciones  de  carácter  sindical.  El  que  el  fenómeno  se  produjese   en  Inglaterra  y  no  en  otro  país  se  debió  a  su  carácter  de  pionera  de  la  industrialización.  Más   tarde,   estructurados   en   torno   a   la   ideología  marxista,   surgieron  partidos  de   extracción   obrera   que  jugaron  un  importante  papel  en  la  acción  política  y  social.     Esta  serie  de  corrientes  de  pensamiento  y  del  movimiento  obrero,  se  desarrolló  en  este  orden:   lusismo,  cartismo,  socialismo,  anarquismo,  comuna  de  París.   El  ludismo  es  un  hecho,  una  reacción  y  junto  a  él  sucede  el  socialismo  utópico,  una  corriente   de  pensamiento  que  busca  soluciones  a  las  nuevas  corrientes  de  pensamiento.     Como   en   todo,   hay   algunos   precedentes,   algún   pensador   o   político.   Ya   en   la   Revolución   francesa  hubo  corrientes  socialistas,  pero  son  considerados  lejanos.  Es  el  caso  de  Babeuf  y  la   1     República  de  los  iguales.  Él  ya  planteaba  las  ideas  que  se  darían  en  el  campo  social  entre  las   clases  más  débiles  en  el  proceso  revolucionario.     Pero  siempre  se  habla  en  primer  lugar  de  Marx  y  Engels.  Hay  una  serie  de  nombres  que  son   clave  dentro  de  la  historia  social,  y  estos  dos  lo  encabezan.       La   revolución   industrial,   del   triunfo   del   capitalismo,   dio   contradicciones   al   campo   social:   nació  el  proletariado:   • A  finales  del  XVIII  inicios  del  XIX,  en  medio  del  proceso  de  urbanización  (las  ciudades   crecen),  se  generan  nuevas  clases  sociales  (el  proletariado),  la  clase  social  emergente,   el   último   eslabón   de   la   sociedad   que   se   industrializa.   Es   una   clase   social   que   a   medida   que  crece  la  industrialización,  cada  vez  crece  más.  Las  injusticias  sociales,  el  papel  de   esta   clase   en   la   historia,   moverá   las   ideologías   de   este   movimiento   obrero.   Aunque   tampoco  son  las  mismas  las  condiciones  de  los  obreros.  Este  movimiento  tampoco  es   una  unidad  y  por  ello  no  actuará  como  a  tal.   Las   ideologías   del   movimiento   obrero   del   XIX   nacen   de   pensadores   y   reflexiones   conscientes   de  las  injusticias  del  nuevo  éxito  económico  alrededor  del  capitalismo  industrial,  que  siempre   perjudica  a  los  más  débiles.     Hay   ideologías   que   influenciaran   durante   el   XIX   (socialismo,   anarquismo)   y   el   XX   (comunismo).   Y  la  palabra  socialista  según  el  momento,  no  quiere  decir  lo  mismo,  varía.  Nace  del  análisis  de   las   injusticias,   y   se   irá   tratando   desde   un   punto   de   vista   y   otro.   Habrá   diferencias   dentro   de   estas   corrientes   ideológicas   y   de   las   organizaciones   obreras.   Habrá   maneras   distintas   de   tratar  los  temas  de  actuación.     Las   ideologías   del   movimiento   obrero   frente   al   capitalismo   también   estaban   enfrentadas,   por   ver   quien   daba   la   mejor   solución,   el   mejor   camino.   Las   ideologías   obreras   también   se   enfrentaban  entre  ellas.  Es  tan  violenta  la  lucha  entre  estas  ideologías  y  entre  el  movimiento   obrero  (entre  socialistas,  comunistas  y  anarquistas)  como  contra  el  capitalismo  industrial.     LA  SOCIEDAD  DEL  SIGLO  XIX     Las  revoluciones   políticas   y  el  proceso  de  industrialización  fueron   resquebrajando  la  sociedad   estamental,   que   terminó   siendo   reemplazada   por   la  "sociedad   de   clases".     Frente  a  los  privilegios  del  Antiguo  Régimen,  la  nueva  realidad  se  fundamentó  en  la  igualdad   jurídica  ("Declaración   de   los   Derechos   del   Hombre   y   del   Ciudadano",   1789)  y   la  libertad  de   los   individuos   ante   a   la   ley.   