Senectut - Capítol 7 (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Adolescencia, Madurez y Senectud (AMS)
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 07/04/2016
Descargas 13
Subido por

Descripción

Resumenes del libro de la asignatura

Vista previa del texto

asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com CAPÍTULO 7 – VEJEZ: PERSONALIDAD Y ADAPTACIÓN FIERRO (1983): Definición personalidad: conjunto de fenómenos que se pueden ordenar en dos dimensiones: 1) De lo interior a lo exterior: → Exterior: estudio de la personalidad a partir del comportamiento que despliega la persona (roles). → Interior: aspectos internos de la personalidad (pensamientos, actitudes...) 2) De lo más general a lo más particular: → General: la persona sigue unas leyes y procesos de carácter nomotético, que podemos encontrar en mayor o menor grado en las personas. → Particular: atributos ideográficos de las personas que hacen que seamos cualitativamente diferentes. ALLPORT (1977): ideas básicas a la definición de la personalidad → Se trata de una organización dinámica que integra y organiza diversos procesos que hacen de la personalidad una estructura de desarrollo. → Interna y que afecta a los sistemas psicofísicos, por lo que requiere el funcionamiento de la mente y el cuerpo en un todo inseparable. → Los diferentes procesos que la componen determinan o ejercen una influencia directiva sobre todos los actos adaptativos y expresivos. → Los actos adaptativos y las relaciones en general con el medio se realizan mediante la conducta y el pensamiento. → La forma de relación con el medio, la conducta y el pensamiento, es característica de la persona. Son únicos en cada individuo, a pesar que, en parte, pueden ser compartidos con otros individuos. HAMPSON (1986): Para entender la personalidad, añade ideas de estabilidad temporal y consistencia en diferentes situaciones à la personalidad puede cambiar con el tiempo o fluctuar en unas situaciones o en otras. ü En relación con el envejecimiento, la cuestión es si la personalidad permanece estable o cambia en la segunda mitad de la vida à estabilidad y cambio coexisten. ¿Qué es lo que se mantiene con lo años y que es lo que cambia? HOOKER (2002) 1. Rasgos de personalidad: disposiciones de comportamiento amplias, no vinculadas a ningún contexto n particular y relativamente estables. 2. Adaptaciones características: metas, tareas evolutivas o motivaciones particulares que dirigen nuestro comportamiento, ligadas a ciertos momentos vitales. 3. Historia vital: creación narrativa de nuestra vida o como imaginamos que cambie en el futuro à resumen lo que somos y como hemos llegado a serlo. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com 7.1. LOS RASGOS DE LA PERSONALIDAD: ¿ESTABILIDAD O CAMBIO? WRIGHTSMAN (1994) Definición rasgo de personalidad: cualidad de la personalidad consistente y generalizable que es permanente en el tiempo y que influye la conducta à determinan las dimensiones básicas de la personalidad humana. Tradicionalmente, para estudiar los rasgos à perspectiva psicométrica: elaboración de modelos de personalidad que especifican cuales son los rasgos básicos (nº muy variable de rasgos: Eysenck, 3 o Catell,16) en los que las personas podemos parecernos o diferenciarnos, evaluándose a través de instrumentos para ver la intensidad de estos rasgos. Últimos años àconsenso à modelo de los 5 grandes rasgos de personalidad (McCrae y Costa, 1985): Se miden a través del cuestionario NEO-PI àcada factor se compone de 6 subescalas: 7.1.1. Principales estudios centrados en el cambio: Estudios de Kansas City → → → → Realizados en la Universidad de Chicago en los años 50. Participantes: 700 personas de clase media entre 40 y 90 años Primera fase: se obtuvo información sobre la personalidad (estudio transversal) Segunda fase: estudio longitudinal de 6 años à se usaron diferentes pruebas: • Pruebas de actitudes y sentimientos para medir la personalidad. Se exploraron estilos de vida con preguntas sobre actividades, intereses, grados de compromiso con la gente y frecuencia con la que salían de casa à no presentaban cambios importantes a lo largo del tiempo. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com • Test de Apercepción Temática (TAT): prueba proyectiva para revelar las motivaciones inconscientes à se muestran unas láminas ambiguas y se pide que explique una historia con cada una, así revelan sus preocupaciones y conflictos inconscientes. Con el TAT evaluaron al sujeto en 2 dimensiones: 1. Energía del yoàuna forma de reaccionar contraria a la pasividad 2. Estilo del dominioàgrado de control que la persona cree tener sobre el mundo y los acontecimientos que experimenta Estas dimensiones mostraban cambios sistemáticos relacionados con la edad. → Conclusión 1: a medida que las personas se hacen mayores tendían a implicarse menos en el mundo y a estar más preocupadas de ellas mismas à el TAT ponía de manifiesto una tendencia hacia la interioridad. ü Esto llevo a proponer la TEORÍA DE LA DESVINCULACIÓN: en la vejez se produce un proceso natural de desvinculación o retirada a medida que se envejece (distanciarse emocionalmente de la sociedad) àforma correcta de envejecer. → Conclusión 2: las diferencias entre los sexos parecen difuminarse y converger àlas mujeres se hacen más tolerantes ante sus propios impulsos agresivos y egocéntricos y los hombres ante sus impulsos de ayudar a los demás à expresan comportamientos y actitudes tradicionalmente asociadas al otro género (debidas al imperativo paternal: roles definidos por la paternidad y maternidad, en la vejez se liberan de él) à depende de la cultura. Estudio longitudinal de Baltimore Participantes: voluntarios/as Aplicación del test de los cinco grandes factores para medir la personalidad cada un numero determinado de años Conclusión: la estabilidad predomina sobre el cambio à las puntuaciones son aproximadamente las mismas en todas las edades. ¿La personalidad se estabiliza para siempre? No, hay personas que cambian mucho con la edad. La constancia a lo largo de la vida se puede aplicar a los rasgos más amplios y estos pueden cambiar su forma de manifestarse. 7.2. EL YO: AUTOCONCEPTO Y PROCESOS ADAPTATIVOS Definición yo: aquellos conocimientos que tenemos de nosotros mismos y que nos identifican. Clasificación: → YO como contenido de conocimiento, significado acerca de quiénes somos: autoconcepto y bienestar. El autoconcepto es el conjunto de conceptos sobre nosotros mismos. Tiene que cumplir 3 condiciones: 1. Continuidad: aspectos relativamente permanentes en nosotros mismos. 2. Reelevancia discriminativa: atributos que permiten diferenciarnos y hacernos únicos 3. Significación biográfica: atributos que consideramos importantes. Además, hablamos de 3 áreas de contenido del autoconcepto: - Autoconcepto psicológico à atributos referidos a las formas de ser y comportarse (rasgos de personalidad) - Autoconcepto físico à atributos relativos al cuerpo y apariencia. - Autoconcepto social à relaciones que mantenemos con otras personas significativas (roles sociales) Debido a ciertas pérdidas (cambios apariencia, personas queridas…) y amenazas que acompañan al proceso del envejecimiento, algunos aspectos del autoconcepto, especialmente los que implican una asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com valoración, cambian o disminuyen cuando nos hacemos mayores. Por lo tanto, es importante mantener los atributos positivos, la autoestima, el bienestar subjetivo o sentido de control en la vejez. Esta estabilidad del autoconcepto, se llama paradoja del envejecimiento. En bienestar tiene dos vertientes: • Visión hedonista: asocia el bienestar a la obtención de placer y felicidad (concept tradicional del bienestar) • Visión eudaimonista: asocia el bienestar a la consecución de nuestros potenciales, a la realización de aquello que podemos llegar a ser. Está asociada a la implicación en actividades que nos llenan y nos hacen crecer. Analizando aspectos del bienestar, como el propósito en la vida(visión de la vida como algo con significado y la presencia de objetivos vitales definidos) o el crecimiento personal (sensación de estar en desarrollo y abierto a nuevas experiencias), disminuyen con la edad. Esto se explica por (Ryff,1995): • Mientras conseguimos que cada vez las personas