4.4. Ejércitos, reclutamientos y tecnologías (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de la Cultura y de las Instituciones Europeas
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 31/05/2014
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

4.  EJÉRCITOS,  RECLUTAMIENTOS  Y  TECNOLOGÍAS       Las  nuevas  armas  de  artillería     Pero   para   hablar   de   guerra   hay   que   volver   atrás,   a   la   guerra   de   los   100   años,   y   de   cómo   las   innovaciones   militares,   aquí   papel   importante.   En   estas   épocas,   aunque   aristocracia   se   aleja   del   dominio   del   ejército   y   se   quedan   como   permanentes   y   dinásticos,   hablamos   de   ejército   porque  aún  es  lugar  de  elaboración  de  nuevos  discursos  y  jerarquías,  y  de  ejércitos  que  llevan   a  cabo  maneras  de  entender  la  guerra  y  el  estado.   En  toda  la  edad  moderna  vemos  personas  que  representan  algo  más  que  no  sólo  la  fidelidad  al   rey:  la  guerra  à  hacer  justicia  más  allá  del  contexto  de  guerra.  El  ejército  napoleónico,  muchos   de  sus  miembros,  se  sienten  portadores  de  nuevas  formas  de  estado,  como  también  en  Guerra   del  Francés…  à  pero  los  principios  que  los  llevaban  a  la  guerra  al  final  se  convierten  en  otra   cosa:  entraban  pensando  en  difundir  los  principios  de  las  revoluciones  liberal  ven  como  topan   con   la   realidad   y   se   vuelven   representantes   de   violencias   por   un   principio   de   dominación   hegemónica    de  Europa.     Ejemplo  de  la  guerra  de  los  100  años  tiene  el  elemento  identitario,  de  resistencia  del  ejército   francés   ante   el   invasor,   y   el   otro   protagonista   es   la   artillería,   y   la   introducción   de   todo   elemento   mecanizado:   cañones,   ballestas,   arcabuces…   entrada   de   las   picas…   y   al   lado   sobre   todo  la  innovación  técnica  con  la  artillería.  La  caída  de  Constantinopla  se  debe  sobre  todo  a  los   cañones.   Segunda   mitad   del   XV,   dotarse   de   las   nuevas   artillerías,   suponía   soluciones   muy   rápidas  a  los  conflictos,  como  también  pasó  con  la  Toma  de  Granada.   Pero  gestionar  una  innovación  técnica  era  complejo:  se  necesitaba  gente  conocedora  y  hacer   materiales   fiables,     que   funcionaran.   Eran   elementos   que   pedían   buena   formación   y   que   suponían  accidentes  letales.  Y  eran  caros  y  difíciles  de  transportar,  también  sus  municiones.     De   aquí   la   introducción   de   los   primeros   cañones   de   dimensión   monumental   que   podían   disponer   de   proyectiles   de   balas   y   de   efectos   que   en   una   sola   actuación,   efecto   importante   como  rotura  de  murallas  o  apertura  de  brechas.     La  facilidad  de  la  expansión  otomana  con  artillerías  de  Europa  (Europa  le  enseñó)  es  ejemplo   de  esto.     Y  de  aquí  llegamos  a  las  grandes  experimentaciones  de  arcabuces  y  cañones  para  las  guerras   de  Italia   à  recomponer  el  ejército  para  aprovechar  al  máximo  la  artillería.  La  organización  del   tercio,  clave  en  la  monarquía  hispánica,  nace  de  dar  lugar  a  la  artillería  en  la  táctica  militar.  Y   incluirá  también  participación  de  soldados  de  distintas  procedencias.   La   utilización   de   la   artillería   genera   poder   hacer   caer   las   murallas   de   cualquier   lugar   y   solucionar   conflictos   con   facilidad   desde   el   siglo   XV.   Tendrá   respuesta   inmediata:   cambio   en   la   arquitectura   militar   à   nuevas   formas   defensivas,   cambios   en   la   fortificación   de   ciudades   y   castillos,   es   la   trace   l’itelienne   à   se   basaban   en   torre   más   pequeña   y   poligonal,   para   dar   las   mas   caras   posibles   a   las   balas,   para   evitar   ser   atacadas   por   las   balas.   