Poesía Hispanoamericana_Tema 5 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Filología Hispánica - 3º curso
Asignatura Poesía Hispanoamericana del siglo XX
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 01/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

5. La cuestión de género en la lírica hispanoamericana contemporánea 5. 1. Alejandra Pizarnik: la viajera de la muerte Para ella, escribir es buscar en el tumulto de los quemados el hueso del brazo que corresponde al hueso de la pierna. Frente a la poesía que se está publicando en los años 60, esa línea llamada coloquial o conversacional, en la obra de Pizarnik encontramos un lenguaje muy diferente, ausente de esa preocupación por lo contigente, no hay una preocupación por lo visual como en Gelman, por ejemplo.
Se sentirá muy vinculada a la tradición malditista y surrealista, con un gran interés por la obra de un extraordinario poeta argentino como fue Roberto Juarroz, el autor de la llamada poesía vertical, alejada de lo contigente, o lo es secundario.
Muy cercana a la presencia de Cortázar, pondrá sobre limpio Rayuela. Es este uno de los autores para los que el diálogo del surrealismo es vital, sin necesariamente ser este surrealista. Así, Pizarnik no es surrealista en sentido estricto; supera los límites.
Sus libros más destacados son: La última inocencia (1956), Árbol de Diana (1962), Los trabajos y las noches (1965) y otros.
Destacan en su obra el elemento visionario de la noche, onírico, de búsqueda en Los trabajos y las noches. Peregrinación buscando el paraíso perdido. La palabra inhallable, la sombra, son motivos permanentes en su obra, como si quisiera dar cuenta del vacío de lo inerte, pero solamente encontrará despojos. Una obra enormemente contenida, concisa, con pocos sustantivos, pocos adjetivos… el sustantivo sombra y toda su familia léxica, la orfandad, el vaso vacío… En su poesía nadie viene nunca; imposibilidad de llegar a, de salir de.
Temor también a la locura, idea que ya encontramos a partir de la Edad Media de que la locura se podía extraer: esa idea de Extracción de piedra de locura.
La palabra es palabra ya culpable, no es palabra inocente, como si acudiéramos a ese tránsito de la desconfianza. No podemos decir lo esencial. Encontramos en este libro el horror, la calcinación, etc.
La condesa sangrienta (1971). Es la recreación de un texto que había escrito Valentíne Penrose, es una reescritura de un texto titulado de la misma forma de Ezerbet Barthory. Recreará en 1971 el texto de Penrose, con el mismo título, con una prosa extraordinaria, característicamente pizarniana. Es una condesa que vivió en el siglo XVI, al que se le atribuyeron los asesinatos de miles de muchachos, en cuyos asesinatos aparecían la belleza compulsiva y atormentada de ese personaje.
5. La cuestión de género en la lírica hispanoamericana contemporánea 5. 2. Cuerpo y nación: Gioconda Belli Autora que, en el conjunto de su producción, se ha posicionado en el asunto del debate de género, y lo ha hecho en Nicaragua. Y esto es relativo porque ciertos poemas de Belli se enmarcan en la línea coloquial que enlaza con la tradición exteriorista, presente en otros autores como Ernesto Cardenal. Reescribirá el canto primigenio de Cardenal a través de su línea personal, la erótica, la feminista. Nicaragua es un país mujer.
Su producción poética es probablemente su gran aportación a la lírica hispanoamericana contemporánea, pero además destaca su producción en prosa, junto a la que convergen diferentes elementos también de su poesía. En todos sus títulos destaca un elemento común: el cuerpo femenino: La costilla de Eva, El país bajo mi piel… etc. Así, la unión entre cuerpo y nación será clave en el acceso a la obra de Belli: es una mujer sometida al dictador, a la desigualdad que implica la misma noción de género.
Y es un cuerpo también erotizado, pues la figura de Eros es recurrente en toda esta línea de la cuestión de género, una constante, uno de los modos, quizá el grande, de subversión de toda una tradición. De hecho, una de las obras de Cristina Peri Rossi se titulará Otra vez Eros.
El cuerpo es político; la política se hace sobre los cuerpos, pero a su vez atravesado por Eros, como nudos centrales de la obra de Belli. Ha sido una férrea luchadora contra el sandivismo nicaragüense junto a otros autores como Ernesto Cardenal. En su caso, debe leerse esta vinculación de la nación como un cuerpo femenino, acabado en –a, con el cuerpo de una mujer, violada, maltratada, desesperada.
Política, revolución, dictadura, naturaleza exuberante. Una parte de su producción novelística no tiene el trabajo de imágenes y lenguaje que tiene, por ejemplo, su poesía como lucha de este cuerpo vejado.
