Fundamentos del Derecho Administrativo, Tema 7 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Fundamentos del Derecho Administrativi: Administrativo I
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 15/10/2014
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Jordi  Vallès  Balsells   LECCIÓN   VII:   EL   PROCEDIMIENTO   ADMINISTRATIVO   (Ley   30/1992,   del   Régimen   Jurídico   de   las   Administraciones   Públicas   i   del   Procedimiento   Administrativo  Común)   I.
El  acto  y  procedimiento   La   definición   más   convencional   lo   presenta   como   todo   acto   jurídico   dictado   por   una   Administración   pública   y   sujeto   al   Derecho   administrativo.   Como   ya   sabemos   en   nuestro   modelo   de   Estado   de   Derecho,   el   propio   estado   y   sus   poderes   están   ligados   al   Derecho  en  si.  Con  lo  cual  el  acto  administrativo  cumple  una  función  fundamental  pues   a   través   de   él   se   materializa   el   ejercicio   de   las   potestades   de   la   Administración   y   en   torno   suyo   pueden   establecerse   fórmulas   efectivas   de   delimitación,   formalización   y   control  jurídico  propias  y  características  del  Derecho  administrativo.  Es  en  el  caso  del   Acto   administrativo,   y   en   torno   suyo,   donde   concentra   toda   su   efectividad   el   mandato   constitucional  de  sujeción  de  la  Administración  a  la  ley  y  el  control  de  su  actuación  por   los  tribunales.   El  primer  entorno  jurídico  de  los  actos  administrativos  lo  constituye  el  procedimiento   administrativo   en   el   que   esos   actos   se   gestan.   A   partir   de   ahí   podremos   ir   diferenciando   los   tipos   y   categorías   más   importantes   de   actos   administrativos   que   encuentran  su  elemento  diferencial  en  el  procedimiento.   II.
Las  funciones  del  procedimiento  administrativo   Podemos   destacar   tres   funciones   fundamentales:   la   función   legitimante,   la   función   garantista   y   la   función   racionalizadora.   En   la   actualidad,   en   el   marco   del   Estado   democrático,  es  la  función  legitimadora  la  que  tiene  mayor  importancia.   1. La  función  legitimadora  del  procedimiento   La  observancia  del  procedimiento  administrativo  confiere  a  la  resolución  final,  al  acto   administrativo   resolutorio,   de   la   Administración.   A   mayor   exigencia   y   rigor   en   la   conducción   del   procedimiento   por   la   Administración,   mayor   legitimidad   adquieren   sus   resoluciones   y   más   incuestionables   resultan.   Cuando   la   tensión   y   exigencia   procedimental   decae,   los   déficits   en   el   procedimiento   se   transmiten   a   la   resolución   final   con   el   consiguiente   déficit   de   legitimidad.   La   función   legitimadora   del   procedimiento   administrativo   es   absolutamente   fundamental   en   el   Estado   democrático.  Y  ello  por  dos  razones  fundamentales:   -­‐ El   procedimiento   es   el   cauce   más   importante   de   participación   de   que   disponen   los  afectados  por  las  decisiones  de  la  Administración  pública  que  se  dotan  así   de  una  cobertura  democrática.   -­‐ Muchas   de   las   decisiones   que   adoptan   las   Administraciones   públicas   no   son   ejecución  de  la  ley,  sino  que  son  decisiones  discrecionales  sobre  las  que  no  hay   referencia   precisa   en   la   ley.   Cuando   la   Administración   ejecuta   la   ley,   su   actividad  ejecutiva  cuenta  con  la  legitimación  democrática  que  le  dota  la  propia   ley  cuyo  mandato  materializa  ahora.   Lo  cierto  es  que  mediante  el  procedimiento  administrativo  puede  alcanzar  un  nivel   de   participación   que   no   se   logra   en   las   leyes,   que   son   el   resultado   en   muchos   casos   de   Jordi  Vallès  Balsells   pactos   entre   partidos   políticos   cuya   composición   y   fijación   de   objetivos   es   con   frecuencia  muy  opaca.  En  este  sentido  se  destaca  la  función  del  procedimiento  como   compensación   de   la   debilidad   directiva,   de   la   material   y   como   instrumento   de   legitimidad  democrática  de  la  acción  administrativa.   