Comentario de texto: El fascismo, Stanley G Payne (2016)

Pràctica Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Relaciones Internacionales - 1º curso
Asignatura Ciencias Políticas
Profesor M.P.
Año del apunte 2016
Páginas 5
Fecha de subida 25/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Comentario de texto: El Fascismo, Stanley G Payne
1.Biografía del autor
2. Introducción
3. Comentario de texto
4. Conclusión

Vista previa del texto

COMENTARIO DE TEXTO. EL FASCISMO, STANLEY G. PAYNE ÍNDICE: 1. BIOGRAFÍA DEL AUTOR: ¿QUIÉN ES STANLEY G. PAYNE? ……………………………………………………………………………….2 2. INTRODUCCIÓN: ¿QUÉ ES EL FASCISMO? ……………………………………………………………………………….2 3. CONTEXTO HISTÓRICO:………………………………………………3 4. COMENTARIO DE TEXTO: ……………………………………………………………………..……3,4,5 4.1. MALINTERPRETACIÓN DE CONCEPTOS BÁSICOS 4.2. EL NACIONALISMO AUTORITARIO 4.3. EL NAZISMO ALEMÁN 4.4. EL FASCISMO ITALIANO 4.5. REGÍMENES SIMILARES 4.6. FASCISMOS INTERNACIONALES 4.7. LOS SEMIFASCIMOS: PORTUGAL Y ESPAÑA 5. CONCLUSIÓN:…………………………………………………………… …………….………………...5 1 Miya ElBied 1. BIOGRAFÍA DEL AUTOR: ¿QUIÉN ES STANLEY G. PAYNE? Stanley George Payne (Denton, Texas, 9 de septiembre de 1934) es un historiador estadounidense.
Es doctor y profesor de Historia y fue nombrado miembro de la Academia Americana de Artes y Ciencias, así como, desde 1987, académico correspondiente de la Real Academia Española de la Historia. Payne escribe con frecuencia artículos de opinión en los periódicos españoles ABC y El Mundo sobre actualidad hispana. También en la Revista de Libros colabora con sus ensayos bibliográficos.
En 2009 fue nombrado caballero gran cruz de la Orden de Isabel la Católica.
Su obra, El fascismo, es el estudio profundizado sobre los regímenes fascistas y totalitarios del siglo XX, tomando como ejemplo España. El Fascismo fue publicado en 1955, y es una reflexión sobre los movimientos de carácter fascista que tuvieron lugar en Europa desde principios del siglo XX hasta 1945, año del final de la Segunda Guerra Mundial, así como de la dictadura franquista que tuvo lugar en España.
2. INTRODUCCIÓN: ¿QUÉ ES EL FASCISMO? Según Stanley G. Payne, el fascismo fue una de las consecuencias de la Primera Guerra Mundial. Se trata de una ideología sin precedentes, es decir, innovadora, que se vio alimentada por la situación precaria de posguerra y el temor a la expansión del comunismo, que se iba propagando por Europa con el estallido de la revolución Bolchevique en Rusia. Se distinguen dos movimientos de carácter fascista a mediados del siglo XX: las dictaduras de Benito Mussolini y Adolf Hitler. Verán la luz del día además otros movimientos similares en otros países europeos.
El término fascismo no tiene un significado fundamentado, esto se debe a que, como movimiento, no tiene características generales que se repiten, sólo se refiere al fascismo italiano de Mussolini. En contraste con otros términos, como socialista o comunista, los partidos fascistas nunca han hecho uso del término para referirse a sus partidos.
Ahora bien, todos los partidos fascistas compartían unas características: antimarxismo, anticonservadurismo, antiliberalismo, el principio de caudillaje, un ejército que apoya a un partido, el objetivo del totalitarismo. El propósito de todos ellos era el de crear un Estado nacionalista autoritario, con una política económica centralizada, corporativa y pluriclasista; a la vez defender una ideología idealista mediante la apropiación de símbolos.
