RESUMEN REGLAMENTOS DE SERVICIOS DE PREVENCIÓN (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Relaciones Laborales y Recursos Humanos - 3º curso
Asignatura PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
Año del apunte 2014
Páginas 13
Fecha de subida 24/04/2016
Descargas 2
Subido por

Descripción

RESUMEN REGLAMENTOS DE SERVICIOS DE PREVENCIÓN

Vista previa del texto

Reglamentos de los Servicios de Prevención.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero.
Reglamentos de los Servicios de Prevención Artículo 1. Integración de la actividad preventiva en la empresa La prevención de riesgos laborales, como actuación a desarrollar en el seno de la empresa, deberá integrarse en su sistema general de gestión, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales.
La integración de la prevención en el conjunto de las actividades de la empresa implica que debe proyectarse en los procesos técnicos, en la organización del trabajo y en las condiciones en que éste se preste.
Los trabajadores y sus representantes deberán contribuir a la integración de la prevención de riesgos laborales en la empresa y colaborar en la adopción y el cumplimiento de las medidas preventivas a través de la participación.
Artículo 2. Plan de prevención de riesgos laborales El Plan de prevención de riesgos laborales es la herramienta a través de la cual se integra la actividad preventiva de la empresa en su sistema general de gestión y se establece su política de prevención de riesgos laborales.
El Plan de prevención de riesgos laborales habrá de reflejarse en un documento que se conservará a disposición de la autoridad laboral, de las autoridades sanitarias y de los representantes de los trabajadores, e incluirá, con la amplitud adecuada a la dimensión y características de la empresa, los siguientes elementos: A. La identificación de la empresa.
B. La estructura organizativa de la empresa.
C. La organización de la producción en cuanto a la identificación de los distintos procesos técnicos.
D. La organización de la prevención en la empresa.
E. La política, los objetivos y metas que en materia preventiva.
Artículo 3: Definición La evaluación de los riesgos laborales es el proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y, en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse.
Cuando de la evaluación realizada resulte necesaria la adopción de medidas preventivas, deberán ponerse claramente de manifiesto las situaciones en que sea necesario: 1. Eliminar o reducir el riesgo, mediante medidas de prevención en el origen, organizativas, de protección colectiva, de protección individual, o de formación e información a los trabajadores.
2. Controlar periódicamente las condiciones, la organización y los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.
Artículo 4: Contenido general de la evaluación La evaluación inicial de los riesgos que no hayan podido evitarse deberá extenderse a cada uno de los puestos de trabajo de la empresa en que concurran dichos riesgos. Para ello, se tendrán en cuenta: Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 2 Reglamentos de los Servicios de Prevención A. Las condiciones de trabajo existentes o previstas, tal como quedan definidas en el apartado 7º del artículo 4 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
B. La posibilidad de que el trabajador que lo ocupe o vaya a ocuparlo sea especialmente sensible, por sus características personales o estado biológico conocido, a alguna de dichas condiciones.
A partir de dicha evaluación inicial, deberán volver a evaluarse los puestos de trabajo que puedan verse afectados por: A. La elección de equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, la introducción de nuevas tecnologías o la modificación en el acondicionamiento de los lugares de trabajo.
B. El cambio en las condiciones de trabajo.
C. La incorporación de un trabajador cuyas características personales o estado biológico conocido lo hagan especialmente sensible a las condiciones del puesto.
Artículo 5: Procedimiento A partir de la información obtenida sobre la organización, se procederá a la determinación de los elementos peligrosos y a la identificación de los trabajadores expuestos a los mismos, valorando a continuación el riesgo existente en función de criterios objetivos de valoración. El procedimiento de evaluación utilizado deberá proporcionar confianza sobre su resultado. En caso de duda deberán adoptarse las medidas preventivas más favorables, desde el punto de vista de la prevención. La evaluación incluirá la realización de las mediciones, análisis o ensayos que se consideren necesarios.
