Tema 14. El sujeto de Derecho (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Teoria del Derecho
Profesor T.D.M.
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 16/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEORÍA DEL DERECHO TEMA 14. EL SUJETO DE DERECHO.
14.1. Las acepciones de la expresión sujeto de derecho.
La expresión sujeto de derecho adolece de una cierta dosis de ambigüedad, pudiéndose identificar varias acepciones de la misma en función del distinto punto de vista de la creación, la dirección o el contenido de las normas jurídicas.
Desde la perspectiva de la creación de las normas jurídicas, se suele entender como sujeto de derecho a los agentes que originan o crean las normas jurídicas, pudiéndose mantener dos posturas en relación a este problema: la legalista, que entiende como creador de las normas al legislador y los órganos en quienes delega el legislador para la creación de normas jurídicas de rango inferior a la ley; y la judicialista, que identifica la norma jurídica como la sentencia del juez.
Desde el punto de vista de la dirección de las normas jurídicas son sujetos de derecho los destinatarios de las normas jurídicas.
Desde la perspectiva del contenido de las normas jurídicas, se considera como sujetos de derecho a los protagonistas de las relaciones jurídicas que se convierten en titulares de derechos subjetivos y obligaciones.
14.2. La persona como sujeto de derecho.
El orden jurídico emplea la palabra persona para simbolizar la condición de sujeto de derecho desde la perspectiva del contenido de las normas jurídicas. Al hacerlo crea una conexión entre el lenguaje jurídico y el lenguaje vulgar, en el que la palabra persona tiene un amplio significado axiológico.
Se explica por ello la conciencia generalizada acerca del significado del orden jurídico como regulación de la vida social y del mismo modo el esmero con el que se aplica el derecho para proteger y potenciar las cualidades inherentes al ser humano.
Sin embargo, esta comunicación que pueda darse entre el lenguaje vulgar y el jurídico no nos debe llevar a la confusión entre la noción filosófica o biológica de la 1 TEORÍA DEL DERECHO palabra persona y la definición jurídica de la misma, ni mucho menos a pensar en la coincidencia de sus significados.
La condición jurídica de persona no deriva de un atributo natural, sino de la decisión del Ordenamiento Jurídico sobre la atribución o no de la calidad de persona jurídica. El propio Ordenamiento Jurídico nos recuerda el carácter convencional del concepto jurídico de persona al condicionar al hombre la personalidad a una serie de circunstancias recogidas en el art. 29 CC.
La consideración de la personalidad jurídica como condición inherente al ser humano no es una realidad, ya que los ordenamientos jurídicos son conscientes del carácter convencional de los conceptos que utilizan. La personalidad jurídica es una creación del derecho y nada tiene que ver con la realidad natural de persona, aunque últimamente se asume la relevancia de la realidad natural de persona como sustrato del concepto jurídico de persona.
14.3. Capacidad jurídica y capacidad de obrar.
El concepto de capacidad jurídica refiere la aptitud general para la titularidad de los derechos u obligaciones inherentes a la propia condición de persona. Viene reconocida de forma indeterminada y abstracta a todos los sujetos, sin excepción entre ellos, constituyéndose así en una realidad consustancial a la propia idea de persona jurídica.
Por el contrario, la capacidad de obrar no atiende a la titularidad de los derechos y obligaciones, sino a la capacidad de ejercer los mismos, por lo que sería la aptitud específica de la persona para actuar de forma autónoma en la vida jurídica haciendo uso de los derechos y obligaciones que le corresponden. La capacidad de obrar se entiende referida a un acto o actos, por los que el individuo tiene capacidad de obrar con respecto a un acto pero no con respecto otros.
Si un individuo no pudiera actuar por su propia voluntad o tuviera la capacidad de obrar limitada, el Ordenamiento Jurídico habilita a una figura que representa los intereses de aquel que no pudiera obrar. Se conoce a esta figura como el representante legal.
2 TEORÍA DEL DERECHO 14.4. Las personas jurídicas colectivas.
14.4.1. El significado de las personas jurídicas colectivas.
El ser humano tiene limitaciones para hacer frente a algunas necesidades, por lo que tiende a asociarse con sus semejantes apareciendo agrupaciones humanas con sentido unitario.
Es frecuente que la operatividad de estas agrupaciones aconseje que entrenen relación como agrupaciones con otros individuos distintos de sus integrantes. El derecho contempla estos supuestos atribuyéndoles personalidad jurídica, lo que les permite desarrollar las relaciones jurídicas de manera similar a como lo hacen los individuos.
El derecho reconoce a estos individuos como sujetos de derechos, lo que se expresa como que el derecho personifica a un patrimonio.
Aunque todas las personas referidas, tanto las individuales como las colectivas, son personas jurídicas en sentido amplio, el lenguaje jurídico reserva la denominación jurídica en sentido estricto para designar a las agrupaciones de individuos o de bienes destinadas a un fin, empleando el término de “persona” o “persona física” reconocida por el derecho para los sujetos jurídicos de base individual.
14.4.2. La naturaleza de las personas jurídicas colectivas.
Karl Olivecrona destacaba la dificultad de la concepción de personas jurídicas colectivas y las múltiples especulaciones realizadas por la doctrina para explicar las mismas. Por lo que se han desarrollado distintas teorías entorno a ella: a) Las tesis negadoras de la personalidad. Niegan a las agrupaciones de individuos y de bienes de su condición de personas jurídicas, entendiendo que la única persona real es el hombre. Asumen que todos los sujetos de derecho necesitan un sustrato real y que este no puede ser otro que el ser humano individualmente considerado.
b) Las tesis de la ficción de las personas colectivas. Es defendida por Savingy, y que coincide con las tesis negadoras de la personalidad en reconocer al hombre como la única persona en el sentido estricto de la palabra. Sin embargo, se da al Ordenamiento Jurídico la posibilidad de permitir que 3 TEORÍA DEL DERECHO determinadas entidades colectivas actúen en el mundo jurídico como si fueran personas físicas.
c) Las tesis realistas. Son un conjunto de doctrinas que sostienen que el hombre no es la única persona con existencia real en el mudo jurídico, sino que junto a él hay una serie de organismos que manifiestan presencia real, e independientemente de su fisionomía y voluntad no puede confundirse con la de los individuos que los componen.
d) Las tesis de construcción formal. Propuesta por Ferrara, contempla a la persona jurídica colectiva como una construcción formal, “la forma jurídica de unificación de relaciones para realizar de modo más adecuado fines individuales”. El sujeto resultante de la unión de individuos o bienes es una unidad diferenciada e independiente de los elementos que la integran.
e) La tesis del reconocimiento tácito de la personalidad. La identificación de la personalidad jurídica como producto de la atribución de normas jurídicas choca con la consideración como persona jurídica del Estado, que es el presupuesto lógico del orden jurídico.
f) La tesis de la personificación del orden normativo. Es defendida por Kelsen.
Partiendo de la consideración de que el hombre, y no las entidades colectivas, es el único titular de derechos y obligaciones; y de que tanto derechos como obligaciones de reducen a normas jurídicas, entiende Kelsen a la persona jurídica como un concepto auxiliar de la ciencia del derecho.
La atribución de personalidad jurídica a determinadas organizaciones colectivas constituyen un producto del orden jurídico. Las personas colectivas constituyen una creación discrecional del derecho cuya existencia ofrece al Ordenamiento Jurídico uno de los pilares fundamentales sobre los que se asienta su correcto funcionamiento.
En cualquier caso, la persona jurídica colectiva es una realidad conceptual que se corresponde, porque así lo quiere el derecho, con la presencia de una serie de componentes materiales e inmateriales que integran un sustrato al que el derecho atribuye la condición de sujeto de derecho.
4 TEORÍA DEL DERECHO 14.4.3. El contenido de la personalidad de las personas jurídicas colectivas.
El problema referente a las limitaciones que pudieran afectar a la capacidad jurídica o de obrar de una persona jurídica es el problema del contenido de la personalidad.
En lo relativo a la capacidad jurídica de las personas jurídicas colectivas, no existe una respuesta uniforme debido a la variedad de personas jurídicas existentes.
Al ser el hombre el único sujeto de derecho que puede actuar por sí mismo en la vida jurídica obliga a considerar a las personas jurídicas como entidades sin capacidad de obrar, obligadas a intervenir en el mundo del derecho a través de individuos que integran los órganos de la personalidad jurídica. Los efectos de los actos individuales de este representante se imputan a la persona jurídica a la que representan.
14.4.4. Tipología de las personas jurídicas colectivas.
1) Por un lado se han solido clasificar en públicas y privadas, en función de diferentes criterios: El criterio del interés llevaría a considerar como personas jurídicas colectivas públicas a las que tienen por objeto la satisfacción de intereses públicos y privadas a las que atienden a la realización de intereses privados.
El criterio del tipo de organización considera que son personas jurídicas públicas las que se enmarcan en la organización estatal, y las privadas las que están al margen de ella.
La adopción del criterio de la forma de operar en la vida jurídica conduce a atribuir carácter público a las personas jurídicas en sus relaciones con otros sujetos de derecho desde una posición supremacía como personas jurídicas privadas a las que no disponen de ninguna posición de superioridad, sobre los sujetos restantes que intervienen en la relación de derechos 2) Desde otro punto de vista se actividad persona jurídica colectivas en: Es una asociación una reunión de individuos que muestran una concordancia de voluntades en la búsqueda de un objetivo común 5 TEORÍA DEL DERECHO La fundación es una agrupación de bienes que los individuos aportan para realizar un objetivo. El protagonismo de los individuos es indirecto, pues el sustrato de la fundación lo componen bienes y no individuos, aunque los bienes son ciertamente aportados por individuos concretos.
La corporación es la entidad que surge de la agrupación de una serie de individuos llevada cabo por exigencia de una norma jurídica. Tiene un sustrato humano, como las asociaciones, pero se diferencian de estas porque la reunión de los individuos no se produce como consecuencia de la voluntad coordinada, sino por imperativo legal.
6 ...

Tags:
Comprar Previsualizar