Los  privilegiados  de  la  vieja  sociedad  feudal  fueron  desplazados  o  se  fusionaron  con  la  nueva   clase   dominante,   la  burguesía,   al   tiempo   que   la   industrialización   hizo   crecer   a   su   directo   2     antagonista,   el  proletariado.   A   lo   largo   del   siglo   XIX   la   clase   obrera   protagonizó  reivindicaciones  y   movilizaciones   que   se   desarrollaron   en   un   escenario   esencialmente  urbano.  El  campesinado,  un  colectivo  menos  dinámico,  continuó  supeditado  a   los  grandes  propietarios,  aunque  desvinculado  legalmente  de  ellos.   La   sociedad   de   clases,  más  abierta  y  permeable  que   la   estamental,   concedía   mayor   grado   de  libertad  a   los   individuos,   pero   al   tiempo   que   mantenía   profundas  desigualdades,   cimentadas  no  sobre  la  ley  o  la  tradición,  sino  sobre  la  riqueza  y  la  propiedad.   En  la  sociedad  capitalista  se  aprecian  los  siguientes  grupos:   • • • Las  antiguas  clases  privilegiadas  del  Antiguo  Régimen   La  burguesía   El  proletariado   • El  campesinado     La  antigua  aristocracia   Las  viejas  clases  dominantes  del  Antiguo  Régimen  (fundamentalmente  la  nobleza)  perdieron   gran   parte   de   su   influencia   a   lo   largo   del   siglo   XIX.   Abolidos   sus   privilegios   legales   tras   las     revoluciones   burguesas,   conservaron   no   obstante,   gran   parte   de   su  poder   económico,  cimentado  esencialmente  en  la  propiedad  de  la  tierra.   Progresivamente  fueron  integrándose  en  el  mundo  de  los  negocios  bancarios  y  comerciales,   entroncándose  vía  matrimonial  con  la  pujante  burguesía.  Su  prestigio  social  siguió  intacto  y,   en   cierto   modo,   continuaron   jugando   un  papel   relevante   en   la   administración,   la   diplomacia,   el  ejército  y  la  política  (Se  concedieron  nuevos  títulos  de  nobleza).   En   el   Mediterráneo  (España)  y  Europa   Oriental  (Rusia)  su   papel   fue   aún   más   significativo,   dado   el  considerable  retraso  que  esas  áreas  tenían  frente  o  a  otras  más  modernas.   En   Inglaterra  la   gran   aristocracia  (los   lores)  dominó   la   Cámara   Alta   y   destacó   en   los   más   elevados  puestos  del  ejército,  el  gobierno  y  la  diplomacia.   En   la   Alemania   prusiana  los   terratenientes   nobles  (los   junkers)  controlaron   el   ejército,   el   gobierno  y  gran  parte  del  mundo  de  la  economía.   En   conclusión,   durante   gran   parte   del   siglo   XIX   formar   parte   de   la   aristocracia   siguió   siendo   la   principal  y  mejor  forma  de  adquirir  prestigio  social.     3     La  burguesía   El  término  burguesía  fue  empleado  en  la  Edad  Media  para  designar  al  grupo  social  compuesto   esencialmente   por   comerciantes,   artesanos   libres   y   personas   no   sometidas   a   la   jurisdicción   señorial   que   vivía   en   las   ciudades.  En   la   actualidad  es   utilizado   coloquialmente   para   designar   a   la  clase  social  integrada  por  quienes  disfrutan  de  una  acomodada  situación  económica.   En   el   siglo   XIX   la   industrialización   y   las   revoluciones   liberales   le   otorgaron   el   poder   económico  y  político.  Los  revolucionarios  socialistas  y  anarquistas  consideraban  a  la  burguesía   la   clase   que,   frente   al   proletariado  (los   obreros),   ostentaba   la  propiedad  de   los   medios   de   producción  (capital   dinerario,   máquinas,   materias   primas,   las   fábricas,   inmuebles   urbanos,   tierras,  etc).     Sin  embargo  la  burguesía  decimonónica  como  clase  social  era  muy  heterogénea  y  en  su  seno   podían  distinguirse  los  siguientes  grupos:     La  Alta  burguesía   Situada   en   la  cúspide  de   la   sociedad   capitalista.   Controlaba   las  industrias,   la  banca,   el  comercio  y  los  altos  cargos  de  la  administración  del  Estado.  Se  adueñó  de  muchas  tierras   procedentes   de   la   Iglesia   y   la   nobleza   arruinada,   transformándose   en  terrateniente.  Familias  de   significada   relevancia   durante   el   siglo   XIX   fueron   los     Rothschild  (banqueros   y   comerciantes),   los   Krupp  (magnates   de   la   siderurgia),   los   Thyssen   o   los  Péreire.   Este  grupo  se  aristocratizó  en  ciertos  casos,  bien  uniéndose  con  la   antigua   nobleza,  bien  mediante  la  compra  de  nuevos  títulos.     La  burguesía  media   También   conocida   por  "clases   medias".   Estaba   integrada   por  profesionales  de   alta   cualificación  (abogados,   ingenieros,   intelectuales,   profesores   universitarios,   miembros   de     profesiones  liberales,  etc.),  comerciantes,  agricultores  acomodados,  etc.   La  pequeña  burguesía     Constituida  por  pequeños  comerciantes,  artesanos,  funcionarios  de  nivel  medio-­‐bajo,   empleados  diversos.  Imitaba  las  formas  de  vida  de  la  burguesía  alta  y  media.  En  realidad  se   encontraba  a  un  paso  de  la  proletarización.  Buena  parte  de  los  problemas  que  aquejaron  a   4     este  colectivo  coincidían  con  los  de  los  trabajadores.  Junto  a  ellos  intervinieron  en  protestas,   demandas  y  reivindicaciones  comunes,  como  ocurrió  durante  la  Revolución  de  1848.     El  proletariado     El   término  proletariado   designa   a   la  clase   social  constituida   por   proletarios.   En   la   antigua     Roma  la   componían   los   ciudadanos   pobres   que   únicamente  con  su  prole  podían  servir  al  Estado.   Más   tarde   aludió   a   quienes  carecían   de   bienes  y   eran   contabilizados   en   las   listas   vecinales   únicamente   por   su   persona   y   prole  (sus   hijos   o   descendencia).   El   término   proletario   se   identifica,  pues,  con  la  clase  obrera.     Los  miembros  del  proletariado  en  el  siglo  XIX  poseían  características  comunes:   Estaban   concentrados  en   las   ciudades,   donde   se   ubicaban   las  industrias,   diferenciándose   claramente   de   los   trabajadores   agrarios   por   su   forma   de     vida  e  intereses.   Padecían   duras  condiciones   de   trabajo  (larga   jornada   laboral,   falta   de   higiene)  e  inseguridad  (paro,   inexistencia   de   seguro   médico,   de   desempleo   o   jubilación).   La   concienciación   de   su   precaria   situación   los   condujo   a   la  protesta  y   la  reivindicación     organizadas,   pero   también   a   la  alienación  y   la   desesperanza:   algunos   se   sumieron   en   el   alcoholismo,  el  juego  o  la  delincuencia.     Al  carecer  de  propiedades,  se  veían  obligados  a  vender  su  fuerza  de  trabajo  a  cambio  de  un   salario.   Pero  también  tenían  diferencias:   Unos  pertenecían  a  la  industria  fabril  (en  alza  frente  a  la  artesanal)  y  su  número  no  dejó  de   crecer.   Su   escasa  cualificación  los   hizo   fácilmente  intercambiables  en   las   diversas   tareas   de     producción.   5     Otros  trabajaban  en  el  sector  servicios  (doméstico,  vendedores  ambulantes,  etc.).     Abundaban   los  niños  y   las  mujeres,   peor   consideradas   y   remuneradas   que   los   adultos   varones.     Persistieron   los  viejos   oficios   artesanos,   en   retroceso   con   respecto   a   la   industria   moderna:   zapateros,   sastres,   herreros,   etc.   