vivan más años, las estructuras sociales para dar sentido a estos años de vida van muy por detrás. • El crecimiento personal y los propósitos en la vida, a medida que nos hacemos mayores, adquieren un significado diferente. → YO como proceso ejecutivo que interpreta el mundo y dirige nuestros comportamientos y decisiones: autorregulación y adaptación. • Conjunto de procesos encargados de administrar los recursos con los que cuenta la persona (físicos, cognitivos, emocionales, sociales) para decidir la trayectoria evolutiva que deseamos seguir y reaccionar ante los cambios, desafíos y amenazas de un entorno siempre cambiante. Los procesos de autorregulación y adaptación se ponen en marcha debido a: ü La continuidad del autoconcepto, ya que aporta estabilidad, coherencia y continuidad en el tiempo. ü La valoración positiva del autoconcepto • La capacidad de adaptación ha sido concretada a partir del concepto de afrontamiento (coping): esfuerzos cognitivos y comportamentales para manejar, reducir o tolerar las demandas internas o externas que crea una determinada transacción estresante. • A medida que nos hacemos mayores afrontamos los problemas de manera más madura, utilizando estrategias como el humor, la reinterpretación positiva de la situación o la aceptación. • La persona no reacciona únicamente ante problemas, sino que es capaz de establecer metas y esforzarse para conseguirlas contribuyendo a crear intencionalmente su propio desarrollo personal. • Brandtstädter enfatiza el papel de las metas como elemento clave en la puesta de procesos adaptativos à las personas estaríamos motivadas a lograr un acercamiento o consistencia entre nuestro autoconcepto presente (cómo creemos que somos) y nuestras metas o yo posibles. Cuando se producen discrepancias entre nuestro autoconcepto y las metas, se plantean 2 tipos de mecanismos: ü Asimilación: la persona pone en marcha acciones para acercarse y conseguir metas y preferencias personales à actuar intencionalmente sobre una situación insatisfactoria para que sea compatible o congruente con nuestras metas. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com ü Acomodación o ajuste flexible de metas: ante una situación de excesiva discrepancia en nuestra situación y nuestras metas, modificamos estas metas (reduciendo el nivel de aspiración, abanando unas y estableciendo otras más accesibles) para disminuir la brecha. Cuando percibimos discrepancias entre nuestra situación actual y nuestras metas, estos mecanismos se escogerán en función de distintos factores: → Importancia de las metas: si son muy centrales, muy importantes o difícilmente substituibles por otras, básico para la acomodación. → Percepción de control sobre la consecución de determinada meta evolutiva, es esencial en procesos de acomodación. → Significados paliativos o significados alternativos para justificar el abandono de ciertas metas. Si no existen significados justificadores o no los acepta la persona, es más probable que tratemos de alcanzar nuestros objetivos sin rebajarlos (asimilación). Los mecanismos de asimilación y acomodación son procesos antagónicos: cuando se activan unos, los otros se inhiben, pero se relacionan. Envejecimiento y desarrollo del yo 3 facetas del desarrollo que se diferencian desde la perspectiva del ciclo vital: 1) Continuidad/mantenimiento: tenemos una necesidad de mantener la consistencia personal (versión unitaria y coherente de nosotros mismos). Las personas mayores, como tienen menos recursos, desarrollan estrategias de compensación para encontrar nuevos caminos para superar dificultades o barreras que les impiden el mantenimiento de estados deseados à recomponer unos recursos disminuidos con el fin de sostener un autoconcepto en peligro y mantener una visión positiva y consistente de nosotros mismos. Mecanismo asociado a la vejezàcambio en los estándares de comparaciónà las pérdidas en la vejez son normativas y esperadas à son cambios de los que se tenía cierta expectativa y son experimentados por gran parte de las personas de una misma edad cronológica. Estos cambios se manifiestan de diferentes maneras: → Tendemos a compararnos con personas que muestran