12. LA MEDIACIÓN EN PSICOLOGÍA JURÍDICA (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Psicologia Jurídica
Año del apunte 2016
Páginas 11
Fecha de subida 06/11/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

12. LA MEDIACIÓN EN PSICOLOGÍA JURÍDICA 1. CONCEPTO DE CONFLICTO Existen muchas definiciones de conflicto, la mayoritaria lo define como una lucha o competición que implica destrucción ya que cuando tomamos una decisión estamos rechazando una de las dos alternativas, pero esta concepción solo tiene en cuenta los conflictos de suma cero o conflictos cero: lo que gana uno lo pierde el otro, es el todo o nada.
John Burton y Johan Galtung coinciden en que la raíz de los conflictos es la negación de las necesidades humanas, que su resolución pasa por la satisfacción de estas y que en algunos casos son necesarios cambios estructurales.
Esta concepción alternativa del conflicto es uno de los pilares en los que se basa la mediación para solucionar problemas. Comporta una visión más completa del conflicto, puesto que apunta a su posible resolución, y aglutina todos los tipos de conflictos que se desarrollan en la sociedad.
Existen diferentes niveles y grados en los conflictos interpersonales, no siempre tratamos con conflictos cero. En muchos conflictos interpersonales existen más motivos que producen el enfrentamiento de los que se ven a simple vista; por ejemplo, las necesidades básicas. En estos casos tenemos a partes enfrentadas motivadas para elevar al máximo su propia ganancia antes que favorecer la mejor solución para ambos, se busca el bien individual a corto plazo. Se trata de conflictos de motivos varios que componen la mayoría de los conflictos interpersonales y tienen varias alternativas de resolución más allá de la de ganar o perder.
Aspectos importantes: - - - - Los conflictos son procesos inherentes e ineludibles de las relaciones sociales. Por tanto, se producen de muchas formas y a todos los niveles de comportamiento humano (intrapersonal, interpersonal e intergrupal) pudiéndose dar a todos los niveles de forma simultánea.
No han de ser por sí mismos algo negativo y destructivo para las personas. Debemos atender a sus aspectos más beneficiosos para aprender a manejarlos. El conflicto está en la raíz del cambio personal y social.
Para que exista un conflicto debe haber por lo menos dos partes implicadas. El conflicto nace de una percepción de desacuerdo, es decir, cada una de las partes implicadas entiende que la otra no cumple los requisitos que ella desea. En los objetivos están implicados intereses y necesidades básicas, modulados por los valores y las características culturales de cada uno.
No existe una solución única y válida. La solución pasa por satisfacer las necesidades subyacentes al conflicto. Es importante tener en cuenta todas las alternativas posibles y elegir la que mejor favorezca las necesidades de todas las partes implicadas.
1.1.
Factores que promueven el conflicto y factores que lo enardecen Los conflictos ocurren cuando existen unos objetivos determinados, cuando las partes tienen percepciones concretas de lo que se está disputando y se mantienen en su posición.
Los objetivos determinados se traducen en intereses entendiéndolos como la motivación objetiva de la conducta. Los intereses mantienen una relación muy estrecha con las necesidades básicas y pueden reflejarse en valores y creencias. Las percepciones subjetivas acerca del conflicto están determinadas por el entorno y el contexto de cada individuo. Los intereses que las partes creen tener en el conflicto y la manera cómo lo perciben suelen estar muy relacionados.
Elementos que ponen en marcha los conflictos: intereses encontrados y percepciones subjetivas.
Elementos que influyen en la escalada del conflicto: emociones irracionales y errores perceptivos.
La amenaza y contraamenaza son emociones irracionales favorecidas por la cultura del más fuerte. Cuando una parte emite una amenaza la otra responde con una contraamenaza porque el que recibe la amenaza percibe que ceder ante ella es un signo de debilidad. Las amenazas son fáciles de usar y ofrecen la posibilidad de lograr una solución rápida al conflicto ya que el otro tiene la opción de ceder. Pero ninguna parte abandonará el conflicto por una cuestión de autoestima: cuando una persona piensa que los otros se pueden aprovechar de ella adopta una postura irracionalmente defensiva y extrema.