A   menudo   eran   los   trabajadores   con   un   mayor   grado   de   especialización  y  formación,   de   sus   filas   surgieron   las   primeras   protestas   y   reivindicaciones     obreras.   En   la   escala   inferior   del   proletariado,   junto   con   niños   y   mujeres,   hay   que   hacer   mención   a   los  inmigrantes,   alienados   por   partida   doble   por   su   condición   de   trabajadores   y     extranjeros  (ej.,  los  irlandeses  que  se  trasladaron  a  Inglaterra  o  USA).     El  campesinado   Durante  el  siglo  XIX  las  estructuras  agrarias  se  mantuvieron  con  fuerza  a  pesar  del  proceso  de   urbanización.   Los  campesinos  siguieron   constituyendo   la   mayor   parte   de   la   población.   Continuaron     inmersos   en   la  tradición,   el  inmovilismo,   las   creencias  religiosas  y   el   rechazo   a   las   nuevas     ideas   políticas,   ya   fuese   el   liberalismo   o   el   socialismo.   También   se   resistieron   a   las   nuevas   prácticas  económicas.   Eso  sin  embargo,  no  impidió  su  asimilación  a  las  nuevas  formas  capitalistas  de  producción  y   su   conversión   en   obreros  asalariados   rurales.   Desaparecieron   los  vínculos  legales   que   los   había   atado   a   sus   señores   (servidumbre),   algo   que   aconteció   en   algunos   países   muy     tardíamente  (1861  en  Rusia).   Sus   condiciones   de   vida   no   mejoraron   y   generaron   un   constante   flujo   migratorio  a   las   ciudades   industriales,   donde   fueron   transformados   en   mano   de   obra   sin   cualificar,   mal   remunerados   y   víctimas   del  hacinamiento   urbanístico.   En   algunos   casos   esa   emigración   se   hizo  hacia  países  extranjeros  y  constituyó  un  acontecimiento  masivo,  como  el  protagonizado   por   los   irlandeses   hacia   Inglaterra   y  Estados   Unidos  (que   se   prolongó   hasta   bien   entrado   el   siglo  XX)  o  los  polacos  que  viajaron  a  Alemania.   En  el  seno  de  este  grupo  podemos  detectar  dos  realidades  distintas:   6     • • 1ª  à   Los   campesinos   propietarios   de   tierras,   relativamente   numerosos   en   occidente,   que   se   beneficiaron   de   las   reformas   liberales   y   se   convirtieron   en   propietarios   agrarios  (Ej.,  en  Francia  a  raíz  de  la  Revolución).   2ª  à   Los   jornaleros   no   propietarios,  cuyo   número   fue   especialmente   elevado   en   zonas  del  Mediterráneo  (Italia,  España)  y  el  oriente  europeo  (Rusia,  Polonia).  Muchos   hubieron   de   emigrar   y,   con   frecuencia,   se   adhirieron   a   doctrinas   revolucionarias   vinculadas  al  anarquismo.     PRIMERAS  REACCIONES  EN  EL  CONTEXTO  OBRERO     LOS  PRIMEROS  PASOS  DEL  MOVIMIENTO  OBRERO  BRITÁNICO.  DEL  LUDISMO  AL  CARTISMO     En  GB  se  dio  primero  la  revolución  industrial,  y  también  los  primeros  pasos  del  movimiento   obrero:  del  ludismo  al  cartismo.   Los  primeros  años  de  siglo  XIX  no  fueron  fáciles  para  los  obreros  ingleses:   • La  coyuntura  económica  internacional  no  era  demasiado  favorable   o Precios  altos  de  los  productos  de  primera  necesidad.  Corn  laws  à  aranceles   de   importación   sobre   el   maíz,   favoreciendo   el   que   se   producía   en   las   islas   frente   al   que   se   podía   importar   à   favorece   a   las   élites,   a   los   terratenientes   ingleses,   y   se   establece   a   partir   de   1815.   Perjudica   a   los   obreros   ingleses,   porque   el   precio   del   grano   aumentaba.   Fue   causa   de   grandes   protestas   y   disturbios,   a   las   que   el   gobierno   inglés   puso   fin   con   el   ejército,   con   la   masacre   de  Peterloo  en  Manchester.     o Bajada  de  salarios  y  paro,  tema  endémico,  gracias  a  la  subida  del  precio  de  los   consumos.   