Reglas generales de ética profesional (2014)

Apunte Español
Universidad Blanquerna (URL)
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Psicologia Ética
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 22/10/2014
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

REGLAS  GENERALES  DE  ÉTICA  PROFESIONAL.     1. CONFIDENCIALIDAD.   Viene  a  manifestar  y  a  defender  el  derecho  de  toda  persona  a  que  se  guarde  como  secreto   cualquier  información  que  haya  confiado  al  psicólogo  en  el  transcurso  de  la  relación.  Los   códigos   actuales   sostienen   que   esta   regla   no   es   absoluta,   está   subordinada.   Vinculada   a   esta   regla   existen   dos   conceptos   que   se   deben   distinguir,   pero   que   están   estrechamente   vinculados.   a) Intimidad.  Conjunto  de  características  biológicas,  psicológicas,  socio-­‐económicas…   de   una   persona   en   la   medida   que   constituya   su   consciencia.   Forma   parte   de   la   intimidad:  datos,  informaciones  vinculadas  a  la  vida  familiar,  la  vida  profesional  y   sus   contrariedades,   ocio,   pasado,   proyectos   de   futuro,   vida   de   relaciones   y   amistades   que   pueden   generar   dificultades   a   la   persona   si   son   conocidos   públicamente,  de  carácter  económico,  carácter  religioso,  carácter  sanitario…   b) Privacidad.   Se   refiere   al   derecho   de   todo   ser   humano   a   disponer   de   un   entorno   social   donde   ciertos   aspectos   de   su   intimidad   pueden   ser   preservados   para   sí   mismo,   sin   que   hayan   intrusiones   impuestas   por   otros   en   ese   ámbito   y   que   el   individuo   reclama   para   sí.   Si   suponemos   esto,   se   puede   entender   la   intimidad   como   el   derecho   que   tiene   toda   persona   al   limitar   la   difusión   de   datos   que   le   pertenecen,  y  los  considera  reservados  o  restringidos  por  estar  vinculados  con  su   intimidad.     Confidencialidad   es   el   derecho   de   toda   persona   al   secreto   de   ciertas   informaciones   que   conciernen   a   su   intimidad.   El   derecho   de   confidencialidad   es   una   condición   derivada   directamente  a  nuestro  derecho  que  tiene  toda  persona  a  tomar  decisiones  que  a  nosotros   nos   competen,   nos   afecten.   Para   todo   psicólogo,   es   la   obligación   vinculada   al   derecho   de   toda   persona   u   organización   a   enfocar   su   autonomía   como   crea   más   conveniente.   No   existiría   autonomía   si   la   persona   o   la   organización   no   fuese   libre,   no   tuviera   la   posibilidad   de   preservar   como   íntima   toda   la   información   que   le   afecte   o   por   el   contrario,   toda   información  que  libremente  quiere  difundir.     ¿Cuándo  se  puede  romper  la  confidencialidad?     o Si  la  información  atenta  a  su  propia  integridad.   o Si  el  dato  que  se  quiere  ocultar  atenta  contra  los  derechos  de  otra  persona.   o Si  el  paciente  atenta  contra  la  salud,  la  integridad  o  vida  de  terceros.   o Si  hay  orden  judicial  legítima  que  autoriza  el  acceso  de  los  abogados  intervinientes   en  un  litigio  vinculado  al  paciente.   o Si  el  individuo  ya  no  pone  en  riesgo  la  salud  o  vida  de  nadie,  pero  va  a  dañar  bienes   de  valor  determinado  para  el  conjunto  de  la  sociedad.       2. VERACIDAD.     Veracidad  (verdad)     ¿Es   obligatorio   para   un   psicólogo   decir   la   verdad?   ¿Sería   malo   decir   la   verdad?   ¿Hasta   qué   punto   ocultar   la   verdad   empieza   a   ser   manipulación   o   no-­‐respeto   por   la   otra   persona?   ¿Son  aceptables?  ¿Hasta  qué  punto?   Históricamente   la   mentira   se   ha   definido   como   LOCUTIO   CONTRA   MENTE,   decir   lo   contrario   de   lo   que   se   piensa.   En   el   pensamiento   clásico,   no   se   justificaba   la   mentira   de   forma   directa   pero   si   se   justificaba   a   través   de   la   restricción   o   reserva   mental.   Se   dicen   las   cosas  de  una  manera  que  objetivamente  son  ciertas,  pero  o  no  se  dicen  del  todo,  o  no  se   dicen   a   fondo.   No   se   miente   pero   se   omite   parte   de   la   verdad,   o   parte   de   la   verdad   real.   