Tema 10 - El Domicilio. La ausencia. La declaración de fallecimiento. (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Civil I
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 24/03/2015 (Actualizado: 24/04/2015)
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

Lección X. El domicilio, la ausencia y la declaración de fallecimiento.
El domicilio: concepto, trascendencia y clases.
A. Concepto. El domicilio es la sede jurídica de la persona (se trate de una persona física o jurídica); es allí donde se ejercen sus derechos y obligaciones. Está regulado por los arts. 40 y 41 del Código Civil.
! B. Clases de domicilio. Distinguimos tres clases de domicilio: el domicilio real o voluntario, el domicilio legal y el domicilio electivo.
a) El domicilio real o voluntario es, de acuerdo con el Código Civil, “el lugar de residencia habitual” (art. 40 CC). Dice la doctrina, que este lugar de residencia habitual debe ser allí donde se resida de forma voluntaria y permanente, con animus manendi (ánimo de permanencia); y la voluntad debe ser interna (de la persona) y externa, es decir, exteriorizada.
b) El domicilio legal, que es aquél que establezca la Ley para un caso concreto (el Código Civil hace referencia a la Ley de Enjuiciamiento Civil).
• En el caso del sujeto a patria potestad, el domicilio será el de los progenitores, y si estos están separados, el de aquél con el que resida.
• En el caso de los sometidos a tutela y curatela, será el domicilio del tutor o curador respectivamente.
• El domicilio de los diplomáticos, de acuerdo con el art. 40 CC será el suyo aquél último que hubieren tenido en territorio español.
• A efectos patrimoniales o mercantiles, el domicilio de los comerciantes será el del lugar en que se realice la actividad comercial.
! ! c) El domicilio electivo, es un domicilio ficticio creado por declaración de voluntad por efectos surgidos de actos o negocios jurídicos. Por ejemplo, pueden fijarse por contrato.
- Téngase en cuenta que existe la posibilidad de tener pluralidad de domicilios La ausencia: concepto y significado. Fases o situaciones legales de la ausencia.
A. Concepto y significado. Una persona está en situación de ausencia cuando no está en el lugar donde debería estar, y sin tenerse noticias suyas, no se tiene certeza de su existencia.
DÍEZ-PICAZO afirma que, si bien ha habido una polémica doctrinal al respecto, la ausencia no es un estado civil, porque no modifica la capacidad de obrar.
! B. Fases legales de la ausencia. La ausencia tiene tres fases legales, que pasarán a analizarse a continuación. Estas son la defensa de bienes del desaparecido, la ausencia legal (o declaración de ausencia) y la declaración de fallecimiento. Son completamente independientes estas fases de la ausencia, no se requieren las anteriores para proceder a la siguiente.
! La defensa de bienes del desaparecido.
La defensa de bienes del desaparecido está regulada en el artículo 181 del Código Civil, y se da al nombrarse un defensor del patrimonio del ausente, que además tiene la cualidad de ser defensor judicial. Este defensor se encarga de representar en juicio al ausente y representarle en aquellos negocios que no admitan demora sin perjuicio grave.
A. Requisitos. El artículo 181 del Código Civil pone como requisitos que haya desaparecido una persona sin tenerse noticias suyas. El Juez, a instancia de parte interesada o del Ministerio Fiscal deberá nombrar a un defensor que representará al desaparecido en juicio y en aquellos negocios que no admitan demora sin perjuicio grave. Sin embargo, la excepción a este caso se da cuando el desaparecido ha nombrado a un apoderado (cfr. art. 183 CC).
! B. Defensores. El Juez deberá nombrar como defensor, en este orden de preferencia: a) Al cónyuge mayor de edad no separado de hecho ni legalmente.
b) Al pariente más próximo hasta el 4º grado, siempre que sea mayor de edad.
! ! c) A una persona solvente de buenos antecedentes, nombrada por el Juez, previa audiencia del Ministerio Fiscal.
Debe tenerse en cuenta, también, que el Código permite que el juez realice las providencias necesarias para la conservación del patrimonio del desaparecido.
C. Cese de la situación de defensa de bienes del desaparecido. Esta fase cesa bien con la aparición del desaparecido o al recibir noticias suyas, bien por declaración de ausencia o fallecimiento.
! La declaración de ausencia: requisitos, representación del ausente, efectos y fin de la ausencia legal.
A. Requisitos. La ausencia legal siempre es consecuencia de una declaración judicial que así lo establezca. De acuerdo con el artículo 182 del Código Civil, corresponde promoverla, sin orden de preferencia: a) Al cónyuge no separado legalmente del ausente. 9 b) A los parientes consanguíneos del ausente hasta el 4º grado. 7 c) Al Ministerio Fiscal, de oficio o en virtud de denuncia. 7 ! d) Al interesado que tenga derechos frente al ausente. 10 Son requisitos para la declaración de ausencia (art. 183 CC): a) Que haya transcurrido un año desde las últimas noticias del ausente si éste no hubiera dejado a un apoderado.
b) Que hayan transcurrido tres años desde las últimas noticias del ausente si hubiere dejado a un apoderado, o, según DÍEZ-PICAZO también que se hubiera extinguido el apoderamiento antes de esos 3 años por cualquier causa.
9 El Código Civil establece que en estos casos está obligado a promover la declaración de ausencia.
10 En este caso no es obligatorio promover la declaración.
! ! B. El representante del ausente y efectos de la declaración de ausencia. De acuerdo con el art. 184 CC; las funciones del representante del ausente son la pesquisa de su persona (del ausente), la representación del ausente, la protección y administración de sus bienes y el cumplimiento de sus obligaciones. DÍEZ-PICAZO distingue entre los representantes legítimos y los dativos, pues tienen distintos derechos y obligaciones. Son representantes legítimos los que establece la ley, y entre ellos los hermanos a algunos efectos, y es un representante dativo el que designa el juez a su arbitrio.
! Son representantes legítimos, que representarán al declarado ausente por el siguiente orden de preferencia: a) El cónyuge mayor de edad del declarado ausente.
b) El hijo mayor de edad, prefiriendo al que conviviera con el ausente y el mayor al menor.
c) El ascendiente más próximo del declarado ausente.
! d) Los hermanos mayores de edad del declarado ausente que hayan convivido con él, prefiriendo siempre el mayor al menor.
El representante dativo lo será en defecto de los anteriores, una persona solvente y de buenos antecedentes siendo designado por el juez a su arbitrio, habiendo oído al Ministerio Fiscal.
! Las obligaciones y derechos del representante legítimo son (art. 185 CC): a) Las facultades de administración de los bienes del ausente.
b) La posesión de los bienes del ausente, siempre en interés del ausente (186 CC).
c) Derecho a los productos líquidos obtenidos del patrimonio del ausente, en la cuantía señalada por el juez, siendo en el caso de que el representante sea un hermano el máximo dos tercios.
d) Para representar al ausente en los negocios sobre sus bienes (v. gr., darlos en prenda, hipotecarlos, etc.) se requerirá autorización judicial.
! e) Inventariar los bienes muebles del ausente y describir los bienes inmuebles.
Las obligaciones y derechos del representante dativo son: a) Inventariar los bienes muebles del ausente y describir los bienes inmuebles.
b) Prestar la fianza que fije el juez.
! c) Se requerirá también autorización judicial para lo mencionado anteriormente.
Notas adicionales: a) Si reaparece el ausente deberá restituírsele su patrimonio pero no los frutos percibidos por su representante, salvo mala fe. (art. 187 CC).
b) Si el ausente se declara fallecido los sucesores obtendrán el patrimonio del ausente, así como los frutos que hubieran sido reservados para él.
c) El cónyuge del ausente tiene derecho a la separación de bienes (art. 189 CC).
d) Para reclamar un derecho se precisa probar que la persona ausente existía en tiempo en que fuera necesaria su existencia para adquirir dicho derecho (art. 190 CC) ! C. Fin de la ausencia legal. Tres son las causas que pueden poner fin a la ausencia legal: a) La reaparición del ausente o la obtención de noticias suyas.
b) La muerte del ausente.
! c) La declaración de fallecimiento del ausente.
La declaración de fallecimiento: Requisitos, efectos y revocación.
A. Requisitos. No es preciso que haya habido una previa declaración de ausencia para que haya una declaración de fallecimiento. Los plazos para que pueda haber lugar a una declaración de fallecimiento son los establecidos en los arts. 193 y 194 CC.
a) Pasados 10 años tras las últimas noticias de un ausente.
b) Pasados 5 años tras las últimas noticias del ausente, si al haber pasado dicho plazo el ausente hubiere cumplido los 75 años de edad.
c) Pasado 1 año de un riesgo inminente de muerte, sin haber tenido noticias del ausente tras la situación de riesgo.
d) Pasados 2 años desde la fecha de un tratado de paz o fin de la guerra en el caso de personas pertenecientes a un contingente armado tomando operaciones de campaña.
e) Pasados 3 meses desde una nave naufragada o desaparición en el mar.
! f) Pasados 3 meses para el caso de los que se encontraban en una nave siniestrada. A estos efectos, se presume el siniestro pasados 6 meses desde las últimas noticias de una nave si esta navegaba por zonas desérticas o inhabitadas.
B. Efectos. Se presumirá vivo el declarado fallecido hasta la declaración de fallecimiento en todos los casos (art. 195 CC). Tras la declaración de fallecimiento se abrirá la sucesión mortis causa con las siguientes peculiaridades: a) Los herederos no podrán disponer a título gratuito de los bienes del declarado fallecido hasta transcurridos 5 años desde la declaración de fallecimiento.
b) Los legados no serán entregado hasta transcurrido el mismo plazo de la declaración.
! c) Deberá hacerse un inventario notarial de los bienes muebles y una descripción de los bienes inmuebles.
C. Revocación. Si se prueba la existencia del declarado fallecido tras la declaración, o éste reaparece, recobrará sus bienes y tendrá derecho al precio percibido de los que se hubieran vendido, o a lo que se hubiera adquirido con dicho dinero. No se podrán reclamar las rentas, frutos ni productos percibidos de los bienes sucedidos en la sucesión.
 ...