Cuando la evaluación exija la realización de mediciones, análisis o ensayos y la normativa no indique o concrete los métodos que deben emplearse, se podrán utilizar, si existen, los métodos o criterios recogidos en:     Normas UNE.
Guías del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
Normas internacionales.
En ausencia de los anteriores, guías de otras entidades de reconocido prestigio en la materia u otros métodos o criterios profesionales.
Artículo 6: Revisión En todo caso, se deberá revisar la evaluación correspondiente a aquellos puestos de trabajo afectados cuando se hayan detectado daños a la salud de los trabajadores o se haya apreciado a través de los controles periódicos, que las actividades de prevención pueden ser inadecuadas o insuficientes. Para ello se tendrán en cuenta los resultados de: a) la investigación sobre las causas de los daños para la salud que se hayan producido.
b) las actividades para la reducción de los riesgos a que se hace referencia en el apartado 1.a) del artículo 3.
c) las actividades para el control de los riesgos a que se hace referencia en el apartado 1.b) del artículo 3.
d) el análisis de la situación epidemiológica según los datos aportados por el sistema de información sanitaria u otras fuentes disponibles.
No obstante, deberá revisarse igualmente la evaluación inicial con la periodicidad que se acuerde entre la empresa y los representantes de los trabajadores.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 3 Reglamentos de los Servicios de Prevención Artículo 7: Documentación Deberán reflejarse, para cada puesto de trabajo cuya evaluación ponga de manifiesto la necesidad de tomar alguna medida preventiva, los siguientes datos: a) La identificación del puesto de trabajo.
b) El riesgo o riesgos existentes y la relación de trabajadores afectados.
c) El resultado de la evaluación y las medidas preventivas procedentes, teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 3.
d) La referencia de los criterios y procedimientos de evaluación y de los métodos de medición, análisis o ensayo utilizados, en los casos en que sea de aplicación lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 5 Artículo 8: Necesidad de la planificación Cuando el resultado de la evaluación pusiera de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario planificará la actividad preventiva que proceda con objeto de eliminar o controlar y reducir dichos riesgos, conforme a un orden de prioridades en función de su magnitud y número de trabajadores expuestos a los mismos.
Artículo 9: Contenido La planificación de la actividad preventiva incluirá, en todo caso, los medios humanos y materiales necesarios, así como la asignación de los recursos económicos precisos para la consecución de los objetivos propuestos.
Igualmente habrán de ser objeto de integración en la planificación de la actividad preventiva las medidas de emergencia y la vigilancia de la salud, así como la información y la formación de los trabajadores en materia preventiva y la coordinación de todos estos aspectos. La actividad preventiva deberá planificarse para un período determinado, estableciendo las fases y prioridades de su desarrollo en función de la magnitud de los riesgos y del número de trabajadores expuestos a los mismos.
Artículo 10: Modalidades La organización de los recursos para el desarrollo de las actividades preventivas se realizará por el empresario de una de estas formas: 1. Asumiendo personalmente tal actividad, designando a uno o varios trabajadores para llevarla a cabo 2. Constituyendo un servicio de prevención propio o bien 3. Recurriendo a un servicio de prevención ajeno.
Artículo 11: Asunción personal por el empresario de la actividad preventiva El empresario podrá desarrollar personalmente la actividad de prevención, con excepción de las actividades relativas a la vigilancia de la salud de los trabajadores, cuando concurran las siguientes circunstancias: -Que se trate de empresa de hasta diez trabajadores.
-Que las actividades desarrolladas en la empresa no estén incluidas en el anexo I.
-Que desarrolle de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo.
-Que tenga la capacidad correspondiente a las funciones preventivas que va a desarrollar, de acuerdo con lo establecido en el capítulo VI.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 4 Reglamentos de los Servicios de Prevención La vigilancia de la salud de los trabajadores, así como aquellas otras actividades preventivas no asumidas personalmente por el empresario, deberán cubrirse mediante el recurso a alguna de las restantes modalidades de organización preventiva.
