2. La independencia y Revolución de los EEUU (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 11
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

2  -­‐  REVOLUCION  E  INDEPENDENCIA  DE  LOS  ESTADOS  UNIDOS  (tema  no  dado  en  clase)              La   emancipación   de   las   trece   colonias   inglesas   de   Norteamérica   de   la   corona   británica   fue   la   primera   revolución   de   los   tiempos   modernos,   ya   que   se   asentó   sobre   el   principio   de   la   autoderminación  de  los  pueblos  y  en  la  creencia  de  la  existencia  de  unos  derechos  humanos.       Con   esta   revolución   se   produjo   el   paso   del   Antiguo   al   Nuevo   Régimen   y   con   ella   se   inició   el   proceso,   calificado   por   Godechot   como   revoluciones   atlánticas,   que   finalizó   en   la   gran   ola   revolucionaria  que  conmocionó  Europa  central  y  occidental  en  1848.       La  sublevación  de  los  colonos  ingleses  norteamericanos  tuvo  muchas  facetas:     • fue  una  guerra  de  la  independencia   • fue  una  guerra  civil,  en  la  que  lucharon  americanos  contra  americanos   • fue   un   conflicto   que   sobrepasó   el   marco   estrictamente   americano   y   tuvo   un   alcance   prácticamente  mundial     • y,   por   último,   fue   un   movimiento   nacionalista,   ya   que   una   vez   conseguida   la   independencia,   esas   colonias,   que   se   encontraban   muy   divididas,   formaron   una   unión   duradera.     a  -­‐  ESTRUCTURA  SOCIOECONOMICA  DE  LAS  COLONIAS  EN  VISPERAS  DE  LA  EMANCIPACION     A  mediados  del  siglo  XVIII  las  colonias  británicas  en  América  del  Norte,  que  ocupaban  una  franja   costera   entre   los   montes   Apalaches   y   el   océano   Atlántico   y   desde   el   río   St.   John   (en   el   actual   estado  de  Maine)  hasta  el  río  Altamaha  (en  Georgia),  se  caracterizaban  por  su  heterogeneidad.   Eran  independientes  entre  si,  estaban  muy  mal  comunicadas  por  vía  terrestre  y  sus  relaciones  no   siempre  eran  demasiado  cordiales.       Desde   el   punto   de   vista   socioeconómico   podían   distinguirse   tres   grandes   grupos   claramente   diferenciados:     • Las   colonias   del   Norte   o   Nueva   Inglaterra,   formadas   por   New   Hampshire,   Massachussetts   (que  comprendía,  además  del  actual  estado  del  mismo  nombre,  los  de   Vermont   y   Maine),   Rhode   Island   y   Connecticut.   En   su   desarrollo   influyó   de   manera   decisiva   el   sistema   de   distribución   de   tierras   y   la   actividad   comercial.   Eran   colonias   de   origen   congregacionista,   pobladas   por   colonos   de   religión   puritana.   Las   tierras   no   se   repartieron   a   título   individual,   sino   que   se   dieron   a   grupos   o   congregaciones   religiosas   que,  a  su  vez,  distribuían  entre  sus  miembros;  lo  que  dio  lugar  a  pequeños  municipios  de   tipo  socio-­‐religioso  en  los  que  los  habitantes  participaban  activa  y  democráticamente  en   todos   los   asuntos   de   la   colectividad.   Eran   comunidades   de   pequeños   propietarios   dedicadas   a   la   actividad   agropecuaria.   Sin   embargo,   la   pobreza   del   terreno   inclinará   a   estas   colonias   del   Norte   a   la   artesanía   y   al   comercio.   Poco   a   poco   este   último   fue   ganando  importancia,  iniciándose  un  activo  y  lucrativo  comercio  fundamentalmente   con   las   Antillas.   De   esta   manera   fueron   apareciendo   en   la   costa   una   serie   de   prósperas   1 • • ciudades:   Falmouth,   Gloucester,   New   London,   New   Haven...,   entre   las   que   destacaba   Boston,   que   en   1763   contaba   con   unos   17.000   habitantes.   En   ellas   los   comerciantes   fueron  ganando  gradualmente  una  posición  de  primacía  tanto  de  tipo  económico  como   de   tipo   político   y   poco   a   poco   toda   la   población,   de   un   modo   u   otro,   dependió   de   la   prosperidad   comercial.   Estas   colonias   sufrieron   un   rápido   incremento   demográfico   en   la   primera   mitad   de   la   centuria,   quintuplicándose   la   población.   En   1763   su   población   rondaba   el   medio   millón   de   habitantes,   de   ellos   tan   sólo   unos   19.000   eran   esclavos,   el   resto   eran   hombres   libres.   En   las   prósperas   ciudades   comerciales   fueron   surgiendo   centros  culturales  y  colegios,  como  el  de  Harvard  y  Yale,  donde  se  empezaron  a  difundir   las  ideas  de  Locke,  Montesquieu  y  Rousseau.     Las  colonias  del  Sur,  constituidas  por  Maryland,  Virginia,  Carolina  del  Norte,  Carolina  del   Sur  y  Georgia,  también  tuvieron  un  fuerte  crecimiento  demográfico.  Su  población  era  en   1763   de   735.000   habitantes,   lo   que   significa   que   se   había   septuplicado   con   respecto   a   1700;  si  bien,  el  38,2  por  ciento  eran  esclavos.  Su  desarrollo  económico  se  vio  afectado   por   el   procedimiento   de   adjudicación   de   las   tierras,   el   sistema   de   explotación   de   las   mismas   y   el   tipo   de   cultivo.   