Matrimonio (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de familia y sucesiones
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 24/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 2: El matrimonio. Requisitos. Efectos personales.
1. El matrimonio. Requisitos: capacidad, consentimiento y forma. La inscripción del matrimonio.
El matrimonio puede verse desde dos perspectivas: 1. Acto de celebración: negocio jurídico de carácter bilateral en el que intervienen marido y mujeres, dos maridos o dos mujeres.
2. Relación que se establece entre los cónyuges: la relación familiar, una relación de estado civil durante el tiempo que perdure.
No es una relación de parentesco, sino una comunidad de vida perpetua, en principio.
El matrimonio aparece mencionado en el art. 32 CE. Esto hizo que se planteara si era constitucional el matrimonio entre personas del mismo sexo. La figura del matrimonio se ha debilitado enormemente porque hoy se puede terminar con él con mucha facilidad, incluso de forma unilateral por uno de los cónyuges. Hoy, uno puede casarse con mucha libertad y puede salir del matrimonio con toda facilidad también. La CE introdujo un cambio importante y básico con el art. 16 CE al señalar la aconfesionalidad del Estado. Hasta entonces, España era un país católico donde el matrimonio era llevado por la Iglesia. La CE cambia el sistema matrimonial, pero no puede quitarse la importancia católica y para ello se llevan a cabo una serie de acuerdos entre la Santa Sede y el Estado español en el año 1979. El art. 6 Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado español dice: “El Estado reconoce plenos efectos civiles al matrimonio celebrado según las normas del Derecho canónico. Dichos efectos se produce desde la celebración, pero para el pleno reconocimiento de los mismos será necesaria la inscripción en el Registro Civil. Los contrayentes, a tenor de las disposiciones de Derecho canónico, podrán acudir a los tribunales eclesiásticos solicitando la nulidad de su matrimonio y dicha resoluciones tendrán eficacia en el orden civil si se declaran ajustadas a Derecho del Estado en una resolución dictada por el tribunal competente.” Esto significa que el matrimonio hoy es una cuestión que regula el Estado. En esta regulación, el Estado dice que se podrá celebrar el matrimonio en forma civil, en forma canónica o en la forma de alguna confesión con la que hay acuerdo (evangélica, islámica e israelita). Como privilegio especial de la Iglesia católica, preserva cierta jurisdicción sobre la nulidad de los matrimonios canónicos, no sobre la separación o divorcio. Por ejemplo, si yo me caso por la Iglesia, puedo divorciarme, pero seguiré casada con mi excónyuge, pero también puedo pedir la nulidad en la esfera eclesiástica y luego pedir el reconocimiento civil. Tanto la nulidad eclesiástica como la nulidad civil son causales.
La capacidad para contraer matrimonio se encuentra en los arts. 46, 47 y 48 CC. Los impedimentos para poder contraerlo son: 1. Edad: se necesita ser mayor de edad o estar emancipado (a partir de los 16) para contraer matrimonio.
2. Vínculo: rige la monogamia, de forma que no puede contraer matrimonio aquel que ya está casado. No es dispensable. Para poder casarse sería necesario el divorcio, la nulidad, el fallecimiento del cónyuge o la declaración de muerte del cónyuge.
3. Parentesco: no cabe el matrimonio entre personas que formen la línea recta por consanguineidad o por adopción. No cabe dispensa alguna. Dentro del parentesco, el CC establece la imposibilidad de contraer matrimonio con parientes en línea colateral por consanguineidad hasta tercer grado. Por ejemplo, no nos podemos casar con hermanos ni tíos ni sobrinos. En este tercer grado cabe solicitar dispensa al juez de primera instancia, es decir, para tíos o sobrinos. En este caso, podemos casarnos con un hermano por adopción ya que solo se establece la prohibición por consanguineidad.
4. De crimen: impedimento para contraer matrimonio entre sí cuando han participado en la muerte dolosa del cónyuge o persona con la que hubiera estado unida por análoga relación a la conyugal de uno de ellos. Por ejemplo, que yo mate a mi marido no me impide que vuelva a contraer matrimonio con otro hombre o mujer. Solo surgirá efectos cuando los dos que quieren contraer matrimonio son los que participan en la muerte.
Este impedimento es dispensable.
La dispensa se contempla en el art. 48 CC. Este precepto añade que “la dispensa ulterior convalida desde su celebración, el matrimonio cuya nulidad no haya sido instada judicialmente por alguna de las partes.” Las dispensas normalmente son previas, pero cabe la dispensa posterior siempre y cuando no se haya solicitado la nulidad de ese matrimonio ya que si está se pide, se deberá esperar a que se resuelva la nulidad. Esto no es contradictorio pues la dispensa solo la pueden pedir los que pretenden o ya han contraído el matrimonio, mientras que la nulidad tiene una legitimación más amplia pues la pueden pedir los que contraen matrimonio y terceras personas interesadas. Además, las figuras de la separación y el divorcio solo las pueden solicitar los cónyuges porque son personalísimas. La dispensa ulterior convalida el matrimonio cuya nulidad no haya sido instada por alguna de las partes.