2 Miya ElBied 3. CONTEXTO HISTÓRICO: Se conoce como período de entreguerras al periodo histórico del siglo XX que va desde 1918 a 1939. Cronológicamente, se puede establecer desde el final de la Primera Guerra Mundial el 11 de noviembre de 1918 y el inicio de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939.
Políticamente, este periodo se vio caracterizado por la crisis de las democracias liberales, el ascenso de los fascismos y los regímenes autoritarios, así como el auge de los movimientos obreros de inspiración socialista o comunista que se inspiraban en el triunfo bolchevique de la Revolución rusa. Económicamente, vio la recuperación de la Gran Guerra y una etapa de euforia económica durante los años 20 que se vería truncada por el Crack del 29 y una profunda crisis que marcó los años 30.
Tradicionalmente, la historiografía ha señalado esta época como el preludio que acabaría desembocando en la Segunda Guerra Mundial.
4. COMENTARIO DE TEXTO: 4.1. MALINTERPRETACIÓN DE CONCEPTOS BÁSICOS.
Stanley G. Payne desmonta algunas de las creencias que se tenían sobre los partidos fascistas: no todos eran imperialistas, ni eran plenamente corporativistas, ni estaban en contra de los fundamentos de la Ilustración, sino que aprovechaban de algunos de ellos.
Por un lado, aunque se suponía que eran regímenes autoritarios, buscaron el apoyo de otros partidos, generalmente a partidos de derecha, pero no solamente ya que, por ejemplo, Antonio de Oliveira Salazar, líder de la dictadura en Portugal, se alió a los partidos anarquistas de izquierdas.
Por otro lado, Payne hace una clara distinción entre nacionalismo autoritario y el fascismo, dos términos que se suelen confundir debido a que el nacionalismo autoritario estaba en su mayor esplendor en el momento de la aparición del fascismo. Son distintos en varios puntos, en la relación con la Iglesia, en su política, económicamente, culturalmente y filosóficamente y en la presencia del ejército en su política.
4.2. EL NACIONALISMO AUTORITARIO.
Los movimientos derechistas principios del siglo XIX son muy distintos a los de finales de siglo y a principios del XX, cuyo carácter nacionalista autoritario ha sufrido un proceso de creación influenciado por, en primer lugar, las doctrinas corporativistas, que defienden una vuelta al sistema estatal medieval bajo un gobierno más autoritario.
En segundo lugar, el liberalismo conservado al autoritarismo Moderado. A medida que los países Europeos se volvían más democráticos, países como Italia, Alemania o Portugal se orientaron hacia un liberalismo más autoritario.
Finalmente, los autoritarismos monárquicos, políticas como la de la Action Française la monarquía pasaron de ser instituciones legítimas y hereditarias a ser un instrumento del ‘nacionalismo integral’. Aunque sus dirigentes fueran católicos, tenían una concepción pragmática de la religión.
3 Miya ElBied 4.3. EL NAZISMO ALEMÁN.
Con la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933, se estableció una dictadura en Alemania.
En la misma línea que la dictadura italiana de Mussolini, en Alemania también se creó un partido único que tenía como líder el Fuhrer, adorado por sus seguidores. Sin embargo, el control político de Hitler va más allá del de Mussolini. El partido único se hizo con todo el sistema estatal, de igual manera, se monopolizaron los medios de comunicación, fueron censurados y puestos al servicio del gobierno. Otros de los aspectos principales del régimen fue el racismo y el antisemitismo, se exaltaba la superioridad de la raza aria.
Así se fundamentaron las bases de una dictadura protagonista del genocidio que conocemos como Holocausto.
Desde el punto de vista de la economía, se estableció un capitalismo con fuertes medidas proteccionistas, propias del comunismo. Se deben destacar la política de rearmamiento del país, además del importante papel de las fuerzas del orden y del ejército. Esto nos deja pensar que la guerra fue para Hitler un objetivo desde el principio.
Payne establece muchas diferencias con el fascismo y encontrar similitudes con el régimen comunista de Stalin.
