TEMA 5; EL DOLO (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Derecho Penal general
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 14/07/2017
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

María Aperador Montoya Derecho Penal General UAB TEMA 5. EL DOLO 1. Tipo de injusto del delito doloso El tipo de injusto no está compuesto solo de elementos objetivos de naturaleza descriptiva o normativa. La gran aportación de la teoría final de la acción, consistió en demostrar que la acción u omisión subsumible en el tipo no es un simple proceso causal ciego, sino un proceso causal dirigido por la voluntad hacia un fin. Ahí ya se desprende que, ya a nivel de tipicidad, deba tenerse en cuenta el contenido de esa voluntad (determinación del fin, selección de medios, previsión de los efectos concomitantes, etc.). Por eso el tipo de injusto tiene tanto una vertiente objetiva como una vertiente subjetiva.
En la primera se incluyen todos aquellos elementos de naturaleza objetiva que caracterizan objetivamente el supuesto de hecho de la norma penal, o tipo penal (sujeto activo, la conducta, las formas y medios de acción, el resultado, la relación de causalidad y los criterios para imputar objetivamente el resultado a la conducta, etc.). En la segunda el contenido de la voluntad que rige la acción (fin, selección de medios y efectos concomitantes).
Esta vertiente subjetiva es, a diferencia de la objetiva, mucho más difusa y difícil de probar, ya que refleja una tendencia o disposición subjetiva que se puede deducir, pero no observar. Admite, además, gradaciones. Y es que entre los supuestos en los que el fin del autor coincide exactamente con el resultado prohibido en el tipo y aquellos otros en los que el fin pretendido es absolutamente irrelevante desde el punto de vista jurídico-penal. De ahí la distinción que debe hacerse, ya en el plano de la tipicidad, entre tipo de injusto realizado dolosamente y tipo de injusto realizado imprudentemente.
Esta distinción tiene gran importancia porque cada uno de ellos ofrece particularidades dogmáticas propias y tiene distintas trascendencias sociales y jurídicas.
Importancia entre la distinción entre dolo e imprudencia. La distinción también repercute en otras categorias de la Tª del Delito. Así, por ejemplo, en los delitos de resultado el nivel de exigencia para la imputación objetiva de un resultado es menor en el delito doloso que en el imprudente y, en todo caso, hay una diferencia fundamental entre el delito doloso y el imprudente, pues en el primero siempre cabe la posibilidad de castigar por tentativa si el resultado producido no se puede imputar; mientras que en la imprudencia si el resultado no se puede imputar objetivamente el hecho permanece impune. El delito doloso supone una agresión consciente contra el bien jurídico protegido, mientras que la imprudencia es solo una falta de cuidado en la que a veces el sujeto ni siquiera se plantea el posible daño al bien jurídico; por eso la realización dolosa de un delito siempre se considera más grave que la realización imprudente del mismo delito.
María Aperador Montoya Derecho Penal General UAB 2. El dolo El ámbito subjetivo del tipo de injusto de los delitos dolosos está constituido por el dolo. El termino dolo tiene varias acepciones en el ámbito del DP. Aquí se entiende simplemente como consciencia y voluntad de realizar el tipo objetivo de un delito.
i. Elementos De la definición de dolo se deriva que el dolo está constituido por dos elementos: uno intelectual o cognitivo y otro volitivo.
- Elemento intelectual. Para actuar dolosamente, el sujeto de la acción debe saber qué es lo que hace y conocer los elementos que caracterizan su acción como conducta típica. Es decir, ha de saber, por ejemplo, en el homicidio que mata a otra persona; en el hurto, que se apodera de una cosa mueble ajena, etc. No es necesario, que conozca otros elementos pertenecientes a la antijuricidad, a la culpabilidad o a la penalidad. Esto no quiere decir que el sujeto deba tener un conocimiento exacto de cada particularidad o elemento del tipo objetivo. En algunos casos seria, además, imposible.
- Elemento volitivo. Para actuar dolosamente no basta con el marco del conocimiento de los elementos objetivos del tipo, sino que es necesario querer realizarlos. Este querer no se confunde con el deseo del sujeto. El elemento volitivo supone la voluntad incondicionada de realizar algo que el autor cree que puede realizar. Si el autor aún no está decidido a realizar el hecho, o sabe que no puede realizarse, no hay dolo, bien porque el autor no quiere todavía, bien porque no puede querer lo que sabe q no está dentro de sus posibilidades.
ii. Clases Según sea mayor o menor la intensidad del elemento intelectual o del volitivo, se distingue entre dolo directo y dolo eventual. Ambas categorias suponen una simplificación y una reducción de los complejos procesos psíquicos que se dan en la mente del sujeto con relación a los elementos objetivos del tipo.
- Dolo directo. Esta clase de dolo puede, a su vez, distinguirse en grados. En el llamado dolo directo de primer grado el autor quiere realizar precisamente el resultado: el autor quería matar y mata, quería dañar y rompe una cosa, etc. dentro del dolo directo, se incluyen también los casos en los que el autor no quiere directamente una de las consecuencias pero la admite como necesariamente unida al resultado principal que pretende. También existe el dolo directo de segundo grado. Normalmente se puede incluir en esta forma de dolo los atentados terroristas en los que mueren varias personas además del destinatario del atentado.
María Aperador Montoya - Derecho Penal General UAB Dolor eventual. En el dolo eventual el sujeto se representa el resultado como de probable producción y, aunque no quiere producirlo, sigue actuando, admitiendo su eventual realizaciónel sujeto no quiere el resultado pero “cuente con el”, “no le importa lo que pase!- con todas estas expresiones pretende describir un complejo proceso psicológico en el que se entremezclan elementos intelectuales y volitivos, conscientes o inconscientes, de difícil reducción a un concepto unitario de dolo. El dolo eventual constituye, además, la frontera entre el dolo y la imprudencia, sobre todo con la llamada imprudencia consciente. POSIBLE FALTA 3. Error de tipo Como ya antes se ha dicho, el autor debe conocer los elementos objetivos integrantes del tipo de injusto. Cualquier desconocimiento o error sobre la existencia de algunos de estos elementos repercute en la tipicidad porque excluye el dolo. Por eso se le llama error de tipo. El error sobre cualquier otro elemento perteneciente a otras categorias distintas al tipo carece de relevancia en la tipicidad.
Los dos primeros apartados del art. 14 se refieren a lo que la doctrina llama error de tipo, en sentido estricto; el último, al error de prohibición. FALTA 4. Otros elementos subjetivos del tipo de injusto Normalmente, el tipo de injusto de los delitos dolosos solo requiere, en el ámbito subjetivo, el dolo, es decir, la conciencia y voluntad de realizar los elementos objetivos del tipo. Cuando coinciden el tipo objetivo y el tipo subjetivo se da la congruencia perfecta, que normalmente existe en el delito doloso consumado. Sin embargo, e algunos delitos específicos se requiere además, para constituir el tipo de injusto, la presencia de especiales elementos de carácter subjetivo.
Estos elementos no coinciden con el dolo. Se trata de especiales tendencias o motivos que el legislador exige en algunos casos, aparte del dolo, para constituir el tipo de algún delito. Algunas veces el elemento subjetivo consiste en un especial móvil o tendencia que no pertenece al tipo de injusto, sino al de culpabilidad.
...

Comprar Previsualizar