Sociedades insolventes y sistema concursal (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de sociedades
Año del apunte 0
Páginas 8
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 17. INSOLVENCIA DE SOCIEDADES Y SISTEMA CONCURSAL Respecto al sujeto pasivo del concurso, en concurso de acreedores se pueden declarar las sociedades (PJ), independientemente del tipo societario, como también cualquier PF, y las herencias yacentes.
El concurso llega cuando se está en una situación de insolvencia, que puede ser actual (no se puede responder obligaciones corrientes) o inminente (cuando se prevé que dentro de un tiempo concreto no se podrá responder las obligaciones corrientes).
Más allá de la suposición, hay unos presupuestos tasados en la Ley Concursal (Ley 22/2003) que precisan cuando se está en situación de insolvencia: - Cuando no se puede continuar respondiendo de las obligaciones normales y corrientes de pago.
- Cuando no se pueda responder 3 meses seguidos de los pagos corrientes que se debe hacer a la Tesorería General de la SS y Agencia Estatal de la AT.
- Cuando hayan pasado 3 meses sin haber pagado a los trabajadores su salario.
- Cuando haya habido embargos que impidan el seguir continuando con la actividad.
Respecto al sujeto activo del concurso, es decir, el órgano que debe decidir la presentación del concurso, en PJ, es el órgano de administración (en caso de CA, será éste). Cuando se da el supuesto de hecho, la Ley establece que, en 2 meses –desde que se tiene conocimiento de esto-, se debe presentar el concurso, es decir, o se remedia, o se presenta el recurso (esto se establece como un deber de los administradores). Si no se realiza, es un supuesto de responsabilidad de los administradores (responsabilidad patrimonial con todo su patrimonio, no solo administradores actuales, sino aquellos que lo fueron con 2 años antes).
Están legitimados los socios, en caso que no lo hagan los administradores, (siempre que tengan un %) para también poder solicitarlo ellos. De este modo, los socios salvaguardan también sus responsabilidades.
¡! Es decir, todo aquel que tenga un interés legítimo (accionistas o acreedores) tiene legitimación activa para instar el concurso.
Se debe presentar la siguiente documentación para instar el concurso: - Poder general para pleitos con la facultad especial de instar el concurso de acreedores.
- Memoria jurídica y económica de los últimos 3 años (se reflejan datos de la compañía, como está dividido el capital social, y cuáles son las causas que han generado la insolvencia de la compañía).
- Inventario en el que se debe contener todos los bienes y derechos que ostenta la sociedad, desde fincas, créditos con clientes, es decir, todo el activo con el que se cuenta.
- Lista de acreedores, acompañada del vencimiento, importe, dirección de correo electrónica para favorecer la comunicación de la A concursal.
- Cuentas anuales de los 3 últimos ejercicios, y el documento que acredite que estas se han presentado en el Registro. La obligación del administrador es promover la convocatoria de las cuentas anuales, convocar la Junta General ordinaria (dentro de los 6 primeros meses desde cerrar el ejercicio), si no lo hace > sujeto de responsabilidad.
Una vez se ha presentado esta documentación, el Juzgado revisará si se cumplen los requisitos exigidos en el art. 6 de la LC, y a partir de allí, se dictará auto de declaración de concurso de la compañía, el cual contiene: - Si el concurso es voluntario (instado por la Compañía) o si el concurso es necesario (instado por los acreedores).
- Si el concurso se va a tramitar por un procedimiento abreviado o procedimiento ordinario (concursos con relevancia, es decir, aquellos que tienen en plantilla más de 50 trabajadores y un pasivo y un activo + 5 millones euros). Dependerá si presenta cuentas abreviadas (PA) o presenta cuentas anuales (PO).
- Se refleja que se han intervenido todas las facultades de administración de la Compañía.
La administración de la Compañía precisará del administrador concursal para “gobernar” patrimonialmente la Compañía. Si está en liquidación, las facultades no serán intervenidas, sino que se suspenden, y será el administrador concursal quien tenga todas las facultades de gobierno de la Compañía.
- Llamamiento a los acreedores, que tendrán un plazo de 30 días (a contar desde publicación en BOE del ADC) para poner en conocimiento de la A concursal sus créditos y la calificación que les dan.
Los efectos del ADC harán referencia, sobretodo, a la forma de gobernar, a partir de este momento, la Compañía: intervención o suspensión.
También habrá efectos sobre las acciones judiciales que se encuentren en curso. Todas que hubieran sido instadas por parte de acreedores con anterioridad al ADC, la LC establece que continuarán hasta su completa resolución, con independencia a la calificación que se dé posteriormente a los créditos.
¡! Preconcurso: posibilidad que, durante un período de tiempo, la Compañía ponga aviso en el Juzgado de que está intentando refinanciar su deuda para evitar el concurso. Esto es el procedimiento que regula el art. 5 bis de la Ley Concursal. Es únicamente un escrito presentado al Juzgado donde pone conocimiento que la Sociedad entra en el período de preconcurso.