Lo   contrario  de  la  verdad  sería  la  falsedad.     El   tema   clave   de   la   veracidad   está   en   el   derecho   que   tiene   cualquier   persona   a   saber   la   verdad  y  se  le  oculta  por  X  motivos.  Si  hay  ocultación,  podríamos  decir  que  hay  mentira  en   el   sentido   de   que   se   le   niega   parte   de   la   verdad.   La   dificultad   de   esto   reside   en   el   hecho   de   que   nosotros   pensamos   que   una   persona   por   el   principio   de   autonomía   tiene   derecho   a   saber  la  verdad,  pero  ¿y  si  no  quiere?     El  que  la  regla  de  la  veracidad  sea  obligatoria  es  para  garantizar  el  derecho  de  las  personas   a   tomar   decisiones   sobre   su   propia   vida,   siempre   y   cuando   no   perjudiquen   a   otros.   Por   otro   lado,   entendemos   que   con   la   regla   de   la   veracidad   no   consiste   en   decir   la   verdad   absoluta,  sino  aquella  que,  en  nuestro  conocimiento,  se  esté  en  condiciones  de  asumir  en   un   tiempo   y   lugar   concreto.   En   situaciones   en   que   el   engaño   es   imprescindible   para   evitar   perjudicar  a  una  persona,  la  calificación  de  no-­‐ética  se  hace  más  difícil.  Nosotros  diríamos   que  en  estas  circunstancias  parece  justificable  decir  que  la  regla  de  veracidad  queda  sub-­‐ editada   al   principio   de   no   perjudicar   a   los   demás.   Nosotros   decimos,   en   la   medida   de   lo   posible,  el  psicólogo  no  solo  está  vinculado  por  la  regla  de  veracidad  sino  que  también  está   vinculado   por   el   principio   de   autonomía.   La   veracidad   se   enmarca   en   el   marco   profesional   y   el   derecho   de   autonomía   se   reconoce   como   un   derecho   que   no   es   manipulable.   Eso   significa,   que   la   relación   entre   profesional   y   cliente   es   una   relación   entre   iguales   y   para   que   esta   relación   entre   iguales   realmente   lo   sea,   se   suele   manejar   el   consentimiento   válido.     Consentimiento  válido:  es  una  relación  entre  dos  iguales.  Implica  al  menos  3  condiciones.   Las   dos   condiciones   básicas   son   la   competencia   (que   la   persona   sea   competente   para   decidir)  y  que  la  persona  haya  recibido  suficiente  y  adecuada  información.     Una  persona  competente:     1.   Capacidad   de   integración   mínima   del   psiquismo:   la   persona   es   capaz   de   incorporar   conocimientos  intrapsíquicos.   2.   Capacidad   para   razonar   correctamente   a   partir   de   premisas   dadas.   Se   trata   de   ver   si   tiene   capacidad   de   manipular   y   manejar   de   forma   coherente   los   datos   que   se   le   proporcionan  para  tomar  una  decisión.  Es  necesario  saber  que  es  capaz  de  entender  bien   los  beneficios,  los  riesgos  de  las  alternativas  que  se  le  ofrecen.     3.  Capacidad  de  elegir  resultados.  Para  valorar  si  el  fruto  de  la  decisión  es  racional  se  suele   comparar  lo  que  la  persona  decide/elige  con  cualquier  otra  persona  que,  en  circunstancias   parecidas  y  en  pleno  uso  de  razón,  hubiera  decidido.   4.   Capacidad   de   aplicar   su   capacidad   racional   a   una   situación   real   y   de   comunicar   su   decisión.   El   problema   de   la   competencia   para   decidir,   en   general,   no   está   en   los   casos   evidentes.  Aparece  en  los  casos  ambiguos  o  en  situaciones  extremas/límites.     El  consentimiento  válido  implica  tres  condiciones:   1.   Que   la   persona   haya   recibido   suficiente   información,   es   decir   que,   al   menos   debería   contener   los   procedimientos   previstos   para   una   determinada   intervención   explicitados,   también   se   plantean   los   procedimientos   alternativos   posibles,   se   explican   los   posibles   riesgos   anticipados   y   beneficios   que   pueden   obtenerse   de   esa   intervención,   y   finalmente   se  ofrece  a  la  persona  fuentes  donde  adquirir  una  mejor  información,  si  así  lo  desea.     2.  La  información  sería  adecuada  si  es  apta  para  ser  comprendida  en  una  ocasión  concreta.   Podría   ser   que   una   persona   tenga   la   competencia   general   de   tomar   decisiones,   pero   en   un   caso   concreto   sufriera   alteraciones   que   le   imposibilitaran   recibir   una   información   proporcionada   para   dar   su   consentimiento.   Pese   a   tener   la   competencia   general,   para   comprender  de  forma  permanente  unas  informaciones  en  un  caso  dado,  deberíamos  tener   en   cuenta   otra   serie   de   aspectos   como   por   ejemplo,   las   opciones   religiosas,   sociales,   del   lenguaje,  y  sobretodo  el  uso  o  abuso  o  agobio  de  un  lenguaje  incomprensible  de  conceptos   incomprensibles,   que   puede   influir   en   el   individuo   cuando   recibe   una   información   del   profesional.     Es  decir  que  hay  que  dar  la  información  suficiente  y  adecuada.   3.  El  consentimiento  válido  debe  ser  totalmente  voluntario.  es  decir  que  no  tenga  presión   o  coerción  del  exterior.  A  veces,  las  circunstancias  que  rodean  a  la  persona  son  más  sutiles,     Todo   esto,   nos   lleva   a   la   conclusión   de   que   el   consentimiento   válido   es   mucho   más   complejo  de  lo  que  a  simple  vista  parece  porque  toca  aspectos  psico-­‐afectivos,  culturales,   sociales,   jurídicos...   Nosotros   pensamos   que   en   el   caso   del   consentimiento   válido   todavía   queda  mucho  por  investigar  y  aclarar.     "Sin  verdad,  estamos  destinados  a  fracasar  antes  de  empezar".       3. FIDELIDAD.     La  regla  de  la  fidelidad  (de  promesas  y  acuerdos):  tener  fe.   El   cumplimiento   de   acuerdos   y   promesas   es   base   ética   indudable,   fundamental,   en   cualquier  relación  humana,  ya  sea  de  carácter  individual  o  de  carácter  colectivo  o  social.     ¿Qué   entendemos   por   promesas?   el   compromiso   que   alguien   asume   de   realizar   en   el   futuro  una  conducta  que  afecta  a  las  decisiones  de  otra  persona.     Por   fidelidad   o   lealtad   se   entiende   la   aplicación   ética   que   se   impone   una   persona   a   si   misma   por   haber   expresado   una  promesa   o   aceptado   un   acuerdo.   Una   promesa   o   acuerdo   que   no   se   cumple   equivale   a   haber   afirmado   como   verdad   en   el   futuro   algo   que   más   adelante  se  demuestra  como  falso.  Desde  una  perspectiva  ética,  la  obligación  que  genera  la   norma   de   la   fidelidad   a   las   promesas   es   condición   fundamental   para   que   se   cumplan   los   principios  de  autonomía  y  beneficencia.  De  la  misma  manera  que  confiar  en  una  promesa   le   permite   al   individuo   tomar   decisiones   autónomas   sobre   su   futuro   y   obtener   el   consiguiente  beneficio  implícito  en  la  promesa.  En  caso  de  incumplimiento,  el  que  confió   en  la  promesa  resulta  perjudicado  y  engañado  o  defraudado  en  su  libertad,  autonomía.       Podríamos  decir  que  hay  dos  tipos  de  promesas  que  generan  obligaciones  distintas.   1.  La  promesa  solemne,  que  consiste  en  que  en  el  momento  de  hacer  la  promesa,  el  que  la   hace   declara   contraer   el   deber   de   reparar   en   caso   de   no   cumplirla.   Es   la   aceptación   de   antemano   de   una   reparación   proporcionada   para   reparar   el   daño   que   se   haya   podido   causar.  Una  promesa  de  carácter  solemne  se  hace  en  presencia  de  testigos  o  con  la  firma   de  un  documento  escrito.  Un  juramento  que  ratifique  la  promesa.     2.  La  promesa  ordinaria.  No  hay  juramento,  no  hay  testigos  ni  se  explicita  cual  va  a  ser  la   posible   reparación   en   caso   de   incumplimiento.   Es   el   caso   de   la   mayoría   de   los   acuerdos   que  se  establecen  entre  profesionales  y  personas.     Todo  el  mundo  más  o  menos  tiene  una  ética,  más  o  menos  explícita  o  implícita  y  cuando  la   gente  dice  algo  sobre  la  ética  normalmente  no  saben  lo  que  hay  detrás  y  ahora  veremos  las   distintas  éticas  que  hay  detrás  de  las  afirmaciones  que  hacen  las  personas:   1.  Ética  de  bienes:   está   fundamentada   en   el   hedonismo,   en   el   placer.   La   ética   tendría   que   ver   con   aquello   que   produce   un   placer   al   individuo.   Dentro   de   la   ética   de   bienes   encontramos  también  el  utilitarismo.  El  utilitarismo  tiene  como  dos  grandes  pensadores,   dos   grandes   padres   que   son   Benzam   y   Stuart   Mill.   Lo   que   pretende   el   utilitarismo   es   conseguir   la   mayor   cantidad   de   bienestar   o   felicidad,   de   placer...   Para   el   mayor   número   de   individuos.  El  utilitarismo  define  la  ética  como  aquello  que  es  correcto  hacer  entendiendo   que  produce  mayor  felicidad  para  mayor  número  de  personas  o  individuos.  La  base  es  el   placer.   El   desarrollo   posterior   del   utilitarismo   ha   desembocado   en   dos   tendencias,   el   utilitario  del  acto  y  el  utilitarismo  de  la  regla.  El  primero  significa  que  esa  ecuación  (mayor   bienestar   para   el   mayor   número   de   personas)   se   centra   en   un   acto,   en   una   conducta   concreta.   El   que   sigue   la   regla   vendrá   a   decir   que   no   es   tanto   el   acto   y   la   conducta   en   si   sino  la  regla  y  el  criterio  que  utilizamos  para  generar  un  tipo  de  acto  o  conducta.   2.  Ética  de  las  virtudes:  la  raíz  histórica  de  esta  ética  se  encuentra  en  el  estoicismo.  Para  los   estoicos,  lo  correcto  y  lo  que  hay  que  hacer,  lo  ético,  lo  que  estaría  bien,  es  aquello  que  nos   permite   conservar   o   incrementar   nuestra   racionalidad.   La   racionalidad   significa   que   seguimos   unos   criterios   de   carácter   racional.   Si   la   razón   se   conserva   o   aumenta   estamos   en   una   buena   línea,   en   la   línea   correcta.   A   día   de   hoy   sabemos   que   el   ser   humano   es   razón   y   emoción.   Lo   correcto   sería   lo   que   daña   o   lo   que   disminuye   la   racionalidad.   Lo   que   disminuye   la   racionalidad   es   el   vicio   y   lo   que   la   aumenta   es   la   virtud.   Poner   el   acento   en   la   racionalidad   lo   que   hace   es   controlar,   la   racionalidad   lo   que   permite   es   un   mayor   autodominio,   un   mayor   control,   mayor   asertividad..   En   cambio,   si   nosotros   tomamos   las   decisiones  en  base  a  la  emoción  estamos  algo  descontrolados.   3.  Ética  de  las  normas:  la   gente   mentalmente   burocrática   lleva   muy   bien   las   normas.   Hay   cosas  que  se  tienen  que  salir  de  la  norma.  Lo  que  pretende  es  tener  un  referente  objetivo   para   un   colectivo   de   gente.   Por   sus   propias   características   diríamos   que   las   normas   quedan  en  un  plano  general  y  la  dificultad  normativa  de  la  ética  de  las  normas  es  que  oír   mucho   que   queramos   concretarlo   en   circunstancias   específicas   siempre   se   nos   acabaran   escapando.   Siempre   se   nos   escapara   algo.   Las   normas   son   generales   aunque   tengan   una   concreción  que  responde  a  circunstancias  determinadas.   4.  Ética  consecuencialista:  tiene   que   ver   con   las   consecuencias.   En   el   fondo,   lo   que   sostiene   es   que   la   ética   estaría   bien   o   mal,   seria   correcta   o   incorrecta   si   las   consecuencias,   si   la   calidad   de   las   consecuencias   estuviera   bien   evaluadas,   bien   contrastadas.   No   se   fijaría   tanto  en  el  acto  y  conducta  en  si,  sino  en  las  consecuencias  del  acto.  Lo  que  importa  es  lo   que   va   a   venir   después.   En   el   fondo   los   argumentos,   las   razones   serían   más   de   carácter   técnico.  Estarían  más  próximos  al  fin  que  a  los  recursos  y  medios  que  se  quieren  utilizar.   También,   esta   ética,   ha   sido   llamada   la   ética   de   los   resultados   porque   tiene   que   ver   en   cuanto  las  acciones  son  valoradas  en  relación  a  las  consecuencias  de  las  mismas.   5.  Ética   dialógica:  tiene   su   fundamento   en   un   pensador   Abermans.   Todo   lo   que   sería   la   ética  no  seria  tanto  aquello  que  está  bien  o  está  mal  sino  que  la  ética  viene  a  posteriori.  En   el   diálogo   entre   las   personas   se   decide   y   se   consensua   que   es   lo   correcto   y   que   es   lo   incorrecto.   Eso   que   se   decide   en   el   dialogo   que   es   correcto,   eso   es   lo   que   hay   que   hacer.   Eso  es  lo  correcto.   Éticas   que   están   presentes   cuando   hablamos   de   ética   en   nuestro   espacio   profesional,   ocupacional,  etc.     ...