Cuando entramos en conflicto percibimos nuestro comportamiento como simples reacciones a las conductas agresivas de nuestro oponente y no conseguimos ver a la otra parte como semejante a nosotros, con unos intereses en juego e intentando satisfacerlos. Caemos en el error básico de atribución: Pensamos que las acciones del otro están motivadas por planes internos y estables y que nuestras propias acciones son causadas únicamente por el entorno situacional. Es decir, los otros son percibidos como perversos mientras que la situación nos obliga a actuar como lo hacemos.
La pertenencia a un grupo determinado influye en nuestras percepciones. En la pertenencia a un grupo se producen varios fenómenos: - Creemos que todos los componentes son iguales, lo que conlleva a reticencias a crear relaciones con miembros de otros grupos.
Se produce el fenómeno de pensamiento de grupo que empeora la toma de decisiones, el análisis de la realidad y produce errores en los juicios morales. Se compone básicamente de errores perceptuales, pensamientos estereotipados y creencias erróneas.
Los procesos y elementos que conforman la escalada del conflicto se producirán en mayor o menor medida dependiendo de lo que se dispute y de quiénes lo disputen. Así como también influyen los factores psicológicos de cada uno, favoreciendo o empeorando la comunicación y el entendimiento entre las partes y la escalada del conflicto.
1.2.
Factores y elementos que facilitan la resolución de los conflictos Para diluir un conflicto debemos facilitar la comunicación con la otra parte. Aumenta la dificultad si continuamos pensando que de esa forma mostraremos debilidad. Si permitimos al otro expresar sus deseos y emociones, nuestras percepciones dejarán de ser imaginarias y podremos contrastarlas con la realidad.
Para ello existe la mediación. Muchas veces necesitamos a un tercero neutral que nos facilite expresarnos y que nos muestre la visión de conjunto permitiéndonos ser más objetivos. La mediación facilita la comunicación de las partes: obviando los aspectos subjetivos (emociones) y centrándose en los aspectos objetivos (necesidades) para encontrar una solución óptima para todas las partes implicadas.
El proceso de mediación está encaminado a cambiar las percepciones sobre el conflicto, a ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Uno de esos puntos de vista por el que tenemos que mirar el conflicto es a través de la percepción que la otra parte tiene del mismo.
Para que entre en juego la buena comunicación hay que dejar de pensar en uno mismo y pensar en lo que estamos disputando, obviar los propios impulsos y pensar en el objetivo real del conflicto.
En mediación se cambia el contexto del conflicto, se favorece la comunicación entre las partes y se utiliza el recurso de la empatía en beneficio propio. Se promueve el pensamiento de que, si ganas tú y gano yo, entonces ganamos todos.
2. LA MEDIACIÓN COMO ALTERNATIVA DE LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS Varias formas de resolución: el Defensor del Pueblo, la vía judicial, la conciliación, el asesoramiento, la negociación, la elección de un individuo o grupo delegado para resolverlo, el arbitraje… Todas tienen en común la figura de un tercero que decida cuál es la solución al problema creado, el cual está revestido de autoridad. En el caso de mediación, el mediador no tiene ningún poder sobre las partes y son éstas mismas las que deciden qué solución a portar a sus problemas. Desaparece la figura con poder de decisión y el protagonismo en la resolución lo obtienen las partes implicadas en el conflicto. Se ha demostrado que los acuerdos a los que se llega mediante la mediación perduran más en el tiempo, en comparación con otro tipo de procesos en los que quien decide qué se debe hacer es na persona ajena al conflicto.
2.1.
Concepto de mediación Proceso por el cual un tercero neutral e imparcial ayuda a las partes implicadas en un conflicto a encontrar una solución que satisfaga sus necesidades. Es un sistema extrajudicial no adversarial, puesto que la solución que se obtiene es independiente de un procedimiento determinado (legislativo, administrativo) y se fundamenta en los intereses o necesidades de las partes.
La figura del mediador no tiene poder sobre las partes, únicamente les ayuda a descubrir los intereses reales y a negociar con ellos en busca de una solución beneficiosa para ambos. El mediador les ayuda a cambiar el contexto del conflicto y les invita a tomar una actitud más cooperativa y dialogante para promover el acuerdo.
Entre los objetivos de la mediación está: - Promover el entendimiento y la cooperación reduciendo la hostilidad y estableciendo una comunicación eficaz.
