Tema 2 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Biología Humana - 2º curso
Asignatura Anatomia Humana II
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 10/04/2015
Descargas 3

Vista previa del texto

Lección   2.   Meninges.   Sistema   Ventricular.   Líquido   céfalo-­‐ raquídeo   El   equilibrio   de   presión   dentro   de   la   cabeza   es   fundamental.   Una   dilatación   ventricular   produce   una   compresión  de  las  neuronas.   SNC   !   Tubo   neural   que   se   divide   entre   parte   craneal   y   parte   caudal.   Parte   craneal:   vesículas   cerebrales  y  parte  caudal:  medula  espinal.   Importancia:   -­‐  Patología  infecciosa  meníngea   -­‐  Comprender  la  fisiopatología  de  las  abscesos  y  hematomas  meníngeos   -­‐  Patología  tumoral  meníngea   -­‐  Implicaciones  de  la  presión  intracraneal  en  la  patología  traumática  y  tumoral   -­‐   Hipertensión   endocraneal   que   da   hidrocefalia   y   se   trata   quirúrgicamente:   derivaciones   ventrículo-­‐ peritoneales   -­‐  Ventrículoscopia:  técnica  de  exploración  de  los  ventrículos.   -­‐  Técnicas  de  punciones  diagnosticas  y  anestésicas  (líquido  cefalorraquídeo)   -­‐  Regulación  del  flujo  sanguíneo  encefálico   -­‐  Fisiopatología  de  las  cefaleas     Vocabulario:     -­‐ Meninges:   capas   membranosas   que   recubren   el   SNC,   protegen   y   aíslan,   vehiculizan   los   vasos   sanguíneos   e   intervienen  en  la  circulación  del  LCR.   -­‐ Duramadre   (capa   más   superficial):   es   la   meninge   exterior  que  protege  al  SNC.  Es  un  cilindro  hueco  formado  por  una  pared  fibrosa  y  espesa,   sólida  y  poco  extensible.   -­‐ Aracnoides:   es   la   meninge   intermedia   que   protege   al   sistema   nervioso   central   (encéfalo   y   médula   espinal).   Se   encuentra   por   debajo   de   la   duramadre   y   se   encarga   de   la   distribución   del  líquido  cefalorraquídeo  (LCR),  que  corre  en  el  espacio  subaracnoideo,  entre  la   piamadre   y  la  aracnoides.   -­‐ Piamadre:  es  la  meninge  interna  que  protege  al  SNC.  Se  encuentra  cerca  de  las  estructuras   nerviosas.   Tapiza   las   circunvoluciones   del   cerebro   y   se   insinúa   hasta   el   fondo   de   surcos   y   cisuras.   -­‐ Espacio   epidural   (sobre   la   duramadre),   también   llamado   espacio   extradural   o   peridural.   Esta   ocupado   por   tejido   conjuntivo   laxo,   grasa   peridural   y   por   el   plexo   venoso   vertebral   interno.  Existe  sólo  en  el  canal  vertebral  pero  no  en  el  cráneo.  Cumple  la  función  de  proteger   a  la  médula  de  posibles  daños  producto  de  los  movimientos  de  la  columna.   -­‐ Espacio   subdural   (bajo   la   duramadre):   es   un   espacio   virtual,   el   cual   sólo   presenta   una   pequeña   cantidad   de   liquido   cefalorraquídeo,   que   permite   el   deslizamiento   entre   la   duramadre  y  la  aracnoides.   -­‐ Espacio   subaracnoideo   (bajo   la   aracnoides):   El   espacio   subaracnoideo   o   espacio   leptomeníngeo   se   encuentra   situado   entre   la   aracnoides   y   la   piamadre.   Es   un   espacio   anatómico   y   fisiológico   perteneciente   al   SNC.   Es   fino   debido   a   la   adherencia   de   estas   dos   capas.   Está   tabicado   por   cordones   aracnoidales   y   contiene   líquido   cefalorraquídeo,   estructuras   vasculares   y   nerviosas.   En   ciertas   partes,   la   aracnoides   está   separada   de   la   piamadre   por   amplios   espacios   tabicados   comunicados   libremente   entre   sí,   llamados   cisternas  subaracnoideas.   -­‐ Plexos  coroideos:  es  donde  se   forma  el  líquido  cefalorraquídeo.  Tanto  los   plexos  coroideos   como   las   células   ependimarias   son   una   continuación   de   la   piamadre   a   nivel   de   los   ventrículos.   Estos   plexos   están   formados   por   células   ependimarias   modificadas,   ya   que   a   diferencia  de  las  células  ependimarias  comunes,  sus  células  sí  poseen  lámina  basal  y  están   unidas   entre   sí   por   uniones   oclusivas.   