4. África Antigua - PARTE II (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de África
Año del apunte 2014
Páginas 15
Fecha de subida 30/05/2014
Descargas 35
Subido por

Vista previa del texto

LOS  REYES  HORIANOS     Durante   6.000   años,   todas   las   trayectorias   han   explicado   lo   mismo,   a   excepción   del   sistema   occidental.  Las  casas  y  el  pensamiento  comienzan  por  el  tejado,  y  el  pensamiento  esencial  es  el   principio   supremo,   y   el   de   los   saharianos   y   nilóticos,   al   menos   de   los   que   entraron   a   Egipto,   es   aquel  que  está  fuera  del  abasto  à  HWR,  el  halcón.     La  representación   egipcia  más  antigua   de  Horus   es  el  sol   distante,   el  que  no  se  puede  tocar,   que   está   fuera   de   nuestro   abasto.   No   es   dios,   sino   la   expresión   de   este   principio   supremo.   Y   el   halcón  también  es  una  forma  viva  de  tal  distancia.  Y  así,  Horus  no  es  rey  ni  ser  humano,  sino  el   principio  distante.  El  principio  de  identidad  para  que  la  energía  del  principio  supremo  llegue  es   como  en  nosotros.  Todos  finalmente  somos  idénticos  al  HWR,  y  la  distancia  solo  se  salva  por   reconocimiento   de   la   identidad.   Y   ello   en   todas   tradiciones   es   insalvable.   Es   el   reconocimiento   de  nuestra  identidad  con  el  principio  supremo.     Los  reyes  del  4º  milenio  son  reyes  horianos,  distantes.  ¿Cómo  puede  ser?  Entra  en  juego  algo   importante  à  los  nombres  de  los  reyes  desde  Tera  Néter  (3.500)  hasta  2.800,  cuando  el  rey  se   entroniza  abandona  su  nombre  familiar  y  toma  otro  que  hace  referencia  a  la  divinidad  o  a  las   intenciones  de  acción  de  gran  nivel  del  faraón.  En  los  cartuchos  reales  encontramos  dos  tipos   de  cosa:     • • un  halcón  arriba,  Horus,  lo  más  común,  que  precede  el  nombre  del  rey  y  por  ello,  su   continuidad  en  esta  vida  y  después.     Pero  también  pueden  aparecer  dos  pájaros,  halcones,  que  se  miran  el  uno  al  otro  à   son  “los  dos  combatientes”,  Horus  y  Seth.     La  figuración  típica  de  Horus  en  estatua  o  pintura  es  un  hombre  con  cabeza  de  halcón,  y  Seth   es  un  hombre  con  cabeza  de  chacal,  de  perro…  pero  si  fuera  así,  solo  tendríamos  figuraciones   de  Seth  a  partir  del  2.000  a.C.  ¿Antes  que  pasaba?  El  Seth  de  cabeza  canina  es  del  reino  medio.   Antes  estaba  ahí,  en  los  dos  principios  divinos,  mirándose  frente  a  Horus,  son  los  dos  halcones.   Él  es  el  principio  divino  de  proximidad.  El  halcón  es  un  predador  importante,  un  ave  cazadora   (no  tan  carroñera),  que  cae  en  picado  a  por  sus  víctimas.   Y  los  dos  halcones  confrontados,  no  son  uno  el  bien  y  otro  el  mal,  porque  si  no  no  habríamos   tenido   reyes   con   nombre   de   Seth.   Lo   que   nos   dice   es   otra   cosa:  Seth,   el   halcón   de   proximidad,   no   de   la   distancia,   es   el   símbolo   viviente   de   la   fuerza   divina   entre   nosotros,   es   el   dios   entre   nosotros,   y   su   divinidad   se   manifiesta   porque   a   pesar   de   que   dios   el   distante   y   nosotros,   vitalizados   por   misma   energía,   cuando   e   halcón   de   ataque   baja   y   atrapa   presa   (halcón   de   proximidad   es   un   peligro   por   ello).   Es   la   diferencia   fundamental   entre   este   individuo   rey   y   nosotros.     El   rey,   en   el   trono   y   coronado,   es   fuerza   divina   de   pleno   en   medio   de   la   sociedad,   es   elemento   clave   sociedad,   y   de   origen   divino,   no   como   nosotros.   Es   una   concentración   intensa   de   divinidad.  Por  ello,  el  rey  dios  creemos  reconocerlo  en  representaciones  pintadas  o  gravadas   en  paredes  rocas  Sáhara,  y  así  se  reconoce  rápido  cuando  una  tumba  es  de  otra,  por  las  cosas   1     depositadas.   Para   saber   si   es   del   rey   dios,   habría   que   identificarlo   con   una   estatua:   es   un   individuo   extraordinario   en   sabiduría,   guerrero,   sanador…   y   cuando   el   colectivo   social   reconoce   a   tal   rey-­‐dios,   ya   está   legitimada   la   institución   de   la   realeza   divina,   y   este   colectivo   le   pone  exigencias.  Así,  ser  rey  dios  es  una  mala  jugada,  porque  se  le  obliga  a  cumplir  requisitos   que   le   hacen   ser   como   un   rehén   en   manos   colectivo.   El   rey   dios,   que   sería   también   llamado   faraón,   aunque   solo   a   partir   del   2.000,   tiende   a   liberarse   de   tantas   construcciones,   y   utiliza   algunas  vías.   Realeza  divina  es  anterior  al  faraonato,  determinado  en  el  interior  de  Egipto.  Ahora  en  África   tenemos  miles  de  reyes  y  reinas  divinos,  muchos  que  reinan  en  un  pequeño  pueblo,  y  hacen  lo   mandado   por   la   tradición.   Y   quedan   plazas   vacantes   a   veces   porque   es   un   coñazo.   Así,   egiptólogos,  africanistas,  antropólogos,  aceptan  que  ser  faraón  o  rey  dios  era  algo  de  muchas   cargas.     En  contra  de  lo  pensado  en  mucho  tiempo,  Seth  no  es  el  usurpador  real,  el  distorsionador  del   rey,   sino   desde   el   origen,   el   auténtico   rey.   Suena   fuerte,   pero   hay   pruebas.   Y   los   dos   combatientes  es  una  demostración.     Pero  Seth  es  el  halcón  de  ataque,  la  fuerza  y  energía  que  concentrada  a  nivel  humano  puede   destruir   los   equilibrios.   Es   el   poder   de   todo   lo   generado   en   el   universo   a   partir   del   colectivo   humano.   Y   las   pirámides,   en   sus   textos   dicen   que   “hemos   implorado   para   que   te   levantes,   Osiris,  y  te  ayudaremos  a  subir  al  cielo  por  la  escala  de  Seth”.  Seth  es  la  divinidad  en  la  tierra,   Osiris  es  el  cielo.  Seth  no  es  un  pariente,  es  el  verdadero  rey-­‐dios  en  la  tierra.  Así,  lo  que  pasará   luego,  es  que  por  sus  características,  por  ser  una  fuerza  incontrolable,  dos  soluciones:     • • la  nilo-­‐sahariana  prehistórica  y  de  alguno  africanos  del  oeste  que  controlan  tanto  los   movimientos  rituales  del  rey  que  apenas  puede  hacer  nada   o  la  otra  opción:  asumir  un  nuevo  símbolo  de  poder,  donde  este:   o  toda  la  fuerza  de  Seth,  el  halcón  de  ataque,  la  potencia  social   o con   la   capacidad   de   orden   y   equilibrio   del   principio   cósmico,   el   principio   supremo.   