un peor envejecimiento que uno mismo, así la persona se percibe relativamente bien o que sus problemas no son tan graves à sentimiento de bienestar y satisfacción, ayudan a proteger su autoconcepto de los declives asociados al envejecimiento → Tener una imagen pesimista del envejecimiento normal puede resultar adaptativo, y que permite que nos veamos como excepciones de la regla general, así podemos percibir en nosotros un mejor envejecimiento de lo que sería esperable. → Cambio en la percepción que uno tiene de su propia trayectoria evolutiva à los mayores estiman que han cambiado mucho menos con los años y evalúan su pasado de forma mucho más positiva que los jóvenes. Si estos cambios se llevan al extremo à negación de cambios que acompañan al envejecimiento y desajuste peligroso entre nuestro autoconcepto y la realidad. ü Ejemploà edad subjetiva: edad que creen que tienen por dentro à asociado a una juventud interna à ser el mismo y no envejecer por dentro ayudarían a aceptar la pérdida pero sin que afectasen a la imagen que tenemos de nosotros mismos, sin alejarnos de unos ideales de juventud y dando un sentido de continuidad a nuestra trayectoria evolutiva. 2) Regulación de la pérdida: asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com → Una vez las pérdidas o amenazas que experimentamos se perciben como irreversibles y no controlables (no podemos hacer un proceso de asimilación), la persona puede optar por cambiar o reorganizar la visión que tiene de sí misma de acuerdo con la nueva situación à reajuste de metas. → Envejecer comporta una reducción del alcance temporal de nuestras metas y objetivos porque queda un tiempo reducido de vida à las metas serán a corto plazo o menos ambiciosas: reducción de los ideales a medida que se envejece. → Lo prioritario en la vejez es conservar las buenas cosas todavía disponibles en su presente (estilo de vida, actividades de ocio, hábitos…) y conservar su salud y la autonomía personal. → Sustituir unas metas por otrasà devaluar aquellas que se ven fuera de rango de lo posible para dar prioridad a otras más realistas, en las que la persona se ve con suficientes recursos y sensación de control para conseguirlas. 3) Crecimiento → En la vejez también se pueden experimentar ganancias y crecimiento. → Según la propuesta de Erikson, en cada momento de al vida se tienen que resolver determinados temas o tareas, de acuerdo con las exigencias sociales también cambiantes à si se solucionan satisfactoriamente aporta nuevas cualidades y competencias al yo. → Temas fundamentales en la vejez: • Generatividad (más asociado a la mediana edad): deseos de guiar a las nuevas generaciones, de participar en la creación de productos y obras que puedan sobrevivirnos y contribuir en el desarrollo de la comunidad. • Integridad: vinculada a la evaluación de la propia trayectoria de vida al final de nuestras vidas. El individuo que logra integridad siente que ha merecido la pena vivir, está satisfecho con las decisiones tomadas a lo largo de la vida, las acepta como apropiadas e inevitables dadas las circunstancias en las que se tomaron y es capaz de afrontar serenamente el fin de la vida. • Espiritualidad à gerotrascendencia (Tornstam, 1996): cualidad que alcanzan algunas personas mayores y que supone dejar de un lado la visión materialista y práctica del mundo para alcanzar otra más cósmica y trascendente. La gerotrascendencia tendría 3 dimensiones: • Dimensión cósmica: personas que tiene poco o ningún interés en bienes materiales, se sienten en comunión con naturaleza y el mundo, sienten la vida como un todo del que forman parte. Las personas que logran este estado stas personas dejan de tener miedo a la muerte y aceptan los misterios de la vida. • Dimensión del yo: eliminar necesidades egoístas y transformarlas en impulsos altruistas. Comprenden y aceptan sus limitaciones y meditan sobre la vida. • Dimensión social: dejan de tener en cuenta el poder o la aprobación de otros como criterios para comportarse de una u otra manera. Se centran en relaciones que aportan algo al yo. Las ganancias del yo vinculadas a la vejez (integridad, gerotrascendencia, mejor dominio de las emociones…) pueden verse comprometidas cuando se alcanza la CUARTA EDAD. El yo en la cuarta edad: es la vejez avanzada à periodo por encima de los 80-85 años à momento difícil para el yo. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com → Las personas de esta edad tienen una alta probabilidad de tener problemas de salud, que pueden afectar a su estilo de vida, sus actividades cotidianas que garantizaban autonomía e independencia. Además, llegar a estas edades implica haber dejado muchas personas queridas por el camino. Por lo tanto, mantener el bienestar personal es difícil. → Ni los descensos en el bienestar ni la presencia de más atributos negativos en el autoconcepto implican que las personas muy mayores dejen de aplicar los procesos adaptativos para preservar la continuidad del yo, regular las pérdidas y crecer en cierto sentido. → Aplican estrategias de tipo acomodados, renunciando a buena parte del control sobe su ambiente para vivir estrictamente el presente, aprovechando cosas buenas y placenteras que todavía pueden hacer e intentan sostener una rutina estable. → La sensación de ser una carga y no poderse valer por si mismo es lo que implica un descenso de bienestar, no la edad por sí misma. → Tienen una visión más equilibrada de uno mismo, menos sesgada hacia el optimismo que en momentos anteriores de la vida, ya que en etapas anteriores hay que ser optimista para poder conseguir aquellas metas más difíciles. En la última etapa de la vida, nos tenemos que ver tal como somos, con nuestras cualidades y limitaciones. 7.3. LAS HISTORIAS VITALES Las personas narramos historias para comprendernos a nosotros mismos y a los demás, reconstruyendo los acontecimientos y anticipando qué puede sucedernos en el futuro. → Historias vitales e identidad: Las historias vitales presentan la misma estructura que una narración: personajes, entornos, problemas o desafíos a solucionar por el protagonista y una conclusión, siguiendo una línea temporal y con una coherencia interna que ayuda a encontrar significado, unidad y propósito a nuestra vida à a partir de las narraciones damos sentido a lo vivido, lo comprendemos y vemos cómo nuestras diferentes experiencias se han desarrollado para dar lugar a lo que somos hoy y aspiramos a ser en el futuro. Por lo tanto, las historias vitales: 1. Sustentan una versión de nosotros mismo, que aunque haya cambios, se ve como algo estable. 2. Proporcionan una versión de nuestra trayectoria vital en la que los cambios y transacciones están justificadas, son coherentes y lógicas. Además ofrecen vías de desarrollo futuro. 3. Establecen lo que es único en nuestra trayectoria evolutiva à expresan un desarrollo de la persona que puede ser común al desarrollo de los otros en algunos momentos, pero que globalmente nos hace únicos. Nuestra historia vital, como expresión de nuestra identidad nos individualiza. En las narraciones sobre experiencias personales podemos encontrar 2 tipos de narradores: • Yo narrador: la persona en el momento que cuenta o evoca acontecimientos de su historia vital. • Yo narrado: la imagen que da el narrador de sí mismo en la historia, como se describe, que acciones realiza, como reacciona…) à nos permite vernos desde fuera. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com En general, tendemos a recordar nuestro pasado elaborando historias vitales comprensibles y que nos refuercen y permitan evaluarnos a nosotros mismos en términos positivos: los relatos vitales pueden ayudar a apuntalar e incluso a aumentar nuestra autoestima Hay personas que recuerdan acontecimientos negativos y para ellos, recordar no es una liberación o un modo de coherencia y progreso, sino que supone una tortura y revivir pérdidas y situaciones desagradables. Además de la función esencial de las historias vitales como soporte de nuestra identidad, se han añadido dos funciones más (Bluck, Alea, Habermas, Rubin, 2005): • • Función directiva: toda historia encierra cierto tipo de aprendizaje (lecciones de vida), más o menos relevante, más o menos trascendente. Función social: evocar las experiencias personales permite crear, mantener o incrementar la intimidad en la relación con quienes nos escuchan. Son un medio para buscar la empatía y apoyo en la persona que nos escucha o para ofrecerle nuestro apoyo. → Historias vitales y vejez: Empezamos a elaborar nuestras historias vitales en la adolescencia. Hay una relación muy estrecha entre historias vitales y vejez. Razones: • Concepto de integridad de Erikson: a partir de la reflexión sobre lo vivido, la persona necesita aceptar y sentir que lo vivido ha merecido la pena, que su vida ha tenido sentido y que a pesar de los cambios existe una continuidad fundamental que se mantiene en la vejez. La elaboración de una historia vital coherente y aceptable es un medio para conseguir el sentimiento de integridad. • Una manera de conseguir la coherencia es a partir de cierta idea rectora o metáfora que parece describir la vida de una persona tal y como la relata ella misma. Ejemplo: la vida dulce à vida tranquila, comienza, sigue y acaba bien. El éxito y los logros están presentes en todas las esferas de la vida. • Cada nueva experiencia vivida ha de ser encajada con la historia elaborada hasta ese momento. Esto implica 2 movimientos: 1. Ampliación de la historia vital, añadiendo la nueva experiencia e interpretándola cono una continuación de lo ya vivido. 2. Reorganización de la historia vital que teníamos hasta ese momento para acoger el nuevo episodio. • A medida que se envejece el pasado tiene un peso cada vez más grande en la historia vital y el futuro se contempla a un plazo mucho menor y más como una prolongación del pasado que como un periodo en el que se desean grandes cambios o se aspira a obtener logros radicalmente diferentes a los que ya se tienen. → Reminiscencia, reflexión vital y revisión vital • Las historias vitales se nutren de la memoria autobiográfica, pero además del recuerdo está la interpretación, el razonamiento acerca de lo sucedido, la evaluación de la experiencia y el intento de explicar y dotar de coherencia nuestras experiencias. • La reminiscencia es el proceso por el que evocamos acontecimientos o momentos del pasado y los traemos a nuestra conciencia, tratando de darles sentido. Está vinculada con el recuerdo de asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com acontecimientos relativamente remotos en el tiempo y que no incluyen referencias explícitas al presente o al futuro esperado. • 3 tipos o niveles de procesos de reminiscencia distintos en función del nivel de interpretación relacionados con la vejez: 1) Reminiscencia que implica únicamente recuperar nuestra memoria e información sobre acontecimientos pasados. Prácticamente equivalente a la memoria autobiográfica 2) Reminiscencias que implican reconstruir los acontecimientos vitales, analizarlos, explicarlos de alguna manera. Además de implicar procesos cognitivos o de memoria, despierta procesos emocionales y motivacionales. Se les llama reflexiones vitales (Staudinger,2001). En este nivel es donde se mueven las historias vitales, ya que son un producto de in proceso de reflexión vital amplio que tiene por objeto todo nuestro ciclo de vida o al menos una parte importante de él. 3) Reminiscencia que vincula el recuerdo con algo más complejo: el proceso terapéutico de atar cabos que han quedado sueltos en la vida y la reconciliación con aspectos insatisfactorios de nuestro pasado. Se conoce como revisión de vida (Butler, 1963,2001): retorno progresivo a la conciencia de recuerdos y conflictos pasados no resueltos, para su reevaluación y resolución. Tienen un carácter evaluativo, ya que no solo dan coherencia a la propia trayectoria vital, sino de rememorar aspectos de nuestro pasado que no nos satisfacen e incluso intentar arreglarlos. Tiene un sentido clínico la revisión vital, existen terapias basadas en el recuerdo que intentan facilitar a la persona esta reconciliación con su pasado. Las últimas investigaciones ponen en duda que los procesos de revisión vital sean comunes en la vejez, porque este proceso implica una gran cantidad de esfuerzo. Este proceso sería más adecuado para aquellos que han sufrido experiencias traumáticas, grandes dificultades o crisis en su vida, no para la mayoría de personas mayores. ...