Artículo 12: Designación de trabajadores En este caso el empresario designará a uno o varios trabajadores para ocuparse de la actividad preventiva en la empresa.
Aquellas actividades preventivas para cuya realización no resulte suficiente la designación de uno o varios trabajadores deberán realizarse a través de uno o más servicios de prevención propios o ajenos.
No obstante, no será obligatoria la designación de trabajadores cuando el empresario haya asumido personalmente la actividad preventiva, haya recurrido a un servicio de prevención propio o a un servicio de prevención ajeno.
Artículo 13: Capacidad y medios de los trabajadores designados Para el desarrollo de la actividad preventiva, los trabajadores designados deberán tener la capacidad correspondiente a las funciones a desempeñar.
El número de trabajadores designados, así como los medios que el empresario le aporte y el tiempo de que dispongan para el desempeño de su actividad, deberán ser los necesarios para desarrollar adecuadamente sus funciones.
Artículo 14: Servicio de prevención propio El empresario deberá constituir un servicio de prevención propio cuando concurra alguno de los siguientes supuestos: -Que se trate de empresas que cuenten con más de 500 trabajadores.
-Que, en empresas de entre 250 y 500 trabajadores, desarrollen alguna de las actividades incluidas en el Anexo I.
-Que, tratándose de empresas no incluidas en los apartados anteriores, así lo decida la Autoridad laboral, en función de la peligrosidad de la actividad desarrollada o de la frecuencia o gravedad de la siniestralidad en la empresa.
Teniendo en cuenta las circunstancias existentes, la resolución de la Autoridad laboral fijará un plazo, no superior a un año, para que, en el caso de que se optase por un servicio de prevención propio, la empresa lo constituya en dicho plazo. Hasta la fecha señalada en la resolución, las actividades preventivas en la empresa deberán ser concertadas con una entidad especializada ajena a la empresa.
Artículo 15: Organización y medios de los servicios de prevención propios El servicio de prevención propio constituirá una unidad organizativa específica y sus integrantes dedicarán de forma exclusiva su actividad en la empresa a la finalidad del mismo.
Los servicios de prevención propios deberán contar con las instalaciones y los medios humanos y materiales necesarios para la realización de las actividades preventivas que vayan a desarrollar en la empresa.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 5 Reglamentos de los Servicios de Prevención El servicio de prevención habrá de contar, como mínimo, con dos de las especialidades o disciplinas preventivas cubiertas por expertos. Dichos expertos actuarán de forma coordinada, en particular en relación con las funciones relativas al diseño preventivo de los puestos de trabajo, la identificación y evaluación de los riesgos, los planes de prevención y los planes de formación de los trabajadores.
Las actividades de los integrantes del servicio de prevención se coordinarán con arreglo a protocolos u otros medios existentes que establezcan los objetivos, los procedimientos y las competencias en cada caso.
Artículo 16: Servicios de prevención ajenos El empresario deberá recurrir a uno o varios servicios de prevención ajenos, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias: A. Que la designación de uno o varios trabajadores sea insuficiente para la realización de la actividad de prevención.
B. Que en el supuesto a que se refiere la letra c) del artículo 14 no se haya optado por la constitución de un servicio de prevención propio.
C. Que se haya producido una asunción parcial de la actividad preventiva.
Artículo 17: Requisitos de las entidades especializadas para poder actuar como servicios de prevención ajenos.
Podrán actuar como servicios de prevención ajenos las entidades especializadas que reúnan los siguientes requisitos: A. Disponer de la organización, las instalaciones, el personal y los equipos necesarios.
B. Constituir una garantía que cubra su eventual responsabilidad.
C. No mantener con las empresas concertadas vinculaciones comerciales, financieras o de cualquier otro tipo.
Para actuar como servicio de prevención ajeno, las entidades especializadas deberán ser objeto de acreditación por la administración laboral, previa aprobación de la administración sanitaria.