o Elevada   fiscalidad   para   hacer   frente   al   coste   de   la   guerra   (guerras   Napoleónicas)   Los  primeros  pasos  del  movimiento  obrero  británico  se  dieron  en  la  clandestinidad,  porque  el   liberalismo,   a   pesar   de   las   libertades,   era   censitario.   Enfrente   situaciones   sociales   que   cuestionaran   la   propiedad   privada,   es   restrictivo.   Los   gobiernos,   presionados   por   los   propietarios,   promulgan   leyes   coercitivas.   Y   se   representa   en   leyes   en   todos   los   países,   y   también  en  Inglaterra:   • • En   1799   los   fabricantes   de   hilados   de   Londres   exponen   que   deben   unirse,   porque   cuanto  más  organizados  estén,  más  fuerza  tendrán  en  su  lucha.     Y   en   1799   y   1800   à Convination   Acts   à   leyes   que   inciden   sobre   el   movimiento   obrero  inglés  coartando  el  derecho  a  vaga,  reunión…     7     Y   esto   luego   se   irá   viendo   en   todas   partes   à   los   obreros   buscaran   asociacionismos   para   defenderse   de   su   situación.   Y   el   gobierno   actúa   prohibiendo.   Será   una   larga   lucha   durante   todo  el  siglo  XIX.   Aunque  parece  cierto  que  las  Convination  Acts  no  fueron  aplicadas  con  mucho  rigor,  actuaron   como   espada   de   Damocles   sobre   la   clase   obrera   británica,   implicó   que   protestaran,   y   permitieron  acciones  de  represión  contundentes  de  las  protestas  obreras.     El  ludismo  (1800-­‐1830)     Se   da   básicamente   y   originariamente   en   Inglaterra.   Fue   un   movimiento   social   caracterizado   por   la   oposición   a   la   introducción   de   maquinaria   moderna   en   el   proceso   productivo,   desarrollado   durante   las   primeras   etapas   de   la   industrialización,   dando   lugar   a   violentas   reacciones  contra  las  máquinas.     Fue  una  de  las  primeras  formas  de  revuelta  articulada  contra  el  sistema  de  la  fábrica  à  se   opone   a   la   introducción   de   la   maquinaria   moderna,   vista   como   un   enemigo.   Las   mejoras   tecnológicas   que   implica   se   ven   como   algo   que   quita   trabajo   y   que   tiene   repercusiones   en   los   salarios.   Se   da   en   Inglaterra   entre   1800-­‐1830   (momento   álgido   en   1811-­‐1817),   y   luego   se   extiende   a   otros   lugares.   Se   quemaban   las   fábricas   y   las   máquinas,   asustaba   a   los   propietarios   y   el   gobierno  tenía  que  actuar.  Estuvo  marcada  por  una  intervención  jalonada  por  una  oleada  de   tumultos  y  desórdenes  que  amedrentó  a  patronos  y  provocó  la  intervención  del  gobierno.   Causa   principal:   la   precaria   situación   laboral   y   social   creada   tras   la   introducción   de   maquinaria   moderna   en   la   producción   de   textiles,   arrastrando   a   la   ruina   los   telares   tradicionales,  impotentes  a  la  hora  de  competir  con  las  nuevas  fábricas.  Los  viejos   artesanos   perdieron  sus  negocios  y  cayeron    en  el  desempleo.  Y  se  expandió  del  textil  al  campo.     Al   comenzar   el   siglo   XIX,   la   mayoría   de   los   inversores   industriales   ingleses   concentraban   trabajadores   y   maquinaria   dentro   de   fábricas   con   la   intención   de   reducir   costes,   y   seguían   atentamente   la   aparición   en   el   mercado   de   nuevas   máquinas   porque,   aunque   fueran   caras,   resultaban  rentables  si  ahorraban  tiempo  de  producción  y  mano  de  obra.   Los   obreros   se   dieron   cuenta   en   seguida   de   que   el   paro   crecía   en   las   zonas   donde   se   aplicaban  más  máquinas  modernas,  a  pesar  de  que  los  empresarios  trataran  de  convencer  que   facilitaban   el   trabajo.   