Estos son los impedimentos que hay y quien no concurra en alguno de ellos, es libre para contraer matrimonio.
El art. 45 CC pone de relieve que en el matrimonio es esencial el consentimiento. Si el matrimonio se manifiesta sometido a condición, término o modo se tendrá por no puestos. Esto nos lleva a analizar algunas cuestiones que tienen especial relevancia: 1. Supuestos de falta de voluntad: si faltan los presupuestos psicológicos para una decisión voluntaria sobre el matrimonio, este va a ser nulo. Esto conlleva a las anomalías psíquicas que solo impiden el matrimonio si de verdad impiden un consentimiento matrimonial. De manera que, hay que analizar que anomalía psíquica concurre en una persona para saber si puede prestar o no el consentimiento. Por ejemplo, una persona con la capacidad judicialmente modificada, habrá que ver qué tipo de incapacidad tiene y a ver en qué medida influye en el conocimiento. En el art. 56.2 CC se trata sobre las anomalías.
2. Supuestos de vicios en la voluntad: aparecen en el art. 73. 4 y 5 CC. Los vicios que pueden influir en el consentimiento matrimonial hasta el punto de poder pedir la nulidad son: 2.1. Coacción o miedo grave: por ejemplo, “te casas o te mato”.
2.2. Error: es nulo el matrimonio celebrado por error en la identidad de la persona del otro contrayente o de aquellas cualidades personales que por su entidad, hubiesen sido determinantes de la prestación del consentimiento. Para poder pedir la nulidad por error en las cualidades personales ha de haber ciertos requisitos: 2.2.1. Cualidades fundamentales y básicas: han de considerarse objetivamente. Por ejemplo, no saber que estaba contrayendo matrimonio con una persona enferma mental, un alcohólico, un anterior sacerdote, un transexual, un estéril, un delincuente o un impotente.
2.2.2. Que existieran con anterioridad o coetáneas al matrimonio: nunca posteriores. Tenemos el divorcio para las causas que tengan lugar con posterioridad. Por ejemplo, si se vuelve alcohólico con posterioridad al matrimonio, no hay nada que hiciera que el consentimiento fuera otro.
3. Supuestos de vicios en la exteriorización o manifestación de la voluntad: la simulación, cuando se celebra un matrimonio para que aparente ser un matrimonio, pero sin ninguna intención entre los que lo contraen, sino para obtener otras finalidades distintas. Hay una discrepancia consciente entre lo querido y lo declarado. Por ejemplo, casarse para obtener los papeles de residente en España o la nacionalidad más fácilmente. El matrimonio de conveniencia tiene una posibilidad previa de ser impedido, y luego ya, una posterior de solicitar la nulidad. La posibilidad previa consiste en que la persona encargada de tramitar el expediente matrimonial tendrá que estar alerta para comprobar que aquellos que están acudiendo a él solicitando la celebración de un matrimonio verdaderamente quieren celebrarlo y no aparentar un matrimonio para otra finalidad. El juez puede advertir estas circunstancias cuando vea que son de nacionalidad diferente, puede formular preguntas para saber si es real o no esa relación.
Por ejemplo, ¿en qué idioma hablan? ¿cuántos años tiene la pareja? ¿estado civil de la pareja?. La posibilidad posterior cabe con el ejercicio de la acción de nulidad que, no siendo pública, la ejerza el Ministerio Fiscal o cualquier persona con intereses.
2. Efectos personales del matrimonio. Los deberes de los cónyuges.
Los efectos personales del matrimonio aparecen en los arts. 66 a 71 CC. Estos efectos personales son derechos de naturaleza personalísima que tienen como objeto el comportamiento del otro cónyuge y que tienen un fuerte componente ético por lo que muchas veces escapan de la ejecución forzosa.
Los cónyuges son iguales en derechos y deberes: 1. Deben respetarse y ayudarse mutuamente.
2. Actuar en interés de la familia.
3. Obligación de vivir juntos: el art. 69 CC establece la presunción de que los cónyuges viven juntos, salvo prueba en contrario.
4. Obligación de guardarse fidelidad.
5. Obligación de socorrerse mutuamente.
6. Deben compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado de los descendientes y personas a su cargo: en este caso, el legislador entra en el ámbito personal pues esto deberían decidirlo los cónyuges.
7. Fijaran de común acuerdo el domicilio conyugal: en caso de discrepancia, decidirá el juez teniendo en cuenta el interés familiar.
8. Prohibición de la representación de un cónyuge por el otro sin que le sea concedida.
...

Tags:
Comprar Previsualizar