Poner de manifiesto los intereses reales de cada parte ayudando a las personas a comprender sus propios intereses y los del otro.
Ayudar a concebir y comunicar nuevas ideas, así como a reformular propuestas en términos más aceptables moderando las exigencias que no sean realistas.
- Dar diferentes puntos de vista sobre el mismo conflicto y comprobar la receptividad a las nuevas propuestas.
Cambiar las percepciones erróneas acerca de cada conflicto.
Ayudar a formular acuerdos que resuelvan los problemas actuales, salvaguardando las relaciones y previendo necesidades futuras.
Mediante la toma de decisión conjunta y participativa se pretende afianzar el compromiso en el futuro.
No existen unas reglas estrictas y priman el interés y las necesidades de las partes. Se trabaja con el discurso utilizando técnicas comunicativas para promover el buen entendimiento y la comunicación eficaz.
2.2.
Teorías de la mediación Tres modelos teóricos básicos que explican el proceso de mediación, cada uno complementa al otro pero la idea básica es la misma.
- El modelo de Harvard Mediación: Negociación colaborativa asistida por un tercero. Se basa en la concepción del conflicto como el enfrentamiento entre las partes que deben satisfacer simultáneamente intereses y necesidades incompatibles. La mediación se centra en satisfacer dichas necesidades mediante la interacción controlada por el mediador. El proceso está estructurado y el mediador es un experto en dirigir la discusión y buen conocedor del derecho y del sistema judicial.
Se basa en la necesidad de interacción entre las partes para conseguir deshacer el conflicto satisfaciendo las necesidades implicadas en él. Supone la figura del mediador como simple controlador y director del discurso entre las partes.
- El modelo transformativo de Bush Folger Mediación: proceso de cambio y evolución personal que permite redescubrirse y redescubrir al otro. Se centran en la comunicación y las relaciones interpersonales entre las partes. El objetivo es el desarrollo del potencial de cambio de las personas al descubrir sus propias habilidades y reconocerlas en la otra parte. Es decir, las partes son protagonistas de sus acciones y deben hacerse responsables de ellas. Mediante la comunicación y en base a las relaciones interpersonales existentes se consigue la transformación relacional.
- El modelo narrativo de Sara Cobb Centra su teoría en la narración de historias. El supuesto báiisco es que la realidad social se construye mediante el relato de historias o narrativa. Los conflictos son el producto de la coherencia entre las historias que los refieren. Se centra en la comunicación y las relaciones interpersonales entre las partes. Para llegar a un acuerdo las partes deben transofrmas las historias conflictivas que llevan consigo a la mediación, con el fin de construir nuevas historias en las que queden mejor posicionadas y así poder desprenderse de su posición actual. El conflicto sólo se resuelve si se “co-construye” una nueva historia común, lo que implica “coconstruir” la realidad.
En la mediación se acude a un tercero que ayuda a co-construir la nueva realidad interviniendo de manera activa y consciente mediante un ejercicio conjunto de narrativa. Antes de construir la nueva historia es necesario de-construir la primera narración, mediante su desestabilización, operando básicamente en los puntos clave que dan estabilidad a la primera. El mediador tiene el control sobre el proceso y también sobre el contenido o sustancia del asunto.
2.3.
- - - Fundamentos de la mediación Voluntariedad.
Consentimiento informado.
Autodeterminación. Las partes tienen el poder y el derecho a definir sus cuestiones, a decidir y elegir las posibles soluciones del conflicto. No se puede acordar algo ilegal o llegar a un acuerdo sin la participación completa de los implicados.
Mediador neutral o Imparcialidad. Libre de favoritismos, no puede estar involucrado en el conflicto de manera directa o indirecta. No se pueden implicar los valores, creencias e ideologías.
o Equidistancia. Simetría en el acercamiento que mantiene con las partes.
Confidencial. Contrato de confidencialidad de las partes y del mediador. Este no puede revelar a la otra parte ningún contenido expuesto durante la sesión privada. Las manifestaciones que se producen durante la mediación son confidenciales; por tanto, en el caso de que con posterioridad se inicie un proceso judicial, el mediador no podrá ser llamado como testigo. Tampoco se podrán sacar a la luz en el juicio temas tratados durante la mediación.