Así,   cuando   se   dieron   las   primeras   protestas   provocadas   por   el   empeoramiento   de   las   condiciones   de   vida   en   la   Inglaterra   de   1800,   el   grupo   de   manifestantes  solía  dirigirse  a  las  fábricas,  a  asaltarlas  y  destruir  las  máquinas.   8     Los   asaltantes   se   identificaron   con   el   nombre   de   Ned   Ludd,   un   supuesto   obrero   que,   según   se   decía,   en   1779   destruyó   máquinas   en   señal   de   protesta,   de   aquí   que   este   tipo   de   reacción   violenta  recibiera  el  nombre  de  ludismo.     El   ludismo   tenía   que   ver   con   la   situación   precaria   en   el   trabajo,   que   con   las   mejoras   tecnológicas,   los   obreros   se   sentían   con   menos   posibilidades   de   trabajo,   además   de   ser   un   enemigo   competente   frente   a   los   artesanos.   Es   una   reacción   a   la   maquinización   de   la   industrialización.   Era  una  forma  de  protesta  de:     • • los   artesanos   y   pequeños   talleres   independientes   (las   nuevas   fábricas   y   máquinas   amenazaban  su  supervivencia)     y   de   los   obreros   de   las   fábricas   (que   veían   como   la   introducción   de   las   maquinas   modernas  los  dejaban  sin  trabajo).   Fue  duramente  reprimido.  El  gobierno  defiende  al  industrial.  De  entrada,  las  protestas  tienen   éxito,   pero   luego,   eran   duramente   reprimidas   (aunque   por   entonces   la   fábrica   ya   estaría   quemada)     A  partir  de  1818,  las  acciones  ludistas  dejaron  de  practicarse  en  Inglaterra,  coincidiendo  con   la  aparición  de  otras  fórmulas  reivindicativas.  En  cambio,  siguió  sucediendo  en  otros  países   de   Europa   hasta   mediados   del   siglo   XIX,   siempre   como   reacción   violenta   en   contextos   de   desesperación.     Otros  países  donde  sucedieron  similares  desórdenes:  Francia  (1817-­‐1823),  Bélgica,  Alemania   o  España  (Alcoy  en  1821  y  Barcelona  en  1835)     La  Florida  Del  Sindicalismo  Británico  Durante  la  década  de  1820     La   industrialización   es   rápida,   y   por   tanto   también   crecen   los   proletarios,   y   las   presiones   para   actuar  como  movimiento  obrero,  como  sindicalismo,  y  el  proceso  se  va  produciendo  al  revés:   se  va  permitiendo  la  actuación  de  los  sindicatos  modernos:   • • En  1824  fueron  derrocadas  las  Combination  Acts   Creación  de  sindicatos  de  clase  modernos:   o 1829  à  Grand  Union  of  Spinners  (primer  sindicato  de  trabajadores,  hiladores)   o 1834  à  Grand  National  Consolidated  Trades  Union   9     En   la   segunda   mitad   del   XX,   el   sindicalismo   será   muy   fuerte   en   la   estructura   económica   y   social   de   Inglaterra.   Y   en   otros   lugares   como   Francia,   también   intentos   de   crear   organismos   solidarios  de  trabajadores,  que  se  llamaban  sociedades  de  resistencia.     El  cartismo  (1838-­‐1848)     En  este  caso  es  propiamente  británico.  No  hay  reflejos  de  ello  fuera,  al  contrario  del  ludismo.   Fue  un  paso  muy  importante  del  movimiento  obrero  británico.   Se  dio  desde  1838  hasta  el  48,  en  función  de  peticiones  que  los  ciudadanos  expondrían.   Al   igual   que   el  ludismo,  el   cartismo   fue   un   movimiento   propio   de   la  primera   etapa  del   movimiento   obrero.   Pero,   a   diferencia   de   aquel,   tuvo   una   índole   esencialmente   política.   El   término   procede   de   la  “Carta   del   Pueblo”,   documento   enviado   al   Parlamento   Británico   en  1838,   en   el   que   se   reivindicaba   el  sufragio   universal  masculino   y   la   participación   de   los   obreros   en   dicha   institución   (el   Parlamento).   