2. La  función  garantista  del  procedimiento   En  la  medida  que  el  procedimiento  pueda  conducir  a  resoluciones  con  este  contenido   de  gravamen,  deben  entonces  apurarse  los  trámites  con  funcionalidad  garantista  como   pueda   ser   el   trámite   de   fijación   y   oposición   a   la   fijación   del   justiprecio   en   el   procedimiento   expropiatorio,   el   tramite   de   audiencia   y   presentación   del   pliego   de   descargos   en   el   procedimiento   sancionador.   Por   eso,   la   omisión   de   trámites   marcadamente   garantistas   en   este   tipo   de   procedimientos   constituye   un   vicio   grave   determinante  de  la  nulidad  de  la  resolución.   3. La  función  objetivizadora  y  racionalizadora  del  procedimiento.  La  gestión  de   la  información   Una  de  las  funciones  del  procedimiento  administrativo  es  acceder  al  conocimiento  más   amplio  y  más  cierto  posible  de  la  realidad.  Se  trata  de  la  fase  de  instrucción  que  tiene   como   objetivo   precisamente   ese:   instruir   a   la   Administración   para   ampliar   su   conocimiento   de   la   realidad   que   tiene   que   tomar   en   consideración   al   decidir,   esclarecer   y   fijar   los   hechos,   establecer   certezas,   averiguar   en   lo   posible   la   verdad   objetiva.   El   objetivo   fundamental   de   este   procedimiento   es   dar   con   la   oferta   contractual  objetivamente  mejor  para  el  interés  público,  función  encomendada  como   vemos  a  la  Administración.   III.
Procedimiento  Administrativo  y  proceso  judicial   Nos  dispondremos  a  discernir  entre  estos  dos  conceptos   1. Sus  similitudes  en  la  búsqueda  de  la  verdad  y  el  conocimiento  de  los  hechos   en  la  fase  de  instrucción   El   proceso   judicial   se   orienta   al   conocimiento   de   la   verdad,   y   a   la   aplicación   del   Derecho   que   a   tales   hechos   corresponde.   El   procedimiento   administrativo   también   cumple   esta   función   epistemológica,   de   conocimiento   y   acceso   en   lo   posible   a   la   verdad   objetiva.   A   ello   corresponde   la   función   objetivizadora   e   instructora   del   apartado  anterior.   2. las   singularidades   del   procedimiento   administrativo   en   la   fase   decisoria   de   su   función  legitimadora   Las  diferencias  entre  el  proceso  judicial  y  el  procedimiento  donde  se  manifiestan  es  en   la  segunda  fase:  en  la  fase  decisoria,  en  la  adopción  de  la  resolución.   La   resolución   del   juez   mediante   sentencia   esta   muy   vinculada   a   la   ley,   en   rigurosa   aplicación  del  Derecho.  El  juez,  tal  como  afirmaba  Montesquieu  es  “la  boca  de  la  ley”,   y   no   hay   prácticamente   discrecionalidad   posible.   Por   otro   lado   la   Administración   adopta   en   muchos   casos   decisiones   discrecionales,   no   predeterminadas   por   ley,   o   define  toda  una  realidad  jurídica  y  material  sin  que  exista  referencia  legal  alguna.  En   tal   caso,   la   legitimidad   de   su   decisión   no   solo   encuentra   la   Administración   en   la   Jordi  Vallès  Balsells   aplicación  de  la  ley,  pues  la  ley  no  contiene  referencia  alguna,  sino  en  el  procedimiento   administrativo  del  que  esta  decisión  resulta.  Cabe  decir  que  en  aquellos  procesos  que   no   haya   ley   existente,   lo   que   se   ha   establecido   mediante   ley   es   que   se   ocupe   la   Administración  mediante  sus  procesos  de  garantización  de  la  participación  ciudadana,   y  que  como  más  discrecionalidad  exista,  más  diligentemente  deberá  actuar.   La  búsqueda  de  legitimidad  en  el  procedimiento  –algo  que  no  se  busca  en  el  proceso   judicial  cuya  legitimidad  le  viene  por  el  cumplimiento  exacto  de  la  ley-­‐,  conlleva  toda   una   serie   de   actuaciones   que   no   se   dan   en   el   proceso,   como   es   la   participación   y   la   dimensión  democrática  que  están  del  todo  ausentes  en  el  proceso.   IV.