Diferentes   superficies   para  dificultar  estos  ataques.  Acaban  las  torres  redondas,  es  la  época  de  las  torres  fuertes,  con   murallas   más   gruesas,   con   superficie   exterior   de   sacrificio,   para   cansar   a   los   cañones   y   conservar  dentro  lo  que  quieren:  hay  superficies  de  sacrificio,  terraplenes,  para  que  las  balas   dejen   de   tener   resultado,   y   defendiendo   al   máximo   las   puertas   haciendo  crecer   la   fortificación   y   usando   los   materiales   lo   más   resistentes   posibles   y   en   muchas   capas   para   obstaculizar   las   balas.  Efectos  de  la  generalización  de  esto:   • • gastos  mucho  mayores  (fortificación  y  cañones)  à  doble  de  gastos   pasaje  de  guerras  breves  de  ataques  al  principio  a  larguísimas  guerras  de  asedio.  Las   guerras  del  XVI  son  básicamente  guerras  de  asediar  por  mucho  tiempo  fortificaciones   que   parecen   poder   resistir   muchísimo   tiempo.   En   la   guerra   de   Flandes,   ciudades   tan   fortificadas  que  hace  casi  imposible  el  sitio  hispánico.       La  revolución  de  la  defensa  a  finales  del  XV  supone  una  revolución  en  la  guerra  para  el   XVI.   De   una   guerra   ligera   se   paso   a   una   guerra   de   asedio   en   cuanto   las   fortalezas   se   hicieron  más  fuertes,    como  muestra  la  guerra  de  los  80  años.   De  aquí  la  búsqueda  de  los  mejores  ingenieros,  que  se  hacían  de  oro  con  precios  muy  caros  a   los  monarcas.     Y  de  aquí,  a  mejoría  en  los  arcabuces,  en  la  artillería  más  ligera,  de  transporte  en  espalda.  Se   busca  un  abasto  más  lejano  en  las  distancias  y  más  potencia,  porque  en  una  guerra  de  asedio   lo  requería.  El  mosquete  llega  a  200  metros,  y  podía  ser  útil  en  una  guerra  de  asedio.  Pero  el   mosquete  pesaba  mucho  más,  y  se  había  de  plantar  en  el  suelo,  como  un  pequeño  cañón.  Era   arma  difícil  de  usar,  pero  mucho  más  eficaz  que  el  antiguo  arcabuz,  y  se  irá  haciendo  ligero  y   sobre  todo,  más  rápida  su  carga  y  descarga.       El  cambio  en  la  organización  del  ejército  a  raíz  de  la  nueva  artillería       Los  tercios   Jonathan  Swift  (1667-­‐1745),  los  viajes  de  Gulliver  à  en  su  obra  sale  a  colación  consideraciones   políticas   sobre   las   instituciones   Europeas.   Denota   las   competencias   entre   naciones   y   monarquías   nacionales   de   su   tiempo,   y   habla   de   la   guerra.   Aún   habla   de   la   práctica   mercenaria,  pero  como  la  de  un  rey  o  príncipe  miserable,  pues  la  mayoría  de  monarquías  ya  se   han   dotado   de   ejércitos   permanentes   del   monarca.   El   Tercio   es   organizar   y   coordinar   el   ejército  en  este  sentido  por  Carlos  V  hacia  el  1536,  y  representa  el  primer  experimento  de  un   ejército  permanente.  Pero  la  primera  experimentación  de  tercios  es  con  los  reyes  católicos  con   la  Conquista  de  Granada,  a  través  de  integración  de  picas,  espadas  y  artillería  con  la  infantería,   a  finales  del  XV,  inspirados  por  compañías  suizas.     En   cada   tercio   había   10-­‐12   compañías.   Había   capitanes,   responsables   cada   uno   de   una   compañía,  de  250-­‐300  soldados,  donde  había  arcabuceros  y  piqueros.  Y  en  la  primera  fila  había   unos  50  elementos.  Cambia  en  la  guerra  de  los  80  años,  porque  se  abre  a  líneas  mucho  más   amplias  à  ponía  más  y  significaba  sacrificar  a  más,  pero  si  en  cada  línea  había  un  capitán  cada   125  hombres  en  lugar  de  como  antes  uno  por  250/300.  