3. EL PROCESO DE MEDIACIÓN Gran flexibilidad. Formato de sesiones diverso: conjuntas entre las partes y el mediador y privadas con cada parte. Suelen durar unas dos horas. El proceso se divide en fases o etapas, las cuales deben concluir para poder continuar con la siguiente.
PREMEDIACIÓN Preparación previa de las partes para que lleguen a la mediación con unas consignas que permitan desarrollar el proceso. Se establece si será posible o no realizar la mediación. Se empiezan a dar directrices para facilitar el contexto mediacional y se trazan las primeras líneas que establecerán el mapa del conflicto.
Se habla con las partes por separado para conocer si aceptan resolver su problema con la ayuda del mediador y si están dispuesta a colaborar en el proceso. Se pide una descripción general del conflicto. Servirá para determinar si son necesarias otras actuaciones anteriores a la mediación.
Se acuerda con las partes cómo se llevará a cabo el proceso en términos de lugar de realización, horarios y duración de las sesiones, y confirmar qué mediador o mediadores van a dirigir el proceso.
Decidiremos evitar la mediación o retrasarla cuando los hechos sean muy recientes, las partes tengan las emociones a flor de piel y no puedan escuchar, contenerse ni tomar decisiones.
También si una de las partes no se fía de la otra o le tiene miedo. O porque la complejidad del problema exceda lo que se puede resolver dentro del ámbito de la mediación, o existan aspectos penales en el conflicto.
PRESENTACIÓN Se presenta a las partes y se les informa en qué consiste el proceso y cuáles son sus objetivos.
Necesario crear un clima de confianza. Se explica detalladamente qué es el contrato de confidencialidad. Si las partes están de acuerdo lo firman, y el mediador también.
Se propone a las partes que relaten de forma resumida sus puntos de vista sobre el conflicto.
Generalmente, empieza la parte que ha solicitado la mediación. El mediador resume la exposición de las partes con lenguaje claro y neutral, parafraseando los relatos.
A través de las narraciones podemos conocer el problema, su interpretación, las posiciones, el asunto y los intereses. Las dudas que pudiera tener el mediador deberían quedar resultas en la siguiente fase.
Una vez averiguadas las posiciones, el mediador deberá resumir los intereses de cada parte.
Se realiza en una reunión conjunta.
CONCEPTUALIZACIÓN DEL PROBLEMA Delimitar de forma minuciosa todos los aspectos importantes del conflicto. Averiguar los intereses y necesidades reales, las posiciones de las partes, su interpretación, de forma detallada, y haciendo a las partes conscientes de estas cuestiones. Se persigue encontrar los puntos de consenso. Se consigue separando las emociones y pensamientos subjetivos para volcarse en los aspectos objetivos. Se consigue intercambiando información, puntos de vista y opiniones que generan el conflicto, mediante preguntas del mediador.
CREACIÓN DE NUEVAS OPCIONES Y ALTERNATIVAS Se intenta cambiar los puntos de vista de las personas sin desfavorecer sus necesidades, pero teniendo en cuenta las necesidades del otro. Etapa creativa, propicia la colaboración y el reconocimiento mutuo. Mediante la creación de nuevas alternativas las partes pueden ponerse en la piel del otro.
NEGOCIACIÓN Ponerse de acuerdo en alguna de las alternativas obtenidas en la fase anterior. Deben poner en la balanza lo positivo y lo negativo de las alternativas que han encontrado y elegir la que mejor satisfaga sus necesidades.
REDACCIÓN Y LEGITIMACIÓN DEL ACUERDO Las partes redactan su propio contrato de mutuo acuerdo con la ayuda del mediador. Deben especificar todos y cada uno de los aspectos que se han decidido durante la fase de negociación.
4. TÉCNICAS DE MEDIACIÓN El marco contextual de las técnicas de mediación se sitúa en la negociación. Una negociación es un proceso de comunicación bidireccional en el que se establecen directrices y límites para llegar a acuerdos entre partes con intereses similares u opuestos. Cada parte discute desde su posición, en su favor, y hace concesiones para conseguir un compromiso. Según Fisher y Ury, para alcanzar el acuerdo mediante la negociación en el proceso de mediación, es necesario perseguir y ejecutar cuatro consignas globales: 1. Separar a las personas del problema. Deben darse dos condiciones: a. Que uno mismo reconozca las emociones relacionadas con el conflicto.
b. Que reconozca las emociones de la otra parte.
Lo conseguiremos haciendo que las partes expresen abiertamente sus emociones y animándolas a escuchar y entender las de la parte contraria. También tendrán que explicar las percepciones que tienen acerca de la otra de forma clara y directa.
2. Centrarse en los intereses y no en las posiciones. Averiguar cuáles son los intereses en particular de cada parte. Se pide a las partes que se pongan en el lugar del otro y piensen qué le hace mantener esa posición. Luego se les pide que le pregunten directamente al otro; también que intenten adivinar qué pedirían y qué no, y por qué pedirían eso y no aquello. Y en última instancia hacerles reflexionar sobre las consecuencias que la otra parte vería en tomar una decisión acorde o no con lo que se le está pidiendo. Sería beneficioso intentar este análisis de los intereses propios y los del otro en base a las necesidades humanas básicas, ya que éstas son universales y comunes a todas las personas, lo que permite una mayor empatía entre las partes.
3. Inventar nuevas posibilidades persiguiendo el beneficio mutuo. Brainstorming: aumentando el número de opciones se consigue ver el problema desde varias perspectivas. Las soluciones optimas deberán tener en cuenta los intereses compartidos por ambas partes y estar enfocadas hacia el futuro.
4. Utilizar criterios objetivos para establecer el resultado.
Estas cuatro formas generales de llegar a un acuerdo se desarrollan mediante la comunicación.
En mediación se utilizan como técnicas comunicativas específicas la escucha activa, los reencuadres y los giros discursivos.
 Escucha activa. Atender al mensaje y reportar al emisor lo que se ha entendido, destacando el componente emocional. Sirve para comprender mejor a las partes y fomentar la separación entre posiciones e intereses, centrándose en estos últimos.
Para utilizar esta habilidad hay que tener una predisposición a ponerse en el lugar del otro para comprenderlo, y controlar y adecuar los comportamientos no verbales para demostrar comprensión y aceptación de las partes. Existen una serie de acciones para llevarla a cabo: o Mostrar interés (verbal o CNV) para que la persona se sienta escuchada y se exprese abierta y libremente.
o Clarificar el mensaje y obtener más información para comprender mejor y ofrecer otros puntos de vista. Se hace mediante preguntas abiertas para obtener una respuesta amplia que nos aporte mucha información.
o o o   Parafrasear para comprobar que se ha entendido lo expuesto por el interlocutor, y que coincide con el significado del mensaje.
Reflejar: decir con palabras propias los sentimientos que subyacen al mensaje recibido. Sirve para ayudar al emisor a clarificar sus propios sentimientos.
Resumir la información que vamos obteniendo. Se trata de hacer un compendio de ideas y hechos importantes, revisar los progresos que hemos ido realizando, y permitir al que habla corregir o añadir datos.
Reencuadres. El encuadramiento se refiere y designa la manera específica en que al hablar acerca de un tema o problema se identifica un dominio en particular dentro de él, ignorando temporariamente otros ámbitos. Dicho de otra forma, cuando hablamos sobre un tema tendemos a tratarlo desde un punto de vista en particular, olvidando la globalidad de aspectos que se incluirían en dicho tema. Nuestro discurso queda sesgado en una sola dirección. Cuatro tipos de encuadres básicos: o Encuadre fáctico. Se centra en los hechos. Para casos de urgencia le di el número del alguacil.
o Encuadre de intereses. Centrado en los deseos y aspiraciones para el futuro sobre el tema. Quiero que mi hijo pase conmigo el Día del Padre todos los años.
o Encuadre de valores. Basado en los fundamentos morales o racionales del tema, produce discrepancias entre lo que es correcto y lo que no lo es. Yo y él continuamos siendo los padres del niño y tenemos que vernos para comentar este asunto, le guste o no a ella.
o Encuadre relacional. Se centra en el vínculo emocional existente entre los que mantienen la disputa. Lenguaje que destaca el ámbito emocional, histórico o acusatorio de un tema determinado. El problema es que él vive en la casa con ella y yo no puedo tener contacto con mi hija.
En el discurso cada uno considera que el encuadre que utiliza es el correcto. Mediante el reencuadre se pretende que las personas conozcan otros puntos de vista y formas de ver el mismo asunto. Lo fundamental es separar a las personas de sus posiciones para focalizarlas en sus intereses. Se utilizan preguntas abiertas del tipo por qué, para qué, cuándo, cómo… para obtener las razones de la adopción de sus posiciones. El reencuadre que permitirá a la persona atender a un nuevo sentido de la situación será aquel que tenga arraigo en sus creencias, valores y experiencias previas. Un reencuadre es una manera distinta de mostrar la situación. Existen tres tipos de reencuadres: o Reencuadres de los hechos o contenidos de la situación. Los nuevos significados deben tener anclajes en la experiencia real subjetiva o colectiva del interlocutor.
o Reencuadres del contexto de la situación. Habría que poner la misma situación en otro escenario.
o Reencuadres de las personas involucradas en la situación o legitimación.
Cambiar el significado de las intenciones que le atribuye el contrario.
Los reencuadres se transforman mediante la formulación de preguntas, que alienten a reflexionar de una forma nueva, y la traducción o reformulación de los enunciados para abrir nuevas posibilidades.
Giros discursivos. Análisis de cómo los mediadores utilizan el lenguaje para modificar el curso de una conversación permitiendo avanzar desde el discurso sobre el conflicto hacia el discurso sobre la resolución. Cinco formas de realizar dicho cambio: o o o o o Triangulación. Introducción de un tercer elemento sobre el asunto tratado para proporcionar un cambio en la percepción que se tiene del problema.
Permite dirigir el discurso hacia aquello que tienen en común las partes y dejar de lado la argumentación sobre sus discrepancias.
Anticipación positiva. Hacer previsiones de lo que ocurrirá en el futuro de la interacción.
Formular preguntas milagrosas abre la conversación hacia el futuro y las posibles soluciones, al mismo tiempo cierra la conversación anclada en el problema y en el pasado. Tipo ¿Qué ocurriría en su situación si de pronto sucediera un milagro? Escucha activa. Forma de estar alerta a cualquier señal excepcional en la conversación que inicie posibles diferencias en la práctica.
Entretejido de enunciado complejos. Un enunciado complejo, en la literatura, es la palabra o palabras centrales en torno a las cuales el autor crea todo un relato. En mediación esta técnica es similar; consiste en desplazar el tema de conversación a través de un enunciado que aglutine los aspectos que ambas partes consideran importantes sobre el tema, sin dedicarse a uno u otro por completo. Por ejemplo en un divorcio la mujer se refiere a la custodia de su hijo el padre al plan regular de visitas. En este caso la mediadora opta por dirigir la conversación hacia el reparto del tiempo con su hijo.
5. VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA MEDIACIÓN Ventajas: - Reducción de la carga de asuntos en espera de resolución por los tribunales de justicia.
Ahorro de tiempo que supone como alternativa a los tribunales.
Los honorarios del mediador (privado) son compartidos por las partes en equidad.
Privacidad que las audiencias, causas y sentencias no tienen.
Personalización del conflicto debida a la participación activa de las partes.
Favorecimiento de la continuación de las relaciones interpersonales puesto que la base es la comunicación y el diálogo.
Flexibilidad de soluciones no prefijadas.
Voluntariedad y exhibición de las propias exigencias y condiciones.
Desventajas: - La mediación podría centrarse en conseguir el apoyo del tercero en vez de buscar soluciones.
Dificultad del mediador para separar sus propias convicciones del conflicto.
Pretensión de dar una determinada apariencia al ser observadas (las partes) para no parecer débiles que podría llevar a un fracaso en el proceso de mediación.
Pueden darse acuerdos injustos para las partes más desfavorecidas si no se estima la diferencia de poder que puede existir en un conflicto.
5.1. Casos en los que se aplica la mediación Se recomienda utilizar antes de presentar un caso al sistema judicial, para prevenir el desarrollo de mayores conflictos ahorrando tiempo y dinero.
- - Cuando sea necesario proteger las relaciones personales de las partes enfrentadas, como en los conflictos familiares, laborales, entre empresas, de propiedades y en asuntos comunitarios.
Cuando las causas del conflicto presentan un alto contenido emocional, las partes se conocen bien, o el conflicto puede afectar negativamente a otras personas.
Si se produce un estancamiento en las negociaciones y es necesario reintentar la comunicación entre las partes.
Cuando exista un vacío legal.
Mediación en las organizaciones Tres campos abiertos: entre empleados de una misma organización, entre empresas y entre el cliente y la organización. En todos los casos el proceso es el mismo. La particularidad en este ámbito es que se da más importancia a unos aspectos que a otros. Preservar las relaciones es de gran importancia para la continuidad de la organización en el futuro. En este ámbito la mediación se relaciona con la gestión de cambios, la búsqueda de la calidad y la mejora de las relaciones internas y externas.
Mediación comunitaria Debe promover el entendimiento solidario, pacífico y colaborativo entre las personas que conviven en una misma comunidad: vecinos, dueños y arrendatarios, personas de diferentes culturas.
Mediación ambiental Trata sobre el uso de la tierra y el medio ambiente. Está pendiente de ser legislado y reconocido. Debería tomarse como una alternativa de gestión ambiental.
Meditación tributaria o fiscal Consiste en evitar la vía judicial en los casos en que Administración y contribuyentes se encuentren en conflicto. Se basa en la necesidad y obligatoriedad de mantener una relación continua en el tiempo entre los dos, existiendo una serie de necesidades comunes.
Mediación reparadora o mediación penal Permite relacionar los hechos con sus consecuencias, y a los autores de los hechos con sus víctimas. En este caso es compatible con el procedimiento judicial de la causa penal, pero añade una nueva forma d encontrar soluciones para ambas partes. Permite añadir la compensación civil por daños y perjuicios, un valor de participación, responsabilización, diálogo y comprensión del conflicto. Pretende potenciar la reparación del daño causado a la víctima, evitar o disminuir la reacción penal y promover la participación de las partes afectadas.
Mediación penal juvenil Se concede al ministerio fiscal la conveniencia de concluir el expediente en el caso de que el infractor haya reparado o se comprometa a reparar el daño causado, con la consecuente posibilidad de evitar el proceso judicial. Se propone la reparación extrajudicial, como alternativa a la ejecución de la medida propuesta, al finalizar el procedimiento. Este procedimiento acerca la justicia a los ciudadanos y permite a la víctima sentirse atendida, escuchada, contempladas sus peticiones y responsabilizar a los jóvenes de sus actos delictivos.
Mediación educativa Trata los conflictos que surgen entre alumnos en una escuela. Se ejecuta desde tres niveles establecidos: Mediación de pares, mediación de docentes o tutores y mediación de directivos o supervisores.
Mediación familiar 6. MARCO LEGISLATIVO DE LA MEDIACIÓN FAMILIAR El mediador ayuda a los cónyuges a acordar las medidas que se tomarán a partir del momento de la separación o divorcio, en lo referente a la protección de los hijos menores y la repartición de bienes patrimoniales.
Se puede utilizar la mediación antes de presentar la solicitud judicial de separación y divorcio de mutuo acuerdo, a fin de negociar y consensuar las medidas que se van a incluir en dicha solicitud. Es posible acudir a mediación para modificar las medidas establecidas por el juez con anterioridad, o las que se hubieran acordado por otro proceso mediacional, y también para solventar las diferencias que se susciten en el trámite de ejecución de medidas.
Debe ser siempre voluntaria, aunque el artículo 79.2 del Código de Familia de Cataluña permite al juez remitir a las partes a mediación. En las legislaciones autonómicas se exige al mediador la revelación de hechos conocidos si se encontrara con datos que puedan revelar la existencia de una amenaza para la vida o la integridad física o psíquica de una persona o de hechos delictivos perseguibles de oficio. Aun así, no se establece la obligatoriedad de acudir como testigo o perito en los procedimientos judiciales por causa alguna.
Los acuerdos a los que se llegue tendrán validez contractual desde el momento de la firma de ambas partes, independientemente de la ratificación de los mismos por aprobación de juez.
Sólo Cataluña, Valencia y Galicia disponen de una legislación autonómica. El Código de Familia de Cataluña promueve cinco principios básicos para la aplicación de la mediación familiar: - Igualdad ante la ley Intervención mínima Individualización de las intervenciones Corresponsabilización Priorización de las intervenciones en el entorno adecuado ...

Comprar Previsualizar