Procedimiento  común  y  procedimientos  especiales   La   Ley   de   Procedimiento   Común,   tal   como   su   propio   nombre   indica,   diseña   un   modelo   básico   de   procedimiento   administrativo.   Es   la   plantilla   o   estructura   procedimental   básica.   Las   leyes   y   normas   sectoriales   podrán   establecer   los   procedimientos   a   seguir   para  finalidades  diversas:  solicitar  una  beca,…  En  lo  que  al  procedimiento  de  la  LPC  es   modélico   y   constituye   una   obligada   referencia   es   en   el   diseño   de   la   estructura   del   procedimiento,   diferenciando   netamente   sus   fases   más   características:   iniciación,   instrucción  y  terminación   V.
Las  fases  del  procedimiento   1. Iniciación  del  procedimiento   A. Los  modelos  de  iniciación  del  procedimiento   El  procedimiento  puede  ser  de:   -­‐ Oficio:  es  la  Administración  la  que  inicia  el  procedimiento  (multas,…)   -­‐ Instancia   de   parte:   quien   lo   promueve   debe   cumplir   con   una   serie   de   formalidades:  como  es  la  identificación  del  propio  solicitante,  y  del  objeto  del   procedimiento,   presentando   entonces   cualquier   escrito   o   documento   electrónico  que  contenga  estos  dos  extremos  en  el  plazo  establecido  al  efecto.   Si   la   solicitud   está   incompleta,   se   dispondrá   del   tramite   siguiente   para   completarla   e   incluso  mejorarla  con  otros  documentos   B. Subsanación  y  mejora  de  la  solicitud   Primero   la   Administración   que   tramita   el   procedimiento   es   notificar   al   solicitante   las   posibles   omisiones   e   insuficiencias   que   se   advierten   en   la   solicitud   de   iniciación.   Al   recibir   dicha   notificación   se   dispone   de   un   plazo   de   diez   días   para   subsanar   las   carencias  e  incluso  mejorar  dicha  solicitud.   2. Fase  de  instrucción   Es   la   fase   central   del   procedimiento.   En   ella   la   Administración   ha   de   instruirse,   acumulando  y  procesando  la  información.  Una  información  se  obtiene  de  tres  fuentes   fundamentales:  pruebas  prácticas,  informes  y  aportaciones  de  los  interesados.   A. Pruebas   Con  ellas  se  trata  de  acreditar  la  concurrencia  o  la  ausencia  de  unos  hechos,  o  de  unas   facultades,   que   se   consideran   relevantes   en   el   procedimiento,   y   la   denegación   de   la   práctica  de  pruebas  solicitadas  deberá  efectuarse  por  resolución  motivada.   Jordi  Vallès  Balsells   B. Informes   Los  informes  son  emitidos  por  órganos  administrativos  con  competencias  en  la  materia   o  por  sujetos  privados  a  los  que  se  les  reconoce  su  conocimiento  experto:   a. Informes  preceptivos.  Vinculantes  y  no  vinculantes   Los   informes   preceptivos,   emitidos   ordinariamente   por   órganos   públicos   con   competencia   o   cualificación   en   la   materia,   son   de   obligado   requerimiento   y   aportación.   El   informe   es   preceptivo   si   es   exigido   por   las   normas   reguladoras   del   procedimiento,   pero   ello   no   quiere   decir   que   sea   preceptivo   seguir   sus   indicaciones.   Ello  sólo  seria  así  si  el  informe,  además  de  preceptivo,  fuera  vinculante.   b. informes  voluntarios  o  potestativos   Pueden  aportarse  al  procedimiento  otros  informes,  requeridos  por  la  Administración  o   presentados  por  los  interesados.   C. La  participación  de  los  interesados     La  fase  de  instrucción  que  ahora  estudiamos,  se  abre  a  una  amplia  participación  en  él   de   los   interesados.   Una   participación   que,   como   ya   hemos   destacado,   resulta   fundamental,   sobre   todo   para   cumplir   con   la   función   legitimadora   característica   del   procedimiento  administrativo.   a. El  concepto  de  interesado   No   cualquier   persona   puede   participar   en   cualquier   procedimiento.   Ha   de   precisarse   por   tanto   la   afirmación,   en   ocasiones   con   carácter   demagógico,   de   que   el   procedimiento   se   abre   a   la   participación   ciudadana.   Pero   según   la   LPC   art.   31:   son   quienes   promuevan   o   inicien   el   procedimiento   –a   instancia   de   parte-­‐;   quienes,   sin   haber  iniciado  el  procedimiento,  tengan  derechos  que  puedan  resultar  afectados  por   la  decisión  que  en  el  mismo  se  adopte;  aquellos  cuyos  intereses  legítimos,  individuales   o   colectivos,   puedan   resultar   afectados   por   la   resolución   y   se   personen   en   el   procedimiento  en  tanto  no  haya  recaído  resolución  definitiva.   b. Momentos  para  la  participación  de  los  interesados   1. Muy  amplio,  no  está  propiamente  acotado  a  un  tramite  concreto  y  llega  hasta   el  trámite  de  audiencia.   2. Justamente   es   el   trámite   de   audiencia.   Se   produce   éste   justo   al   finalizar   la   instrucción   e   inmediatamente   antes   de   redactarse   por   la   Administración   la   propuesta   de   resolución.   Es   por   tanto   el   momento   en   el   que   se   puedan   plantear  objeciones,  réplicas  o  puntualizaciones  a  esa  información  acumulada  o   a  ciertos  extremos  de  la  misma.   3. Puede   producirse   si   se   abre   un   periodo   de   información   pública.   Esa   es   una   decisión   que   corresponde   al   órgano   competente   para   dictar   la   resolución   atendiendo  a  la  naturaleza  del  procedimiento.   Si  decide  abrirse  trámite  se  anunciará  al  BOE,  o  de  la  CA,  o  de  la  Provincia,  a  fin  de  que   cualquier  persona  –no  solo  los  interesados-­‐  pueda  examinar  el  procedimiento.       Jordi  Vallès  Balsells   4. Terminación  del  procedimiento   A. La  terminación  normal  por  resolución  expresa   La  terminación  normal  del  procedimiento  se  produce  por  la  resolución  expresa   a. Contenido   Decidirá   todas   las   cuestiones   que   se   hayan   planteado   por   los   interesados   en   sus   solicitudes  y  las  que  se  hayan  suscitado  a  lo  largo  del  procedimiento.  La  resolución  no   agravará  la  situación  del  solicitante  a  instancia  de  parte  en  ningún  lugar  –ejemplo  de   recurrir  una  multa,  no  puede  ser  superior  posteriormente-­‐.  La  resolución  contendrá  la   decisión   y   “expresarán,   además,   los   recursos   contra   la   misma   procedan,   órganos   administrativos   o   judiciales   ante   el   que   hubieran   de   presentarse   y   plazo   para   interponerlos”.   b. Deber  de  motivación   Consiste  en  expresar,  sucintamente,  los  hechos  y  fundamentos  de  Derecho  en  los  que   se  funda  la  decisión  adoptada  por  la  resolución.     B. Otros  modelos  de  terminación  del  procedimiento   Han  llegado  a  calificarse  de  anormales,  por  contraste  con  el  modo  normal  y  ordinario   que  es  la  resolución  expresa,  aunque  están  previstos  legalmente  y  son  perfectamente   aplicables.   a. Desistimiento  y  renuncia   Son   dos   figuras   muy   parecidas;   la   diferencia   fundamental   es   que   el   desistimiento   se   predica  de  acciones,  en  este  caso  la  acción  de  inicio  del  procedimiento,  de  la  que  luego   desiste;  mientras  que  la  renuncia  es  de  derechos  sustantivos,  siempre  que  se  trate  de   derechos  renunciables;  que  es  durante  el  proceso.   b. Caducidad   Conlleva  el  archivo  de  las  actuaciones  por  parte  de  la  Administración.  