TEMA 3.- EL EMPRESARIO INDIVIDUAL. (2012)

Resumen Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Relaciones Laborales y Recursos Humanos - 2º curso
Asignatura Derecho Mercantil
Año del apunte 2012
Páginas 4
Fecha de subida 02/04/2016
Descargas 0
Subido por

Descripción

APUNTE/RESUMEN de la asignatura
TEMA 3.- EL EMPRESARIO INDIVIDUAL.
3.1. Concepto.
3.2. Adquisición, prueba y pérdida del estado de empresario.
3.3. Ejercicio de actividades económicas mercantiles por persona casada.

Vista previa del texto

TEMA 3.- EL EMPRESARIO INDIVIDUAL.
3.1. Concepto.
El artículo 1 Cco establece que “son comerciantes...los que, teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, se dedican a él habitualmente”. Son varias las cuestiones a comentar de este precepto: 1.- Utiliza el término “comerciante” para definir al empresario individual, cuando comerciante es el empresario que se dedica al comercio, 2.- Utiliza la expresión “ejercer el comercio” cuando, con arreglo al párrafo anterior, el empresario puede dedicarse al comercio, la industria o los servicios. Por lo tanto, conviene cambiar esta expresión por la de “ejerce una actividad mercantil”.
3.- Falta en esta definición un elemento básico, la actuación en nombre propio.
4.- La referencia a la capacidad para actuar Atendiendo a estas tres observaciones, podemos dar una definición de empresario individual como la persona física que con capacidad legal, en nombre propio y de manera habitual, ejerce una actividad mercantil.
Hay cuestiones en esta definición que merecen detenimiento: 1.- La capacidad necesaria para ejercer una actividad mercantil. Sobre este tema, el Código de Comercio establece que “tendrán capacidad legal para el ejercicio habitual del comercio las personas mayores de edad y que tengan la libre disposición de sus bienes”. Por lo tanto no pueden ser empresarios los menores de edad, ni los menores emancipados porque no tienen la libre disposición de sus bienes, ni los declarados incapaces.
El Código permite que los menores y los incapaces puedan continuar por medio de sus guardadores el negocio heredado de sus padres o causantes. En estos casos hemos de entender que los empresarios son los menores y los incapaces y no la persona que ejerce una actividad empresarial en nombre de ellos. Tampoco pueden ejercer actividades mercantiles los inhabilitados por ley concursal; miembros del gob, jueces y fiscales.
2.- La habitualidad significa que el empresario hace de esa actividad su profesión diaria..
3.- La actuación en nombre propio significa asumir los derechos, las obligaciones y las responsabilidades que deriven de su actividad económica.
3.2. Adquisición, prueba y pérdida del estado de empresario.
El estatuto de empresario se adquiere por el ejercicio habitual de una actividad mercantil. El principal indicio que prueba el hecho de que una persona es empresario es la habitualidad. También es un medio de prueba la inscripción en el RM, pero no para el empresario individual que no está inscrito.
La condición de empresario se pierde por: muerte, cierre del establecimiento, transmisión del establecimiento, inhabilitación, incapacidad e incompatibilidad 3.3. Ejercicio de actividades económicas mercantiles por persona casada.
Cuando una persona ejerce una actividad mercantil de manera individual, responde del ejercicio de su actividad con todos sus bienes presentes y futuros. Si está casado, los bienes que quedan sujetos a las resultas de esa actividad varían según el régimen económico del matrimonio y los pactos alcanzados en capitulaciones matrimoniales. De esta manera, para saber qué bienes responden del ejercicio de la actividad mercantil de uno de los cónyuges, hay que acudir al Registro Mercantil (RM) para ver si existen tales capitulaciones matrimoniales que establezcan alguna peculiaridad al respecto (art. 12).
De no existir, se aplicará en su defecto el régimen jurídico previsto en los arts.
6 a 11 Cco, que parte del régimen económico de gananciales.
Así, el art. 6 establece que, en caso de ejercicio de una actividad mercantil por persona casada, quedarán obligados a las resultas de la misma los bienes propios del cónyuge que lo ejerza y los adquiridos con estas resultas. Para que los demás bienes comunes queden obligados, es necesario el consentimiento de ambos cónyuges. Varias cuestiones se derivan de este precepto: - Dentro de los bienes gananciales, distingue dos tipos: los bienes gananciales obtenidos a causa de la actividad empresarial (A) y los bienes gananciales adquiridos por otros medios (B).
- Aunque se exija el consentimiento de ambos cónyuges para que respondan los demás bienes gananciales (B), la doctrina es unánime cuando afirma que basta con el consentimiento del cónyuge no empresario.
- El consentimiento puede ser expreso o presunto.
- Se concluye de este precepto que, de las obligaciones asumidas por el empresario individual, responden siempre y en todo caso sus bienes propios (privativos) y los bienes gananciales obtenidos de la actividad mercantil (A).
Los demás bienes gananciales (B) requieren consentimiento expreso o tácito que ha de prestarlo el cónyuge no empresario.
El consentimiento presunto o tácito está contemplado en los artículos 7 y 8 Cco.
Conforme a éstos: - Se presume otorgado el consentimiento cuando se ejerza el comercio con conocimiento y si oposición expresa del cónyuge que deba prestarlo (art. 7).
- Igualmente se presumirá prestado el consentimiento cuando, al contraer matrimonio, se hallare uno de los cónyuges ejerciendo el comercio y lo continuare sin oposición del otro (art. 8).
Por último, cabe también la posibilidad de que respondan los bienes privativos o propios del cónyuge que no ejerza la actividad mercantil pero, para ello, es necesario su consentimiento expreso (art. 9).
No obstante todo lo anterior, el artículo 10 establece que tanto el consentimiento presunto como el expreso pueden ser revocados libremente por el cónyuge del empresario.
Interesa por último puntualizar que, conforme al artículo 11, los actos de consentimiento, oposición y revocación a que nos hemos referido: - Deberán constar en escritura pública e inscribirse en el RM para ser oponibles a terceros.
- No podrán en ningún momento perjudicar los derechos adquiridos por terceros con anterioridad a los mismos.
...

Tags: