Seguridad vial (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura tipologies penals
Año del apunte 2017
Páginas 8
Fecha de subida 08/06/2017
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 9: DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL (379-385 ter) 1. CUESTIONES GENERALES  Bien jurídico: La seguridad vial es el conjunto de las condiciones fijadas por el O.J. para la protección de la vida, la salud, la integridad física y otros bienes jurídicos individuales, en las que la conducción de un vehículo a motor representa un riesgo jurídicamente permitido.
La seguridad vial constituye un bien jurídico colectivo  Conducta típica: La conducción es típica cuando la longitud y el resto de las circunstancias del trayecto recorrido permiten afirmar la presencia de un peligro para la vida y/o salud de terceros  Producción de resultados lesivos o El artículo 382 regula los supuestos en los que, además del riesgo derivado de la comisión de los delitos previstos en los artículos 379, 389 y 381, se produce un resultado lesivo constituido de delito: “Los jueces y tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente pensada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil”.
Muy posiblemente, el legislador quiso configurar  Una modalidad agravada de los delitos previstos en los 379, 380 y 381 cuando su comisión supone también la de un delito de lesión que tenga señalada pena inferior  Una modalidad agravada de los delitos de homicidio y lesiones imprudentes cuando se cometen conduciendo en las condiciones descritas y el delito de peligro tiene prevista una pena inferior o La redacción del art 382 plantea las siguientes alternativas  Constituye una regla especial para la determinación de la pena sólo aplicable en los casos de concursos de leyes, cuando el peligro de la conducta no se extiende a terceros  Constituye una regla especial para la determinación de la pena sólo aplicable a los casos de concurso ideal de delitos, cuando el peligro generado por la conducción sí se extiende a terceros  Constituye una regla especial para la determinación de la pena en los casos de concurso de leyes y de delitos  Introduce una modalidad agravada de los delitos de homicidio y lesiones imprudentes y de los delitos de peligro previstos en los art 379, 380 y 381(pena superior en grado) que desplaza la aplicación de la modalidad básica, sólo se apreciará la infracción más gravemente pensada.
2. CONDUCCIÓN CON EXCESO DE VELOCIDAD (379.1)  Peligro abstracto. La realización del tipo objetivo requiere la conducción de un vehículo de motor un ciclomotor a velocidad superior a 60km/h en vía interurbana o 80km/h en vía interurbana a la permitida.
 Se distingue entre: o La velocidad máxima fijada con carácter general y a través de un reglamento o Las prohibiciones u obligaciones específicas de velocidad fijadas a través de la señalización o Las rebajas fijadas respecto de travesías y vías urbanas mediante acuerdo de la autoridad municipal con el titular de la vía, o decisión del órgano competente de la Corporación municipal  Se trata de un delito doloso. El error sobre la velocidad a la que circula el vehículo será un error de tipo. El error sobre el límite máximo de velocidad podría ser constitutivo de un error de prohibición  La realización del tipo no será antijurídica cuando concurra una causa de justificación, por ejemplo, estado de necesidad 3. CONDUCCIÓN BAJO LA INFLUENCIA DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS U OTRAS SUSTANCIAS (379.2)  Naturaleza jurídica: Distintas modalidades de un tipo abstracto. No es necesaria la presencia efectiva de terceros en el ámbito de posible eficacia causal de la conducción, pero sí es necesario que fuera posible ex ante.
 Conducción bajo el influjo de drogas tóxicos, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas o Elementos típicos  Que el conductor haya consumido drogas tóxicas, estupefacientes, sustancia psicotrópicas o bebidas alcohólicas  Que el consumo de aquellas sustancias influya negativamente en la conducción, por haber producido una afectación significativa de las facultades psíquicas y/o físicas del conductor, que permita afirmar la presencia de un peligro para la vida y/o salud de terceros, atendiendo al conjunto de las circunstancias concurrentes o La superación de las tasas de alcohol en sangre o aire aspirado prevista como infracción administrativa. Lo decisivo es la influencia del alcohol en los términos antes indicados. Por esta razón, el delito puede cometerse sin superar aquellas tasas.
o Por sí sola, la conducción con una tasa inferior será insuficiente para considerar probada la comisión de la modalidad prevista en el 1º. En estos casos, y en aquellos en los que no puede determinarse la tasa de alcohol, la jurisprudencia centra su atención en otros indicios como los siguientes: conducción anómala, producción de un accidente, comisión de infracciones administrativas, condiciones físicas del autor, etc.