4.4. EL FASCISMO ITALIANO.
Aunque Mussolini estableció un Estado totalitario, se trató de una dictadura política y no total, debido a que Victor Manuel III siguió siendo el jefe constitucional, se mantuvo la burocracia y la policía, cosa que no se dio en Alemania, donde la dictadura fue totalitaria.
En cuanto a la economía, aunque se implantó el capitalismo y el corporativismo, a partir de 1935, se empieza a notar una progresiva intervención del Estado.
Según el autor, la causa del fracaso de la dictadura fue el apoyo del Estado al movimiento nazi. Hasta se llegó a firmar el Pacto de Hierro de 1939 entre ambos países. Italia pasó a convertirse en un aliado de Alemania, quien provocó su caída.
4.5. REGÍMENES SIMILARES.
El auge del fascismo en Alemania e Italia culminó en la creación de partidos de derechas autoritarios en la mayoría de países europeos.
En Austria, Hungría, Rumanía y la mayoría de países balcánicos tenían dictaduras monárquicas derechistas ya a finales de los 30.
En el norte de Europa, Suecia, Dinamarca y Noruega permanecieron con una democracia consolidada en este período de tendencia fascista. En Finlandia sí hubo movimientos nacionalistas, debido a la influencia de la URSS.
Francia fue sin duda una de las cunas del fascismo, destacando el partido de derechas fascista Action Française, que consiguió muchos votos.
4.6. FASCISMOS INTERNACIONALES.
En Sudáfrica, lo más parecido al fascismo fue el movimiento de la Apartheid. En China, la permanencia de un partido único y su imposición con fines estabilizadores también 4 Miya ElBied sugiere carácter fascista. En cuanto a Japón, el país colaboró con Hitler debido a sus propósitos imperialistas.
En América Latina se intentaron imitar los gobiernos autoritarios europeos en países como Brasil, Chile o México, Bolivia, y en general, la mayoría de países.
Todo esto muestra la tendencia general al fascismo, que aunque en un principio es propio de Europa, se fue propagando por todo el mundo. No obstante, no se pudo dar del mismo modo y no tuvo las mismas repercusiones ya que la historia fue muy distinta en este resto de países.
4.7. LOS SEMIFASCIMOS: PORTUGAL Y ESPAÑA Tanto en España como en Portugal, el régimen fascista se mantuvo hasta 1975.
En el caso de Potugal, se fue instalando progresivamente desde los principios del siglo XX, y se consolida definitivamente con la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar.
En cuanto a España, una de las consecuencias de la Guerra Civil española fue el establecimiento de una dictadura liderada por Francisco Franco.
En España se dio durante la dictadura de Primo de Rivera durante los años 20, y tras la II República y la Guerra Civil, se estableció la dictadura del general Francisco Franco de 1939 a 1975, la cual en sus primero años colaboró con Hitler y Mussolini. El fascismo en Portugal se instala poco a poco desde principios del s.XX pero se consolida con la dictadura del Salazar. Es importante destacar que en ambos casos las dictaduras no fueron plenamente fascistas, sino más bien de derecha autoritaria.
5. CONCLUSIÓN: Para concluir este trabajo, hay que destacar la idea principal que Stanley G. Payne desea destacar, que es el no caer en el error de englobar todos los regímenes, los movimientos y las ideologías autoritarias bajo el término fascismo, porque, a pesar de las similitudes, el término se refiere únicamente al régimen de Benito Mussolini.
Cabe señalar que lo más similar a este régimen es la dictadura alemana, liderada por Hitler, debido a la correlación entre ambos países durante esta época.
Además de Alemania, Portugal y España son dos casos a los que se considera semifascismos, o sea, comparten la mayoría de características de un régimen fascista, pero difieren en puntos clave.
Payne opina que, aunque el fascismo haya tenido sangrientas y desastrosas repercusiones que permanecerán en la historia, tales que el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, fue una experiencia imprescindible para el presente, se aprende de los errores del pasado.
5 Miya ElBied ...

Tags:
Comprar Previsualizar