En el año 1996 se produce la publicación del manifiesto McOndo y aquí deberíamos insertar su primera novela de 1988, La mujer habitada. Una mujer, a través de la relación con su compañero de trabajo, descubre y toma conciencia del país en el que vive y decide luchar contra esas circunstancias. Al mismo tiempo, hay un árbol en el jardín de su casa, y tras comer el fruto del mismo, irá escuchando las voces de las mujeres indígenas asesinadas por españoles, como si estuvieran refugiadas en ese árbol. Se enquistarán en ella, creando su propia genealogía de género. Y aquí entra también una cuestión clave: la voz, el hablar en público.
5. La cuestión de género en la lírica hispanoamericana contemporánea 5. 3. Contra el tabú, de nuevo Eros: Cristina Peri Rossi Cristina Peri Rossi (Montevideo, 1941) ofrece un elemento nuevo: el de la poesía que se escribe en el barro de Lesbos: materia lésbica, amor de una mujer a otra mujer. La condición transgresora de la mujer, como condición perturbadora es su línea principal, algo en lo que insistirá a lo largo de toda su obra. Es una verdadera poética de la subversión.
Ha trabajado diversos géneros: por lo que es más conocida es por sus cuentos y por sus novelas. Es también ensayista y poeta. Señala que la función de narrar, correspondiente a novelas y cuentos, es mucho más arcaica y corresponde a una función primitiva del cerebro; mientras que la función poética, implica un mayor desarrollo cerebral, un nivel de exigencia mayor, mucho más relacionado con los mitos, religiones, misticismos, etc.
Otro de los rasgos principales en su obra es la reivindicación de la pasión, ya sea amorosa o de otro tipo; se trata de la pasión como absoluto.
En poesía, su primer libro, Evohé (1971), escrito antes de su exilio a España. En ella ya tenemos un cuestionamiento claro de esa cultura patriarcal, falogocéntrica.
 Invitación. Eufonía, seducción del verso. Capacidad de la onda sonora y por sí misma –no como instrumento ni vehículo para comunicar-, sino por fin en sí misma de capturar, de enamorar, de llevar a la cama a quien a lo mejor no deseara ir.
 Génesis III. Connotaciones de tiempo y cultura que el hombre quiere depositar en la mujer, y que Peri Rossi considera de forma irónica inútil, porque el Señor la había hecho sorda. Poética de la transgresión o subversión que caracteriza a la autora desde su primer libro. Peri Rossi trabaja mucho con las imágenes, cuestionando las recibidas de la mujer, partiendo de la frase de Simone de Beauvoiir: No se nace mujer, se llega a ser. Revisar todos esos textos tiene entonces una importancia capital. Visión freaudiana de la mujer como un hombre mutilado, sin falo. Por ello, el deseo en su obra una y otra vez de construir imágenes y capturar lo que ella llama los atributos masculinos: la libertad, la autonomía, la soledad placentera. Trabajará esta cuestión en varios de sus ensayos, lo que nos permite entonces eso que llamamos poética de la subversión.
Veamos qué estrategias discursivas emplea Peri Rossi para llegar a esa <<poética de la trangsresión>>: 1. Fuerte voluntad antirretórica, en tanto que, por una parte, se liberará de cualquier eufemismo (la relación de amor de una mujer a otra se vuelve intensamente erótica, sin tapujos) y, además, porque advertirá muy bien que lo obsceno es lo que está fuera de escena y que, por tanto, debe ser situado fuera del escenario.
2. Erotización del discurso, de manera tan consciente que en el año 1994 publicará Otra vez Eros. Apunta a esa cuestión de la gozosa dimensión física de las palabras, relacionado con las paranomasias –cuando una palabra convoca a otra-. En este sentido, debemos hablar de un libro como Babel Bárbara: la amada como una torre de Babel, la extranjera, la 5. La cuestión de género en la lírica hispanoamericana contemporánea que habla un idioma diferente, pues es la bárbara. Es un libro de amor a la mujer en tanto que extranjera: la que tiene un idioma que rompe las reglas del nuestro: esa lengua extraña, fuera de nosotros, que causa nuestra perplejidad, nuestro asombro. Peri Rossi trabajará mucho en su obra la cuestión del ex, del fuera de, tanto que en una de sus novelas llamará a uno de sus personajes Equis. Digamos que se trata de una disidente: por un lado, un discurso de izquierdas, pero también del discurso normalizado, central, es de otra opción sexual.