 Conducción superando determinadas tasas de alcohol o El tipo objetivo de la modalidad prevista en el inciso II del artículo 379.2 se realiza con la mera superación de las tasas allí indicadas; no es necesario que la peligrosidad de la conducción pueda advertirse observando sólo la trayectoria y velocidad del vehículo, o se manifieste efectivamente en una conducción que deba calificarse de irregular o antijurídica. Pero sí es necesario tener en cuenta el margen de error de los etilómetros.
o Es posible la tentativa, tanto idónea (cuando el sujeto es sorprendido justo al iniciar la marcha o en el momento inmediatamente anterior), como inidónea (cuando solo ex ante y con arreglo del criterio del hombre medio, más los eventuales conocimientos especiales del autor, exista un riesgo significativo de que el conductor se encuentre bajo la influencia de las sustancias mencionadas en el artículo 379 y comprometa así, la seguridad vial o Entre las causas de justificación que pueden concurrir, debe destacarse el estado de necesidad (cuando no exista otro medio para trasladar a un enfermo grave al hospital) o Entre los delitos del artículo 379 y 380 existe un concurso de leyes, incluso cuando el peligro abstracto se extienda a objetos distintos de aquel que se haya puesto en peligro concreto.
o Según el 382, cuando se realice el acto del 379 con un resultado lesivo constitutivo de delito sólo apreciarán la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y, condenando, en su caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado 4. CONDUCCIÓN TEMERARIA QUE PONE EN CONCRETO PELIGRO LA VIDA O INTEGRIDAD DE LAS PERSONAS (380)  Tipo objetivo: En el art 380 se castiga de forma genérica la conducción temeraria, sin exigir, por lo tanto, que el carácter temerario de la conducción proceda de un factor concreto de riesgo, como la velocidad o la influencia del consumo de alcohol.
 Es temeraria la conducción con imprudencia grave: Infringiendo una norma de cuidado elemental y creando un riesgo significativo, atendiendo al conjunto de las circunstancias concretas en las que se produce la conducción. Entendemos que la exigencia de que la temeridad sea manifiesta es reiterativa. No es necesario que la temeridad pueda apreciarse mediante la simple observación del desplazamiento del vehículo (no haber dormido, que el frenado del vehículo no funcione…)  La exigencia de que la conducción ponga en concreto peligro la vida o la integridad de las personas delimita el delito previsto en el art 380 frente a los delitos de peligro abstracto y frente a la infracción administrativa prevista.
 Por razones sistemáticas, las lesiones a las que se refiere el peligro concreto deben presentar, como mínimo, la gravedad de las previstas en el art 147.1. no es necesario que sean varias personas que la conducción pone en peligro, ni que participen activamente en el tráfico. El peligro puede referirse a terceros que viajan en el vehículo que se conduce temerariamente, salvo que lo hayan consentido libremente.
 Tipo subjetivo: El dolo debe extenderse tanto a la conducción temeraria, como al resultado de peligro concreto. Si el dolo se extiende al resultado de muerte o lesiones estaríamos ante una tentativa de homicidio o de lesiones.
5. CONDUCCIÓN TEMERARIO CON MANIFIESTO DESPRECIO POR LA VIDA DE LOS DEMÁS (381)  Se castiga la conducción con temeridad manifiesta y manifiesto desprecio por la vida de los demás, estableciéndose un marco punitivo distinto según si se ha puesto en concreto o no en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.
 La singularidad de las conductas descritas en el 381 radica en la especial gravedad de la norma de cuidado que se infringe, generando un claro peligro para la vida de una pluralidad de personas, pero que sin que el dolo se extienda al resultado de muerte  Si se entiende que el tipo subjetivo del delito previsto en el 381 está formado por el dolo eventual en relación con el resultado de muerte, en principio la efectiva producción de este resultado deberá considerarse dolosa.
6. CREACIÓN DE UN GRAVE RIESGO PARA LA CIRCULACIÓN NO PREVISTA EN LOS ART 379 A 381 Y 384 (385)  La principal característica es que se trata de un delito de medios indeterminados. Lo esencial es la presencia de un grave riesgo para la circulación, derivado de la alteración de la seguridad del tráfico vial, o de la omisión de su restablecimiento. La producción de un resultado de peligro concreto sólo es relevante para la determinación de la pena.
 Para valorar la gravedad del riesgo se atenderá a la probabilidad y proximidad de la producción de resultado de muerte o lesiones graves, son que pueda considerarse suficiente el riesgo para otros bienes jurídicos. No es necesario que el peligro permanezca de forma prolongada en el tiempo. La obstaculización de vías que no ocasione un grave riesgo puede ser constitutiva de coacciones.
 En el artículo 385.1 se prevén con carácter ejemplificativo tres formas específicas y alternativas de creación activa de un grave riesgo para la circulación, junto con una modalidad genérica, de carácter residual o Colocación en la vía de obstáculos imprevisibles. El obstáculo puede ser el propio cuerpo del autor u otros objetos como un bidón metálico de los utilizados en las obras. No es necesario que el obstáculo impida la circulación, bastando que la dificulte. El carácter imprevisible de los obstáculos remite al criterio normativo de aquellos que no deberían encontrarse en una vía idónea para la circulación segura, de modo que su colocación sin la oportuna advertencia infringe una norma de cuidado.
o Derramamiento de sustancias deslizantes o inflamables o Mutación, sustracción o anulación de la señalización (concurso de leyes con el delito de daños)  La aplicación del artículo 385.1 se extiende a la creación de un grave riesgo para la circulación alterando la seguridad del tráfico por cualquier otro medio. Barca todos los supuestos en los que se crea un riesgo significativo para la seguridad vial, sin que el dolo del autor se extienda a la producción de un resultado de peligro concreto, o de lesión de la vida o la integridad física, y sin que la tipicidad de la conducta dependa de la presencia objetiva de tales resultados. Lo esencial es delimitar que la conducta encierre semejante peligro, no el objeto en el que recae la conducta ni la fuente del grave riesgo para la circulación  En el artículo 385.2 se prevé una modalidad omisiva consistente en no restablecer la seguridad de la vía cuando haya la obligación de hacerlo. Es discutible si los supuestos en los que existe la obligación coinciden con aquellos en los que se admite la comisión por omisión cuando se trata de delitos de resultado.
7. NEGATIVA A SOMETERSE A LAS PRUEBAS LEGALMENTE ESTABLECIDAS PARA LA COMPROBACIÓN DE LA TASA DE ALCOHOLEMIA Y LA INFLUENCIA DE DROGAS TÓXICAS ESTUPEFACIENTES O SUSTANCIAS PSICOTRÓPICAS (383)  Modalidad autónoma del delito de desobediencia  El BJP es la eficacia de los requerimientos legítimos de los agentes de la autoridad, y los fines que persiguen. La posibilidad de comprobar el consumo de aquellas sustancias es un presupuesto esencial de la eficacia preventiva de la norma que prohíbe la comisión de los delitos previstos del artículo 379 a 382. Por ello, de forma mediata se protege la seguridad vial y la vida e integridad de las personas.
 Tipo objetivo: La previsión del sometimiento a una segunda verificación comporta que la negativa podrá ser típica, aunque se haya practicado ya una primera prueba. Al atribuirse a los análisis de sangre, orina u otros análogos una función de contraste, es típica la conducta de quien se niegue a realizar la verificación previa del aire espirado.
 Personas obligadas: Todos los conductores de vehículos quedan obligados a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas en el organismo, que se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia del tráfico  La negativa sólo es típica cuando el sujeto reúne las condiciones necesarias para someterse a las pruebas. Cuando las personas obligadas sufrieran lesiones, dolencias o enfermedades cuya gravedad impida la práctica de las pruebas, el personal facultativo del centro médico al que sean evacuados decidirá las que se hayan de realizar. Además de la negativa abierta y expresa a practicar las pruebas, es típica la conducta consistente en soplar con una intensidad deliberadamente insuficiente para frustrar así la obtención de una medición válida.
 Una delimitación del tipo objetivo acorde con el principio de proporcionalidad, y con lo dicho acerca del BJP, obliga a considerar las circunstancias en las que se produce la negativa y sus consecuencias. El ámbito del 383 debe delimitarse atendiendo a la presencia y eficacia de los indicios de la comisión del delito previsto en el 379, pero en sentido distinto. El ámbito propio del 383 se circunscribe a los supuestos en los que el requerimiento policial se formula sobre la base de indicios de la comisión del delito descrito en el 379.2; y, además tales indicios son claramente insuficientes para garantizar una sentencia condemnatoria firme. La negativa del conductor al requerimiento formado sin la presencia de aquellos indicios sólo será constitutiva de una infracción administrativa.
 Al tratarse de una modalidad específica, el 383 requiere un requerimiento previo, directo y claro del agente, y que la negativa sea contumaz y reiterada. Es discutible si el tipo objetivo requiere que el conductor haya sido informado de las consecuencias penales de su comportamiento.
 Tipo objetivo: Delito doloso. Cuando la persona requerida sopla por el etilómetro con una intensidad insuficiente para que el aparato pueda determinar la tasa de alcohol sólo estaremos ante una conducta doloso si el sujeto persigue o acepta que no es posible realizar aquella medición. El tipo subjetivo no exige la concurrencia de un elemento subjetivo adicional. Sin embargo, ocasionalmente la jurisprudencia ha exigido que la negativa se desprenda de una actitud de rebeldía y desprecio a la autoridad.
 La realización del tipo con la culpabilidad total o parcial disminuida sólo dará lugar a la correspondiente eximente o atenuante cuando no se hubiera previsto dolosamente tal situación.
Cuando concurran los delitos previstos en los artículos 379.2 y 383, deberá ser excepcional que la embriaguez sólo atenúe la pena del segundo; debe tenerse en cuenta que la comisión del delito previsto en el 383 requiere que el sujeto presente síntomas de embriaguez.
8. CONDUCCIÓN TRAS LA PRIVACIÓN O PÉRDIDA DE VIGENCIA DEL PERMISO O LICENCIA, O SIN HABERLO OBTENIDO NUNCA (384)  Conducción sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción o Para obtener el permiso hay que demostrar que se tiene unas facultades y conocimientos para la conducción. Para intentar garantizar que el conductor reúne tales cualidades, se exige la obtención previa de la autorización administrativa y se prohíbe la conducción careciendo de ella.
o El mero hecho de conducir un vehículo a motor sin haber obtenido nunca el permiso no comporta que el conductor carezca de las capacidades necesarias para obtener el correspondiente permiso, ni comporta que la conducción genere un peligro para la vida o la integridad física de tercero superior al que generaría si el conductor lo hubiera obtenido. Por ello, en esta figura delictiva, es difícil identificar un bien jurídico que no sea el interés estatal en comprobar, a través de los trámites previstos, quién tiene las aptitudes para conducir.
o Al exigir que la conducción se realice “sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción”, e incriminarse este supuesto con independencia del que se refiere a la vigencia de aquéllos, debe entenderse que es atípica la conducción de quien sí ha obtenido un permiso o licencia en otro país que no sean válidos en España.
o Tampoco puede afirmarse que no ha obtenido nunca permiso o licencia quien sí los obtuvo, pero conduce después de que se haya declarado su nulidad, lesividad, o la pérdida de vigencia. Así mismo, es atípica la conducción de un vehículo distinto de aquel a cuya conducción autoriza el permiso o licencia obtenidos, o en condiciones distintas de las autorizadas: no realiza el tipo quien sí ha obtenido algún permiso o licencia que le autoriza a conducir.
 Conducción en los casos de pérdidas de vigencia del permiso por pérdida total de los puntos o Se protege la eficacia preventiva de la decisión que acuerda la pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos e, indirectamente, la eficacia preventiva de las normas que prohíben las conductas cuya comisión comporta la pérdida de puntos y que se persiguen proteger la seguridad vial o Sólo es típica la conducción realizada mientras no se haya recuperado u obtenido nuevamente el permiso o licencia de conducción, tras el cumplimiento de los requisitos y plazos establecidos  Conducción tras la privación cautelar o definitiva del permiso o licencia por decisión judicial o La conducta prevista es un quebrantamiento de condena. Se protege la eficacia de la resolución judicial en la que se impone la pena, medida de seguridad o medida cautelar quebrantadas y, en definitiva, la función preventiva que legitima su posición o Cuando la pena prevista en el art 47 se imponga con una duración superior a 2 años, comporta la pérdida de vigencia del permiso. Si es inferior a 2 años, para volver a conducir, únicamente deberá acreditar haber superado con aprovechamiento el curso de reeducación y sensibilización vial o A pesar de que el artículo 384.2 no se refiere a la privación del derecho a conducir, sino a la privación del permiso, la realización del tipo no presupone haber obtenido previamente un permiso o licencia de conducción, ni que hayan sido retirados, conforme a lo dispuesto o La consideración de esta figura delictiva como una modalidad de quebrantamiento de condena nos lleva a entender que, en relación con este delito, existe un concurso de leyes.
 Tipo subjetivo: Se trata de delitos dolosos  Participación: Quien proporciona el vehículo puede ser considerado partícipe ...