Debe  tratarse  de   un   procedimiento   iniciado   a   instancia   de   parte;   debe   producirse   una   paralización   del   procedimiento   por   una   causa   imputable   al   interesado   que   lo   promueve;   y   la   administración  debe  advertirle  de  esa  paralización  para  que  proceda  a  cumplir  con  el   tramite  pertinente,  dándole  un  plazo  de  tres  meses  para  ello.   c. Necesidad  de  resolución   Debe   haber   una   resolución   al   fin   con   una   manifestación   o   constatación   por   la   Administración   de   las   circunstancias   que   condujeron   a   la   caducidad,   la   renuncia   o   el   desistimiento.   C. La  terminación  convencional  del  procedimiento   El  modo  normal  de  terminación  del  procedimiento  ha  sido  y  es  la  resolución,  el  acto   resolutorio  de  la  Administración  con  competencia  en  la  materia  de  que  se  trate.  Como   modo  alternativo,  la  LPC  introdujo  la  terminación  convencional:   a. Forma,  objeto  y  finalidad   Forma:  Se  trata  de  una  convención  que  puede  presentar  formas  distintas  que  celebra   la  Administración  con  los  particulares  o  con  sujetos  de  Derecho  público.   Jordi  Vallès  Balsells   Objeto  y  contenido:  puede  tener  cualquier  objeto  que  sea  susceptible  de  transacción   (no  puede  ser  p.e  materias  competenciales).   Finalidad   y   posición   en   el   procedimiento:  el  convenio  puede  tener  como  finalidad  la   terminación   –convencional-­‐   del   procedimiento   o   puede   insertarse   en   él   como   un   trámite  más.   b. La  funcionalidad  de  la  terminación  convencional:  no  unilateralidad     La  resolución  de  la  Administración  no  puede  en  rigor  considerarse  unilateral  ni  carente   de   legitimación   cuando   va   precedida   de   un   procedimiento   interactivo   abierto   a   una   amplia  y  constante  participación  de  los  interesados.   c. Condiciones  y  limites  de  la  terminación  convencional   La   experiencia   de   la   aplicación   de   esta   fórmula   arroja   algunos   resultados   muy   negativos   cuando   se   le   ha   concedido   un   protagonismo   central   en   la   actuación   administrativa.   La   operatividad   de   esta   fórmula   parece   prudente   pues   circunscribirla   a   cuestiones   muy   acotadas,   para   concretar   detalles   cuantitativos   o   materiales,   accesorios  o  adjetivos  de  la  resolución  principal  que  a  la  Administración  corresponde.   5. La  distinción  entre  actos  resolutorios  y  actos  de  trámite   A  lo  largo  del  procedimiento  se  producen  ordinariamente  todo  una  serie  de  decisiones   sobre   fases,   trámites   y   controversias   que   suscitan   en   torno   a   su   tramitación.   Estas   decisiones   que   adopta   a   la   Administración   se   conocen   como   actos   de   trámite;   no   se   pueden  recurrir  ya  que  no  tiene  fuerza  modificativa  jurídica  y  por  economía  procesal.   Cabe  decir  que  éstos  son  los  actos  tramite  normales,  pero  hay  los  cualificados  que  son   más   importantes,   ya   que   pueden   determinar   la   resolución   final,   que   si   que   pueden   ser   recurridos.   El   procedimiento   concluye   ordinariamente   con   su   resolución.   Es   el   acto   resolutorio.   Es   este   acto   el   que   realmente   tiene   efectos   sobre   la   realidad   jurídica.   Es   el   acto   que   puede   crear,   modificar   o   extinguir   situaciones   jurídicas:   es   el   único   que   puede   ser   recurrido   (a   excepción   del   acto   tramite   cualificado,   que   tiene   un   carácter   resolutorio   y   exclusor).     Actos  normales   No  se  pueden   recurrir   directamente   Actos  de  trámite   Cuali3icados   Aquellos  que  in3luyen   directamente  sobre  el   acto  resolutorio  y   excluyen  a  alguien  del   proceso.  Son   recurrribles   de  trámite   Actos  de  Trámite   VI.
La  tramitación  electrónica  del  procedimiento   La  Ley  11/2007  (LAE)  la  que  admite  plenamente  la  utilización  de  estos  medios  en  las   relaciones   con   la   Administración.   El   avance   más   importante   de   esta   ley   es   que   reconoce   el   derecho   subjetivo   a   relacionarse   con   la   Administración   por   medios   electrónicos.   Un   derecho   que   puede   invocarse   y   exigirse   ante   los   tribunales.   En   la   tramitación   del   procedimiento,   la   utilización   de   medios   electrónicos   puede   aportar   Jordi  Vallès  Balsells   muchas  ventajas  en  orden  a  la  celeridad  y  a  la  simplificación.    Pero  puede  suponer  en   algunos   aspectos   una   regresión   de   los   avances   conseguidos   sobre   todo   en   el   antiformalismo  con  el  que    se  ha  venido  configurando  el  procedimiento  administrativo   y,  en  general,  la  relación  con  la  Administración.     Como  requisito  aplicable  a  la  comunicación  electrónica  con  la  Administración  se  exige   que   se   garanticen   la   constancia   de   la   transmisión   y   recepción   contenido   de   las   comunicaciones  y  la  identidad  de  remitente  y  destinatario.   VII.
La  obligación  de  resolver  en  el  procedimiento  administrativo   1. La  orientación  del  procedimiento  hacia  la  decisión   El   procedimiento   administrativo   ésta   todo   él   derechamente   orientado   a   la   decisión.   Es   una  maquinaria  concebida  para  decidir.  Conecta  también  con  el  principio  de  seguridad   jurídica  pues  establece  la  certeza  de  que  los  procedimientos  administrativos  concluirán   con  una  resolución.   2. La   regulación   legal   del   deber   de   resolver   y   los   mecanismos   para   hacerlo   efectivo   Está   rotundamente   afirmado   por   la   legislación,   no   sólo   afirmado,   sino   programado   y   forzado  en  su  caso  mediante  una  serie  de  mecanismos  muy  efectivos.  Veamos  cómo  se   estructura  legalmente  este  deber  de  resolver.   A. La  afirmación  del  deber  de  resolver   La   ley   afirma   de   manera   explicita   el   deber   de   resolver   el   procedimiento:   “La   Administración  ésta  obligada  a  dictar  resolución  expresa  en  todos  los  procedimientos     a   notificarla   cualquiera   que   sea   su   forma   de   iniciación”   (42.2).   En   los   casos   de   terminación   del   procedimiento   por   renuncia   desistimiento   o   caducidad,   también   es   necesaria  una  resolución  que  exprese  las  circunstancias  por  las  que  se  ha  producido.   B. La  fijación  de  plazos  estrictos  para  resolver   La  manera  de  hacer  efectiva  la  obligación  de  resolver  es  sujetándola  a  un  plazo:   a. Plazos   Ese   plazo   será   el   que   fije   la   normativa   reguladora   del   procedimiento   de   que   se   trate   pero  en  todo  caso  tal  como  establece  la  LPC,  no  podrá  ser  superior  a  seis  meses.  Si  la   normativa  específica  no  establece  plazo  alguno,  ese  plazo  máximo  para  resolver  será   de  tres  meses.   b. Computo   En  los  procedimiento  iniciados  de  oficio  por  la  propia  Administración  desde  la  fecha  de   adopción   del   acuerdo   de   iniciación.   En   los   procedimiento   iniciados   a   instancia   del   interesado,  desde  la  fecha  de  entrada  en  registro  de  la  solicitud.   c. Posible  suspensión  del  transcurso  del  plazo   Puede   ser   porque:   se   requiera   al   interesado   la   subsanación   de   deficiencias   y   aportación  de  documentos;  necesidad  de  un  pronunciamiento  de  un  órgano  de  la  UE;   solicitud   de   informes;   realización   de   pruebas   técnicas;   iniciación   de   tramites   para   alcanzar  la  terminación  convencional.     Jordi  Vallès  Balsells   C. Producción  del  silencio  administrativo  al  vencimiento  del  plazo  para  resolver.   Se  trata  de  la  fórmula  más  efectiva  de  obtener  una  resolución  ante  la  pasividad  de  la   Administración.   Es   el   legislador   el   que   liga   una   resolución   a   ese   silencio.   Con   esta   fórmula   se   afina   al   máximo,   con   total   eficacia   esa   maquinaria   de   resolver   que   es   el   procedimiento  administrativo.   VIII. Las  modalidades  del  silencio  y  su  naturaleza  jurídica   Podemos  encontrar  dos  modalidades   1. El  silencio  negativo   El  silencio  de  la  administración  es  una  denegación.  Permite  el  recurso  ante  lo  que  se   entiende  denegado  por  la  Administración.  El  silencio  administrativo  negativo  es  así  una   fórmula,   un   artificio   procedimental,   que   permite   superar   la   situación   de   bloqueo   y   parálisis   en   que   se   vería   envuelto   el   interesado   si   tuviera   que   esperar   una   decisión     de   la  Administración  que  no  se  sabe  cuando  se  producirá,  ni  si  se  producirá  siquiera.   2. El  silencio  positivo   El  silencio  le  otorga  al  solicitante  aquello  que  demandaba.   A. Su  consideración  como  acto  administrativo   El  silencio  positivo  “tiene  a  todos  los  efectos  la  consideración  del  acto  administrativo   finalizador   del   procedimiento”   43.2   LPC.   Se   trata   pues   de   un   acto   administrativo,   un   acto   presunto   a   diferencia   del   acto   expreso   que   resulta   de   una   resolución   del   procedimiento  por  parte  de  la  Administración.  Puede  ser  por  tanto  título  constitutivo   de  derechos,  por  ejemplo,  una  autorización.   B. Sus  problemas.  La  posible  tensión  entre  lo  otorgado  por  silencio  y  la  legalidad   vigente.  Seguridad  jurídica  o  defensa  de  la  legalidad?   El   silencio   positivo   tiene   un   grave   riesgo,   el   posible   otorgamiento   por   silencio   administrativo   positivo   de   facultades   que   sean   contrarias,   e   incluso   abiertamente   contrarias,   a   la   legalidad   vigente.   Pero   podemos   encontrar   un   grave   problema   entre   la   defensa  de  la  legalidad,  y  la  defensa  de  la  seguridad  jurídica  del  individuo.   La  jurisprudencia  a  determinado  tres  vías  para  solventar  estos  casos:   1. Línea   jurisprudencial   que   se   decanta   por   el   mantenimiento   a   ultranza   de   la   legalidad.  El  solicitante  debería  cerciorarse  que  lo  obtenido  por  silencio  positivo   se  ajusta  a  la  legalidad.   2. Línea  jurisprudencial  que  se  decanta  por  reconocer  todo  lo  que  se  obtiene  por   silencio.   La   solicitud   que   se   presentó   debidamente   a   la   Administración   y   tuvo   ocasión  de  advertirle  la  posible  ilegalidad  de  lo  que  se  pretendía  en  ella.   3. Es   una   línea   ecléctica:   no   resultarían   admisibles   las   facultades   obtenidas   por   silencio  positivo  que  vulneran  abierta  y  ostensiblemente  la  legalidad,  mientras   que   se   mantendrían   los   actos   producidos   por   silencio   positivo   que   conllevan   infracciones  leves  al  ordenamiento.         Jordi  Vallès  Balsells   IX.
Las  opciones  del  régimen  legal  del  silencio  administrativo   1. La  regla  general  y  sus  numerosas  excepciones   En  nuestro  ordenamiento  hemos  establecido  como  regla  el  silencio  negativo.  Sólo  en   casos  especiales,  perfectamente  definidos  en  las  leyes,  se  admitirá  el  silencio  positivo.     2. Resoluciones  expresas  tardías   Es  perfectamente  posible  que,  una  vez  transcurrido  el  plazo  para  resolver,  y  producido   por   tanto   el   silencio   en   el   sentido   que   sea,   la   Administración   dicte   una   resolución   expresa  sobre  lo  solicitado  o  planteado  en  el  procedimiento.  Siempre  será  en  beneficio   del  interesado.   El   plazo   para   recurrir   a   la   vía   judicial   es   de   6   meses   desde   el   día   siguiente   a   la   finalización   del   plazo   de   resolución   del   recurso   o   petición.   Reglas   generales   del   proceso:   -­‐ Actos  de  Parte  del  Particular:  silencio  positivo   -­‐ Actos  de  Oficio  de  la  Administración:   • Si  el  resultado  es  un  gravamen  para  el  particular:  no  se  aplica  el  silencio   sino  que  caduca  el  procedimiento.   • Si  el  resultado  fuera  favorable  para  el  particular:  silencio  negativo       ...