Lo contrario a la norma, en palabras de Peri Rossi, sería la pasión, lo bárbaro, lo anti-social, lo poco productivo.
3. Explicitación del amor lésbico. Amor a la igual, a la semejante, a la hermana: por esto último, hay en muchos de sus poemas alusión al incesto, pues es uno de los grandes tabúes, prohibiciones de la humanidad y, al señalar el amor de una mujer a otra, de quien al mirarse en el espejo ve a alguien parecido a ella, no como ella: es la hermana, la semejante; es la voluntad transgresora de romper un tabú. Si el antimodelo homosexual en términos de lo gay es Néstor Perlongher porque se va a considerar que no contribuye a la reproducción de la especie, en el caso de la mujer es aún más transgresor.
4. Relación de deconstrucción de la cultura recibida que, cuando acepta el discurso dominante, lo hace en términos de escritura sacra, lo que la crítica Susana Rey propone como escritura desacra. Por ejemplo, tenemos un poema, Contra Flaubert o Una canción desesperada, clara parodia de la famosa obra de Pablo Neruda. Entonces, se trata de la parodia como elemento subversivo a la poesía.
5. Empleo de la ironía. Suelen ir estas dos últimas acomodadas juntas, pues son muy próximas. Se trata de evitar la empatía emocional, que normalmente suscita el poema. La ironía es uno de los recursos más importantes en la obra de Peri Rossi, sobre todo por el esfuerzo de distanciarse, de objetivar aquello de lo que se está hablando a través de una terminología específica. Uno de sus libros de poemas se llama, por ejemplo, Lingüística General. Otros poemas se titulan Bibliografía, Cardiopatía (trastornos del corazón cuando alguien se enamora).
6. Relación con el contexto antipoético hispanoamericano. No es antipoeta ni su propuesta es antipoética en términos de Nicanor Parra, pero sí que comparte notables rasgos con la poesía de este último, sobre todo por el empleo de la ironía, la parodia y la búsqueda del antirretoricismo. Es una poeta que ha sido capaz de construir un lenguaje propio, pero en el que es notable la influencia de Parra, sobre todo en estos últimos rasgos.
7. Género del yo poético. Quizás una de las más complejas y que nos plantea más retos, sería que a veces el poema trabaja en el límite entre lo personal e impersonal. Hay momentos en los que no es posible la identificación con un yo femenino, y todo eso conlleva a plantearse si es necesario o no una adscripción genérica en su obra. Es el deseo 5. La cuestión de género en la lírica hispanoamericana contemporánea de alcanzar formas que puedan ser universales, de manera que cuando la relación no es tanto de amor –y, por tanto, de un eros transgresor- nos podemos encontrar con un yo universal.
 FALACIA BIOGRÁFICA del autor: debemos mantener un equilibrio, pues quien habla es el texto y no el autor.
8. Genealogía del género, donde Peri Rossi habla de otras autores con las que se sienta en relación, con las siente un vínculo literario: es el caso de Safo, Virginia Woolf y Alejandra Pizarnik. Otra de las formas de entender a la autora es el de la poesía nacional.
Más allá de genealogías de literatura en términos de lo nacional, ella apostaría por una genealogía de género.
Estas ocho estrategias conducen hacia una genealogía transgresora. Para ello, leemos Condición de mujer (Otra vez Eros, 1994). Poema que resume bien algunas de las características que hemos visto, especialmente la de la poética de la subversión, de la transgresión, habla esa lengua de los conquistadores, el español llevado a América, pero también la lengua del conocimiento, occidental, la falogocéntrica, que determina un dominio y un poder sobre el mundo, pero que nose emplea para el poder sino para lo contrario en el caso de Peri Rossi. Ocupa ese lugar desubicado, excéntrico, de ahí la presencia de la ex; exiliada, extranjera… es la que llega tarde al banquete, del poder, de la cultura, pero que llega: y habla esa lengua, pero dice lo contrario. Es ininteligible, ¿eres hombre o mujer?, toda esa idea que subyace en la idea de la bárbara. Este debate no es exclusivo ni mucho menos de la poesía uruguaya: Enriqueta Arvelo Darriba, poeta venezolana, propone en un verso Entremos en lo bárbaro sin miedo, y varias poetas venezolanas después, sobre todo Yolanda Pantin , trabajaran ese concepto de barbarie para lo femenino, algo importante sobre todo de los 80 en adelante: la bárbara que no habla el latín, la lengua ininteligible, pues habla la lengua de los conquistadores, pero dice lo contrario de lo que ellos dicen.
 Dicotomía CIVILIZACIÓN /BARBARIE ...

Comprar Previsualizar