Los   defensores   del   cartismo   pensaban   que   cuando   los   trabajadores   alcanzasen   el   poder   político,   podrían   adecuar   las   leyes   a   sus   intereses  de  clase.  La  duración  de  este  movimiento  abarcó  una  década,  entre  1838  y  1848.   El   cartismo   supuso  la   toma   de   contacto   de   las   masas   obreras   con   la   acción   política.   Hasta   entonces   habían   concentrado   su   empeño   en   la   conquista   de   mejoras   de   carácter   laboral.   En  la  “Carta”  demandaban  el  sufragio  universal,  la  supresión  del  certificado  de  propiedad  como   requisito   para   formar   parte   del   Parlamento,   inmunidad   parlamentaria,   un  sueldo   para   los   diputados,  etc;  estas  peticiones  poseían  un  marcado  carácter  político  y  eran  necesarias  -­‐según   sus  defensores-­‐  para  conseguir  una  profunda  transformación  social.   Así,   el   movimiento   obrero   puso   en   el   centro   de   sus   reivindicaciones   no   sólo   las   mejoras   laborales,   sino   que   entró   en   el   campo   político   à   piden   una   transformación   en   profundidad   del  sistema  político  británico.  En  1838  publicaron  el  manifiesto  citado,  People’s  Charter,  que   contenía  las  seis  reivindicaciones  del  movimiento:   o o o o o o sufragio  universal  para  todos  los  hombres  mayores  de  21  años   eliminación  de  la  exigencia  de  disponer  de  propiedades  para  ser  parlamentario   votación  secreta   igual  dimensión  de  los  distritos  electorales   sueldo  para  todos  los  parlamentarios     y  parlamentos  anuales   En   el   38  fueron   presentadas   al   Parlamento   y   rechazadas,   y   en   el   40,   se   constituyó   la  National   Charter  Association  of  Great  Britain.       10     Principales  dirigentes  del  movimiento:   o o o o J.B.  O’Brien   Lovett   Feargus  O’Connor   R.  Owen,  el  más  importante  dentro  del  movimiento  obrero  de  los  cuatro.     El  cartismo,  pero,  fracasa.  Todas  estas  peticiones,  de  carácter  más  político  que  social,  fracasan.   En   el   48,   otro   intento,   que   tampoco   prosperó.   Y   fracasó,  entre   otras   causas,   por   las  disensiones  internas  entre  sus  diversas  tendencias,  la  moderada  y  la  radical.  La  tendencia   moderada  la   representaban  Lovett  y  Owen,   inclinados   a   demandas   de   tipo   económico   y   laboral;   la   más  radical  la   lideraron   el   irlandés  O’Connor  y   O’Brien,   ambos   partidarios   de   acciones   contundentes   que   incluían   el   empleo   de   la   huelga   general.   La  represión  del   gobierno   británico,   que   militarizó   las   zonas   en   donde   la   agitación   se   hizo   más   activa,   abortó   el   movimiento.   Éste   quedó   escindido   de   forma   irreversible   hasta   su   desaparición.   El   fracaso   de   la  revolución   de   1848  asestó   el   golpe   definitivo   a   las   aspiraciones   cartistas.   En   adelante   la   lucha   de   carácter   político   sería   abandonada   por   los   obreros   ingleses   quienes   moderaron   en   gran   medida   sus   reivindicaciones   para   concentrarse   en   la   lucha   de   carácter  sindical.   La   acción   política   se   circunscribió   al   continente,   de   manera   más   significativa   a  Francia.   Y  aunque  el  cartismo  fracasó,  no  logró  cambios  políticos,  logró  derechos  laborales:   o o algún  éxito  parcial  con  la  ley  de  las  10  horas  de  trabajo  (1842)   y  consiguió  concienciar  y  movilizar  a  un  gran  número  de  obreros,  lograr  experiencia   de  la  clase  obrera  en  su  intento  de  mejoras  de  las  condiciones  de  vida   LA  REVOLUCIÓN  DE  1848     La  oleada  revolucionaria  que  se  extendió  durante  1848  por  gran  parte  de  Europa,  además  de   su   significado   político   tuvo   un   marcado  carácter   social.  