Aquí   las   tierras   fueron   distribuidas   directamente   a   los   colonos   y   no   a   congregaciones   religiosas,   por   lo   que   aquéllos   no   se   establecieron   en   grupos  sino  que  se  dispersaron,  no  favoreciendo  la  creación  de  pueblos.  Si  en  el  siglo  XVII   el  tamaño  de  las  haciendas  era  pequeño,  en  la  centuria  siguiente  los  predios  se  hicieron   cada   vez   mayores,   convirtiéndose   en   grandes   plantaciones   que   requerían   un   gran   número   de   mano   de   obra   y   el   sistema   de   explotación   agrícola   se   fue   vinculando   a   la   institución  de  la   esclavitud,  pues  aunque  la  adquisición  de  un  negro  requería  un  fuerte   desembolso   inicial,   a   la   larga   resultaba   más   económico   que   un   sirviente   blanco   contratado,   que   era   el   procedimiento   utilizado   preferentemente   en   el   siglo   anterior.   La   introducción   de   la   esclavitud   se   vio   asimismo   favorecida   por   la   disminución   de   la   inmigración,  como  consecuencia  de  la  demanda  de  mano  de  obra  en  la  metrópoli  a  raíz   del   inicio   de   la   revolución   industrial.   En   estos   latifundios   (a   mediados   del   siglo   XVIII   la   propiedad  media  en  Carolina  del  Sur  era  de  2.000  Ha.,  llegando  en  Virginia  a  las  70.000)   se  producía  azúcar,  tabaco,  índigo,  arroz,  madera  y  algodón,  aunque  este  último  cultivo   fue  ocupando  cada  vez  más  mayores  superficies.  Todas  estas  circunstancias  afectaron  a  la   estructura   social   de   las   colonias   del   Sur.   Surgió   una   rica   y   refinada   aristocracia   terrate-­‐ niente   que   controlaba   el   poder   económico   y   tenía   un   poder   omnímodo   en   sus   plantaciones.     Las  colonias  centrales  (New  York,  New  Jersey,  Pennsylvania  y  Delaware)  formaban  una   zona  de  transición  entre  las  dos  anteriores.  La  política  agraria  seguida  en  ellas  variaba  de   una  colonia  a  otra.  Los  predios  eran  de  todos  los  tamaños;  en  New  York  existían  grandes   latifundios,   en   cambio   en   Pennsylvania   la   propiedad   estaba   mucho   más   repartida.   También   tuvieron   un   extraordinario   crecimiento   demográfico:   de   53.000   habitantes   en   1700   pasaron   a   tener   410.000   en   1763.   Los   esclavos   eran   escasos   (23.000).   Una   particularidad   de   estas   colonias   era   que   los   ingleses   estaban   en   minoría;   la   población   estaba   formada   fundamentalmente   por   holandeses,   escoceses,   irlandeses,   alemanes,   suizos   y   hugonotes   franceses.   Esto   se   debía   a   motivos   económicos   y   a   la   tolerancia   2 religiosa,  frente  a  la  intransigencia  de  la  religión  puritana  en  las  colonias  septentrionales   y   de   la   iglesia   anglicana   en   las   sureñas.   Otra   de   las   características   de   estos   territorios   centrales  era  la   existencia  de  grandes  ciudades.  New  York,  con  sus  20.000  habitantes  en   1770,  y  Filadelfia,  con  sus  24.000,  eran  algunas  de  las  mayores  concentraciones  urbanas   de  todo  el  imperio  colonial  británico.  En  ellas  hizo  su  aparición  una  clase  comercial  fuerte   y  fueron  también  el  polo  de  atracción  de  artesanos  especializados.       b)  LA  ESTRUCTURA  POLITICA     Desde  el  punto  de  vista  político  existían  también  tres  tipos  de  colonias:       • Colonias  de  propietario  à  Maryland  y  Pennsylvania  dependían  de  un  ciudadano  inglés   en   virtud   de   las   cédulas   de   propiedad   otorgadas   respectivamente   en   1632   a   George   Calvert,  lord  de  Baltimore,  y  en  1682  a  William  Penn.       • las  de  carta  o  "compañía"  à  Las  colonias  de  carta  eran  dos:  Connecticut  y  Rhode  Island.       • y   las   reales   à   Las   nueve   restantes   estaban   administradas   directamente   por   la   Corona   británica.     Las  instituciones  políticas  eran  las  mismas  en  todas  las  colonias.       El  poder  ejecutivo  estaba  en  manos  de  un  Gobernador,  que  se  encargaba  de  hacer  cumplir  las   leyes   británicas   y   las   coloniales.   Era   el   comandante   en   jefe   de   la   milicia,   presidía   la   corte   de   apelaciones,  podía  disolver  la  Asamblea  y  vetar  sus  resoluciones.       Existía   un   Consejo   asesor,   verdadero   gabinete   ejecutivo   del   gobernador,   con   atribuciones   complejas,   entre   ellas,   la   de   actuar   como   cámara   alta   del   legislativo   y   proponer   las   leyes   de   ámbito  colonial.       Por   último,   estaba   la  Asamblea   colonial,   compuesta   por   los   representantes   de   los  ciudadanos,   aunque  el  derecho  a  voto  estaba  reservado  a  los  propietarios  acomodados.  Era  la  cámara  baja   del   legislativo   y   colaboraba   en   la   elaboración   de   las   leyes   de   su   colonia,   aunque   sus   funciones   estaban   totalmente   subordinadas   a   las   de   la   Cámara   de   los   Comunes   británica,   en   la   que   no   había   ninguna   representación   norteamericana.   Su   principal   importancia   consistía   en   el   control   de   la  hacienda.     