Artículo 18: Recursos materiales y humanos de las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención ajenos.
Las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención ajenos deberán contar con las instalaciones y los recursos materiales y humanos que les permitan desarrollar adecuadamente la actividad preventiva que hubieren concertado, teniendo en cuenta el tipo, extensión y frecuencia de los servicios preventivos que han de prestar, el tipo de actividad desarrollada por los trabajadores de las empresas concertadas y la ubicación y tamaño de los centros de trabajo. En todo caso las entidades deberán: A. Contar con la acreditación de la autoridad laboral competente en las especialidades o disciplinas preventivas de medicina del trabajo, seguridad en el trabajo, higiene industrial, y ergonomía y psicosociología aplicada.
B. Disponer como mínimo de un técnico que cuente con la cualificación necesaria para el desempeño de las funciones de nivel superior, por cada una de las especialidades o disciplinas preventivas señaladas en el párrafo anterior.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 6 Reglamentos de los Servicios de Prevención C. Disponer en los ámbitos territoriales y de actividad profesional en los que desarrollen su actividad, como mínimo, de las instalaciones e instrumentación necesarias para realizar las pruebas, reconocimientos, mediciones, análisis y evaluaciones habituales.
Artículo 19: Funciones de las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención Las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención deberán estar en condiciones de proporcionar a la empresa el asesoramiento y apoyo que precise en relación con las actividades concertadas.
Las entidades asumirán directamente el desarrollo de aquéllas funciones señaladas en el artículo 31.3 de la Ley 31/1995, que hubieran concertado y contribuirán a la efectividad de la integración de las actividades de prevención, sin perjuicio de que puedan: A. Subcontratar los servicios de otros profesionales o entidades cuando sea necesario para la realización de actividades que requieran conocimientos especiales o instalaciones de gran complejidad.
B. Disponer mediante arrendamiento o negocio similar de instalaciones y medios materiales que estimen necesarios para prestar el servicio en condiciones y con un tiempo de respuesta adecuado.
Artículo 20: Concierto de la actividad preventiva Cuando el empresario no cuente con suficientes recursos propios para el desarrollo de la actividad preventiva, deberá desarrollarla a través de servicios de prevención ajenos a la empresa. Dicho concierto consignará, como mínimo, los siguientes aspectos: A. Identificación de la entidad especializada que actúa como servicio de prevención ajeno a la empresa.
B. Identificación de la empresa destinataria de la actividad, así como de los centros de trabajo de la misma a los que dicha actividad se contrae.
C. Especialidad o especialidades preventivas objeto del concierto con indicación para cada una de ellas de las funciones concretas asumidas.
D. La obligación del servicio de prevención de realizar, con la periodicidad que requieran los riesgos existentes.
E. La obligación del servicio de prevención de efectuar la valoración de la efectividad de la integración de la prevención de riesgos laborales.
F. El compromiso del servicio de prevención de dedicar anualmente los recursos humanos y materiales necesarios para la realización de las actividades concertadas.
G. El compromiso de la empresa de comunicar al servicio de prevención ajeno los daños a la salud derivados del trabajo.
Artículo 21: Servicios de prevención mancomunados Podrán constituirse servicios de prevención mancomunados entre aquellas empresas que desarrollen simultáneamente actividades en un mismo centro de trabajo, edificio o centro comercial, siempre que quede garantizada la operatividad y eficacia del servicio. Asimismo, podrá acordarse la constitución de servicios de prevención mancomunados entre aquellas empresas pertenecientes a un mismo sector productivo o grupo empresarial o que desarrollen sus actividades en un polígono industrial o área geográfica limitada.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 7 Reglamentos de los Servicios de Prevención En el acuerdo de constitución del servicio mancomunado, que se deberá adoptar previa consulta a los representantes legales de los trabajadores de cada una de las empresas deberán constar expresamente las condiciones mínimas en que tal servicio de prevención debe desarrollarse.
Artículo 22: Actuación de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social como servicios de prevención La actuación de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social como servicios de prevención se desarrollará prácticamente en las mismas condiciones que las aplicables a los servicios de prevención ajenos.
Artículo 22 bis. Presencia de los recursos preventivos La presencia en el centro de trabajo de los recursos preventivos, cualquiera que sea la modalidad de organización de dichos recursos, será necesaria: -Cuando los riesgos puedan verse agravados o modificados.
-Cuando se realicen las siguientes actividades o procesos peligrosos o con riesgos especiales: Trabajos con riesgos especialmente graves de caída desde altura, trabajos con riesgo de sepultamiento o hundimiento., actividades en las que se utilicen máquinas que carezcan de declaración CE, trabajos en espacios confinados o trabajos con riesgo de ahogamiento por inmersión.
-Cuando la necesidad de dicha presencia sea requerida por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.
Señalar que la presencia es una medida preventiva complementaria que tiene como finalidad vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas en relación con los riesgos derivados de la situación que determine su necesidad para conseguir un adecuado control de dichos riesgos.
Artículo 23. Solicitud de acreditación Las entidades especializadas que pretendan ser acreditadas como servicios de prevención deberán formular solicitud ante la autoridad laboral competente del lugar en donde radiquen sus instalaciones principales, en la que se hagan constar lo siguiente: -Nombre o denominación social, número de identificación fiscal y código de cuenta de cotización a la Seguridad Social.
- Aspectos de la actividad preventiva que pretende efectuar, especificando los tipos de actividad que tienen capacidad de desarrollar.
- Ámbito territorial y de actividad profesional en los que pretende actuar, así como previsión del número de empresas y volumen de trabajadores en los que tiene capacidad para extender su actividad preventiva.
- Previsión de dotación de personal con indicación de su cualificación profesional y dedicación.
- Identificación de las instalaciones, de los medios instrumentales y de su respectiva ubicación.
- Compromiso de tener suscrita una póliza de seguro o garantía financiera equivalente que cubra su responsabilidad.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 8 Reglamentos de los Servicios de Prevención -Los contratos o acuerdos a establecer, en su caso, con otras entidades para la realización de actividades que requieran conocimientos especiales o instalaciones de gran complejidad.
Artículo 24. Autoridad competente Será autoridad laboral competente para conocer de las solicitudes de acreditación por las entidades especializadas que pretendan actuar como servicios de prevención el órgano competente de la C.A. o de la Ciudad con Estatuto de Autonomía donde radiquen sus instalaciones principales. Esa misma autoridad laboral será competente para conocer, en su caso, de la revocación de la acreditación.
La acreditación otorgada será única y tendrá validez en todo el territorio español.
Artículo 25. Procedimiento de acreditación Recibida la solicitud señalada en el artículo 23, la autoridad laboral remitirá copia a la autoridad sanitaria competente del lugar. Al mismo tiempo, la autoridad laboral competente solicitará informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.
La autoridad laboral competente recabará informe preceptivo de todas las comunidades autónomas en las que la entidad haya indicado que pretende desarrollar su actividad. La autoridad sanitaria competente hará lo mismo respecto de las autoridades sanitarias afectadas.
La autoridad laboral, a la vista de la decisión de la autoridad sanitaria y de los informes emitidos, dictará y notificará la resolución en el plazo de tres meses. Transcurrido dicho plazo sin que se haya notificado resolución expresa, la solicitud podrá entenderse desestimada por silencio administrativo.
Artículo 26: Mantenimiento de los requisitos de funcionamiento.
Las entidades especializadas deberán mantener los requisitos necesarios para actuar como servicios de prevención. A fin de garantizar el cumplimiento de esta obligación, las entidades especializadas deberán comunicar a la autoridad laboral competente cualquier variación que afecte a dichos requisitos de funcionamiento. Las autoridades laboral y sanitaria podrán verificar, el cumplimiento de los requisitos exigibles para el desarrollo de las actividades del servicio.
Si como resultado de las comprobaciones efectuadas, la autoridad laboral que concedió la acreditación comprobara el incumplimiento de los requisitos, podrá revocar total o parcialmente la acreditación otorgada. Asimismo, la acreditación podrá ser revocada por la autoridad laboral competente, como consecuencia de sanción por infracción grave o muy grave de las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención ajenos.
Artículo 27: Revocación de la acreditación.
La autoridad laboral competente iniciará el expediente de revocación de la acreditación mediante acuerdo.
Las comprobaciones previas al inicio del expediente podrán iniciarse de oficio por las autoridades laborales o sanitarias o en virtud de los informes emitidos por los órganos especializados de participación y representación de los trabajadores. Tras las comprobaciones iniciales y los informes previstos, la autoridad laboral competente notificará a la entidad especializada el acuerdo, a cuyo término quedará visto el expediente para resolución.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 9 Reglamentos de los Servicios de Prevención La resolución se notificará en el plazo máximo de seis meses desde la fecha del acuerdo de iniciación del expediente de revocación conforme al apartado 1 y declarará una de las siguientes opciones: A) El mantenimiento de la acreditación. B) La suspensión total o parcial de la acreditación cuando el expediente se haya iniciado por la circunstancia señalada en el apartado 3 del artículo anterior. C) La revocación definitiva de la acreditación cuando el expediente se deba a la concurrencia de la causa prevista en el apartado 4 del artículo anterior.
La resolución se notificará a la entidad especializada, al resto de autoridades laborales y sanitarias que hayan intervenido y al Registro establecido en el artículo 28 donde se anotará, en su caso, la revocación o suspensión de la acreditación mediante el correspondiente asiento.
Artículo 28: Registro En los órganos competentes de las comunidades autónomas o de la Administración General del Estado, en el caso de las ciudades con estatuto de autonomía de Ceuta y de Melilla, se creará un registro en el que serán inscritas las entidades especializadas que hayan sido autorizadas como servicios de prevención.
La configuración de los registros deberá permitir que, con independencia de la autoridad laboral competente que haya expedido la acreditación: 1) Los ciudadanos puedan consultar las entidades especializadas acreditadas como servicios de prevención ajenos o entidades auditoras. 2) Las entidades especializadas puedan cumplir sus obligaciones de comunicación de datos relativos al cumplimiento de los requisitos. 3) Las autoridades laborales, las autoridades sanitarias, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo así como los órganos técnicos territoriales en materia de seguridad y salud en el trabajo puedan tener acceso a toda la información disponible sobre las entidades especializadas acreditadas.
Los datos que obren en los Registros de las autoridades competentes se incorporarán a una base de datos cuya gestión corresponderá a la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo.
Artículo 29: Ámbito de aplicación de las Auditorías Las auditorías o evaluaciones externas serán obligatorias cuando, como consecuencia de la evaluación de los riesgos, las empresas tengan que desarrollar actividades preventivas para evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo. Las empresas que no hubieran concertado el servicio de prevención con una entidad especializada deberán someter su sistema de prevención al control de una auditoría o evaluación externa.
Artículo 30. Concepto, contenido, metodología y plazo de las Auditorías La auditoría es un instrumento de gestión que persigue reflejar la imagen fiel del sistema de prevención de riesgos laborales de la empresa, valorando su eficacia y detectando las deficiencias que puedan dar lugar a incumplimientos de la normativa vigente para permitir la adopción de decisiones dirigidas a su perfeccionamiento y mejora. La auditoría incluirá los siguientes elementos: Comprobar cómo se ha realizado la evaluación inicial y periódica de los riesgos, comprobar que el tipo y planificación de las actividades preventivas se ajusta a lo dispuesto en la normativa general, analizar la adecuación entre los procedimientos y medios requeridos para realizar las actividades preventivas, y valorar la integración de la prevención en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 10 Reglamentos de los Servicios de Prevención La auditoría deberá ser realizada de acuerdo con las normas técnicas establecidas o que puedan establecerse y teniendo en cuenta la información recibida de los trabajadores.
Cualquiera que sea el procedimiento utilizado, la metodología o procedimiento mínimo de referencia deberá incluir, al menos:     Un análisis de la documentación relativa al plan de prevención de riesgos laborales.
Un análisis de campo dirigido a verificar que la documentación referida en el párrafo anterior.
Una evaluación de la adecuación del sistema de prevención de la empresa a la normativa de prevención de riesgos laborales.
Unas conclusiones sobre la eficacia del sistema de prevención de riesgos laborales de la empresa.
La primera auditoría del sistema de prevención de la empresa deberá llevarse a cabo dentro de los doce meses siguientes al momento en que se disponga de la planificación de la actividad preventiva. La auditoría deberá ser repetida cada cuatro años.
Artículo 31. Informe de Auditoría Los resultados de la auditoría deberán quedar reflejados en un informe que la empresa auditada deberá mantener a disposición de la autoridad laboral competente y de los representantes de los trabajadores.
El informe de auditoría deberá reflejar los siguientes aspectos: la identificación de la persona o entidad auditora y del equipo auditor, la identificación de la empresa auditada, el objeto y alcance de la auditoría, la fecha de emisión del informe de auditoría, la documentación que ha servido de base a la auditoría, la descripción sintetizada de la metodología empleada para realizar la auditoría, la descripción de los distintos elementos auditados, las conclusiones sobre la eficacia del sistema de prevención y sobre el cumplimiento por el empresario de las obligaciones, y la firma del responsable de la persona o entidad auditora.
Artículo 32: Requisitos La auditoría deberá ser realizada por personas físicas o jurídicas que posean, además, un conocimiento suficiente de las materias y aspectos técnicos objeto de la misma y cuenten con los medios adecuados para ello. Las personas físicas o jurídicas que realicen la auditoría no podrán mantener con la empresa vinculaciones comerciales, financieras o de cualquier otro tipo, que puedan afectar a su independencia o influir en el resultado de sus actividades.
Del mismo modo, tales personas no podrán realizar para la misma o distinta empresa actividades de coordinación de actividades preventivas, ni actividades en calidad de entidad especializada para actuar como servicio de prevención, ni mantener con estas últimas vinculaciones comerciales, financieras o de cualquier otro tipo.
Artículo 33: Autorización de las Auditorías Las personas o entidades especializadas que pretendan desarrollar la actividad de auditoría del sistema de prevención habrán de contar con la autorización de la autoridad laboral competente del lugar donde radiquen sus instalaciones principales.
La autoridad laboral, previos los informes que estime oportunos, dictará resolución autorizando o denegando la solicitud formulada en el plazo de tres meses, contados desde la entrada de la solicitud en el Registro del órgano administrativo competente. Transcurrido Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 11 Reglamentos de los Servicios de Prevención dicho plazo sin que haya recaído resolución expresa, la solicitud podrá entenderse desestimada.
Artículo 34: Clasificación de las funciones A efectos de determinación de las capacidades y aptitudes necesarias para la evaluación de los riesgos y el desarrollo de la actividad preventiva, las funciones a realizar se clasifican en los siguientes grupos: A. Funciones de nivel básico.
B. Funciones de nivel intermedio.
C. Funciones de nivel superior, correspondientes a las especialidades y disciplinas preventivas de medicina del trabajo, seguridad en el trabajo, higiene industrial, y ergonomía y psicosociología aplicada Artículo 35: Funciones de nivel básico Integran el nivel básico de la actividad preventiva las funciones siguientes: A.
B.
C.
D.
Promover los comportamientos seguros y la correcta utilización de los equipos Promover, en particular, las actuaciones preventivas básicas.
Realizar evaluaciones elementales de riesgos.
Colaborar en la evaluación y el control de los riesgos generales y específicos de la empresa.
E. Actuar en caso de emergencia y primeros auxilios gestionando las primeras intervenciones al efecto.
F. Cooperar con los servicios de prevención, en su caso.
Para desempeñar las funciones referidas en el apartado anterior, será preciso: Poseer una formación mínima con el contenido especificado en el programa, poseer una formación profesional o académica que capacite para llevar a cabo responsabilidades profesionales equivalentes o similares a las que precisan, y acreditar una experiencia no inferior a 2 años en una empresa, institución o Administración Pública.
Artículo 36: Funciones de nivel intermedio Las funciones correspondientes al nivel intermedio son las siguientes: A. Promover, con carácter general, la prevención en la empresa y su integración en la misma.
B. Realizar evaluaciones de riesgos, salvo las específicamente reservadas al nivel superior.
C. Proponer medidas para el control y reducción de los riesgos.
D. Realizar actividades de información y formación básica de trabajadores.
E. Vigilar el cumplimiento del programa de control y reducción de riesgos.
F. Participar en la planificación de la actividad preventiva y dirigir las actuaciones.
G. Colaborar con los servicios de prevención, en su caso.
H. Cualquier otra función asignada como auxiliar, complementaria o de colaboración del nivel superior.
Para desempeñar las funciones, será preciso poseer una formación mínima con el contenido especificado en el programa a que se refiere el Anexo V y cuyo desarrollo tendrá una duración no inferior a 300 horas y una distribución horaria adecuada a cada proyecto formativo, respetando la establecida en el anexo citado.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 12 Reglamentos de los Servicios de Prevención Artículo 37: Funciones de nivel superior Las funciones correspondientes al nivel superior son las siguientes: A. Las funciones señaladas en el apartado 1 del artículo anterior, con excepción de la indicada en la letra h).
B. La realización de aquellas evaluaciones de riesgos cuyo desarrollo exija: C. El establecimiento de una estrategia de medición para asegurar que los resultados obtenidos caracterizan efectivamente la situación que se valora, o D. Una interpretación o aplicación no mecánica de los criterios de evaluación.
E. La formación e información de carácter general, a todos los niveles, y en las materias propias de su área de especialización.
F. La planificación de la acción preventiva a desarrollar en las situaciones en las que el control o reducción de los riesgos supone la realización de actividades diferentes, que implican la intervención de distintos especialistas.
G. La vigilancia y control de la salud de los trabajadores en los términos señalados en el apartado 3 de este artículo.
Para desempeñar las funciones relacionadas en el apartado anterior será preciso contar con una titulación universitaria oficial y poseer una formación mínima acreditada por una universidad con el contenido especificado en el programa a que se refiere el anexo VI, cuyo desarrollo tendrá una duración no inferior a seiscientas horas y una distribución horaria adecuada a cada proyecto formativo.
Artículo 38: Colaboración con el Sistema Nacional de Salud El servicio de prevención colaborará con los servicios de atención primaria de salud y de asistencia sanitaria especializada para el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de enfermedades relacionadas con el trabajo, y con las Administraciones Sanitarias competentes en la actividad de salud laboral que se planifique, siendo las unidades responsables de Salud Pública del Área de Salud, las competentes para la coordinación entre los servicios de prevención que actúen en ese Área y el sistema sanitario.
Artículo 39: Información sanitaria El servicio de prevención colaborará con las Autoridades sanitarias para proveer el Sistema de Información Sanitaria en Salud Laboral. El personal sanitario del servicio de prevención realizará la vigilancia epidemiológica, efectuando las acciones necesarias para el mantenimiento del Sistema de Información Sanitaria en Salud Laboral en su ámbito de actuación. De efectuarse tratamiento automatizado de datos de salud o de otro tipo de datos personales, deberá hacerse conforme a la Ley Orgánica 5/1992, de 29 de octubre.
Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero 13 ...

Tags:
Comprar Previsualizar