Francia,  Austria,  Alemania,  Suiza,   al   igual  que  otros  estados,  constituyeron  escenarios  en  los  que  la  clase  trabajadora  intervino  en   forma   de   protestas   y   motines   junto   a   la  pequeña   burguesía  liberal,   frente   a   los   intereses   de   la   alta  burguesía  que  acaparaba  los  resortes  del  poder.   Sus   demandas  se   centraron   en   una   ampliación   de   los   derechos   y   libertades   conquistados   durante   la  Convención   Nacional  francesa   de   1793:  sufragio   universal   masculino,  democracia,  asistencia   social   a   los   desfavorecidos,   derecho   al   trabajo,  libre   sindicación,  etc.   11     La  experiencia  de  1848  fue  especialmente  relevante  en  Francia,  donde  la  presión  social  forzó   la  caída  de  la  monarquía  de  Luis  Felipe,  el  llamado  “rey  burgués”  y  forzó  la  proclamación  de   la  Segunda  República.   El   socialista  Louis   Blanc,   ministro   de   Trabajo   durante   el   gobierno   provisional   republicano,   creó   los  “Talleres   Nacionales”  y   fijó   la  jornada   máxima   de   trabajo   en   10   horas,  intentando   absorber   el   enorme   paro   que   asolaba   el   país.   El   cierre   de   los   Talleres   Nacionales   acaecido   tan   solo   unos   meses   más   tarde   de   su   apertura   significó   el   fracaso   de   quienes   pretendían   dar   contenido   social   a   unas   reivindicaciones   que   habían   ido   más   allá   de   lo   meramente   político.   La   proclamación   de  Luis   Napoleón  como   presidente   de   la   República   y   la   posterior   abolición   de   ésta  mediante  un  autogolpe  de  estado  tres  años  más  tarde,  expresó  el  fallido  el  empeño  de   los   trabajadores   en   poner   fin   a   las   desigualdades   económicas   y   mejorar   sus   pésimas   condiciones  laborales  y  sociales.   La  enseñanza   que   el   movimiento   obrero   extrajo  de   la  frustrada   experiencia   revolucionaria   fue   que   en   lo   sucesivo   sólo   debía   confiar   en   sus   propias   fuerzas,   rechazando   posibles   alianzas   con  cualquier  sector  de  la  burguesía.  Se  organizó  en  sindicatos  y  emprendió  la  acción  política   de  la  mano  del  marxismo  y  el  anarquismo.     CORRIENTES  IDEOLOGICAS  DEL  MOVIMIENTO  OBRERO:  SOCIALISMO  Y  ANARQUISMO     Las   nuevas   circunstancias   económicas   y   sociales   del  capitalismo  propiciaron   el   nacimiento   de  ideologías  y  movimientos  protagonizados  por  la  clase  obrera.   A   lo   largo   del   siglo   XIX   se   fueron   gestando  reflexiones   intelectuales  que   ponían   en   evidencia   y   criticaban   las   contradicciones   del   proceso   de   industrialización   y   las   injusticias   inherentes   al   capitalismo.   Surgieron   iniciativas   reivindicando   el  igualitarismo  y   la  solidaridad,   ideas   que   se   englobaron   bajo   el   amplio   epígrafe   de  "Socialismo",   en   cuyo   seno   pueden   distinguirse   tres   amplias  corrientes:  socialismo  utópico,  socialismo  científico  y  anarquismo.
  SOCIALISMO   Nace  a  principios  del  XIX:   o o como   contestación   a   las   deficiencias   que   tenía   el   orden   social   emergido   de   la   industrialización     y   de   la   insuficiencia   del   pensamiento   ilustrado   pera   hacer   frente   a   los   problemas   sociales   derivados   de   la   industrialización   à   el   socialismo   propugnará   no   sólo   la   igualdad   política   (como   hacía   la   ilustración)   sino   también   económica   (entendida   como   personas)     12     ...