Además,   otra   diferencia   es   que   se   asientan   sobre   tejido  conectivo  y  no  nervioso.   -­‐ Agujero  interventricular:   es   un   orificio   que   comunica   el   tercer   ventrículo   y   los   ventrículos   laterales   del   cerebro.   Cumple   una   función   esencial   en   la   circulación   del   líquido   cefalorraquídeo.   -­‐ Agujeros  laterales/medial   -­‐ Acueducto  cerebral:  tradicionalmente,   acueducto   de   Silvio.   Es   el   conducto   que   comunica   el   tercer   y   cuarto   ventrículo,   y   es   por   donde   circula   líquido   cefalorraquídeo.   Se   ubica   posterior   al  puente,  más  caudal,  entre  el  bulbo  raquídeo  y  el  cerebelo.   -­‐ Granulaciones   aracnoideas:   son   pequeñas   protusiones   de   la   aracnoides   en   los   senos   venosos   que   permiten   la   reabsorción   del   LCR   hacia   el   torrente   sanguíneo   y   por   eso,   a   través   de  estas,  se  lleva  a  cabo  la  eliminación  del  LCR.     Meninges   Las   meninges   son   las   cubiertas   membranosas   del   sistema   nervioso   central.   Tienen   inervación   sensitiva   (el   cerebro   no).   Se   trata   de   tres   capas   concéntricas,   superpuestas,   de   diferente   grosor   y   estructura.     Funciones  de  las  meninges:     -­‐ Proteger  y  aislar  el  sistema  nervioso  del  exterior   -­‐ Vehiculizar  los  vasos  sanguíneos  arteriales  y  venosos       -­‐ Actuar  en  la  circulación  del  líquido  céfalo-­‐raquídeo  que  baña  el  SNC     La  membrana  más  externa  es  gruesa,  fuerte  y  fibrosa  (paquimeninge)  y  se  denomina  duramadre;  la   membrana  media  es  delgada  con  aspecto  enrejado  similar  a  una  tela  de  araña,  de  ahí  su  nombre  de   aracnoides,   deja   un   espacio   llamado   subaracnoideo   y,   mediante   las   prolongaciones   aracnoideas,  se  conecta  con  la  piamadre;  la  más  interna  es  fina  y  vascular,  se  halla  estrechamente   unida   con   la   superficie   del   encéfalo   y   la   médula   espinal   y   se   denomina   piamadre.   La   aracnoides   junto  con  la  piamadre  reciben  el  nombre  conjunto  de  leptomeninges.   Duramadre   La   meninge   externa   o   duramadre   se   sitúa   por   encima   de   las   meninges   media   e   interna   y   por   debajo   de  los  huesos  que  delimitan  la  localización  anatómica  del  SNC;  en  la  cabeza  por  debajo  de  los  huesos   del   cráneo   e   íntimamente   adherida   a   ellos   y   en   el   conducto   raquídeo   se   adhiere   a   la   columna   vertebral.   La   disposición   de   la   duramadre   varía   dependiendo   de   si   se   trata   de   la   que   recubre   al   encéfalo   (duramadre  craneal)  o  de  la  que  reviste  la  médula  espinal  (duramadre  espinal).   -­‐  Duramadre  craneal:   Rasos  distintivos:  Dos  capas  (sobretodo  la  presencia  de  una  capa  endóstica)  y  presencia  de  lagunas   vasculares   en   su   interior:   senos   de   la   duramadre.   Tabiques   que   separan   en   compartimientos   elementos  de  la  cavidad  craneal.     Irrigada   por   la   arteria   meníngea   media   (entre   el   hueso   y   la   capa   endóstica   de   la   duramadre).   Recubre   el   encéfalo   y   está   formada   por   dos   capas:   la   capa   endóstica   y   la   capa   meníngea.   Ambas   capas   están   unidas   íntimamente   salvo   en   ciertas   zonas   en   las   que   se   separan   para   formar   los  senos   venosos  de  la  duramadre.     -­‐   La   capa   endóstica   (por   debajo   del   periostio   de   los   huesos)   que   es   la   capa   superficial.   La   capa   endóstica   no   es   más   que   el   periostio   que   recubre   la   superficie   interna   de   los   huesos   del   cráneo   y   no   se   continúa   por   debajo   del   agujero   occipital   hacia   el   canal   medular.   Entre   la   capa   endóstica   y   los   huesos  del  cráneo  se  forma  un  espacio  virtual  conocido  como  espacio  epidural.     -­‐   La   capa   meníngea,   la   más   profunda.     Esta   capa   forma   cuatro   tabiques   que   dividen   la   cavidad   craneal   en   espacios   que   se   comunican   y   alojan   diferentes   subdivisiones   del   encéfalo.   Estos   tabiques   limitan   el   desplazamiento   del   encéfalo   relacionado   con   los   movimientos   de   aceleración   y   desaceleración  de  la  cabeza:     – Hoz  del  cerebro  (falx  cerebri):  Separa  los  hemisferios  cerebrales  penetrando  a  través  de  la   cisura   interhemisférica   hasta   la   altura   del   cuerpo   calloso.   Se   adhiere   a   la   cresta   frontal   interna   y   apófisis   crista   galli   en   su   parte   anterior   y   se   fusiona   en   su   parte   posterior   con   la   tienda  del  cerebelo.     – Tienda   del   cerebelo   o   Tentorio   (tentorium  cerebelli):   Separa  los  hemisferios  cerebrales  del   cerebelo,   forma   un   techo   de   la   fosa   craneal   posterior   que   cubre   la   parte   superior   de   los   hemisferios  cerebelosos  y  sostiene  los  lóbulos  occipitales  del  cerebro.  Se  adhiere  a  la  parte   posterior  del  cuerpo  del  esfenoides,  peñascos  de  los  temporales  y  hueso  occipital.  Forma  dos   compartimientos/niveles:  supratentorial  e  infratentorial   – Hoz   del   cerebelo   (falx   cerebelli):   Pequeño   repliegue   en   forma   de   hoz   que   separa   incompletamente  los  hemisferios  cerebelosos.     – Diafragma   de   la   silla   (diaphragma   sellae,   tienda   de   la   hipófisis):   Repliegue   circular   que   forma  el  techo  de  la  silla  turca,  con  un  pequeño  orificio  central  que  permite  el  paso  del  tallo   hipofisario.           En   el   interior   de   estos   repliegues   se   contienen   los   senos   venosos   de   la   duramadre,   elementos   formados   por   desdoblamiento   de   las   dos   capas   durales   y   que   permiten   la   circulación   de   retorno   venoso   del   encéfalo   hacia   la   vena   yugular   interna,   actúan   como   venas,   pero   su   estructura   es   muy   diferente.   Los  principales  senos  venosos  son:   – – – – –   Seno  sagital  superior:  Recorre  longitudinalmente  la  parte  superior  de  la  hoz  del  cerebro.     Seno  sagital  inferior:  Paralelo  al  anterior,  por  la  parte  inferior  de  la  hoz  del  cerebro.     Seno  recto:  Situado  en  la  confluencia  de  la  tienda  del  cerebelo  y  la  hoz  del  cerebro,  es   continuación  del    seno  longitudinal  inferior.     Senos  transversos:  Siguen  en  dirección  transversal  la  tienda  del  cerebelo  y  se  continúan   hacia  el  foramen    yugular  con  los  senos  sigmoideos  para  formar  la  vena  yugular  interna.     Senos  cavernosos:  A  ambos  lados  de  la  tienda  de  la  hipófisis.    Estructuras  peculiares.   Llaman  su  atención  por  sus  características  anatómicas:  en  su  interior  discurre  la  arteria   carotidea  interna.   -­‐  Duramadre  espinal.     Irrigación  arteria  carotidea  externa?.  La  duramadre  que  recubre  la  médula  espinal  sólo  presenta  la   capa   meníngea,   se   halla   fijada   a   los   elementos   óseos   de   la   columna   vertebral   por   un   tejido   conjuntivo   laxo   que   ocupa   el   espacio   epidural   (entre   los   huesos   y   la   duramadre,   encima   la   duramadre).   Si   se   lesiona   un   vaso   se   puede   producir   un   hematoma   epidural,   que   es   mucho   más   grave   que   un   hematoma   subdural.   Se   continúa   hacia   los   agujeros   raquídeos,   sobre   los   que   se   proyecta   acompañando   a   los   nervios   raquídeos   que   emergen   de   la   médula   espinal.    El   saco   dural   finaliza   a   la   altura   de   la   segunda   vértebra   sacra   desde   donde   se   va   estrechando   progresivamente   para  formar  un  ligamento  de  fijación  a  la  altura  del  coxis  (ligamento   coccígeo),  de  manera  que  el   saco  dural  medular  queda  fijado  al  periostio  del  agujero  magno  occipital  y  al  coxis.     Aracnoides     La   aracnoides   es   una   delicada   membrana,   de   fibras   de   colágeno,   ubicada   entre   la   piamadre,   internamente,   y   la   duramadre,   externamente.   Está   separada   de   la   duramadre   por   un   espacio   virtual   que   recibe   la   denominación   de   espacio   subdural   y   separada   de   la   piamadre   por   el   espacio   subaracnoideo  (si  ponemos  anestesia,  esta  fluye  por  todo  el  espacio.  Esto  no  pasa  con  la  anestesia   que   se   pone   en   el   espacio   epidural,   que   es   muy   focalizada)   que   se   halla   ocupado   por   el   líquido   céfalo-­‐raquídeo   y   por   el   interior   del   cual   transcurre   el   trayecto   de   los   vasos   del   encéfalo.    A   nivel   encefálico,  la  aracnoides  forma  puentes  sobre  las  cisuras  cerebrales,  no  se  introduce  en  el  interior   de   los   surcos   cerebrales   y,   en   ciertos   sitios   se   halla   ampliamente   separada   de   la   piamadre   para   formar  las  cisternas  subaracnoideas.       Principales  son  cisternas  subaracnoideas:     1.   Cisterna   cerebelo-­‐medular   (cisterna   magna),   entre   el   cerebelo   y   la   médula   espinal.  Importante  para  la  circulación  del   LCR.     2.   Cisterna   pontina,   alrededor   de   la   protuberancia.     3.   Cisterna   intepeduncular,   entre   los   dos  pedúnculos  cerebrales.     4.   Cisterna   cuadrigeminal,   por   encima   del  cerebelo,  detrás  del  mesencéfalo  y  por   debajo  del  rodete    del  cuerpo  calloso.       La   ausencia   de   capa   endóstica   en   la   duramadre   espinal   explica   porqué   se   pueden   inyectar   sustancias   en   dicho   espacio   (como   en   el   caso   de   la   anestesia   epidural)   sin   producirse   compresión   medular.   Este   espacio   está   relleno   por   tejido   graso   y   plexos   venosos   separados   del   conducto   vertebral.   Este   tejido   de   relleno   no   existe   a   nivel   de   la   duramadre   craneal,   por   lo   que   a   dicho   nivel   se   trata   de   un   espacio   virtual.       El   espacio   subaracnoideo   también   puede   ser   utilizado   para   la   inyección   de   sustancias   anestésicas  o  para  obtener  una  muestra  de  LCR  para  su  análisis  en  determinadas  situaciones.  En  el   interior  de  este  espacio  se  sitúan  las  trabéculas   aracnoideas,  uniones  de  tejido  conectivo  entre  la   aracnoides  y  la  piamadre.       En   ciertas   áreas,   la   aracnoides   se   proyecta   hacia   los   senos   venosos   de   la   duramadre   formando   las   granulaciones   o   vellosidades   aracnoideas,   donde   el   líquido   céfalo-­‐raquídeo   difunde   hacia   el   torrente   circulatorio.   A   nivel   medular   el   espacio   subaracnoideo   es   amplio   y   recorre   de   forma   longitudinal  todo  el  canal  medular.     Piamadre     Es  una  membrana  vascular  que  reviste  el   encéfalo   y   la   médula   espinal  y   se   adhiere   íntimamente   a   ellos.   Sigue   perfectamente   los   vasos   sanguíneos   llegando   a   penetrar   en   los   ventrículos   (tela   coroidea   de   los   ventrículos).  Forma  las  telas  coroideas  de   los   ventrículos   tercero   y   cuarto   y   se   fusiona   con   el   epéndimo   para   formar   los   plexos   coroideos   en   los   ventrículos   laterales,   tercero   y   cuarto.   Sigue   el   trayecto   de   los   vasos   hacia   el   interior   de   los  surcos  cerebrales.   En   la   médula   espinal,   se   engruesa   en   cada   lado   entre   las   raíces   nerviosas   para   formar   el   ligamento   dentado,   que   pasa   lateralmente   para   adherirse   a   la   aracnoides  y  duramadre.   Sistema  Ventricular     Los   ventrículos   encefálicos   se   forman   durante   el   desarrollo   embrionario   como   extensiones  del  conducto  neural  primitivo   que   acompañan   a   las   vesículas   encefálicas   en   desarrollo,   mientras   que   en   la   médula   espinal   el   conducto  neural  se  estrecha  para  dar  lugar  al  conducto  central  de  la  médula  que  se  continúa  con  el   cuarto  ventrículo.   Estas  cavidades  se  hallan  conectadas  con  el  espacio  subaracnoideo  en  la  parte  posterior  del  cuarto   ventrículo   y   presentan   en   su   interior   unas   formaciones   conocidas   como   plexos   coroideos,   donde   tiene  lugar  la  formación  del  líquido  céfalo-­‐raquídeo.     El   conjunto   de   todos   los   elementos   derivados   del   conducto   neural   se   conoce   como   sistema   ventricular   (inflamación   del   sistema   ventricular:   hidrocefalia),   que   se   compone   de   las   siguientes   partes:     – Ventrículos  laterales     – Ventrículo   medio   o   Tercer   ventrículo    (zona   del   diencéfalo   colocado   entre   ambos   tálamos).   – Acueducto  cerebral  (de  Silvio)     – Cuarto  ventrículo  (cavidad  romboidal)   – Conducto  central  de  la  médula.       Ventrículos  laterales       En   cada   hemisferio   cerebral   hay   una   cavidad   que   se   conoce   como   ventrículo   lateral   y   que   son   los   derivados   del   conducto   neural   del   telencéfalo.   Cada   uno   de   ellos   tiene  forma  de  "C"  y  se  distinguen  las  siguientes  partes:     • Cuerpo,  que  ocupa  el  lóbulo  parietal.     • Asta  anterior,  lóbulo  frontal.     • Asta  posterior,  lóbulo  occipital.     • Asta  inferior,  lóbulo  temporal.       Entre   ambos   cuerpos   de   los   ventrículos,   se   halla   una   formación   medial   que   los   separa,   el   septum   pellucidum,   que   en   su   parte   inferior   y   anterior   se   comunica   con   la   cavidad   del   tercer   ventrículo   mediante   el   agujero  interventricular  (foramen  de  Monro).  En  su  interior  se  localizan  los  plexos  coroideos  de   los  ventrículos  laterales.     Ventrículo  medio  o  Tercer  ventrículo   Corresponde   a   la   cavidad   ventricular   del   diencéfalo,   se   sitúa   entre   los   dos   tálamos   y   se   comunica   anteriormente  con  los  ventrículos  laterales  por  los  agujeros   interventriculares  y  posteriormente   con   el   cuarto   ventrículo   mediante   el   Acueducto  cerebral  o  del  mesencéfalo  (de  Silvio).   Contiene   el  plexo   coroideo   del   tercer   ventrículo,  formado  a  partir  de  la  tela  coroidea  situada  por  encima   del  techo  del  ventrículo.   Acueducto  cerebral  (de  Silvio)   Es   un   conducto   estrecho   de   escasa   longitud   (2   cm.   aprox.)   que   conecta   los   ventrículos   tercero   y   cuarto   y   atraviesa   el   espesor   del   mesencéfalo   y   parte   superior   de   la   protuberancia   anular.   No   presenta  plexo  coroideo  en  su  interior.   Cuarto  ventrículo   Es  una  cavidad  situada  por  delante  del  cerebelo  y  por  detrás  de  la  protuberancia  y  mitad  superior   del   bulbo.   Se   continúa   cranealmente   con   al   acueducto   de   Silvio   y   caudalmente   con   el   conducto   central   de   la   médula   espinal.   Se   halla   recubierto   por   el   cerebelo   y   la   lámina   tectoria   del   cuarto   ventrículo,   a   través   de   la   cual,   conecta   con   el   espacio   subaracnoideo   (cisterna   magna)   por   tres   orificios,   los   agujeros  laterales  (de  Luschka)  *(en   la   imagen   sólo   se   ve   el   de   un   lado)   y   el   agujero   medio   (de   Magendie).   De   esta   forma   se   conectan   las   cavidades   ventriculares   con   el   espacio   subaracnoideo  permitiendo  la  circulación  del  líquido  céfalo-­‐raquídeo  por  el  interior  y  la  superficie   del  sistema  nervioso  central.  Contiene  en  su  interior  el  plexo  coroideo  del  cuarto  ventrículo.     Conducto  central  de  la  médula     Es   la   continuación   del   cuarto   ventrículo   hacia   el   bulbo   raquídeo   y   la   médula   espinal.   En   el   cono   medular  de  la  médula  espinal  se  expande  para  formar  el  ventrículo   terminal.  El  conducto  central   se  halla  cerrado  en  su  extremo  distal.  No  existe  plexo  coroideo.   Líquido  céfalo-­‐raquídeo   El   líquido   céfalo-­‐raquídeo   es   un   líquido   claro   e   incoloro   (sales   inorgánicas   similares   al   plasma,   glucosa   mitad   de   los   niveles   en   sangre,   escasas   o   nulas   proteínas,   pocas   células)   que   baña   la   superficie  externa  del  sistema  nervioso  central  y  el  interior  del  sistema  ventricular.  Presión   en  decúbito  8-­‐18  cm  H2O  (7-­‐15  mmHg).  Volumen  total:  130mil.  Producción  diaria:  450-­‐500ml.   -­‐  Funciones:   – Sirve  como  amortiguación  entre  el  SNC  y  los  huesos  circundantes.     – Permite   la   adecuación   del   volumen   encefálico   al   cráneo,   de   manera   que   si   aumenta   el   volumen   encefálico   se   produce   una   disminución   del   LCR   que   permite   su   adaptación   a   la   cavidad  craneana  inextensible.     – Desempeña  un  papel  importante  en  la  nutrición  del  tejido  nervioso.     – Puede  depurar  productos  del  metabolismo  neuronal.   -­‐  Formación  del  líquido  céfalo-­‐raquídeo   El   LCR   se   forma   principalmente   en   los   plexos   coroideos   de   los   ventrículos,   una   parte   de   él   se   origina  en  las  células  ependimarias  que  tapizan  el  interior  de  los  ventrículos.   Los  plexos  coroideos  se  hallan  invadidos  por  capilares  vasculares  que  intercambian  fluidos  con  las   células   ependimarias   y   éstas   vierten   el   líquido   céfalo-­‐raquídeo   al   interior   de   las   cavidades   ventriculares.   La   presión   intracraneal   (PIC)   es   una   constante   que   se   monitoriza   de   forma   continua   en   aquellas   situaciones   que   puedan   producir   alteraciones   agudas   en   la   adecuación   del   volumen   encefálico   al   cráneo   conducentes   a   hipertensión   endocraneal   (traumatismos,   neurocirugía).   Para   ello   se   introduce  un  catéter  en  el  interior  de  los  ventrículos  laterales.  La  cifra  normal  es  entre  7  y  15  mm   Hg,   su   aumento   anormal   conlleva   la   toma   de   medidas   inmediatas   para   evitar   la   compresión   del   sistema  nervioso  que  puede  acarrear  complicaciones  graves  e  incluso  la  muerte  del  individuo.   -­‐  Circulación  del  LCR   El   LCR   una   vez   formado   pasa   por   el   interior   de   las   cavidades   ventriculares   hasta   el   cuarto   ventrículo,  donde  se  comunica  con  el  espacio  subaracnoideo,  para  circular  sobre  toda  la  superficie   del  SNC.   Se  cree  que  los  latidos  de  los  vasos  cerebrales  y  medulares  favorecen  el  movimiento  del  LCR  sobre   la  superficie  y  los  latidos  de  los  vasos  de  los  plexos  coroideos  favorecen  la  circulación  por  el  interior   de   las   cavidades   ventriculares.   Asimismo,   los   movimientos   de   la   columna   vertebral   ejercen   una   acción  facilitadora  del  flujo  del  LCR.   -­‐  Absorción  del  LCR   Los   principales   puntos   de   absorción   del   LCR   son   las   vellosidades   aracnoideas   que   se   proyectan   hacia  los  senos  venosos  durales,  especialmente  el  seno  sagital  superior.  Estas  vellosidades  tienden  a   agruparse  formando  elevaciones  conocidas  como  granulaciones  aracnoideas.   La   absorción   del   LCR   hacia   los   senos   venosos   tiene   lugar   cuando   la   presión   del   LCR   supera   la   existente  en  los  senos.  Parte  del  LCR  probablemente  se  absorbe  de  forma  directa  hacia  las  venas  del   espacio  subaracnoideo  y  parte  probablemente  lo  hace  a  través  de  los  linfáticos  perineurales  de  los   nervios  espinales  y  craneales.   Como   la   producción   del   LCR   es   constante,   la   velocidad   de   absorción   de   las   vellosidades   aracnoideas   controla  su  presión.   Estas  granulaciones  se  pueden  calcificar:  granulaciones  de  Pachioni.  Permiten  la  regulación  del   líquido  cefalorraquídeo.   ...