MEMORIA DEFINITIVA_p050-055 (2017)

Trabajo Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Teoría de la comunicación
Profesor M.B.
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 24/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

18/04/17 Las dimensiones tecnológica, productiva y sociológica del cambio social y la lógica de su evolución histórica Todas las sociedades tienen dos dimensiones: productiva y reproductiva.
La producción social es una manera en la que una sociedad se organiza para producir bienes de existencia. Cuando hablamos de reproducción social nos referimos al conjunto de procesos encadenados a asegurar que esa sociedad continúe en el tiempo. Toda sociedad está acotada en el tiempo; surge y desaparece. Pero ninguna sociedad quiere desaparecer. Para perdurar en el tiempo es necesaria la reproducción social, donde son muchos los procesos que entran en juego –cultura, economía, etc.
COMUNICACIÓN ASINCRÓNICA Y ESCRITA. Durante mucho tiempo la comunicación ha tomado esta forma. La distribución masiva de productos comunicativos estuvo basada en publicaciones impresas. La comunicación en papel es necesariamente asincrónica. No se produce al mismo tiempo el suceso y la noticia sobre el suceso. Esta comunicación es mayormente escrita, y algunas veces se apoya en imágenes. Con la aparición de tecnologías, este tipo de comunicación asincrónica y escrita con el desarrollo tecnológico que impulsa el capitalismo va a ser sustituida por una comunicación sincrónica e icónica. La sincronía y la iconicidad comunicativas también van a dificultar esa función mediadora a la hora de difundir visiones del mundo. Estos avances tecnológicos pueden llegar a amenazar la estabilidad de las visiones del mundo compartidas. Estas son tecnologías comunicativas capaces de transmitir a tiempo real y a su vez de difundir imágenes isomorfas. Estas tecnologías permiten a su vez la sincronía y la iconicidad; y el primer medio que hizo posible esto fue la televisión. No hace tanto tiempo que disponemos de estas tecnologías.
La combinación en un mismo medio de comunicación de la capacidad sincrónica e icónica otorga al receptor una mayor autonomía a la hora de interpretar lo que sucede en el mundo. Las explicaciones que dan los emisores de la comunicación van a poder alejarse demasiado de aquello que están 50 viendo los espectadores. Mediante una comunicación sincrónica e icónica el control de las visiones del mundo es más difícil que mediante una comunicación asincrónica y escrita.
Hemos señalado dos cambios importantes que se están dando en la comunicación pública y que se dan gracias a las TIC.
Desde el punto de vista de la reproducción social, estos cambios son importantes porque suponen una pérdida de control para los emisores de la comunicación en su visión de producir modelos del mundo; además, su ponen un aumento de la autonomía de los receptores de la comunicación a la hora de interpretar el mundo en el que viven.
Estos cambios significan que la labor de conservar las visiones del mundo va a ser más compleja, más difícil, y eso está exigiendo ya a los emisores de la comunicación que desempeñen de otra manera esa labor mediadora. Aun así va a ser necesario reproducir modelos del mundo compartidos para la cohesión; y las instituciones comunicativas van a desempeñar un papel importante en esa labor, aunque a estas instituciones se han sumado otros actores también importantes. Estamos, por tanto, en un cambio históricos en la manera de producir socialmente comunicación pública, pero hay que dimensionar adecuadamente ese cambio. Hay varias interpretaciones de esto. Una es que el poder está en los receptores de la comunicación. Estamos en el principio de ese cambio. La comunicación de masas está en un proceso de transformación muy profundo y es posible que esto termine con la hegemonía de esta para ser sustituida por una nueva modalidad basada en los sistemas de redes que se articulan a través de internet. Es habitual que se produzcan mezclas entre la comunicación de masas y las nuevas modalidades de hacer comunicación, ya que ambas modalidades conviven.
Estas modalidades híbridas las podemos encontrar en diversas organizaciones. El capitalismo no puede dejar de usar las TIC, esto lo podemos abordar con los efectos que están teniendo las tecnologías o las causas que motivaron a su aparición.
51 Si nos centramos en las consecuencias que están teniendo las tecnologías en todos los ámbitos de nuestra realidad, observamos que estamos en una época de grandes cambios sociales y que estas TIC están implicadas en muchos de esos cambios que están configurando nuestra sociedad. Si podemos el foco en esas consecuencias, podremos afirmar que estas innovaciones están implicadas en todo cuanto nos rodea, por lo que es casi imposible renunciar a ellas.
Si entendemos el sentido histórico de estas tecnologías comprenderemos por qué no podemos prescindir de ellas.
Hay que vincular ese análisis a la sociedad en la que surgen –sociedad capitalista–. El capitalismo ha conseguido incorporar la información a los procesos productivos como una herramienta más. Por primera vez en la historia, la información está siendo usada de manera productiva. A partir de los 70 comenzó a tener, aparte de un valor reproductivo, un valor económico. Se van a producir una serie de avances teóricos que van a permitir que la información sea manejada como algo material, y esto va a permitir a su vez cuantificar la información. A partir de esta cuantificación se va a poder calcular el valor económico de esa información.
52 19/04/17 La evolución histórica de la comunicación pública y la producción social de información en el siglo XXI Las tecnologías comunicativas que ha desarrollado el capitalismo han alterado la división clásica de la comunicación de masas. Los cambios que se están produciendo podrían llegar a alterar las visiones del mundo, pero a pesar de este riesgo el capitalismo no puede renunciar a ellas.
Debemos orientar las preguntas del por qué el capitalismo no puede prescindir de las tecnologías a los efectos que estas tienen. Basta con observar la realidad para darnos cuenta de que las TIC están cada vez más en nuestro día a día.
Los cambios en la organización social tienen un impacto directo en nuestra cotidianidad. Se están entrelazando los espacios y los tiempos que tenemos en nuestro día a día. Utilizamos los mismos medios en todas nuestras acciones.
Hay cada vez menos aspectos de la realidad que no estén mediados por las TIC. Por tanto, vemos que no podemos renunciar a las tecnologías porque estas están tan implicadas en nuestras vidas que cada vez es más difícil prescindir de ellas.
Si nos fijamos sólo en los efectos que tienen las TIC podría parecer que estas tecnologías se están transformando por sí solas, es decir, que poseen autonomía; y seguiremos sabiendo muy poco de las causas. Primero, de la aparición de las TIC, y luego del gran cambio que ha dado nuestra vida a partir de ellas. Seguiremos sin saber, por ejemplo, por qué surgen ahora y no han surgido antes. Para poder saber cuál es el sentido histórico de la aparición de estas tecnologías no lo podemos tomar como algo abstracto, sino que tenemos que fijarnos y vincularlas al tipo de sociedad del momento. Esta sociedad es la sociedad capitalista, y en concreto, la última etapa de esta.
¿Qué sucede en esta fase histórica de las sociedades capitalistas para que sea posible que estas tecnologías estén cambiando todo? Tenemos que situarnos después de la 2ª Guerra Mundial. En los países más desarrollados se crea un ciclo económico que va a durar 3 décadas. Va a haber una mejora de las 53 condiciones de vida y se va a construir el «Estado de bienestar». Son países con instituciones de democracia representativa, economías de mercado masivas, totalidad de empleo, se respetan la libertad individual, las coberturas sociales muy altas, etc. Hay tanto nivel de desarrollo que se cree que estas conquistas sociales no pueden dar marcha atrás. Esta etapa de auge comienza a invertirse a finales de los 60 y se ve frenada en los 70, coincidiendo con la crisis del petróleo del 73.
A partir de ese momento, en esos países el paro comienza a aparecer, hay bajadas de salarios y una disminución de las prestaciones sociales. Sucede que el modelo económico empieza a tener síntomas de agotamiento y deja de permitir mantener los niveles para la reproducción del sistema. Esto lleva a cabo una reorganización de la economía, y esta reorganización da lugar a políticas neoliberales. Esas políticas hacen que se desregule el comercio, se flexibilice el mercado de trabajo y se empiecen a privatizar lugares públicos que podrían llegar a ser rentables. En este momento la información y sus tecnologías asociadas van a cumplir un papel decisivo. Algunos autores dicen que esta reorganización es una reconversión informacional del sistema productivo. Esta reconversión es lo último que ha conseguido conquistar al capitalismo. La idea clave del porqué el capitalismo no puede prescindir de las TIC es que en su actual fase de desarrollo histórico ha sido capaz de incorporar a la información a los procesos productivos. Por primera vez en la historia la información está siendo utilizada de manera productiva.
A partir de los 70, la comunicación va a tener también una dimensión productiva. Lo que caracteriza a esta nueva etapa del capitalismo no es sólo que tengamos acceso a una serie de información a la que nunca habíamos tenido acceso, sino que se incorpore información a los procesos productivos.
Esto supone un cambio de dimensiones históricas. Cuando decimos que una tecnología es capaz de alterar los procesos productivos, nos referimos a que puede aumentar la capacidad del ser humano para producir cosas. A lo largo de la historia hay muy pocos procesos productivos que hayan alterado a la sociedad.
54 Hasta hace 40 ó 50 años, los recursos con los que se llevaban a cabo los procesos de producción eran la materia y la energía, y a esos dos tipos el capitalismo actual ha incorporado la información.
Los recursos materiales son transformados para obtener productos elaborados que satisfagan las necesidades del ser humano. Para transformar esa materia hay que aplicar energía. A estos dos recursos se ha añadido la información, un elemento que comienza a entrar en juego. La información siempre ha estado presente en todas las etapas históricas, pero de una forma indirecta. Esto cambia, y la información empieza a formar parte de los procesos productivos como una herramienta más. Por ejemplo, una cadena de montaje informatizada.
Las dos ideas más importantes son: - La incorporación de la información a los procesos productivos es lo que ha hecho de las tecnologías digitales un elemento clave en el funcionamiento de las sociedades capitalistas en su última etapa del proceso histórico.
- Este cambio histórico no ha surgido de repente. Fue un agotamiento de las estructuras productivas del capitalismo industrial el que generó las condiciones socioeconómicas que terminaron con la incorporación de la información a los procesos productivos.
Esto explica que el sector de las comunicaciones sea desde hace tiempo el sector que recibe las mayores inversiones de capital. Hay una búsqueda de beneficio económico, y esto orienta a la serie de empresas. Que haya empresas que den gratuitamente sus servicios no significa que lo hagan de una forma altruista.
Los usos sociales de las tecnologías se orientan prioritariamente a usos que faciliten el funcionamiento de la economía capitalista. Los usos de las tecnologías digitales vienen determinados por una sociedad que está orientada principalmente a la obtención de beneficio económico, pero en sociedades que se organicen de otra manera esos usos pueden ser otros. La influencia de 55 ...

Comprar Previsualizar