Esto permite que, durante el período de 3 meses, nadie pueda instar el concurso necesario, y permite que se pueda refinanciar parte del pasivo durante este período, si no se consigue refinanciar, se dará un plazo más de 1 mes (es decir, 4 meses en total para negociar con los acreedores para no tener que verse obligado a presentar el concurso).
Administrador concursal: abogados o economistas con + de 5 años de experiencia. La reforma permitió que fueran también PJ, siempre que pudieran englobar dentro de ellas a un economista o abogado con + 5 años de experiencia.
Principio de conservación de la masa activa: se solicita ayuda al Juzgado para que levante los embargos, siempre y cuando estos embargos trabados dificulten el día a día de la Compañía.
Se da este instrumento para poder solicitar la protección una vez se esté en concurso. El concurso se vislumbra como una protección como acreedores, y una de las figuras que lo reflejan es este principio.
Además de estos efectos sobre las acciones declarativas que se hayan instado con anterioridad, también hay un efecto sobre los propios contratos. Respecto a los contratos sobre obligaciones recíprocas, la declaración de concurso no les afecta. En caso de que haya habido un incumplimiento previo, se irá por la vía que señala el art. 62 LC , que establece que si se han mantenido contratos de obligaciones recíprocas, hay incumplimiento previo a la declaración del concurso y, además, durante la vida de concurso se sigue incumpliendo, se puede resolver sobre la vía del incidente.
 TIPOS DE CRÉDITOS Por un lado, los créditos concursales, que son todos aquellos que hayan sido devengados con anterioridad al ADC y, por otro lado, los crédito contra la masa, que son todos aquellos que se han generado con posterioridad al ADC.
Dentro de los créditos concursales, encontramos: - El crédito ordinario (todos aquellos que no tengan la calificación de privilegiados o de subordinados dentro de la LC, es decir, factura emitida por materiales suministrados).
- Los créditos privilegiados, que pueden ser de dos tipos:  Especiales: son, normalmente, todos aquellos que estén garantizados con una hipoteca (mobiliaria o inmobiliaria). Normalmente los acreedores con estos créditos serán los bancos. También las prendas, cuotas de arrendamientos financieros (leasing), anticresis, créditos refraccionarios. ¡! Toda esta serie de créditos (prenda, leasing) deben cumplir las formalidades de la Ley, es decir, inscritos en Registros.
 Generales: retenciones IRPF (100% generales), otras cuotas (50%). Además, este privilegio general lo ostentan los salarios de los trabajadores. Tres veces el salario mínimo interprofesional tiene privilegio, el resto, será un crédito ordinario, ya no será privilegiado. También lo serán el 50% de los créditos del acreedor instante del concurso (concurso necesario, si es el acreedor quien ha solicitado el concurso de la sociedad mercantil concursada, se le otorga un privilegio del 50%).
- Los créditos subordinados: menos rango tienen, y se han generado, por ejemplo, comunicación extemporánea de créditos. También serán todas las liquidaciones, intereses correspondientes a créditos principales, siempre que no se trate de hipotecas (todo lo relativo a hipotecas, tanto intereses como principal, se reconoce como privilegiado).
Dentro de los créditos contra la masa, son los que se generan por la actividad de la Compañía dentro del concurso, es decir, con posterioridad al ADC. Asimismo, también tendrán este carácter los 30 últimos días de salario de los trabajadores. ¡! Todos los gastos de las costas que se hayan ocasionado por presentación de concurso tanto por abogado + procurador tendrán esta consideración (los honorarios de abogado + procurador tiene esta protección).
La Compañía debe generar suficiente movimiento para poder pagar su actividad ordinaria (¡lo anterior no!). Si estando protegido por el Juzgado no se pueden crear recursos suficientes, entonces el administrador concursal deberá solicitar la apertura de liquidación.
 LA A CONCURSAL Y SUS OBLIGACIONES Tiene obligación que, de forma inmediata a ser nombrado, presentar un inventario de la masa activa del concurso en un plazo de 15 días¸ donde se van a relacionar todos los bienes de la mercantil concursada, y se otorgará un valor de realización.
Posteriormente a esto, tiene el deber de presentar un informe, en el que, además de contener la lista de acreedores, valorar las causas que han ocasionado la situación de insolvencia, y si concuerdan o no con las que han sido reflejadas en la memoria jurídica y económica presentada por la empresa. Esto reflejará con que activo y pasivo se cuenta.
Llegado el momento de presentación de textos definitivos, hay 2 opciones: - Convenio Hay muy pocas Compañías que puedan aprobar un Convenio. El contenido del Convenio es: unas alternativas al pago, un plan de pagos con una serie de requisitos (las quitas no podrán ser superior al 50% del pasivo ordinario del concurso, ni tampoco una espera de más de 5 años, si bien, por interés general, el Juzgado tiene la potestad de aumentar estos valores).
El Convenio o la propuesta de Convenio no deben estar nunca condicionados. Están legitimados para presentarlo: el propio concursado, o los acreedores que superen conjunta o individualmente más de 1/5 del pasivo ordinario del concurso.
La propuesta de Convenio se puede presentar desde el momento que finaliza el plazo de acreedores para publicación de los créditos hasta la publicación de los textos definitivos (en caso de que no haya habido impugnaciones, o en caso de que existan estos incidentes concursales, en el momento de su resolución).
El Secretario Judicial deberá dar traslado a la A concursal, por plazo de 10 días, para que emita un informe, para ver si éste es favorable o no al contenido del Convenio. En caso de que en el plazo la A concursal dé informe favorable por haber viabilidad en el Convenio, por cumplirse los requisitos de la LC, el Juzgado dictará Auto aperturando la fase de liquidación, y llamando a los acreedores a la Junta de acreedores, para lo que se fijará día y hora en la que los acreedores se reunirán para aprobar o no esa propuesta de Convenio que ha sido presentada.
Una Junta de acreedores se entenderá constituida siempre y cuando acudan a ella acreedores que superen u ostenten, conjunta o individualmente, el 50% del pasivo ordinario del concurso.
En caso de no superarlo, se solicitará al Juzgado que se señale un nuevo día.
Todos los acreedores reunidos, deben ponerse de acuerdo y llegar a tener un voto favorable de un 50% y, por lo tanto, es difícil lograr que se apruebe.
La eficacia del Convenio es desde el mismo momento que se dicte Auto por parte del Juzgado, pero éste puede condicionar la eficacia a un momento posterior en la resolución.
Si la mercantil concursada no cumple con los acuerdos del Convenio, cualquier acreedor podrá informar al Juzgado que no se está cumpliendo lo pactado, y se solicita la apertura de la fase de liquidación de la Compañía.
- Liquidación En este caso, no se han logrado adhesiones suficientes al Convenio, ¡! o se solicita ya en la propia declaración de concurso la propia liquidación (que se puede solicitar en cualquier momento).
Una vez dictado el auto de liquidación de la Compañía, que lo dictará el Juez en el mismo momento de la solicitud, la A concursal deberá, en el plazo de 15 días, presentar un plan de liquidación, en el que se debe hacer constar: la forma en que los bienes van a ser realizados (pues ya se ha realizado anteriormente el inventario).
Una vez se haya logrado realizar la totalidad de los bienes de la mercantil concursada, la A concursal ya sabrá el activo para responder de los créditos que hayan sido reconocidos en el concurso.
¡! Orden de pagos de la LC: 1. Créditos contra la masa, debe responder la A concursal según su vencimiento. La A concursal también tiene facultad de variar este orden en pro del pago de los créditos a los trabajadores.
2. Privilegios generales: antes que el especial (pues éste se pagará con cargo al bien afecto al mismo, es decir, con lo que resulte de la subasta o de la venta directa, por ejemplo). Los privilegios generales se deberán abonar en el orden establecido en el art. 91 LC y, en caso de no haber activo suficiente, se da en prorrata entre todos los acreedores privilegiados generales.
3. Créditos ordinarios 4. Créditos subordinados Concluido el concurso, ya sea por Convenio o liquidación, se debe proceder a la cancelación registral de los asientos en el Registro Mercantil. Esto no puede realizarse siempre que haya contingencias abiertas en el balance, es decir, se debe tener todo cerrado.
¡! La responsabilidad de los administradores (sección 6ª o pieza de calificación del concurso): se dará un plazo de 10 días a los acreedores para que puedan comparecer en el Juzgado y porqué consideran que el concurso es culpable. Los presupuestos que tasa la LC para que el acreedor pueda solicitar la culpabilidad del concurso: - Presentación extemporánea del concurso - No presentación de las cuentas (en caso de obligación) - Durante 2 años anteriores del concurso el órgano de administración haya “vaciado” patrimonialmente la Compañía Si algún acreedor presenta ese escrito, se pondrá en marcha la tramitación de la pieza de calificación, se dará traslado a la A concursal, por plazo de 15 días, para que valore si el concurso debe ser calificado como culpable o fortuito.
Si considera que es fortuito (no concurre causa de responsabilidad) se dará plazo al MF para que se pronuncie sobre ello. Si hay dualidad de informes, el Juzgado dará plazo a los mismos del órgano de administración o todo aquel que pueda ser responsable de las deudas o que han agravado la situación patrimonial para que se presente al Juzgado y presente alegaciones.
La resolución del Juzgado dictará si es culpable o fortuito.
...