Y   ello   se   hace   mediante   maniobra   de   recuperación   que   coge   una   divinidad   vegetal   neolítica   como   Osiris   e   incorporarlo,   para   que   su   bondad   reconstructora   reduzca   la   capacidad   destructiva   de   Seth.   Así,   al   principio,   Osiris  es  un  dios  vegetal.  Sube  a  la  realeza  luego,  haciendo  una  forma  conjunta   a   Seth,   y   esa   es   la   forma   viviente   de   Horus,   a   través   de   Seth,   la   verdadera   energía  divina  dentro  de  la  sociedad.     Osiris   no   fue   el   rey   real   en   principio,   a   pesar   de   que   lo   hayan   buscado   los   arqueólogos.   La   tradición   africana   solo   pide   al   rey   estar   presente.   Colocar   Osiris   en   el   trono   de   Seth   es   una   forma   de   calmar   el   juego.   A   lo   largo   de   la   historia   africana,   hay   muchos   ejemplos.   Si   el   rey   pierde   guerras,   hay   malas   cosechas…   la   solución   es   matar   al   rey:   enviaban   un   abuelo   con   copa   de   veneno:   unos   huían,   otros   mataban   al   verdugo   y   otros   aceptaban   la   muerte.   Pero   las   negativas  a  aceptarlo  no  era  el  caso  mayoritario.  Pero  hay  otros  ejemplos,  como  los  Jukun  del   centro  de  Nigeria,  que  cada  7  años  mataban  al  rey  (regicidio).  También  pasa,  aunque  menos,   en  África  y  ecuatorial  y  austral.     2     Anu/Onu  y  descendientes  parece  que  nunca  hubieran  matado  a  sus  reyes,  pero  hay  una  cosa:   el  Heb  Sed.  Un  faraón  que  se  hace  anciano  pierde  vitalidad,  no  es  la  imagen  que  hay  que  dar.   Un  faraón  que  se  le  va  la  olla  y  hace  chorradas  es  también  un  peligro  en  sus  decisiones.  ¿Qué   pasa   con   todo   esto?   Normalmente   la   administración   y   el   sacerdocio   tienen   que   acelerar   su   traspaso.   Pero   en   condiciones   normales   no,   porque   envejecer   no   significa   perder   toda   la   capacidad.   Así   aparece   el   festival   del   Heb   Sed.   No   tenían   regicidio,   pero   sí   Heb   Sed:   algunos   faraones,  no  todos,  algunos  dos  y  tres  veces  en  su  vida,  otros  ninguna,  otros  a  los  20  años  de   gobierno,  otros  a  los  2.  No  hay  norma  de  ningún  tipo.    Y  se  hacía  una  celebración  que  parece   tener   más   sentido   para   reyes   de   edad   mayor,   porque   es   hacer   unos   rituales   en   dos   o   tres   templos  a  lo  largo  del  valle.  Y  en  el  interior  del  templo,  hasta  llegar  a  la  tercera  parte  o  nave,  el   rey   hace   una   serie   de   rituales,   corriendo   en   todas   las   direcciones   y   luego   dispara   un   arco   a   cada  punto  cardinal.  Es  una  demostración  de  fuerza  y  energía:  corre  en  todas  direcciones  y  lo   controla   todo   militarmente   disparando   la   flecha,   simbolizando   toda   la   protección   que   puede   dar   sobre   la   población.   Esto   nos   dice   que   cada   Heb   Sed   revitalizaba   al   monarca,   y   ello   era   beneficio   inmediato   para   toda   la   sociedad,   y   por   eso   podemos   entender   esa   variabilidad   de   fechas.  Es  una  recuperación  de  fuerzas  vitales,  y  está  en  línea  de  la  consideración  africana  de  lo   que  es  un  rey-­‐dios.       Hwr,   el   distante,   el   que   está   lejos,   apartado,   de   difícil   acceso,   es   el   principio   supremo   por   excelencia.  Los  reyes  IV-­‐  III  milenio  son  reyes  Horus,  reyes  horianos:  su  principio  supremo  es  el   que  tiene  como  símbolo  el  sol  y  el  halcón  solar,  cenital,  no  abarcable.     Estos   reyes   horianos   son   horianos   no   solo   por   devoción   a   este   principio   supremo,   sino   porque   ellos   mismos   son   encarnación   sethiana   del   halcón.   Son   una   fuerza   a   nivel   (sanador,   excelentes   combatientes…  o  sencillamente  por  su  enorme  sabiduría  (menos  frecuente)….  Y  por  ello  está   tocado  directamente  por  la  divinidad.  Eso  es  un  rey  Horus.  Y  los  Anu/onu  antes  de  entrar  en   Egipto,   los   que   estarán   en   Egipto   hasta   Nagada   III   con   predinástico,   estos   reyes   horianos,  no   están   al   frente   de   ningún   estado.   Sus   formulas   de   organización   no   son   estatales,   no   centralizadas.  Y  todos  van  con  las  armas  en  las  manos.  Cuando  se  prevé  guerra,  se  llama  a  la   gente,  y  esta  se  agrupa  entrono  al  rey.  Todo  el  periodo  que  han  llamado   clanes  combatientes,   del   4000   al   3300   con   Narmer.   Comienzan   a   haber   estados   en   el   3.600,   pero   poco   a   poco   estos   rey   dioses   comienzan   a   dirigir   ya   no   clanes,   sino   estados.   El   estado   es   un   desclanificador.   El   estado   reduce   las   fidelidades   familiares   y   de   jerarquías   antiguas.   No   las   elimina   pero   las   debilita.   El   estado   necesita   administradores,   sacerdotes   y   combatientes.   Ir   en   cualquier   dirección  de  estas  plantea  un  conflicto  entre  las  familias  y  clanes  y  el  estado.  No  es  prudente   discutir   con   el   estado.   Y   no   es   sorprendente.   Ayuda   a   romper   lazos   con   la   familia,   el   linaje   antiguo.   Los  reyes  horianos  son  los  que  a  partir  del  3.500  están  al  frente  de  estados  egipcios,  y  del  3300   ya  son  la  casa  de  Nekhen  gobernando  en  todo  el  valle,  con  la  contraposición  simbólica  norte-­‐ sur  en  una  realidad  única.     3     Pero   a   partir   3.500   comenzamos   a   ver   variaciones   interesantes.   Encontramos   con   grandes   santuarios   que   independientemente   haya   guerra   o   no   entre   estados,   libre   circulación   para   peregrinar  a  ellos:       Memfis  –  ptah  (Ennéada)   Iunu  (Heliópolis)  –  atum  (ra)   Schmun  (Hermópolis)  –  thot  (Ogdòada)     • • • • En  Nekhen  está  el  de  Horus,  en  el  sur.   pero  también  el  de  Nejert,  diosa  buitre   y  en  centro  valle,  comienza  a  haber  población  que  es  Tis  o  Tinis  y  que,  cerca  templos   Abidos  (santuario  de  Osiris,  pero  también  de  Seth,  el  dios  halcón  de  ataque).     Y  finalmente,  al  inicio  del  delta,  en  lado  Cairo,  lado  oriental  del  Nilo  à  Iunu,  Heliópolis,   donde  se  venera  Atum,  un  principio  supremo  que  tiene  su  expresión  simbólica  en  Ra,   el  sol,  que  se  desplaza  del  medio  día  hasta  le  media  noche,  es  cenital.  (*Aton  es  el  que   sube  desde  la  media  noche  al  medio  día,  el  que  recuperan  Amenofis  III  y  Akhenaton,  es   el  sol  negro,  no  perceptible,  pero  que  lo  anima  todo).     à   Santuarios   de   sur   y   centro   son   todos   perfectamente   africanos   en   su   concepción.   El   único   que   se   sustenta   en   ideología   poco   habitual   en   África,   es   Iuno   Heliópolis   en   delta.   Atum   es   principio  supremo  altamente  abstracto,  divinidad  extraña,  y  sus  sacerdotes  de  Iunu  heliopolis   lo  aproxima  física,  geológicamente  y  humana  a  nosotros.  Atum,  que  es  la  divinidad  de  la  que   no   se   puede   dar   atributo   ni   nombre,   es   la   que   no   se   puede   dividir   o   fraccionar.   Es   una   concepción  abstractizante  muy  infrecuente  en  África   3.300   à   Menes   funda   la   primera   dinastía,   unifica   el   “doble   país”,   desvía   el   curso   del   nilo   y   transforma  Menfis  en  capital,  también  recupera  la  divinidad  local,  Ptah,  próxima  a  los  muertos,   y   la   transforma   en   principio   supremo.   Pero   a   largo   historia   fue   un   dios   con   templos   diversos   muy   reconocido   por   los   intelectuales,   porque   nadie   la   puede   reivindicar   como   la   de   su   localidad,   era   una   divinidad   menor,   sin   localidad,   reivindicada   en   principio   supremo.   Pero   Menfis   la   transforma   en   otra   variante   de   Atum,   en   la   Ennéada,   una   generación   de   realidad   cósmica   que   es   la   sequedad   y   la   humedad   (   Shu   y   Tefnut   )   de   lo   que   saldrán   Geb   (tierra)   y   Mut/Nut  (madre).  Y  finalmente  de  estos  dos  saldrán  los  arquetipos  humanos:   • • • • Osiris,  el  hijo  bueno,  tanto  que  llega  a  límites  de  tonto   Seth,  el  hermano  de  pura  fuerza  y  energía,  que  trocea  a  Osiris   Isis,  recompone  a  Osiris   Neftis,  que  se  arrepiente  y  ayuda  a  Isis  a  recomponer  los  trozos   à   y   de   esta   explicación   sale   Horus.   Aquí   vemos   como   Seth   y   Osiris,   la   confrontación   entre   entidad  divina  y  vegetacional  (esta  segunda  es  Osiris).  Y  en  tal  lucha  Osiris  sube  al  trono  de   4     Seth,   y   entonces   aparece   el   Horus   viviente,   el   faraón,   siendo   la   síntesis   de   Horus   y   Seth.   Pero   en   tiempos   antiguos   eran   los   dos   combatientes,   Horus   y   Seth,   la   distancia   y   la   proximidad.       Esto  que  hemos  visto  es  el  techo.  La  manera  de  ver  las  cosas  no  han  entendido  bien  esto,  el   faraonato   va   cayendo   y   degradando,   y   sociedad   va   perdiendo   confianza   preparando   una   nueva.       Reyes  Horianos-­‐Amonianos  Vs  Reyes  Atonianos       Esquema   Faraón:   a)    rey  horiano  (amonianos  de  Tebas,  en  este  caso):   • • • Ogdóada  (Thot)   Horiano  de  Nekhen  (Horus)   Ennéada  de  Menfis  (Ptah)   b)  rey  atoniano   • Ennéada  de  Átum-­‐Ra       Los  reyes  horianos  y  atonianos   ¿El  principio  supremo,  se  llame  como  se  llame  en  cada  zona  de  Egipto,  que  quiere  decir  en  la   práctica?:   que   entre   el   uno   y   el   múltiple   (un   aspecto   del   uno)   à   universo   es   manifestación   del   ser,  y  puedes  se  puede  poner,  pues,  el  acento  en:     • • la  profunda  unidad  de  todo     o  en  la  multiplicidad  de  tal  unidad.     Es  el  problema  que  todas  las  tradiciones  del  mundo  han  tenido.  Los  egiptólogos  lo  relacionan   con  la  palabra  “henoteismo”.     Las  tradiciones  suelen  ser  henoteistas:  tienen  la  idea  del  ser  supremo,  del  principio  supremo,   del  ser  de  la  unidad,  pero  también  la  conciencia  clara  de  que  por  ejemplo,  cada  individuo  es   diferente,  es  decir,  que  hay  multiplicidad.     5     Estas  dos  maneras  de  poner  el  acento  sobre  la  unidad  o  sobre  la  multiplicidad  caracteriza  las   tradiciones   a   lo   largo   del   tiempo:   unas   acentúan   más   la   unidad   y   otras   la   multiplicidad,   desarrollando  distintas  sensibilidades  históricas.     Los  que  acentúan  la  profunda  unidad  de  todo  suelen  ser  sectores  elitistas  (reyes,  aristócratas,   sacerdotes,   escribas…).   Pero   también   en   los   colegios   sacerdotales   que   se   veneran   a   multiplicidad  de  dioses  también  se  encuentra  una  corriente  monoteísta.  E  incluso  los  cristianos   que   se   consideran   monoteístas,   están   cargados   de   santos.   Así,   esta   práctica   es   habitual,   porque  difícilmente  sectores  mayoritarios  de  la  población  podrán  dedicarse  solo  a  la  plegaria.   El   henoteísmo   egipcio   no   tiene   el   problema   entre   minoría   gobernante   y   población,   solo   que   la   interacción   podía   no   ser   buena   sobre   todo   si   el   poder   solo   veía   la   expresión   divina   como   un   “único   uno”.   ¿Entonces   porque   veneraban   faraón   como   divinidad   encarnada?   Porque   ya   llevaba  más  de  1.000  años,  desde  neolítico  sahariano  como  khartumiano.  Así,  si  los  reyes  son   fragmento   de   divinidad   tanto   tiempo,   la   gente   los   sigue   percibiendo   así.   Esto   no   se   puede   cambiar   en   dos   días.   Las   dos   primeras   olas   Anw   eran   clanes   y   tenían   reyes.   Y   luego   se   conforman   estados,   pero   el   rey   sigue   siendo   un   fragmento   de   divinidad.   Su   presencia   es   lo   importante,  no  lo  que  haga,  y  su  muerte  es  dramática  porque  se  ve  como  desprotección.   Desde  el  4.000  y  antes  de  entrar  a  Egipto  (Kostul),  hasta  después  de  Narmer  à  1.000  años  con   reyes  clánicos  y  luego  estatales  con  reyes  horianos:  el  rey  es  escala  humana  lo  mismo  que  el   ser   supremo   es   escala   total   à   el   rey,   aunque   sea   de   un   pequeño   clan,   es  escala   directa   con   lo   que   manda   arriba.   El   rey   Horus,   en   cartuchos   reales,   con   su   nombre   trascendente   con   el   halcón   (señala   directamente   que   es   dios   y   que   dios   lo   protege)   o   los   dos   halcones   confrontados   (expresión   de   la   capacidad   protectora-­‐generadora   y   destructiva-­‐   transformadora   à  es  Horus  y  Seth).  Y  si  el  aspecto  real  es  demostración  de  que  el  rey  es  distinto  al  resto  de   gente,  una  de  las  manifestaciones  es  su  capacidad  destructiva  (dentro  y  fuera  pueblo).  Eso  es   Seth   desencadenado.   Y   para   ello,   tentativa   de   atacar   al   clan   de   al   lado,   pero   si   no,   recibe   la   propia   familia.   El   riesgo   está,   y   para   salvar   el   peligro   el   rey   horiano   es   Seth,   pero   también   Osiris,  que  lo  suaviza  à  es  ser  protector,  pero  también  poderoso  y  amenazador.  Y  por  ello  son   reyes  Horus,  porque  tienen  todas  las  posibilidades:  protección  patriarcal  y  amenaza  guerrera.     Los  reyes  horianos,  hasta  el  3.000  y  más  bien  hasta  después  de  algunos  faraones  sethianos  de   la  II  dinastía  (1890-­‐1689),  que  culmina  con  Khasekhemui  à  éste  se  enfrento  a  miembros  de  su   misma  familia  con  el  soporte  del  clero,  y  ello  explica  las  guerras  intestinas  de  algunos  faraones   de   las   tres   primeras   dinastías.   Los   reyes   de   Tinis   (período   tinita,   I   y   II   dinastía,   3065-­‐2686)   eran   horianos,  los  adversarios  del  delta,  también.  Su  percepción  africana  del  mundo  era  de  fuerte   unidad   que   se   manifiesta   en   multiplicidad,   por   lo   que   no   importa   ni   existe   la   voluntad   de   eliminar  un  pueblo  aunque  sea  el  enemigo  (es  diferente,  pero  con  solo  derrotarlo  es  suficiente,   no  hace  falta  transformarlo  en  Egipcio,  no  hay  que  aportarle  su  modo  de  ver  el  mundo,  porque   cada  elemento  de  la  multiplicidad  tiene  su  sentido).     El  problema  de  los  faraones  sethianos  es  que  reivindican  seth  no  como  elemento  destructivo,   sino   como   elemento   de   la   multiplicidad   y   la   dualidad,   acentúan   lo   múltiple,   posibilitando   diversidad   de   cultos,   santuarios   y   divinidades   en   todo   el   valle.   Y   finalmente,   caen   así   simpáticos.   6     La  Ogdóada  (Thot),  el  sistema  Horiano  de  Nekhen  (Horus)  y  la  Ennéada  de  Menfis  (Ptah),  son   sistemas   horianos:   el   rey   es   protección   y   amenaza,   poder   defensor   y   poder   de   ataque,   es   cielo   absoluto  (Horus  viviente),  pero  como  es  viviente,  oponerse  a  él  es  peligrosísimo.  Así,  la  realeza   horiana,   con   todos   sus   sistemas   de   concepción   del   mundo,   vive   bien.   Pero   un   santuario   que   desde   el   3500   es   prestigioso,   en   el   delta,   Iunu   (Heliópolis),   expresa   ideas   muy   diferentes   respecto  a  la  relación  del  uno  y  el  múltiple,  y  tiene  gran  influencia  mesopotámica.   En  Mesopotamia,  tradición  antigua  del  único  Uno.  La  divinidad  lo  es  todo  y  el  mundo  es  una   cosa  breve  y  fugaz.  El  rey  es  puramente  un  oficiario,  un  humilde  servidor  que  invoca  al  dios.   Esa  es  la  imagen  y  el  zigurat  es  solo  la  formula  de  reconstitución  simbólica  de  la  montaña  del   centro   del   mundo,   que   une   profundidad   tierra   con   la   del   cielo,   es   un   eje   vertical.   El   zigurat,   funciones   religiosas,   donde   el   rey   hace   de   oficiante   (son   reyes   sacerdotes)   y   el   rey   y   resto   pueblo,   misma   relevancia,   es   decir,   escasa.   Así,   hay   distancia,   y   el   zigurat   es   forma   de   aproximación.   La   pirámide   no   es   un   símbolo   de   centro   del   mundo   africano,   tiene   aroma   asiático,   es   una   reconstrucción  artificial  del  mundo  hindú  o  de  los  zigurats  mesopotámicos,  pero  hecha  en  plan   egipcio  y  con  alta  demografía.  Va  del  centro  de  la  tierra  hasta  las  constelaciones.     El   nombre   mismo   de   Iunu   es   Atum,   y   se   traduce   por   no   divisible,   no   fracturable.   Pero   el   sacerdocio   de   Iunu-­‐Heliópolis   que   reciben   peregrinos   de   todo   Egipto,   tienen   una   dificultad:   ¿cómo  hacer  aceptar  un  culto  así  a  faraones  horianos?  No  se  puede.  Un  rey  dios,  un  rey  divino,   que  es  consciente  de  su  identidad  con  el  dios  único  y  al  tiempo  de  su  diversidad  respecto  a  él  y   a  todos  sus  conciudadanos,  no  es  adaptable  a  tal  esquema,  porque  significaría  desdivinizarse  y   aceptar  que  es  un  mortal  como  los  otros.     La   jugada   maestra   de   clero   de   Menfis,   con   su   ennéada   por   la   diversidad,   es   situar   en   el   eje   entre   tierra   y   cielo,   en   la   pirámide,   montaña   del   centro   del   mundo,   al   faraón.   Es   el   reconocimiento  de  su  identidad  con  Atum,  está  en  el  eje,  porque  es  Atum  en  su  forma  de  Ra,   es  el  sol  viviente,  y  ello  preserva  el  carácter  divino  del  rey.  A  medida  se  intensifica  el  culto  solar   atumiano  dentro  II  dinastía  se  va  acercando  a  una  identificación  del  rey  con  Atum,  pero  toda  la   acción  sacerdotal  y  burocrática  mira  hacia  el  rey,  único  centro  de  atención.  Y  la  población  que   desde   centenar   de   años   construyen   tumbas   y   templos   de   sus   divinidades   vivientes,   cada   vez   pasan  más  de  los  problemas  y  día  a  día  de  la  gente.  Desde  III  a  VI  dinastía  (Imperio  Antiguo,   sigue  capital  en  Menfis)  tenemos  el  triunfo  de  una  manera  de  romper  el  henoteísmo  poniendo   el   acento   casi   únicamente   sobre   la   unidad,   sobre   el   absoluto,   con   un   faraonato   que   mira   constantemente   al   cielo,   y   unos   sacerdotes   y   burócratas   que   solo   miran   al   faraón,   todos   de   espalda  a  la  gente.  Y  600  años  de  distanciamiento  entre  corte  y  población  es  suficiente  luego   para   tener   desafección.   Se   verá   como   las   pirámides   aumentan   de   tamaño,   así   como   los   recursos   para   ello,   mientras   algunos   centros   santuarios,   se   hacen   pequeños   sin   recursos,   a   pesar  de  su  popularidad  entre  la  gente.  Lo  que  se  está  defendiendo  por  esta  nueva  concepción     es  la  doctrina  oficial  solar  de  Atum-­‐Ra.   El    proceso  de  desatención  del  faraonato  a  sus  súbditos  fue  importante  y  largo,  los  recursos  del   tesoro   faraónico   se   gastaban   en   obras   monumentales   y   templos   solares,   y   si   había   mala   cosecha,  no  estaba  en  condiciones  de  asistir  a  la  población,  porque  los  recursos  del  tesoro  se   7     agotaban   en   las   ingentes   obras   de   templos   solares.   Cuando   en   2.200   muere   Pepi   II,   todo   se   desploma.  Se  había  mantenido  cierto  respeto  al  rey  hasta  entonces,  y  ahora  cae  del  todo.   Y   hay   algunas   zonas   de   la   valle   bien   llevadas   por   algunos   administradores   que   al   ver   que   el   faraonato  no  funciona,  cogen  los  impuestos  y  hacen  de  prestamistas  de  la  gente.   Los   reyes   atonianos,   el   clero,   busca   que   le   faraón   se   mantenga   como   divinidad   pero   todo   entorno  al  culto   a   Ra,  expresión  de  Atum.  El   faraón   sigue   considerándose   dios-­‐vivo.   No   es   que   el   clero   lo   quiera   convertir   en   un   títere.   Pero   así,   en   nuevas   dinastías,   pasan   a   ser   faraón   gentes   del   sacerdocio   importante.   Pero   el   rey   lo   es   todo,   y   solo   aparecen   sacerdotes   como   delegación  de  su  poder.  Pero  aquí,  los  sacerdotes  revisten  el  faraonato  con  otra  orientación,   que   lleva   más   al   unionismo   que   a   la   multiplicidad,   mientras   que   el   faraón   horiano   estaba   abierto  a  todas  las  posibilidades.     Todos   los   horianos   del   principio   y   amonianos   de   después   en   Tebas   (Ogdóada,   horiano   de   Nekhen   y   Ennéada   de   Menfis)   de   II   milenio   no   tenían   concepción   unitaria.   Pero   sacerdotes   invisten  la  realeza  y  le  varían  su  orientación  y  práctica,  alejándolo  del  conjunto  de  la  población,   y  el  resultado  es  la  fragmentación  política  del  valle,  y  la  mayoría  de  nomos  dejan  de  funcionar,   con   economía   destruida…   en   otros   lugares,   revoluciones   (se   invierte   el   orden   social)…   y   eso   explica   que   haya   textos   en   este   período   de   crisis   que   se   pueden   considerar   hedonistas   (aprovechar   de   lo   que   queda   ya   que   todo   está   a   la   deriva)   y   otros   de   tendencia   depresiva   (textos   suicidas   ante   el   caos   y   la   no   alegría   de   la   vida,   algo   patético   desde   el   punto   de   vista   africano).  Crisis,  Primer  Periodo  Intermedio  (2173-­‐2040),  dura  150  años  y  acaba  a  bofetadas,   cuando   ya   estaban   agotados   de   funcionar   mal,   y   la  XII   dinastía   de   Tebas   se   impone   en   el   2.040   a.C.,   una   dinastía   austera,   poco   brillante   y   expeditiva   militarmente.   Derrota   fuerzas   delta,   etc.,   y  rehace  el  estado  unitario.   Son   faraones   que   veneran   a   Amón,   siendo   éste   una   variante   de   Horus   (son   amonianos   porque   veneran   a   Amón,   pero   no   importa,   porque   este   en   el   IV   milenio   era   uno   de   los   8   seres   primordiales   de   la   Ogdóada,   y   a   partir   del   2000   con   emergencia   de   Amón,   es   cuando   Thot   comienza   a   ser   venerado   como   dios   de   la   sabiduría   y   la   memoria.   Thot   también   es   dios   invisible,   no   es   perceptible,   como   Amón.   Cuando   Amón   aparece   con   su   forma   de   carnero,   interiorización  del  símbolo  sahariano  de  carnero  con  disco  entre  cuernos,  es  tardano,  no  está   en   el   IV   milenio.   Y   Thot,   anciano   de   los   días,   tan   antiguo   e   imperceptible,   moviliza   la   Ogdóada.   Una   de   las   posibilidades   de   principio   supremo   es   Amón,   y   emerge   en   un   sistema   religioso   familiar  distinto,  ya  no  tiene  a  Maunet  de  pareja,  sino  a  Mut,  una  divinidad  local  que  hace  de   esposa,  y  tendrán  hijo.  Pero  eso  forma  parte  del  pensamiento  africano  que  coge  un  concepto   desde  diversos  ángulos  y  que  depende  desde  el  Angulo  que  se  considere,  por  ello  Thot  es  la   más   representante   divinidad,   pero   otras   veces   la   de   la   sabiduría,   por   eso   los   griegos   lo   llamaran  Hermópolis  (por  ser  la  ciudad  de  Hermes,  mensajero  de  los  dioses),  ya  que  el  único   mensaje  importante  de  dios  es  la  sabidruría  y  se  preserva  por  escrito).   La  historia  del  faraonato  egipcio  es  la  historia  de  dos  tendencias  en  la  concepción  egipcia  del   mundo  y  el  poder  político  que  se  alternan:     • mayoritariamente  Horiana  y  amoniana,  IV  ,  III  ,  II  milenios.     8     • Y   minoritariamente,   III   milenio   (Imperio   antiguo   +   crisis   en   parte),   es   atumiana   o   atoniana  (valen  los  dos  nombres):     o Atum  es  el  indivisible,  el  infragmentable   o pero   no   puede   ser   tan   abstracto.   El   sacerdocio   de   Iunu-­‐Heliópolis   cogió   dos   elementos,  el  obelisco  (porque  es  una  línea  vertical  hacia  el  cielo)  y  el  sol  (de  la   misma   manera   que   horianos   no   pensaban   que   sol   fuera   físicamente   dios,   ellos   tampoco,   pero   sí   como   fuerza   poderosa   y   con   el   obelisco   levantado   a   su   dirección).     o Y  esta  expresión  es  la  pirámide.  Ya  no  raíces  africanas  en  la  pirámide,  porque   viene  de  influencia  de  hindúes  y  mesopotámicos,  su  idea  de  voluntad  de  subir   en  vertical  hacia  el  cielo.     o El  sol  comienza  a  tener  su  potencia  máxima  en  el  cénit,  y  de  medio  día  a  media   noche,  es  la  barca  solar  de  Ra,  el  sol  diurno,  pero  de  media  noche  a  medio  día,   sigue   navegando,   y   es   la   barca   de   Atón,   el   sol   negro,   de   media   noche.   Había   comercio  entre  oriente  próximo  y  el  delta,  o    algo  que  llevara  influencias,  y  de   alguna   forma   llegó   esta   manera   de   reinterpretar   la   realeza   divina,   porque   Atum  es  un  dios  absoluto,  lo  de  las  barcas  es  pura  referencia.     Es  transformación  en  todo.  El  pensamiento  africano  es  extraordinariamente  plástico,  sensorial,   de  tangibilidad.       Que  le  pasó  a  Akhenatón  à  atoniano,  unionista,  como  su  padre,  y  seguramente  no  eliminó  la   diversidad  de  cultos,  pero  transformó  el  de  Atón  en  oficial,  y  no  tenía  especial  simpatía  para   los   seguidores   de   Amón.   No   fue   gran   político,   yéndose   de   Tebas   y   así   reconociendo   su   impotencia   ante   la   fuerza   del   clero   de   Amón   tebano.   Y   llevar   la   capitalidad   política   aislada,   fuera  de  Tebas,  no  inteligente.  Sacerdotes  se  ocuparon  más  de  la  gente  en  su  reinado  que  él.   Jugó  mal  las  cartas  y  aunque  si  no,  gentes  populares  le  habría  dado  soporte,  ante  su  fracaso,   continúo  siendo  hegemónico  Amón.   Pero   sobre   todo,   lo   que   pasaba   era   que   la   población   egipcia   era   demasiado   sensible   a   la   diversidad   para   aceptar   propuesta   de   Akhenatón.   En   cambio,   un   pueblo   in   situ   durante   la   revolución   de   Amenofis   III   y   IV   lo   vivió   y   estaba   dispuesto   a   ir   al   único   uno:   los   hebreos,   un   pueblo   asiático   ya   fuertemente   egipcianizado,   que   conducido   por   alguien.   