Así,  el  choque  de  la  primera  línea  era   mayor,   había   menos   líneas   delante,   pero   más   amplias   à   idea   de   la   mecanización   de   un   ejército   donde   todos   los   soldados   cargaban,   descargaba   y   disparaban   al   mismo   tiempo.   Los   capitanes   ahora   darían   cuerpo   a   toda   la   compañía   à   la   compañía   de   los   tercios   todos   recibían   un  adiestramiento  acompañados  de  valores  que  mantenían  orden  y  disciplina.         La  Schola  Militaris  de  Juan  de  Nassau   Pero     más   adelante,   ante   la   necesidad   de   saber   usar   al   máximo   las   nuevas   herramientas   de   artillería,  se  cambia  la  organización  del  ejército,  para  que  las  nuevas  armas  no  supongan  una   pérdida.   Así,   se   hace   con   una   nueva   disciplina,   que   llegaba   de   la   lectura   de   fuentes   clásicas,   como  las  recomendadas  por  Lipsius.     Las   primeras   escuelas   que   sacaban   también   de   Lipsius   el   estoicismo   (soldado   nunca   podía   dejar  su  plaza,  había  de  ser  fiel).  Nueva  escuela  nace  en  contexto  guerra  de  Flandes,  en  Siegen,   con   Juan   de   Nassau   (primo   de   Guillermo   de   Orange),   y   en   el   centro   de   su   territorio,   Siegen,   crea  la  nueva  escuela  militar,  con  nombre  latino  (Schola  Militaris)  indicando  la  clasicidad.     Era   una   escuela   de   oficiales,   que   después   tenían   cargo   en   la   gestión   de   sólo   12   soldados.   La   base  de  las  Prov.  Unidas  empezaban  con  una  base  de  Tercios.  Ahora  en  una  sola  línea,  muchos   más   soldados,   que   requería   más   coraje   para   todos   los   soldados.   Se   harían   menos   líneas   que   habían  de  cubrir  el  proceso  de  cargar  y  descargar  el  arma  y  hacerlo  lo  más  rápido  posible.  De   ello  se  encargaba  la  nueva  escuela,  con  todo  lo  que  significa:  control  y  gestión  más  atenta  de   los   soldados.   Y   si   en   el   tercio   había   11   capitanes   para   250   soldados,   en   la   reforma,   hay   el   mismo   número   para   125   soldados   con   11-­‐12   oficiales:   control   más   cercano,   y   personas   formadas  todas  en  esta  nueva  institución,  y  siempre  llevaban  por  primera  vez  mismas  ropas  y   armas.   Antes   sólo   cogían   colores   predominantes   para   distinguir   los   ejércitos.   Pero   ahora,   en   este   contexto,   primeras   reformas,   se   abre   economía   de   la   guerra   y   artillería.   Y   es   rentable   porque   ahora   el   ejército   es   permanente.   Para   hacer   esta   disciplina   además   se   necesita   la   misma  arma.  Ahora,  si  todo  se  ha  de  mover  al  mismo  ritmo,  ha  de  ser  así.       Más   rígida   aún   es   la   preparación   de   estos   soldados,   que   llegan   del   protestantismo   o   el   neoestoicismo  (de  ser  fiel  hasta  el  final  a  los  principios  y    misiones).  Se  experimenta  primero  en   la  escuela  de  Nassau.  Allí  no  gran  éxito         Gustavo  Adolfo  de  Suecia  y  el  uso  del  modelo  de  la  Schola  Militaris     Pero   el   rey   de   Suecia   Gustavo   Adolfo   lo   usará:   lo   usa   para   la   guerra   de   los   30   años:   lo   usa   para   su  técnica  de  ejército:     • • con  protagonismo  del  mosquete  y  la  nueva  artillería.     Se  sumaba  organización  infantería  más  caballería  tradicional.     Ello  daba  al  ejército  compuesto  un  gran  éxito  en  su  entrada  en  la  guerra  y  una  salida  de  ella   bastante   favorable.   Suecia   demuestra   buena   estrategia   de   defensa   y   se   dota   de   fortificaciones   y  herramientas  para  resistir  en  los  territorios  que  había  conquistado,  para  negociar  la  paz  con   buenas   condiciones,   y   sale   con   la   mayoría   de   objetivos   marcados   logrados.   Mantener   áreas   en   el   norte,   no   injerencias   imperiales   en   el   mar   del   norte…   mantiene   el   objetivo   de   defensa   e   incluso  aumenta  posesiones  territoriales  en  el  norte.  Así,  el  sistema  da  grandes  resultados.   Si  Juan  de  Nassau  pone  la  idea  en  marcha,  veremos  a  Wallhausen,  militar  e  historiador  militar   (crónicas   militares   de   las   guerras   de   Flandes   donde   saca   teoría   para   presentarla   y   seguirla).   Desde  esta  escuela,  pedirá  maestros  a  Gustavo  Adolfo  de  Suecia  para  guerra  de  los  30  años.  E   impone   esta   disciplina   al   lado   de   la   antigua   caballería,   dando   identidad   monárquica   en   la   legitimación  de  la  guerra.  Su  ejército  era  compuesto,  con  distintos  componentes,  pero  todos   bien   trabajados:  tanto  en  caballería  como  en  nueva  gestión  de  la  artillería  ligera  que  el  mismo   Gustavo  Adolfo  enseñaba  a  sus  oficiales.         Último  exponente  del  modelo  de  la  Schola:  Cromwell  y  la  Model  Army   Todo   esto   acaba   con   la   Revolución   Inglesa   à   que   una   manera   de   preparar   al   soldado   bajo   punto   de   vista   moral,   militar   y   religioso,   dentro   de   las   armas   parlamentarias   guiadas   por   los   puritanos,  con  fuerte  componente  calvinista  que  usaba  el  neoestoicismo.  De  ahí  el  catecismo   de  los  soldados,  pasos  a  seguir  por  el  ejército  para  explotar  al  máximo  sus  fuerzas  materiales  y   humanas.   New   Model   Army   à   con   Cromwell   se   recupera   el   modelo   de   la   escuela   militar   de   Nassau   à   y   a   esta   disciplina   pedida   se   acompañaba   además   de   adoctrinamiento   religioso.   Además,  se  presentaba  como  ejército  revolucionario.  Era  un  ejército  completamente  nuevo  y   modélico.  El  catecismo  es  un  ejemplo  de  dotarse  de  esta  formación  en  todos  los  sentidos,  para   encorajar  y  dar  instrucciones  a  los  que  cogen  las  armas  en  defensa  de  dios  y  del  pueblo.         El  ejército  de  Condé  y  la  influencia  en  él  de  los  experimentos  flamencos   En   el   futuro   de   los   1os   experimentos   de   Flandes   llegan   hasta   aquí   y   solo   llegan   después   al   ejército   francés   del   gran   príncipe   de   Condé   (XVII),   representante   de   la   aristocracia   fiel   a   sus   privilegios,   que   mueve   en   la   fronda   sus   armas   contra   el   rey.   Es   uno   de   los   últimos   ejemplos   de   grandes  aristocracias  que  gestionan  y  llevan  las  tropas.     Es  la  pieza  clave  de  las  políticas  exteriores  de  Luís  XIV.  Había  de  pactar  con  Condé  para  tenerlo   a   su   servicio.   Sorprende   por   la   cantidad   de   soldados   del   ejército   permanente   de   Condé,   que   superaba   a   los   demás.   Pero   mantiene   el   valor   antiguo   del   aristócrata   que   está   guiando   a   su   ejército,  pero  que  se  dotaba  de  números  y  recursos  superiores  a  los  anteriores.     Y   la   política   de   ofensiva   de   Condé   se   acompañaba   también   por   una   de   defensa,   la   que   ideó   Vauban,  que  iban  más  allá  de  la  trace  a  l’italienne  que  duró  hasta  la  guerra  de  los  30  años.  Con   Sebastian  Le  Prestre  de  Vauban  (segunda  mitad  del  XVII,  en  época  de  la  última  expansión  de   Luís  XIV),  sistematización  de  nuevas  fortificaciones  en  los  reinos,  de  gran  superficie  y  de  baja   altura  à  era  para  sentir  a  los  soldados  que  se  acercaban  mediante  cortaminas.  Se  dotan  para   resistir  a  asedios  cada  vez  más  largos,  y  duran  hasta  Napoleón.  El  modelo  de  Vauban  se  sigue   en  todas  partes,  para  resistir  mucho  tiempo  a  un  asedio.       Cambio  político  a  partir  de  la  reforma  del  ejército     Hemos   empezado   a   ver   la   importancia   del   ejército   en   las   instituciones   europeas   en   la   Edad   Moderna.  G.  Parker,  habla  de  la  incidencia  de  la  reforma  en  las  instituciones  y  la  monarquía.   Los   recursos   gastados   para   la   guerra   aceleran   los   cambios   en   las   instituciones:   monarquía   pide   cambios   antes   bajo   las   solicitudes   de   la   guerra,   y   ello   comienza   con   el   uso   de   la   artillería   (pesada  y  ligera,  con  sus  efectos).       Últimas  reformas  del  ejército  (finales  XVII-­‐XVIII).  Montecuccoli  y  el  ejército  prusiano     Barón   de   Montecuccoli   à   vivió   la   guerra   al   lado   del   Imperio.   Muy   cercano   a   emperador   Leopoldo   I.   Al   final   de   su   vida   llevó   la   guerra   de   los   30   años   y   guerras   contra   los   turcos   con   Leopoldo  de  Austria,  y  luego  escribe  unas  memorias  con  una  historia  que  ha  vivido  sobre  los   cambios   de   los   ejércitos   europeos   a   lo   largo   del   XVII   à   Conflictos   austro-­‐otomanos   son   las   recuperaciones   del   emperador   de   tierras   otomanas   (finales   XVII-­‐XVIII).   En   estas   guerras   hay   cambio   de   tendencias,   con   recuperación   de   territorios.   Escribe   sus   memorias   hablando   de   estos   cambios   del   ejército,   cada   vez   más   caro   y   con   más   recursos   para   disciplina,   con   los   uniformes,  que  dan  la  misma  apariencia  a  lo  largo  del  XVII  del  ejército  y  tienen  su  auge  en  el   XVIII.     El  ejército  prusiano  será  muestra  de  ello:  disciplina  muy  cuidada  y  de  cada  soldado  incluso  se   decidía  el  bigote  y  el  corte  de  pelo.  Era  la  idea  de  dar  imagen  de  una  gran  máquina  hecha  por   personas.  Se  miraban  los  gorros,  los  zapatos…  crean  economía,  producción  permanente  para   el   ejército.   Y   la   disciplina   militar   era   la   manera   de   ascender   en   la   administración   de   la   monarquía   à   funcionariado   tenía   que   ver   con   la   jerarquización   militar,   que   formaba   las   estructuras  de  la  monarquía.       La  consecuencia:  control  fiscal     Así   acabamos   el   recorrido   de   los   cambios   militares   à   tendrá   consecuencias   que   tendrán   importancia  después  en  las  formas  de  gobierno  para  garantizar  los  recursos  económicos.   Pedía   control   de   receptación   de   las   entradas.   Pedía   control   de   los   recursos:   vigilar   a   los   miembros  de  la  administración,  los  funcionarios  hereditarios…  Y  si  Francia  había  sido  el  lugar   de   mayor   afirmación   de   la   nobleza   de   toga,   ahora   se   intenta   controlarla   al   máximo   para   no   perder  dinero,  para  verificar  la  fiscalidad  y  que  no  se  pierda  ninguna  entrada.   En  Prusia,  comienza  a  dotarse  de  herramientas  más  claras  en  la  administración,  en  suministro   cargos  fiscales,  como  son  los  catastros,  que  tenían  función  de  establecer  cuanto  ha  de  pagar   cada  uno.  Requería  conocimiento  total  del  territorio.  Así  se  controlaba  si  las  entradas  eran  las   correctas.  Pero  para  llegar  a  tal  control  meticuloso  de  todo  territorio  reino  con  catastro,  hay   que   superar   los   privilegios   locales   en   fiscalidad   y   administración   de   justicia,   en   manos   de   aristócratas  y  eclesiásticos.   Este   largo   recorrido   es   ese   que   entre   XVII   y   XVIII   se   da   en   todas   monarquías   europeas.   Francia   comienza  antes.  Luís  XIV,  ya  control  de  todas  las  entradas.   En  otros  contextos  habrá  que  esperar  al  XVIII,  con  el  despotismo  ilustrado.  Pero  en  todo  caso,   viene  ante  la  necesidad  del  nuevo  coste  del  ejército.       ...

Tags: