Ámbito de aplicación y medidas previstas (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de menores
Año del apunte 0
Páginas 11
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 5. ÁMBITO DE APLICACIÓN Y MEDIDAS PREVISTAS EN LA LO 5/2000, RPM  ÁMBITO DE APLICACIÓN El ámbito subjetivo de aplicación son los menores de 14 a 18 años.
El ámbito objetivo de aplicación es la comisión de delitos, esto se establece en el art. 1 LORPM.
El art. 1 establece que la LORPM se aplicará para exigir la responsabilidad de las personas mayores de catorce años y menores de dieciocho por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas en el CP o las leyes penales especiales.
 MEDIDAS PREVISTAS EN LA LO Los menores serán responsables con arreglo a esta Ley cuando hayan cometido los hechos contemplados en el art. 1 y no concurra causa de exención de causa criminal.
El art. 20 CP contempla las causas de inimputabilidad. Se aplicarán las medidas previstas en la LORPM cuando se cometan los hechos previstos como delitos, salvo que concurra alguna causa de extinción o exclusión de la responsabilidad criminal (art. 20.1, 20.2 y 20.3 CP). El art. 5.2 LO contempla que se exigirá responsabilidad cuando se cometan hechos delictivos, cuando no concurran las causas del 20 CP. No obstante, si las que concurren son las del 1, 2 o 3 del art.
20, se aplicará, si fuera necesario, las medidas del 7.1.d) y e).
Es decir, si concurran estas causas, no se les hará responsable (porque para serlo, hay que ser culpable, y para ello, es necesaria una capacidad mínima de motivarse por las normas).
Además, si son peligrosos, se les aplicará una medida de seguridad. Los menores que son inimputables por concurrir las causas del art. 20, si fuera necesario, se les impondrán unas medidas terapéuticas (internamiento, tratamiento ambulatorio, entre otros). Dichas medidas también se pueden imponer a sujetos inimputables.
Si al cometer el delito se es inimputable, no se hará responsable, pero si es peligroso, se aplicarán medidas terapéuticas, contemplados en el art. 7.1. d) y e) LORPM (internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto y tratamiento ambulatorio). Cuando se imponen a sujetos que no son inimputables, derivado de la responsabilidad de cometer hecho delictivo, la LO las denomina medidas. Reciben este nombre para evitar el efecto estigmatizador que puede suponer el hecho de poner una “pena”. Además, la función de dichas medidas es distinta de la función de las penas previstas para adultos. No obstante, la naturaleza jurídica es la misma.
El art. 3 establece que el régimen de menores de 14 años, y contempla que cuando el autor de los hechos mencionados en los artículos anteriores sea menor de catorce años, no se le exigirá responsabilidad con arreglo a la presente Ley, sino que se le aplicará lo dispuesto en las normas sobre protección de menores previstas en el CC y demás disposiciones vigentes. El MF deberá remitir a la entidad pública de protección de menores testimonio de los particulares que considere precisos respecto al menor, a fin de valorar su situación, y dicha entidad habrá de promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de aquél conforme a lo dispuesto en la LO 1/1996, de 15 de enero.
El art. 5 establece las bases de responsabilidad de menores en: a. Los menores serán responsables con arreglo a esta LO cuando hayan cometido los hechos a los que se refiere el art. 1 y no concurra en ellos ninguna de las causas de exención o extinción de la responsabilidad criminal previstas en el vigente CP b. No obstante lo anterior, a los menores en quienes concurran las circunstancias previstas en los números 1, 2 y 3 del art. 20 del vigente CP les serán aplicables, en caso necesario, las medidas terapéuticas a las que se refiere el art. 7.1, letras d) y e), de la presente LO c. Las edades indicadas en el articulado de esta Ley se han de entender siempre referidas al momento de la comisión de los hechos, sin que el haberse rebasado las mismas antes del comienzo del procedimiento o durante la tramitación del mismo tenga incidencia alguna sobre la competencia atribuida por esta misma Ley a los Jueces y Fiscales de Menores.
El art. 7 define las medidas susceptibles de ser impuestas a menores y reglas generales de determinación de las mismas. El mismo precepto establece que serán las siguientes: - Internamiento en régimen cerrado. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro y desarrollarán en el mismo las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.
- Internamiento en régimen semiabierto. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro, pero podrán realizar fuera del mismo alguna o algunas de las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio establecidas en el programa individualizado de ejecución de la medida.
- Internamiento en régimen abierto. Las personas sometidas a esta medida llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual, con sujeción al programa y régimen interno del mismo.
- Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto. En los centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o tratamiento específico dirigido a personas que padezcan anomalías o alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad.
- Tratamiento ambulatorio. Las personas sometidas a esta medida habrán de asistir al centro designado con la periodicidad requerida por los facultativos que las atiendan y seguir las pautas fijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica, adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que padezcan.
- Asistencia en centro de día. Las personas sometidas a esta medida residirán en su domicilio habitual y acudirán a un centro, plenamente integrado en la comunidad, a realizar actividades de apoyo, educativas, formativas, laborales o de ocio.
- Permanencia de fin de semana. Las personas sometidas a esta medida permanecerán en su domicilio o en un centro hasta un máximo de 36 horas entre la tarde o noche del viernes y la noche del domingo, a excepción, en su caso, del tiempo que deban dedicar a las tareas socio-educativas asignadas por el Juez que deban llevarse a cabo fuera del lugar de permanencia.
- Libertad vigilada. Se debe hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma, procurando a ella superar los factores que determinaron la infracción cometida.
 Obligación de asistir con regularidad al centro docente correspondiente  Obligación de someterse a programas de tipo formativo, cultural, educativo, profesional, laboral, de educación sexual, educación vial y similares  Prohibición de acudir a determinados lugares, establecimientos o espectáculos  Prohibición de ausentarse del lugar de residencia sin autorización judicial  Obligación de residir en un lugar determinado  Obligación de comparecer personalmente ante el Juzgado de Menores o profesional que se designe, para informar de las actividades realizadas o justificadas - Prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima, familiares u otras personas que determine el Juez. Esta medida impedirá al menor acercarse a ellos, en cualquier lugar donde se encuentren, así como a su domicilio, a su centro docente, a sus lugares de trabajo y a cualquier otro que sea frecuentado por ellos. La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal, impedirá al menor establecer con ellas, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual.
- Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo. La persona sometida a esta medida debe convivir, durante el período de tiempo establecido por el Juez, con otra persona, con una familia distinta a la suya o con un grupo educativo, adecuadamente seleccionados para orientar a aquélla en su proceso de socialización.
- Prestaciones en beneficio de la comunidad. La persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen, de interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad.
- Realización de tareas socio-educativas. La persona sometida a esta medida ha de realizar, sin internamiento ni libertad vigilada, actividades específicas de contenido educativo encaminadas a facilitarle el desarrollo de su competencia social.
- Amonestación. Esta medida consiste en la reprensión de la persona llevada a cabo por el Juez de Menores y dirigida a hacerle comprender la gravedad de los hechos cometidos y las consecuencias que los mismos han tenido o podrían haber tenido, instándole a no volver a cometer tales hechos en el futuro.
- Privación de permiso de conducir ciclomotores y vehículos a motor, o del derecho a obtenerlo o de las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas. Esta medida podrá imponerse como accesoria cuando el delito o falta se hubiere cometido utilizando un ciclomotor o un vehículo a motor, o un arma, respectivamente.
- Inhabilitación absoluta. a medida de inhabilitación absoluta produce la privación definitiva de todos los honores, empleos y cargos públicos sobre el que recayere, aunque sean electivos; así como la incapacidad para obtener los mismos o cualesquiera otros honores, cargos o empleos públicos, y la de ser elegido para cargo público, durante el tiempo de la medida.
El art. 7.2 establece que las medidas de internamiento tendrán 2 períodos: 1. El primer período se llevara a cabo en el centro correspondiente 2. El segundo período se llevará a cabo en régimen de libertad vigilada (se puede asimilar a la libertad condicional) en la modalidad elegida por el Juez El ¡! art. 7.3 establece los criterios de determinación de las medidas. El principio general básico es el que expresa tal precepto, pero posteriormente se complementan en el art. 9 y 10.
Para la elección de la medida/s adecuadas se deberá atender de modo flexible: - A la prueba y valoración jurídica de los hechos, pero no únicamente, sino también y especialmente a: - La edad; - Las circunstancias materiales y sociales; - La personalidad; y - El interés del menor.
¡! Se prevén la existencia de informes del equipo técnico en casos de personalidad e interés del menor. No obstante, quien decide es el Juez. El juez deberá motivar en la ST las razones de imponer una determinada medida, así como el plazo de duración de la misma.
El art. 7.4 establece que el Juez podrá imponer 1 o + medidas con independencia de que se trate de 1 o + hechos pero, en ningún caso, se impondrá a un menor en una misma resolución + de 1 medida de la misma clase.
El art. 8 contempla el principio acusatorio y principio de proporcionalidad. Esto se entiende, del 1º párrafo, que el Juez de Menores no podrá imponer una medida que suponga una mayor restricción de derechos ni por un tiempo superior a la medida solicitada por el MF o por el acusador particular. Del mismo modo, del 2ª párrafo se entiende que tampoco podrá exceder la duración de las medidas privativas de libertad contempladas en el art. 7.1.a), b), c), d) y g), en ningún caso, del tiempo que hubiera durado la pena privativa de libertad que se le hubiere impuesto por el mismo hecho, si el sujeto, de haber sido mayor de edad, hubiera sido declarado responsable, de acuerdo con el CP. De este precepto se entiende que se limitan las medidas que se pueden poner a los menores.
El art. 9 establece el régimen general de aplicación y duración de las medidas. La aplicación de las medidas atenderá a las siguientes reglas: - Cuando los hechos se califiquen como falta:  Sólo se podrán imponer las medidas de libertad vigilada hasta un máximo de 6 meses  Amonestación, permanencia de fin de semana hasta un máximo de 4 fines de semana  Prestaciones en beneficio de la comunidad hasta 50 horas  Privación del permiso de conducir o de otras licencias administrativas hasta 1 año  La prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez hasta 6 meses  La realización de tareas socio-educativas hasta 6 meses - Las medidas de internamiento en régimen cerrado solo se podrán aplicar:  Hecho tipificado como delito grave en CP  Hecho tipificado como delito + grave, y en su ejecución se haya empleado violencia o intimidación o se haya generado grave riesgo para la vida o seguridad de las personas  Hecho cometido por grupo o se actuase al servicio de una banda, organización o asociaciones, incluso de carácter transitorio ¡! El art. 9.3 establece que la duración de las medidas no podrá exceder de 2 años. Las medidas en beneficio de la comunidad no podrán exceder de 100 horas. La medida de permanencia de fines de semana no podrá superar los 8 fines de semana.
El art. 9.4 establece que las acciones/omisiones imprudentes no podrán ser sancionadas con internamiento en régimen cerrado El art. 9.5 establece que, si los menores son inimputables, únicamente internamiento terapéutico o tratamiento ambulatorio.
¡! El art. 10 establece las reglas especiales de aplicación y duración de las medidas.
STS 699/2012 y STS 74/2014  el TS conoce, únicamente, para unificación de doctrina. Las decisiones de los Jueces de menores se pueden impugnar y recurrir ante las AP. Si esto es así, puede ser que haya diferentes en la interpretación y aplicación de la LO. Con la finalidad de unificar criterios en determinados casos especialmente graves, la Ley contempla la posibilidad del recurso de casación para unificación de doctrina, que presupone que, en 2 casos iguales, las Audiencias hayan resuelto de forma distinta.
- STS 699/2012: agresión sexual y lesiones, con violencia e intimidación. Se aplicó el art.
10 con medidas más graves. Se impuso una medida de 6 años de internamiento en régimen cerrado (dividido en dos períodos, una permanencia de 4 años y 6 meses y 1 año y medio de libertad vigilada); además de 3 años de libertad vigilada. Por ambas libertades vigiladas se planteo recurso ante el TS. El TS dijo que el art. 10 desplazaría al 7.2, es decir, no habría que partir la medida. En estos casos, el internamiento no es necesario partirlo en 2 períodos.
- STS 74/2014: (viene de Juzgado de menores nº 6 de Barcelona). Los hechos probados son un abuso sexual, se impuso la medida de 1 año de internamiento en régimen cerrado contemplado con 2 años de libertad vigilada. Se suspende la ejecución, se condiciona a un régimen de libertad vigilada y a no delinquir. Además, responsabilidad civil de 1000 euros. El MF lo impugna estableciendo que los hechos son agresión sexual, no abuso (porque hay violencia e intimidación). Así, la Audiencia establece que sí es agresión sexual. Se mantiene la medida y el fallo de la ST de instancia. El TS establece que la Audiencia no lo ha hecho correctamente, pero no se aplicará al menor condenado porque le perjudica, pero si se vuelve a repetir, será doctrina para el siguiente caso.
Tal precepto establece lo siguiente: 1. Cuando se trate de los hechos previstos en el art. 9.2 (aquellos que permiten imponer la medida de internamiento en régimen cerrado), el Juez, oído el MF, las partes personadas y el equipo técnico, actuará conforme a las reglas siguientes: a) Si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere 14 o 15 años, la medida podrá alcanzar 3 años de duración. Si se trata de prestaciones en beneficio de la comunidad, dicho máximo será de 50 horas, y si la medida impuesta fuere de permanencia de fines de semana, hasta 12 fines de semana.
b) Si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere 16 o 17 años, la duración máxima de la medida será de 6 años; o, en sus respectivos casos, de 200 horas de prestaciones en beneficio de la comunidad o permanencia de 16 fines de semana.
En este supuesto, cuando el hecho revista extrema gravedad (REINCIDENCIA), el Juez deberá imponer una medida de internamiento en régimen cerrado de 1 a 6 años, complementada sucesivamente con otra medida de libertad vigilada con asistencia educativa hasta un máximo de 5 años. Sólo podrá hacerse uso de lo dispuesto en los artículos 13 y 51.1 (contemplan la posibilidad de sustituir la medida de internamiento) de esta LO una vez transcurrido el primer año de cumplimiento efectivo de la medida de internamiento.
Extrema gravedad > supuestos de reincidencia.
¡¡Esta es la extrema gravedad de verdad!! 2. Cuando el hecho sea constitutivo de alguno de los delitos tipificados en los art. 138 (homicidio), 139 (asesinato), 179, 180 (agresión sexual) y 571 a 580 (terrorismo) del CP, o de cualquier otro delito que tenga señalada en dicho CP o en las leyes penales especiales pena de prisión igual o superior a 15 años, el Juez deberá imponer las medidas siguientes (supuestos de medidas de mayor duración): a) Si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere 14 o 15 años, una medida de internamiento en régimen cerrado de 1 a 5 años de duración, complementada en su caso por otra medida de libertad vigilada de hasta 3 años.
b) Si al tiempo de cometer los hechos el menor tuviere 16 o 17 años, una medida de internamiento en régimen cerrado de 1 a 8 años de duración, complementada en su caso por otra de libertad vigilada con asistencia educativa de hasta 5 años.
En este supuesto sólo podrá hacerse uso de las facultades de modificación, suspensión o sustitución de la medida impuesta a las que se refieren los artículos 13, 40 y 51.1 de esta LO, cuando haya transcurrido al menos, la mitad de la duración de la medida de internamiento impuesta.
3. En el caso de que el delito cometido sea alguno de los comprendidos en los art. 571 a 580 del CP, el Juez, sin perjuicio de las demás medidas que correspondan con arreglo a esta Ley, también impondrá al menor una medida de inhabilitación absoluta por un tiempo superior entre 4 y 15 años al de la duración de la medida de internamiento en régimen cerrado impuesta, atendiendo proporcionalmente a la gravedad del delito, el número de los cometidos y a las circunstancias que concurran en el menor.
4. Las medidas de libertad vigilada previstas en este artículo deberán ser ratificadas mediante auto motivado, previa audiencia del MF, del letrado del menor y del representante de la entidad pública de protección o reforma de menores al finalizar el internamiento, y se llevará a cabo por las instituciones públicas encargadas del cumplimiento de las penas.
El art. 13, 40 y 51 establecen que imponer una medida no quiere decir ejecutarla. Entonces se debe tener presente que hay varias fases (una fase de imposición de medida, otra fase de decidir si se ejecuta –la que se impuso o si se sustituye por otra, o incluso dejarla sin efecto- o se suspende) El art. 14 establece la mayoría de edad del condenado.
Este precepto establece lo siguiente: 1. Cuando el menor a quien se le hubiere impuesto una medida de las establecidas en esta LO alcanzase la mayoría de edad, continuará el cumplimiento de la medida hasta alcanzar los objetivos propuestos en la ST en que se le impuso conforme a los criterios expresados en los art. anteriores.
2. Cuando se trate de la medida de internamiento en régimen cerrado y el menor alcance la edad de dieciocho años sin haber finalizado su cumplimiento, el Juez de Menores, oído el MF, el letrado del menor, el equipo técnico y la entidad pública de protección o reforma de menores, podrá ordenar en auto motivado que su cumplimiento se lleve a cabo en un centro penitenciario conforme al régimen general previsto en la LOGP si la conducta de la persona internada no responde a los objetivos propuestos en la ST.
3. No obstante, cuando las medidas de internamiento en régimen cerrado sean impuestas a quien haya cumplido 22 año, , habiendo sido impuestas con anterioridad, no hayan finalizado su cumplimiento al alcanzar la persona dicha edad, el Juez de Menores, oídos el MF, el letrado del menor, el equipo técnico y la entidad pública de protección o reforma de menores, ordenará su cumplimiento en centro penitenciario conforme al régimen general previsto en la LOGP, salvo que, excepcionalmente, entienda en consideración a las circunstancias concurrentes que procede la utilización de las medidas previstas en los art. 13 y 51 de la presente LO o su permanencia en el centro en cumplimiento de tal medida cuando el menor responda a los objetivos propuestos en la ST.
4. Cuando el menor pase a cumplir la medida de internamiento en un centro penitenciario, quedarán sin efecto el resto de medidas impuestas por el Juez de Menores que estuvieren pendientes de cumplimiento sucesivo o que estuviera cumpliendo simultáneamente con la de internamiento, si éstas no fueren compatible con el régimen penitenciario, todo ello sin perjuicio de que excepcionalmente proceda la aplicación de los art. 13 y 51 de esta LO.
5. La medida de internamiento en régimen cerrado que imponga el Juez de Menores con arreglo a la presente LO se cumplirá en un Centro penitenciario conforme al régimen general previsto en la LOGP siempre que, con anterioridad al inicio de la ejecución de dicha medida, el responsable hubiera cumplido ya, total o parcialmente, bien una pena de prisión impuesta con arreglo al CP, o bien una medida de internamiento ejecutada en un centro penitenciario conforme a los apartados 2 y 3 de este art.
...