Las   tradiciones   asiáticas  han  sido  más  unionistas  y  las  africanas  y  europeas,  más  partidarias  de  lo  múltiple.  Lo   malo  de  lo  múltiple  es  que  no  haces  metafísica  vertical,  y  el  riesgo  político  es  la  fragmentación,   y  la  gente  lo  acaba  confundiendo  todo.   ARTE  Y  CONCEPCIÓN  RELIGIOSA  EGIPCIA     Representaciones  entre  el  3.500  y  el  2.500,  las  representaciones  egipcias  vienen  dadas  por  las   constelaciones   estelares   à   “Religión   estelar   antigua”,   es   la   fase   más   antigua   de   religiosidad   antigua  que  considera  que  los  difuntos  van  en  dirección  a  las  estrellas.     9     Hacía  2.500,  cuando  se  están  haciendo  pirámides  pequeñas  por  la  decadencia  egipcia,  pueblo  y   faraonato   cogen   miedo,   como   muestran   los   textos   mágicos   de   Unas   en   su   pirámide.   Y   este   miedo  hace  que  encontramos  sorpresas:     • • estatúas  faraónicas  del  templo  estaban  en  el  norte  del  templo  y  miraban  hacia  el  sur,   como  lugar  de  entrada  de  la  vida,  y  el  faraón  se  situaba  al  final  del  Nilo   pero   a   partir   de   entonces,   vacilaciones,   y   las   estatuas   del   faraón   ya   no   miran   al   sur,   sino  al  este  (así  que  se  coloca  en  el  oeste,  donde  se  pone  el  sol,  donde  se  muere)  à   paso  de  una  concepción  estelar  a  una  solar,  la  más  extendida  en  Europa,  la  mayoría  de   pueblos  semíticos…  sólo  pocas  culturas  antiguas  han  sido  estelares.     Entre   el   4000   y   el   2500   los   egipcios   eran   de   concepción   estelar,   pero   a   partir   de   aquí,   sin   cambiar  su  ritualidad,  su  orientación,  varía,  luego  es  solar,  hacia  el  este,  punto  de  emergencia   solar,  y  aceptas  la  muerte  en  el  oeste,  donde  la  caída  del  sol.   Una   concepción   estelar   significa   fuerte   confianza,   todo   está   como   debe   estar   situado.   Una   solar,  es  una  concepción  muy  apta  para  las  crisis  à  Nada  seguro  ni  garantías,  hay  inquietud  à   la  oscuridad  cuando  se  va  el  sol  va  con  el  miedo.  Es  muy  apto.   En  el  4.000  no  podían  tener  concepción  solar.  No  es  que  no  sufrieran  ni  no  se  murieran,  pero   tenían  confianza.       CONCLUSIÓN     Hasta  1711  todos  los  autores  decían  que  los  egipcios  eran  negros.  Luego  los  champollionianos   imperialistas   quisieron   quitar   a   los   negro-­‐africanos   su   principal   referente   cultural   y   de   civilización.  Casualmente  lo  hicieron  unos  imperialistas.                     10     TEMA  4(2):  KUSH     5.500  à  Khartumiano   3.000/4.000  à  Khent  (Khent  Amenti)   2.000  à  Kush   1.500  à  Imperio  Egipcio  (XVIII-­‐XX)   732  à  Pey  (XXV)   661  à  Tanuatmon  abandona  Tebas     Kush  à  Situado  al  sur  de  Kémit.  Está  al  sur  de  la  1ª  catarata.     Punt:   • • • • • • es   el   cuerno   de   África,   poblado   por   semíticos   (los   Additas),   situados   históricamente   bien  desde  antes  del  2.000     en  el  1500  generan  el  reino  de  Saba  en  la  Arabia  Meridional     y  que  en  el  970  tiene  a  Balkis  (que  ni  era  blanca),  reina  de  Saba,  que  visita  a  Salomón   con  una  embajada  mercantil.     En   el   600   a.C.   Saba   es   substituido   por   Hymiar,   que   controla   las   puertas   del   sur   de   la   P.   Arábiga  y  el  cuerno  de  África.     Hablan  lenguas  semíticas  (no  árabes)  y  tienen  una  religión  de  tipo  lunar  (como  muchos   oriente  prox.)  y  es  la  zona  del  punto  donde  los  fenicios  decían  que  procedían.     Finalmente,   100   a.C.   à   independencia   del   sector   africano   de   Hymiar   que   es   Aksum,   con  una  capital  situada  en  el  interior.  Escriben  con  una  grafía  que  recuerda  la  hebraica,   con   grafemas   independiente,   conocida   como   geez,   y   es   la   escritura   que   desde   la   creación  de  Aksum  se  mantiene  en  los  oficios  litúrgicos  de  los  etíopes.  Su  religión  era   semítica  clásica.   Kush   no   es   un   descendiente   de   Addites,   sino   un   hermano   de   Punt.   La   Biblia   nos   da   una   geografía   política   del   mundo   que   los   envolvía,   y   los   hijos   de   Cam   eran   negros:   lo   es   Egipto   y   el   sur,  Punt,  y  los  Kushitas  también.   5.500   à   inicio   del   desarrollo   del   neolítico   sahariano   en   la   zona   del   Nilo   (Khartumiano),   que   va   desde  la  zona  de  los  dos  nilos  hasta  la  1ª  catarata.  Es  decir,  una  concentración  de  pueblos  del   Sáhara   central   neolítico,   unos   se   van   a   esta   área   del   nilo,   la   mayoría,   y   otros   por   sahara   oriental  en  dirección  montañas  líbicas  (serán  los  playa),  pero  no  entran  al  nilo  porque  la  valle   está  envuelta  de  aguas  hasta  el  4000   Por  eso  en  el  4000  los  grupos  meridionales  del  khartumiano  entran  en  Kémit.  Así,  los  playa  se   sitúan  en  paralelo  a  las  montañas  líbicas  y  sobre  todo,  otros  khartumianos  a  lo  largo  del  nilo   sudanés,  hasta  que  llega  el  4.000  y  se  marchan  a  Egipto.   4  y  3000  anu/onu  y  el  nombre  que  se  llama  al  sur,  más  allá  1ª    catarata,  es  el  país  de  KHENT.   Muchos   textos   egipcios   hablan   de   Khent   Amenti,   de   “el   país   de   los   ancestros”   à   Así,   se   identifica  el  lugar  de  origen,  que  es  el  sur,  como  el  lugar  de  los  antepasados,  como  el  lugar  en   11     que  viven  los  muertos  o  los  antepasados.  En  muchas  lecturas  egipcias  de  la  muerte,  el  difunto   entra  en  las  aguas  de  la  1ª  catarata  y  entra  en  el  Khent  Amenti,  al  país  ancestral.  Se  nace  de  las   aguas   maternas   y   luego   al   morir   se   vuelve   a   tales   aguas.   Por   eso   decir   “ha   entrado   en   las   aguas”   quiere   decir   que   ha   muerto.   No   es   raro   que   los   egipcios   identificaran   Khent   como   lugar   de  los  ancestros  y  lugar  donde  va  la  gente  cuando  muere.   Es   a   partir   del   reino   medio   en   Tebas,   2.000,   cuando   aparece   una   nueva   denominación   para   Khent.   Se   empieza   a   hablar   de   Kush.   Es   una   realidad   política,   pero,     algo   imprecisa   (¿uno   o   varios   reinos?).   No   está   muy   claro   si   se   habla   de   una   región,   de   un   estado   o   de   diversos   estados,  porque  de  tanto  en  tanto,  algunos  faraones  más  militaristas  hacen  expediciones  al  sur   1ª   catarata,   e   indica   que   se   enfronta   a   tropas   de   obediencias   diferentes,   de   principales   o   de   estados   ya   presentes.   Pero   Kush   es   un   pueblo   que,   al   sur   de   Kémit,   le   sirve   de   retaguardia,   como  tropas  y  luego  como  poder  político  no  roto  por  los  asirios,  persas  o  griegos.   A  partir  del  1.500,  el  faraonato  tebano  imperialista  del  reino  nuevo  pasa  a  controlar  hasta  la  4ª   y  5ª  cataratas,  casi  la  6ª  catarata,  y  distinguen  bien  cuando  son  príncipes  de  una  zona  u  otra,   porque  se  los  llevan  a  Tebas,  les  enseñan  la  escritura,  los  egipcianizan  y  lo  hacen  con  relativa   facilidad,   porque   hay   un   gran   parentesco   cultural.   La   cultura   madre   (khartumiana)   recibe   la   influencia  de  su  retoño  hipertrofiado.  Pero  a  partir  del  1.500,  egipcios  incorporan  también  una   divinidad   de   primera   línea   de   los   kushitas   que   no   habían   tenido   en   su   panteón.   Horus   el   distante  es  divinidad  sahariana.  Y  lo  que  hacen  es  incorporar  a  Harakti  o  Harmakis,  el  Horus  del   horizonte,   la   entidad   solar   del   alba.   Es   una   sorpresa   porque   los   egipcios   no   incorporan   divinidades   exteriores.   Y   también   construyen   hasta   5ª   catarata   y   hacen   allí   templos   a   Isis,   a   Amón,  etc.,  y  adquieren  popularidad  entre  los  kushitas,  y  el  título  de  príncipe  real  de  Kush  dura   todavía  500  años.  Aprenden  con  ellos,  se  egiptianizan,  pero  les  dejan  tener  su  propia  identidad   personal,  respetan  sus  linajes,  los  cuales  no  desaparecen.   Así,  cuando  el  imperio  egipcio  en  el  1000  se  disgrega  y  queda  Kush  fuera  del  control  Egipcio,   tiene   dinastías   reales   y   entonces   construye   un   estado.   A   partir   del   1000   es   un   estado   único,   con   una   monarquía   que   escribe   en   jeroglífico,   aunque   con   su   aspecto   khusita   en   las   representaciones,  y  hasta  el  IV  a.C,  escriben  en  jeroglífico.  Entonces  la  cambian  y  la  podemos   interpretar,  pero  no  traducir  más  allá  de  eso  (es  la  escritura  meroítica,  porque  se  han  alejado   de  la  proximidad  a  los  persas  trasladando  la  capital  de  Apáta  a  Meroe  (6ª  catarata).     *Amanishaketo  quizá  fue  una  guerrera  que  iba  en  el  ejército  kushita  que  atacó  el  sur  de  Egipto  en  época  de  Augusto,   saqueando  y  robando  estatuas  incluso.    Los  romanos  los  frenaron.     La  egipcianización  entre  el  1500  y  el  1000,  antes  de  que  Kush  recupere  independencia  plena,   culmina   cuando   los   kushitas   derrotan   a   los   libios   y   son   aclamados   por   la   población   egipcia,   reciben  la  legitimidad  amonita  y  construyen  la  única  fuerza  que  se  enfrenta  a  Asiria.  Así,  con  la   entrada   legitimista   de   las   tropas   kushitas,   a   demanda   clero   Tebas,   dirigidas   por   Pey,   que   inaugura  la  XXV  dinastía,  la  kushita  o  sudanesa  (no  podemos  nunca  decir  la  dinastía  negra,  sólo   la   más   negra,   porque   eran   más   negros,   pero   los   egipcios   ya   eran   negros).   Tenían   otra   estructura  física:  el  egipcio  es  esbelto  y  grácil,  y  los  Kushtias,  más  reforzados.  Por  ello  eran  la   avanguarda  del  ejército.  Pero  acaba  en  el  661,  porque  les  tocó  el  peor  periodo,  Tanutamón  fue   derrotado  y  se  replegó  de  Tebas,  y  se  produjo  el  saqueo  de  Tebas  por  Asurbanipal  (Asirio)   12     661   à   gran   caída   de   Nut-­‐Amón,   Tebas,   y   de   Kémit.   Pero   Tanutamón   es   substituido   por   Anlamani,   Aspelta   y   sucesores…   lo   sabemos   porque   las   divinas   adoradoras   de   Tebas   siguen   datando   con   los   nombres   de   los   que   creen   los   legítimos   faraones,   los   de   la   dinastía   XXV.   Tardará   mucho   en   cambiarse.   Las   divinas   adoradoras   de   Amón   además,   es   un   fenómeno   kushita  à  que  una  mujer  sea  la  esposa  mística  del  dios  es  una  pasada,  es  una  gran  autoridad   moral.   Se   comprende   que   se   representa   a   estas   divinas   adoradoras   con   aspecto   centro-­‐ africano,  hasta  que  empiecen  a  aparecer  las  divinas  adoradoras  líbicas.  Así,  la  dinastía  kushita   guardó   legitimidad   egipcia,   pero   aislada   de   Kémit   y   del     Mediterráneo,   fue   resudanizandose,   perdiendo  los  elementos  egipcios  o  transformándolos  al  puro  estilo  kushita.   ¿Había  racismo?  No,  por  parte  de  nadie.  Daba  igual  el  color.  El  obstáculo  era  otro.   La  escritura  jeroglífica  va  siendo  abandonada  por  la  meroítica  (lengua  que  desconocemos).  Y  la   muerte  regia  substituyó  la  forma  simbólica  del  Sed,  hasta  que  Arkhamani,  príncipe  helenizado,   acabó   con   la   peligrosa   costumbre   del   regicidio   para   los   monarcas,   según   cuenta   Diodoro   de   Sicilia.   Siglo   IV-­‐III   à   Ergámenes   (como   lo     llama   Diodoro)   à   rey   kushita   helenizado   (que   lee   obras   no   directamente   sagradas,   que   tiene   el   costumbre   de   hacer   prácticas   atléticas,   y   que   tiene  forma  distante  y  desenfadada  de  considerar  la  realidad  circundante).  Así,  con  muy  poco   respeto   por   una   muy   antigua   tradición   kushita   de   procedencia   khartumiana,   y   posiblemente   de   tiempos   de   Khent,   basada   en   que   si   algo   no   iba   muy   bien,   se   podía   cometer   el   regicidio,   matar  ritualmente  al  rey.  Ergámenes,  supuestamente,  Arkhamani,  helenizado  y  viajero,  que  lo   eliminasen,  no  parecía  muy  deseable  ello.  Así,  entro  con  tropas  donde  estaban  deliberando  el   consejo   real   su   regicidio   y   lo   eliminó   entero.   Parece,   según   Diodoro,   que   aquí   acaba   el   recurso   del  regicidio  como  herramienta  de  gobierno.    Pero  no  tenemos  información  de  que  los  grandes   de   la   XXV   dinastía   hubieran   tenido   riesgo   de   acabar   con   el   regicidio   por   muy   mal   que   hicieran.   ¿Que  significa  entonces  que  Arkhamani  tuviera  que  eliminar  el  consejo  real  porque  funcionaba   el  regicidio?  Significa  que  hubo  reafricanización  dura  dentro  del  mundo  kushita.     Según   Diodoro   entonces   desaparece   regicidio,   y   entre   el   III   y   el   I   d.C.,   empiezan   a   aparecer   nombres   de   mujer   como   reinas   (en   paridad   con   el   esposo   o   incluso   solas):   Amanitere,   Amanishaketo  y  Amanirenas.  ¿Son  viudas?  o  ¿reinas  directamente  escogidas?  No  lo  sabemos.   Probablemente   no   son   víudas,   sino   directamente   reinas.   Son   llamadas   en   los   textos   latinos   Candaces.   Y   el   término   que   transcribiríamos   del   meroítico   y   del   egipcio   sería   KNDK   (término   familiar  de  llamar  a  la  mujer  por  las  zonas).  Destaca  Amanishaketo,  que  se  enfrentó  a  Petronio   (delegado  de  Augusto  en  las  provincias)  en  el  19    a.C.   En   la   época   de   los   evangelios,   I   d.C.,   Kush   sigue   siendo   en   el   Mediterráneo   una   potencia   internacional.   Cuando   se   habla   de   alguien   de   allí,   es   alguien   relevante.   Pero   entonces   empezaba  a  ser  amenazada  por:   • • • • • Desertificación   Nómadas  blemmis   Nómadas  nobatios   Axumitas   Aislamiento  milenario   13     Pero  después,  en  el  350  d.C.,  eso  sí,  con  un  Kush  muy  debilitado,  hostilizado  al  este  del  nilo  por   los  Blemmys  (seguramente  nombre  antiguo  de  los  Beja,  repartidos  actualmente  en  republica   de   Sudán   y   eritrea   y   forman   la   región   histórica   del   “país   de   los   beja”,   Beguemdei,   pueblos   pastores  y  belicosos,  que  dificultaron  el  acceso  al  mar  rojo  a  los  kushitas,  donde  exportaban  su   hierro   y   llevaban   sus   pastos).   Y   en   el   sur   estaban   los   Nobatys,   que   pueden   ser   uno   de   los   componentes   de   los   nubios   actuales,   también   son   pastores   y   belicosos,   y   debilitan   movimientos   kushitas   donde   extraen   hierro   y   oro.   Y   en   el   este   de   los   blemmis,   es   de   donde   extraían  su  oro.  Pierden  hierro  en  el  este  y  el  oro  en  el  oeste.  La  propia  estabilidad  del  estado   kushita  cae.     La  Estela  de  Ezana  que  explica  su  conversión  al  cristianismo  en  el  350  d.C,  ye  explica  sus  gestas   militares  à  dice  “yo  he  vencido  a  los  kushitas”.  Pero  antes  de  que  Ezanas  de  Axum  presumiese   de   haber   acabado   con   aquel   reino,   tal   reino   ya   estaba   muy   debilitado   y   acabado.   Pero   es   la   fecha   de   defunción   de   Kush,   este   350   d.C.   Los   especialistas   dicen   que   hay   muchas   leyendas   orales   que   hablan   de   sectores   aristocracia   militar   kushita   del   II-­‐III,   que   habrían   emigrado   Darfur   (montañas   del   oeste)   y     al   Chad,   con   su   lata   concepción   de   estado   altamente   centralizado.   Kush   no   fue   sólo   el   escudo   de   Kémit,   sino   un   centro   africano   original   y   no   simplemente   subsidiario   de   la   cultura   egipcia.   Fundió   hierro,   tuvo   una   compleja   monarquía   divina   y   su   panteón.   Y   Kush   fue   la   causa   directa   de   todas   las   construcciones   estatales   africanas   posteriores:  habría  civilizado  a  África  tras  haber  sido  civilizada  por  un  Egipto  blanco,  a  su  vez   influido  por  Mesopotamia.     Nubios  actuales  forman  parte  de  los  antiguos  kushitas  del  área,  de  los  nobatys  y  de  los  blemmys.     Cuando   los   musulmanes   que   en   el   640   d.C   con   Omar   han   controlado   hasta   la   1ª   catarata,   intentan   dirigir   el   ejército   al   sur,   y   no   pueden   y   se   repliegan.   Otro   intento   posterior   se   queda   en   la   3ª   catarata,   en   Kerma,   estado   cristiano   ya.   Así,   se   han   hecho   cristianos   mientras   los   musulmanes   se   quedan   controlando   Egipto.   Habrá   un   Nilo   sudanés   cristiano,  desde  el  siglo  VII  hasta  el  XIV,  con  la  islamización  progresiva  de  la  zona.   Habrá  un   pacto   entre  los  estados   califales   del   nilo   y   el   sur   sudanés,   lo   que   llaman   Bakht   à   entregan   ciertas   cosas   y   a   cambio   el   califato   se   compromete   a   respetar   a   los   estados   cristianos   y   dejarles   entrar   a   Egipto   para   hacer   el   peregrinaje   a   Jerusalén.     Era   duro,  pero  era  algo,  dado  que  era  una  época  en  que  el  califato  poco  pactaba.   Desde   siempre,   el   área   sudanesa   (y   sur   y   centro   de   Egipto   también),   produce   oro.   Son   zonas   auríferas.   Pero   los   egipcios,   acabaron   necesitando   también   la   importación   del   de   sudán,   porque   usaban   mucho.   Así,   el   uso   de   oro   egipcio  para  la  ostentación,  pero  sobre  todo  para  las  cuestiones  religiosas  (rituales,  estatuas,  sarcófagos,  tumbas).   Por   ello   luego   los   ladrones   de   tumbas,   en   la   E.M.   muy   activos   ante   un   mundo   occidental   de   terror,   y   así   importaban   momias   (determinados   polvos   de   momia   eran   perfectos   para   euforizarse,   estimulante   erótico,   y   determinadas   vísceras  que  eran  en  teoría  curativas).               14     TEMA  4(3).  DE  HERÓDOTO  A  DIOP.  LOS  EGIPCIOS  ERAN  NEGROS     Escritos  griegos  (Homero,  Heródoto,  Diodoro…)  muestran  como  veían  la  cultura  egipcia  como   muy  antigua  y  con  bases  que  remontaban  a  incluso  al  sur  kushita.  Pocas  dudas  había  de  que   posiblemente,   el  panteón   olímpico  fue   tomado   de   Kémit.  Incluso  la   posteridad  del  Delta  y  la   procedencia  meridional  de  Mina-­‐Menes    eran  hechos  ciertos.   En   el   plano   físico,   el   egipcio   era   negro   y   sus   hábitos   culturales   se   habían   transmitido   a   fenicios   y  judíos  (circuncisión),  pero  no  sorprendía.   Con   releer   a   Heródoto,   Eurípides,   Aristóteles,   Diodoro   o   Amiano   queda   todo   claro.   Y   estas   evidencias  las  mantendrían  los  escritos  renacentistas  e  ilustrados.   El  encubrimiento  vino  con  la  ideología  imperial  europea  en  la  que  Champollion  fue  educado.   Egipto   no   podía   ser   una   cultura   negra.   La   egiptología,   hasta   1974   (Coloquio   del   Cairo),   se   ha   construido   sobre   esta   gigantesca   falsificación.   Hoy,   tras   el   triunfo   revisionista   de   Diop,   Obenga   y  Ansélin,  embarazoso  silencio  sobre  el  tema:  los  egipcios,  africanos  en  toda  su  cultura  según   criterio  unánime  desde  1974,  son  el  único  pueblo  de  la  historia  con  pigmentación  indefinida.   Frente   a   tales   tonterías   imperiales   de   Champollion,   la   línea   contestataria   ha   terminado   imponiéndose   al   amparo   de   las   evidencias   lingüísticas,   iconográficas,   textuales   y   pigmentarias,   y  es  que,  al  fin  y  al  cabo,  “Egipto  está  en  África”.   15     ...

Tags: