bienes públicos practica (2015)

Ejercicio Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura bienes públicos y urbanismo
Profesor G.B.P.
Año del apunte 2015
Páginas 6
Fecha de subida 27/03/2015
Descargas 16

Descripción

caso práctico que cuenta como examen

Vista previa del texto

Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández 1. Concretar y justificar que tipo de título administrativo debía ostentar la compañía XX para instalar hamacas y sombrillas en la playa.
En el artículo 31 y siguientes de la Ley de Costas se nos especifican una serie de disposiciones generales sobre la ocupación del dominio público marítimo-terrestre.
Como regla general, la utilización de éste dominio es público y gratuito –art. 31.1 LC.
No obstante, existen determinados usos que como consecuencia de su intensidad, peligrosidad o rentabilidad, como puede ser la instalación de hamacas y sombrillas en la playa, requieren de una serie de títulos administrativos o de ocupación como son la reserva, la adscripción, la autorización y las concesiones –art. 31.2 LC.
En este supuesto concreto la instalación de hamacas y sombrillas en la playa únicamente se puede realizar en las inmediaciones o en la misma debido a su naturaleza. Además, estamos hablando de instalaciones denominadas de “temporada” por sólo resultar rentables o utilizables en verano o en periodos vacacionales debido a la afluencia de gente en las playas. Así, hubiese necesitado la compañía XX para la instauración de las hamacas y sombrillas de un titulo administrativo de ocupación consistente en la debida autorización administrativa según el artículo 51.1 de la Ley de Costas “estarán sujetas a previa autorización administrativa las actividades en las que, aun sin requerir obras o instalaciones de ningún tipo, concurran circunstancias especiales de intensidad, peligrosidad o rentabilidad y asimismo la ocupación del dominio público marítimo-terrestre con instalaciones desmontables o con bienes inmuebles.” Esta autorización debe ser concedida por la administración local que sacara las ocupaciones a concurso, no sin antes haber trazado un plan de ocupación. El ayuntamiento saca a concurso público los servicios que podrá tener la playa y deberá escoger entre las diferentes propuestas las más adecuada. De ahí se concederán las correspondientes autorizaciones para realizar cualquier tipo de ocupación no obstante, en conformidad con el artículo 52.4 de la Ley de Costas esta ocupación no podrá ser superior a cuatro años por considerarse concedida por ostentar la categoría de “temporada”.
1 Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández En definitiva, la autorización podría haberse concedido y hubiera resultado viable si no supusiera la instalación de sombrillas y hamacas en la playa un difícil acceso a terceros ajenos al hotel no pudiendo disfrutar éstos de un sitio público como es la playa. Esto viene dado en el artículo 53.2 de la Ley de costas “En ningún caso el otorgamiento de estas autorizaciones podrá desnaturalizar el principio del uso público de las playas”.
2. Concretar y justificar la viabilidad de que fuera otorgado un título administrativo para la instalación destinada a bar.
En el artículo 31 de la Ley de costas nos habla de que la posibilidad de utilizar el dominio público marítimo-terrestre es libre público y gratuito. En suma, recordar el artículo 32 de la misma ley cuando nos habla de que será por concesión de la manera en que se puede conceder la instalación del bar. De acuerdo con la instalación que realiza la compañía del bar habremos de atender, más concretamente, al artículo 64 de la Ley de costas apartado primero, que hace referencia al título administrativo habilitante, en éste caso se trataría de una concesión “Toda ocupación de los bienes de dominio público marítimo-terrestre estatal con obras o instalaciones no desmontables estará sujeta a previa concesión otorgada por la Administración del Estado.” Sería así por tratarse en primer lugar de una obra de carácter no desmontable y ocupar gran parte de dominio público marítimo-terrestre. Además, para su construcción se hubiera necesitado de obras que podrían dificultar el acceso al público general a la playa.
Referente al supuesto de hecho éste constata una frase a tener en cuenta para proceder al segundo análisis “Para mejorar los servicios hoteleros, ha instalado en la playa que linda con el hotel, de difícil acceso por terceros,” esto último lo encontramos en el artículo 64.2 de la Ley de costas donde se nos habla de que ante todo se debe garantizar el libre acceso y transito tanto de personas, autoridad y funcionarias, es decir, de terceras personas que pisen la playa como espacio público que es tanto para disfrutar del ocio como para garantizar las tareas de salvamento, seguridad marítima , transito, etc. En suma, dicho artículo recibe el respaldo del 33 de la misma ley por afirmar en primer lugar que las playas no serán de uso privado lo que conlleva a que todas las instalaciones que se realicen deben permitir el acceso a terceros sin 2 Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández suponerles ningún tipo de dificultad mayor y además en caso de que se hicieran edificaciones estas tendrían que estar situadas fuera de la playa.
Concluyendo, esto vendría a ser uno de los motivos principales por los que no resultaría viable la otorgación de la concesión y con ella el poder realizar obras para efectuar la instalación del bar.
3. Concretar y justificar que tipo de título administrativo debía ostentar la compañía XX para realizar vertidos a la riera.
En conformidad con el artículo 30.2 de la Ley de Costas “para el otorgamiento de las licencias de obra o uso que impliquen la realización de vertidos al dominio público marítimo-terrestre se requerirá la previa obtención de la autorización de vertido correspondiente”. Así, tal y como se dice la compañía XX hubiera necesitado de una autorización por la administración competente –art. 37.3 y 56.1 y 3 de la Ley de Costas. En suma, deberá existir una previa justificación de que no existe ninguna solución alternativa para poder establecer otro lugar para realizar el vertido en la riera.
Sin embargo, quedan prohibidos incluso con autorización el vertido de residuos sólidos tanto en la ribera del mar, zona de servidumbre, etc. Este supuesto no es aplicable al caso ya que se trata del vertido de las aguas residuales del hotel. Por lo tanto, se sigue diciendo que para poder realizar vertidos cabe que exista una autorización.
4. Legitimación de la Asociación Ecologista XX para ser parte en el procedimiento administrativo.
Debemos tener en cuenta el artículo 109 de la Ley de Costas que nos habla de la acción pública, es decir el hecho de que cualquier ciudadano está legitimado para poder denunciar ante la administración e impugnar las actuaciones que contradijeren un bien de dominio público. Así, en caso de la asociación ostenta la suficiente legitimación para poder ser parte como denunciante de la actividad inadecuada a la ley que está siguiendo la compañía XX. Así, también hemos de tener en cuenta el artículo 101.1 de la misma ley que nos dice “Los funcionarios y autoridades correspondientes estarán 3 Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández obligados a formular las denuncias, tramitar las que se presenten y resolver las de su competencia, imponiendo las sanciones procedentes” en caso de que se tratara de una asociación adscrita a funciones de autoridad para la preservación y protección del medioambiente.
5. Justificar las diversas actuaciones administrativas de todo orden que se derivarán de la ejecución de las distintas acciones realizadas por la compañía XX.
La compañía XX realiza cuatro actuaciones tipificadas como delitos o faltas constitutivos de infracción administrativa o penal que en su caso se habrán de determinar:  La primera actuación que podría ser sancionada sería la de la instalación de hamacas y sombrillas en la playa dificultando su accesibilidad a terceros. En este caso se trata de una infracción calificada como leve en la Ley de Costas tal y como se aprecia en el artículo 91.1.a) “a) La ocupación o la utilización sin el debido título administrativo del dominio público marítimo-terrestre no constitutivas de infracción grave.” Esto se debe a que para su instalación se requiere de una autorización administrativa por tratarse de una instalación de carácter desmontable.
 La segunda actuación es la de la construcción del bar, al tratarse de una instalación de carácter no desmontable el título habilitante que necesitaría la compañía XX para poder realizar la obra sería el de una concesión administrativa. En este caso se trata de una infracción calificada como grave según el artículo 90.2.c) “La ejecución no autorizada de obras e instalaciones en el dominio público marítimo-terrestre, así como el aumento de superficie, volumen o altura construidos sobre los autorizados.”  La tercera acción es la de los vertidos depositados en el cauce debido al hotel.
En este supuesto la disposición de vertidos en las aguas quedan prohibidos sin mediar autorización. Serán por lo tanto calificados como una infracción de 4 Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández carácter grave en conformidad con el artículo 90.2.h) “Las acciones u omisiones que impliquen un riesgo para la vida, salud o seguridad de las personas, siempre que no constituyan delito y, en todo caso, el vertido no autorizado de aguas residuales.”  En cuarto lugar, tenemos la construcción del chalet en el complejo hotelero que en su caso se trataría de una infracción grave, aunque se trate de una propiedad privada, por haberse realizado obras sin consentimiento de la administración ni comunicación a ésta.
A todo esto, tenemos que tener en cuenta, en relación con las actuaciones que deberá tener la administración, el artículo 103 de la Ley de Costas para el caso de la construcción del bar en la playa el órgano competente puede ordenar que se paralicen en el momento de la incoación del expediente sancionador. Al ser una actividad para explotar, es decir, para sacar de ella unos rendimientos económicos se procederá a su suspensión una vez se hubiera realizado la fase de alegaciones. Hasta ese momento el lugar quedara precintado.
En el caso de la instalación de hamacas y sombrillas en la playa se tendrá en cuenta el artículo 102 de la Ley de Costas en que el órgano competente cuando advierte la infracción deberá abrir a la compañía XX el expediente sancionador notificándole en los pliegos los cargos de que se le imputan para así poder formular alegaciones y dictar resolución. El plazo para ello será de 2 meses si transcurre y no existe resolución éste caduca.
5 Bienes Públicos y Urbanismo Práctica I Lorena Muñoz Fernández 6. Viabilidad de las acciones penales. Jurisprudencia constitucional.
En esta situación se deberá aplica el principio de non bis in idem, es decir, rechazar la imposición de más una sanción sobre el mismo hecho infractor. Este principio no está recogido en la Constitución no obstante, el Tribunal Constitucional lo entiende implícito en las garantías de la normativa en materia de sanciones. Esta doble imposición sancionador suele darse, en la mayoría de los casos, frente a situaciones que un mismo acto infractor puede recibir de una sanción administrativa y una sanción por lo penal. En cuanto a las infracciones que comete la Compañía XX se destacan: la instalación de hamacas y sombrillas sin autorización, la instalación de un bar sin mediar concesión administrativa, los vertidos de aguas residuales depositados en el cauce y por último la construcción de un chalet para el propietario en el recinto hotelero. A todo ello la asociación ecologista comunica previamente dichas actuaciones a la administración por lo que podemos decir, según la doctrina del Tribunal Constitucional, que al conocer esta ultima de los actos ilícitos cometidos mucho antes de saberlo la fiscalía resultara imposible que los órganos de la Administración lleven a cabo procedimientos sancionadores de los hechos que también pueden ser constitutivos de delito o falta en el ilícito penal.
Así, en el supuesto de hecho en caso de interponerse una acción penal sobre la compañía XX prevalecerá esta frente a la infracción administrativa cometida.
Un ejemplo de todo esto lo encontramos en la construcción del chalet particular sin tener ningún tipo de licencia de obra para ello. Tal y como he dicho prevalecerá la pena por el código penal más concretamente tenemos la regulación de infracciones relacionadas con materias de urbanismo en el artículo 319 y siguientes.
6 ...