Derecho Penal I - Tema 10 (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I - Parte General y Teoría del Delito
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 24/03/2015
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Penal I - Sergio Gomollón Lección 10: La Tipicidad.
La tipicidad: Concepto.
La tipicidad tiene dos partes; la parte objetiva y la parte subjetiva. La parte objetiva contiene la estructura típica, los elementos típicos y las normas penales en blanco y la relación de causalidad y la imputación objetiva (ver Lección 11).
Dentro de la parte subjetiva de la subjetividad están el dolo, en ocasiones también los elementos subjetivos del injusto y la imprudencia (ver Lección 12).
El tipo sirve para indicar la antijuridicidad, pero una conducta típica no siempre es antijurídica.
La estructura típica La parte objetiva de la tipicidad es aquello que está redactado en el Código penal. La estructura típica es cómo se redacta, cómo se construye un tipo penal para ser debidamente interpretado. Todos los delitos del Código penal se pueden estructurar en dos formas; en Delitos de resultado (o tipos de resultado) y Delitos de actividad (o tipos de actividad). Es fundamental el bien jurídico para construir el tipo penal; cada uno tiene su forma de ataque, de destrucción o de lesión.
Los Delitos de resultado quedan plasmados con los delitos de lesión (deben ser tan sólo para los bienes jurídicos tangibles) y los delitos de peligro concreto. Los delitos de lesión pueden ser por acción (art. 138, homicidio; un caso de desvalor de resultado, ya que no se describe la forma, la acción, sino el resultado) o por omisión (no se concreta en el tipo penal del art. 138 si es por acción o por omisión, luego también puede ser delito de homicidio una omisión, una comisión por omisión). El artículo 11 del Código penal determina cuándo es relevante una omisión.
El resultado puede ser de lesión o de peligro concreto; por ejemplo, el artículo 380 del Código penal es un delito de resultado que pone en peligro un bien jurídico, pero no una lesión al mismo. Suelen ser de acción, pero también pueden ser por omisión, los delitos que ponen en peligro concreto a un bien jurídico.
! La diferencia entre los delitos de resultado de lesión o los delitos de resultado de peligro concreto es que los primeros admiten forma de acto preparatorio y formas de imperfecta ejecución, por ejemplo el homicidio. En los delitos de peligro concreto no caben los actos preparatorios ni las tentativas, Doctrina unánimemente aceptada. Las formas previas a la causación de un peligro competen al Derecho administrativo, no al penal; o bien pueden !47 Derecho Penal I - Sergio Gomollón ser otros delitos (art. 379 si no se pone en peligro la vida de las personas (380.1) pero sí infringe el 379.1 o 379.2).
! Los delitos de acción (o mera actividad) se dividen entre los delitos de acción propiamente (como el allanamiento de morada, art. 202) o mera inactividad y delitos de acción de peligro abstracto, como el art. 379. Los delitos de actividad se tipifican con una actividad que en sí misma consuma el delito; el legislador entiende que la actividad ya consuma el delito; no se tipifica un resultado sino una acción. En el caso de la mera inactividad la simple omisión, la conducta omisiva descrita consuma el delito (arts.
195-196; la consumación es la omisión del deber de socorro en sí misma). En los de peligro abstracto se tipifica una acción que se presume peligrosa (art. 379).
Funciones de la tipicidad ! Elementos del tipo: Elementos descriptivos y elementos normativos.
Los elementos típicos son las palabras empleadas por el legislador para redactar un tipo penal. Hay dos clases de elementos típicos: los elementos descriptivos y los elementos normativos; ambos de naturaleza objetiva.
! Los elementos descriptivos son aquellos de cuya lectura entendemos su significado; es decir, no hay que acudir para otras valoraciones para entender su significado en relación al Derecho penal.
Los elementos normativos, en cambio, son valorativos, exigen una segunda valoración.
Pueden ser valoraciones sociales, culturales o jurídicas. El Código penal tiene en su mayor parte elementos normativos, no descriptivos. Cuanto más complejo sea el bien jurídico más se dificulta tipificar con los elementos normativos.
! Las leyes penales en blanco y las leyes penales incompletas.
Cuando los elementos normativos del tipo son insuficientes para establecer un tipo penal el legislador se ve obligado a recurrir a una norma penal en blanco. Son leyes penales en blanco aquellas que remiten a otras, como por ejemplo, la del artículo 325 del Código penal. Las normas penales en blanco contienen, lógicamente, la sanción, la pena; pero también contienen conductas típicas (véase el 325; provocar emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones, etc.) y una remisión a las otras normas, como la legislación !48 Derecho Penal I - Sergio Gomollón medioambiental, en el caso del 325 CP. La remisión a otra legislación debe proporcionarnos la ilicitud, la peligrosidad, etc de las conductas descritas en el tipo.
En la técnica de la norma penal en blanco se utilizan elementos normativos determinados o indeterminados.
! Se critica a las normas penales en blanco por la falta de seguridad jurídica que proporcionan. El desconocimiento de la prohibición del delito se alega bastante pero procede en muy pocas ocasiones. Las remisiones a normativas generan inseguridad jurídica, en función del lugar donde se cometa un acto podría ser delito o no, en función de las normas a las que remite el Código penal.
! ! !49 ...