La   diferencia   entre   los   tres   tipos   de   colonias   estribaba   en   la   elección   del   gobernador   y   del   consejo  asesor.       • En   las   reales,   eran   designados   por   la   corona   y   en   las   de   propietario   era   éste   el   responsable  del  nombramiento.  En  cambio,  en  las  colonias  de  carta  era  la  Asamblea  la   3 encargada  de  elegir  entre  sus  propios  miembros  al  gobernador  y  a  los  componentes  del   consejo;   es   decir,   que   eran   casi   autónomas   y   el   poder   radicaba   enteramente   en   los   electores,  pese  a  que  el  número  de  éstos  era  muy  reducido  (en  el  caso  de  Connecticut,   inferior  al  5  por  ciento  de  los  residentes).     A  lo  largo  del  siglo  XVIII  las  asambleas  fueron  ganando  fuerza  y  adquiriendo  una  serie  de  poderes,   como  el  derecho  de  proponer  leyes,  elegir  a  su  presidente  y  juzgar  las  capacidades  de  sus  propios   miembros.       Al  mismo  tiempo  surgió  una  dualidad  de  posiciones  constitucionales,  marcadamente  diferentes:   Mientras  que  las  autoridades  inglesas  sostenían  que  el  poder  de  las  asambleas  era  una  gracia  del   monarca,  la  cual  podía  ser  modificada  e  incluso  anulada,  las  asambleas  mantenían  que  su  poder  y   autoridad  provenía  del  consentimiento  de  los  gobernados  y  se  consideraban  como  una  réplica   de   la   Cámara   de   los   Comunes   británica   a   la   que   trataban   de   imitar   en   su   lucha   contra   las   prerrogativas  del  gobernador,  que  era  el  representante  del  rey.  Para  fundamentar  su  actitud  los   colonos  recurrieron  a  las  ideas  de  Locke,  quien  en  su  obra  "Segundo  tratado  sobre  el  gobierno"   de   1690   trataba   de   justificar   la   revolución   inglesa   del   año   anterior,   demostrando   que   todo   gobierno  debía  estar  fundamentado  en  un  contrato  entre  el  soberano  y  los  súbditos.  También   echaron   mano   de   los   escritos   de   Montesquieu   y   de   Rousseau,   que   tuvieron   una   gran   difusión   en   las   colonias   a   partir   de   la   segunda   mitad   de   la   década   de   1760.   Por   otra   parte,   los   colonos   sostenían  que  el  Parlamento  inglés,  en  el  que  no  estaban  representados,  no  tenía  competencia   para  alterar  las  cartas  coloniales  ni  para  imponerles  leyes  que  ellos  no  hubieran  votado.  Es  decir,   concebían  el  imperio  como  una  organización  federal.     c)  CAUSAS  PROXIMAS  DEL  ENFRENTAMIENTO  CON  LA  METROPOLI     Sobre   esta   base   de   enfrentamiento   ideológico,   a   partir   de   1763   las   tensiones   y   los   conflictos   entre  Gran  Bretaña  y  las  Trece  Colonias  norteamericanas  se  intensificaron.       En  este  año  se  firmó  en  París  la  paz  que  ponía  fin  a  la  guerra  de  los  Siete  Años  y  que  establecía  la   hegemonía   inglesa   en   América   del   Norte.   Gran   Bretaña   obtuvo   el   Canadá   y   la   Florida,   que   cedieron  respectivamente  Francia  y  España,  y  trasladó  la  frontera  occidental,  antes  establecida  en   los  montes  Apalaches,  a  la  orilla  izquierda  del  Mississippi.  Igualmente,  por  este  tratado  España   recibió  de  Francia  el  territorio  de  la  Luisiana  en  compensación  por  la  pérdida  de  la  Florida.     El   primer   problema   entre   los   colonos   y   la   metrópoli   surgió   cuando   se   planteó   la   administración   y   colonización   de   los   nuevos   territorios   adquiridos   al   otro   lado   de   los   Apalaches.   El   Gobierno   inglés   desoyendo   las   reivindicaciones   de   las   colonias   que   querían   extenderse   hacia   el   Oeste,   proclamó  por  la  real  pragmática  de  7  de  octubre  de  1763  que  aquellas  tierras  eran  del  Imperio  y   se  prohibió  provisionalmente  el  asentamiento  en  ellas  de  nuevos  colonos.  La  decisión  disgustó  a   los  norteamericanos  que  veían  como  se  les  cerraba  el  paso  a  estos  territorios  del  Oeste  por  los   que  tanto  habían  luchado.     Inglaterra,   para   poder   saldar   el   déficit   financiero   derivado   de   la   guerra,   estimó   que   los   4 americanos   debían   contribuir   en   mayor   cuantía   a   los   gastos   comunes   del   imperio,   máxime   cuando  pensaba  que  el  conflicto  bélico  les  había  beneficiado,  al  eliminar  la  amenaza  francesa  en   la   zona.   Por   este   motivo   decidió   aplicar   inflexiblemente   una   política   colonial   imperialista.   En   realidad,   consistía   en   poner   en   práctica   el   llamado   pacto   colonial,   que   había   estado   en   vigor   anteriormente,  pero  cuyo  cumplimiento  se  había  ido  relajando  con  el  tiempo.     El  primer  ministro  inglés,  lord  Grenville,  quiso  hacer  efectiva  la  legislación  ya  existente,  como  las   leyes  de  navegación  promulgadas  de  1651  a  1696;  la  ley  de  la  lana  que  prohibía  la  exportación  de   este  producto;  la  ley  del  sombrero  de  1732  que  imposibilitaba  la  extracción  de  gorros;  la  ley  de  la   melaza   de   1733   que   gravaba   la   importación   de   azúcar   de   las   Antillas   británicas   y   la   ley   del   hierro   de  1750  que  impedía  la  creación  de  acererías,  fundiciones  e  industrias  de  acabado  de  hierro.  Para   conseguir  su  objetivo,  envió  aduaneros  y  buques  guardacostas  y  ordenó  que  las  transgresiones   fueran  juzgadas  por  tribunales  del  vicealmirantazgo.  Estas  medidas  hicieron  difícil  el  contrabando.     En   1764   Grenville   consiguió   que   el   Parlamento   aprobara   la   ley   del   azúcar   (Sugar   Act)   que   imponía   nuevos   derechos   arancelarios   sobre   el   azúcar,   el   vino,   el   café   y   otros   artículos   enumerados.   La   disposición   perjudicó   enormemente   al   llamado   comercio   triangular,   muy   lucrativo   para   los   comerciantes   americanos,   que   consistía   en   importar   melaza   de   las   Antillas   y   destilarla  para  convertirla  en  ron,  bebida  que  se  vendía  en  Europa  y  con  los  beneficios  obtenidos   se   compraban   esclavos   en   las   costas   africanas   para   ser   llevados   a   las   colonias   del   Sur.   La   ley   provocó  la  lógica  protesta  de  los  comerciantes  americanos.     Al  año  siguiente  (1765)  dos  nuevas  disposiciones  fiscales  terminaron  de  exasperar  a  los  colonos:   • La   primera   fue   la   creación   de   un   nuevo   impuesto,   la   ley   del   timbre   (Stamp   Act),   que   gravaba  a  todos  los  documentos  jurídicos  y  a  las  publicaciones  periódicas.     • La  segunda  fue  la  ley  de  acuartelamiento,  que  establecía  el  acantonamiento  de  fuerzas   militares  permanentes  en  las  fronteras  de  las  colonias  para  proteger  las  de  los  ataques  de   los  indios  y  cuyo  mantenimiento  debía  correr  a  cargo  de  aquéllas.     • También   se   estipulaba   el   pago   de   una   cantidad   fija   en   concepto   de   retribución   a   los   gobernadores,   con   el   fin   de   que   no   tuvieran   que   depender   de   las   subvenciones   de   las   asambleas  y  poder  independizarse  de  éstas.     La   ola   de   protesta   de   los   colonos   se   generalizó.   Se   coaccionó   a   los   recaudadores   fiscales   y   se   produjeron   alborotos   populares.   En   Massachussetts   se   llegó   a   saquear   la   casa   del   vicegobernador.       Se  reunieron  las  Asambleas  coloniales  para  decidir  la  conducta  a  seguir  y  para  determinar  si  el   Parlamento  de  Westminster  tenía  jurisdicción  para  fijar  impuestos  a  las  colonias.  La  Asamblea  de   Virginia   marcó   la   pauta,   al   aprobar   la   propuesta   de   Patrick   Henry,   joven   abogado   whig,   las   "resoluciones  de  Virginia"  que  afirmaban  que  "la  asamblea  general  de  aquella  colonia  tenía  sólo   y  exclusivo  derecho  para  decretar  impuestos  y  gravámenes  a  los  habitantes  de  aquella  colonia".     En  octubre  de  1765  se  reunía  en  New  York,  por  iniciativa  de  Massachussetts,  el  Congreso  de  la  ley   del   timbre,   en   el   que   los   delegados   de   nueve   de   las   colonias   redactaron   una   "Declaración   de   5 Derechos  y  Quejas"  dirigida  al  rey  y  al  Parlamento,  condenando  la  ley  del  timbre  y  negando  la   autoridad   al   Parlamento   para   imponer   impuestos   a   los   colonos.   Se   Adoptó   asimismo   como   medida   de   presión   un   boicot   a   los   productos   ingleses.   Este   congreso   tiene   una   importancia   especial   por   dos   razones:   en   primer   lugar,   fue   la   primera   acción   conjunta   y   organizada   de   las   colonias   y,   en   segundo   lugar,   porque   rechazó   el   principio   de   las   "imposiciones   sin   representación".     El  rechazo  de  las  mercancías  inglesas  por  los  americanos  perjudicó  a  los  comerciantes  británicos,   quienes  presionaron  a  su  Gobierno  para  que  derogase  el  impuesto  del  timbre.  En  marzo  de  1766   el   Parlamento   revocó   la   ley,   lo   que   causó   un   enorme   regocijo   en   las   colonias,   pensando   que   Londres  había  aceptado  su  planteamiento  constitucional.  Sin  embargo,  no  ocurrió  así,  ya  que  la   abolición   fue   acompañada   de   la   "ley   declaratoria"   en   la   que   proclamaba   el   derecho   absoluto   del   Parlamento  a  legislar  en  todos  los  territorios  de  la  Corona  británica.     En  1767  con  el  fin  de  financiar  la  defensa  y  administración  de  los  territorios  ultramarinos,  el  nuevo   ministro  de  hacienda,    Charles  Townshend,  hizo  votar  por  el  legislativo  unos  nuevos  impuestos   (Townshend   Acts),   no   demasiado   elevados,   que   gravaban   las   importaciones   coloniales   de   una   serie   de   artículos   de   consumo   diario,   como   el   cristal,   el   plomo,   el   papel   y   el   té.   La   reacción   de   los   colonos   volvió   a   ser   la   misma:   boicot   a   las   mercancías   inglesas,   protestas   de   las   asambleas   y   desórdenes  que  culminaron  el  5  de  marzo  de  1770  en  la  llamada  "matanza  de  Boston",  en  la  que   cinco   ciudadanos   de   esta   ciudad   cayeron   abatidos   por   las   balas   de   los   soldados   británicos,   convirtiéndose   en   los   primeros   mártires   de   la   revolución.   Ese   mismo   día   el   nuevo   primer   ministro   lord   North   revocó   los   derechos   Townshend,   aunque,   por   cuestión   de   principio,   mantuvo   el   del   té.   Los   americanos   redujeron   su   oposición   y   aceptaron   los   productos   ingleses,   menos  el  té.  El  problema  quedaba  sin  resolver.       La  situación  se  agravó  en  1773  con  la  ley  del  té,  con  la  que  se  pretendía  evitar  la  quiebra  de  la   Compañía   de   las   Indias   Orientales,   al   conferirla   prácticamente   el   monopolio   de   su   comercialización  en  las  colonias.  La  medida  hubiera  abaratado  el  precio  del  té  para  el  consumidor,   pero   perjudicaba   en   gran   manera   a   los   comerciantes.   En   diciembre   un   grupo   de   bostonianos,   disfrazados  de  pieles  rojas,  arrojaron  al  agua  la  carga  de  los  barcos  de  la  compañía  surtos  en  el   puerto.     La  respuesta  del  Gobierno  británico  fue  rápida  y  decisiva.  Había  que  dar  una  lección  punitiva  a   aquellos   díscolos   colonos.   Aprobó   a   principios   de   1774   una   serie   de   leyes   coercitivas,   que   los   americanos  calificaron  de  "intolerables":   • Se   cerró   el   puerto   de   Boston   hasta   que   se   indemnizara   a   la   Compañía   por   los   daños   y   perjuicios  causados   • Se   revisó   el   acta   de   Massachussetts,   aumentando   los   poderes   del   ejecutivo   en   detrimento  del  legislativo     • Se  cambió  el  derecho  procesal,  excluyendo  de  la  jurisdicción  de  Massachussetts  ciertos   casos  concernientes  a  funcionarios  de  la  Corona  que  debían  ser  juzgados  en  Inglaterra   • se  sometió  a  la  colonia  a  un  régimen  militar  y  se  incrementó  el  número  de  tropas.   6 Los  colonos  también  calificaron  de  intolerable  y  represiva  la  ley  de  Quebec,  promulgada  en  junio   y   que   organizaba   la   administración   de   aquella   antigua   colonia   francesa,   garantizando   a   sus   habitantes  su  lengua,  su  religión  e  instituciones  y  ampliando  su  territorio  hasta  el  río  Ohio.  Pues,   consideraban  que  el  Gobierno  inglés  se  había  aliado  a  los  "papistas"  y  quería  frenar  su  expansión   hacia  el  Oeste.     Por   esta   razón,   cuando   Massachussetts   solicitó   auxilio   a   las   demás   colonias,   éstas   se   solidarizaron   con   ella   y   enviaron   sus   representantes   al   primer   Congreso   continental,   que   se   reunió   en   Filadelfia   durante   los   meses   de   septiembre   y   octubre,   y   cuyo   propósito   era   la   coordinación   y   la   adopción   de   una   estrategia   común   para   oponerse   a   las   "inconstitucionales"   disposiciones  británicas.       Georgia  fue  la  única  colonia  que  no  acudió  a  la  cita.       En   el   Congreso   se   impusieron,   aunque   por   un   escaso   margen   de   votos,   las   tesis   de   los   más   radicales,   encabezados   por   Patrick   Henry   de   Virginia   y   Samuel   Adams   de   Massachussetts,   frente   a  las  más  moderadas  defendidas  por  Joseph  Galloway  de  Pennsylvania.       Se  redactó  una  declaración,  reafirmándose  en  su  argumento  de  que  el  Parlamento  inglés  tenía   competencia   para   regular   el   comercio   en   el   imperio,   pero   no   para   legislar   e   imponer   tributos   directamente  a  los  colonos.  Y  aunque  el  Congreso  reiteró  su  lealtad  a  la  corona  británica,  hizo  un   llamamiento   a   los   colonos   para   que   boicotearan   toda   mercancía   inglesa.   Las   asambleas,   desafiando  a  los  gobernadores,  empezaron  a  ejercer  funciones  de  gobierno  y  a  organizar  milicias   armadas.     d)  LA  DECLARACION  DE  INDEPENDENCIA  Y  LA  GUERRA     La  tensión  se  fue  incrementando.  Al  intentar  el  gobernador  de  Massachussetts  aplicar  las  leyes   coercitivas  y  desarmar  la  milicia,  se  produjeron  en  abril  de  1775  las  primeras  escaramuzas  entre   soldados  británicos  y  colonos  armados  en  Concord  y  Lexington,  lo  que  significó  la  radicalización  de   las   posturas   y   el   inicio   de   la   lucha.   En   mayo   se   reunió   en   Filadelfia   un   segundo   Congreso   continental   que   organizó   los   efectivos   militares   y   eligió   a   George   Washington,   un   rico   plantador   virginiano   de   ideas   moderadas,   como   su   comandante   en   jefe.   Esta   elección   se   hizo   para   satisfacer   a   los   conservadores   que   se   sentían   inquietos   por   la   difusión   del   radicalismo   de   los   llamados  "Hijos  de  la  Libertad".       El   Congreso   redactó   una   declaración   responsabilizando   a   Gran   Bretaña   de   la   crisis,   aunque   siguió   formulando   su   lealtad   a   la   Corona.   Los   americanos   seguían   confiando   que   el   monarca   inglés  accedería  a  sus  demandas  y  que  no  se  tendría  que  llegar  a  la  ruptura.  Durante  todo  el  año   1775  los  colonos  continuaron  haciendo  manifestaciones  de  fidelidad  a  la  corona.       La   idea   de   independencia,   hasta   entonces   sostenida   únicamente   por   una   minoría   radical,   fue   ganando  terreno  a  partir  de  enero  de  1776  cuando  se  conoció  la  ley  prohibitoria  por  la  que  Jorge   III  declaraba  a  las  colonias  en  estado  de  rebeldía  y  prohibía  que  se  comerciara  con  ellas.     7 Igualmente  contribuyó  a  ello  la  publicación  de  un  panfleto  titulado  "Sentido  común",  que  tuvo   una  enorme  difusión.  En  él,  su  autor,  Thomas  Paine,  un  radical  inglés  recién  llegado  a  América,   demostraba  que  el  conflicto  sólo  tenía  dos  posibles  alternativas:  la  sumisión  o  la  independencia;   y   exhortaba   a   los   colonos   a   que   optaran   por   la   última   y   eligieran   una   forma   de   gobierno   republicano.       En   junio,   el   virginiano   Richard   Henry   Lee,   secundado   por   el   representante   de   Massachussetts,   John  Adams,  proponía  al  Congreso  tres  resoluciones:     • la  primera,  que  se  declarara  que  las  colonias  eran  estados  libres  e  independientes     • la  segunda,  que  se  realizaran  alianzas  con  otros  países  extranjeros   • y  la  tercera,  que  se  elaborara  un  proyecto  de  confederación.       Tras  un  mes  de  discusiones,  el  2  de  julio  fueron  aprobadas  sus  propuestas  y  el  4  de  julio  (1776)  se   proclamaba   oficialmente   la   Declaración   de   Independencia.   El   autor   del   borrador   del   texto   fue   Thomas  Jefferson.               La  declaración  de  Independencia  es  una  exposición  breve  de  la  filosofía  política  racionalista  del   siglo   XVIII.   La   influencia   de   las   ideas   enciclopedistas   de   Voltaire,   Diderot,   Rousseau,   y   Helvetius   es   evidente.   La   filosofía   en   que   se   basó,   es   la   misma   que   empleó   John   Locke   para   justificar   la   revolución   inglesa   de   1689.   Asombra   la   similitud   de   ideas   e   incluso   de   fraseología.   La  idea   básica   del   documento   es   la   teoría   de   que   existen   unas   leyes   de   la   naturaleza   por   las   que   todos   los   hombres   son   libres   e   iguales,   no   en   capacidad   sino   en   libertades,   derechos   y   responsabilidades,   y  están  dotados  de  ciertos  derechos  inalienables,  que  son:     • el  derecho  a  la  vida   • a  la  libertad     • y  a  la  búsqueda  de  la  felicidad.     Se  afirma  que  los  gobiernos  son  creados  por  el  pueblo,  que  sus  poderes  derivan  precisamente  de   ese  pueblo,  y  que  son  servidores  del  pueblo  y  responsables  ante  él.     Si  un  gobierno  no  cumple  sus  funciones,  el  pueblo  puede  reformarlo  o  deponerlo.       El   documento   está   redactado   como   si   fuera   un   silogismo   (argumento  que  consta  de  tres  proposiciones,  la  última   de   las   cuales   se   deduce   a   partir   de   las   otras   dos).   Tras   esta   declaración   de   principios   que   sería   la   premisa   mayor,  se  enumera  una  larga  lista  de  violaciones  cometidas  contra  esas  leyes  naturales  por  la   corona   británica   (premisa   menor).   La   conclusión   es   evidente:   la   disolución   de   todo   vínculo   político  con  Gran  Bretaña.               Esta   declaración   no   sólo   supuso   el   rompimiento   con   Inglaterra.   No   todos   los   americanos   eran   favorables  a  la  independencia.  A  partir  de  este  momento  los  colonos  se  vieron  obligados  a  elegir   entre   permanecer   leales   a   la   corona   británica   o   unirse   a   la   revolución.   Se   calcula   que   unos   30.000   americanos   se   alistaron   a   las   fuerzas   armadas   inglesas   y   lucharon   contra   sus   conciudadanos.  Al  finalizar  la  contienda,  de  80.000  a  100.000  personas  emigraron  al  Canadá  o  a   otras   partes   del   imperio.   El   conflicto   fue,   pues,   no   sólo   una   guerra   de   independencia   sino   también  una  guerra  civil.   8 La   declaración   tuvo   también   una   finalidad   estratégica.   El   Congreso   era   consciente   que   para   convertir  la  independencia  en  realidad  era  preciso  primero  ganar  la  guerra  que  se  había  iniciado   el  año  anterior  (1775)  y  que  las  colonias  con  sus  escasas  fuerzas  no  tenían  nada  que  hacer  contra   Inglaterra.  Necesitaban  apoyo  exterior.       La   nación   más   indicada   para   prestarles   ayuda   era   Francia,   pero   ésta   sólo   intervendría   en   el   conflicto   si   las   colonias   se   separaban   de   la   metrópoli,   se   unían   entre   ellas   y   había   alguna   esperanza  de  éxito.  Por  eso,  una  vez  proclamada  la  independencia  se  envió  a  París  a  pedir  ayuda   a  Benjamín  Flanklin,  que  había  sido  uno  de  los  encargados  de  la  elaboración  del  manifiesto.  El   físico  y  filósofo  bostoniano  fue  recibido  con  entusiasmo  por  los  ilustrados  franceses,  quienes  veían   en  su  bondad  natural  la  confirmación  de  las  teorías  roussonianas  del  "buen  salvaje".  También  fue   muy  bien  acogido  en  la  corte  de  Versalles.  El  ministro  Vergennes  quiso  desde  un  principio  apoyar   a  los  revolucionarios  americanos  para  resarcirse  de  la  derrota  de  la  guerra  de  los  Siete  Años,  pero   los   reveses   iniciales   de   los   independentistas,   que   perdieron   New   York   y   Filadelfia,   no   aconsejaban  una  aventura  militar.  Por  este  motivo,  el  auxilio  francés  se  limitó  inicialmente  a  una   campaña  de  prensa,  al  envío  de  armas  y  municiones  de  contrabando,  a  favorecer  el  reclutamiento   de  voluntarios  (entre  los  que  cabe  citar,  a  La  Fayette,  Kosciuszko  y  Pulascki)  y  a  la  concesión  de   algunos  préstamos.               Un  hecho  vino  a  cambiar  la  situación,  el  17  de  octubre  de  1777  un  ejército  inglés  mandado  por  el   general  Burgoyne,  que  se  dirigía  desde  el  Canadá  a  New  York,  tuvo  que  rendirse  en  Saratoga.   Esta  victoria  tuvo  una  repercusión  inmediata.  El  Gobierno  francés  decidió  apoyar  sin  reservas  a   los   americanos,   reconociendo   su   independencia   y   firmando   en  febrero   de   1778   un   tratado   de   alianza.   España,   unida   por   los   Pactos   de   Familia   a   Francia   y   deseosa   de   recuperar   Gibraltar   y   Menorca,  también  entraba  en  la  guerra  en  junio  de  1779.  Los  holandeses  igualmente  se  vieron   involucrados;   su   deseo   de   acceder   al   mercado   norteamericano   les   llevó   a   proveer   a   los   insurgentes   de   materiales   considerados   por   los   ingleses   como   bélicos,   por   lo   que   Londres   rompió   las   hostilidades   contra   ellos   en   diciembre   de   1780.   Austria   y   Prusia   sentían   simpatías   por   los   americanos.   Catalina   II   de   Rusia,   aunque   ideológicamente   estaba   en   contra   de   los   insurgentes   por  haberse  rebelado  contra  su  monarca,  en  1780  formó  con  las  potencias  del  Norte  (Dinamarca   y   Suecia)   la   liga   de   neutralidad   armada   con   el   fin   de   proteger   el   comercio   marítimo   neutral   y   evitar  las  violaciones  del  derecho  internacional  cometidas  por  los  buques  británicos  para  evitar  el   abastecimiento  del  enemigo.  Portugal  se  adhirió  a  esta  liga  en  1782.               Inglaterra   se   encontró   sola   y   atacada   por   todas   partes,   teniendo   que   diversificar   sus   fuerzas.   Aunque   frustró   un   intento   de   desembarco   en   Gran   Bretaña   por   parte   de   la   armada   hispano-­‐francesa   en   1779,   no  pudo  impedir  que  las  islas  Dominica,  San  Vicente  y  Granada,  en  las  Antillas,  cayeran  en  manos   galas.  También  tuvo  que  defenderse  de  los  ataques  de  la  escuadra  francesa  que  operaba  en  el  océano   Índico.  Los  españoles  reconquistaban  Florida  en  1781  y,  al  año  siguiente,  Menorca;  aunque  fracasa-­‐ ron   en   su   intento   de   tomar   Gibraltar.   La   escuadra   inglesa   y   la   holandesa   se   enfrentaron   con   resultado   muy   incierto   en   Dogger-­‐Bank.   En   América   del   Norte,   donde   las   operaciones   militares   se   habían   trasladado  a  las  colonias  del  Sur,  el  ejército  del  general  Cornwallis  tenía  que  rendirse  en  octubre   de   1781   en   Yorktown   a   las   tropas   americanas   y   francesas,   mandadas   respectivamente   por   Washington  y  Rochambeau.  Esta  derrota  constituyó  el  fin  de  la  guerra  en  América.   9 e)  LA  PAZ  DE  VERSALLES  Y  LA  CONSTRUCCION  DEL  NUEVO  ESTADO     Los  norteamericanos,  quebrantando  el  pacto  de  alianza  con  Francia  que  estipulaba  no  deponer   las  armas  ni  negociar  sin  el  consentimiento  de  la  otra  parte,  entablaron  conversaciones  con  los   ingleses,   que   finalizaron   en   noviembre   de   1782   en   un   tratado   preliminar   de   paz.   El   3   de   sep-­‐ tiembre  de  1783  se  ultimaba  entre  todos  los  contendientes  la  definitiva  Paz  de  Versalles.       Gran   Bretaña   tenía   que   firmar   una   paz   dura,   pero   digna,   como   consecuencia   de   sus   éxitos   en   Gibraltar  sobre  los  españoles  y  en  las  islas  de  los  Santos,  cerca  de  Dominica,  donde  la  escuadra   del   almirante   Rodney   destruyó   a   la   francesa   de   De   Grasse.   Reconoció   la   independencia   de   los   Estados  Unidos,  cuyos  límites  quedaron  fijados  en  el  paralelo  32°  en  el  Norte  y  el  Mississippi  en   el  Oeste  y  cedió  a  Francia  las  islas  de  Tobago  y  Santa  Lucía,  en  las  Antillas,  y  Senegal,  en  África.  A   España  devolvió  las  dos  Floridas  y  Menorca.  En  cambio,  Holanda  tuvo  que  entregar  Negapatam,   en   la   India,   a   los   ingleses,   que   la   habían   ocupado   en   1781,   y   reconocer   el   derecho   de   éstos   a   navegar  libremente  por  el  Índico.               Conseguida  su  independencia,  los,  ahora,  Estados  Unidos  tuvieron  que  enfrentarse  con  una  serie   de  problemas  que  exigían  una  rápida  solución:     • la  organización  política  del  nuevo  estado   • las  relaciones  internacionales   • la  crisis  económica   • la  reforma  social     • y  las  tierras  del  Oeste  recién  adquiridas.               En   cada   uno   de   los   estados,   el   paso   del   gobierno   colonial   al   estatal   fue   un   simple   proceso   de   revisión   de   las   antiguas   instituciones.   Connecticut   y   Rhode   Island   continuaron   funcionando   bajo   sus   cédulas   coloniales,   simplemente   se   suprimió   toda   referencia   a   la   corona   británica.   Los   demás   estados   elaboraron   nuevas   constituciones,   basadas   en   las   teorías   de   Montesquieu   y   Rousseau;   aunque   por   temor   al   poder   personal,   el   ejecutivo   quedó   subordinado   al   legislativo,   desde  donde  se  podía  ejercer  el  control  popular.   Las   reformas   sociales   no   fueron   tampoco   muy   profundas.   Se   confiscaron   y   se   repartieron   las   tierras  de  la  corona,  de  los  leales  a  Inglaterra  y  de  los  emigrados,  y,  aunque  su  distribución  varió   mucho   de   unos   lugares   a   otros,   en   general   favoreció   a   los   pequeños   propietarios.   En   algunos   estados,  como  el  de  New  York  y  Virginia,  se  abolió  el  derecho  de  primogenitura  y  la  vinculación.     Se  garantizó  la  libertad  de  religión,  expresión  y  de  reunión,  así  como  el  derecho  a  ser  juzgado  por   un   jurado.   Se   redujeron   los   requisitos   de   propiedad   de   bienes   raíces  para   tener   derecho   a   voto.   En  algunos  estados  del  Norte,  como  Rhode  Island  o  Massachussetts,  se  abolió  la  esclavitud  y  en   otros   se   fomentaron   las   medidas   para   la   manumisión.   En   general   se   intentó   mejorar   las   condiciones  de  vida  del  pueblo.               Mayores   dificultades   presentó   la   creación   de   un   gobierno   interestatal.   Cuando   se   proclamó   la   independencia  se  empezó  a  discutir  el  proyecto  de  una  constitución  de  la  confederación  estatal  y   aunque  el  Congreso  continental  aprobó  en  1777  los  llamados  "Artículos  de  la  Confederación",  no   10 fueron  ratificados  por  los  estados  hasta  1781.  En  realidad  no  se  creó  un  gobierno  central.  Cada   estado  conservó  su  soberanía  e  independencia,  cediendo  únicamente  al  legislativo  unicameral  de   la  Confederación  algunas  atribuciones  muy  limitadas  y  aun  así,  al  no  existir  una  rama  ejecutiva  o   judicial,  el  cumplimiento  de  sus  decisiones  dependía  de  la  cooperación  de  los  estados.  No  es  de   extrañar  que  con  esta  fórmula  política  el  Congreso  fuera  incapaz  de  solucionar  los  importantes   problemas  surgidos  durante  la  guerra  y  la  postguerra.       No  pudo  atajar   la   grave   crisis   económica  (que  alcanzó   su  punto  álgido  en    1786),  que  afectó  con   especial   virulencia   a   los   granjeros   y   pequeños   deudores   y   que   produjo   rebeliones,   como   la   de   Daniel  Shays  en  Massachussetts.       También   fracasó   en   su   política   exterior,   no   consiguiendo   firmar   un   acuerdo   comercial   con   Inglaterra,  hasta  entonces  su  principal  proveedor  y  cliente,  ni  que  España  consintiera  la  apertura   del  Mississippi  y  del  puerto  de  Nueva  Orleans  a  los  americanos  del  Oeste.  El  único  problema  que   resolvió  favorablemente  fue  la  cuestión  de  las  tierras  situadas  al  otro  lado  de  los  Apalaches,  al   conseguir  que  los  estados  abandonaran  sus  pretensiones  sobre  ellas  y  que  se  reconociera  que   eran  propiedad  de  la  Confederación.  La  ordenanza  de  1785  y  la  del  Noroeste  de  1787  fijaron  la   política  reguladora  y  el  gobierno  de  estos  nuevos  territorios  del  Oeste,  así  como  los  requisitos   para  que  se  convirtieran  en  estados  soberanos  y  pudieran  ingresar  en  la  Confederación.               Ante  la  impotencia  del  Congreso  para  resolver  todas  esas  dificultades,  muy  pronto  aparecieron   voces  que  propusieron  una  revisión  de  los  artículos  de  la  Confederación.  Con  tal  motivo,  en  mayo   de   1787   se   reunió   una   Convención   en   Filadelfia,   en   la   que   triunfaron   las   tesis   defendidas   por   Alexander   Hamilton   de   New   York   y   los   denominados   federalistas   que   deseaban   un   gobierno   central  interestatal  fuerte.  En  septiembre  se  votaba  la  Constitución  de  1787,  aunque  no  entró  en   vigor  hasta  1789  por  la  reticencia  de  algunos  estados  a  ratificarla.  Hecho  que  se  produjo,  tras  la   adopción  de  diez  enmiendas  llamadas  "Declaración  de  derechos"               En  la  elaboración  de  esta  constitución  se  tuvo  en  cuenta:     • el  principio  de  la  soberanía  nacional,     • la   creencia   de   que   debía   otorgarse   al   gobierno   central   poder   suficiente   para   poder   actuar   sin   mediación   de   los   estados   y   la   necesidad   de   la   separación   de   poderes,   preconizada  por  Montesquieu,  para  evitar  el  despotismo   • También  se  quiso  combinar  la  autonomía  de  los  estados  y  la  unidad  de  la  federación.   Como  consecuencia  de  estos  principios:   • se  creó  un  gobierno  "nacional"  con  un  poder  ejecutivo  fuerte  de  tipo  presidencialista   • un  poder  legislativo  bicameral:  el  Senado,  que  representaba  a  los  estados  y  la  Cámara  de   Representantes,  portavoz  del  pueblo  en  general   • y   un   poder   judicial,   el   Tribunal   Supremo   federal,   encargado   de   interpretar   las   leyes   "nacionales"  y  de  entender  las  causas  derivadas  del  conflicto  entre  estados  y  entre  éstos  y   el  poder  central.       11 ...

Tags: